Historia universal del siglo XVIII

Ilustración. Economía política. Adam Smith. Francisco de Quesnay

  • Enviado por: Mr. X
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 2 páginas
publicidad

¿Cómo podrías caracterizar el siglo XVIII? (político, social, cultural)

Como el siglo del descubrimiento de la razón. El hombre tomó conciencia de que las verdades, para ser aceptadas, debían pasar por el juicio de la razón.Esto fue posible gracias a un grupo de pensadores, llamados ilustrados o iluministas , que prepararon el terreno para las nuevas ideas políticas y sociales. Se sentaron las bases de las ciencias como tales, se desarrollaron teorías sobre la naturaleza del hombre, se limitó la autoridad real, se intentó dar respuestas a los problemas económicos, se desarrollaron las ciencias, las artes, la filosofía, la economía y todo el pensamiento en general. Por eso se lo llamó el Siglo de las Luces. En esta época se sistematizaron las nuevas prácticas que se venían realizando, como la observación y la experimentación, y el principal instrumento para desentrañar la realidad era el juicio de la razón. Pero el cambio -o la renovación- no fue total. En toda esta època la Ilustración coexistió con elementos del antiguo orden político y social. Por ej, con las monarquías absolutistas o con el mantenimiento de las situaciones de privilegio en beneficio de la nobleza.

Los principales pensadores y filósofos que cuestionaron el orden establecido fueron: Montesquieu, (en El espíritu de las leyes propuso una sociedad en que la ley limitase a la autoridad para poner fin a los abusos y excesos. Su teoría dio origen a la teoría de la división de poderes.), Rousseau (En El Contrato Social sentó las bases de la teoría social como pacto político, en el cual los hombres delegan la soberanía en las autoridades. Su pensamiento tuvo mucha influencia en los pensadores americanos de la época anterior a la Independencia) y Voltaire (que además fue un crítico terrible de la religión y de los pactos entre la Iglesia y el poder político). Todas estas ideas revolucionarias para la época fueron el punto de partida de otras ideas que desembocaron luego, a fines del siglo, en la Revolución Francesa y en la expresión Libertad, Igualdad, Fraternidad.

En el campo de las ciencias se inició el enciclopedismo. La Enciclopedia fue, además de reunir todo el pensamiento de la época en 17 volúmenes, un arma de combate, ya que postulaba nuevas ideas económicas y sociales (la igualdad entre la burguesía y la atristocracia) y criticaba la religión, la Iglesia y la Filosofía medieval. Por enfrentarse a la Iglesia fue prohibida en muchos lugares y condenada por la Inquisición.

En el campo de la economía el pensamiento económico se transformó en una disciplina con características propias: la economía política. Dos pensadores fundaron las bases de esta nueva ciencia: Francisco de Quesnay, (cuya doctrina conocida como fisiocracia, tuvo muchos seguidores en Francia, por ej, Turgot que era ministro de Luis XVI. Los fisiócratas se apoyaban en el valor de la tierra como concepto central de su doctrina y de ahí la riqueza fluye a las restantes clases sociales. Por ello afirmaban la existencia de un orden natural, dejando que todos actuasen libremente -“dejar hacer, dejar pasar”- y al oponerse a la intervención estatal se enfrentaban con el mercantilismo dominante de la época) y Adam Smith (cuya doctrina conocida como liberalismo económico, el cual sostiene que para lograr la satisfacción de las necesidades y, por consiguiente, el bienestar individual y social, es preciso que el mercado funcione libremente y que el estado se mantenga aislado del proceso, no interviniendo. Con respecto a la teoría del valor, el aporte de Adam Smith significa un avance con respecto a los mercantilistas e incluso a los fisiócratas ya que sostuvo que el origen del valor no se encuentra en los bienes, el oro o la tierra, sino en el trabajo.

Todas estas ideas provocaron un gran impacto en toda la sociedad, pero incidieron principalmente en las monarquías europeas, llevando a un fortalecimiento del poder del rey y al desarrollo ordenado y equilibrado de la sociedad. Por eso se lo conoció como el despotismo ilustrado.