Historiografía antigua

Historiadores griegos y romanos. Herodoto. Tucídides. Polibio. Tito Livio. Influencia cristiana. Historia científica

  • Enviado por: Geschichte
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 30 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Universidad de la frontera

facultad de educacion y humanidades

ped. en historia geografia y ed. civica


indice general.

  • Introducción 2

  • Historiografía Greco-Romana 3

  • - Historia teocratita y mito.

    - Creación de la Historia científica por Herodoto.

    - Tendencia anti histórica del pensamiento griego. 4

    - La naturaleza y el valor de la historia según la concepción griega. 5

    - El método histórico y sus limitaciones.

    - Herodoto y Tucidides. 6

    - El periodo Helenístico

    - Polibio 7

    - Tito Livio y Tácito 8

    - Índole de la historiografía greco-romana. 9

  • La influencia del Cristianismo 9

  • - El fermento de las ideas cristianas.

    - Características de la Historiografía cristiana 10

    - Historiografía medieval 11

    - Los historiadores del renacimiento

    - Descartes

    - La historiografía de Descartes 12

    - Anti cartesianismo

    - La Ilustración 14

    - La ciencia de la naturaleza Humana

  • El umbral de la historia científica 15

  • - Romanticismo

    - Herder

    - Kant 16

    - Shiller 17

    - Fichte

    - Schilling

    - Hegel 18

    - Hegel y Marx

    - El positivismo

  • La historian Scientific. 19

  • - Inglaterra.

    - Alemania 23

    - Francia 25

    - Italia 26

  • Conclusion 28

  • introduccion.

    Este informe analiza el libro de Collinwood “idea de historia”, que comprende los aspectos principales de la historia: su método, filosofía y el continuo progreso del pensar histórico desde las épocas primitivas hasta el siglo XX para mostrar al lector las diferentes concepciones históricas que se han forjado en el tiempo, desde la historia de Herodoto hasta mas allá de la Ilustración del siglo de las Luces, mostrándonos el complicado mecanismo histórico de investigación y, más aun, el de la teoría histórica que es concebida desde los puntos de vista más variados dependiendo de la atmósfera social en que se enmarque. El nacimiento de la historia, con Herodoto como su impulsor, muestra una historia inocente pero que ya se proyecta a ser una gran disciplina del conocimiento. Este proceso es complicado en cuanto a concepciones filosóficas de distintos pensadores, quienes han expulsado a la historia como disciplina científica y que, por otro lado, buscan mediante principios y sus propios pensamientos, la verdadera posición de la historia dentro del campo del conocimiento.

    Collinwood incluye en un solo libro, o por lo menos, en los capítulos que son analizados en este informe todo el progresar de la historia y de los historiadores para así dejar a modo de ensayo su texto para que los lectores puedan impulsar su propia comprensión de la historia, ya que todos los elementos que son necesarios y todos los puntos de vista se incluyen en este libro.

    El libro, al igual que este informe, esta estructurado bajo cuatro periodos enmarcados en el tipo de comprensión histórica que se poseía, analizando en cada un de ellos los elementos característicos de cada periodo, el paradigma predominante y los autores y naciones mas influyentes de cada periodo.

    Historiografía Greco-Romana

    I.- Historia teocrática y mito.

    Si nos remontamos a 2500 años a. C., no nos encontramos con textos históricos en si, ya que no corresponden a la historia, más bien a una pseudo historia. No es historia en si ya que se diferencia de este por dos caracteres importantísimos:

  • Las historias no son producto de investigación: Las afirmaciones hechas no son respuestas a preguntas, si no que solamente son escritos de lo que el autor propiamente sabe de antemano.

  • No son relatos humanísticos: Quiere decir que los relatos no son humanos, si no que divinos en primera instancia.

  • Existen dos maneras de cuasi o pseudo-historia, que predominaron preferentemente en el Cercano Oriente hasta el surgimiento de Grecia. Estas dos formas son: el mito y la historia teocrática.

  • Mito: El mito es un relato en donde solo actúan divinidades y no se ocupa de actos humanos. “El elemento humano ha sido completamente eliminado y solo quedan dioses como personajes del cuento”. Además estos relatos carecen de un carácter temporal, no están fechados por que es un pasado tan remoto que el tiempo no se concibe, es el pasado conocido como el origen de todas las cosas. El mito, entonces, tiene la función explicadora, por parte divina del origen de todas las cosas y también el de la teogonía: la descendencia y procedencia de los dioses.

  • Historia Teocrática: No es primeramente el relato exclusivo de actos humanos. Es decir, existe un carácter humanístico pero relegado a la voluntad de los dioses que gobiernan y rigen la dinámica y la vida de los hombres. “En la historia teocrática la humanidad no es un agente, si no que es parcialmente un instrumento y parcialmente un paciente de la acción que se registra”. En contraposición con el mito son hechos situados en una serie temporal.

  • II.- creacion de la historia cientifica por herodoto

    Grecia clásica, en el aspecto de nuestra historia, nos abre el camino para una nueva concepción de esta, un avance esplendido en su forma de plantearla y estudiarla: más bien, nace la historia científica. Herodoto y Tucidides son los grandes precursores de la historia por cuanto le dieron a esta otro carácter aparte del mero relato o crónica de hechos pasados. El método empleado por los griegos comprendía una tendencia a la búsqueda de la verdad por medio de una crítica inquisitiva que comprendía el interrogatorio de testigos visuales de los hechos. En resumen: “la historia escrita por los griegos no es leyenda, es investigación” lo que supone un paso imponente en el progreso de la historiografía. Los escritos griegos presentan, entonces, las siguientes características: es una historia humanística; esta basada en la investigación al querer obtener respuestas y no es mítica, ya que se quieren averiguar hechos de un pasado totalmente fechado. Pero esto es solamente la amplia tendencia, ya que en algunos escritores se aprecian, aunque en menor medida y limitadamente, aspectos divinos en sus obras: las historias de Homero son teocratitas e incluso en Herodoto y Tucidides encontramos aspectos de esta naturaleza que son notoriamente frecuentes.

    Si leemos las historias de Herodoto encontramos en ella caracteres fundamentales de la historia. Estos caracteres son:

    • La historia es: Científica, humanística, racional y tiene un carácter auto-revelador de la humanidad, esto es, que por medio de los actos del hombre la historia concluye que es el hombre y como ha sido.

    En Herodoto encontramos relatos que son científicos, por que se basan en un método; son además Humanísticos ya que relata actos humanos y, además, un carácter auto-revelador en ellos. Por el motivo de que Herodoto fue el primero en que se observaron estos rasgos, validamente se le cataloga como el padre de la historia.

    Los griegos, en efecto, gracias a Herodoto son los fundadores de la historia. Además ellos mismos empezaron a ocupar este término: historia es una palabra griega que significa investigación o inquisición. Gracias al padre de la historia, surge el historiador por la razón de que este no fue un cronista o un narrador de leyendas, Herodoto se pone a investigar la verdad. Este es, en resumen, el valor histórico de Herodoto, ya que produce una revolución literaria al incorporar todos estos elementos a los relatos del pasado y el escribe para que el pasado de su generación no sea olvidado en el tiempo.

    III.- tendencia anti-historica del pensamiento griego

    Los griegos tenían una concepción histórica incompatible con el pensamiento histórico. Tenían una concepción anti-histórica de la historia. La historia como la conocemos hoy, o el estudio de ella corresponde a una “ciencia del obrar humano - dice Collinwood -; el objeto que el historiador considera es cuanto han hecho los hombres en el pasado”, y obviamente el pasado corresponde a un mundo cambiante y no uniforme. Esto último era el principal obstáculo de nuestra disciplina en la Grecia clásica por el siguiente factor que hacia a la historia un conocimiento imposible: El conocimiento verdadero solo podía extraerse de un objeto de estudio que debía ser permanente, esto es lo que hace a la historia imposible por su carácter cambiante.

    Pero los griegos en base a esto, distinguen dos tipos de pensar: el conocimiento y la opinión.

    • El conocimiento: Es un pensar que tiene validez en todos lados y por siempre ya que al ser su objeto de estudio permanente, podía ser demostrable al tenerlo a la mano.

    • Opinión: Corresponde al “semi-conocimiento de las cosas en perpetuo cambio”. Y en contraposición al conocimiento la opinión es solo valida en su tiempo-espacio determinado.

    En resumen, la Historia no puede ser ciencia para los griegos al estar condenada al estudio de lo transitorio, por lo cual no puede ser demostrable.

    IV.- La naturaleza y el valor de la historia según la concepcion griega.

    La Naturaleza de la Historia:

    Para los Griegos, la historia tenia un carácter practico y no era una ciencia, sino una actividad orientada a la vida, describir los conocimientos, para que no pasen al olvido. La historia se encargaba, al ser un estudio de lo transitorio, de estudiar los cambios que acontecían y que provocaban esta transitoriedad en la vida. Pero lo más importante: se tenía una concepción cíclica de la historia, esto es, que los acontecimientos pueden repetirse en forma semejante. “Antecedentes semejantes conducen a consecuencias semejantes”.

