Hongos

Taxonomía. Reproducción. Aplicaciones. Enfermedades. Micosis

  • Enviado por: Liz2001
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Cálculo - Series Numéricas
Cálculo - Series Numéricas
¿Ya estas en la Universidad? ¿Cómo te va con Cálculo? Si ya habéis llegado al tema de series numéricas y os...
Ver más información

Cálculo Vectorial
Cálculo Vectorial
En este curso aprenderemos los siguientes temas: + Campos vectoriales. Gradiente + Integrales de línea + Teorema...
Ver más información


Cuestionario de Seminario No.5: HONGOS

09-07-2001

  • Taxonomía de los hongos.

  • R= Al haber tanta variedad de hongos, y diferencias entre sus características y funciones ha sido necesario agrupar a los hongos en distintos grupos taxonómicos.

  • Phycomycetes. Algunas formas primitivas carecen de micelio; cuando existe, típicamente no tabicado; hifas de diámetro relativamente grande en general. Reproducción sexual por oosporas o zigosporas. Reproducción asexual por esporangios o esporangios modificados.

  • Subclase Oomycetes. Esporas sexuales endógenas (es decir, formadas dentro de un receptáculo cerrado); gametangios llamados anteridio y oogonio.

  • Subclase Zygomycetes. Esporas sexuales exógenas (no encerradas), gametangios semejantes.

  • Ascomycetes. Esporas sexuales endógenas, formadas en ascas. Normalmente ocho esporas en cada asca; a menudo hay esporas asexuales de forma y disposición variadas.

  • Hongos Imperfectos. No se conocen esporas sexuales. La reproducción es exclusivamente por esporas asexuales.

  • Phycomycetes. Se distinguen de las otras clases por el carácter del micelio, que forma un sistema de tubos continuos sin paredes transversales, salvo en los órganos reproductores y en algunas hifas más viejas.

    Oomycetes. En esta subclase los órganos sexuales se diferencian fácilmente en anteridio, el órgano masculino, y oogonio, el femenino. El oogonio, cuando madura, muestra la mayor parte del contenido protoplasmático distribuido en una o más oosferas. Es fecundado por el anteridio entrando en contacto con él, o bien, en la familia de las Monoblepharidáceas, mediante células masculinas móviles liberadas por el anteridio. Después de la fecundación las oosferas se redondean y desarrollan tabiques para formar las oosporas, las cuales permanecen libres dentro del oogonio. La mayoría de los Ooscomycetes producen también esporangios que contienen esporas asexuales.

    Zygomycetes. En esta subclase los órganos sexuales no se diferencian en anteridio y oogonio. Pueden ser del mismo tamaño (en el caso habitual) o muy desiguales, como en Zygorhynchus, pero son esencialmente semejantes en naturaleza y función. Mientras que en los Oomycetes las esporas se forman dentro del oogonio y por esta razón se dice que son endógenas, las zigosporas son el resultado de la fusión de dos células separadas de los órganos sexuales y se dicen exógenas.

    Dos hifas contactan y en el punto de unión se desarrollan unas protuberancias, los progametangios, que se alargan e hinchan gradualmente, quedando en contacto entre sí, en tanto que empujan cada vez más lejos las hifas paternas.

    Después los progametangios se tabican, denominándose gametangios a las porciones aisladas que permanecen en contacto. Estos se funden, desapareciendo los tabiques de separación, y la célula resultante se redondea y corrientemente se hace de paredes gruesas y color oscuro. En algunos géneros la zigospora está rodeada de pelos rígidos o de una trama de hifas que la protegen, mientras que en otros aparece libre entre las hifas aéreas. En varios géneros, que sin duda pertenecen a esta subclase, no se han visto nunca zigosporas

    Las esporas asexuales son siempre inmóviles y en los géneros mejor conocidos se producen en esporangios redondos o piriformes portados en esporangióforos sencillos o ramificados. Algunos géneros carecen de esporangios y la reproducción asexual tiene lugar mediante conidios.

    Los Zygomycetes comprenden unas doscientas especies y entre ellas se encuentran muchos mohos muy frecuentes y de considerable importancia económica.

