Historia

Invasiones inglesas. Derrumbe del Imperio español. Revolución. Guerra. Conflictos políticos. Independencia

  • Enviado por: Gaston
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 3 páginas
publicidad

Historia

En el lapso comprendido entre 1789 y 1848 Europa se transformó por completo. Apareció un nuevo sistema político basado en la voluntad popular que hoy conocemos como democracia.

El ciclo de las revoluciones

Entre 1789 y 1848 se produjeron grandes cambios políticos y sociales en Europa. Éstos rara vez fueron pacíficos porque la vieja nobleza no se daba por vencida tan fácilmente.

Los sectores sociales que antes estaban excluidos del sistema político y de los beneficios económicos ligados a él se lanzaron a ganar su lugar a cualquier precio. De esta manera se desarrolló el ciclo de las revoluciones.

El ciclo revolucionario, con sus marchas y contramarchas, se inició y se cerró en Francia, que fue el faro hacia el cual todos los pueblos de aquel tiempo dirigieron la mirada.

La 1º revolución de este tipo no se dio en Francia sino en Inglaterra, en 1648, pero esta no tuvo la trascendencia q luego tendría la francesa, ya que, la inglesa fue visualizada como un conflicto religioso.

Francia antes de la Revolución

Francia tenía grandes trabas en su desarrollo, es decir, al ser un país agrario su prosperidad económica dependía de las malas o buenas cosechas. Aún así participaba del comercio internacional, a través de los puertos de: Nantes, Burdeos, y Marsella.

Durante la edad media el Rey no era más q “el 1º entre sus pares”. Con el rey Enrique IV y sus sucesores, “los Luises”, se había establecido lo que se conoce como el Estado Absolutista.

La dinastía Borbónica q se instalo, luego de las guerras religiosas en el siglo XVI, logró centralizar el poder en torno a la figura del Rey, para lo cual debió mantener a la nobleza en una posición subordinada.

Con el absolutismo, la nobleza perdió gran parte de su poder político directo pero subsistió como Clase privilegiada: El rey se colocó por encima de los nobles y los incorporó como funcionarios subordinados. Como estos nobles tenían gran parte de las tierras, los campesinos debían pagarles rentas por usar esas tierras e impuestos.

La burguesía (los grandes banqueros, comerciantes importantes, artesanos más pequeños y comerciantes de las ciudades) construía un grupo heterogéneo.

Entre los burgueses más ricos, había algunos que pudieron incorporarse a la nobleza por la compra de cargos y títulos nobiliarios, estos pasaron a integrar la llamada nobleza de toga.

En cambio los que accedieron a la nobleza por los derechos de sangre comenzaron a llamarse nobleza de espada.

Durante la 2º mitad del siglo XVIII, los problemas de Francia se agudizaron por la participación en la Guerra de los 7 años (Francia, Austria y Rusia contra Prusia e Inglaterra), lo cual no solo significó la pérdida de sus dominios en Norteamérica y la India, sino que además se sumergió en una profunda crisis económica. Posteriormente su participación en la Guerra de la Independencia Norteamericana, agudizó la crisis financiera.

Por otra parte una serie de malas cosechas provocó la reaparición del hambre en el campo y la elevación del precio de los cereales, lo cual provocó una disminución en los ingresos de los nobles.

La Revolución Francesa

A fines de 1788 se realizaron las elecciones de representantes para la reunión de los Estados Generales. Cada estamento (los nobles, el clero y el Estado llano) realizó sus elecciones por separado y en las elecciones de diputados del Estado llano solo votaron los burgueses más ricos. A pesar de lo restrictivo del sistema electora, las elecciones movilizaron políticamente a la población. Se generaron grandes debates que pusieron en tela de juicio todo el andamiaje del Antiguo Régimen.

Los Estados Generales se reunieron en París para saber si los tres estamentos debían reunirse por separado o en conjunto.

La nobleza y el clero se negaron a aceptar una reunión conjunta, lo que llevó a que el Tercer Estado se autoconvocara en Asamblea y le diera a esta reunión un objetivo diferente: se proponían redactar una constitución a la que debía sujetarse la monarquía.

En 1789 el pueblo se levantó para atacar y tomar por la fuerza un símbolo del absolutismo monárquico: la fortaleza de la Bastilla - La Revolución Francesa había comenzado - . Las noticias se expandieron por toda Francia y en muchas ciudades se produjeron sucesos similares.

La Asamblea Nacional comenzó a funcionar y estableció la disolución de la servidumbre y la abolición de los derechos señoriales de todo tipo. También aprobó la Declaración Universal de Derechos del Hombre y del Ciudadano, basada en los principios de libertad, igualdad y fraternidad.