    El valor de la Historia:

    Al contar con una concepción cíclica de la historia, su valor radicaba en que proporciona enseñanzas que son útiles para la vida, al saber que los hechos pueden volver a repetirse. Por lo tanto, los griegos consideraban que el suceder histórico se podía modificar por las acciones humanas, y estar bien informado por parte de la historia ayudaría a los hombres a tener un control de ella, ya que nada de lo que acontece es inevitable. He aquí el carácter práctico de la Historia, ya que para los griegos, el no tener un conocimiento del mecanismo histórico, puede producir catástrofes.

    V.- El metodo historico y sus limitaciones.

    El método histórico griego iba en busca de la verdad y consistía en un método inquisitivo-critico: hacer preguntas a los testigos o interrogatorios que luego son comparado (criticados) y se busca la verdad, por lo que el investigador no da fe a todo lo que dice un testigo. Sus interrogatorios debían contener preguntas adecuadas para que el testigo ofrezca una visión más rica del pasado. Pero este método traía consigo tres limitaciones para el historiador:

  • Se podía escribir solo de los hechos que se conservan en la memoria de los testigos, ya que eran la única fuente del historiador.

  • Impide al historiador Griego elegir su tema. “En vez de que el historiador elija su tema, el tema elige al historiador”.

  • Impide la reunión de varias historias particulares para formar una historia universal, ya que al no poder elegir el historiador su tema, hace una autobiografía de su generación y cuando esta generación desaparece, desaparecen también los testigos (la única fuente), por lo que es imposible una historia universal al no poder, luego de muerta esta generación, hacerle una critica a su historia por que no existen ya los testigos, y como sabemos, los Griegos siempre aceptaron una sola fuente: los testimonios. Es decir, solo se podían reconstruir historias de corto alcance, ya que no podía exceder, esta historia, el lapso de tiempo en que viven los testigos.

  • Vi.- Herodoto y tucidides.

    Herodoto, es uno de los grandes innovadores del siglo V a.C. pero en contraposición a Sócrates, nadie continua su obra. Heródoto es el “padre de la historia” y Tucidides, por otro lado, el “padre de la historia psicológica”, que consistía en establecer las relaciones de los acontecimientos a través de leyes psicológicas, con lo que Tucidides trata de salir de la problemática histórica de ese tiempo (retrospectiva anti-histórica) por medio del establecimiento de estas leyes que, como sabemos, rigen en todos lados y en cualquier hora. Por ello la afirmación de Collinwood: “Tucidides no es el continuador de Herodoto en el pensamiento histórico; es el hombre en quien el pensamiento histórico de Herodoto es ahogado y asfixiado bajo el peso de motivaciones anti-históricas”.

    En todo caso, el contenido de Tucidides no es cien por ciento histórico ya que no pretende mucha fidelidad y se aprecia, en algún grado, subjetividad, al incluir comentarios propios camuflados en diversos elementos.

    Hay dos principales aspectos para diferenciar a estos dos pensadores:

  • El estilo literario de Herodoto es fácil y espontáneo, mientras que el de Tucidides es artificial y áspero.

  • El principal interés de Herodoto, se encuentra en los hechos mismos, mientras que el de Tucidides se encuentra en leyes según las cuales acontecen los hechos.

  • VII.- el periodo helenistico.

    Después del siglo V a.C., la visión histórica sufrió una ampliación en la dimensión temporal. El periodo helenístico corresponde a la expansión de la cultura griega gracias a que este mismo pueblo, confiado de sus atributos y concientes de sí mismos, se lanzó a la conquista del mundo. Alejandro Magno fue el gran artífice de esta expansión. Desde el punto de vista de la historia, gracias a este proceso, los griegos tomaron conciencia de que su historia era una entre muchas, lo que ayudo a superar el particularismo que había tenido la totalidad de su historiografía hasta el siglo V. Además comprendieron que su historia era la historia de una unidad social en particular y en un tiempo determinado. Tuvieron conciencia en el siglo V de que existía un mundo humano que era la totalidad de todas las unidades sociales particulares pero estas unidades solo tenían un carácter geográfico y histórico, por lo que era incomprensible la idea de una historia ecuménica. Y por último tuvieron conciencia de que la historia de su sociedad, venia de muy atrás, pero de todas maneras no se remontaron mucho en su pasado por las limitaciones que su método implicaba.

    Durante el periodo helenístico, tres aspectos de la vida griega fueron superados:

  • Los griegos del siglo V estaban imbuidos de un fuerte provincialismo que provoca una distinción lingüística entre griegos y bárbaros, que correspondían a los no griegos. Avanzado el tiempo esta distinción se hizo menos rígida y se aceptaba familiarmente que un bárbaro pudiese hacerse griego. A esto se le denomina helenismo, “el periodo durante el cual las maneras y costumbres griegas fueron adoptadas por los bárbaros”. Por lo cual los bárbaros se convierten y son, por ultimo, los herederos de la conciencia histórica griega.

  • Las conquistas de Magno convirtieron al mundo y, gracias al helenismo, en una sola unidad política y además se transformó en un concepto histórico. Gran paso, ya que se produce gracias a esto, la creación de la historia universal.

  • Otra consecuencia de la anexión mundial, fue la creación de un nuevo método histórico, ya que el anterior imposibilitaba la historia ecuménica al basarse en testimonios contemporáneos por lo que surge como nuevo método la compilación o “tijeras y engrudo” que consistía en extraer materiales de escritores pero siguiendo con el principio de la imposibilidad de su verificación, al no poder contar con la fuente misma de la obra para así poder criticarla.

  • Gracias a este nuevo método surge la historia ecuménica helenística, ya que en base a la compilación, el historiador logra tejer todos los materiales y crear una obra única.

    VIII.- polibio.

    Polibio es el producto de la helenización y por lo tanto, encontramos en él todas las nuevas innovaciones acarreadas gracias a este fenómeno. Por un lado él elige su tema: la conquista del mundo por Roma; y por otro, logra remontarse en el tiempo por mas de cinco generaciones en vez de solo una. Su valor radica en que se desarrolló en Roma, la cual poseía una conciencia histórica muy diferente a la griega: para los romanos, la historia significaba continuidad, Collinwood lo explica de esta manera: “la herencia de instituciones del pasado escrupulosamente manejadas en la forma en que fueron recibidas y el ajuste de la vida a moldes de hábitos ancestrales”.

    Polibio, escrupulosamente, supo empezar muy bien su obra apartándose de la deformación romana eligiendo fuentes de autoridades fidedignas, fuentes que él empleó con un gran juicio crítico. Su punto de partida es la Roma ya consolidada y madura, lista para abrirse al mundo, no empezó por la fundación de Roma al concebir que este hecho se situaba “más allá de donde arranca el saber histórico”.

    El valor máximo que se le atribuye a Polibio es el de atribuir por primera vez a la historia un valor universal y, aparte de universal, todavía practico al tratarse de una disciplina de lo transitorio. Polibio valoraba a la historia como “escuela y campo de adiestramiento de la política” y no concibe a la historia impidiendo a los hombres caer en errores, “el éxito a que conduce el estudio histórico es un éxito interior, una victoria sobre sí mismo, no sobre las circunstancias”.

    IX.- Tito livio y tacito.

    Tito Livio

    Con Polibio, la tradición helenística se transfiere a Roma, pero en ella el único después de Polibio en poner un poco de originalidad a la historia es Tito Livio y su gran aporte fue una historia de Roma desde sus orígenes, lo que lo diferencia de Polibio. Además contrasta con Polibio en el método de estudio. Polibio utiliza el método del siglo V y Tito Livio trabaja con la compilación por la cual recolectó algunas crónicas y construyó, de esta manera, una narración única de la historia de Roma que desde su punto de vista, era la historia universal.

    Algunos aspectos de Tito Livio en la Historia:

    • Tito Livio no era tan pensador como Polibio.

    • Apenas tiene pretensiones científicas, no hace cambios profundos ni en la investigación ni en su método.

    • Escribe por un propósito moral: al enterarse el romano de su pasado remoto, conocerá a la sociedad romana sencilla y noble, base de la actual Roma.

    • Tiene una clara conciencia de una historia humanística.

    Por otro lado Livio es acusado de subjetividad al copiar tal cual las leyendas del origen de Roma, sin previa crítica, pero él se defiende afirmando que son fábulas y por lo tanto, no pueden ser criticadas. En todo caso, esta actitud frente a las leyendas marcó su tónica de investigación. Después de su muerte no se produce un gran avance en la historia.

