Historia social y política contemporánea

Revolución industrial. Revolución francesa. Revoluciones de 1830 y 1848. Imperialismo. Caciquismo. Sistema canovista. Nacionalismo vasco

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 25 páginas
publicidad
publicidad

HISTORIA SOCIAL Y POLITICA CONTEMPORANEA.

La historia contemporánea se puede definir como el conjunto de procesos mediante el cual la sociedad va ganando en derecho para romper con la sociedad piramidal anterior.

TEMA 1

Las revoluciones económicas y políticas del siglo XVIII en Europa y América.

La sociedad contemporánea viene marcada por dos factores fuertemente ligados entre si y que conforman la base sobre la que se construye la misma. Son en el orden económico el capitalismo y en el orden político-social el liberalismo. Ambos van indisociablemente unidos y entre los dos crean lo que se conoce como sistema democrático.

El siglo XVIII es una época de grandes y bruscos cambios con respecto a lo anterior.

Condicionantes necesarios para el cambio.

Para que se produzca cualquier cambio brusco (revolución) es imprescindible que se produzca previamente una acumulación de capital.

La acumulación previa a las revoluciones del 18, se produce en el siglo 17, debido sobre todo al “ensanchamiento” del mundo gracias a los descubrimientos y a su explotación como mercado.

Se reducen un florecimiento de las clases burguesa norte europeas (ingleses, holandeses, suecos…) todos ellos protestantes, mas pragmáticos y menos influidos por4 la religión.

Se extiende un precapitalismo considerado como la actividad dirigida a conseguir el máximo beneficio por encima y al margen de la política.

Se produce una profunda transformación agraria, debido a las necesidades de alimentar una población cada vez mayor. Se impulsan reformas tendentes a poner más tierras en cultivo, en Inglaterra en el siglo 18 en España en el 19.

En Inglaterra se lleva a cabo mediante la llamada “política de cercamientos” que obliga a los pequeños propietarios a vender sus parcelas para unificarlas en otras mayores en las que sea rentable la inversión en más tecnologías.

El exceso de mano de obra campesina que origina se traslada a las ciudades creando las condiciones para el avance industrial.

Junto a esto surge la protoindustrializacion caracterizada por el trabajo a domicilio en pequeña escala, que tiene como consecuencia la extensión del mercado a capas cada vez más amplias de la población,

El elemento fundamental (schumpeter) para entender la transformación contemporánea es el MERCADO. Las innovaciones científicas y tecnológicas se hacen para ser vendida. Se genera demanda aumentando la oferta, en una espiral cada vez mas abierta. El elemento fundamental en los cambios es el empresario.

La primera transformación política que favorece la revolución industrial se produce con el ascenso al poder de la burguesía inglesa en el siglo XVII; empiezan a desarrollar medidas tendentes a cambiar la política a favor de los intereses burgueses.

SIGLO XVIII

Es llamado el siglo de las revoluciones por las tres trascendentales que se producen: la revolución industrial, la revolución americana y la revolución francesa.

La revolución industrial

Supone una transformación radical y profunda del conjunto de la estructura anterior en todos los aspectos económicos, culturales y tecnológicos.

Causas

Reforma agraria que supone un aumento de la productividad con la aparición de nuevos cultivos, junto el fin del sistema de cercamientos (openfield) que abre los terrenos y permite la introducción de las maquinas en la agricultura.

La acumulación de capitales que facilita nuevas inversiones sobre todo en el sector industrial y la aparición del un sistema financiero moderno, bancos públicos y privados con los nuevos sistemas de financiación que ello supone.

Las transformaciones en el pensamiento la fractura social que produce la crisis del antiguo régimen y su sistema de privilegios y de estamentos, favorece la aparición de ideologías totalmente nuevas como el liberalismo, la democracia, y la republica. La sociedad se organiza en clases y aparece la lucha entre ellas.

La evolución institucional aparecen nuevas formas de poder político el parlamentarismo y sociales consolidación d la burguesía y aparición del movimiento obrero.

Las innovaciones tecnológicas que facilitan la maquinación y el consiguiente aumento de la productividad. Se produce mas y mejor.

Consecuencias sociales de la industrialización

En el CAMPO se produce un éxodo de población hacia las ciudades. Esto tiene unas consecuencias importantes puesto que este ámbito se ve obligado a reestructurarse debido a la perdida de protagonismo respecto a la ciudad, la abolición del régimen señorial, y una industrialización progresiva. Junto a ello perviven viejas estructuras y se producen una dualidad entre las misma, aparecen campos abiertos junto con los anteriores cerrados, el autoconsumo se enfrenta a la irrupción del mercado, y las grandes propiedades empiezan a eliminar a los pequeños propietarios.

LA CIUDAD

A partir de este siglo se produce un progresivo aumento del tamaño de las ciudades que llegara a su momento culminante en el siglo XIX. El símbolo de la ciudad del XVIII es la fabrica que suponen un cambio en el paisaje y el diseño de loas ciudades. Las antiguas ciudades se trasforman combinando los sectores viejos con los nuevos; surgen las nuevas ciudades que cambian la geografía social. Los suburbios conviven con los barrios residenciales.

CAMBIOS EN LA ESTRUCTURA SOCIAL

  • Los viejos estamentos, clero, nobleza…, empiezan a declinar por la perdida de su poder económico, aun cuando se producen intentos de adaptarse a los nuevos modelos.

  • La burguesía comercial del siglo anterior deriva hacia una nueva burguesía industrial. Surgen los asalariados y el movimiento obrero. Aparecen mecanismos que favorecen la movilidad social en sentido vertical y horizontal.

  • Los viejos valores sufren una mutación profunda

  • El código del honor medieval se sustituye por el poder del dinero

  • Las practicas comunales por el individualismo

  • Los súbditos desparecen por el concepto de soberanía popular y son sustituidos por los ciudadanos

  • El abandono de la religión acaba con la teocracia anterior.

  • Se impone la burguesía en todos los aspectos.

  • EL TRABAJO INDUSTRIAL: DEL ARTESANO AL PROLETARIO

    Surge un nuevo sistema económico: el Factory system

  • Este nuevo sistema requiere de un lado la adaptación del artesano y del campesino a los nuevos ritmos de trabajo. Y la adaptación al reloj, (horarios que cumplir). Eso supone una perdida de la propia identidad, a favor de una mayor iniciativa y libertad.

  • Una especialización de las tareas productivas y un control rígido de las operaciones laborales.

  • La condición obrera.

    Las condiciones de vida de los trabajadores vienen determinadas por dos factores, la fábrica y el suburbio de las ciudades en donde viven.

  • en la fábrica del trabajo se desarrolla en unas condiciones totalmente abusivas en cuanto a jornada, condiciones de trabajo, salarios de miseria y empleo mayoritario de mujeres y niños.

  • En el suburbio las condiciones son de insalubridad, hacinamiento subalimentacion y desmoralización, con todo cuanto ello conlleva.

