Horacio

Literatura clásica antigua. Lírica y sátira latina romana. Odas. Temas. Biografía

  • Enviado por: Alex M-rp
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad

  • Introducción

  • Las Odas de Horacio han sido una gran fuente de influencia para autores posteriores como Garcilaso de la Vega, Fray Luís de Leóm. Francisco de la Torre, Juan de la Cueva, Herrera, Juan de Arguijo, Baltasar de Alcázar, Medrano, Jáuregui, Francisco de Rioja, Vicente Espinel, Lope de Vega, etc.

    Entre los poetas catalanes influenciados por el autor romano encontramos especialmente Miquel Costa i Llobrera al cual en sus obras hace muchas referencias a la obra de Horacio e incluso traduce dos poemas, a Horacio y a Calma (libro II). Costa i Llobrera recoje sus poemas en las Horacianas, considerado por la novedad de la métrica y por la perfección del lenguaje, una de las aportaciones más valoradas en su día.

    También encontramos en los poemas de Horacio un gran número de temas diferentes pero que se pueden agrupar dentro de unos tópicos literarios como el Carpe Diem, locus amoenus, Beatus ille, temas amorosos o temas sobre el vino.

    2- BIOGRAFÍA

    Horacio (65 a.C.-8 a.C.), poeta lírico y satírico romano, autor de obras maestras de la edad de oro de la literatura latina.

    Quinto Horacio Flaco nació en diciembre del año 65 a.C., hijo de un liberto, en Venusia (hoy Venosa Apulia, Italia). Estudió en Roma y Atenas filosofía griega y poesía en la Academia. Fue nombrado tribuno militar por Marco Junio Bruto, uno de los asesinos de Julio César. Luchó en el lado del ejército republicano que cayó derrotado por Marco Antonio y Octavio (después Augusto) en Filipos. Gracias a una amnistía general volvió a Roma y rechazó el cargo de secretario personal de Augusto para dedicarse a escribir poesía.

    Cuando el poeta laureado Virgilio conoció sus poemas, hacia el año 38 a.C., le presentó al estadista Cayo Mecenas, un patrocinador de las artes y amigo de Octavio, que le introdujo en los círculos literarios y políticos de Roma, y en 33 a.C. le entregó una propiedad en las colinas de Sabina donde se retiró a escribir y pensar.

    Horacio, uno de los grandes poetas de Roma, escribió obras de cuatro tipos: sátiras, épodos, odas y epístolas. Sus Sátiras abordan cuestiones éticas como el poder destructor de la ambición, la estupidez de los extremismos y la codicia por la riqueza o la posición social. El Libro I (35 a.C.) y el Libro II (30 a.C.) de las Sátiras, ambos escritos en hexámetros, eran una imitación del satírico Lucilio. Las diez sátiras del Libro I y las ocho del Libro II están atemperadas por la tolerancia. Aunque los Épodos aparecieron también el 30 a.C., se escribieron con anterioridad, ya que reclaman con pasión el fin de la guerra civil, que terminó con la victoria de Octavio sobre Antonio en Actium en el año 31 a.C., y critican mordazmente los abusos sociales. Los 17 poemas cortos en dísticos yámbicos de los Épodos constituyen adaptaciones del estilo lírico griego creado por el poeta Arquiloco. La poesía más importante de Horacio se encuentra en las Odas, Libros I, II y III (23 a.C.), adaptadas —y algunas, imitaciones directas— de los poetas Anacreonte, Alceo y Safo. En ellas pone de manifiesto su herencia de la poesía lírica griega y predica la paz, el patriotismo, el amor, la amistad, el vino, los placeres del campo y la sencillez. Estas obras no eran totalmente políticas y de hecho incorporan bastante mitología griega y romana. Se nota la influencia de Píndaro y son famosas por su ritmo, ironía y refinamiento. Fueron muy imitadas por poetas renacentistas europeos.

    Hacia el año 20 a.C. Horacio publicó el Libro I de sus Epístolas, veinte cartas cortas personales en versos hexámetros en las que expone sus observaciones sobre la sociedad, la literatura y la filosofía con su lógica del "punto medio", a favor de doctrinas como el epicureísmo, pero siempre abogando por la moderación, incluso en lo referente a la virtud. Para entonces su reputación era tal que, a la muerte de su amigo Virgilio el año 19 a.C., le sucedió como poeta laureado. Dos años después volvió a escribir poesía lírica cuando Augusto le encargó el himno Carmen saeculare para los juegos seculares de Roma. Las fechas de sus últimas obras, las Epístolas, Libro II; las Odas, Libro IV; y la Epístola a los Pisos, más conocida como Ars poetica, son inciertas. Las dos cartas que aparecen en el Libro II son discusiones literarias. Ars poetica, su obra más larga, ensalza a los maestros griegos, explica la dificultad y seriedad del arte de la poesía y proporciona consejos técnicos a los poetas aspirantes. Horacio murió en Roma el 27 de noviembre del año 8 a.C.