    Tácito

    Collinwood afirma que Tácito, desde un punto de vista metodológico “representa ya la decadencia”. Pero desde el punto de vista de la literatura, sobresale. Escribe de los sucesos de Roma postergando los del imperio en general, quizás al estar imbuido por un pensamiento político atraído por la conquista armada que trae consigo la gloria, por lo que la historia le marca con el peso de la subjetividad.

    Tácito escribe con el propósito de exhibir los vicios y virtudes del orden político, para que la posteridad pueda rechazarlos o aceptarlos con lo que utiliza a la historia como herramienta de confrontación entre lo bueno y lo malo. Collinwood lo ataca fuertemente por su carácter subjetivista, ya que induce a una tergiversación de la historia al dibujar sus objetos de estudio desde un punto de vista superficial y al concebir al hombre como un individual dentro de la sociedad y no admitiendo que ésta determina su actitud; “nadie puede resistir las fuerzas de su medio - dice Collinwood - o conquista el mundo, o el mundo lo conquista a él”.

    En Resumen:

    Tito Livio con su historia universal, intentó una tarea fantástica, pero fracasa por lo elemental y dejado de su método, que habilitaba la incrustación de elementos ficticios en su obra. Tácito quiso agregar un nuevo elemento, el didáctico psicológico, pero al estar totalmente zafado de la realidad, convirtió este método en algo peligroso ya que es muy fácil que la honestidad histórica sea sobrepasada.

    X.- Indole de la historiografía greco-romana.

    Humanismo:

    La historiografía greco-romana no olvida este importantísimo elemento histórico.

    • Son obras de acontecimientos humanos y hechos divinos son casi nulamente acotados.

    • Los dioses no proponen el devenir de la humanidad, de esto, el hombre es su arquitecto.

    • La causa de los acontecimientos históricos se encuentran en el hombre, individual o comunitario.

    • La historia se mueve por la voluntad humana: cuanto acontece es resultado directo de la voluntad humana y tiene derecho a crítica.

    Pero la humanística greco-romana padecía de una enfermedad: su visión psicológica era inadecuada, todo agente es total y directamente responsable de lo que hace. Para Collinwood es una idea ingenua, ya que no toma aspectos de la experiencia del individuo.

    Sustancialismo:

    Corresponde al mayor defecto de la historiográfica greco-romana ya que implicaba una teoría del conocimiento según la cual solo lo inmutable es cognoscible. Pero lo inmutable corresponde a una sustancia que no es histórica; lo histórico es el suceso transitorio. La sustancia a la que acontece un suceso, esto es, las causas por lo que sucede, no le interesa al historiador por lo que la procedencia de los hechos históricos, al no ser inmutable es una sustancia y por lo tanto, está fuera de la historia. Innegablemente este hecho hacía caer a los historiadores clásicos en múltiples traspiés.

    La influencia del Cristianismo.

    I.- el fermento de las ideas cristianas.

    La influencia del cristianismo en la historiografía durante los siglos IV y V d.C. marca una revolución de proporciones en el pensar histórico. El pensamiento cristiano desechó dos nociones símbolos de la historiografía greco-romana:

  • La idea optimista de la naturaleza humana greco-romana chocaba fuertemente con un sentido de la ceguera humana en la acción histórica propuesto por el cristianismo. Según la doctrina cristiana, el hombre actúa en la historia sin saber lo que hace y hacia donde va. Según la historiografía cristiana, los logros del hombre no se deben a sus convicciones ni a sus actos, si no a un plan divino que conlleva a los hombres hacia actos determinados.

  • El cristianismo pone en crisis la metafísica de la sustancia greco-romana al concebir que nada es eterno, solo Dios. Todo lo demás es creación de Dios, y no es eterno ya que él puede modificarlos, según sea su voluntad.

  • Triple efecto del cristianismo en la concepción histórica:

  • Se entiende que el proceso histórico no es la realización de actos hunazos, sino divinos. Estos últimos, en todo caso, tienen como fin la bienaventuranza del hombre. El hombre existe como el agente de Dios en la historia.

  • El cristianismo entiende que se deben investigar las causas y la naturaleza de los hechos y los agentes, y no solo los actos de estos, ya que entendiendo lo primero se puede llegar a comprender el por que de los actos divinos.

  • El universalismo de la actitud cristiana. Como una raza en particular no abarca únicamente el plan divino, si no que, el mundo en su totalidad, el cristiano comprende que para seguir a Dios se debe hacer historia de todas la naciones posibles.

  • II.- Caracteristicas de la historiografia cristiana.

    Será una historia universal, Providencial, Apocalíptica y dividida en épocas.

  • Será una historia universalista, remontándose al origen del hombre.

  • Es una historia de la providencia, por lo que agregará los sucesos a las operaciones de esta, que pre-ordenara el curso de la historia.

  • Es también apocalíptica, ya que los relatos se centran en la vida de Cristo, y su nacimiento divide a la historia en dos periodos: uno antes de su nacimiento, de oscuridad y de preparación para la llegada de Cristo; y su otro después de su nacimiento, un periodo iluminado y en donde nace el tiempo. A esto se refiere una historia apocalíptica: dos periodos: uno lóbrego y otro iluminado, apartados y circunscritos por un acontecimiento particular.

  • Divide a la Historia en periodos, ya que al ser apocalíptica, se comprende que Dios actúa por etapas, por lo cual también se deben hacer subdivisiones de esta.

  • “Todos los elementos, tan familiares al pensamiento histórico moderno, faltan del todo en la historiografía greco-romana y fueron elaborados, consciente y diligentemente, por los primitivos cristianos”

    III. Historiografia medieval

    Es, en un sentido, la continuación de la historiografía greco-romana, ya que su método no fue modificado y el historiador medieval todavía depende de la tradición. Al estudiarla utiliza solo sus criterios, que no son en gran medida científicos, por lo que no se provoca un gran avance, eso sí, el historiador medieval considera a sus fuentes desde un punto universalista. Consideraba a la historia no como un conjunto de finalidades humanas, si no como un plan divino hacia los hombres del cual ninguno podía escapar (era un plan benefactor, en todo caso). El papel del ser humano es el de instrumento para hacer progresar el curso de la historia.

    La gran tarea de la historiografía medieval consistía en el descubrimiento y la comprensión del pan divino, plan apocalíptico, por lo que el historiógrafo medieval crea edades históricas, cada una instruida por un suceso central. El valor de esto radica en que la historiografía ya no se dedica a solo describir si no a comprender e interpretar. Al desentrañar la historia como un plan divino incluía al historiador medieval como un vidente, pero solo si descubría la naturaleza de tal plan divino. Por otro lado el historiador determina que los propósitos humanos no significan nada en el discurrir histórico, por que ante todo hay un plan divino, y recordemos que el hombre es solo una herramienta. Todo esto es en conjunto, el carácter teocentrista de la historiografía medieval: el historiador se desenfoca de lo que realmente sucede, en su método dejo de ser científico, y por ende se condujo a una verdadera debilidad ya que no querían un relato detallado y científico de lo que sucede, si no que quería un relato científico y preciso de los atributos divinos.

    IV.- Los historiadores del renacimiento.

    Como Renacimiento entendemos una nueva orientación a la vida y el pensamiento volviendo a visiones clásicas, desde el punto de vista de la historia, se volvió a obtener el humanismo de esta, por que ya no se sintió que las acciones humanas fuesen insignificantes frente a un plan divino. El renacimiento traía consigo una nueva concepción del hombre: ahora controlaba sus actos y dirigía su destino gracias a su intelecto; por otro lado el hombre era en esencia una criatura de pasión e impulsos. Por este motivo la historia “se convirtió en la historia de las pasiones humanas”.

    Al renacimiento atribuimos la depuración de elementos fantásticos en la historiografía, el despojar la búsqueda del plan divino y concentrarse en los hechos y al igual que en la época anterior contaba ya con un propósito definido: el redescubrimiento del pasado aunque con herramientas precarias.

    V.- Descartes.

    Descartes fue un filosofo que se aboco primordialmente a las ciencias exactas y que, por otro lado, atacó a la historia.

    Según Descartes, la historia aunque practica, no era verídica ya que el historiador deformaba el pasado. Descartes se planteó instaurar una reforma al conocimiento, discriminando a la historia, ya que por este hecho Descartes no la sitúa, ni siquiera, en una rama del conocimiento. Descartes hace cuatro reproches hacia la historia, que por otro lado Collinwood aclara:

  • La evasión histórica: Según Descartes, el historiador tanto que esta en el pasado, es un extraño en el presente. Collinwood afirma en respuesta que para estudiar el pasado o para que nazca de él este impulso, debe ser un amante del presente, y no debiera escapar de él.

  • El Pirronismo histórico: Que los relatos del pasado no son fidedignos. Collinwood asevera que esto es una verdadera critica histórica, lo que lo transforma en un historiador.

