Homosexualidad

Sexualidad. Orientación sexual. Homosexuales. Religión. Postura de la Iglesia católica. Moralidad, Situación legal y social

  • Enviado por: Osiris Uribe
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
publicidad

LA HOMOSEXUALIDAD

La homosexualidad es la inclinación manifiesta u oculta hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo y la prática de dicha inclinación.

Mientras cifras falceadas pretenden, por ejemplo, que lo homosexuales constituyen el 10% de la población norteamericana; los investigadores estáb de acuerdo en que asciende encambio al 2,5%. Actualmente, por influencia de psicólogos y sexólogos de muy mala información antropológica y moral crece la idea de que la homosexualidad es una expresión más de la sexualidad, tán valida como las otras, y debe ser admitida moral y jurídcamente.

Conviene presisar que una cosa es la inclinación homosexual, y otra son los actos homosexuales.

Una persona puede tener inclinación a la homosexualidad. La inclinación a la homosexualidad, si no es culpable (ej. Fue criado como del otro sexo) no es una inmoralidad, si bien constituye una desviación de la naturaleza, una imperfección sexual. Los actos homosexuales sí son inmorales; porque contituyen un ejercicio de la facultad sexual contrario a la ley natural y a la razón (los sexos están para complementarse y para la procreación; cosas naturamente imposibles entre homosexuales). Una persona que tiene cierta inclinación a la homosexualidad, puede mantenerse moralmente íntegra si no realiza actos homosexuales; si procura superar su problema.

La persona con una inclinación a la homosexualidad, en la medida en que lo transforme e actos, debe recibir muesra de comprensión y ayuda. Lógicamente su inclinación puede hacer a la persona no apta o idónea para determinadas tareas, por el riesgo y la indefinición sexual que puede transmitir.

Aproximadamente 5% de la población adulta del mundo poseen atracción hacia personas de su mismo sexo. Alrededor de 8% de lo varones son homosexuales. Dos tercios de los homosexuales, incluyendo mujeres, participan también en relaciones heterosexuales. Alrededor de 20% de los varones homosexuales y 33% de las mujeres (lesbianas) se casan. Solo 5% de lo gays poseen aspecto afeminado.

APARIENCIA DE UN HOMOSEXUAL

Según uno de los mejores tratados de modernos sobre el tema, existen cuatro estereotipos de homosexuales varones:

  • LLAMATIVOS. Realizan movimientos femeninos, se maquillan y visten ropa de mujer (aunque la mayoría de los travesidos no son homosexuales).

  • MACHOS. Amantes al fisioculturismo, usan camisas ajustadas y pantalones ceñidos para ostentar sus abultados genitales.

  • AMANERADOS. Hablan con voz suave y se mueven con ligera muetra de dulzura.

  • NO IDENTIFICABLES. Parecen completamente normales y no despiertan sospechas; la mayoría es así. En este grupo se encuentran los bisexuales, que mantienen relaciones con personas de ambos sexos.

RASGOS DE CARACTER DE UN HOMOSEXUAL

  • Melancolía. Son introvertidos, idealistas y artísticos. Por esta razón tantos homosexuales laboran en diseño de ropa, peluquería, decoración, música, ballet, drama, letras, cine y actividades semejates. Su temperamento extremadamente sensible los hace muy propensos a la depresión y a la tristeza.

  • Vulnerabilidad al rechazo. Al homosexual le duele mucho el rechazo social y el desaire incluso de los propios homosexuales. Casi todos relatan historias dolorosísimas de cuando un amante los abandonó por otro.

  • Hostilidad. Muchos homosexuales odian a los psicólogos que los llaman enfermos, a los religiosos que les dicen pecadores y a los heterosexuales que los tildan de pervertidos. Tienden a ser explosivos y volubles. Con frecuencia se enfurecen y agreden para después retirarse y echarse a llorar.