Libertad: se entendía por la libertad de comercio y la libertad personal.

Igualdad: significaba que habría igualdad ante la ley y no habría privilegios de sangre o de nacimiento.

Fraternidad: apuntaba a la conformación de una identidad nacional; se proclamaba que todos eran franceses y tenían una sola patria.

  • Luego se dictó la Constitución del Clero que colocaba a la Iglesia bajo el control del Estado y la ley de Chapelier, que prohibió la existencia de gremios y todo tipo de organizaciones laborales.

  • Una marcha de mujeres logró que el rey aprobara los primeros decretos.

  • Comenzaron a surgir sectores políticos más radicalizados como los llamados jacobinos que comenzaron a plantear la necesidad de terminar con la monarquía.

La Primera República

Comenzaron a surgir nuevos grupos sociales:

  • Jacobinos: pensaban que la guerra interior sería una catástrofe y plantearon la necesidad de ejecutar al rey.

  • Sans Culottes: tenían un ideario democrático e igualitario y protagonizaron los movimientos más importantes de la época.

  • Girodinos: creían que la guerra interior sería favorable porque permitiría desenmascarar a los opositores y se opusieron a la idea de ejecutar al rey.

El pueblo de París destituyó a Luis XVI y llamó a elecciones por sufragio universal masculino para una Convención que dictó una nueva Constitución y proclamó la República.

El rey fue ejecutado, como lo habían planteado los jacobinos y el gobierno fue ocupado por ellos mismos.

Establecieron una dictadura, que consistía en:

  • Aplicar terror para eliminar a la oposición interna.

  • Para atraer el apoyo campesino se eliminaron todas las deudas.

  • No aceptar la igualdad entre varones y mujeres.

  • Se designó un poder ejecutivo de 5 miembros denominado Comité de Salud Pública.

Más tarde surgió un nuevo grupo opositor en contra del gobierno actual, el cual desplazó al máximo dirigente jacobino e impuso un nuevo gobierno:

  • Dictó una tercera Constitución que eliminó el sufragio universal masculino; este derecho solo fue reconocido a los propietarios.

  • Se estableció un poder ejecutivo de cinco miembros (Directorio) y un podes legislativo bicameral.

  • Reprimieron a los jacobinos y a los sans culottes.

Napoleón y Europa

Napoleón Bonaparte fue partidario de los jacobinos y desde muy joven descolló por sus dotes militares.

Tras el golpe de Estado que concluyó con el Directorio, Napoleón fue el hombre fuerte de Francia y abolió la República al autoproclamarse Emperador.

Sin embargo aunque se llamara Imperio, el Estado y la sociedad se habían transformado lo suficiente como para que esto no significara una vuelta al absolutismo.

Se dictó el código Napoleón, un conjunto de leyes basadas en la eliminación de privilegios feudales y la consagración de la libertar política y económica.

En la época napoleónica Francia predominó en Europa continental sobre la base de su poder militar, El avance francés en Europa significó la expansión de los principios de la Revolución Francesa. En muchas zonas de Europa se abolió el feudalismo y se establecieron códigos legales inspirados en el Código de Napoleón. Esto llevó a que los franceses fueran recibidos como libertadores.

La restauración de las monarquías

Luego de su desastrosa campaña en Rusia, Napoleón fue derrotado y la monarquía borbónica fue restaurada. Posteriormente, Napoleón volvió al poder por un breve período pero fue definitivamente derrotado en la batalla de Waterloo y debió exiliarse; años más tarde murió.

Con la derrota de Napoleón Europa entró en un período de reacción conservadora.

Un Congreso realizado en la ciudad de Viena reunió a los representantes de las potencias europeas más importantes para definir el futuro de Europa. En el mismo se estableció a los viejos monarcas y se instituyó un sistema de represión hacia cualquier movimiento que protegiera los principios de la Revolución (el sistema se llamaba Santa Alianza). La servidumbre no volvió a establecerse y no se derogaron las leyes inspiradas en el Código Napoleón.

Surgieron intentos constitucionales como el de España, pero culminó en una invasión francesa que restituyó el poder absoluto.

Apareció un nuevo grupo revolucionario llamados liberales, por querer la libertad para el pueblo.

El pueblo de Francia volvió a levantarse contra el absolutismo, lo cual provocó un cambio en la forma de gobierno, se estableció una monarquía parlamentaria que fue cuestionada por los sectores con aspiraciones democráticas.

