Hombre de Vitruvio; Leonardo da Vinci

Humanismo renacentista. Renacimiento italiano siglo XVI. Proporción. Pintura

  • Enviado por: Orula
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Figura Humana

Leonardo da Vinci

(1452-1519)

Leonardo da Vinci fue un hombre interesado en la pintura, en la escultura, la ingeniería, la mecánica, la física, la biología, la arquitectura, la anatomía, la geología y sobre todo en las matemáticas. Su admiración por las matemáticas era tan grande que llegó a escribir: «No existe ciertamente nada donde las ciencias matemáticas no puedan ser aplicadas».

Consideraba a las matemáticas como la clave para entender a la naturaleza.

Leonardo abordó la ciencia desde un aspecto fundamentalmente visual: intentó geometrizar los objetos, para así poder explicar, con un lenguaje matemático, todos los fenómenos naturales.

Ingeniero y pintor, como le llamaban en la corte de Ludovico el Moro, Leonardo da Vinci contribuyó en forma importante en el desarrollo de la civilización con aportaciones tanto de carácter artístico como científico

Da Vinci creía que todos los sucesos físicos se podían estudiar con modelos y así construye infinidad de ellos.

En sus obras pictóricas y escultóricas, los dibujos y las superficies poseen una precisión científica y una perspectiva inigualables.

Leonardo de Vinci, interesado también en la geometría, estudia y complementa las obras de Euclides y Arquímedes, entre otros.

A través de sus manuscritos más conocidos nos han llegado algunos dibujos de un gran interés; entre ellos el llamado hombre vitrubiano.

He aquí unas palabras del propio Leonardo:

.

“Vitrubio, el arquitecto, dice en su obra de arquitectura que las medidas del cuerpo humano están distribuidas por la naturaleza de la manera siguiente: cuatro dedos hacen un palmo; cuatro palmos hacen un pie; seis palmos hacen un codo; cuatro codos hacen la altura de un hombre; cuatro codos hacen un paso, y veinticuatro palmos hacen un hombre. Estas medidas las usó él en los edificios.

 

Si abrimos las piernas hasta disminuir la altura en un cuarto, y extendemos los brazos, levantándolos de tal modo que los dedos medios estén al nivel de la parte superior de la cabeza, debemos saber que el ombligo será el centro de un círculo del que los miembros extendidos tocan su circunferencia. Asimismo, el espacio entre las piernas formará un triángulo equilátero.

 

El espacio existente entre los brazos extendidos de un hombre es igual a su altura.”1

'Hombre de Vitruvio; Leonardo da Vinci'

  • Da VINCI, Leonardo. Cuaderno de notas. Madrid: E.M. Editores, 1995, pg.35

  • Leonardo da Vinci, junto con Luca Pacioli (matemático italiano, 1445-c1510), comenzó a estudiar las proporciones del cuerpo humano y las intentó explicar en términos matemáticos. Los trabajos culminaron en la Divina Proportione, donde Leonardo dibujó muchas de las figuras de la obra.

    Intentó establecer un “canon” de proporciones del cuerpo humano con ayuda de un compás y una escuadra.

     

    Vitrubio (arquitecto romano del siglo I a.C. autor de la famosa obra De architectura, que trata de la construcción hidráulica, de cuadrantes solares, de mecánica y de sus aplicaciones en la arquitectura civil e ingeniería militar) inspira a Leonardo a perfeccionar los cánones de la figura humana.

    En el hombre vitrubiano, dibujo que aparece en los cuadernos de apuntes de Leonardo, refleja una visión del hombre como centro del Universo al quedar inscripto en un círculo y un cuadrado.

    También relaciona al hombre con la arquitectura, gracias al módulo del cuadrado, el uso del ángulo a 90º y la simetría que son las bases de la arquitectura grecolatina.

      En cualquier persona la longitud de una estructura (brazos) varía en relación con la de cualquier otra estructura (la altura total del cuerpo) en las diferentes etapas del desarrollo. Los brazos de un bebé son más cortos en relación con la altura del cuerpo que los brazos de un hombre.

    En las primeras etapas del crecimiento esta relación es aproximadamente 1:2. Este resultado es una característica de la anatomía humana ampliamente reconocida desde que Leonardo da Vinci la representa en su famoso Hombre de Vitrubio.

    Bibliografía

     

    Friedenthal, Richard, Leonardo da Vinci.

    Ed. Salvat (Grandes biografías; 44).

    Barcelona, España, 1995

     

    Vinci, Leonardo, Cuaderno de notas.

    E.M. Editores

    Madrid, España 1995

    Hatje, Úrsula, Historia de los estilos artísticos

    Ed. ISTMO (Colección Fundamentos)

    Madris, España, 1997

    www-etsi2.ugr.es/profesores/ jmaroza/anecdotario/anecdotario-l.htm

    Vídeos relacionados