Historia Universal contemporánea

Historia mundial contemporánea. Revolución industrial. Industrialización. Socialismo. Movimiento obrero. Liberalismo. Nacionalismo

  • Enviado por: Pollo
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 7 páginas
publicidad

1er. CERTAMEN HISTORIA CONTEMPORÁNEA

Periodismo UVM - 29 / Abril / 2002

  • Demuestre históricamente el nacimiento del mundo contemporáneo considerando:

    • Fin del antiguo régimen

    • La génesis del Estado contemporáneo

    • El surgimiento del liberalismo y nacionalismo

    • Desde finales del siglo XVIII, se comenzó a originar una “fatiga” del mundo antiguo. Empezó también una etapa de transición en Europa que primero repercutió en Norteamérica y ahora es determinante en el mundo entero.

      En esta transición, los hombres fueron aprendiendo a vivir en sociedad, probando varios sistemas, sociales, políticos y económicos, hasta llegar a lo que resultó ser mejor para todos, pero este proceso no estuvo exento de dificultad, hubo una serie de revoluciones que se presentaron como la única forma de hacer caer los altamente imperfectos sistemas de la época, originando así, nuevas formas de hacer las cosas o nuevas ideas para hacer un mundo mejor para todos y no sólo para algunos, ya que una de las principales características del mundo antiguo es que existían personas que poseían una serie de privilegios, como la exención fiscal, que hoy, de acuerdo a las necesidades comunes de la sociedad, son iguales para todos.

      El primer punto a considerar es la caída del antiguo régimen. Esta antigua forma de gobierno fue bautizada así por los revolucionarios franceses y corresponde a la que se aplicaba en Europa antes de la Revolución. Éste era un sistema de monarquía absoluta, es decir, el poder, que era externo y permanente, se concentraba en un rey. Este sistema también poseía diferenciaciones sociales muy marcadas: los estamentos o clases. Éstas dividían la sociedad en 3: El Clero y la Corona; Nobleza; Tercer Estado. Por supuesto, la clase más alta estaba integrada por el rey (la Corona) y la Iglesia. Este estamento social era el más privilegiado, no pagaban impuestos y poseían derechos exclusivos sobre los bienes como el fideicomiso, es decir, los bienes podían heredarse de generación en generación y no con un máximo de 3 generaciones como antes. Además existía la amortización de los bienes que no permitía vender ni donar los bienes heredados, en otras palabras, eran intocables.

      Existían también los gremios que obligaban a los trabajadores de la época a ejercer durante diez años para ser considerados maestros, y agrupaban a todos quienes se desempeñaban en cierto oficio, tanto como aprendices, primera etapa; oficiales, segunda etapa; o maestros.

      En cuanto a la economía, la monarquía funcionaba con dos sistemas fiscales paralelos, el de la Corona y el de la Iglesia, entidad que se financiaba principalmente a través del diezmo, como fuera, ambos estamentos percibían dinero cobrando impuestos.

      Los dos siguientes puntos son la génesis del Estado contemporáneo y el surgimiento del liberalismo y nacionalismo. El primero, resumiendo, se produce como consecuencia de la revolución liberal donde se pretende crear una sociedad bajo el respeto de los derechos del hombre - libertad, igualdad y propiedad - y la división de los poderes. El nacionalismo contribuye principalmente a crear una “identidad nacional”, pero el hecho más significativo en el surgimiento del Estado moderno, es el símbolo político del liberalismo: la constitución. Esta nueva forma de organización política, se dio por primera vez en los Estados Unidos y hoy se aplica en casi todo el mundo. Antes de la constitución, los reyes eran designados en una forma “divina” como nombrados por Dios, y ese poder se iba heredando por generaciones. Con la revolución, se valoró mucho más la forma en que se ejerce el poder, que su origen, entonces sería legítimo el poder de quien gobierne por cómo lo haga (que respetara los derechos del hombre) y no por cómo lo obtenga, además se creó la división de poderes, ejecutivo, legislativo y judicial; todo con el propósito de repartir las atribuciones que antes poseía sólo el rey.