    Ascomycetes. En esta clase las esporas sexuales se producen en ascas. En casi todas las especies cada asca contiene ocho esporas. Con menor frecuencia, un múltiplo de dos mayor o menor, y solamente en algunas levaduras es corriente encontrar ascas con un número impar de esporas. El grupo ofrece una transición gradual desde las formas primitivas que producen ascas aisladas, desnudas, globosas, a las especies que elaboran complicadas estructuras reproductoras conteniendo un gran número de ascas claviformes dispuestas en series paralelas. Los detalles de la formación del asca no se observan fácilmente y hasta el momento sólo se ha logrado en un limitado número de especies. La reproducción asexual tiene lugar mediante conidios que ofrecen una gran variedad de forma y disposición, o bien por medio de oidios. La clase comprende unas 15000 especies e incluye saprofitos y parásitos, especies microscópicas y grandes hongos carnosos, algunos de ellos comestibles.

    Basidiomycetes. Las esporas que dan nombre al grupo son las basidiosporas, producidas exógenamente en órganos especiales, los basidios. En las especies típicas cada basidio lleva cuatro esporas. En los Basidiomycetes superiores, o sea las diversas clases de setas, los basidios se encuentran en líneas aserradas, en las laminillas de los grandes esporóforos carnosos y poseen dispositivos especializados para asegurar la amplia distribución de las esporas. Los Basidiomycetes inferiores, incluyendo los parásitos destructores llamados tizón y roya, tienen un ciclo vital más complicado y su lugar en la clasificación no es muy seguro. Un buen número de especies de Agaricales (hongos con laminillas) pueden desarrollarse en cultivos artificiales y si se emplea un medio especial pueden incluso inducirse a producir esporóforos típicos; pero es raro que se encuentren en trabajos industriales. No obstante, ocasionalmente, al hacer resiembras de diversos materiales, sobre todo en tierras, pueden aparecer Basidiomycetes en las placas de cultivo. Algunas especies producen conidios en abundancia, pero en la mayor parte de los casos los cultivos son estériles. Formen o no conidios, suele ser fácil averiguar que estas especies pertenecen pertenecen a los Basidiomycetes por la presencia en el micelio de lo que se conoce corrientemente con el nombre de asas, cayados o ganchos.

    Estas estructuras son características de los Basidiomycetes. Cerca del extremo superior de una hifa en desarrollo aparece una rama muy corta, ésta se curva hacia atrás y se reúne con la hifa paterna junto al punto de emergencia; entre tanto se forma un septo en medio de la hifa y otro en la base del gancho. Estas estructuras se observan fácilmente en forma de ligeras combas en las hifas mediante un microscopio de pequeño aumento, y cuando uno las busca de antemano pueden verse a través de las paredes de un tubo de cultivo con un objetivo de 16 milímetros.

    Hongos imperfectos. Esta clase comprende un gran número de hongos que no producen ascosporas ni basidiosporas, sino que se reproducen exclusivamente por medio de conidios. En muchos casos es acertado suponer que más que hongos de ciclos incompletos se trata de hongos que conocemos de modo insuficiente. Probablemente, la mayor parte de ellos son Ascomycetes cuyo estado perfecto se produce sólo en circunstancias especiales aún desconocidas, o bien que han perdido completamente su capacidad para producir ascas. Se sabe ahora con seguridad que existen casos de heterotalismo entre los Ascomycetes y es problable que este fenómeno explique muchos otros casos de pérdida aparente de la sexualidad.

    En ausencia de fructificaciones perfectas en que poder basar exclusivamente una clasificación racional, es necesario clasificar a los Hongos Imperfectos fundándose en las características de las esporas asexuales. De acuerdo con los taxonomistas, los géneros así establecidos no son verdaderos géneros en la acepción exacta de la palabra, pues, como se sabe, por una parte un determinado género de Ascomycetes puede incluir especies de muy variados tipos de fructificaciones imperfectas, y por otra, especies que pertenecen a géneros muy diversos entre sí, pueden tener conidios muy semejantes. En consecuencia, la llamada “forma genérica” que comprende cantidad de especies con el mismo tipo de fructificación conidial, puede ser un grupo de hongos puramente artificial que en realidad no tienen ninguna relación. No obstante, en tanto no se descubra el verdadero parentesco, es necesario disponer de una adecuada clasificación del inmenso grupo de los Hongos Imperfectos, pues de otro modo la identificación de cualquier forma problema sería un trabajo desesperado.