  • El Nacimiento de la cuestión social.

    La cuestión social se puede definir como la concienciación por parte de determinadas elites de las condiciones de vida de las clases trabajadoras y su necesidad de mejorarlas. Esto origina las primeras acciones filantrópicas. Por otro lado el deterioro progresivo de las condiciones de vida da lugar al nacimiento del llamado socialismo utópico cuyos principales exponentes son Saint-Simón, Fourier y Owen.

    La formación de la conciencia obrera.

  • hasta 1820 el movimiento obrero se reduce a manifestaciones primarias como son el ludismo reacciones ante la mecanización con la quema de la maquinaria. Y en Inglaterra las reclamaciones pidiendo reformas (Combinaction acts).

  • Entre 1820 y 1848 se produce el nacimiento de las primeras asociaciones obreras. Comienza la participación políticas (el cartismo) llamado así por que consistía en cartas que se remitían pidiendo reformas laborales, los primeros ensayos internacionalistas (liga de proscritos) y se producen motines y revueltas importantes, sobre todo en Francia.

  • Después de 1848 surgen las internacionales y se produce una madurez en los planteamientos obreros de la mano de autores como Marx, Engels, Proudhom o Bakunin.

  • LA DIFUSION DE LA INDUSTRIALIZACION 1780 -1840

    A. En el resto de Europa la industrialización se va a llevar a cabo con retraso respecto de Inglaterra `por diversos factores.

  • Al contrario que en Inglaterra en los países europeos las viejas estructuras tienen un peso considerable, ello hace que existe excesivas reglamentaciones incluso a nivel local.

  • La división del mercado por la abundancia de fronteras.

  • el elevado coste del transporte.

  • . El desprecio que las elites nobiliarias europeas sienten por las actividades mercantiles e industriales.

  • una distribución territorial de riqueza desigual.

  • Las guerras y conflictos con lo que suponen de pérdida de vidas humanas, de destrucción de capital y de inseguridad política y social que suponen un freno a la renovación e industrialización.

  • B. los comienzos de la emulación continental después de 1815

    Después de las derrota de Napoleón en 1815 el continente europeo comienza una fase de industrialización debido a varios factores importantes.

  • La eliminación de las trabas reglamentarias del antiguo régimen (gremios y feudalismo.

  • el crecimiento demográfico que genera una mayor presión de la demanda

  • la acumulación de capitales experimentada en el periodo

  • la lucha contra el desfase tecnológico

  • la unificación de mercados con la creación del Zollverein alemán que supuso la eliminación de aduanas, y la independencia de Bélgica.

  • la revolución del transporte que supuso la navegación del Rin, y la aparición del ferrocarril.

  • C. Las peculiaridades de la industrialización continental

    La industrialización en el continente estuvo marcada por la aportación de capital ajena el comerciante e industrial, de un lado la aportación de los gobiernos y de otro el papel de la banca.

  • el papel de los estados se produjo mediante inversiones directas en la industria, el estimulo indirecto con políticas encaminadas a favorecer la inversión, la creación de infraestructuras de trasporte, fundamentalmente el ferrocarril, el fomento de la formación y la difusión de la tecnología, y las políticas tendentes a la unificación de mercados.

  • la banca adquirió un creciente protagonismo en el periodo debido a la necesidad de inversiones cada vez más costosas por la aparición y el desarrollo de las industrias siderurgia al principio, y el ferrocarril y las químicas después.

  • A partir de 1840 se produce una revolución de los transportes y una época de estabilidad monetaria que permite la expansión de la industrialización hacia otros lugares, EE.UU., Europa del este….

    Las revoluciones atlánticas: la independencia de los Estados Unidos

    La proclamación en 1776 de la independencia de Estados unidos, significa de hecho la primera gran revolución liberal de la historia, y un hecho significativamente importante en la historia contemporánea.

    Sus antecedentes son meramente de carácter económico, y se deben principalmente a varias causas.

    La autonomía económica y financiera que de facto gozaban las colonias americanas.

    Las consecuencias económicas que para Inglaterra supone la guerra de los 7 años, que hace que endurezca las medidas impositivas sobre las colonias.

    La rebelión de las elites coloniales ante esta política compositiva origina la adopción por parte de la metrópoli de medidas restrictivas de la autonomía financiera local, lo que enerva aun más los ánimos de los colonos que se declaran independientes.

    Loa gran importancia de la independencia americana, radica en el hecho inédito desde la antigua roma, de la constitución de una republica. Una republica además con una característica hasta la fecha desconocida, su federalismo. Este federalismo viene definido por la diversidad de colonias que ceden al estado federal parte de su soberanía al estado central.

    Surgen las primeras constituciones en los diferentes estado, y posteriormente la constitución federal en 1776 la declaración de derechos del hombre. En ella se aplican por primera vez los principios de Libertad, Igualdad y separación de poderes, así como el papel predominante de la presidencia.

    Las características principales del sistema americano son:

    El papel del ejecutivo está en la práctica limitado por los gobiernos locales, encargándose prácticamente de la política exterior.

    El legislativo es elegido mediante voto censitario, masculino, racista y diverso en función de los estados.

    Se crea un Tribunal Supremo que genera jurisprudencia e las leyes fundamentales del estado.

    El presidente se convierte en el jefe de estado.

    El sistema americano es heredero directo de la situación económica inglesa, de las teorías políticas europeas (Montesquieu, Rousseau, Voltaire) y tiene un claro carácter liberal-elitista.

    La revolución francesa

    La revolución francesa de 1789 si supone un profundo cambio de valores con respecto al sistema político imperante. Significa el fin del antiguo régimen. Y supone la desacralización del estado y las estructuras que hasta entonces lo soportan.

    Responde al modelo clásico de crisis económica que provoca tensiones sociales a las que desde el poder no se ofrece solución provocando una radicalización que conlleva a mayores tensiones desembocando en un cambio de régimen.

    La revolución francesa es una revolución prácticamente parisina, respondiendo al esquema de revolución burguesa, en la que el pueblo llano representa un papel de actor secundario, aunque en determinadas fases de la misma se convierta en protagonista.

    Hay que distinguir varias etapas en el desarrollo y evolución de la misma.

    Etapa constituyente de 1789 a 1791. Etapa de revolución burguesa moderada. Mantenimiento de la monarquía como forma de gobierno. Se crea la asamblea constituyente que proclama la abolición de los fueros estamentales. Esta etapa concluye con la constitución de 1791, la “declaración de derechos del hombre y el ciudadano”.

    Esta, inspirada por la constitución americana de 1776, consagra los principios de igualad, libertad, respeto a la propiedad y resistencia a la opresión.

    Es un intento de monarquía liberal donde el poder del monarca esta limitado por la idea de la soberanía popular. En el orden económico impera el liberalismo básico: libertad de comercio, cultivo producción y trabajo.

    Los demás principios son pronto matizados pues la libertad solo se aplica en Francia, la esclavitud se mantiene en las colonias, y la soberanía popular solo pueden ejercerla los “ciudadanos activos”, es decir los que posean un mínimo de capital.

