Holocausto

Historia. Ética y moral. Alemania. Judíos. Gobierno nazi. Hitler. Racismo. Crímenes multitudinarios

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


El Holocausto

El Holocausto fue la persecución y el asesinato sistemático burocráticamente organizado de aproximadamente seis millones de judíos por el gobierno nazi y sus colaboradores. “Holocausto” es una palabra de origen griega, que significa “sacrificio por fuego.” Los nazis, que tomaron el poder en Alemania en enero de 1933, creían que los alemanes eran una “raza superior” y que los judíos, considerados “inferiores”, no merecían vivir. Durante el Holocausto, los nazis también tuvieron en su mira a otros grupos por razón de su percibida “inferioridad racial”: los romas (gitanos), los discapacitados, y algunos grupos eslavos (polacos, rusos, y otros). Otros grupos fueron perseguidos por razones políticas, religiosas o de orientación sexual: comunistas, socialistas, testigos de Jehová y homosexuales.

Técnicas y métodos de desubjetivación

Los nazis se consagraron con pasión obsesiva a cosificar a los judíos. Buscaban consumar el exterminio con la máxima asepsia emocional. La tarea de cosificación reconoce dos momentos:

  • La segregación total de las víctimas a través de cientos de decretos y normas tendientes a impedirles vivir integrados con la población aria. Se les prohibía así comerciar, estudiar, etc., con la población aria. El objetivo era aislar a los judíos del resto. Segregar para deshumanizar fue la primera consigna implícita del régimen.

  • El aislamiento y la discriminación en los guetos fueron seguidos por el tétrico confinamiento en los campos de concentración. En ellos se consumó la más atroz de las degradaciones de la que se tenga memoria histórica, planificada en sus menores detalles por científicos e intelectuales, que actuaron con la más fría premeditación.

  • Deportación y traslado

    El proceso comenzaba con la deportación intempestiva y brutal de poblaciones enteras, que eran literalmente arrancada de sus lugares de origen y encerradas en trenes para su traslado al campo de exterminio. Este traslado era en sí mismo un suplicio y una agonía: Las judías eran asignadas en vagones de carga, sin alimentos ni bebidas, en deplorables condiciones de higiene.

    Confinamiento

    Con la llegada al campo se iniciaba una tecnología reglada de despersonalización que comenzaba con la sustracción de las ropas y pertenencias de las víctimas. El despojo era total, lo cual creaba una sensación de pérdida de identidad, que se consumaba con el rapado agresivo y doloroso- de hombres y mujeres. La imagen corporal se lesionaba, el hombre y la mujer perdían todos sus emblemas identificatorios. Todos habían sido convertidos en seres uniformes. La falta de relojes así como de todo contacto con el exterior, abolía la dimensión histórica del tiempo, sumiéndolos en una atemporabilidad aterradora en la que no cabía la esperanza. La falta de vida sexual, la eliminación de caracteres secundarios, la abolición del ciclo menstrual y la carencia de nacimientos, transformaban el campo en un lugar sórdido donde reinaba la muerte.

    Pérdida de las referencias simbólicas

    Se agregaba la máxima deprivación simbólica, la del nombre, que era reemplazado por un número tatuado. El nombre propio del núcleo de su identidad, y el hecho de que haya sido reemplazado por un número nos da la idea de una “cosa” a un ser humano. Además la falta total de rituales simbólicos como ceremonias de nacimiento, honras fúnebres, festividades, etc., conformaban un tiempo continuo. Las víctimas sobrevivían desnutridas y subalimentadas, en un mundo demarcado por alambres electrificados, aislados totalmente del exterior.

    Pérdida de la dignidad y la libertad individual

    Era el reino del puro capricho de amos omnipotentes, que disponían a su antojo de la vida y la muerte de cualquiera de sus víctimas. No había leyes ni normas y los victimarios ante cualquier nimiedad podían disponer torturas y ejecuciones masivas. Sin más límite que el propio deseo autoritario elevado a la categoría de la ley. No podían tolerar que alguna de sus víctimas decidiera, el nombre de una libertad desesperada, procurársela con el suicidio. Todo intento de autodeterminación debía ser severamente castigado.

    Los victimarios

    El genocidio fue resultado de la trágica confluencia de factores socio históricos y la emergencia en acto de las condiciones potenciales de la estructura inconsciente, que alberga tendencias temáticas de goce. Estas se hayan prontas a expresarse en cuanto a las condiciones colectivas que evidencian serias conmociones económicas y políticas. Frente a la grave desestabilización.

    Frente a la grave desestabilización por la que atravesaba la sociedad alemana surgió el liderazgo de Hitler quien pudo transformar la realidad a la medida de sus delirios. El complot universal y el cataclismo del mundo previo los hizo realidad y el orden del mundo seria reestablecido por el nazismo. El exterminio comenzó con el asesinato nominal de futuras victimas. Esta muerte simbólica, previa a la muerte real, perseguía dos efectos:

  • Destruir y quebrar moralmente a las víctimas a transformarlas en objetos, quitándoles la fuerza psíquica para oponerse a su eliminación. Las víctimas, desubjetivadas al extremo, se entregaban a la muerte liberadora con la ilusión del descanso eterno. Se referían a las victimas como mercaderías para reducirlas a menos despojos físicos. El régimen optó por hacer desaparecer los cuerpos mediante su incineración, pero previamente intentó con un discurso despojar al lenguaje de su potencia libidinal.