  • Diagnosis

  • R= Los hongos son un tema de estudio interesante, no son plantas ni animales, son tan extraños y especiales que se les ha agrupado en un reino aparte de los demás, ya que tienen diferente comportamiento a cualquier otro. Se calcula que existe más de un millón de especies de hongos, pero solo ha sido posible reconocer y describir unas 70,000 especies, por lo que es necesario que se presente un mayor interés en su estudio.

    Además, los hongos, son una de las formas más antiguas de vida, gracias a que se nutren de materias orgánicas en descomposición, las cuales han existido desde el comienzo de los tiempos.

    Reproducción: Son tantas las especies de hongos y encontramos tanta diversidad, que podemos agruparlos o separarlos, de a cuerdo a su reproducción, principalmente en 2 tipos: los que se reproducen asexualmente y lo que se reproducen sexualmente. Coincidiendo las dos partes en la formación de esporas.

    La formación de esporas se lleva a cabo mediante dos procesos. Las esporas son diminutas partículas de protoplasma rodeado de pared celular, que los hongos pueden formar en gran cantidad. Estas esporas, son a su vez, producidas por los frutos del micelio y transportadas por el viento. Son microorganismos que se hallan en una membrana especial conocida como himenio, que se encuentra ya sea arriba o debajo de la copa del hongo, según la especie de que se trate.

    Las esporas se forman de 2 maneras. En el primer proceso, las esporas se originan mediante la unión de dos o más núcleos de una o varias células especializadas, que dan como resultado esporas, con características diferentes, heredadas de las distintas combinaciones de genes de las células progenitoras.

    Estas esporas suelen germinar en el interior de las hifas. Dando como resultado el nacimiento del micelio, que se extiende bajo tierra, y que después de un complicado proceso reproductivo, produce los frutos que conocemos como hongos.

    Estas esporas pueden ser sexuales y asexuales.

    Las esporas asexuales se producen en los esporangios, que nacen de hifas especiales llamadas esporangióforos. Estas hifas elevan de forma característica los esporangios por encima del micelio, de este modo, las esporas son capturadas fácilmente y transportadas por las corrientes de aire.

    Por otra parte, la producción de esporas también puede darse por la fragmentación de las hifas, transformándose en numerosos segmentos cortos o en estructuras más complicadas de varios tipos, siendo esta de tipo asexual. Este proceso sucede sin la unión previa de dos núcleos. Los principales tipos de esporas reproductivas formadas así son: oídios, conidios y esporangiosporas.

    Estas últimas se originan en el interior de unos receptáculos, parecidos a vesículas, llamados esporangios. La reproducción sexual, de este tipo, implica la especialización de partes de las hifas para formar gametangios. Los contenidos de un gametangio, como los de un esporangio, están separados de la hifa que los ha originado por una membrana celular y una pared celular conocida como septum. La reproducción sexual puede ocurrir en distintas formas por:

    Fusión de gametangios, fusión de los gametos liberados del gametangio, espermatización, ó somatogamia.

  • Aspectos benéficos de los hongos.

  • R= Los hongos tienen aplicaciones benéficas, como en la gastronomía, en la fabricación de medicamentos y alimentos, además de otras utilidades.

    En la gastronomía, los hongos son muy apreciados por su valor nutricional en proteínas y minerales, además de su agradable sabor. Sin embargo hay que saber reconocer las especies comestibles de las que no lo son, por lo que lo más recomendable es consumir sólo hongos de invernadero las primeras veces, y más adelante, con ayuda de un experto en hongos comestibles, se puede intentar cocinar 3 ó 4 especies de hongos. Los hongos comestibles se pueden agrupar en las divisiones de los Ascomycetes y los Basidiomycetes. Los Ascomycetes son hongos comestibles que no ha sido posible su producción a nivel industrial. Se divide en 2: genero morchella y género túber (del cual la especie más conocida es la Trufa).

    Los Basidiomycetes: casi todos los hongos comestibles importantes por su cultivo en escala industrial, pertenecen a éste grupo, las especies de mayor interés en el campo industrial, tiene un cultivo intensivo y frecuente tanto en México, como en otros países.

    Los hongos comestibles más importantes a nivel industrial, son los pertenecientes a los géneros Agaricus, Lentinus, Pleuratus y Volvariella.