  • La idea anti-utilitaria de la historia: Que la historia no es útil ya que muchos relatos no son fidedignos. Collinwood aclara, que la función practica de la historia, incluso en los días de Descartes, ya no se concibe.

  • La historia provoca la creación de castillos en el aire: Que los historiadores desfiguran el pasado y lo ven como algo mas esplendoroso. Collinwood reclama que el método histórico de ese tiempo todavía no era fuerte, por lo que la observación cartesiana ayuda a complementarlo más.

  • VI.- la historiografia de descartes.

    El escepticismo de Descartes dio nuevos enviones de progreso a la historia y nace, durante el s. XVII, la escuela de historiografía cartesiana, que estaba fundamentada en el escepticismo y en un método crítico más acabado, por lo que en ningún caso se creía de antemano como verídica una fuente y se basaba en tres reglas fundamentales:

  • Ninguna fuente debe inducirnos a creer lo que sabemos que no pudo haber pasado.

  • Es necesario generalizar las fuentes, para confrontarlas y darles un sentido común.

  • Las fuentes escritas deben verificarse empleando testimonios no documentados.

  • Con todo esto, se desecha la idea de tomar como verídica una tradición, pero el cartesianismo por ser anti-histórico, “acarreo la ruina y el descrédito del cartesianismo”.

    VII.- Anti cartesianismo.

    • Vico:

    Era un brillante historiador avocado a formular los principios del método histórico. Fue contrario a la idea cartesiana del conocimiento, y formulaba la idea de un principio necesario que permitiese distinguir lo que se pueda conocer de lo que no, para crear una doctrina de los “necesarios limites del conocer humano”. Esto, para Vico, constituyó una búsqueda incansable que yacía en la doctrina “verum factum convertuntur”, que indicaba que una cosa solo se podía conocer con verdad, solo si el sujeto que halla creado esta cosa, se conozca.

    Gracias a esto, Vico logra embutir a la historia en el campo del conocimiento ya que se conoce quien la ha creado: el hombre, que además es capaz, entonces, de reconstruir en su propia mente el pasado. Esto contradice al pensamiento cartesiano escéptico.

    El punto de vista escéptico para Vico desaparece, ya que la historia se ocupa en primera instancia del presente, que propone estudiar el pasado, y como el presente existe como lo vemos, no puede haber escepticismo sobre él, y no hace falta preguntar si sus elementos realmente existen.

    Vico estudió lo que él llamó historia de los periodos remotos y oscuros, lo que impulsaba una ampliación del conocimiento histórico, e impulsó normas metódicas al respecto:

  • Dos periodos históricos distintos podían tener las mismas características generales, por lo que entre ambos se pueden estudiar por separado para alcanzar un conocimiento del periodo especifico.

  • Descostró una ordenación histórica: los periodos históricos semejantes suelen repetirse en un mismo orden.

  • “La historia jamás se repite, si no que el retorno a cada nueva fase se reviste de formas distintas de las precedentes”, por lo que el historiador no puede ser un profeta.

  • También proporciona una lista de elementos de subjetividad del cual el historiador debe disgregarse:

  • La exageración de la magnificencia de un periodo histórico.

  • La petulancia nacional, es decir, la subjetividad innata hacia la investigación de la nación en donde se habita, la cual es puesta por el historiador como más favorable a las otras.

  • La petulancia de los doctos, la ofuscación del historiador al creer como verídicas ciertas fuentes al pensar que proceden de un docto erudito, al igual que él.

  • La invención de las fuentes: Consiste en creer de antemano que cuando dos naciones tienen elementos en común, que una de ellas la creó y la otra la calcó.

  • Suponer que los antiguos conocían mejor su presente que nosotros el de ellos, lo que puede llevar a creer tradiciones o leyendas

  • Vico logro dos cosas: demostrar que el pensamiento histórico además de crítico, puede reconstruir el pasado; y por otro lado, logro refutar en muchos aspectos las ideas cartesianas del conocimiento.

    • Locke, Berkeley y Hume:

    Estos son en rasgos generales, los supuestos de la escuela de Locke, que son de tendencia anti-cartesiana:

  • El rechazo de las ideas innatas y convicción sobre que el conocimiento procede del empirismo.

  • Negación de la existencia de ideas abstractas, si no que todas son concretas.

  • El conocimiento humano no es tan colosal como para encontrar una verdad absoluta, pero sí un grado de certidumbre. Esta idea contrasta mucho con la idea cartesiana.

  • Hume era un historiador filosófico y creía que sus ideas filosóficas podían explicar muchos de los problemas de la historia. Hume demuestra que todos los otros conocimientos no eran sino “sistemas de creencias razonables”, por lo que la historia seria incluida en la rama del conocimiento, se justificaba. No creía en la concepción cartesiana sobre que el conocimiento histórico no tenia veracidad, y situaba a la historia como verídica igual que las demás disciplinas, incluso más verídica ya que “no promete mas de lo que puede alcanzar y no depende de hipótesis”. Hume no llegó a concebir científicamente a la historia.

    viii.- la ilustracion

    Por ilustración entendemos el proceso de secularización de la vida y el pensamiento. Voltaire es su máximo representante y se considera el líder de la “cruzada contra el cristianismo”. La ilustración se fundaba en su filosofía que planteaba que “ciertas formas de la actividad mental eran formas primitivas condenadas a la ruina al llegar la mente a su madurez”, por lo que el hombre a medida que madura, destruye su imaginación y surge la razón.

    Para ellos la religión era una bazofia, carente de valor positivo, que fue creada por los sacerdotes para dominar a las mayorías.

    En lo histórico, al fin se logra una concepción que no sea anti histórica al ver que todo en la historia tiene una razón de ser propia y que todo existe en beneficio humano. Todavía no nacía un espíritu científico en los historiadores, lo que provoca su precario adelanto en la construcción de un método histórico. No creían en un suceder histórico constructivo, sino que el hombre era quien creaba indistintamente a este suceder.

    La ilustración al concebir al hombre como irracional por naturaleza, pero capaz de alcanzar la razón, desarrollaba dos tipos de pensamiento: uno histórico que estudiaba al pasado como resultado del juego de la irracionalidad y otro que miraba hacia adelante, o la construcción de un reino de la razón.

    La ilustración luchó por la tolerancia y escribieron del punto de vista del “pueblo” y no del gobierno; buscó superficialmente las causas y concibieron a la historia como un proceso que conlleva a otro, y tuvieron una concepción del proceso histórico manejado por una necesidad propia de la razón.

    IX.- la ciencia de la naturaleza humana.

    Hume acabo con los últimos vestigios del Sustancialismo del pensamiento Greco-Romano, a la naturaleza humana se la forjaba sustancialmente como algo estancado y permanente, un sustrato inalterable del curso de las mudanzas históricas y de todas las actividades del hombre. La historia nunca se repetía, pero la naturaleza humana permanecía eternamente inalterable. Hume expresa, al contrario, que no se debe separar lo que es una mente, con lo que la mente hace, y que por lo tanto una mente es lo que piensa y obra: esto reemplazo la concepción de la mente como una sustancia por el concepto de un proceso mental. Hume expresa que todas las disciplinas están ligadas a la naturaleza en grados distintos y todas las ciencias cartesianas dependen de la ciencia del hombre, puesto que caen dentro del conocimiento de los hombres… dejando en constancia que la ciencia del hombre es aquella que investiga los principios y operaciones de nuestra facultad de razonar, y esta ciencia es la base sólida de todas las demás.

    Con la nueva concepción de la mente, se concibieron nuevas propuestas para la historia: Imposibilidad de una historia de la naturaleza humana, al captarla como algo constante lo que los llevo a cometer grandes errores al forjar un futuro ilusorio que llegaría a forjar esta mente al ser invariable.

    El umbral de la Historia científica.

    I.- Romanticismo

    Antes de producir su avance mayor la historia; luego de la ilustración se necesitaron dos cosas muy importantes que aporto el romanticismo: la amplificación del horizonte histórico, estudiando las épocas remotas que la ilustración discrimina; Y, por otro lado, una nueva concepción de la naturaleza humana, que hasta el momento era uniforme y permanente. El romanticismo, por otro lado se esmera en ilustrar a todo el pueblo y no solo a los gobernantes, como lo produjo la ilustración.

    Rousseau, de tendencias ilustradas, pero romántico en sí, aporto mucho a la historia gracias a sus planteamientos. Y emplazo a los historiadores a estudiar el pasado observándolo de un punto de vista positivo y no pesimista como lo hacia la ilustración, ya que ese pasado constituía los logros humanos valiosos de antaño. Esto es el romanticismo; una tendencia a encontrar, en otras civilizaciones, valores positivos. Para los Románticos las etapas pasadas conducen irremediablemente al presente, y el pasado existió solo por que surgieron antes un conjunto de condiciones que posibilitan su proceso. El valor Romántico del pasado descansa en que este presenta hazañas de la humanidad y que es parte de un proceso que lleva a un futuro mejor. Esto último los separa de los humanistas, quienes desprecian el pasado como tal y lo creían como un conjunto de hechos al aire. Gracias al Romanticismo, se quiebran las barreras de la Ilustración y nace un nuevo espíritu por conocer un pasado glorioso, desde sus inicios: un pasado salvaje; a su presente: una sociedad civilizada, no olvidando todo el proceso.

