Homosexualidad

Tendencia sexual. Ideosincrasia. Homosexuales. Lesbianismo. Lesbianas. Postura de la Iglesia Católica

  • Enviado por: Erika
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 7 páginas
publicidad

INTRODUCCION

La homosexualidad ha sido perseguida, tolerada o incluso reconocida, como sucedía en la Grecia Clásica. En la actualidad, muchas sociedades todavía muestran cierto rechazo hacia las prácticas gays, aunque más de la mitad de las culturas del mundo las admite. ¿Y en el marco legal? ¿El religioso? Los gays han logrado grandes avances en pos de su aceptación, pero restan muchas batallas por ganar.

Para unos es una moda, para otros, una forma de reivindicar la homosexualidad. En todo caso, popularizar los rasgos que la definen el glamour, las divas, los peligros de reafirmar temas sobre este colectivo y de su explotación, sólo con fines comerciales.

El concepto de gay surgió a partir de los años sesenta. Adoptado por el colectivo homosexual, expresaba una conducta reivindicativa y una disposición a expresarse más abiertamente en la sociedad. La homosexualidad tal como la conocemos existe desde tiempos inmemoriales, según demuestran testimonios encontrados a lo largo de la historia y en todas las civilizaciones.

LA HOMOSEXUALIDAD

¿QUÉ ES LA HOMOSEXUALIDAD?

Puede ser la conducta en la que se mantienen relaciones sexuales exclusivamente con un miembro del mismo sexo. Un homosexual no es más que una persona que entiende la sexualidad de modo distinto a los demás y pone en práctica sus convicciones.

La homosexualidad ha existido siempre y en muchas sociedades ciertas formas de homosexualidad son aceptadas e incluso se espera que la orientación sexual discurra por este camino.

Hay ocasiones en las que algunas personas establecen relaciones homosexuales solo, por que los objetos heterosexuales no son accesibles; otras porque están solas, aburridas o se sienten rebeldes. La conducta homosexual también aparece, a veces, en muchos adolescentes y preadolescentes, como una expresión de sus intensos impulsos sexuales en una sociedad que prohíbe las exploraciones heterosexuales que ellos hubiesen preferido en caso de poder escoger.

¿EN QUÉ TE HACE PENSAR LA PALABRA HOMOSEXUALIDAD?

La mayoría seguramente piensan en "maricas y sexo", y claro, la homosexualidad también es sexo pero no solo eso y tampoco concierne solo a los hombres ya que también hay mujeres homosexuales, ellas son las lesbianas.

Al margen de cual sea el sexo por el cual uno sienta inclinación existe en la mayoría de nosotros una capacidad tanto sexual como de amor, sencillamente una capacidad de amar. Al decir amar no nos referimos solamente a la inclinación sexual y al deseo, sino también las ansias de cercanía, ternura y comunidad. En realidad ni la homosexualidad ni la heterosexualidad son más complejas.

PADRES HOMOSEXUALES

Algunos homosexuales también son padres. A menudo con hijos de relaciones heterosexuales previas como también hay quienes los tienen después de haber empezado a vivir de forma homosexual. Puede haber sido a través de una inseminación o mediante el coito con un amigo o amiga. Existen unos pocos casos en que homosexuales solteros han podido adoptar.

Existe una serie de prejuicios en torno a cómo son los padres homosexuales y de como se desarrollan sus hijos. Pero de todas las investigaciones que se han efectuado al respecto se deduce que los hijos de homosexuales se desarrollan de la misma manera que los hijos de heterosexuales, al margen de si se estudia la identidad del sexo, la conducta de los roles sexuales ó la identidad sexual. Los hijos de padres homosexuales tienen el mismo contacto con sus amigos, que los hijos de heterosexuales y no sufren más de burla y acoses que otros niños.

Las investigaciones señalan que la identidad sexual no influye sobre la calidad del medio donde se crece, y eso al margen de si los padres son hetero u homosexuales. De lo que más bien se trata es de cuan aptos sean los padres.

BISEXUALIDAD, AFEMINAMIENTO Y TRAVESTISMO

Hasta finales del siglo XIX, la inversión sexual masculina, además de un deseo sexual orientado hacia los hombres y no hacia las mujeres, implicaba el travestismo o afeminamiento.

BISEXUALIDAD

El término bisexual se aplica a los hombres y mujeres que muestran un comportamiento homosexual y heterosexual. Las personas bisexuales lo hacen por motivos diferentes. Para muchos es una forma de experimentación que añade sabor a su vida sexual, pero no constituye una elección deliberada que les apetece en un momento dado.

Los estudios de la bisexualidad femenina indican que algunas mujeres alegan tener distintas necesidades emocionales, algunas de las cuales las satisfacen mejor con los hombres que con las mujeres.

EL TRAVESTISMO.

Es un término usado para designar a aquellas personas que sienten el placer en llevar vestidos del sexo opuesto.