  • Mentira. La mayoría prefiere oculatr sus preferencias sexuales y adquiere una gran capacidad para engañar. Con frecuencia son capaces de mirar a los ojos y decir con aparente sinceridad una mentira que todos ceerán verdad.

  • Infidelidad. Su vida transcurre en busca de una pareja establee, probando continuamente relaciones nuevas. Algunos alcanzan el número de mil amantes en su vida. Con excesiva facilidad tienen relaciones íntimas con nuevos conocidos. La fidelidad moral es casi nula, incluso entre quienes se unen para vivir juntos.

  • Búsqueda de lo erótico. Los homosexuales obtienen placer mediante la masturbación mutua y la estimulación oral de sus genitales (un médico informó alrmado de la increíble cantidad de homosexuales con sífilis y gonorrea en la garganta); sin embargo, además de la estimulación oral del pene, practican la penetración anal. Al principio la práctica puede resultar dolorosa, pero como el ano posee terminacione enrviosas similares a las del glande terminal terminan por sentir placer. Los homosexuales invariablemente buscan experimentar todos los adimentos y posiciones posibles. En su búsqueda de mayores sensaciones introducen objetos cada vez más grandes al canal anal: plátanos, botellas, palos… Llegan a usar instrumentos sadomasoquistas. Un médico señaló que las personas que han adquirido la habilidad de “recibir el puño” se han provocaado infecciones y dañado el mñsculo del esfínter.

¿CUESTION DE HORMONAS?

  • Caracteres sexuales masculinos. Los andrógenos estimulan la aparición de vello en la cara, la voz ronca, el aumento de la masa muscular en el pecho y brazos, etcétera. El andrógeno más activo es la testosterona, producida en los testículos. Las mujeres también poseen andrógenos, en menores cantidades, elaborados por las gládulas superranales.

  • Caracteres sexuales femeninos. Los estrógenos estimulan la aparición de la voz aguda, el ensanchamiento de las caderas, el crecimiento de los cenos, etcétera. Son producidos sobre todo en los ovarios. Los hombres también poseen estrógenos, en menores cantidades, elaborados por las gládulas superranales.

  • En el cuerpo de los hombres y mujeres circulan hormonas femeninas y masculinas, entremezcladas, no obstante, en un correcto equilibrio de acuerdo con el sexo respectivo.

    Después de estudiar la androsterona y el efecto e la terapia con estrógenos se informóque cuando se han efectuado análisis a los homosexuales sumamente afeminados se han descubierto niveles hormonales normales.

    Estudios contundentes han comprobado la falsedad de que las lesbianas o los gays posean mas hormonas del sexo opuesto que del suyo propio.

    Solo en el raro caso del hermafroditismo se presenta la necesidad de definir el sexo mediante cirugía plástica y hormonoterapia; fuera de esa situación excepcional, no existen pruebas de ningún problema de nacimiento; además, se ha comprobado que ni los hermafroditas son homosexuales natos, pues siempre se comportan en relación con el papel sexual, único, en el que son educados.

    A través de los años, varios clínicos han administrado testoterona a homosexuales. Los resulatados han sido uniformes: cuando hubo modificación de comportramiento, los individuos se volvieron mas como si mismos que nunca. Generalmente les aumentó el instinto sexual y a veces sus amaneramientos afeminados (cuando los tenían), pero NO HUBO MODIFICACION DIRECCIONAL EN SU INTERES SEXUAL. Estos experimentos han hecho sumamente claro que las hormonas juegan un papel importante en impulsar la sexualidad humana, pero no controlan su orientación.

    Abundan varonilen fisioculturistas, a los que evidentemente no les faltan hormonas masculinas, con preferencias sexuales hacia su mismo sexo. Si se tatara de una cuestión de hormonas, hace muchos años que la homosexualidad hubiera desaparecido mediante la administración de medicamentos que proporcionaran las sustancias faltantes.

    UN HOMBRE HOMOSEXUAL POSEE HORMONAS DE HOMBRE. UNA MUJER HOMOSEXUAL POSEE HORMONAS DE MUJER.