    Etapa revolucionaria 1791-1793. Se inicia tras la declaración de derechos, aunque algunos consideran este hecho dentro de esta etapa. Se caracteriza por el reforzamiento de la cohesión interior, debido fundamentalmente a las invasiones extranjeras, se identifica la revolución con la defensa de la nación, el ahondamiento en los cambios y la progresiva radicalización de las posturas. Finaliza con la decapitación de la familia real dando paso al la siguiente fase.

    El terror 1793-1795. Durante este periodo la radicalización es extrema. Se legislan limitaciones a la propiedad privada. Se instauran el sufragio universal y la igualdad. Se llevan a cabo levas en masa. Se impone una economía dirigida. Se instala un periodo de terror donde cualquier disidencia es brutalmente reprimida.

    El directorio 1795-1800. Debido a la radicalización y el desgobierno de la etapa anterior, las clases burguesas adineradas requieren la intervención del ejército, a fin de reconducir la revolución hacia una vuelta a la revolución burguesa de 1789. El poder retorna a las clases burguesas adineradas que proclaman una nueva constitución. La constitución de 1795, proclama la vuelta a los principios de la de 1791. Consagra el sistema parlamentario. Fortalece la independencia de los jueces. Establece el sistema bicameral como poder legislativo, una cámara elegida por sufragio censitario, y otra de notables, a fin de controlar a la primera. Exalta el derecho de propiedad como algo sagrado.

    El poder ejecutivo recae en un directorio.

    La revolución termidoriana, como se denomina a también esta etapa, supone que por primera vez, el ejército se convierte en garante del orden interno del estado. Esto propicia la ascensión a círculos del poder de los mandos m militares, especialmente de Napoleón Bonaparte. Lo que da lugar a la siguiente y ultima etapa revolucionaria.

    El imperio napoleónico 1880-1815. Que supone la extensión al resto de Europa de los principios y las ideas de la revolución francesa.

    La Europa de la restauración

    Tras la derrota de Napoleón, las potencias vencedor Austria, Gran Bretaña, Rusia y Prusia se enfrentan a la necesidad de reorganiza la política europea en bases a unos principio y unas ideas que borren por completo las emanadas de la revolución francesa.

    Ante esta necesidad se reúnen en el congreso de Viena a fin de marcar los principios de esta política.

    El congreso de Viena supone el triunfo de una idea nueva, la sustitución de la acción m militar por la diplomacia como medio de poner fin a las disputas entre las potencias. La idea básica que subyace en el congreso es que la guerra supone un freno al desarrollo de las naciones y que es preciso desecharla en bien del progreso. En este congreso surgen dos términos nuevos, el concepto de POTENCIA y el de SUPREMACÍA POLITICA.

    El gran éxito de4l congreso de Viena es establecer un sistema y un orden europeo que llevará a que el Europa no se produzca una gran guerra hasta prácticamente un siglo después en 1914. El sistema basado en la diplomacia tiene tres principios inspiradores fundamentales.

    El principio de legitimidad. Que define la legitimidad de los estados en base ala legitimidad de sus dinastías reinante, en una vuelta al antiguo régimen, la soberanía vuelve al estado, que debe ser absoluto. El nacionalismo que empieza a surgir en algunos lugares de Europa, se considera el gran enemigo del liberalismo.

    El principio de solidaridad. También llamado principio de intervencionismo, que marca la unión de las potencias europeas y su legitimidad para intervenir en cualquier país que desarrolle un régimen unas políticas contrarias a los principios del congreso y a los intereses de las potencias dominantes.

    El principio de equilibrio que pretende mantener la paz entre las grandes potencias. El mantenimiento de un status quo, que impida el surgimiento de una nación con intereses hegemónicos. Las luchas entre las potencias se desplazan hacia las colonias.

    El Congreso de Viena va a fijar de facto una ordenación del mapa europeo, prácticamente en función de los intereses ante todo de Rusia y Gran bretaña que solo se romperá por la irrupción de Alemania en el último tercio del siglo, y que desembocara en la primera guerra mundial en 1914.

    La revolución de 1830

    Carlos X suprime la Carta (en especial los derechos y libertades). Creó las ordenanzas, suspende la ley electoral. Tantas reformas que afectan negativamente al pueblo no van a ser aceptadas de buenas a primeras, empiezan las quejas. Luis Felipe, que se ofrece voluntariamente. Vuelve al sistema de Carta Otorgada, la libertad de prensa, derecho al voto (voto censatario)... la burguesía controla. Sin embargo, también debemos recordar la participación de otras masas sociales que no están recibiendo nada a cambio. Todo este descontento hace que los obreros comiencen a tomar conciencia.
    Bélgica.
    Es un punto muy importante dentro de la revolución. Era un territorio de Austria la cual se lo regala a los propios belgas. Su función es la de ser un estado-tapón. Esta sometida a muchas tensiones propiciadas por los enfrentamientos al meter en " el mismo saco " a dos ideologías distintas: Holanda y Bélgica. La una protestante, la otra católica... El elemento de ruptura entre ambas es la actividad económica.
    En Holanda hay poca burguesía comercial. En Bélgica hay una pequeña burguesía comercial más endeble, más dedicada al proteccionismo. La burguesía belga se levanta queriendo implantar un gobierno provisional. No obstante, el problema está en que el conflicto interno pasa a ser un conflicto internacional. Hay países que ayudan a Bélgica, como Francia e Inglaterra. En contraposición nos encontramos con los países que no quieren que esa separación se haga factible: Austria-Hungría y Rusia que ven el problema trasladable a "su propia casa". Finalmente y para evitar cualquier conflicto, se reúnen todos los países en un Congreso en el que se decide aceptar la nacionalidad de Bélgica aunque obligándola a ser neutral.

    La revolución de 1848

    En 1848, de la revolución de 1830, solo permanece Bélgica.

    Este año se van a vivir unos nuevos sucesos revolucionarios que tendrán similitudes y diferencias con la anterior.

    1 - Aspiraciones liberales y nacionales como base.
    2 - Problemas económicos y sociales como detonante.

    Relacionadas fundamentalmente con sus raíces:
    1 - Ideas políticas democráticas.
    2 - Crisis económica.
    3 - Convulsiones sociales.