    Ii.- herder.

    Su filosofía contempla a la vida humana sujeta a la naturaleza. La naturaleza es un conjunto, en el que incluye al hombre que surge por el mecanismo de esta que evolución desde especies mas arcaicas hasta el hombre en sí, pero es una evolución que busca un objeto que tenga una existencia verídica, objetiva, un fin en si mismo y que por ende termina con el surgimiento del hombre ya que al ser un ser racional, justifica su propia existencia. Herder da un paso gigante para destronar la naturaleza humana de ese entorno: uniforme e inmutable, al concebir su idea racial que consiste en una humanidad diferenciada de razas, por lo que no seria inmutable, razas que no aparecen inmutables por otro lado sino que evolucionan. En fin, Herder fue el primero en reconocer lo sistemático de la humanidad, es decir, una naturaleza humana diversificada y no uniforme, lo que atribuye un gran aporte a la historia y las ciencias al definir conjuntamente la humanidad diversificada: en razas; comportamientos psicológicos, diferentes de cada uno. Por lo que la naturaleza humana es una variable y se deben estudiar cada una en forma particular. En todo caso, esta reforma no fue tan genuina ya que en su individualidad racial, cada una era uniforme e inmutable por lo que todavía no se considera como un producto de la historia, sino como algo anterior y diferente a esta, lo que desfigura el estudio de la historia.

    IiI.- kant.

    Es discípulo de Herder, pero representa a un anti-romántico, ya que, en su efecto retrogrado, recupera la concepción histórica de la Ilustración como un proceso de la vida racional que llegara a la utopía de su vida racional, pero de todos modos combina ambas tendencias. Kant, relaciona a todos los tipos de fenómenos con la naturaleza y los actos humanos vistos de un punto de vista del observador que constituyan fenómenos que están sujetos, por lo tanto, a las leyes naturales al igual, entonces, que la historia, que entonces estaría manejada por una ley que rige su proceso. La filosofía desprendía dos términos: naturaleza y mente: por naturaleza se entendía los fenómenos vistos desde adentro y no desde el punto de vista del observador. Kant aplica a las ciencias estas observaciones, lo que produce en ellas ciertas distorsiones, como el no estudio de los fenómenos naturales a fondo por tratarlos solo como mente y el tratar al historiador como un mero espectador, lo que lo restringe solamente a emprender una descripción de lo que ve; todo esto no es una concepción kantiana solamente, sino que es el reflejo de su época. En todo caso, contribuye a la historia al concebir la esencia de la mente como la libertad, lo que crea una idea nueva de la historia como el desarrollo de esta esencia, hasta llegar a una época plena, entonces Kant comprende el plan de la naturaleza en la historia que consisten le desarrollo de la libertad y la historia es el proceso por medio del cual se desarrolla y su consumación , además como libertad y razón van de la mano, la naturaleza crea al hombre para que la razón se redesarrolle. Kant es grande, ya que logra entregar un sentido a la historia y el porqué de la necesidad de un progreso en la historia: la razón necesita de un proceso que, con el tiempo es histórico, para así poder desarrollarse en su totalidad, “la historia es, pues, un progreso hacia la racionalidad”. La idea de progreso a Kant le crea distintos dilemas:

  • ¿Por qué la sociedad humana en vez de estancarse progresa?

  • Surge de la idea de un estancamiento positivo que se lograría por el cumplimiento de todos los propósitos y que conformaría, entonces una sociedad feliz.

  • Y si este estado de felicidad es posible, ¿Por que la sociedad insiste en progresar?

  • Kant concluía que esto se entiende por la naturaleza del hombre que es malévola en si y que no busca una felicidad común sino individualidad, lo que provoca que por culpa de agentes individuales inconformes con el sistema, se estimulen crisis para lograr un mundo que los favorezca.

    Estos puntos no son muy valorados por la historia, por que producen una exageración, ya que el progreso histórico también se produce por otros elementos surgidos de la sabiduría positiva del hombre. Pero Kant al concebir la historia como el progreso de la razón, aporta diciendo que si se quiere obtener una investigación seria deben adoptarse métodos más serios y una combinación de elementos filosóficos con el conocimiento histórico, esto es, que los acontecimientos deben, además de narrarse, comprenderse mediante una historia universal, ya que la razón es universal.

    Iv.- shiller.

    Es el continuador más directo de Kant; pero tuvo la ventaja de ser un excelente historiador, Schiller corrobora dos planteamientos Kantianos sobre una vieja filosofía y del conocimiento en sí, para una realización histórica. Pero se encuentra en él, dos diferencias en relación a Kant.

    Mientras que Kant da como tope la realización de la razón en el futuro, Schiller la sitúa en su presente y, afirma que el propósito de la historia es darnos a comprende el por qué de la realización de presente como lo vemos y, por otra parte, mientras que Kant es un historiador político, Schiller incluye a las artes, la religión, la economía, etc...

    v.- fichte.

    Fichte también localiza el punto de la racionalización del progreso de la razón, al igual que Schiller y en contra a Kant en el presente, por lo que la tarea principal del historiador es comprender el periodo en el que vive. El concibe tres fases de un proceso en particular o más globalmente: tesis, antitesis y síntesis. El primero plantea una época o un tipo histórico lleno de ideales que luego son traicionados por la humanidad, esto constituye un periodo antagónico al primero, o sea, una antitesis de este; y por último un periodo de síntesis que consiste en la comprensión del error cometido, lo que conlleva a conclusiones acceder a tener lo que se perdió. Fichte entiende que su periodo ya ha superado la síntesis del progreso histórico y que se encuentra en la época de la ciencia, donde todo es objetivo y vive la verdad. Pero en su pensamiento encontramos dicotomías:

  • Que el periodo de su presente es perfecto

  • La idea de que la sucecion histórica puede determinarse por consideraciones lógicas abstractas.

  • De todas maneras, no es una locura, ya que el presente es perfecto cuando logra sus metas al ser él mismo, y lograr ser lo que quiere ser, pero no significa que todo termina ahí, siempre hay un presente que propone metas nuevas.

    vi.- Schilling.

    Dio un desarrollo mas sistemático a las ideas de Kant y Fichte y su pensar se movió alrededor de dos principios; primero: que todo lo que existe es cognoscible a una encarnación de la racionalidad; y segundo: la idea de una relación entre dos términos que aunque contradictorios son ambos de esta manera, encarnación de lo absoluto, siendo lo absoluto una identidad en la cual desaparecen las diferencias de las dos. Según Schilling hay dos grandes reinos de lo cognoscible: la naturaleza y la historia que aunque opuestos son encarnaciones de lo absoluto como explica antes. La naturaleza son cosas distribuidas en el espacio, y su estudio consiste en estudiar tal distribución; la historia consiste en pensamientos y acciones de la mente, por lo que es un conocimiento inteligible e inteligente. Al comprender el absoluto como lo cognocible y cognoscente de la razón. Schilling interpreta a la historia como el proceso temporal en que lo absoluto viene progresivamente a la existencia.

    viI.- hegel.

    Es el padre de una nueva historia: la filosofía de la historia: Esta consiste en elevar la historia del punto de vista empírico, es decir, historia no simplemente comprobada con hechos sino comprendida por los impulsos que produjeron los hechos. Esta seria una historia universal desde los tiempos primitivos hasta nuestros días y expresa el desarrollo de la libertad, que es lo mismo que la razón; y por otro lado, darnos a comprender como surgió el estado. Esta historia no crea una futura utopía, sino que culmina en el presente.

    En contra a Kant, Hegel separa a la historia de la naturaleza, ya que son distintas al no tener historia la naturaleza por comprender procesos cíclicos, y la historia nunca se repite, aunque existen periodos semejantes pero que se diferencia por haber adquirido algo nuevo.

    La historia Hegeliana era la historia del pensamiento y el historiador solo conoce los hechos pero no los comprende al ser expuestos en forma exterior de lo que dice el pensamiento, por lo que Hegel explica que la historia no es saber lo que hizo la gente, si no comprender lo que pasaba, por otra parte el proceso histórico consistía en la voluntad del hombre en acciones humanas que son el reflejo exterior del pensamiento. Hegel determina un componente de la historia. La pasión que es una forma de expresar razón y que esta última ocupa para consumar sus fines, lo que provoca reproches, ya que de alguna manera personifica a la razón, y la trasforma, incluso, como algo sobre natural.