    Hoy algunos médicos están bucando un origen biológico o genético a la homosexualidad y el transexualismo. Señalan que de descubrilo, entonces no se les puede culpar de su condición ni por esto discriminarlos. Esto es un error porque:

  • Que alguien tenga, sin culpa suya, una inclinación a realizar actos inmorales no justifica que realice esos actos inmorales, porque conserva la libertad de elegir (que una persona tenga inclinación por las mujeres casadas, no justifica que cometa adulterio); de hecho, muchas personas con esas inclinaciones han buscado asistencia médica, psicológica, y guardan un comportamiento moralmente digno, e incluso han continuado familias normales.

  • Que la causa de la homosexualidad sea o no culpable no cambia en nada el hecho de que esa persona no sea idónea para determinado trabajo o tareaónea para determinado trabajo o tarea (la docencia).

  • Ni cambia el hecho de que el estado no puede proteger jurídicamente ni amparar una inclinación a realizar actos inmorales, sino que debe deslentarlos. Pués aunque se demuestre que hay un origen genético o biológico; no los hay siempre; y en todo caso0, el medio social también incide en la manifestación de estos desvíos.

  • Los genetistas trabajan continuamente para descifrar los mapas genéticos. Hasta la fecha mo hay ninguna evidencia de que exista un gen que predisponga a la homosexualidad, pero suponpogamos que algún día la ciencia descubriera un gen gay. La comunidad homosexual realizaría una fiesta pública. Tritemente, sería un fiesta por nada: los genetistas reconocen que si las personas no se dedican, mediante actos específicos, a aprender las facultades que “heredan” estas jamás se manifestarán.

    Debe quedar muy claro que es imposinble tener una característica conductal por mucho que genéticamente se posea la predisposición a ella, a menos que se haga “conductalmente” algo por desarrollarla. Los genes sólo indicarían mayor o menor facilidad para desarrollar la característica.

    LA CONDUCTA HOMOSEXUAL NO ES CUESTION

    DE HORMONAS ES UNA CONDUCTA APRENDIDA

    La dirección de los impulsos sexuales depende de la manera de pensar y de las actitudes aprendidas del medio ambiente. La clave es el cerebro.

    Una compleja computadora neuronal almacenaprogramas de comportamiento aprendidos desde la infancia. Somos lo que poseemos en el cerebro.

    El probleme dedl homosexual no es hormonal ni hereditario, estricta y absolutamente UN PROGRAMA GRABADO EN LA COMPUTADORA CEREBRAL, un problema de conducta aprendida.

    En todo aquel que se vuelve homosexual se presentan invariablemente varios pasos:

    PRIMER PASO: PREDISPOSICION

    Si una persona ha vivido alguno de los siguientes puntos, no significa que sea homosexual, sino sólo que es más sensible a aprender la conducta. Igualmente, habrá homosexuales que tal vez no hayan vividovarios de los puntos. Cuantos más aspectos coincidan, más propensa será la persona al problema. Así, pueden ser síntomas de predisposición:

    • Tener un padre distante y una madre dominante. La típica combinación de padre frío o ausente y madre neurótica que resuelve todos los problemas del niño, lo sobreprotege y lo obliga a depender de ella.

    • Ser criados sin orden. Crecer sin equilibrio de amor legítimo y disciplina clara.

    • Vivir inseguridad respecto a su identidad sexual. El comentario “debiste haber sido niño(a)” provoca problemas de identidad sexual.

    • Recibir burlas de compañeros. Lo único que nacesitan los niños sin un ejemplo masculino claro para considerarse afeminados es que sus amigos les digan constantemente “mariquitas”.

    • Cultivar un carácter melancólico. Sensibilidad extrema, romanticismo, introversión, idealismo, melancolía, etcétera.

