Hitos de la Segunda Guerra Mundial

Historia contemporánea. Alemania Nazi y nazismo. Invasión. Gran depresión. Crisis. Holocausto. Fascismo. ONU (Organización de las Naciones Unidas). Eje

  • Enviado por: Rit Lo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

Segunda Guerra Mundial

1. Introducción

La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto armado que se desarrolló entre 1939 y 1945. La guerra fue en gran parte una consecuencia de la primera guerra mundial y de los acontecimientos ocurridos durante el período de entre guerras.

Como en la Primera Guerra Mundial el principal país interesado en originar una guerra era Alemania que en está ocasión y como consecuencia de los planes de expansión de Hitler quería ampliar su territorio.

Este conflicto no sólo se desarrollo en los países directamente relacionados en el conflicto, sino que en sus colonias también se desarrollaron importantes batallas. Además en esta ocasión la aviación y la marina tuvieron gran importancia, ya que muchas batallas se desarrollan a través del aire o del mar y se utilizaron nuevas técnicas de combates y armas (guerra rápida, bomba atómica, etc...).

2. Periodo de entre guerras.

2.1 Los años inmediatos a la guerra.

Nada más terminada la guerra, la desunión y la falta de entendimiento entre los países vencedores se hizo notoria. Los Estados Unidos se aislaron, se separaron de la Sociedad de Naciones y establecieron un acuerdo particular con Alemania en 1921.

Por otro lado Francia y Gran Bretaña no se ponían de acuerdo en el problema de las reparaciones de guerra que Alemania debía pagar, y que finalmente, se fijaron en un total de 33.000 millones de dólares en 1921, una cantidad excesiva que Alemania no podía pagar. Y fue el hecho de no recibir el pago de esta deuda de guerra, lo que provocó que Francia ocupará la región alemana del Ruhr en 1923. Gran Bretaña condenó la decisión francesa, que también recibió la repulsa general de Europa.

Para resolver el grave problema no se buscaron soluciones comunes entre los Estados, que hubiera creado un clima de convivencia, sino que cada país intentó sus propias soluciones, olvidando a los demás.

2.2 La gran depresión económica.

El ambiente de esperanza quedó ensombrecido desde octubre de 1929, año que es el punto de partida de una gran depresión económica que sacudió al mundo y que no se había resuelto todavía cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en 1939.

La crisis se inició en Estados Unidos, como una crisis de superproducción, tanto agrícola como industrial. Los productos almacenados no encontraron salida en los mercados. Esto produjo la caída total de valores en la Bolsa de Nueva York, el famoso 24 de octubre de 1929. Los bancos cerraron en un ambiente de auténtico pánico. Al agotarse el dinero, numerosas industrias tuvieron que cerrar y los precios agrícolas se vinieron abajo. Inmediatamente aparecieron el paro y la miseria. Desde Estados Unidos la depresión económica se extendió al mundo entero. Su consecuencia inmediata fue el rápido aumento del paro: en 1929 se llegó a la cifra de 10 millones de parados; en 1932 aumentaba a 30 millones sólo en la industria de los grandes países de Occidente. La catástrofe desprestigiaba al liberalismo económico y también al régimen parlamentario de las democracias.

Para solucionar el grave problema no se buscaron soluciones comunes entre los Estados, lo que hubiera creado un clima de convivencia, sino que cada país intentó sus propias soluciones, olvidando a los demás. De esta manera se aumentaron los nacionalismos.

Por otra parte, el Estado aumentó su poder al intervenir para poner remedio a la grave situación. De esta manera, en los años treinta una oleada de autoritarismo se extendió por Europa. Dentro de este ambiente general los casos más llamativos son los de Italia y Alemania.

2.3 Los regímenes totalitarios.

Las consecuencias de la Primera Guerra Mundial, la crisis económica, y enrarecido clima de paz entre los países combatientes, fueron las causas de una reactivación del nacionalismo que esta vez tomaba tintes más radicales que nunca, llegando a provocar los hechos más negativos que éste ha ocasionado desde entonces.

Por toda Europa se implantaron sistemas democráticos pero estos fracasaron ya que les resultaba imposible hacer frente a la posguerra y la aparición de movimientos antidemocráticos. Surgieron así nuevas formulaciones totalitarias, los regímenes más importantes fueron:

2.3.1 El fascismo italiano.

Italia había vencido en la Primera Guerra Mundial, pero no se encontraba satisfecha con los resultados de la paz. Lo obtenido a través de la paz de Versalles no era suficiente ni proporcional a los sacrificios realizados. Los italianos se sentían defraudados. A este descontento se unían los problemas económicos, el malestar social y la agitación política que no era resuelta por los Gobiernos liberales.

En este ambiente surgió el fascismo, movimiento político dirigido por un antiguo socialista, Benito Mussolini.

En 1919, Mussolini crea en Milán el un grupo que luego se convertiría en la base del Plan Nacional Fascista, los fascios de combate o camisas negras. Este grupo lo integran excombatientes, sindicalistas, nacionalistas, etc... Estos llevan a cabo acciones significativamente violentas, dándose a conocer a través de la fuerza.

En las elecciones de 1921 los socialistas pierden escaños, mientras que los fascistas consiguen 30. En 1922 ante la crisis, hay huelgas, los fascios intentan evitarlas amenazando al gobierno con un golpe de estado; mientras tanto Mussolini prepara la Marcha a Roma.

En Octubre, 25 mil camisas negras llegan a la capital italiana, el rey Víctor Manuel III tiene que ceder ante las exigencias de Mussolini y le entrega la presidencia.