La Revolución de 1848

El régimen monárquico parlamentario establecido había favorecido al sector más rico de la burguesía y había excluido al resto de los sectores sociales. Este malestar fue acompañado por una gran crisis económica que significó desocupación y hambre, es por ello que el rey fue desalojado y se instituyó nuevamente una República.

El gobierno provisional era presionado por los sectores sociales que lo apoyaban y cuyos intereses eran diferentes. Finalmente los trabajadores se levantaron contra el gobierno, lo que llevó a llamar a elecciones presidenciales con el sufragio universal masculino nuevamente instaurado. Triunfó Luis Bonaparte que ocupó la presidencia durante 3 años y luego se proclamó emperador.

En la revolución del 48 Francia clausuró el ciclo revolucionario iniciado en 1789. La burguesía quedó al mando y los trabajadores rompieron todo vínculo con ella (se realizaron los primeros enfrentamientos entre trabajadores y la burguesía).

Invasiones inglesas

La revolución francesa, la llegada al poder de Napoleón, la independencia de EEUU y la prohibición del comercio con América; provocaron una gravedad en la situación económica de Inglaterra, lo cual llevó a esta a combatir contra Francia y sus aliados. Esto agravó aún más su situación económica, lo cual produjo que los ingleses salieran a conquistar otras tierras.

Primera invasión

Comandada por Beresford, que tras vences las resistencias argentinas asumió el cargo de gobernador de Bs. As. Las primeras medidas impuestas por este fueron las de libertad de cultos, protección de la propiedad privada y la de libertad de comercio (le convenía a Inglaterra). Éstas fueron del agrado del pueblo.

Argentina estaba defendida por el ejército comandado por Liniers, éste venció a Beresford lo cual llevó a la rendición de este inglés.

Segunda invasión

Comandada por Whiteloke. Se enfrentó con Liniers en la batalla de Misserre, donde salió victoriosa nuevamente la Argentina.

El derrumbe del Imperio español

Se destituyó del cargo de virrey a Sobremonte y se no nombró a Liniers.

En la península Ibérica se producía una severa crisis política. España firmó un tratado con Francia en el cual le repartía parte de Portugal y le permitía instalar sus tropas en territorio español por temor a una invasión.

En 1808 Francia tomó las ciudades del norte de España. Napoleón utilizó la crisis en su favor destituyendo al rey de su cargo y poniéndolo en su remplazo a su hermano José Bonaparte (Pepe Botella).

Las juntas locales se agruparon en una Junta Central, constituida en Sevilla, que para enfrentar la invasión francesa buscó apoyo en su antiguo enemigo, Inglaterra, a cambio de autorizar el comercio inglés en las colonias.

Mientras tanto, otros grupos tenían planes distintos. Por un lado, algunos criollos consideraban con interés el plan de proclamar a la princesa Carlota como regente. Por otro, los grupos peninsulares, comandados por Martín de Álzaga, desconfiaban de Liniers, a tal punto que en Montevideo, el gobernador decidió la formación de una junta, desafiando la autoridad del virrey.

La crisis estalló en Bs. As. cuando se produjo un intento de golpe contra Liniers encabezado por Martín de Álzaga con el respaldo de las milicias de regimientos españoles. Saavedra terminó con el motín y disolvió las milicias rebeldes, convirtiéndose en la autoridad más influyente de la ciudad.

En 1809, la situación volvió a modificarse cuando tomó el cargo de virrey Cisneros, nombrado por la Junta de Sevilla. Momentáneamente fue aceptado en todos los sectores.

La revolución y la guerra

Este débil equilibrio se rompió por la evolución de la situación española.

A comienzos de 1810, Napoleón completó la ocupación de la península Ibérica y acabó con la Junta Central de Sevilla; en su lugar, se instaló un Consejo de Regencia.

Las noticias llegaron al Río de la Plata en el mes de Mayo y redoblaron la agitación en Bs. As. Los jefes militares, encabezados por Saavedra, sostenían que la autoridad de Cisneros había caducado al disolverse la Junta Central que lo había nombrado, por lo tanto, el poder debía pasar al Cabildo para que este designara un nuevo gobierno.

Por ello se produjo un Cabildo Abierto, en el cual se discutirían las alternativas ante esta crítica situación. El 22 de mayo, se adoptó la tesis de que en ausencia del monarca, o quien lo sustituyese, la soberanía volvía al pueblo y el Cabildo debía designar los miembros que gobernarían. El 24 de mayo, el Cabildo designo una junta encabezada por Cisneros y cuatro vocales; pero esta decisión fue rechazada. El 25 de mayo, el Cabildo aceptó una petición avalada por los jefes militares: el nombramiento de una junta, esta vez presidida por Cornelio Saavedra.