    • No vivir adecuadamente su segunda etapa infantil. En los niños existen tres etapas: Primera etapa, “asexual”: hasta los seis años aproximadamente; conviven niños y niñas; ambos se disfrazan de mamás o papás; juegan muñecas o cochecitos sin importar el sexo. Segunda etapa, “solo amigos como yo”: de los siete a los trece años, aproximadamente; los niños se separan de las niñas; es común que unos desprecien los juegos de los otros; es la etapa de la identidad sexual; si a esta edad un niño juega solo con niñas, o viceversa, nos encontramos ante una señal de peligro, pues al invertirse esta etapa con frecuencia se invierte también la siguiente. Tercera etapa, “heterosexual”: de los trece años en adelante; se aprende la atracción por el sexo opuesto; se comienza a soñar en el noviazgo.

    • Sufrir abuso sexual en la niñez. La gran mayoría de los homosexuales ha sufrido incesto, violación o abuso de algún tipo en su infancia.

    • Sentir un interés prematuro por el sexo. Ver el acto sexual o pornografía proveca en el niño morbo precoz, malicia o asco, lo que suele provocar rechazo subconsciente a las relaciones heterosexuales.

    • Tener en la niñez contacto cercano con homosexuales. Algunos “reclutan” niños despertando sus instintos de manera prematura: les mustran pornografía, les ofrecen amistad o dinero (si los homosexuales no realizaran este reclutamiento podrían desaparecer ya que no se reproducen). Niños de 10 a 16 años son entrenados así para la prostitución. Se sabe que, en muchas ciudades, existe una prostituta por cada “prostituto” para homosexuales.

    • Participar en masturbación colectiva. Generalmente, un chico mayor dirige a los más jóvenes a masturbarse en grupo. La masturbación colectiva para ver quién eyacula más rápido o más lejos es una práctica relativamente común y quienes se reúnen con frecuencia para realizar este tipo de competencias tarde o temprano terminan intentando la peneración anal.

    SEGUNDO PASO : FANTASIAS HOMOSEXUALES

    El cuerpo es sievo de la mente, y ésta puede ser condicionada o dirigida. Quien, después de la pubertad, aprende a sentir gusto por las cualidades físicas del mismo sexo acabará sintiendo atracción por alguien de su mismo sexo.

    Los homosexules que se casan con una persona del sexo opuesto retomarán la vida homosexual si se siguen permitiendo fantasías. Las fantasías homsexuales producen apetitos homsexuales.

    TERCER PASO: RELACION HOMOSEXUAL

    Este paso y el anterior pueden invertirse y el resultado será el mismo. Primero la experiencia y lugo fantasear, o viceversa.

    Un muchacho con predisposición sólo requiere aprender cómo se tienen relaciones homosexuales teniéndolas. La primera vez suele ser forzadoa ello.

    COMPLETAR EL PROCESO

    Al pensar que la experiencia no fue en realidad tan desagradable, se cae en el círculo viciose de homosexualidad física/homosexualidad mental. Entonces, de forma consciente o no, se bucará o provocará un nuevo encuentro con alguien del mismo sexo.

    Los homosexuales dicen: “Dios nos hizo de esta manera”, “Siempe hemos sido diferentes”, “Así nacimos”, “No podemos evitarlo”, pero nadie se vuelve homosexula a menos que lleva acabo todos los pasos.

    Nótese que no existe manera de llegar a ser homosexual sin el permiso voluntario de la mente. Las fanasías homsexuales en la intimidad son el punto más crítico de la soledad nociva.

    En definitiva, no se trata de una cuestión genética, ni se trae en la sangre. El homosexual no nace, se hace.

    LA BATALLA INTELECTUAL

    Los homosexuales son normalmente muy inteligentes y capaces. Su caráter melancólico los lleva a prepararse más que muchos heterosexuales. Trabajan en el arte, en revistas y periódicos, además de incursionar con gran éxito tanto en la política como en la ciencia. Por eso es común encontrar infinidad de artículos que justifican o defienden la homosexualidad.