En 1924 se convocan elecciones, los fascistas consiguen mayoría y los socialistas abandonan el parlamento. Mussolini pone en marcha su política: prohíbe todos los partidos, desaparecen los sindicatos, Mussolini pasa a controlar la prensa, educación, y en la economía se tiende al colectivismo.

  • El nazismo alemán.

  • Terminada la primera guerra mundial, el hambre y las privaciones estaban a la orden del día en toda Europa y especialmente en Alemania donde la situación social era caótica. Al bloqueo impuesto por los aliados tras la guerra se sumaban las reparaciones territoriales y económicas exigidas por el tratado de Versalles.

    En medio del caos económico y político de la posguerra, los movimientos revolucionarios anárquicos y comunistas se propagaban como hongos por todo el país, y el resentimiento y la humillación de los excombatientes, sumado a la creciente preocupación de la clase media y alta por el fenómeno revolucionario de índole comunista, le ablandan el terreno a un nacionalista llamado Adolf Hitler, que con el argumento de que Alemania había perdido la guerra no en el campo de batalla sino en el campo de la diplomacia y especialmente por culpa de los dirigentes judíos y marxistas de la República de Weimar, supo aglutinar en sus filas no sólo a los movimientos de ultraderecha sino también a la burguesía y aristocracia.

    En 1919, Hitler se unió al Partido Obrero Alemán (DAP) y dos años más tarde ya era su jefe indiscutible.

    En 1920 Hitler estableció un programa partidario de 25 puntos , entre los que se destacaban la abolición de los tratados de Versalles y Saint-Germain, la unión de todos los alemanes en una gran Alemania, la necesidad de rearme, el racismo antisemita y el principio del espacio vital.

    En 1923 Hitler fracasó en su intento por conquistar el poder, en un golpe armado que tuvo lugar en Munich. A raíz del intento de golpe, Hitler y sus grupo de colaboradores fueron encarcelados, pero antes del año ya estarían de nuevo en libertad.

    Estando en prisión Hitler escribió su libro “Mein Kampf” que pronto se convertiría en la Biblia del nacionalsocialismo. Allí Hitler exponía claramente sus ambiciones territoriales en el Este e incluso hace referencia a la solución final para el problema judío.

    El 30 de enero de 1933, a los 43 años de edad Hitler se convertía en el canciller más joven de Alemania. A la muerte de Hindenburg Hitler alcanzó la presidencia de la Republica, función que unió ala de jefe de gobierno, proclamándose así como Führer-Canciller, estableció además el régimen de partido único y proclamó el III Reich.

    En apenas seis años Hitler transformó a Alemania en una potencia mundial y llevó a cabo los puntos imperialistas y racistas de su programa de partido.

    En seis años más causó una guerra mundial, un genocidio racial en gran escala y la destrucción total de su país cambiando para siempre el mapa político internacional.

    3. Causas de la guerra.

    3.1 El expansionismo territorial de Alemania e Italia.

    Poco después de la ascensión al Poder, Hitler se retiró de la Sociedad de Naciones. En 1934 intentó apoderarse de Austria y ocupó la zona desmilitarizada del Rhin. Un clima de nerviosismo general sacudió a Europa. En este clima se suceden varios hechos muy importantes.

    Por un lado en 1935 Mussolini llevó a cabo una aventura imperialista sobre Abisinia, que acabó con la conquista de Addis Abeba en 1936, como consecuencia la Sociedad de Naciones condenó a Italia, y ésta, aislada, buscó la amistad de Hitler.

    Por otra parte la guerra de España (1936-1939) permitió a los futuros bandos enemigos apoyar a cada una de las dos Españas enfrentadas.

    La inquietud de los países se empeoró en los años inmediatos durante los que Hitler continuó su política expansionista. En marzo de 1938 ocupó con suma facilidad Austria y en septiembre de ese mismo año Checoslovaquia, abandonada a su suerte, cedió a Hitler los Sudetes, y las regiones de Bohemia y Moravia pasaron también a ser «protectorado» del III Reich. Eslovaquia se convirtió en un Estado vasallo de Alemania. Y Hitler deja entrever que pronto atacará a Polonia.

    Por su parte, Mussolini, siguiendo el ejemplo alemán se adueña de Albania en 1938.

    Estos hechos ocasionan que las tensiones entre los países se agravaran, provocando que los países se alinearan en alianzas, de modo similar al de 1914.

    3.2 Las alianzas prebélicas.

    Ante la amenaza de guerra que se respiraba, las alianzas entre los países se estrecharon. De nuevo aparecieron los bloques rivales:

    • En mayo de 1939, Alemania e Italia convenían el Pacto de Acero, una alianza ofensiva y defensiva. En 1940 Japón se les unía en el llamado Pacto Tripartito. De esta manera quedaba formado el Eje Berlín-Roma-Tokio.

    • Por su parte, el Reino Unido y Francia se unieron a Turquía. Intentaron también atraerse a Rusia, pero ésta prefirió en los primeros momentos la unión con Alemania. El desarrollo de la guerra la haría cambiar de opinión.

    3.3 La inavasión de Dantzing.

    Según lo estipulado en el tratado de Versalles Alemania había tenido que ceder a Polonia el corredor de Dantzing, zona que era alemana por cultura, tradición e idioma.

    Hitler revindicó el corredor de Dantzing y ocupó el puerto lituano de Memel. Polonia se alarmó temiendo que su territorio sufriera el mismo destino de anexión a Alemania que habían sufrido los Sudetes de Checoslovaquia. En abril de 1939, el Reino Unido advirtió a Hitler que la intervención Alemana en Dantzig sería considerada como caso de guerra.