El travestismo debe distinguirse del transexualismo masculino, en este caso, el hombre desea un cambio de sexo anatómico y vivir como una mujer.

Normalmente el vestirse con ropas del sexo opuesto comienza en la niñez o en la primera adolescencia.

EL AFEMINAMIENTO

Se considera afeminamiento cualquier tipo de conducta masculina que recuerde los gestos, movimientos o maneras generalmente asociados a las mujeres.

No todos los homosexuales son afeminados y no todos los afeminados son homosexuales.

LA HOMOSEXUALIDAD

Características, incidencias y frecuencia.

Kinsey demostró que la homosexualidad era un hecho frecuente, que era una condición no restringida a un grupo particular de personas y que no existía entre la homosexualidad y la heterosexualidad.

La primera experiencia homosexual parece darse antes de los 14 años en los varones.

La homosexualidad constituye una de las variaciones sexuales más frecuentes.

Una vez adquirida la conducta homosexual suele manifestarse de manera estable. La homosexualidad puede manifestar diversas pautas de reacción frente a su preferencia sexual. Se suelen presentar dos:

Homosexuales ego sintónico: individuos que han asumido plenamente su idiosincrasia erótica y no desean ningún cambio consecuente.

Homosexuales egodistonicos: individuos que suelen tener problemas con relación a su orientación sexual, deseando un cambio en la base de la misma.

LA PRÁCTICA HOMOSEXUAL

Las prácticas sexuales de los homosexuales no difieren de las de los heterosexuales, suelen materializarse, en caricias, besos, estimulación genital, coito anal y sexo oral. El uso de los falsos artificiales para simular la relación hombre mujer, es infrecuente entre las mujeres homosexuales.

Las personas homosexuales mas maduras emocionalmente tienden a mantener relaciones estables con sus parejas.

HOMOSEXUALIDAD EN HOMBRES Y MUJERES

La homosexualidad en hombres el homosexual es el punto focal de una interacción caracterizada por la sicopatología de los padres. En las familias donde hay otros hijos, el prehomosexual es generalmente el favorito de la madre, que pasa mucho tiempo con él y le exige una gran atención.

Freud, cuando habla de la identificación, dice que la génesis de la homosexualidad masculina frecuentemente es la siguiente: el joven ha permanecido durante mucho tiempo, fijado a su madre.

Una vez alcanzada la pubertad, llega el momento que debe realizar un cambio de su madre a otro objeto sexual. Los homosexuales masculinos que forman una unión comprometida se demoran más en su actividad sexual.

LA HOMOSEXUALIDAD FEMENINA

Existe un conocimiento de la homosexualidad femenina superior al que se tiene de la homosexualidad masculina.

Cabe distinguir desde los sentimientos más o menos románticos o platónicos hasta el deseo de contacto físico y finalmente contacto genital. Este proceso suele iniciarse en la adolescencia, si bien en ellas estas respuestas se hacen sexuales algo más tarde.

ORIGEN DEL LESBIANISMO

La femenina es más oscura que la masculina, porque hay menos mujeres que acuden a ayuda psiquiatra. En investigaciones sobre grupos de lesbianas, parece ser que algunas han tenido madres hostiles y dominantes y padres poco asertivos, han tenido relaciones seductoras con sus padres, en presencia de una madre narcisista. Los fuertes patrones de rivalidad con los hermanos varones parecen ejercer una decisiva influencia, y un rechazo del papel sexual femenino.

Probablemente los factores sociológicos son importantes en la homosexualidad porque sienten cerrado el paso a la relación heterosexual. Un producto del resentimiento hacia las actitudes masculinas “sexistas” ha sido la tendencia, entre las más revolucionarias, a rechazar a los hombres para ocuparse en la liberación de la mujer.

DIFERENCIAS ENTRE LA HOMOSEXUALIDAD MASCULINA Y LA FEMENINA. PROBLEMAS PSIOLOGICOS Y SOCIALES.

Los homosexuales de ambos sexos tienen algo en común:

Haber adoptado una postura sexual contraria la normalizada. Este factor común cobra tanta importancia cuanto mayor es la represión sexual en la sociedad en la que se desenvuelven los y las homosexuales.

En la elección de amistades, los homosexuales suelen preferir como amigos íntimos a otros homosexuales, pero las lesbianas se muestran mas tolerantes, el hecho de envejecer parece preocupar mas a los homosexuales varones que a las lesbianas y se detecta además la diferencia de que ellos afirman que pagar por tener relaciones sexuales, mientras que ellas no.

EVITAR LA HOMOSEXUALIDAD

Evitar la homosexualidad antes de que aparezca es la ``prevención´´. Cuando el sujeto es ya homosexual significa tratamiento; sin embargo, ni prevención ni tratamiento pueden aplicarse a la homosexualidad, ya que no es ningún trastorno psiquiátrico.