    Psicólogos como Havelock Elis o Alfredo Kinsey elaboraron informes para demostrar que la homosexualidad era involuntaria, e incluso positiva (Kinsey asegura que todos los seres humanos poseemos tendencias homsexuales y es normal llevarlas a la práctica en algún momento), pero es sabido que ls informes estaban encaminados a justificar sus propias desviaciones.

    Havelock proclamó que Da Vinci, Miguel Angel, Shakespeare, Goethe, Wilde y Tchaikovski alcanzaron el éxito gracias a que eran homosexuales. Nunca se le ocurrió que fueron grandes a pesar de su homosexualidad o que pudiero haber sido más grandes aún si no fuera homosexuales.

    Los homosexuales siempre se muestran activos y en campaña intelectual para convencer a la gente de lo positivo de su práctica. Escritos manipulados por ellos han confundido a millones de heterosexuales, haciendoles creer que la conducta invertida es normal, y a millones de homsexuales, que se justifican y escudan enarbolando artículos “pro gay”.

    El ser masculino y el femenino posee un diseño completamente complementario. Cada uno tiene lo que al otro le falta, y viceversa. Hombre y mujer embonan naturalmente, lo cual significa que fueron creados para las relaciones heterosexuales.

    La homosexualidad se acerca mucho la degradación irreversible. Es una conducat tan antinatural como las relacioones sexuales entre padres e hijos y está muy lejos de DIGNIFICAR al ser humano.

    LOS ADOLESCENTES HOMOSEXUALES

    Para todo adolescente el desarrollo es una tarea llena de retos y demandas. Un aspecto importante consiste en definir su identidad sexual. Todos los niños exploran y experimentan sexualmente como parte de su desarrollo normal. Este comportamiento sexual puede llevarse a cabo con miembros del mismo sexo o del sexo opuesto. A muchos adolecentes el pensar en o experimentar con personas del mismo sexo puede causarles preocupación y ansiedad con respecto a su orientación sexual. A otros, aun los pensamientos o fantasías pueden causarle ansiedad.

    La homosexualidad es la atracción sexual persistente y emocional hacia alguien del mismo sexo. Es una parte de la gama de expresión sexual. Durante la niñez y la adolescencia, por primera vez muchos individuos homosexuales se percatan de su homosexualidad y pasan por la experiencia de tener pensamientos y sentimientos homosexuales. La homosexualidad ha existido a través de la historia y en diferentes culturas. Cambios recientes en la actitud de la sociedad hacia la homosexualidad han ayudado a algunos adolescentes homosexuales a sentirse más cómodos con su orientación sexual. En otros aspectos de su desarrollo estos jóvenes son similares a los jóvenes heterosexuales. Experimentan los mismos tipos de estrés, luchas y tareas durante la adolescencia.

    Los padres necesitan entender claramente que la orientación sexual no es un desorden mental. Hoy por hoy no se entienden claramente las causas de la homosexualidad. Sin embargo, la orientación sexual no es un asunto de decisión propia. En otras palabras, los individuos no escogen ser homosexuales o ser heterosexuales. No importa cuál sea su orientación sexual, todos los adolescentes tienen la alternativa de escoger la expresión de su comportamiento sexual y su estilo de vida.

    A pesar de que el conocimiento y la información acerca de la homosexualidad ha aumentado, los adolescentes todavía tienen muchas preocupaciones. Estas incluyen:

    • sentirse diferentes a sus pares (amigos o compañeros);

    • sentirse culpables acerca de su orientación sexual;

    • preocuparse acerca de cómo puedan responder su familia y seres queridos;

    • ser objeto de burla y de ridículo por parte de sus pares;

    • preocuparse acerca del SIDA, la infección por VIH y otras enfermedades de transmisión sexual;

    • temer al discrimen si tratan de pertenecer a clubes, participar en deportes, ser admitidos en universidades y conseguir empleos;

    • ser rechazados y acosados por otros.