    Mientras tanto, Hitler, en una hábil maniobra diplomática, firmó con Stalin un tratado de no agresión, el pacto germano-soviético, por el que se aseguraba la neutralidad de la URSS en caso de conflicto.

    Una semana después empezaba la Segunda Guerra Mundial cuando, ante la invasión de Dantzig por los alemanes, Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania (3 de septiembre de 1939).

    4. El desarrollo de la guerra.

    4.1 La guerra en Europa occidental.

    4.1.1 La guerra relámpago contra Polonia

    El 1 de septiembre de 1939, las tropas alemanas perfectamente adiestradas y equipadas invaden Polonia de forma incontenible.

    En un primer momento las tropas de infantería oponen cierta resistencia, pero más tarde es aplastada de forma contundente por los alemanes.

    El día 14 de septiembre, Varsovia es cercada. Hitler la hace bombardear durante cuatro días.

    Por otra parte, el 17 de septiembre, la Unión Soviética ocupa la porción oriental de Polonia, que le ha sido reservada a título de zona de influencia por el Pacto germano-soviético. Stalin alegó que ocupaba dicha zona para "defender a los bielorrusos" y que no constituía acto de guerra porque el Estado polaco había "virtualmente dejado de existir".

    La rendición de Polonia se producirá el 27 de septiembre de 1939. El 28 de septiembre, una ligera modificación fronteriza completa los acuerdos secretos para el reparto de Polonia entre Hitler y Stalin: Alemania cede Lituania a la URSS y ésta acepta que la frontera germano-soviética retroceda ligeramente hacia el este.

    4.1.2 La ocupación de Dinamarca y Noruega.

    Noruega y Dinamarca eran países neutrales, pero ni el eje ni los países aliados parecían dispuestos a respetar esa neutralidad.

    El 9 de abril de 1940 los alemanes ocuparon Dinamarca sin encontrar resistencia, por ello y para evitar confrontaciones con la población permitieron que el rey de Dinamarca permaneciera en su trono.

    Noruega tenia que ser invadida por mar, por eso se formaron 5 grupos de buques que debían transportar a las fuerzas invasoras a distintos puntos del país. Los desembarcos se efectuaron el 9 de abril a pesar de las perdidas sufridas debido a la acción de la marina inglesa. Los noruegos presentaron resistencia contra la invasión pero su inferioridad numérica y material les impidió resistir de manera efectiva.

    El 15 de abril los aliados decidieron enviar fuerzas para intervenir a favor de Noruega, pero ya la zona sur del país había caído en manos alemanas. Entre el 19 y el 30 de abril hubo combates contra los alemanes en la zona central del país, pero finalmente los aliados se vieron obligados a evacuar sus fuerzas. En la zona norte también desembarcaron fuerzas aliadas, que ante los ataques alemanes y a la situación en el resto de Europa se vieron obligadas a reembarcarse el 8 de junio.

    De esta manera toda Noruega quedo en manos alemanas. Gracias a esto los alemanes se aseguraron el aprovisionamiento de hierro, el acceso al mar del norte para su flota, así como numerosas bases aéreas y navales que les permitirían lanzar ataques contra las fuerzas británicas.

    4.1.3 La invasión de Bélgica y Holanda.

    Entre el 10 y el 15 de mayo Holanda fue invadida por paracaidistas y aerotransportados alemanes. Los alemanes tomaron los principales puentes y nudos de comunicación con paracaidistas, mientras que las tropas terrestres avanzaron desde la frontera. Para destruir rápidamente la resistencia holandesa, la Lutwaffe (aviación alemana) bombardeó la ciudad de Rotterdam de manera indiscriminada, esto aterrorizó a la población y al gobierno que inmediatamente solicitó el armisticio a los alemanes. Los generales alemanes decidieron continuar avanzando sin tener en cuenta las advertencias de ataque por parte de los aliados, que se retiraron a la zona del río escala con la rendición de Holanda.

    Con el cercamiento de las tropas aliadas en Bélgica los alemanes iniciaron un fulminante avance (guerra relámpago), fundamentado en que los ataques estaban formados por columnas de tanques, lo que los hacia devastadores en combate. Para solucionar la lentitud de la artillería en combate utilizó a su fuerza aérea en total coordinación con las fuerzas terrestres.

    4.1.4 La batalla de Francia.

    El plan de Hitler para derrotar a Francia era invadir primero los Países Bajos, que en ese momento eran neutrales, ya que en su frontera con Alemania, Francia contaba con la famosa línea Maginot (línea fortificada que era capaz de rechazar los ataques alemanes o causarles numerosas bajas). El plan consistía básicamente en atraer a los ejércitos aliados hacia los Países Bajos para defenderlos, mientras las fuerzas alemanas blindadas atacarían en la zona de las Ardenas entre Namur y Sedan, llegando al Canal de la Mancha y cercando de esta manera a los aliados.

    Después de que las fuerzas alemanas alcanzaran el Canal de La Mancha las fuerzas aliadas quedaron divididas en 2 sectores. Los fuerzas que se hallaban en Bélgica fueron retirándose hacia la zona de la ciudad portuaria de Dunquerke. Los ingleses decidieron evacuar la mayor cantidad de fuerzas posibles para salvarlas de una segura destrucción.

