Hormona humana del crecimiento

Fármacos. Retrasos. Secreción HGH y síndrome de Turner. Riesgos

  • Enviado por: Francisco J. Molina.
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

H04A3A. HORMONA HUMANA DEL CRECIMIENTo

L

os medicamentos actuales son todos productos de síntesis obtenidos por ingeniería genética. Los preparados de hormona natural fueron retirados del mercado al aparecer algunos casos de enfermedad de Creuzfelt-Jacobs atribuidos a contaminación viral de los primeros preparados extractivos.

APLICACIONES PEDIÁTRICAS

Las indicaciones admitidas son los retrasos de crecimiento debidos a insuficiencias en la secreción de HGH y los asociados al síndrome de Turner. Actualmente, también se acepta su uso en retraso del crecimiento en niños debido a insuficiencia renal crónica.

Sin embargo muchos niños normosecretores (o al menos que no muestran evidencia de hiposecreción en pruebas diagnósticas) responden a la administración de la hormona. Este hecho plantea problemas de tipo clínico, económico y ético, derivados de la carencia de criterios objetivos de selección de pacientes, el alto coste del tratamiento y el valor social que se otorga a la estatura alta.

Para el tratamiento de niños normosecretores se suele manejar una combinación de criterios como:

  • Estatura inferior al tercer percentil de las tablas estatura/edad.

  • Velocidad de crecimiento inferior a la normal (ej. menos de 2 desviaciones típicas. o menos de 4 cm al año).

  • Exclusión de otras causas de retraso de crecimiento.

  • Respuesta a la hormona en un período de prueba de seis meses (la velocidad de crecimiento aumenta al menos en 2 cm por año).

Los resultados de un ensayo clínico controlado y aleatorizado que incluía niñas de una media de edad de 8 años, cuya talla era inferior en al menos dos veces la desviación estándar de la media de los niños de su edad han demostrado que el tratamiento con somatropina (30 UI/m2 de somatropina a la semana mediante inyecciones subcutáneas diarias) consigue incrementar su altura y no afecta al desarrollo pubertal. Tras una media de 6 años de tratamiento, con una media de edad de 16 años, el valor de la desviación estándar de su altura media se había modificado significativamente frente a las niñas no tratadas y eran una media de 7 cm más altas que éstas. La temporización de cada fase pubertal así como la edad y la velocidad con que se alcanzó la altura máxima resultó similar en todos los grupos.

En cualquier caso la necesidad del tratamiento debe evaluarse considerando si el objetivo a alcanzar (en términos de altura previsible) justifica el coste económico y la inconveniencia de someter al paciente a una inyección diaria".

Para la prescripción de hormona del crecimiento con cargo al Servicio Nacional de Salud se necesita la aprobación de cada caso por un Comité Asesor de Hormona de Crecimiento. Los criterios clínicos y las normas administrativas son diferentes según la administración sanitaria competente. El INSALUD restringe el diagnóstico a especialistas hospitalarios. Los Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas suelen aceptar el diagnóstico por especialistas ambulatorios. El prescriptor debe conocer las normas que rigen en la Comunidad donde ejerce.

EFECTOS EN EL ADULTO

Reemplazo de la hormona natural. El organismo sigue produciendo HGH en la edad adulta, pero la producción comienza a declinar a partir de los 30 años de edad y de forma marcada a partir de los 50 años.

El papel fisiológico de la hormona de crecimiento en el adulto no se conoce bien. De hecho un obstáculo serio a la aplicación terapéutica en adultos es que no se ha reconocido nunca un cuadro patológico de deficiencia de HGH, en clara contraposición a lo que ocurre con las carencias de HGH en niños y en otras carencias hormonales en los adultos.

La disponibilidad de somatotropina biosintética ha permitido determinar que la carencia de HGH en adultos induce un aumento de la masa adiposa corporal y disminución de masa magra y de la densidad ósea. Disminuye la capacidad de ejercicio y la sensación de bienestar. La terapia de reemplazo con somatotropina puede revertir dichos efectos, y se acepta ya como una indicación terapéutica de estos preparados el tratamiento de adultos con déficit secretorio, evidenciado por niveles plasmáticos de HGH inferiores a 3 ng/ml tras estímulo apropiado de la secreción. Los beneficios y riesgos a largo plazo no se conocen aún.

Los cambios fisiológicos producidos por la falta de hormona se asemejan a los que se observan en el envejecimiento. Tampoco se sabe mucho del papel que tiene la disminución natural de la secreción de HGH en los cambios orgánicos de la vejez, pero se están haciendo estudios en ancianos. Los resultados iniciales son parecidos a los que se obtienen en casos patológicos de deficiencia: aumento de masa magra (6-9%), disminución de masa adiposa (15%) y ligero aumento de la densidad ósea lumbar y del espesor de la piel. Las implicaciones terapéuticas de estos resultados están todavía por determinar. Por el momento las aplicaciones geriátricas de la somatotropina deben considerarse como estrictamente experimentales.

Acción anabolizante: En el adulto normosecretor, la somatotropina se comporta como un potente anabolizante: estimula la síntesis protéica e induce un balance nitrogenado positivo. Tiene acción lipolítica y modifica el metabolismo de los carbohidratos. Disminuye la masa adiposa y aumenta la masa muscular.

Esta acción anabolizante de la HGH es la base de su uso ilegal por deportistas. Se está investigando su aplicación en estados catabólicos (desnutrición, grandes quemados...)

RIESGOS DE LA HORMONA DEL CRECIMIENTO

Se han llevado a cabo algunos estudios donde se relacionan los niveles fisiológicos de hormona de crecimiento en sujetos sanos con el riesgo de muerte prematura debida a alteraciones cardiovasculares y procesos tumorales malignos. Se llevó a cabo un seguimiento durante más de 18 años de una población de 874 personas entre 48 y 52 años que no presentaban problemas cardiovasculares, diabetes o intolerancia a la glucosa. Este grupo había sido estudiado como grupo control en un ensayo previo valorando el riesgo de muerte prematura en diabéticos no dependientes de insulina y sujetos con intolerancia a la glucosa. Se les extrajo sangre en ayunas y dos horas después de ingerir una solución con 75 g de glucosa, determinándose las concentraciones de glucosa, insulina y hormona de crecimiento.

Examinados entre el 67 y el 73, se siguió la incidencia de mortalidad en el grupo hasta 1989. En este tiempo murieron 171 hombres (64 debido a cáncer y 49 a problemas cardiovasculares). Las muertes por accidentes cardiovasculares se relacionan de forma significativa con los niveles de hormona de crecimiento en ayunas, junto con los factores clásicos, el tabaco y la presión arterial. Se encontró igualmente una relación significativa entre la aparición de procesos tumorales malignos y los valores de hormona de crecimiento en las muestras obtenidas a las dos horas de la toma de glucosa.

Estos resultados alertan sobre la necesidad de realizar nuevos estudios en poblaciones sanas, en tanto el tratamiento con hormona de crecimiento se está haciendo cada vez más extendido.

" La administración diaria es algo más efectiva que la pauta posológica de 2-3 veces a la semana que todavía se recomienda en algunos medicamentos del mercado.