Hobbes

Pensadores políticos. Leviatán. Comunidad eclesiástica y civil. Principios básicos de la naturaleza. Formas de Gobierno. Influencia

  • Enviado por: Alejandra Martínez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

THOMAS HOBBES:

LEVIATÁN

Thomas Hobbes nació en Westport ( Wiltshire), en 1588. Hobbes estudió en el Magdalen Hall de la Universidad de Oxford. En 1608 se convirtió en tutor de William Cavendish, más tarde conde de Devonshire; en los años siguientes realizó varios viajes a Francia e Italia acompañado por su alumno. En sus viajes, Hobbes se relacionó con diversos pensadores avanzados de su época, incluidos Galileo, René Descartes y Pierre Gassendi. En 1637, estando en Inglaterra, Hobbes se interesó por la disputa constitucional entre el rey Carlos I y el Parlamento (Carlos I creía en el derecho divino de los reyes y en la autoridad de la Iglesia anglicana, estas creencias le enfrentaron con el Parlamento y finalmente estalló una guerra civil). Redactó entonces un pequeño tratado en defensa de las prerrogativas reales. Esta obra circuló en secreto en 1640 bajo el título Elementos del derecho natural y político (1650). Hobbes temía que el Parlamento decretara su arresto a causa de haber escrito el libro, y marchó a París, donde permaneció en exilio voluntario durante 11 años.

En 1642 terminó De Cive (Tratado del ciudadano), una exposición de su teoría sobre el gobierno. Desde 1646 hasta 1648 ejerció como profesor de matemáticas del príncipe de Gales, más tarde rey Carlos II, que también vivía exiliado en París. La obra más conocida de Hobbes, Leviatán o la esencia, forma y poder de una comunidad eclesiástica y civil (1651), constituye una exposición de su doctrina de la soberanía. El trabajo fue interpretado por los seguidores del príncipe exiliado como una justificación del régimen de la Commonwealth instaurado en Inglaterra y despertó las sospechas de las autoridades francesas por su ataque implícito al papado. Por temor a ser detenido, Hobbes regresó a Inglaterra.

En 1660, cuando en Inglaterra se produjo la restauración monárquica y su antiguo alumno accedió al trono, Hobbes contó de nuevo con su favor. En 1666, sin embargo, la Cámara de los Comunes aprobó una relación que incluía el Leviatán entre los libros investigados a causa de sus supuestas tendencias ateas. La medida provocó que Hobbes quemara muchos de sus papeles y demorase la publicación de tres de sus obras: Behemoth: Historia de las causas de la guerra civil en Inglaterra; Diálogos entre un filósofo y un estudiante de Derecho consuetudinario inglés, y una extensa Historia eclesiástica. Murió el 4 de diciembre de 1679 en Hardwick Hall.

La filosofía de Hobbes representa una reacción contra la libertad de conciencia de la Reforma, que, según afirmaba, conducía a la anarquía. Supuestamente supuso la ruptura de la filosofía inglesa con el escolasticismo, y estableció las bases de la sociología científica moderna al tratar de aplicar a los seres humanos, como autores y materia de la sociedad, los principios de la ciencia física que gobiernan el mundo material. Hobbes elaboró su política y su ética desde una base naturalista: mantenía que las personas se temen unas a otras y por esta razón deben someterse a la supremacía absoluta del Estado tanto en cuestiones seculares como religiosas. Fue el primero que intentó conectar la teoría política con el pensamiento moderno intentando explicar los hechos sociales. Hay algo en él que puede clasificarse como ciencia política. Su base era un sistema omnicomprensivo de filosofía sobre la base de principios científicos. Comenzar con los movimientos más simples para llegar a los más complejos y así concibe un sistema de filosofía en tres partes: la geometría y mecánica, fisiológica y psicológica de los individuos humanos, sociedad o estado. Su filosofía era un plan encaminado a asimilar la psicología y la política a las ciencias físicas exactas. No concebía sus conclusiones como resultado de una observación sistemática sino como un estudio de la historia para llegar a conclusiones practicas.

El procedimiento seguido por Hobbes es el derivar unos principios básicos de la naturaleza. Para él lo que rige a la vida humana es el fin de la existencia, conservar y aumentar la vitalidad . Su sistema fue un intento de considerar la filosofía política como parte de un cuerpo mecanicista de conocimiento científico. Para Hobbes el hombre sin el Estado vive en un estado de naturaleza de guerra de todos contra todos; partiendo de la igualdad de todos los hombres (igualdad entendida como igualdad de capacidades) y de la escasez de recursos, se produce una competencia y una enemistad entre los hombres que lleva a la inseguridad, esta situación de inestabilidad que provoca la lucha continua, para evitarla el hombre quiere acrecentar su poder.