    Los adolescentes homosexuales pueden aislarse socialmente, separarse de las amistades y los amigos, tener problemas concentrandose y desarrollar una pobre autoestima. También pueden desarollar una depresión. Los padres y otras personas necesitan estar alerta a estas señales de angustia, ya que estudios recientes demuestran que los jóvenes homosexuales tienen un alto incidente de muertes por suicidio.

    Es importante para los padres entender la orientación homosexual de sus adolescentes y proveerles apoyo emocional. Los padres frecuentemente tienen dificultad aceptando la homosexualidad de sus adolescentes por algunas de las mismas razones por las que el joven desea mantenerlo en secreto. A los adolescentes homosexuales se les debería permitir decidir cuándo y a quién revelarle su homosexualidad. Los padres y otros miembros de la familia podrían obtener entendimiento y apoyo de organizaciones como Padres, Familias y Amistades de Homosexuales [Parents, Families, and Friends of Lesbians and Gays (PFLAG)].

    Los adolescentes que no se sienten cómodos con su orientación sexual o que no saben cómo expresarla, pueden beneficiarse de recibir consejería. Pueden beneficiarse del apoyo y de la oportunidad de clarificar sus emociones. La terapia también puede ayudar al adolescente a hacer el ajuste a los problemas y conflictos que surjan en el ámbito personal, escolar y familiar. La terapia dirigida específicamente a cambiar la orientación homosexual no se recomienda y puede ser dañina a un adolescente reacio. Puede crear mayor confusión y ansiedad al reforzar los pensamientos negativos y las emociones con las que el adolescente ya está luchando.

    Situación legal y social de la Homosexualidad

    Todo es relativo, ya lo demostró Albert Einstein hace más de 70 años. Podemos comparar la actual situación social y legal de gays, lesbianas y transexuales con la que existía en los años 70, y resulta que los avances son evidentes. Pero también podemos compararla con la existente en otros países europeos, y entonces la comparación nos deja bastante malparados.

    En 1970, con la aprobación de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social, los homosexuales podían ir a la cárcel, como delincuentes. Después de la Constitución de 1978 todos somos iguales, y no se puede discriminar a nadie por ningún motivo. Además se empiezan a aprobar en cascada, a partir de 1994, registros municipales de parejas de hecho, con igualdad de derechos para las parejas del mismo y distinto sexo. Aparecen sentencias aisladas concediendo algunos beneficios económicos a una de las partes de una pareja homosexual con larga y acreditada convivencia. Y se admiten a trámite en el Congreso 2 proyectos de ley para regular las parejas de hecho. Incluso se aprueba en este mismo año una Ley de Parejas Estables en Cataluña. Socialmente, la tolerancia de la sociedad española ha aumentado mucho: la mayor parte de la gente ve con buenos ojos la existencia de parejas homosexuales, y el reconocimiento para ellos de algunos de los derechos reservados hasta ahora a los matrimonios. Y se condenan por una mayoría las agresiones a homosexuales y transexuales (el pasado día 28 de noviembre un travestí sufrió una agresión física en Pamplona) que todavía se siguen produciendo.

    Pero también podemos mirar hacia otro lado (es decir, hacia delante), y entonces la perspectiva cambia un poco. El 7 de mayo de 1988 del Consejo de Europa aprobaba una Resolución postulando el reconocimiento de la eficacia de los contratos y pactos matrimoniales entre convivientes de hecho. Y el Parlamento Europeo otra en febrero de 1994 sobre la igualdad de derechos de los homosexuales en la U.E., reiterando su convicción de que todos los ciudadanos tienen derecho a un trato idéntico con independencia de su orientación sexual, y pidiendo a los Estados miembros que se ponga fin al trato desigual de las personas de orientación homosexual en disposiciones jurídicas y administrativas. Aquí, sin embargo, apenas nos hemos enterado, pues no se ha hecho ni una cosa ni otra: ni el Código Penal castiga directamente la homofobia ni hay una legislación de ámbito estatal que equipare en derechos a las parejas del mismo sexo con las demás parejas.