    Con la evacuación de las tropas en Dunquerke Francia quedo sola contra las fuerzas alemanas que eran superiores numéricamente, los franceses para contrarrestar el ataque alemán cambiaron su técnica defensiva, apelando a los Erizos, que eran núcleos fortificados con artillería antitanque que podían seguir resistiendo varios días aunque permanecieran aislados.

    Los alemanes continuaron con su avance en la zona norte y por unos días las tácticas francesas lograron dificultar la penetración alemana. Pero poco duro la defensa francesa se derrumbo rápidamente, lo que fue aprovechado por los alemanes para cruzaron el río Somme y tomar Reims (11 de junio). El 9 de junio en el extremo norte los alemanes lograron atravesar el río Sena que era una importantísima defensa natural. Y el 14 de junio finalmente la ciudad de Paris cayo en manos alemanas sin que los franceses presentaran resistencia alguna.

    Mientras esto sucedía al este de Paris, los alemanes continuaron su avance en dirección a la frontera Suiza, tomando la ciudad fronteriza de Pontarlier el día 17 de junio, dejando totalmente cercadas de esta manera a las tropas francesas que defendían la línea Maginot en la frontera con Alemania.

    A su vez al Noroeste de París las fuerzas de Rommel continuaron avanzando y entre el 10 y el 18 de junio los alemanes tomaron prácticamente todo el territorio abarcado entre los ríos Sena y Loira. El 20 de junio, cuando la guerra ya estaba totalmente definida a favor de Alemania, los italianos atacaron a través de su frontera a las fuerzas francesas con escaso éxito. Finalmente el día 21 de junio se firmó la rendición de Francia en el mismo vagón de tren en el cual Alemania se había rendido en 1918. El país quedo dividido en 2 zonas, una ocupada por Alemania y otra zona en el sur llamada Francia de Vichy, con un gobierno pro-alemán.

    Los alemanes evitaron invadir todo el país para que el imperio colonial de Francia no cayera en manos de los ingleses que estaban decididos a continuar la lucha.

    4.1.5 La batalla de Inglaterra.

    La única defensa inglesa frente a un ataque Alemán era la aviación, ya que se había quedado sola tras la caída de Francia. Gran Bretaña se quedó sola ante las fuerzas de. Con sus tropas de tierra detenidas en el canal de la Mancha, Hitler inició un primer intento de conquistar Gran Bretaña mediante bombardeos aéreos: si esto no resultaba, tenía proyectado invadir la isla por mar, mediante la denominada operación León Marino.

    El ataque aéreo sobre Gran Bretaña se inició el 10 de julio de 1940 y estuvo dirigido contra los barcos y los puertos del sur de Inglaterra. Esta fase llegó a su punto culminante el 15 de agosto, cuando 76 bombarderos fueron derribados, perdiéndose 34 cazas de la RAF (Royal Air Force). La segunda fase de la ofensiva del mariscal Hermann W. Goering, dirigida contra las defensas aéreas británicas, se desarrolló entre el 24 de agosto y el 6 de septiembre y estuvo a punto de suponer la definitiva derrota británica, pero el 7 de septiembre Hitler y Goering cambiaron repentinamente el objetivo de los ataques de la Luftwaffe, dirigiéndose contra Londres en respuesta a un bombardeo británico sobre Berlín. El ataque aéreo (conocido como el Blitz) que se produjo a continuación causó la muerte de 45.000 civiles británicos pero dio tiempo a los ingleses para reparar sus aeródromos y concentrar sus esfuerzos en una defensa segura. Cuando los días 14 y 15 de septiembre la RAF logró destruir un elevado número de barcazas de invasión que los alemanes habían dispuesto durante su travesía por el canal de la Mancha, Hitler suspendió la operación León Marino. El último ataque alemán diurno tuvo lugar el 30 de septiembre: la Luftwaffe siguió varios meses bombardeando ciudades británicas durante la noche, pero había perdido definitivamente la lucha por el control del espacio aéreo de las islas Británicas.

    4.2 La guerra en el norte de Africa.

    En el norte de África la guerra comenzó cuando Italia intervino en el conflicto a la caída de Francia en 1940. Los ingleses desalojaron a los italianos de Eritrea, Somalia, Abisinia, y Cirenaica (Libia). El fracasó italiano en África obligó a Hitler a intervenir.

    En África del Norte, el Ejército italiano contaba con diez divisiones mayoritariamente de infantería. Las tropas británicas, inferiores en número, se reforzaron con unos pocos carros y algunas tropas australianas, neozelandesas e indias.

    El 13 de septiembre de 1940 los italianos de Cirenaica partieron, pero al cabo de un centenar de kilómetros se detuvieron en Sidi Barrani. Los ingleses, en la noche del 8 de diciembre, atacaron su línea por sorpresa, la cruzaron y dos días después llegaron al mar. Su movilidad compensaba la inferioridad numérica; las patrullas británicas recorrían el desierto, orientándose con la brújula, sacando a sus vehículos el máximo rendimiento y atacando por sorpresa.

    En septiembre, los italianos habían perdido 3.500 hombres y los ingleses, sólo 150. Los ingleses recibieron refuerzos y atacaron a las seis divisiones italianas situadas en Sidi Barrani, el 22 de enero de 1941 los ingleses entraron en el importante puerto de Tobruk y el 8 de febrero tomaron Mersa el Brega y El Agheila. En conjunto, los italianos habían perdido 130.000 prisioneros, 380 tanques y 845 cañones. Las operaciones fueron más lentas en el Africa Oriental, donde los italianos habían concluido en 1936 la conquista de Etiopía. Las tropas italo-indígenas atacaron en julio de 1940 a los tres batallones ingleses que permanecían en el Sudán y, en agosto, invadieron la Somalia británica. Los ingleses reforzaron sus tropas de Kenia y lanzaron una ofensiva que tuvo éxito y, aunque los italianos ofrecieron resistencia hasta febrero de 1941, se replegaron, y el 19 de mayo se rindieron en condiciones honorables.