    Es el tercer golpe contra la Restauración y presenta muchas novedades. Hasta ahora la revolución había sido dirigida por ilustrados, pues eso va a cambiar; ahora la dirección la van a tener los sindicatos obreros. Su presencia y la evolución de los otros grupos hace que los ideales sean distintos: no se va a luchar por una constitución, sino por la democracia. Se acabó aspirar al sufragio censatario, se va a pasar a luchar por el sufragio universal.
    Hay que pasar de la soberanía nacional a la soberanía popular. Como el hecho monárquico frena constantemente el proceso, la república será vista como el sistema ideal, como la única manera de conseguir nuevos cambios. Las libertades que se proponen son más y más reales y profundas que las de anteriores revoluciones. Se lucha por una auténtica libertad de prensa, por una auténtica libertad económica y por unos regímenes de libertades reales, no solo escritas sobre un papel.
    PRE-crisis:
    Hay una gran pre-crisis, muy compleja, que actuó desde diferentes vertientes:
    Agrícola. Se produjo alrededor de los años ´45-´46. Hay una enfermedad que afecta a la patata, elemento básico de la comida, su pérdida supone la búsqueda de otro alimento básico, son los cereales, pero no sirven de mucho - hay poca cantidad- incapaz de alimentar a toda la población, como consecuencia de una gran sequía. Esta escasez provoca epidemias, inflación (llegó a subir un 50%)...
    Industrial. Se cierran fábricas textiles, el cierre provoca desempleo. Al bajar el volumen los medios de transporte (carretera, ferrocarril) paralizan su avance. La paralización provoca el cierre de las industrias suplementarias... Todo es una cadena que sólo provoca desempleo. Cuando el obrero se pare y se ponga a mirar a su alrededor verá como única culpable a la máquina, produciéndose destrozos en la maquinaria.
    Bursátil. La dificultades de venta provocan el hundimiento de las acciones de las sociedades; los bancos no pueden hacer frente a las demandas de créditos; los fondos de los tesoros estatales se han destinado a comprar en el exterior productos agrícolas y se ven impotentes para sostener a las sociedades de créditos.

    El ´48 ha fracasado, parece que sólo ha funcionado en países que tenían problemas de nacionalidad o en países que tenían un régimen autocrático. El porqué del fracaso debemos buscarlo en el miedo de la burguesía al avance de la burguesía, aunque también en el fracaso participan los obreros los cuales al tener un trabajo cesan sus protestas, contentándose con lo que tienen.
    Aún así, no todo ha sido negativo, ha habido avances: sufragio universal (en Francia), cambio de monarca en el reino de Piamonte (reino constitucional y liberal), en Alemania se llega a la conclusión de que para ser país hay que unirse al útero prusiano, no al austriaco.
    Relativamente relacionado con estas oleadas de movimientos nacionalistas y revolucionarios podemos ver los casos de la formación de Italia y de Alemania, dos claras demostraciones de que el statu quo de la Restauración ha concluido y generadoras de un nuevo equilibrio de poderes en el continente europeo.

    La unificación alemana

    La unificación alemana corresponde a un criterio de carácter nacionalista unificador.

    Hunde sus raíces en el Sturm und drang, un movimiento cultural de carácter pangermanico que crea el concepto de espacio vital.

    Las primeras manifestaciones son la unión aduanera conocida como zollverein” en 1834. Posteriormente y tras la revolución de 1848 se inician las primeras uniones de facto bajo la égida prusiana.

    La unificación propiamente dicha se realiza en tres etapas.

    1864, tras la guerra entre Prusia y Dinamarca, la primera se anexiona el norte de Alemania.

    1866 guerra con Austria que permite la anexión de los estados del sur.

    1871. guerra franco-prusiana y anexión de alsacia, lorena y oeste de Alemania.

    La unificación de Alemania es un hito decisivo en la Historia Europea, por cuanto que rompe el equilibrio mantenido desde el congreso de Viena. El auge económico alemán tras la unificación convierte a este país en una potencia predominante en el mapa europeo, con lo que se inicia entonces una etapa denominada de la Paz Armada, claro antecedente de la política que llevaría a la 1ª guerra Mundial.

    La unificación italiana

    La unificación italiana es mas una cuestión económica que nacionalista. El nacionalismo italiano es un sentimiento más difuso, sobre todo por la importancia ante todo geográfica de los estados pontificios. La unificación italiana es un proceso de absorción de los estados italianos por parte del reino del Piamonte, el más moderno y rico de Italia, gobernado e impulsado por el conde de Cavour.

    2ª revolución industrial e imperialismo

    La irrupción de Alemania como gran potencia obliga al resto de los países a modernizarse rápidamente. Esto implica una ampliación de los territorios, a fin de obtener mayores riquezas y aumentar los mercados y los beneficios dando inicio al imperialismo.

    El crecimiento geográfico se convierte en un modelo de organización inspirado en el crecimiento de los Estados Unidos.

    La modernización de los transportes y sobre todo la electricidad y el motor de explosión suponen un fuerte avance de la industria. Surgen la industria del acero, la química etc. Los avances técnicos y científicos relanzan el consumo y la producción. En esta etapa hay que hablar del crecimiento de las ciudades convertidas en el centro de la sociedad. Se produce una incorporación plena de la sociedad desarrollada a la sociedad de consumo. El estado del bienestar, entendido como el compromiso estatal de asumir mayores prestaciones sociales, en su desarrollo político es también un hecho de este periodo, impulsado por el auge del movimiento obrero.

    A nivel geoestratégico aparecen dos grandes bloque políticos, de un lado Francia y sobre todo Gran Bretaña, del otro Alemania y en menor medida Italia.

    Esto va a suponer la irrupción del ejército en la vida política. La Europa del Congreso de Viena y las ideas que la sustentan va a desaparecer siendo sustituida por el principio de que la guerra puede ser un medio para resolver los conflictos políticos entre estados. La política de rearme activa la industria, fundamentalmente la militar.

    Otra consecuencia del la RI es la extensión de la industrialización y con ella una redistribución del poder mundial. A final del siglo XIX Alemania es la gran potencia económica de Europa, debido al sistema de desarrollo planificado y ejecutado desde arriba, donde el estado prioriza en función de sus intereses a determinados sectores y lugares.

    EL FACTOR HUMANO

    Caracterizado por el crecimiento poblacional, el impulso de la urbanización y las migraciones transoceánica. El crecimiento de la población se debe a tres factores: el descenso de la natalidad y sobre todo de la mortalidad, debido al desarrollo de la medicina, el impulso a la urbanización supone un crecimiento de las ciudades de carácter cuantitativo y cualitativo, cambios en la fisonomía urbana, concentración de la población y conlleva una agudización de los problemas estructurales (vías de comunicación) y diferencias en la geografía social. Las migraciones transoceánicas tienen como punto de partida Europa y como destino Estados Unidos, Australia y Argentina fundamentalmente.

    LA TRASNFORMACION AGRARIA

    Es un salto cualitativo más que cuantitativo. La fertilidad, la mecanización u la extensión del cultivo a países nuevos suponen un incremento de la producción. El problema para Europa surge con la irrupción en los mercados de Estados unidos u Argentina. Ello conlleva al surgimiento de políticas proteccionistas estatales sobre los productos agrarios. Lo que obliga a la mecanización e industrialización del campo.

    TRANSFORMACION TECNOLOGICVA Y CIENTIFICA

    Se produce con el fin de favorecer los mecanismos de producción y desarrollo económico. Grandes avances de la física y la química. Se descubren nuevas fuentes de energía, en esta época la electricidad fundamentalmente, y después los derivados del petróleo.