      Con el nacionalismo se deja de lado la idea individualista y se percibe al hombre como un ser inmerso dentro de un grupo, que tiene en común una lengua, valores, costumbres, etc. con las cuales se identifica cada integrante, de eso se trata precisamente, el surgimiento de una identidad como nación, claro que esto produjo también algunos inconvenientes, como el hermetismo de las naciones con respecto a sus fronteras, dentro de las cuales no podía haber individuos que no pertenezcan a ese pueblo. Por otro lado, en Alemania, la teoría nacionalista, a la que contribuyeron autores idealistas y romanticistas como Hegel, Herder y Fichte, decía que existía un “geist”, algo así como un espíritu del pueblo, el cual debía encontrarse, para ello, había que buscar en el volk-lore (folklore) de la nación y determinar todo el territorio que abarcaban las obras folklóricas, extensión que correspondería al “espacio vital” que también debía ser el territorio que el país debía poseer. Así se estudió la música de Wagner y los cuentos de bosques de los hermanos Grimm, encontrando el origen de sus obras fuera del país, por lo que entonces extendieron el territorio alemán a todo el centro-norte de Europa.

      Pero concluyendo, se pasó de una monarquía absoluta, donde todo estaba en poder de una sola persona y donde existían clases privilegiadas, a un sistema de gobierno diferente, donde el rey debía gobernar de acuerdo a la constitución, obra del liberalismo, y donde se dividió el poder en 3. eso en el área política, en lo social, también el liberalismo introdujo un concepto fundamental: la libertad, que quitó al gobierno la facultad de regularlo todo y también abolió las clases sociales y sus privilegios. Además la revolución también constituyó como derecho la propiedad, incidiendo en la economía. Más tarde el nacionalismo vendría a cerrar esta transición con la idea de identidad y soberanía nacional.

      Entonces podemos afirmar que el nacimiento histórico del mundo contemporáneo, se da con la contribución de cada uno estos elementos en el eterno perfeccionamiento de un sistema que haga posible la convivencia mediante una compleja organización en los ámbitos político, social y económico. Al crearse el concepto de Estado, mediante una constitución, y al organizarlo, se dio pie a una nueva forma de hacer las cosas, que es lo que hoy conocemos como sociedades, países, etc.

      2. Presente causas, desarrollo y consecuencias de la Revolución Industrial.

      Sin duda, la causa fundamental de la Revolución Industrial es la aparición de máquinas que funcionan con energía natural y no humana. Este período comienza alrededor del año 1800 y se puede decir que su más importante artífice es James Watt, inventor de la máquina a vapor, la que en sí no servía para nada, pero sí tenía un sin fin de posibles aplicaciones. Watt patentó su creación en 1769 tras 13 años de trabajar en ella, y sería Stephenson, uno de sus “discípulos”, por llamarlo así, quien en 1825 aplicó el invento de Watt e inventó la locomotora, que en primer lugar fue un tren de carga que alcanzó los 25 Km/h, pero 5 años más tarde, Stephenson construiría una nueva locomotora, pero esta vez de pasajeros, y aumentó la velocidad a 30 Km/h, entonces nace el ferrocarril, se triplica la velocidad de la diligencia, se abren nuevas y más rápidas rutas comerciales, además otros 5 años después se inventaría el barco a vapor, que reemplazaría al frágil y dependiente velero.

      Podemos distinguir en este período 3 conceptos: Revolución Industrial, Industrialización y Maquinismo. El primero corresponde a lo ya señalado, la aparición de las máquinas en Inglaterra cerca del 1800; el segundo es el proceso de adaptación al avance tecnológico por parte de los demás países de Europa y el último dice relación con el impacto que causó en la sociedad trabajadora la aparición del llamado “hombre máquina”.

      Así, durante la revolución, nacen no sólo las locomotoras y los barcos, también se construyen carreteras, y aparecen las fábricas, siendo la primera de ellas la instalada a orillas del Río Dervent por Arkwriight y Strutt en 1776. Esta nueva empresa marca el inicio de la industrialización.

      Como consecuencia de esta revolución tecnológica, durante la industrialización, se generó un gran movimiento de capitales con motivo de la modernización, es decir la incorporación de estas máquinas en los procesos de producción y la instalación de más y más fábricas, o sea, la producción en masa que dio también origen a un consumo igualmente masivo.

      Pero este proceso no sólo se dio en Europa, el segundo lugar donde se da la industrialización fuera del viejo continente, es en Estados Unidos, que se convirtió rápidamente en la primera potencia industrial del mundo.

      Como consecuencias de esto, podemos señalar como principales al menos 4:

    • El aumento en la población mundial: producto de la mejor oferta de alimentos, las mejores condiciones higiénicas, la creación de las ciudades, etc., disminuye enormemente la mortandad.

    • La obtención de materias primas: todos los estados europeos van a procurar conseguir y conservar materias primas, especialmente el hierro.

    • Las nuevas fuentes de energía: Éstas sirven principalmente para transformar las materias primas y contribuye a consolidar la estructura industrial de los estados.