    El fracaso italiano en el norte de Africa, obligó a intervenir a los alemanes, que enviaron a Trípoli un pequeño cuerpo de ejército, el Africa Korps mandado por Rommel, quien entró en combate, con 50 tanques alemanes y dos divisiones italianas, sorprendiendo a los ingleses que se retiraron en desorden y abandonaron Cirenaica en abril de 1941.

    4.3 La guerra en los Balcanes y la campaña de Rusia.

    En 1939, las presiones de Mussolini convirtieron Albania en un protectorado y obligaron al rey Zogú a exiliarse en Londres. En octubre de 1940, desde bases albanesas, una fuerza italiana atacó Grecia, cuyo ejército se reducía a 100.000 hombres que, ayudados por la aviación británica, hicieron frente a los invasores. Al cabo de un mes, la invasión italiana había fracasado y los griegos penetraban en Albania en tres direcciones. Los italianos contraatacaron el 9 de marzo, y sufrieron otra derrota, mientras los ingleses establecían tropas en Chipre y desembarcaban en los puertos de El Pireo y Volos.

    En los Balcanes, los nazis habían explotado su rompecabezas étnico, religioso, cultural y lingüístico, apoyando a los partidos y grupos afines, de manera que algunos Gobiernos profascistas se adhirieron al Pacto Tripartito. Hungría lo hizo el 20 de noviembre de 1940; Rumania, el 23, Eslovaquia el 24, Bulgaria permitió secretamente el paso de tropas alemanas hacia Grecia y se adhirió el 1 de marzo. El 25 firmó el príncipe Pablo, regente de Yugoslavia, pero un motín antinazi lo depuso y proclamó mayor de edad al rey Pedro. Hitler ordenó entonces la Operación Castigo: bombardeó Belgrado e hizo invadir Yugoslavia por tropas italianas, húngaras y búlgaras. El ejército yugoslavo se rindió en Bosnia el 17 de abril de 1941 y Pedro II formó un Gobierno en Londres.

    En 1941 el ejercitó alemán invadió definitivamente Grecia, cuando consiguió que las tropas británicas se replegaran hacia el mar.

    Europa iba siendo dominada por Alemania. La intervención de Hitler en los Balcanes había disgustado a Rusia, que aspiraba a quedarse con una parte de Rumania. Todo ello estropeó las relaciones de amistad entre ambos países.

    En realidad, Hitler deseaba la invasión de Rusia y, sin previa declaración de guerra, inicia en el verano la Operación Barbarroja, que se divide en dos fases.

    La primera fase comienza el 22 de junio de 1941, con un avance incontenible de las tropas alemanas, en la que destacan las batallas decisivas de Viasma, Smolensko y de Kiev: las primeras abren la ruta de Moscú, y la segunda, ofrece a Alemania una gran ventaja. El 26 de septiembre, los generales alemanes han acabado la conquista de toda Ucrania y, en octubre, las tropas alemanas están a 100 km de Moscú. Pero a consecuencia de las grandes lluvias el frente ruso se convierte en un pantano y, a continuación, en un frente de nieve que imposibilita del todo una guerra de movimiento. Lo que provoca que los ejércitos alemanes se detengan, agotados, a 22 km de Moscú. Y en diciembre la inmovilización del frente provoca un fracaso del ataque alemán. Aun así esto no supone la derrota, el 18 de diciembre, Hitler, indignado con el alto mando al que considera culpable del fracaso, retira toda capacidad de iniciativa a sus generales y toma personalmente el mando de las operaciones, desde su puesto de mando, en Prusia Oriental. Esta decisión llevará de desastre en desastre a la campaña alemana.

    La segunda fase tiene lugar entre mayo de 1942 y febrero de 1943. Los rusos se ven beneficiados por la no adaptación al frío del ejercito alemán. Por ello Stalin hace traer de Siberia tropas especializadas en el combate en condiciones de frío polar, tranquilizado por un pacto de no-agresión con Japón. En abril, Hitler anuncia su plan de atacar, entre Voronez y Stalingrado, para avanzar hacia el Cáucaso y hacerse con los valiosos pozos petrolíferos. El 8 de mayo, los alemanes comienza el combate en Sebastopol y en Jarkov y el 28 de junio de 1942 se lanza la ofensiva general, desde Voronez al mar Negro, y en septiembre, los alemanes alcanzan Stalingrado. En vista de los hechos Stalin reclama un segundo frente en Europa, el Ejército Rojo, que debe defenderse solo y resistir, pero este hace algo más que resistir, consigue la victoria y trata de recuperar todo lo perdido entre junio de 1941 y febrero de 1943. La marcha victoriosa del Ejército Rojo es entorpecida, al principio, por los contraataques alemanes entre marzo y julio de 1943, que logran salvar todo el frente Sur. Posteriormente, el contraataque soviético se convertirá en un avance imparable a través de Polonia, Europa oriental y Alemania, hasta la reunión con las tropas anglo-estadounidenses, en el Elba el 25 de abril de 1945.