    3 Motivos literarios

    A lo largo de todo el libro encontramos diversos temas. En el primer libro podemos ver que hay muchas referencias mitológicas, muchos poemas dedicados a Mecenas y también bastantes de temas de amor. Pero en este libro también aparecen temas que en los otros dos libros no encontramos como las geórgicas (2), el erotismo (5), la ira (16), los cambios religiosos (34) o la fortuna (35).

    En el segundo libro podemos percibir algunos temas innovadores como la amistad (7), la recusatio (12), el ocio (16) y la mediocritas (18)

    En el tercero libro es en el que encontramos una mayor variedad de temas. Hay seis temas romanos que hablan sobre la ética ciudadana y de la uirtus (1 y 6). Posteriormente encontramos poemas griegos en los cuales hay una temática más amena y variada entre los cuales diferenciamos temas como la paraclausithyron (10) aunque este tema ya aparece en el primer libro (22) como secundario, la vejez (15), la moral (16) la ditirámbica (25), la votiva (26), el corpus (30) y el propemticon (27).

    Y en el libro cuarto aparecen temas como la ringkomposition (1) y la inmortalidad de los versos (9).

    Los temas comunes que encontramos en las cuatro partes del libre son el Carpe Diem, el amor, el locus amoenus, la militia amoris y el vino. Estos temas son los más importantes y que más autores posteriores han imitado constantemente.

    Seguidamente veremos un ejemplo de cada tema mencionado anteriormente:

    CARPE DIEM ( I 9)

    No te preguntes más por el futuro

    Y apunta en tu haber, mozo, cada día

    Que te dé Fortuna y las danzas

    y amores dulces aun no desprecies

    mientras en tu vigor no haya morosas canas.

    Ahora buscar debes el Campo

    Y las plazas y la nocturna

    cita en que se oigan suaves susurros;

    Horacio, frente al invierno de la campaña romana, sobre la necesidad de aprovechar el día efímero y olvidar las angustias del mañana. El poeta pues está invitando al disfrute hasta que la vejez no lo impida. Carpe Diem (aprovecha el tiempo)

    EL VINO

    “ El pelear entre copas para el goce

    creadas cosa es propia de los Traces;

    dejad tales bárbaros usos y el venerable Baco esté aparte

    de la cruel pugna

    ...”

    Esta Oda da importancia a no excederse en el consumo de vino.

    AMOROSAS ( III 20)

    “¿No ves, Pirro, el gran riesgo con que quieres

    robar cachorros de leona gétula?

    Pronto el combate rehuirás, raptor

    ya amedrentado

    cuando, abriéndose paso entre la turba

    de mozos, reclame ella la gran Nearco

    con ingente certamen en que ceda

    o te derrote

    ...”

    Oda amorosa que expone la disputa entre Pirro y una mujer no nombrada (tal vez su madre) por el Mancebo Nearco. Es digno de señalar el juego estilístico de alternancia entre plano real y mitológico.

    MILITIA AMORIS (III 25)

    Hasta hoy viví al servicio de las niñas

    Y no sin gloria milité; mis armas

    Tenga y mi ira jubilada

    esta pared que el lado izquierdo

    protege de la Venus de los mares

    Oda ditirámbica . El poeta se siente transportado por Baco a lugares desconocidos, mientras se dispone a cantar la gloria del César, tema intacto hasta el momento. Compara su éxtasis poético con el de las Ménades.

    LOCUS AMOENUS (IV 7)

    “ Se fueron las nieves, ya vuelve la yerba a los campos

    [ y al árbol

    su cabellera; cambia

    de modos la tierra y los ríos decrecen corriendo de

    [ nuevo

    por los cauces de siempre;

    la Gracia y las ninfas, hermanas gemelas, desnudas se

    [atreven

    a dirigir sus coros.

    ...”

    En esta Oda encontramos una descripción pura de un paisaje idílico. Locus amoenus (paisaje perfecto).

    Las obras de Horacio han influenciado a muchos autores tanto estrangeros como españoles. La influencia de este autor romano se deja ver en la forma de las composiciones, en los temas o en las adaptaciones que han hecho poeta posteriores como cualquier parte del mundo.