Conservo el concepto de leyes naturales de los escolásticos y les dio un lugar importante en su teoría política. Pero para él las leyes de la naturaleza son un artificio inventado por el hombre, dimanan de la razón en cuanto que el hombre descubre que es necesario convenir en unas normas para la autoconservacion. La leyes imponen una conducta. Estas leyes no expone valores, determinan razonablemente y causalmente que es aquello a lo que se puede dar valor en temas jurídicos. Estas leyes son medios para obtener los beneficios de la civilización. Entiende que la razón da una base suficiente pero es débil para superar la avaricia de la masa, de ahí que establezca la creación de un pacto. Identifica gobierno con fuerza. Justifica la fuerza con un pacto entre individuos que renuncian a tomarse la justicia por su mano y la dejan al soberano. El soberano es una persona artificial pues sus palabras se consideran como en representación de otras. Decir que el cuerpo social actúa colectivamente es decir que algún miembro actúa como su representante colegiado. Es la unión, no el consentimiento, el que constituye la asociación y la unión es sumisión de las voluntades a uno, sin soberano no hay sociedad. El poder soberano es indivisible, el Estado es único porque no tiene superior y las demás personas jurídicas existen porque él lo permite. Derecho y moral no se distinguen, solo hay una voz, un soberano que es un dios mortal. La autoridad debe concentrarse en el soberano, solo él permite la existencia de otras autoridades, sin él solo reina la anarquía. Los demás poderes son inherentes al soberano. Destaca asimismo que nunca puede justificarse la resistencia a la autoridad pero puede producirse siempre que el gobierno no pueda garantizar la seguridad de sus súbditos y por tanto cesa la obligación de obediencia. Hobbes justifica el estado absoluto.

Considera que existen tres formas de gobierno monarquía, aristocracia y democracia. Si bien la más eficaz es la monarquía contra las otras formas, pero es valida la teoría para cualquier otra forma de gobierno que pueda conservar la paz y el orden. No hay forma mixta de gobierno ni ilimitado puesto que el poder soberano es indivisible. La aspiración a una mayor justicia y equidad le parecía una confusión intelectual. Desaparece el derecho natural que limita la competencia del soberano.

Hobbes fue un escritor de su época, influenciado por los acontecimientos históricos de la Inglaterra del siglo XVII (las guerras religiosas y la guerra civil). Sus teorías mecanicistas y naturalistas provocaron desconfianzas y polémicas en círculos políticos y eclesiásticos, por ello tuvo que vivir mucho tiempo exiliado en Francia hasta que posteriormente regresara a Inglaterra.

La lectura de sus textos es densa y a veces complicada. Al igual que Maquiavelo, la obra de Hobbes tiene una pretensión teórica, pero se diferencia de éste en que su estudio parte de la naturaleza, abarcando ámbitos más amplios y no sólo políticos.

Hobbes comparte otro punto con Maquiavelo, para él la naturaleza humana no es buena dirá “el hombre es un lobo para el hombre”. El hombre ambiciona poder y ante la duda de saber cual será su enemigo está en guerra contra todos. Basándome en que Hobbes reconoce que quizás nunca ha existido el estado de naturaleza, aunque así se encuentran los Estados con respecto al exterior, creo que es una opinión errónea, el hombre es un ser social y el estado de naturaleza del hombre es ya la sociedad, no es un estado presocial del que hay que evolucionar. Hobbes es un pensador que contraria la tesis de que la sociedad efectúa la realización de la naturaleza humana porque entiende que la vida en sociedad va en contra de nuestra naturaleza, algo alejado creo de la realidad.

Otro punto que creo que da lugar a la polémica y que incluso en nuestros días es bastante discutido es la legitimidad o la eficacia del poder. Para él el poder es válido por su efectividad y no por su legitimidad. Considera que si el poder soberano es capaz de producir el orden y la paz es valido. Si bien lo que niega exactamente es la legitimidad por voluntad divina, en su concepción del poder rige el principio de efectividad.

La influencia de Hobbes también debido por las circunstancias históricas, no fue inmediata, aunque posteriormente los liberales ingleses en el siglo XIX retomaran sus teorías adecuándolas a sus intereses.