    4.4 La guerra se hace Mundial.

    La guerra que Japón mantenía con China desde 1937 enfrió sus relaciones con Estados Unidos y con Inglaterra. Fue ésta una de las causas que lo llevaron, en 1940, a firmar con Alemania e Italia el llamado Pacto Tripartito. La entrada de Japón en la guerra se produjo por sorpresa. El 7 de diciembre de 1941, sin previa declaración de guerra, Japón llevó a cabo un ataque fulminante a la flota norteamericana anclada en Pearl Harbor (islas Hawaii).

    El ataque a Pearl Harbor comienza el 7 de diciembre de 1941. Cuando una flota japonesa compuesta por seis portaaviones, dos acorazados, tres cruceros, 16 destructores y varios submarinos llegó a las islas Hawai y lanzó 370 aviones contra Pearl Harbor y las bases próximas. Las pérdidas americanas fueron enormes, las unidades aéreas del ejército y de la marina quedaron arrasadas y la flota del Pacífico prácticamente destruida. Sólo se salvaron tres portaaviones, que en el momento del ataque estaban navegando. En tres semanas los japoneses ocuparon Siam, las islas Gilbert y Ellice, Guam, Wake y Hong Kong, e iniciaron la conquista de Malasia, Borneo y Filipinas; seguidamente fue el turno de Birmania, Nueva Guinea y las islas Salomón. La flota británica en el Pacífico también quedó destruida.

    Sin embargo, el ataque japonés fue un grave error estratégico para el Eje, en primer lugar porque abría un nuevo frente de combate y fundamentalmente porque provocaron la entrada en la guerra de un gigante como los Estados Unidos. La entrada de este país en la guerra la convierte en mundial.

    4.5 La guerra el Pacífico y las primeras victorias aliadas.

    En el norte de África, los británicos, que en 1940-1941 habían eliminado fuerzas italianas mucho mayores, entablaron batalla con el África Korps alemán dirigido por el mariscal Erwin Rommel. En julio de 1942, la ofensiva alemana contra Egipto fue detenida en la batalla de El-Alamein. En ese momento terminaron las esperanzas de Alemania de conseguir una victoria rápida en África. Las tropas de Rommel se encontraban exhaustas y sometidas además al acoso de los británicos. A mediados de octubre de 1942 llegaron refuerzos aliados al norte de África. La superioridad numérica sobre las tropas alemanas fue en aquel momento tan fuerte que en noviembre Rommel carecía de fuerza para resistir y ordenó la retirada. Las tropas alemanas se replegaron gradualmente hacia Túnez, hasta que se rindieron en mayo de 1943.

    A pesar de la ventaja inicial obtenida por medio del ataque sorpresa (ataque a Pearl Harbor), Japón perdió las batallas navales decisivas del mar del Coral y de Midway en mayo y junio de 1942:

    • La Batalla del Mar del Coral se desarrolló en los días 7 y 8 de mayo de 1942 y a partir de esta derrota los japoneses comenzaron a perder los territorios que habían ocupado.

    • La batalla de Midway supuso la derrota naval más dura del Japón y marcó un punto crítico en la guerra del Pacífico. A fines de mayo zarpó de Japón y de Las Marianas, rumbo a Midway una gran flota de 200 unidades en la que figuraban acorazados, cruceros destructores, submarinos, aviones y ocho portaaviones. El plan japonés fue descubierto y lo que permitió a los aliados tomar las medidas necesarias. El 2 de junio las fuerzas japonesas de Hosogaya bombardearon Dutch Harbor, en las Aleutianas. Aviones bombarderos y torpederos despegaron de Midway para atacar a los portaaviones y bombarderos japoneses. Pero los anticuados cazas norteamericanos no podían competir con los veloces Zeros de escolta. Los bombarderos japoneses rompieron el cerco y demolieron la isla pero, increíblemente, no causaron daños en las instalaciones principales. Después de una dura batalla los Estadounidenses acabaron con los cuatro mejores portaaviones, los mejores pilotos de avión, 275 aviones y casi 5.000 hombres de la armada japonesa. Esto obligó al general Yamamoto a retirarse. Los Estados Unidos perdieron el portaaviones Yorktown, el destructor Hamman, 150 aviones y 307 hombres, pero Midway continuó en manos norteamericanas.

    4.6 La derrota del Eje.

    En julio de1943, fuerzas aliadas desembarcaron en Sicilia desde el norte de África. La invasión representaba una amenaza directa para Italia. Cuando Mussolini reveló al Gran Consejo Fascista que los alemanes estaban proyectando la evacuación de la mitad sur de Italia, la mayoría del consejo votó una resolución en contra de Mussolini, que dimitió y fue arrestado el 25 de julio. El rey Víctor Manuel III ordenó entonces la formación de un nuevo gobierno, a cuyo frente se puso Pietro Badoglio. El gobierno italiano, en cumplimiento de una pacto firmado con los Estados Unidos, declaró la guerra a Alemania en octubre de 1943. Los alemanes reforzaron sus defensas en el norte u centro de Italia y continuaron luchando duramente contra las tropas aliadas durante el resto de la guerra.

    En el frente oriental, desde agosto de 1942 a febrero de 1943, los alemanes llevaron a cabo un asedio de Stalingrado (posteriormente Volgogrado) que chocó con una dura oposición y que finalmente no tuvo éxito. Las fuerzas alemanas en la Unión Soviética perdieron ímpetu. Mientras las bajas humanas y de equipo obligaban a los alemanes a abandonar su proyectada ofensiva, el ejército rojo mejoraba continuamente la calidad de su mando y aumentaba su fuerza recurriendo a sus enormes reservas de hombres. En el verano de 1943 tenía una superioridad numérica de cuatro a uno sobre los alemanes, que comenzaron a retroceder. A partir de 1944, las fuerzas alemanas habían iniciado una retirada parcial del este con el fin de prepararse para contener la invasión aliada que se esperaba en el oeste de Europa. No se sabía, sin embargo, dónde tendría lugar.