    La lírica de Horacio queda un poco relevada con la llegada de poetas como Virgilio o Ovidio pero con la resurrección de este poeta se inicia con el romanticismo dnde poetas humanistas como Landino o Poliziano comienzan a imitar su estilo. Más tarde son los poetas españoles como Garcilaso de la Vega y Fray Luís de León los que se influencian.

    Uno de los poetas que más se han guiado por la poesía de Horacio son:

    -Lope de Vega donde deja ver su influencia de Horacio en la Dorotea, O navis o una canción A la libertad (imitación del Beatus ille)

    ¡ Insólitas olas, nave, al mar te arrastrán!

    ¿ Que haces?¡ Buscas el puerto y ancía firmamente!

    ¿ No ves que está tu banda

    sin remos y veloz Áfrico...

    • Horacio-

    Pobre barquilla mía,

    Entre peñascos rota

    sin velas desvelada,

    y entre las olas solas

    -Lope-

    • Fray Luís de León a parte de escribir poemas inspirados en Horacio también tradució sus obras y por eso conocía perfectamente su obra. Las profecías o cantos de ríos son muy abundantes entre los poetas españoles especialmente en Fray Luís en su profecía El Tajo, imitación de la Oda de Horacio no solamente en el marco, sino también en su contenido. En la profecía de Fray explica que el río avisa al rey don Rodrigo sobre la gran desgracia que llevarían a sus amores con la Caba, en una muy oportuna confrontación y equiparación de sucesos legendarios de la historia de España con sucesos explicados por el mito clásico. Para ver el parecido solo se tiene que mirar el tema de la Oda de Horacio en la profecía, puesta en boca del dios marino Nereo, advierte sobre las consecuencias que llevaría con él el rapto de Helena por París. Estos hechos aparecen en la Oda 15 del primer libro.

    “Cuando el pastor pérfido por la mar llevaba

    en naves ideas a Helena su huéspeda,

    Nereo los vientos a un inoportuno

    ocio redujo y cantó

    el feroz destino: “ Raptas en mala hora

    a la que infinitos soldados de Grecia

    buscarán, acordes en romper tus nupcias

    y el viejo reino de Príamo”

    • Garcilaso de la Vega. Dentro de su obra, la muestra del horacionismo se encuentra en la Canción a la flor de Gnido, a partir del verso 36, los retretes a Lidia, de la Oda 8 del primer libro, por su amor al joven Síbaris, y que incluye seguidamente, de modo de ejemplo, como tantas veces en Horacio, el mito de Ifis y Anaxárete, peculiaridad de las metamorfosis de Ovidio.

    “... Por ti, como solía,

    del áspero cabello no corrige

    la furia y gallardía,

    ni con freno la rige,

    ni con vivas espuelas ya le aflige;

    por ti con diestra mano

    no revuelve la espada presurosa,

    y en el dudoso llano

    huye la polvorosa

    palestra como sierpe ponzoñosa;

    ...”

    -Garcilaso de la Vega-

    “Lidia, dime, por todos

    los dioses sinceramente, ¿por qué en perder a Sibaris

    con ese amor te esfuerzas?

    ¿Por qué odia hoy el aire libre del campo quien el polvo

    y sol no evitó ninca

    y no monta con soldados de su edad ni con frenodentado al corcel

    [gálico

    templa?..”

    -Horacio-

    5 Bibliografía

    Enciclopedia Encarta Microsoft; 1998

    Nueva Enciclopedia Tematica Planeta volumen 11 Literatura; Barcelona;1996

    Horacio, Odas y Epodos, ed. Catedra, Madrid

    4-Conclusiones

    Buen libro de poemas líricos en el que se intercala de manera elocuente diversos temas literarios. Los temas más importantes y que todavía se siguen cultivando son los que llamamos tópicos literarios como el Carpe Diem (Aprovecha el tiempo), Locus Amoenus (paisaje idílico), el amor...

    El libro se estructura en cuatro libros, valga la redundancia, en los que aparecen diferentes temas a parte de los tópicos literarios. Cada poema contiene una introducción que nos orienta de manera satisfactoria su evolución por párrafos y nos indica algunas referencias mitológicas y tópicos literarios si los hay.

    Autores posteriores como Garcilaso, Fray Luís o Quevedo se han influenciado de Horacio, lo que hace suponer que el libro es de una calidad considerable cosa que comparto pero con un pequeño matiz ya que en algunos casos el libro puede resultar un poco monótono sobretodo en temas como el del vino. La valoración general es buena.