    • La distinción entre países desarrollados y subdesarrollados: las grandes potencias mundiales ya no estaban marcadas por su extensión ni poderío militar, sino por su capacidad industrial, donde se usa como parámetro la renta nacional.

    • También es importante considerar en lo social, que los antiguos trabajadores, que llevaban toda su vida dedicados a un cierto oficio, ven desvalorizado su trabajo con la llegada de las máquinas, es como si ya no fueran nada. Antes de la tecnología, todos eran importantes en el trabajo, pero en la nueva industria era todo lo contrario, todos eran prescindibles. Además de agiliza la economía, se aumenta la producción y se generan nuevas prácticas económicas, todo lo cual va a exigir otra clase de instituciones que hagan posible disminuir los riesgos económicos al invertir en la industria, ya que nunca antes éstas habían sido tan grandes, entonces nacen las sociedades anónimas; la bolsa, donde se transan las acciones; el mercado cambiario; el ciclo económico, etc.

      Volviendo a lo social, encontramos que la antigua sociedad estamental, se transforma en una sociedad industrial, donde existe tendencia al cambio, leyes igualitarias e igualdad ante la ley, sin privilegios, que reclama derechos y se opone al monopolio, características que antes o existían.

      En conclusión, la Revolución Industrial es uno de los procesos más significativos de este período que hemos llamado de transición, ahora aparte de tener constitución, poderes divididos, derechos e identidad, tenemos la tecnología, que trajo muchos beneficios sociales, políticos y sobre todo económicos además de introducir el concepto de desarrollo, ahora sí estamos en presencia de los primeros vestigios del mundo actual.

      Control de Lectura Historia Contemporánea

      “Historia del Mundo Contemporáneo”

      Periodismo UVM - 29 / Abril / 2002

      1. Refiérase al socialismo y a los movimientos obreros desde la cuestión social hasta la segunda internacional.

      La cuestión social correspondía a una clara diferencia de clases económicas como producto de la industria, ya que existían los dueños de las empresas y los obreros, entonces se dio una sobreexplotación de los trabajadores, hecho que estaba dado fundamentalmente por el carácter de prescindibles que poseían. La mano de obra era prácticamente gratis, se pagaba muy poco, las jornadas de trabajo eran demasiado largas, a veces debían trabajar las mujeres y los niños y si aún no alcanzaba para vivir, muchos caían en la delincuencia o en el caso de las mujeres, en la prostitución. Todo esto mantenía preocupados a los autores de la época que intentaban mantener las cosas en calma por miedo a una guerra civil que pudiera producirse entre ricos y pobres o más bien, entre empresarios y obreros. Una de las frases creadas para este propósito era “caridad en el rico y resignación en el pobre”. Pero agregando las leyes que impedían las organizaciones entre los obreros, la inexistencia de los gremios y la prohibición de trabajo para los niños, la situación de los trabajadores comenzó a hacerse insostenible, entonces se originaron los primeros movimientos obreros, los cuales tienen como común denominador la destrucción de las máquinas principalmente en las industrias textiles donde los tejedores hacían pedazos los telares a vapor importados desde Inglaterra, en ocasiones la furia era también contra los empresarios, produciéndose algo más que protestas y huelgas. Sin embargo, en 1824, en Inglaterra, se abolió el impedimento de asociacionismo entre obreros, entonces nacieron los primeros sindicatos impulsados por los trabajadores más instruidos, la agrupación de éstos, daría origen a la Grand National Consolidated Trade Unions, cuyo precursor era el socialista Robert Owens, quien se mostraba partidario de una acción moderada y pacífica, pero hubo organismos más radicales que provocaron serios conflictos que terminaron por empequeñecer y hasta desaparecer varias agrupaciones, pudiendo recién retomar su fuerza casi 40 años más tarde. Pero tras este decaimiento en la organización sindical, la causa obrera se orientó hacia la lucha política, lo que originó en movimiento cartista que pretendía democratizar mediante lo estipulado en la Carta del Pueblo de 1838 donde había 6 puntos que reclamaban, entre ellos, el voto universal masculino, el establecimiento del voto secreto y la instauración de los distritos electorales cuyo objetivo era reconocer la creciente importancia de las ciudades, mas, estas peticiones fueron rechazadas por el parlamento en varias ocasiones, hasta que, producto de las grandes protestas de los radicales cartistas, terminaron por debilitar el movimiento hasta que desaparece en 1850, sin embargo entre los éxito, siempre pequeños de los cartistas, se cuenta la aprobación de las primeras leyes laborales en Inglaterra. Sólo después de esto los sindicatos recobrarían fuerzas, se crearon muchas uniones más, siendo la más importante la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), hubo más fracasos, en Alemania aparecieron los comunistas y se necesitó de la tolerancia de los gobiernos y la intervención de la AIT para permitir un desarrollo normal de los movimientos sindicales.