    Hegel en su época fue criticado por poner al presente como fin del proceso racional, pero de todas maneras, Hegel era consecuente y sabía que el futuro era un camino de perspectivas y esperanzas y que por ende, no es historia.

    viII- hegel y marx.

    Marx fue un discípulo de Hegel que se encamino por la senda de una historia económica, colocando al capitalismo como polo central, este consistía en una forma de pensar sostenida por el hombre que determinaba a el hombre en su propia época; es decir, el hombre organizaba toda su vida entorno al capitalismo. Marx al igual que Hegel concebía a la historia como una sola y no como el relato de hechos o historias particulares. Marx comprendía que las razones económicas eran el hilo conductor de la historia y de un pueblo en común, es decir, la economía determinaba su actuar.

    Marx vuelve a retomar el principio fundamental del naturalismo histórico del siglo XVIII al juntar a la historia con la naturaleza que detenida sus causas. El materialismo Marxista era un materialismo didáctico ya que Marx junta nuevamente a la historia con las causas naturales.

    Ix.- el positivismo.

    El positivismo en el siglo XIX inunda el pensamiento histórico al crear una incertidumbre hacia todas las filosofías reinantes, ya que las creía como simples especulaciones sin base. El positivismo puede definirse como “La filosofía actuando al servicio de la ciencia natural”, esto es: comprobar hechos y fijar leyes. Bajo este hecho, surgió la historiográfica positivista, y los historiadores siguieron al pie de la letra la tendencia positivista pero sin centrarse en la búsqueda de leyes, ya que la naturaleza de la historia lo impedía. Los positivistas creyeron que la historia al ser idéntica a los procesos naturales, los métodos de las ciencias naturales eran aplicables a la historia, pero todavía no se podía lograr el propósito máximo del positivismo: crear leyes. Comte creyó que una forma para poder llevar esta empresa acabo era llevando a la historia a un nivel superior por medio de una nueva disciplina; la sociología, que investiga, primero, los hechos de la vida humana y luego sus condiciones actuales. Con esto, Comte creía elevar a la historia dentro de la ciencia.

    Un hecho fulminante en el pensamiento histórico, fue el surgimiento de la obra de Darwin, “el origen de las especies” ya que relacionaba el pensamiento histórico con el científico: la naturaleza, anteriormente al surgimiento de esta obra, se cataloga como algo estático y la historia como algo progresista. Pero la obra de Darwin demuestra una naturaleza dinámica por lo que se produce un acuerdo entre historia y ciencias naturales dinámicas.

    Surge en el siglo XIV la identidad del método critico al concebir un nuevo método, la critica filosófica que analizaba muy en profundidad las fuentes para saber si eran en verdad verídicas o no. Es una depuración del método.

    Este nuevo método se convirtió en algo exclusivo de la historia, lo que la alejo por fin de las ciencias naturales, y los historiadores se alejan de la idea de concebir leyes, ya que con esto se tiene clara la idea de la historia como la disciplina de probar hechos.

    Esto alejamiento del positivismo a la historia positivista influye, todavía, en los historiadores. Ejemplo de ello era que los historiadores adoptaron el principio de no dar juicios propios sobre los hechos, lo que los retrazo ya que imposibilito un esfuerzo mental de construcción del pasado y delimito la comparación de puntos de vista distintos. Pero lo más nefasto de esto, fue que los historiadores positivistas ya no se preocupan de los motivos que impulsan los hechos y el ambiente mental que los nueve, esto se produjo al estar muy apegado el conocimiento histórico al científico: Superficial y directo, por lo que deformaron la verdadera razón de ser de la historia.

    La Historia Científica.

    • Inglaterra.

    Luego de la muerte de Hegel durante el siglo XIX en Europa nació un fuerte ímpetu de rebelión en contra del positivismo que consistía en rechazar la teoría que limitaba el intelecto al tipo de pensamiento característico de las ciencias naturales, pero en un sentido más profundo, el valor de esta rebelión radicaba en vindicar la historia como una forma de conocimiento distinta de las ciencias naturales y, sin embargo, valida por derecho propio. Pero aunque la intención estaba, la influencia positivista en los autores no logra alejarse del todo, siguen quedando residuos de esta.

    i.- bradley.

    El regente de este nuevo movimiento fue el ingles F.H. Bradley, quien puso gran interés en la historia. Impulsa la crítica histórica como herramienta propia del historiador que, gracias a esta, decide si una fuente es valida o no. Bradley investiga el trasfondo filosófico del método crítico positivista y sus principios. Concuerda en que la historia es critica en sí por que ningún historiador toma como verídica, a priori, una autoridad, pero la crítica debe tener un criterio relativo y no absoluto, como el positivista, ya que debe adaptarse al historiador y a su objeto de estudio: al historiador, dependiendo de sus conocimientos y experiencias. “Su experiencia le dice que clase de cosas pueden suceder”. Pero Bradley identifica los problemas de esta crítica. ¿Qué pasa si determinada fuente contiene una naturaleza para nosotros desconocida?, ¿Debemos creerle o impugnarla?: Bradley dice que hay que estar escéptico e investigar a fondo la autoridad. Esto, en resumen, se refiere a que debemos enfrentarnos a una fuente como si fuese algo trivial a mí, pero esto es imposible en la historia, y que el tiempo deja atrás las trivialidades y no podemos ponernos, entonces, en el lugar de una fuente, ya que el progreso no lo permite. Collinwood separa los aspectos positivos de los negativos del pensamiento de Bradley, analizando primero los puntos positivos:

  • Bradley tiene razón al sostener que el conocimiento histórico no solo consiste en la aceptación de hechos, si no en una aceptación crítica de ellos y que la crítica es relativa al historiador.

  • Tiene razón que el aceptar testimonios consiste en comprender el testimonio y revivirlo en nuestra mente.

  • …ahora los puntos negativos del pensamiento de Bradley:

  • Bradley se equivoca en su manera de concebir la relación entre el criterio del historiador y aquello a lo cual lo aplica. Como criterio del historiador, Bradley comprende los conocimientos previos, pero son conocimientos científicos, por lo que fracasa al ser un planteamiento positivista.

  • II.- Los sucesores de bradley.

    Los resultados de la doctrina bradleyana se reproducen en Cook Wilson y en el realismo de Cambridge, que consiste “en la doctrina de que lo que la mente conoce es algo diferente a ella misma, y que la mente en sí misma, la actividad de conocer, es experiencia inmediata y por lo tanto incognoscible”, de esta manera, todo lo que conocemos queda colocado fuera de la mente, y que en conjunto forma la naturaleza; a la historia, que es el conocimiento que la mente tiene de si misma, se la califica y elimina como imposible. Ejemplo de esto es Bosanquet, quien desprestigia a la historia tratándola como una falsa forma de pensamiento al consistir en una “dudosa narración de hechos sucesivos”.

    III.- la historiografia de fines del siglo xix.

    Consistía en un desprecio a todo supuesto filosófico en la historia y, por lo tanto, en un alejamiento a una teoría de lo que estaban haciendo… característica propia del positivismo. Pero la revolución bradleyana formaba un nuevo canon en esta época contra el positivismo, ya que el positivismo era también una filosofía al sostener la doctrina de que las ciencias naturales eran el tipo perfecto del conocimiento y, más profundamente aún, contra las invenciones positivistas en la historia como el querer buscar leyes y contra una relación de la historia con la evolución natural.

    Pero aunque actitud anti filosófica de la historiografía del s. XIX, todavía no alejan la idea de progreso imbuida por el siglo de las luces y, está ya impuesta como “articulo de fe”, aunque el progreso, durante esta época, significaba hacerse mas rico y pasarla cada vez mejor.

    Iv.- bury.

    Se destaca frente a los otros historiadores al tener una gran base filosófica por lo que comprendió, que desde este ángulo, en la historia, existían muchos problemas.

    Aunque positivista, la historia consiste para él en un compuesto de hechos aislados cada uno de los cuales se puede comprobar o investigar sin referencia a los otros, y no comprendió que un hecho atípico entre hechos triviales, implicaría la transformación total de éstos.

    Proclamó que el pensamiento histórico, tiene muy corta data y que no es lo mismo que las ciencias naturales, si no que tiene naturaleza propia y autónoma, por lo que no existen leyes que lo manejen, si no que coincidencias fortuitas. Buscando una función para la historia, Bury llega a la conclusión de que consiste en distinguir lo necesario de lo accidental, pero erróneamente concibe a la historia individualmente, por lo que todo en ella es accidental y nada necesario (es la sustancia de su concepción de la historia) y, con el tiempo, todo se vuelve menos importante. Esta conclusión desastrosa, de la que nunca se apartó mas tarde, se debió al hecho de que, en lugar de considerar la individualidad como la sustancia misma del proceso histórico, nunca había pensado en ella mas que como una interferencia parcial y ocasional con secuencias que, en su estructura general, son secuencias causales.