Apenas instaurada, la Junta de Gobierno debió enfrentar grandes problemas. Uno de ellos fue la defensa de la revolución amenazada por quienes no reconocían al nuevo gobierno -en especial a la junta realista (decían que siempre y cuando hubiese un español con vida, debía ser obedecido como si fuera un rey. La otra corriente que existía era la de la Retroversión de la Soberanía (decía que no estando el rey, el poder pasaba al pueblo)).

Los conflictos políticos de la Revolución

Primera junta: se produjeron conflictos entre Moreno y Saavedra, lo cual produjo la adopción de gobierno en forma de Junta grande (igual a la anterior pero con la incorporación de los diputados de las diferentes provincias) provocando la renuncia de Moreno.

Los morenistas, se aliaron con el Cabildo imponiendo una fuerte contra hacia Saavedra. Al producirse desastres militares, favorecieron la ofensiva del Cabildo y los morenistas, lo cual terminó con la Junta Grande e impuso la formación de otro gobierno ejecutivo: el triunvirato (gobierno de tres)

El objetivo del triunvirato era luchar por la independencia y sancionar una constitución. San Martín y Carlos María de Alvear llegaron a Bs. As. para ponerse al servicio del gobierno. Éstos fundaron una sociedad política secreta, la Logia Lautaro, que terminaron con el triunvirato, e instauraron el Segundo Triunvirato.

El nuevo triunvirato cumplió con el mandato, varias veces postergado, de citar a una Asamblea general de las provincias. La Asamblea creó un nuevo tipo de poder ejecutivo, el Directorio, que, al igual que la logia, fue utilizado por Alvear para reforzar su poder personal.

La Asamblea, que había sido convocada para declarar la independencia y dictar una constitución, no llegó a cumplir ese cometido, debido, a los cambios que se produjeron en España: regresó Fernando VII al trono.

Para Artigas, las provincias debían tener su propia constitución, gobierno y ejército; legislar sobre aspectos económicos y comerciar libremente. Por ello, exigían la declaración inmediata de la independencia y la adopción de una forma de gobierno republicana y federal. Esto producía un enfrentamiento abierto con las tendencias centralistas y monárquicas que dominaban el gobierno porteño.

Se produjo una guerra civil: el Directorio declaró a Artigas traidor a la patria, pero las ideas de éste ganaron el apoyo de otros jefes del litoral (se conformó la Liga de los Pueblos Libres). Alvear fue relevado de su cargo y lo reemplazó Álvarez Thomas.

Independencia

Álvarez Thomas se propuso terminar con la guerra civil y concentrar los esfuerzos en la lucha contra los realistas. Pero esto se le hacía demasiado difícil, debido a que Napoleón había sido derrotado y Fernando VII había vuelto al trono de España y estaba dispuesto a someter a sus antiguas colonias.

La revolución americana entró en franco retroceso.

Las gestiones diplomáticas enviadas a Europa y Río de Janeiro, para negociar el reconocimiento de un Estado independiente, fracasaron.

La única Revolución que quedaba en pie era la del Río de la Plata y su suerte estaba comprometida.

Ante esta difícil situación, Álvarez Thomas invitó a las provincias a que eligieran diputados para un Congreso Constituyente, que se reuniría en Tucumán debido a la desconfianza de los pueblos del Interior hacia Buenos Aires. La independencia fue declarada el 9 de julio de 1816 en la casa de Mariquita Sánchez se Thompson.

La independencia de Chile y Perú

Los reiterados fracasos en el Norte obligaron a ejecutar un plan para terminar con el poder realista asentado en el Perú: atravesar la cordillera de los Andes, asegurar la emancipación de Chile y llegar a Perú por vía marítima. La guerra por la independencia pasaba a ser una empresa de alcance continental.

El cruce de los Andes se llevó a cabo siguiendo una cuidadosa planificación, que incluía operaciones de inteligencia y el traslado de fracciones del ejército a través de varios pasos, con el objeto de desorientar y dividir a las fuerzas enemigas. San Martín reunía todas esas condiciones, lo demostró en la batalla de Chacabuco.

La libertad de Chile quedó asegurada en la batalla de Maipú. O'Higgins ocupó el puesto de Director Supremo de Chile. Con ello, quedaba asegurado el apoyo para proseguir la guerra hasta Perú.

Ante el avance de los ejércitos independentistas y la caída del régimen absolutista - reemplazado por un régimen monárquico-institucional - Perú quedo debilitado, por ello se debió rendir sin combatir, lo cual le permitió a San Martín proclamar la independencia peruana.