  • El asesinato nominal y la objetivación nadificante, tenía el objetivo de facilitar el exterminio de estos virus indeseables. Se pudo preservar la buena conciencia de los asesinos. Estos poseían una personalidad que instrumenta la desmentida como mecanismo defensivo. Solo así se puede llegar a entender la extrema disociación de asesinos brutales que trabajan en campos de exterminio.

  • Las víctimas sobrevivientes

    En el borde del colapso, las victimas que sobrevivieron implementaron la más seria de las negociaciones, casi la suspensión del devenir del sujeto. Transformados en autómatas, sobrevivieron a un estado de despersonalización y distanciamiento de sí, cercano al borde del enajenamiento de sí mismos.

    El retorno de los sobrevivientes de los campos de exterminio confrontó a la humanidad seres que habían atravesado el límite de lo simbólico, porque padecieron las peores mortificaciones y suplicios infligidos deliberadamente por un grupo humano mayoritario a otro.

    Ideología

    Buscaban siempre al Judío como culpable donde algo se le oponía o donde reinaban las circunstancias que Hitler no quería aceptar. Todo lo reducía a inventos del judaísmo, y seria siempre el eterno enemigo.

    El movimiento se encargaba de que por lo menos en Alemania, se viese quien era el enemigo mortal. Hitler creía actuar en el sentido del creador todopoderoso: librándose del judío luchó para la obra del señor. El objetivo no era solo devolver la libertad a los pueblos tiranizados por el judío sino también acabar con él.

    Hitler por el hecho de no ser judío, se sentía como algo superior, y que a causa de su conocimiento del judaísmo, estaba llamado a salvar la parte más valiosa.

    Los niños

    Los niños eran victimas especialmente vulnerables de los nazis. Es estimado que más de un millón de niños fueron asesinados bajo el gobierno nazi en Alemania y la Europa ocupada.

    En los ghettos, muchos murieron por falta de comida, ropa y vivienda. Los nazis consideraban que los niños del ghetto no eran productivos. En general no fueron usados para trabajos forzados, lo que aumentaba sus chances de deportación a los campos de concentración y exterminio. Los niños judíos eran de las primeras victimas cuando los alemanes y sus colaboradores querían destruir una comunidad judía, fusilándolos o deportándolos a los campos de exterminio. La mayoría de los niños eran mandados directamente a las cámaras de gas. Otros niños de los campos, especialmente mellizos, eran usados en experimentos médicos de los nazis. También hubo fusilamientos de niños por las SS y fuerzas policiales en Polonia y la Unión Soviética.

    A pesar de la aplastante persecución sufrida en manos de los nazis, muchos niños descubrieron formas de sobrevivir. Muchos contrabandeaban comida al ghetto. Algunos participaron en movimientos juveniles activos en la resistencia. Muchos escaparon a campos de partisanos. Algunas personas no judías ofrecieron lugares para esconder niños. En Francia, casi toda la población protestante del pueblo Le Chambon-sur Lignon escondió niños judíos. En el período posterior al Holocausto, los refugiados buscaron por toda Europa los niños que se habían perdido. Miles de huérfanos estaban en campos de refugiados. Muchos niños se fueron de Europa oriental como parte del éxodo masivo hacia las zonas aliadas, en camino al Yishuv (el asentamiento judío en Palestina).

    Las mujeres

    Las mujeres, tanto judías como no judías, eran a menudo sujetas por los nazis a una persecución única y brutal. Algunos campos y ciertas áreas dentro de los campos de concentración eran designados específicamente para mujeres. En mayo de 1939, los nazis abrieron el campo de Ravensbrueck, el campo de concentración más grande creado para mujeres. Más de 100.000 mujeres pasaron por Ravensbrueck hasta la liberación en 1945. Ni las mujeres ni los niños fueron salvados de las operaciones nazis de asesinato masivo. Las mujeres perecieron al lado de los hombres en los territorios soviéticos ocupados por los alemanes, las victimas de los fusilamientos masivos de los Einsatzgruppen (equipos móviles de matanza). Las mujeres, especialmente ellas con niños pequeños, eran a menudo las primeras de ser “seleccionadas” para gaseamiento en los campos de exterminio. Los nazis detenían mujeres para realizar trabajos forzados. Los médicos nazis a menudo usaban las mujeres judías y gitanas para experimentos de esterilización y otros experimentos humanos inmorales. Las mujeres eran particularmente vulnerables al acoso y la violación. Las mujeres judías embarazadas a menudo trataban de ocultar sus embarazos o eran forzadas a hacer abortos.

    Este término se aplica a cualquier parte habitada mayoritaria o exclusivamente por judíos.