    EXPANSION DE LAS COMUNICACIONES.

    Potenciación del ferrocarril, la navegación a vapor y el telégrafo. Con el motor de explosión surgen nuevos métodos de transporte (aviación, vehículos a motor…)

    ORGANIZACIÓN EMPRESARIAL

    Desarrollo y expansión de monopolios y oligopolios. Concentración de capitales e industrias. Desarrollo de la organización científica del trabajo.

    FACTORES Y MECANISMOS DE EXPANSION.

    Multiplicación de los intercambios internacionales. Gracias al desarrollo y ala especialización comercial. El mercado se centra en el consumidor

    Consolidación del capital financiero. Creación de los grandes bancos y fusión del capital financiero con el industrial. Masiva exportación de capitales. Desarrollo de las inversiones en el exterior como mecanismo de dominación mediante el binomio desarrollo-dependencia.

    Agresividad de la política económica. Resurrección del proteccionismo, a consecuencia de la gran depresión. Reforzamiento del papel de los gobiernos dando mayor importancia al sector publico, con la consecuente aparición del estado-empresario, que produce una pugna política entre las potencias por el dominio de los mercados.

    Eclosión de los movimientos obreros.

    Desarrollo del sindicalismo con diversas formas de organización y proyección internacional.

    Proliferación de los partidos obreros en Europa y segunda internacional.

    Cooperativismo económico, movimientos campesinos e irrupción del anarquismo violento.

    Extensión de los valores occidentales.

    A consecuencia del llamado “paraíso occidental” que propugnó la superioridad de occidente y sus ideas, se impone el modelo por todo el mundo.

    El imperialismo.

    A consecuencia de lo anterior el capitalismo entra en una fase expansiva y agresiva en sus manifestaciones.

    El imperialismo es el complejo fenómeno histórico cuyo rasgo distintivo es la generación de relaciones de dominio por parte de las grandes potencias sobre áreas menos desarrolladas y la extensión mundial de fenómenos sociales, culturales y económicos y políticos inéditos que llevan los valores occidentales a todo el mundo.

    Según Lenin el capitalismo tiene cinco aspectos característicos

  • concentración de capital y producción que provocan el desarrollo de monopolios con un papel decisivo en la vida cotidiana.

  • fusión capital bancario-capital industrial y asentamiento de la oligarquía financiera a niveles facticos.

  • importancia de la exportación de capitales

  • desarrollo de asociaciones monopolísticas que controlan la política mundial.

  • reparto territorial por parte de las grandes potencias.

  • Según Michael Beaud los factores que desarrollan el imperialismo son:

  • el aumento de la competitividad, la extensión de las grandes industrias y la incorporación al mercado hace que la oferta se convierta en un elemento agresivo económicamente. Tanto mas importante cuanto mas importantes es el desarrollo económico del país en que se produce. El peso real de los países depende de su capacidad de presión económica. El desarrollismo geopolítico viene determinado por el crecimiento económico de los países. La sostenibilidad de estos precisa de economías fuertes, a consecuencia de mayor peso de las estructuras estatales.

  • ∆capitalismo →reforzamiento de los estados→crecimeitno del sector

    ↓ publico→estado del bienestar

    Proteccionismo

  • El progreso de la tecnología merece una especial atención en el ámbito militar. Las mejoras en el armamento durante el periodo de la paz armada, rompe el principio de equilibrio de Viena. Es un factor decisivo en el desarrollo de los estados, por la implantación de mejoras en el sistema productivo y de avance en la guerra. El progreso militar es la esencia del desarrollo de la paz.

  • el factor demográfico. Entre 1870 y 1914 cuarenta millones de europeos emigran. La redistribución de recursos humanos explica las migraciones, las transformaciones agrarias y la presión social ejercida sobre los gobiernos a consecuencia de las modificaciones en los sistemas electorales y el número de votantes. La presión es un acicate para la transformación política y estructural de los países desarrollados

  • Factor de política exterior. El dominio de puntos clave de importancia estratégica lleva al reparto del mundo en la conferencia de Berlín de 1880. en política interior el desarrollo de las colonias satisface las exigencias de los militares. El colonialismo es un cauce para que los militares desarrollen sus capacidades y mejoren su armamento. La militarización es consecuencia del incremento económico. La primero guerra mundial es la primera guerra imperialista. El crecimiento económico requiere el mantenimiento de un ejército que proteja a ese mismo crecimiento.

  • Factor ideológico. El nacionalismo se halla en la raíz de los movimientos expansionistas del último tercio del siglo XIX. El nacionalismo empieza a manifestarse como pilar de las transformaciones y la evolución de los países. Los procesos coloniales no pueden entenderse sin el factor nacionalista. El imperialismo expansivo es consecuencia de una bonanza económica que necesita mas mercados.

  • A partir de ahora se inician grandes contradicciones en el sistema capitalista.

  • entre capital y trabajo los enfrentamientos van creciendo en razón directa al incremento del sistema capitalista.

  • los enfrentamientos entre los propios capitalistas provoca la aparición de nuevas estructuras y la disminución de la competitividad.

  • los capitalismos nacionales suponen una carrera entre los países por desarrollar sus economías y culminará con la 1ªGM.

  • los capitalismos dominantes se enfrentan con los pueblos colonizados como medio de superar las crisis en las metrópolis.

  • La etapa imperialista ve el desarrollo de nuevas contradicciones en el sistema capitalista que suponen un relanzamiento y reforzamiento del sistema ante la crisis del los años 70 del siglo XIX. El imperialismo es la respuesta a la crisis económica y a las tensiones sociales. Cada potencia busca asentarse ante el desarrollo de un nuevo tipo de organización estructural., forma de asentamiento que con el nacionalismo, el proteccionismo y el racismo multiplican los antagonismos económicos y los convierten en políticos y militares.

    El movimiento obrero

    El moviendo obrero es una consecuencia del capitalismo y el liberalismos y por ellos hay que estudiar a los principales pensadores tanto del liberalismo como del propio movimiento obrero.

    El liberalismo.

    Adam smtih. Es el principal teórico del liberalismo. Su principal obra es “la riqueza de las naciones”. Según el, se puede alcanzar un orden en la sociedad manifestado en la forma en que interactúan los medios económicos y sociales de la misma. Los recursos serán eficazmente asignados en base al interés común, en un marco adecuado de libertad. La busca del interés común viene dado por la libre competencia en el mercado. El marco legal debe jugar un papel limitado, el papel del estado se reduce a la defensa de la justicia y el desarrollo de obras e instituciones publicas.

    Escuela clásica del pensamiento liberal. David Ricardo. Jhon stuart mill. J Batiste Say. Saint-Simon. Malthus.

    Su importancia radica en sus principios esenciales del liberalismo.