    Alimentos: Los hongos son utilizados también en la fabricación de alimentos. Son utilizados en la maduración de algunos quesos, como el roquefort, gruyere y danés azul, para darles color y aroma característico. Algunas levaduras son utilizadas en la fabricación de panes, donde actúan incrementando el volumen de la masa; también en la fabricación de vinos y cerveza, donde las levaduras actúan fermentando las mezclas.

    El ácido cítrico aunque existe de forma natural en la piña, naranja, pera, etc, hay mohos que pueden producirlo, como son A. Clavatus, P.citriniumetc.

    Este compuesto se utiliza en grandes cantidades por año: 65% se utiliza en drogas y medicinas, 10% en refrescos, envasados y dulces, y el restante en grabado y teñido de plásticos y textiles.

    Las grasas son sintetizadas por los hongos a partir de carbohidratos, sobre todo cuando los cultivos se mantienen en medios ricos en azúcares. Entre los hongos con mayores cantidades de grasa estan: Fusarium, Aspergillius fischeri, etc

    Entre las proteínas se encuentra la levadura de cerveza, es un hongo importante en cuanto a valor nutritivo se refiere, ya que contiene 45% de proteínas y vitaminas sobre todo del complejo B.

    Aplicaciones en la medicina: Los hongos son útiles en la fabricación de antibióticos, de los cuales la penicilina es de los más importantes. Los hongos producen más de 4000 antibióticos diferentes; el hongo penicillium es uno de los más importantes en la producción de penicilina. Estos antibióticos destruyen la pared bacteriana sin afectar las células del cuerpo, pero en la actualidad los antibióticos son tan fuertes que dañan algunos órganos. Por esta razón hoy en día se buscan antibióticos eficaces contra bacterias y virus, pero sin afectar los órganos humanos.

    Otra aplicación es la Ergotamina, que es un alcaloide que es muy utilizado para inducir las contracciones del útero durante el parto, y también en la fabricación de algunas medicinas contra la migraña.

    Utilidades: Los hongos; sean comestibles, alucinógenos, venenosos, tengan propiedades medicinales o no, sean mohos o tiñas, sean estéticos a la vista o repugnantes, sean utilizados para rituales religiosos, o simplemente para la gastronomía; son sumamente importantes en el ciclo biológico. Existen algunos que son de gran utilidad, y otros, sin embargo que afectan distintos aspectos de la ecología, de la salud de animales y plantas, e incluso del hombre. Además forman parte importante de la cadena alimenticia, y gracias a ellos nuestro ecosistema está limpio y en equilibrio. Los hongos tienen un sinnúmero de aplicaciones como las ya anteriormente mencionadas, y definitivamente, forman parte importantísima del entorno, no sólo del hombre, sino de todos los seres vivos de este planeta.

  • Aspectos perjudiciales de los hongos.

  • R= Uno de los aspectos perjudiciales de los hongos, es la aparición de la Micosis que son enfermedades producidas por el crecimiento de un hongo en el organismo o sobre la superficie corporal. En la mayoría de la gente sana las infecciones por hongos son leves, afectan sólo a la piel, el cabello, las uñas, u otras zonas superficiales, y se resuelven espontáneamente. Comprenden la tiña y el pie de atleta. Sin embargo, en las personas con un sistema inmunológico deteriorado, este tipo de infecciones, denominadas dermatofitosis, pueden persistir durante largo tiempo. Los organismos responsables de las dermatofitosis pertenece al género Microsporum, Epidermophyton y Trichophyton.

    Los hongos también pueden invadir los órganos internos del organismo, en especial los pulmones, donde las infecciones se parecen a la neumonía o a la tuberculosis pulmonar. Son típicas de enfermos cuyo sistema inmune ha quedado deprimido por procesos como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), fármacos antitumorales, o radiación. También aparecen en pacientes tratados con hormonas esteroideas, como el cortisol, en sujetos con diabetes y en quienes han seguido tratamiento antibiótico durante mucho tiempo. Los dos hongos que se suelen aislar en estos casos son Cryptococcus y Aspergillus, los cuales reciben el nombre de patógenos oportunistas.