    Luego recayó en otro error al comprender que una filosofía idealista era la única que podía dar un conocimiento histórico y, se apoyó en la filosofía naturalista, que el mismo repudiaba.

    v.- oakeshott.

    Este autor, también trata la problemática filosófica en la historia. Empieza percibiendo la experiencia como pensamiento, juicio y comprobación de la realidad. Al concebir experiencia como pensamiento, comprende experiencia también, entonces, como filosofía.

    Toma también el dilema de la historia con la ciencia buscando una diferencia verdadera entre ambos conceptos. Comprende que cada una de ellas es un intento por buscar la verdad, vista de distintos puntos de vista. La historia para Oakeshott consiste en “experiencia, como totalidad, concebida como un sistema de hechos pasados”.

    ¿Qué es la Historia para Oakeshott?

  • Experiencia como totalidad.

  • Un todo o un mundo, no sucesos aislados.

  • La historia es una serie, lo que significa que los sucesos van conectados unos con otros.

  • La historia es un mundo, pero un mundo de ideas. Es el mundo de ideas del historiador.

  • ¿Qué es el pasado para Oakeshott?

    • La historia no es pasado, si no un pasado especial: el pasado histórico, el cual se refiere a “el pasado por amor de él mismo”, o el pasado que esta ligado al presente. El pasado histórico, es presente, ya que sobreviven en él.

    Pero Oakeshott no ha podido resolver el problema del por qué de la Historia.

    Vi.- toynbee.

    En contraste a Oakeshott, Toynbee representa una preafirmación del punto de vista positivista. Toynbee identifica una “materia de la historia” que corresponde a divisiones unitarias de la humanidad: las sociedades.

    El campo de estudio del historiador es amplio, pero el aspecto mas importante tiene que ver con discernir y distinguir estas entidades llamadas sociedades y estudiar las relaciones entre ellas mediante conceptos: la afiliación de etnias, que corresponde a lo mismo que el helenismo; otro concepto es la civilización, que corresponde a sociedades elevadas y otras periféricas; también la categoría o concepto de in terregno o época de perturbaciones, que corresponde a la decadencia de una sociedad; otro concepto es el de proletariado interno, que encierra a la gente de civilización que solo está ligada a esta en un aspecto físico; luego el concepto de proletariado externo, o el mundo bárbaro; entre otros. Estudiando estas categorías, Toynbee afirma que se pueden descubrir muchas civilizaciones extintas.

    Sus estudios se internan en comprender, mediante el estudio comparado de las civilizaciones, como surgen éstas, como crecen y por que se derrumban.

    Toynbee tiene una concepción de la historia naturalista; considera la vida de una sociedad como vida natural y no como vida mental, algo que es en el fondo meramente biológico y que se comprende mejor mediante analogías biológicas. Considera a la historia como un mero espectáculo, no como experiencias en las cuales el historiador debe penetrar y apropiarse.

    • Alemania.

    Alemania es el hogar de la critica Histórica, en donde hacia fines del siglo XIX, surgió un gran interés por la teoría de la historia y en como separar ésta de la ciencia.

    I.- Wildebrand.

    Sostuvo que la historia y la ciencia eran 2 cosas distintas una de la otra y con un método propio. La ciencia tenía el trabajo de formular leyes y la historia, por otro lado, la descripción de hechos individuales. Dividió la ciencia en dos ramas: primero la nomoteica, que es ciencia en sí y, la idiográfica, que representa a la historia, por lo que existen, cada una, por motivos propios. Todo esto va en demanda de los historiadores para que diferencien su teoría de las ciencias naturales y para que hagan su propio trabajo.

    Pero Wildrebrand se contradice al plantear a la historia como una rama de la ética, ya que el historiador, para estudiar hechos individuales debe emitir juicios de valor, entonces, ¿Cómo puede decir que la historia es una ciencia, diciendo que no es una ciencia? En conclusión, la historia queda fuera de las ramas del conocimiento.

    Ii.- rickert.

    Este autor apoya los planteamientos de Wildebrand acerca de la diferencia entre historia y ciencias naturales. Convierte a la historia en una rama del conocimiento y ratifica a las ciencias naturales, pero la concibe como un conocimiento valido basado en abstracciones y construido en el aire. La historia es concebida por Rickert como el único conocimiento genuino que existe o que puede existir.

    Iii.- simmel.

    Advirtió vividamente que para el historiador no puede haber un conocimiento de lo hechos en el sentido empírico de la palabra conocer. El historiador no podrá jamás trabar relaciones con su objeto, precisamente por que ese objeto es el pasado y consiste en acontecimientos que han cesado de ocurrir y que ya no pueden observarse. Por otro lado diferencia los hechos históricos de los hechos naturales, ya que los primeros son irrepetibles e reproducibles en contraste a los hechos de la naturaleza que el mismo científico puede reproducir de forma artificial dentro del laboratorio.

    Entiende que la labor del historiador es recrear mentalmente los hechos mediante fuentes. Esta recreación es subjetiva, pero el historiador tratará de hacerla lo más objetiva posible.

    iv.- dilthey.

    Su intención era escribir una gran crítica de la razón histórica, de acuerdo con el método de las críticas de Kant, pero nunca llevó a cabo esta intención. Once años antes que Wildebrand, Dilthey concibió la idea de una historia manejando hechos reales e individuales y una ciencia natural de generalidades abstractas. Pero esto no le permitió crear una teoría de la historia, ya que al concebir los hechos como individuales, su capacidad de interpretación se limita en vez de entender un proceso de desarrollo histórico integrado.

    Estudió el proceso de cómo el historiador conoce el pasado si hurga en fuentes. El resultado, explica, es solamente una reproducción en la mente del historiador del espíritu que produjo estas fuentes, pero Dilthey introduce un adelanto: para ser un historiador se tiene que comprender el pasado que se está reproduciendo en su mente.

    v.- meyer.

    A fines del siglo XIX, surge una forma extrema del naturalismo en los historiadores. Han concebido la verdadera, o positiva tarea de la historia como el descubrimiento de leyes causales que conectan los hechos. Y estos naturalistas concibieron dos tipos de historia:

  • Historia empírica: comprobar los hechos.

  • Historia filosófica o científica: Descubrir leyes que conectan los hechos.

  • No existe la historia empírica, ya que los hechos no están empíricamente presentes ante la mente del historiador. Por otro lado, los hechos son “acontecimientos pasados que han de aprenderse no empíricamente si no mediante un proceso de inferencia según principios racionales. Pero tampoco existe la historia filosófica, por que las leyes tienen un carácter solo aplicable a las ciencias básicas.

    Un buen ejemplo de historiador anti-positivista fue Meyer, que muestra como pensaba un historiador de primera línea acerca de los principios de su oficio. Meyer trata de liberar a la historia de los errores de las ciencias naturales.

    Meyer empieza criticando el positivismo de fines del s. XIX. Dice que su método destruye a la historia que es convertida en algo abstracto y que el resultado es “un reino de etiquetas sin sentido alguno”. Contra todo esto Meyer alega que el objeto propio del pensamiento histórico es el hecho histórico en su individualidad, y que el azar y el libre albedrío son causas determinantes que no pueden desterrarse de la historia sin destruir su esencia misma.

    Luego de criticado el positivismo, Meyer plantea sus principios y el primero forja el objeto de estudio de la historia son los hechos pasados o, más bien, los cambios como tales que afectan al ser humano. Para Meyer solo son hechos históricos aquellos hechos eficaces, es decir, los que han producido consecuencias.

    vi.- spengler.

    Representa la ida atrás del pensamiento anti-positivista al regresar su pensamiento al naturalismo. Según Spengler, la historia es una sucesión de unidades autónomas individuales que denomina culturas. Cada cultura tuene un carácter propio; cada una de ellas existe a fin de expresar este carácter en cada detalle de su vida y desarrollo. Pero cada una de ellas se asemeja a las otras en que tiene un ciclo vital idéntico al de un organismo. Esta es una concepción positivista y, además, los hechos históricos son concebidos por Spengler como aislados unos de otros, lo que culmina en una visión anti-histórica.

    • Francia.

    I.- El espiritualismo de ravaisson.

    Aunque cuna del positivismo, Francia es el lugar en donde más se ha criticado y con mayor brillantes esta doctrina. El movimiento positivista en Francia no estaba en completa dirección hacia la historia. El ataque es mas brillante en Francia ya que se interna en el proceso espiritual mismo, con el resultado de que ha llegado a obtener desde muy cerca un arreglo al problema de la filosofía de la historia.

    La ciencia natural elevada por el positivismo al rango de metafísica, concibe la realidad como un sistema de procesos gobernados en todas partes por leyes causales. “Todo es lo que es por que lo determina otra cosa. La vida espiritual es un mundo cuya realidad es su libertad o espontaneidad”. Entonces, hay que demostrar que esta metafísica del positivismo es falsa. Ravaisson, en la década de 1860-1870, dio el primer paso hacia este argumento al alegar que la concepción de la realidad como mecánica o gobernada por causas eficientes, no puede sostenerse como doctrina metafísica porque no puede dar cuenta del todo dentro del cual operan estas causas. Nuestro conocimiento de nosotros mismos en cuanto a espíritu en cuanto a vida auto-creadora y auto-organizadora, nos permite así percibir una vida similar en la naturaleza.