  • la importancia absoluta concedida al interés personal. El egoísmo individual es la base del cambio y del progreso económico. Se enfrenta al interés común, concepto idealista base del socialismo y el interés individual concepto económico base del capitalismo. A mas interés común mas estado, a mas interés individual menos estado. El liberalismo político propugna la negación del interés común base de la religión.

  • principio de rendimientos decrecientes. No todo crecimiento constante genera un crecimiento constante de la riqueza. El mercado debe regular la oferta y la demanda.

  • principio de población. Admitiendo que el mercado determina la eficiencia de las relaciones en la sociedad la población es un elemento que influye en esa relación. El crecimiento constante de la población es insostenible. El progreso y la riqueza están por encima del elemento humano.

  • El socialismo.

    Proudhom. Es el padre intelectual del anarquismo. Para el la propiedad es un robo.

    Para Proudhom la sociedad parte de un control absoluto del estado. Este fomenta la desigualdad social mediante la propiedad, el interés y la usura. Hay que eliminar estos últimos para eliminar la acumulación de capital. La propiedad no debe ser excesiva pues al no tener opción de acrecentarse se es feliz con lo que se tiene. El progreso viene de la desaparición del estado, pues desapareciendo este desaparecen las clases sociales y la desigualdad y aparece la armonía social.

    Marx. Sustituye el pensamiento hegeliano hasta entonces dominante (el hombre vive como piensa) que es una concepción ética y religiosa por una concepción económica (el hombre piensa como vive).

    Parte de la base de que es la producción y el intercambio de sus productos la base del ordenamiento social. Toda civilización se articula orientándose por que y como se produce y como se intercambia esta producción. La transformación de los modos de producción e intercambio transforman la sociedad. Las cases sociales en el mundo contemporáneo son dos: la burguesía y el proletariado. Esta división es la estructura básica del capitalismo.

    Marx introduce el concepto de plusvalía, que es la diferencia entre el capital inicial para iniciar la manufactura de unos productos y el resultado final de la venta de dichos productos. Es el beneficio tipo del proceso productivo que Marx identifica con el aumento del valor del factor trabajo. Es por tanto un exceso cuantificado del trabajo obrero apropiado por el empresario.

    Se amplia la plusvalía aumentando el horario de trabajo, reduciendo los salarios o aumentando la efectividad y la capacidad de producción. Los salarios se contienen por la existencia de desempleados, lo que Marx llama el ejército de reserva del capitalismo, que hacen bajar los salarios y aumentan por tanto los beneficios.

    El capitalismo frena los recursos del proletariado. El capital no es solo un concepto económico o tecnológico sino un vínculo social entre diferentes clases sociales y un instrumento de dominación de una clase sobre otra. El capitalismo trata de aumentar el capital dando lugar a la lucha de clases. El proletariado debe plantear una guerra para mantener sus condiciones de vida. El capitalismo es un sistema social opresor al que el proletariado ha de oponerse con todas sus fuerzas. La lucha de clases acabará cuando se imponga la dictadura del proletariado, fase previa a la abolición de las clases sociales.

    Las primeras manifestaciones del movimiento obrero se producen en Inglaterra en 1811 con la aparición del ludismo, que no son mas que actos de destrucción de las maquinas.

    En 1825 aparecen las TRADE UNIONS como manifestaciones obreras de socorro mutuo.

    En 1838 se publica un manifiesto de 6 puntos por la asociación de hombres trabajadores de Londres, dando inicio a l CARTISMO. En el se piden mejoras en la calidad y asistencia en el trabajo. Se produce una división entre los obreros especializados u el resto, que impide la unidad de acción y el desarrollo de un elevado nivel de afiliación.

    HISTORIA DE ESPAÑA

    EL SIGLO XVIII. CARACTERISTICAS GENERALES.

    El ascenso al trono español de Felipe V representaba la hegemonía francesa y la temida unión de España y Francia bajo un mismo monarca. Este peligro llevó a Inglaterra y Holanda a apoyar al candidato austriaco, que, por supuesto, era sustentado por los Habsburgo de Viena. Las diversas potencias europeas se posicionaron ante el conflicto sucesorio español.

    Por otro lado, Felipe V representaba el modelo centralista francés, apoyado en la Corona de Castilla, mientras que  Carlos de Habsburgo personificaba el modelo foralista, apoyado en la Corona de Aragón y, especialmente, en Cataluña.

    La guerra concluyó con la firma del  Tratado de Utrecht en 1713. El tratado estipuló lo siguiente:

    • Felipe V era reconocido por las potencias europeas como Rey de España pero renunciaba a cualquier posible derecho a la corona francesa.

    • Los Países Bajos españoles y los territorios italianos (Nápoles y Cerdeña) pasaron a Austria. El reino de Saboya se anexionó la isla de Sicilia.

    • Inglaterra obtuvo Gibraltar, Menorca y el navío de permiso (derecho limitado a comerciar con las Indias españolas) y el asiento de negros (permiso para comerciar con esclavos en las Indias).

    El Tratado de Utrecht marcó el inicio de la hegemonía británica.

    La llegada de la nueva dinastía borbónica propició importantes cambios en la estructura del Estado. Estos cambios fueron introducidos esencialmente durante el reinado de Felipe V (1700-1746)

    Medidas centralizadoras, con el objetivo de hacer un estado más eficaz. En este sentido se adoptaron novedades importantes:

    Decretos de Nueva Planta (1707 Aragón y Valencia, 1715 Mallorca, 1716 Cataluña): Abolición de los fueros e instituciones propias de los reinos de la Corona de Aragón. Los fueros de las provincias vascas y Navarra se mantuvieron ya que apoyaron a Felipe V durante la Guerra de Sucesión.

    Nuevo modelo de administración territorial, basado en la siguiente estructura: división del territorio en provincias; sustitución de los Virreyes por los Capitanes Generales como gobernadores políticos de las provincias; las Reales Audiencias se mantienen para las cuestiones judiciales; y siguiendo el modelo francés, se creó la figura de los Intendentes, funcionarios encargados de las cuestiones económicas. Finalmente, en los Ayuntamientos se mantuvieron los cargos de Corregidor, Alcalde Mayor y Síndicos personeros del común (elegidos por el pueblo para su defensa)

    Los Borbones también reformaron la administración central consolidando el establecimiento de una plena monarquía absoluta. Se suprimieron todos los Consejos, exceptuando el Consejo de Castilla que se convirtió en el gran órgano asesor del rey. Se crearon las Secretarías de Despacho (Estado, Guerra, Marina, Hacienda, Justicia e Indias), antecedentes de los ministerios. En 1787 se establece la Junta Suprema de Estado, antecedente del Consejo de Ministros.

    Los ministros ilustrados aprobaron medidas para fomentar el desarrollo de la Industria. Se rompió el monopolio de los gremios en 1772; se establecieron, con escaso éxito económico, las Reales Fábricas, con apoyo del estado (armas, astilleros, vidrio, tapices…) Las industrias textiles privadas catalanas (“indianas”) fueron más competitivas que las empresas estatales.