    La misión había sido confiada al general Dwight Eisenhower, y recibió el nombre de "operación Overlord". EL 6 de junio de 1944 (que se conocería como día D), 156.000 hombres desembarcaron en las playas de Normandía, procedentes del sur de Gran Bretaña. Las fuerzas invasoras estaban compuestas por soldados británicos, canadienses y estadounidenses, y pequeños grupos de otras nacionalidades. Los aliados hicieron rápidos progresos en el norte de Francia gracias a su fuerza aérea, capaz de interferir decisivamente el movimiento de las reservas alemanas.

    Aparte del progreso de los aliados, el fracaso y las consecuencias de una conspiración contra Hitler desmoralizaron a los mandos alemanes. El curso desastroso que había tomado la guerra y la alarma ante los crímenes del régimen nazi, llevaron a cierto número de civiles y de oficiales a formar una oposición secreta que decidió finalmente matar al Fuhrer. El complot fracasó y la reacción nazi fue salvaje. Más de 200 conspiradores implicados y otras cinco mil personas remotamente relacionadas con el complot fueron condenados a muerte. Hitler y sus fanáticos partidarios, cada vez más alejados de su pueblo, tenían todavía la esperanza de inclinar la balanza a su favor mediante el empleo de nuevas armas que los científicos alemanes estaban perfeccionando. Pero la realidad era que la superioridad aliada hacía ya completamente infructuosos los esfuerzos de Alemania. Los aliados consolidaron rápidamente su dominio de Francia y comenzaron un avance hacia el este que finalizaría con la ocupación de Alemania entre marzo y abril de 1945. Hitler ordenó la movilización de todos los hombres de edades comprendidas entre los 16 y 60 años en un intento desesperado a defender el Tercer Reich. Mientras tanto, el ejército soviético avanzó hacia el oeste y ocupó la mitad oriental de Alemania. Antes de que sus tropas estuviesen listas para el asalto final, los aliados intensificaron sus bombardeos aéreos. Esta ofensiva culminó el 13 de febrero de 1945 con una serie de cinco ataques sobre Desde, que quedó completamente destruida.

    En el momento más crítico del colapso alemán, con Berlín rodeado de tropas soviéticas, Hitler, aislado y presa de la desesperación se suicido el 30 de abril de 1945. La rendición definitiva de las fuerzas alemanas se firmó el 8 de mayo, acaban así oficialmente la guerra en Europa.

    En el Pacífico, el general estadounidense Douglas MacArhur aniquiló prácticamente a la armada japonesa en la batalla naval del golfo de Leyte y abrió el camino a los Estados Unidos para la ocupación de Filipinas, objetivo primordial de la campaña. En marzo de 1944, Manila se rindió, y en marzo y junio del año siguiente los Estados Unidos capturaron las islas de Iwo Jima y Okinawa después de una encarnizada lucha con los japoneses. Quedaba entonces libre el camino para un bombardero masivo del Japón e incluso una posible invasión. Aunque algo más contundente se estaba preparando. Los Estados Unidos, a partir de experimentos alemanes, habían elaborado una bomba atómica. Harry S. Truman, quien asumió la presidencia estadounidense tras la muerte de Franklin D. Roosevelt, había estimado que la bomba atómica podía utilizarse para derrotar a Japón de tal forma que costaría menos bajas a los Estados Unidos que una invasión tradicional. El 6 de agosto fue lanzada la primera bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima. Ochenta mil personas murieron abrasadas o a consecuencia de la radiación, y otras setenta mil quedaron gravemente afectadas. Dos días después, la Unión Soviética declaró la guerra a Japón, y el 9 de agosto, los estadounidenses lanzaron la segunda bomba nuclear sobre Nagasaki. Los japoneses, ante esta demostración de fuerza, se rindieron el 14 de agosto de 1945.

    Con la rendición de las tropas japonesas se da fin a la Segunda Guerra Mundial.

    5. Consecuencias.

    5.1 Perdidas humanas.

    Se calcula que el total de muertos durante la guerra se sitúa en torno a los 55 millones de personas, siendo la URSS, China, Polonia y Alemania los países donde la cifra es mayor. A ello tendríamos que añadir los heridos graves e inútiles de guerra que alcanzan los 35 millones de personas.

    Las bajas afectaron de distinta manera a los países que habían participado en la contienda, así Polonia perdió aproximadamente el 20% de su población, la URSS y Yugoslavia más del 10%. En cambio, EEUU fue el país que menos muertos en la guerra tuvo (300.000). Además debemos de tener en cuenta las cifras relativas al número de judíos muertos, que se encuentran en torno a los 6.000.000 como consecuencias del régimen nazi.

    La mayoría de los muertos de la guerra eran civiles. Durante este conflicto se practicó por ambos bandos el bombardeo sistemático de las ciudades del enemigo, hasta llegar los norteamericanos a los extremos de lanzardos bombas atómicas sobre la población civil de Hiroshima y Nagasaki.

    Por otra parte la "Solución final" planteada por Hitler como método de resolución del problema judío, trajo la eliminación física de varios millones de judíos de distintas nacionalidades.