    Algunos ejemplos de nuestro entorno: en Hungría el Parlamento legisló en 1996 que las parejas de hecho entre personas del mismo sexo sean reconocidas en igualdad de condiciones que cualquier matrimonio, a excepción del derecho a adoptar niños (no existía en este país ningún colectivo que lo pidiera). En Holanda se ha aprobado recientemente una Ley que iguala los derechos de las parejas de gays y lesbianas a los del matrimonio, adopción incluida. En Suecia en 1987, en Dinamarca en 1989, y en Noruega en 1993 se han aprobado normas que garantizan a las parejas del mismo sexo una serie de derechos próximos a los que disfrutan los matrimonios. En los países nórdicos y en Italia se incluyen los procesos de cambio de sexo entre las prestaciones gratuitas de la Sanidad Pública.

    No es que no se haya avanzado nada, sino que todavía falta mucho para la plena equiparación de derechos y, más aún, todavía se producen constantemente casos de discriminación y rechazo hacia quienes tienen o viven una opción afectivo-sexual diferente a la de la norma dominante, es decir, a la heterosexual matrimonial.

    En una sociedad como la nuestra, que va avanzando poco a poco hacia una mayor tolerancia, hay quien opta por una salida individual, él sálvese quien pueda, es decir, que cada uno se lo monte como pueda en el difícil arte de vivir su sexualidad de forma privada y oculta y llevar una vida aparentemente normalizada cara a los demás, con lo que se evitarían los enfrentamientos, el desprecio y la no-integración en el entorno. Es decir, como hasta ahora: entre el gueto y el ocultamiento, entre la doble vida y los sentimientos de culpa y "anormalidad". Otros piensan que se ha avanzado bastante, y bastaría con un cierto reconocimiento jurídico de las uniones de homosexuales, tal y como pretenden la mayor parte de los proyectos de leyes reguladores de las parejas de hecho, lo que viene a ser, en cierto modo, otra variante del sálvese quien pueda en versión "con pareja": uno se lo monta con su pareja en una convivencia más o menos protegida por el Derecho (pensión, sucesión hereditaria, preferencia en los traslados para los funcionarios y poco más).

    Las aspiraciones del movimiento de gays, lesbianas y transexuales van, naturalmente, mucho más lejos. La plena equiparación y el respeto hacia todas las formas y opciones de vivir la afectividad y la sexualidad requieren tanto de un cambio legal como de un cambio social en profundidad.

    El primero pasa por modificar todas aquellas leyes que supongan alguna discriminación para las parejas de hecho, tanto de homosexuales como de heterosexuales, bien actuando directamente sobre ellas bien aprobando una ley de parejas de hecho que contenga todas las modificaciones, además de dar forma a algún tipo de registros de estas uniones.

    El otro cambio, el social, es más difícil y más profundo. Porque supone la plena aceptación de la pluralidad y de la diversidad; entender, admitir y respetar que existen diversas opciones afectivo-sexuales, distintas formas de vivir el afecto y el amor y de expresar la sexualidad, sin que ninguna sea buena o mala, mejor o peor Y para este cambio todavía falta mucho. Una cosa es tolerar la homosexualidad, siempre que no pretenda un estatus de igual y se mantenga más o menos oculta y relegada al gueto y a la marginalidad, y otra muy distinta respetar de verdad la pluralidad y diversidad afectivo-sexual.

    TRATAMIENTO HOMOSEXUAL

    La conducta invertida nes una enfermadad;por lo tanto, no puede curarse. Es una conducta aprendida y sólo puede tratarse psicológicamente.

    Si se analizan las características de un homosexual (melancolía, rechazo, hostilidad, mentira, infidelidad y erotismo), es facilcomprender que no son felices como ellos dicen (gay significa “feliz”).