    Con respecto al comercio se adoptaron medidas conducentes a integrar el comercio nacional, como la mejora de las vías comunicación o la supresión de las aduanas interiores. Un decreto de 1778 estableció la liberalización del comercio con América, acabándose con el secular monopolio de la Casa de Contratación. Sin embargo, se mantuvo la política comercial proteccionista con respecto a las demás potencias.

    En el terreno financiero, se estableció el Banco de San Carlos, antecedente del futuro Banco de España. En este período, aparece la peseta, aunque no será la moneda oficial del país hasta 1868.

    Teniendo en cuenta la dinámica política se pueden distinguir dos períodos en los gobiernos de Carlos III:

    1759-1766 Gobiernos de Esquilache y Grimaldi. Los intentos de introducción de reformas encontraron una viva reacción que culminó en el Motín de Esquilache en 1766. Esta revuelta que estalló contra el decreto que obligaba a cambiar capas y sombreros tiene razones complejas. Podemos hablar de un motín popular “nacionalista”, contra el ministro italiano, manejado por el clero (jesuitas) y la nobleza para frenar las reformas. Los Jesuitas, acusados de fomentar el motín, fueron expulsados en 1767.

    1766-1788 Gobiernos del Conde de Aranda, Floridablanca y Campomanes. Este período está dominado por los grandes ministros ilustrados que ensayaron diversas reformas económicas que finalmente no se llevaron a cabo por la oposición del clero y la nobleza.

    El recién ascendido al trono Carlos IV (1788-1808) y su ministro Floridablanca desde el momento en que se inició la revolución en Francia intentaron evitar cualquier “contagio” revolucionario procedente del país vecino. Un férreo control en las aduanas y una estricta censura fueron los medios utilizados para aislar a nuestro país del tumulto francés. 

    Tras un corto período de gobierno del conde de Aranda, Carlos IV tomó una decisión clave en su reinado, nombró ministro a Manuel Godoy en 1792. Este favorito de los reyes se convirtió en la figura clave durante el resto del reinado de Carlos IV.

    Se iniciaba así una deriva diplomática en la que el ascenso al poder de Napoleón en 1799 y la debilidad del gobierno de Godoy llevaron a España a una creciente dependencia de la política exterior francesa y, por consecuencia, al enfrentamiento con Inglaterra. Las consecuencias pronto se hicieron notar: la victoria sobre Portugal, fiel aliada de Inglaterra, en 1801 en la “Guerra de las Naranjas" y la consiguiente anexión española de Olivenza, no sirvió para compensar la catástrofe naval de la armada franco-española frente al almirante inglés Nelson en Trafalgar en 1805.

    EL SIGLO XIX EN ESPAÑA

    El siglo XIX se inicia en España el mismo modo que el XVIII. Con una guerra civil. La guerra de la independencia es para España una catástrofe demográfica y un desastre económico.

    El conflicto pone de relieve la existencia de tres formas de concebir España, que van a marcar el desarrollo de la historia posterior del país.

    1. de un lado los afrancesados, liberales que ven en José Bonaparte la posibilidad de modernizar el país y alejarlo del antiguo régimen.

    2. de otro los liberales nacionalistas que ven esa misma posibilidad en la derrota francesa y su ascenso al poder.

    3. de otro los partidarios de la vuelta al antiguo régimen encabezados por la nobleza y el clero.

    De este periodo es de destacar la existencia de dos legislaciones diferentes, de un lado la “Carta de José Bonaparte” que acerca la legislación española a la francesa, aboliendo privilegios de la nobleza y el clero, y trasladando a España los principios de la RF.

    De otro la constitución de 1812, limitada y elitista y que supone la primera constitución de la historia de España.

    Estas fueron las principales reformas políticas, económicas, sociales y jurídicas adoptadas por las Cortes de Cádiz

    • Libertad de imprenta (1810)

    • Abolición del régimen señorial: supresión de los señoríos jurisdiccionales, reminiscencia feudal. Sin embargo, la nobleza mantuvo la propiedad casi todas sus tierras.

    • Supresión de la Inquisición (1813)

    • Abolición de los gremios. Libertad económica, comercial, de trabajo y de fabricación (1813)

    • Tímida desamortización de algunos bienes de la Iglesia.

    Estos son los rasgos principales de la Constitución:

    • Soberanía nacional. El poder reside en la nación, idea opuesta a la soberanía monárquica.
       

    • División de Poderes.

      • Poder legislativo: Cortes Unicamerales

      • Poder judicial: tribunales

      • Poder ejecutivo: Rey, pero con importantes limitaciones:

        • Sus órdenes deben ir validadas por la firma del Ministro correspondiente.

        • No puede disolver las Cortes

        • Veto suspensivo transitorio durante dos años, tras ello la decisión de las Cortes se convierte en ley.

        • Nombra a los ministros, pero estos deben ser refrendados por las Cortes (“doble confianza”)

    • Nuevo derecho de representación. La nación ejerce su soberanía mediante sus representantes en Cortes.

    • Complicado procedimiento electoral por sufragio universal masculino indirecto en cuarto grado. Derecho de voto: todos los hombres mayores de 25 años, que elegían a unos compromisarios que a su vez elegían a los diputados.

    • Igualdad de los ciudadanos ante la ley. Esto supuso el fin de los privilegios estamentales.

    • Se omite toda referencia a los territorios con fueros, lo que equivalía a su no reconocimiento. No obstante, los regímenes forales de las provincias vascas y de Navarra no se derogaron explícitamente.

    • Reconocimiento de derechos individuales: a la educación, libertad de imprenta, inviolabilidad del domicilio, a la libertad y a la propiedad.

    • El catolicismo es la única confesión religiosa permitida. La necesidad de contar con la colaboración del clero en la lucha contra los franceses explica este rasgo intolerante que choca con el espíritu avanzado de la constitución.

    La Restauración de Fernando VII

    Tras el Tratado de Valençay en 1813, Fernando VII se preparó para regresar a un país donde gobernaban unos principios políticos completamente contrarios a sus convicciones absolutistas. El monarca demoró su regreso a Madrid tanteando la situación ante la cada vez más evidente debilidad de  los liberales en el interior del país.

    Fernando VII entró en España el 22 de marzo de 1814, recibido por continuas aclamaciones populares. El 12 de abril un grupo de diputados a Cortes absolutistas le presentaron el conocido como Manifiesto de los Persas en el que le reclamaban la vuelta al absolutismo. En el afirmaban: “Señor, era costumbre entre los antiguos persas pasar cinco días de anarquía después del fallecimiento de su rey, a fin de que la experiencia de los asesinatos, robos y otras desgracias, les obligase a ser más fieles a su sucesor...”, para mejor apreciar después los rigores de un gobierno firme y de poder.

    Finalmente, Fernando VII terminó por decidirse y el 4 de mayo de 1814 emite en Valencia un decreto por el que disolvía las Cortes, abolía la Constitución de 1812 y toda la labor legislativa de las Cortes de Cádiz y restablecía el absolutismo.