    5.2 El relevo de Europa.

    Europa quedaba arruinada al acabar la guerra, ya que había sufrido los efectos destructores de los bombardeos masivos y de las grandes batallas. Las ciudades, las vías de comunicación y los centros de producción quedaban inservibles. Los campos estaban arruinados y la guerra había costado cuantiosas pérdidas en vidas humanas.

    Sobre esa Europa desolada, Estados Unidos aparecía como primera potencia indiscutible, al lado de la URSS. Se producía así el relevo de Europa como rectora de los asuntos mundiales, papel que hasta entonces había desempeñado, y que desde 1945 ha correspondido, cada vez más, a Estados Unidos y la URSS.

    5.3 Cambios territoriales.

    La URSS aumentó sus posesiones al incorporar los estados de Estonia, Letonia, Lituania y el norte de la Prusia Oriental. Polonia, en compensación a las pérdidas citadas, recibía los territorios alemanes existentes al este de la línea Oder-Neisse. Bulgaria retuvo la parte sur de la Dobrudja e Italia tuvo que ceder la Venecia-Julia a Yugoslavia y las islas del Dodecaneso y Rodas a Grecia. Por otra parte, Alemania y Austria fueron ocupadas por los aliados, siendo sus territorios repartidos en cuatro zonas para reunificarlas posteriormente (norteamericana, francesa, soviética y británica).

    5.4 Creación de la ONU.

    En la conferencia de Yalta del año 1945, los «tres grandes» Roosevelt (Estados Unidos), Churchill (Reino Unido) y Stalin (URSS), trazaron las bases de la futura paz. En ese mismo año, vencida ya Alemania, volvieron a reunirse los representantes de Estados Unidos, Reino Unido y la URSS en otra nueva conferencia celebrada en Potsdam.

    En Potsdam se acordó que Alemania quedaría dividida en cuatro zonas de ocupación (soviética, americana, británica y francesa), y que la ciudad de Berlín se fragmentaría en cuatro sectores, cada uno de ellos ocupado por una de las cuatro grandes potencias: Estados Unidos, Reino Unido, Francia y URSS.

    Los tratados de paz con los demás países que habían intervenido en la guerra al lado de Alemania fueron firmados en París en 1947.

    Existía el deseo de que la paz se mantuviera por mucho tiempo. Sin embargo, desde el primer momento se vio la profunda división que existía entre los vencedores. Ese sentimiento de paz dio lugar a la Conferencia de San Francisco (1945), en donde se firmó la Carta fundacional de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

    El nuevo organismo internacional sustituyó a la Sociedad de Naciones. Reunía en una Asamblea General a todos los países del mundo que estuvieran de acuerdo en colaborar por mantener la paz. Pero a través del Consejo de Seguridad, los cinco grandes (Estados Unidos, URSS, Francia, Gran Bretaña y China) obtenían, como miembros permanentes, el derecho al veto y el control de la gran organización.

    5.5 La imagen bipolar del mundo.

    Las esperanzas de paz quedaron pronto oscurecidas con la aparición de dos bloques antagónicos de potencias:

    • El bloque occidental se formó en torno a los Estados Unidos, y en él se alinearon entre otros Francia, Alemania occidental y Reino Unido.

    • Otro bloque socialista o del «Este» se constituyó en torno a la URSS, y en él se alinearon los países del este de Europa. Esa división creaba la posibilidad de una nueva guerra.

    Los países del Este europeo, liberados por los rusos, cayeron bajo la órbita soviética. En Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumania, Bulgaria y Yugoslavia se instalaron Gobiernos comunistas y Repúblicas Populares. Lo mismo sucedió en China, donde en 1946 Mao Tse-tung (Mao 'Zedong) inauguró un régimen comunista.

    La expansión del bloque soviético hizo que los estadounidenses por medio del plan Marsahll iniciaran en 1947 una fuerte ayuda económica a Europa para conseguir su reconstrucción y evitar el avance comunista.

    El posicionamiento de los países en un bando u otro originaría la guerra fría.

    6. Conclusiones

    Por segunda vez en la historia se sucede un conflicto a escala mundial y como en la ocasión anterior, ninguna de sus causas justifican el hecho de que hallan muerto tal cantidad de personas. Fue en gran medida la subida al poder de regímenes totalitarios y las duras condiciones del tratado de Versalles las que originaron las guerra, que como en la ocasión anterior estuvo manejada por los altos mandos de los países involucrados, los cuales en ningún momento miraron más allá de sus intereses lo que provocó barbaries jamás imaginadas como el holocausto nazi o la bomba de Hiroshima y Nagazaki.

    La Segunda Guerra Mundial tampoco supuso la paz ya que la aparición de dos bloques enfrentados daría lugar a la “Guerra Fría” y la organización que se originó y que se suponía que debía de velar por el mantenimiento de la paz ha resultado ineficiente en numerosas ocasiones.

    Bibliografía

    Sociales 8º EGB, Santillana.

    Historia primero de bachillerato, Anaya.

    Enciclopedia Encarta.

    www.artehistoria.com

    www.2da-guerra-mundial.com.ar/

    www.ajzanier.com.ar/

    www.europa1939.com/

    www.exordio.com

    www.geocities.com/CapitolHill/Parliament/4240/entra.html

    www.historiasiglo20.org/

    http://lsgm.metropoliglobal.com/

    www.monografias.com/

    www.mundosgm.com

    http://sgm.metropoliglobal.com/

    www.tirsoferrol.com/p2gm/html/

    http://usuarios.lycos.es/jesusgarcia/

    Vídeos relacionados