    Cuando un homosexual busca un consejero, suele ser porque su amante lo abandonó o oprque tiene problemas con su esposa, padres o amigos. Casi todos han adquirido una enorme adicción sexula y lo único que anhelan es ser aceptados como son.

    Los cintíficos afirman: “Es posible someter a los homosexuales a determinados tratamientos a fin de despertar su interés en las actividades heterosexuales y , en algunos casos, se volverán cien por ciento heterosexuales en orientación y prácticas”. “Sin embargo, el tratamiento no está indicado cuando no son ellos VOLUNTARIAMENTE quienes lo solicitan”.

    PARA DEJAR LA HOMOSEXUALIDAD

  • Romper el círculo vicioso de “fantasías mentales y prácticas”

  • Estar dispuesto a sufrrir un síndrome de abstinencia similar a la de los drogadictos.

  • Buscar ayuda de un grupo, no de homosexuales, sino de heterosexuales maduros con gran solidez espiritual.

  • Quebrantar el enorme egocentrismo, controlando la ira y los impulsos explosivos.

  • Aprender a amarse a sí mismo, respetarse y aceptar el sexo original.

  • Evitar lugares de reunión con gays, cortar las amistades homosexuales.

  • Vivir los pasos de la decepción, para llegar a la soledad edificante.

  • JAMAS PERMITIRSE OTRA AVENTURA HOMOEXUAL.

  •  

    INTRODUCCION

    Mucho es lo que se ha escrito y hablado sobre la homosexualidad. Diferentes estudios efectuados por diferentes autores, los cuales unos difieren y otros están de acuerdo conestos estudios.

    En la expresión popular se ha llamado homosexual a la tendencia o gusto por otra persona del mismo sexo. Por decirlo en términos más comprensivo es el amor entre hombres. Aqui quisiera explicar una breve definición. Si tomamos el término HOMO del griego, esta palabra significa “idéntico”. Si la tomamos del latín, esta palabra significaría “hombre”. Por lo que en los dos casos, si los observamos detenidamente, veremos que realmente significan AMOR ENTRE HOMBRES, aunque también y en la misma porción se aplica a las mujers.

    Es nuestro parecer que la homosexualidad en algunos casos puede venir dada de problemas patológicos en quienes la poseen, es decir, una persona puede nacer con problemas hormonales que pueden inclinarlos a su propio sexo.

    Aunque también creemos que la homosexualidad, en la mayoría de los casos, no es mas que una aberració o deformación social producto de desquiciamientos socio-sexuales.

    A continuación desarrolaremos todo lo referente a este tema.

    REFLEXION PERSONAL

    Después de investigar y leer varios informes y escuchar diferentes opiniones, puedo decir que los actos homosexuales son inmorales.

    Debo decir que no apoyo la homosexualidad, ni los actos homosexuales, pero debemos tener en cuenta que los homosexuales son personas que tienen sentimientos al igual que nosotros; que Dios también les dio vida.

    No podemos decir que ellos no tienen la culpa de ser como son porque sabemos que sería una gran mentira, pero no podemos discriminarlos, alejarlos, insultarlos ni avergonzarlos, solo porque no son igual que nosotros. Tampoco digo que debemos apoyarlos, porque entonces estaríamos contribuyendo a algo que no es natural. Solo digo que no debemos recharazarlos ya que son humanos, pero si debemos, todos, incluso ellos mismos, rechazar las conductas homosexuales.

    Si esta conducta es aprendida, quiere decir entonces que es reversible. Los homosexuales pueden y deben recuperar su naturaleza heterosexual.

    Como dije anteriormente en el trabajo el hombre y la mujer fueron creados como complemento del otro, cada uno posee lo que al otro le hace falta. Esto quiere decir que la homosexualidad no puede ser, como dicen muchos, otra manifestación de la sexualidad, ya que es imposible que un hombre procree solo.

    Por último opino que si tenemos algún amigo homosexual o con tendencias homosexuales debemos ayudarlo a toda costa, claro si este lo desea.