      Luego de esta serie de problemas sociales, comienza a circular un concepto que ni siquiera tenía mucho significado, al menos hasta Marx, hablamos del socialismo. Esta acción fue tomando forma mediante la lucha de sus protagonistas contra el capitalismo, la crítica a la economía política clásica, etc. Se puede distinguir a 3 corrientes principales antes de Marx: la anarquía, la utopía y el comunismo. La primera, atacaba el Estado centralista y condenaba fuertemente la desigualdad económica, en el fondo repudiaban cualquier forma de gobierno central, para ellos lo mejor era la libertad total, la libre asociación campesina, etc. La segunda, los utópicos, pretendía sólo disminuir las pronunciadísimas desigualdades económicas, buscando una igualdad mediante la creación de instituciones reguladores y ese tipo de cosas, incluso Owen hizo el intento que como buena utopía, fracasó. La tercera y última corriente, es la más radical: los comunistas, el cual buscaba la completa igualdad entre todos los hombres, eliminando toda clase de diferencias y estableciendo ideas como la propiedad común de los bienes de producción.

      Esta serie de luchas socialistas obreras, llegó a un punto en el que la AIT se convertiría en un vehículo de difusión de las nuevas corrientes que surgían luego de varios análisis económicos que daban a conocer las desventajas del reinante sistema capitalista, siendo la más importante “El Capital” de Marx. Entonces, se produjeron enfrentamientos entre estas corrientes que tenían un mismo trasfondo, pero distintos modus opernadi, entonces los mismos autores (Marx, Proudhon, Engels, Bakunin) dejarían sus libros para participar directamente en los movimientos en sus diferentes países, aumentando las huelgas, protestas y otras formas de intentar cambiar las cosas, dando origen así a lo que se conoce como la Primera Internacional, la que debido a acciones radicales, una vez más, vio disminuida su fuerza, los gobiernos persiguieron a los integrantes de la AIT, los sindicalistas ingleses se desentendieron de la situación y cerca de 1875, se desintegró el movimiento internacional completo. Sin embargo, ese mismo año, nació en Alemania, producto de una fusión de organizaciones obreras de ese país, el Partido Socialdemócrata Alemán (PSD), el primer partido obrero de alcance nacional en Europa, el éxito del PSD fue inmediato. Con influencias marxistas y algunos contenidos democráticos y reformas sociales beneficiosas para los trabajadores, este partido trascendió a las fronteras alemanas y comenzaron a organizarse instituciones similares en toda Europa, donde se dio inicio a una intensa lucha contra los gobiernos capitalistas, se procedió a organizarse de manera diferente a la AIT de la Primera Internacional, también hubo tensiones al interior de esta ya declarada Segunda Internacional, si embargo ésta utilizó todos los medios para evitar una nueva guerra interna en Europa, así quedó dicho, aunque sin precisar la puesta en práctica de los métodos, en el congreso de 1912, pero los esfuerzos no fueron suficientes y en 1914, antes de que la Segunda Internacional pudiera realizar un nuevo Congreso Internacional, estalló la guerra europea, así, sin haberse podido organizar, los partidos socialistas no sabían qué hacer ante la situación, entrando la Internacional en una gran crisis cuyas consecuencias no se verían hasta una vez finalizado el conflicto bélico.

      En conclusión, se produjo una diferencia demasiado marcada entre patrones y empleados producto de la industrialización, donde los dueños de los medios de producción eran quienes recibían el dinero mientras quienes trabajaban en la s industrias apenas podían sobrevivir, entonces se originaron las rebeliones de los obreros y con justa razón por lo mismo, se dio origen a las ideas socialistas, que no eran nada más que lo opuesto a lo que estaba pasando, los obreros buscaban salir del “hoyo” en que el sistema los tenía sumidos, pero las actitudes radicales y las insurrecciones, excesos que en todas partes ocurren, sumado a lo utópico de sus ideas, terminaron por hacer fracasar absolutamente todo intento por cambiar la situación y no lograron más que inestabilizar las cosas, generaron guerras, se pelearon entre ellos y siempre terminaron por perder el control de sus propios actos y por lo tanto no consiguieron lo que querían, que, en todo caso, eran ideas que nacieron muertas una vez que comienzan a vislumbrarse los inicios del socialismo, ninguna organización internacional fue capaz de mejorar la situación obrera, al menos, no por mucho.