El tema de la prevención suscita una gran irritación entre los líderes homosexuales, ya que da a entender que es algo que se debe evitar. Aunque esto puede ser comprensible y compartido por algunas personas, hasta que las costumbres sexuales acepten la homosexualidad en la misma medida en la que se acepta la heterosexualidad, la prevención puede ser estimada como legítima. Parece ser que la mayoría de los patrones homosexuales son más adquiridos que innatos, y la infancia y el periodo prepuberal son las mejores épocas para evitar tal adquisición. Una vez que ha emergido de un modo claro, la predilección homosexual, la pertinencia de un adecuado tratamiento es algo que debe decidir el sujeto en función de su motivaciones. Los psiquiatras son presionados por padres que intentan tratar la tendencia homosexual recién descubierta en su hijo o su hija, pero, a menos, que el adolescente desee cambiar, poco puede hacerse en este sentido y resulta más constructivo intentar ayudar a los padres a tolerar y comprender mejor el tema.

QUE HAY DE CIERTO EN ESTAS AFIRMACIONES

* En las relaciones homosexuales uno hace el papel de hombres y el otro de mujer.
FALSO. En las relaciones homosexuales deben dominarse terrenos que conciernen tanto al propio sexo como al sexo opuesto. Esto no implica que uno desempeñe en papel del sexo opuesto.

* A los homosexuales les obsesiona el sexo más que a los heterosexuales.
FALSO. El sexo ocupa un lugar más destacado en las relaciones del hombre que en las relaciones de la mujer. Esto se hace aún más evidente en el caso de los hombres gay. Las diferencias en la sexualidad entre hombres y mujeres son entonces mayores que las diferencias de sexualidad entre homosexuales y heterosexuales.

* Los hombres homosexuales son pedófilos que abusan de los niños.
FALSO. Proporcionalmente son menos los hombres homosexuales que los heterosexuales que abusan de los niños.

* La homosexualidad se debe a una perturbación en la infancia.
FALSO. No sabemos nada del por qué algunos "se vuelven" homosexuales. Existen muchas y variadas teorías con respecto a la herencia o el medio. La mayoría de los homosexuales no han tenido mayores dificultades en la infancia.

* Los hijos de homosexuales también se vuelven homosexuales.
FALSO. Las investigaciones científicas que se han efectuado, demuestran que éstos niños no tienden a volverse homosexuales en mayor medida que los hijos de heterosexuales.

* Los homosexuales se excitan con todos los que son de su mismo sexo.
FALSO. No basta con que la persona sea del mismo sexo. Los homosexuales exigen tanto a su pareja como los heterosexuales.

* Se es homosexual debido a que no se puede entablar contacto con el sexo opuesto.
FALSO. La homosexualidad no tiene nada que ver con la capacidad de atraer al sexo opuesto, sino se trata sencillamente de que uno se interesa por personas de su propio sexo.

LA HOMOSEXUALIDAD Y LA RELIGIÓN

Uno de los argumentos más comunes contra la homosexualidad es que ésta es condenada en la Biblia. Tanto en el antiguo como en el nuevo testamento, los actos homosexuales son tratados de forma negativa. Sin embargo, no hay nada en los evangelios sobre la homosexualidad.

Dentro de la iglesia hoy en día existen fundamentalmente, dos concepciones de la homosexualidad, las cuales tienen que ver con el modo de interpretar la Biblia.

Una de estas concepciones implica la aceptación de los sentimientos y la sexualidad homosexuales. Se sostiene que la Biblia debe ser interpretada sobre las bases de la época, la cultura, y el contexto religioso en que fue escrita. También existe una serie de otros mandamientos en la Biblia que son obsoletos y por tanto no se les atribuye importancia alguna.

Esta corriente acostumbra denominarse la interpretación histórica crítica de la Biblia.

La postura negativa frente a la homosexualidad se encuentra fundamentalmente entre aquellos que representan una interpretación de la Biblia fundamentalista y al pie de la letra. Estos consideran que la palabra de la Biblia es igual de válida hoy que cuando se escribió. Los partidarios de esta interpretación no obstante aceptan la existencia de los homosexuales pero, se muestran negativos tanto al amor como a la sexualidad de éstos.

CONCLUSIÓN

El tema de la homosexualidad es uno de los más discutidos en el campo de la conducta humana. Tal discusión, que hace poco tiempo todavía era poco menos que clandestina, se ha hecho pública y abierta durante los últimos años.

Por otro lado, es un tema capaz de suscitar vivas preocupaciones, tanto a los padres, como a los muchachos y muchachas en la fase de la pubertad y maduración sexual.

El grado de indiferencia sexual que caracteriza todo el proceso de la adolescencia, hace surgir todo género de dudas en los chicos y chicas acerca de la dirección definitiva que tomará su instinto sexual.

La confusión que se crea en los padres y educadores si en un momento determinado tienen que enfrentarse con inquietudes y dudas de los chicos, creándose de esta manera un círculo vicioso de perplejidades, confusiones y silencios.