    Los hongos que pertenecen al género Candida, en especial Candida albicans (el cual produce candidiasis), pueden infectar los órganos internos y las membranas mucosas de la boca, garganta y tracto genital. En las personas con inmunidad deteriorada, este organismo puede originar una infección crónica. Hay muchos fármacos para tratar las infecciones por hongos, entre los que se incluyen medicamentos orales e intravenosos, así como muchos agentes de aplicación tópica (local). Los individuos con una infección crónica por Candida, Histoplasma o Cryptococcus pueden necesitar tratamiento a largo plazo con un fármaco oral.

    También existen los llamados Hongos destructivos, que son los causantes de la mayoría de las enfermedades de las plantas. Se han observado y descrito enfermedades fúngicas desde la antigüedad. En la Biblia se habla de tizones y mildíus en los cultivos de cereales y vides de los antiguos hebreos. Las enfermedades fúngicas han provocado varias catástrofes importantes en diversas partes del mundo; destacan entre ellas la roya de la patata, que invadió Europa a partir de 1845, con consecuencias especialmente devastadoras para Irlanda. Igualmente numerosos son los hongos de otros grupos que causan un amplio espectro de enfermedades caracterizadas por manchas foliares, lesiones ulcerosas, royas, mildíus, cancros, podredumbre y manchas en la madera, podredumbre de la raíz, marchitamientos, hernias de las raíces y varios otros síntomas.

    Los hongos producen multitud de enfermedades graves en los animales. El Aspergillus puede causar necrosis en los pulmones, en el sistema nervioso y en otros órganos. Estos hongos pueden generar también productos tóxicos en los componentes de los alimentos, causando una micotoxicosis en los animales que los ingieran. Un hongo similar a las levaduras, Candida albicans, puede causar la muerte a los pavos, a la perdiz nival, a los colibríes y a otros animales. Los hongos dermatofitos afectan a la piel de los animales y del ser humano. Los hongos transportados por el aire, como el Coccidioides immitis y el Histoplasma capsulatum, producen enfermedades pulmonares o generalizadas tanto en los animales como en las personas.

    Los hongos alucinógenos han sido empleados a través de los siglos con varios propósitos: medicinales, religiosos y hedonísticos. Tienen siempre un sentido mágico-religioso que es difícil de entender para la sociedad.

    El consumo de los hongos puede producir trastornos nerviosos con alucinaciones e ilusiones a colores, excitación, euforia, distorsiones de formas; pueden afectar los sentidos del oído, del tacto, del olfato o del gusto, pudiendo en ocasiones afectar varios sentidos simultáneamente. Muchas veces puede producir náuseas, vomito, diarreas y dolores estomacales. Las setas alucinógenas se pueden consumir crudas, cocinadas, convertirlas en bebidas, o secarlas para un consumo posterior.

    Lo que causa las alucinaciones son las sustancias químicas que se encuentran en el hongo. El agente químico propio de los hongos llamado psilocybes es derivado de la indoltriptamina que se encuentra en el tejido de los animales de sangre caliente.

    El empleo de los hongos alucinantes está limitado en nuestro país a la región que rodea Huautla de Jiménez, estado de Oaxaca, siguiendo costumbres muy arraigadas.

    Los indígenas acostumbran a comer de 10 a 16 hongos, los cuales ingieren crudos y generalmente frescos. Las alucinaciones e ilusiones van a comenzar una media hora después de ingerirse y los efectos duran de 4 a 6 horas, después la persona se restablece normalmente.

    BIBLIOGRAFÍA:

    González Izquierdo, Amparo, 1997, “Los 5 reinos de la Biología”, Biología primer curso, Publicaciones Cultural, México, p.p: 193.

    Varios colaboradores, 1998, “Micosis”, “enfermedades en plantas”, Enciclopedia universal Micronet, Micronet, España.

    Guzmán, Gastón, 1981, Hongos, Ed.:Limusa, México, pag: 3-4, 109-116, p.p:194.

    Smith, George, 1963, Introducción a la micología industrial, Ed. :Acribia Zaragoza, pag: 26-40, p.p:443.

    Kleijin. H, 1964, Hongos: formas y colores, Ed.:Juventud S.A, España.

    Varios colaboradores, 1967, Los hongos en la cocina mexicana, Ed.: Asociación Mexicana de Micología, México, p.p:62.

    Varios colaboradores, 1999, “Vámonos de setas”, Revista Natura, España.

    Varios colaboradores, 2000, “Los hongos alucinógenos”, Casos extraordinarios, México.