    Ii.- el idealismo de lachelier.

    Una vida espiritual no es una vida simple, si no que racional, es decir, la actividad de pensar. En este supuesto se afirma Lachelier para concluir su trabajo. Lo que capacita a la vida espiritual para conocer, es el hecho de que piensa; y la actitud del pensamiento es un proceso libre y auto creador, que no depende más que de si mismo para existir ¿Por qué existe entonces el pensamiento? Por que existe la vida. El centro del argumento de Lachelier es aquí la idea de que el conocimiento mismo es una función de libertad; el conocimiento sólo es posible gracias a que la actividad del espíritu es absolutamente espontánea. De ahí que la ciencia natural, en vez de poner en duda la realidad del espíritu al no descubrirlo en la naturaleza, o de vindicarlo descubriéndolo ahí, lo vindica de manera bien diferente, al ser en sí misma un producto de la actividad espiritual del hombre de ciencia. Esta clara concepción de la vida del espíritu como una vida que es al mismo tiempo libertad y conocimiento y también conocimiento de su propia libertad, como una vida que ningún pensamiento científico puede percibir o analizar en términos psicológicos, es justamente lo que notamos ausente en la escuela alemana. Todavía no es una teoría de la historia, pero es la base de tal teoría.

    III.- el evolucionismo de bergson.

    Expresa una exposición, o muestra que es lo que es la vida mental en la experiencia: es una sucesión de estados mentales, pero que no se crean ni se destruyen, al igual que la materia de la química, si no que se funden para crear un nuevo estado mental que contiene elementos de cada uno. Llevado a la historia, esto se interpreta con el pasado entendiendo, entonces, que existe en el presente ya que se ha complementado para formarlo. Pero, si esto se tuviese que formar en un aporte para la historia, faltaría por solventar un problema: el pasado no debe ser un mero espectáculo para el presente, si no que realmente debe vivir en el presente. Además, el proceso que menciona Bergson no es un proceso racional, son solo cosas al aire, es una mera sucesión de sentimientos y sensaciones que no son conocimientos.

    iv.- historiografia francesa moderna.

    El método del historiador francés, sigue la regla de Bergson de adentrarse en el movimiento que estudia y sentir que sucede dentro de él, solo así y logrando una verdadera simpatía con el movimiento, puede expresarlo y comprenderlo. Cuando se ha alcanzado esta penetración simpática, es fácil exponer en unas cuantas páginas las líneas esenciales del proceso; y esta es la razón por la cual los historiadores franceses exceden a todos los demás en el arte de escribir obras breves y fecundas, populares en el mejor sentido de la palabra, que comunican al pueblo en general un vivo sentimiento del carácter de un periodo o movimiento, exactamente lo que los historiadores alemanes no pueden hacer entorpecidos en su lucha con los hechos.

    Al final, y como conclusión, los dos movimientos europeos (alemán y francés) se encuentran presos por el mismo problema: el confundir el proceso histórico con el natural.

    • Italia.

    i.- el ensallo de croce en 1893.

    La filosofía italiana tiene mayor importancia para la historia o, mejor dicho, es bien valorada ya que su pensamiento se centra particularmente en los problemas de la historia, desde el s. XIX los directores del pensamiento Italiano han estado construyendo una tradición de investigación histórica seria y sostenida.

    El ensayo de Croce, joven historiador, se tituló “La historia subsumida bajo el concepto general de Arte” y fue su primera teoría de la historia. Empezó por despejar la concepción de arte: El arte no es una actividad de emociones, es conocimiento de lo individual y, por el contrario, encontramos a la ciencia que es conocimiento de lo general. Por el lado de la historia, Croce dice que se ocupa de hechos individuales concretos y su deber es narrarlos. Haciendo una analogía entre ciencia e historia, Croce asimila que la finalidad del hombre de ciencia es comprender lo hechos en forma de leyes, cosa que es incompatible con la historia, ya que el historiador solo la contempla. Por eso el historiador es un artista, ya que contempla este individual. Arte e Historia, para Croce, son lo mismo, pero un arte diferente ya que el historiador debe verificar lo que ve.

    ii.- segunda posicion de croce: la “logica”.

    ¿Cómo difiere la historia del arte?, para contestar esta disyuntiva, Croce publica “Lógica” en el año 1909. La lógica es la teoría del pensamiento y solo el pensamiento pude distinguir entre verdad y falsedad, entre historia de lo que es el arte en sentido estricto.

    Pensar es hace juicios, y se distinguen dos tipos de juicios: uno universal y otro individual. El primero define el contenido de una concepción, mientras que el segundo expone una cuestión de hecho individual. Para Croce esta división es falsa ya que implica que lo individual es absurdo al ser una simple cuestión de hecho. Croce concluye que ambos tipos de juicio son necesarios y que se complementan. Lo universal, tiene que comprender lo individual.

    Iii.- historia y filosofia.

    Siempre se supuso que la filosofía era la reina de las ciencias en desmedro de la historia, que ocupa un lugar oscuro en esta, pero Croce indica que la filosofía esta relegada al pensamiento histórico, que es la única clase de juicio. “Toda realidad es historia y todo conocimiento es conocimiento histórico”. La filosofía es parte de la historia.

    Iv.- historia y naturaleza.

    Ahora Croce ataca la analogía entre historia y naturaleza. Para el la ciencia natural no es un conocimiento, sino una acción, ya que es imposible penar sin pensar que nuestro pensamiento es verdadero. La ciencia se basa en construcciones abstractas. Para Croce, la naturaleza es en un sentido real e irreal. Es real cuando se la observa y se ven hechos individuales, pero… se convierte en historia; es irreal cuando significa un sistema abstracto de leyes. La historia ya no es, en ningún sentido especial, conocimiento de lo humano en cuanto opuesto al mundo natural. Es simplemente el conocimiento de los hechos o acontecimientos tal como suceden en realidad, en su individualidad concreta.

    v.- tesis final de croce: la autonomia de la historia.

    Consiste en el derecho de la historia por manejar sus propios intereses a su manera, contra la filosofía y contra la ciencia. Se asegura la historia contra las intrusiones de la ciencia no porque contenga ya ciencia como elemento propio, sino por que debe estar completa antes de que la ciencia empiece. Hay que mantener a la historia libre de cualquier interferencia de parte de la ciencia, porque si no estableciera primero los hechos mediante su propio trabajo independiente, no habría materiales para el hombre de ciencia.

    conclusion.

    En el libro, Collinwood demuestra gran capacidad analítica gracias a un gran dominio de contenidos. Sin duda es un trabajo muy valioso ya que para poder hacer un completo análisis de cómo ha sido la historia durante la historia, hay que tener montones de capacidades y una meta particular muy fuerte. Creo que la meta de Collinwood fue darle una identidad a la Historia actual o darnos a conocer como se ha ido forjando en los distintos periodos filosóficos de la historia: la época clásica con el gran aporte Griego de Herodoto y Tucidides; el Cristianismo, que aporto otra manera de ver la historia que ahora es manejada por Dios; luego la Edad Media y el Renacimiento que marca un vuelta a las concepciones clásicas de la historia; el Romanticismo, que es ejemplo de amor al pasado; La ilustración, que quiere despojar a la historia de elementos del pensamiento cristiano y el positivismo, que crea un vinculo muy fuerte entre la historia y las ciencias naturales que es rebatido por mucho tiempo entre distintos pensadores, quienes ven despojada a la historia de una identidad propia e inician una complicada búsqueda de esta. Todos estos elementos son base inexpugnante para obtener una verdadera concepción de la historia. Solo así podremos entender cual es la función de la historia, sus elementos, su naturaleza, para así poder manejar de manera profesional la historia.

    El libro esta más que nada centrado a lo que es el marco del pensamiento en que se encuentra la historia alrededor del tiempo. Muchos son los filósofos analizados por Collinwood, que la verdad, a veces produce ciertas complicaciones y enredos. Pero comprendemos que por esto mismo la filosofía, como rama que aporta a la historia, es tan importante, ya que al ser el trabajo histórico subordinado al pensamiento, se producen varias dicotomías respecto a su naturaleza y que son arregladas o comprendidas mediante el pensar filosófico de la historia.

    Salvador Andrés Ulloa Rodríguez, estudiante de Pedagogía en Historia, Geografía y educación Cívica. Universidad de la Frontera, Temuco 2002. Ramo: Naturaleza y construcción del conocimiento Histórico.

    2

    28

    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .
    .

    Vídeos relacionados