    El Sexenio Absolutista (1814-1820)

    El decreto de 4 de mayo  inició un triste periodo caracterizado por la sistemática anulación de las reformas de las Cortes gaditanas y la vuelta al antiguo régimen y al absolutismo.

    En un período crucial en la historia de Europa, cuando se estaba dirimiendo el equilibrio de fuerzas tras Napoleón, Fernando VII se mostró sorprendentemente desinteresado por los asuntos externos. Así, pese a haberse enfrentado con el emperador francés, España quedó marginada de los beneficios que las potencias vencedoras de Napoleón recibieron en la Segunda Paz de París y en el Congreso de Viena en 1815. Nuestro país, destrozado por la guerra de la Independencia, quedó relegado a un papel secundario en el concierto internacional.

    Con una economía depauperada por la guerra recién terminada y con unas colonias americanas que de hecho no producían ningún beneficio a la metrópoli, Fernando VII, apegado al mantenimiento de los privilegios estamentales, se negó a emprender cualquier reforma fiscal que incrementara los ingresos de un estado en quiebra

    La labor del gobierno de Fernando VI se centró en la represión de los enemigos de la restaurada monarquía absoluta. Más de doce mil “afrancesados” tuvieron que exiliarse del país y se inició una dura persecución contra los liberales.

    Muchos militares, entre ellos antiguos héroes de la guerra de la Independencia, optaron por las posturas liberales y para hacer frente a la represión se integraron en sociedades secretas de ideología liberal como la masonería.  Estos militares protagonizaron diversas intentonas de golpe militar o  pronunciamiento: Espoz y Mina en 1814, Díaz Porlier en 1815, Lacy en 1817… Todos los intentos de golpe fueron duramente reprimidos.

    El Trienio Liberal (1820-1823)

    Finalmente, un pronunciamiento liberal terminó por triunfar. Poniéndose al frente de un ejército que en Cabezas de San Juan (Cádiz) estaba acantonado para marchar hacia América  a luchar contra los rebeldes independientes, el teniente coronel Riego se puso al frente de este contingente y proclamó la Constitución de 1812. Tras diferentes avatares la insurrección se generalizó. El 9 de marzo de 1820, Fernando VII, atemorizado, juró la Constitución de 1812.

    Por primera vez, se aplicaba la Constitución de 1812 en una situación de paz y con el monarca en el país. Fernando VII, convencido absolutista, trató de obstruir desde un principio la labor de los gobiernos liberales y el normal funcionamiento constitucional.

    Esta actitud del rey va a provocar una fractura política que se extenderá durante décadas:
    la escisión de los liberales.

    Por un lado, los “doceañistas” pretenderán modificar la Constitución buscando una transacción con el Rey. Para ello, defendieron la concesión de más poder al monarca y la creación de una segunda cámara reservada a las clases más altas. Tras 1833, los "doceañistas" se convertirán en los moderados.

    Por otro lado, los “veinteañistas” pedían simplemente la aplicación estricta de la Constitución de 1812. Conocidos también como los exaltados, serán denominados progresistas tras 1833.

    La división de los liberales introdujo una gran inestabilidad política durante el Trienio.

    El trienio supone la extensión de la política en España. La generalización de los partidos políticos y la libertad política hace que se tome conciencia del concepto constitucional a niveles cuantitativos y en ámbitos urbanos. Esta extensión es básicamente en el norte de España levante y Madrid. En el trienio s empiezan a sentar las bases de la bipolarización política de la España posterior. A nivel legislativo lo mas destacado del periodo es:

  • intentos de reforma del clero, que pretende integrarlo en el sistema, por parte de los moderados. Esto supone una escisión del liberalismo en función relación con la iglesia en clericales y anticlericales. Esta escisión se ira agravando hasta la llegada de la II republica y el estallido de la guerra civil de 1936.

  • La reforma de la hacienda. En un país sin recursos y mal organizado como España la perdida de las colonias supone una importante merma de recursos. En esta época comienza un tímido intento de desamortización de bienes eclesiales. Se inicia una política de obras públicas y de recuperación de las viejas fabricas reales, que aumentan el endeudamiento del estado, que no puede ser enjugado pues no se realiza una drástica reforma fiscal.

  • reformas administrativas. Con la transformación del código civil, el código de comercio, decretos de modernización de la Administración local y provincial. Reforzamiento del control del estado en el conjunto territorial. Reforma del ejército.

  • Tras la derrota de Napoleón en 1815, las grandes potencias absolutistas (Prusia, Austria, Rusia y la Francia de Luis XVIII), reunidas en el Congreso de Viena y coaligadas la Santa Alianza, se habían comprometido a intervenir ante cualquier amenaza liberal que surgiera en Europa contra los principios de la Restauración (absolutismo, antiguo régimen). Así, reunidas en 1822 un Congreso en Verona, las potencias acordaron la intervención en España. El 7 de abril de 1823 un ejército francés, conocido como los “Cien Mil Hijos de San Luis”, entró y, sin encontrar resistencia popular, conquistó fácilmente el país. El 1 de octubre puso fin al último foco de resistencia del gobierno liberal en Cádiz y repuso como monarca absolutista a Fernando VII. 

    La Década Ominosa (1823-1833) y la emancipación de América Latina

    La Década Absolutista, conocida como Década Ominosa por los liberales

    El mismo día en que Fernando VII fue liberado por los Cien Mil Hijos de San Luis promulgó un decreto por el que anulaba todo lo legislado durante el Trienio. El monarca trataba de nuevo de volver al absolutismo y al Antiguo Régimen.

    Inmediatamente se inició la represión contra los liberales Riego fue ahorcado en Madrid en noviembre y, aunque la Inquisición llegó a ser restablecida, se crearon Juntas de Fe que ejercieron la función inquisitorial y represiva. El maestro valenciano Cayetano Ripoll fue la última víctima legal del fanatismo religioso.

    Pese a la represión, las conspiraciones militares liberales continuaron. El peligro de nuevos pronunciamientos llevó a Fernando VII a tomar una medida extrema, la disolución del ejército. El monarca pidió a Francia que se mantuvieron los Cien Mil Hijos de San Luis mientras se reorganizaban las fuerzas armadas. En torno a 22.000 soldados franceses se mantuvieron en nuestro país hasta 1828.  

    Paralelamente, el régimen absolutista abordó la depuración de la administración, lo que llevó a la expulsión de miles de funcionarios, especialmente docentes.

    Uno de los pocos factores positivos de esta última década absolutista fue la reforma de la Hacienda emprendida por el ministro López Ballesteros. La reforma permitió un cierto equilibrio presupuestario, al que no fue ajeno el aminoramiento de los gastos militares tras  la independencia de las colonias.

    A partir de 1829, Fernando VII inicia una aproximación liberales debido a sus deseo de que el trono lo herede su hija Isabel.

    REINADO DE ISABEL II (1833-1868)

    El ascenso al trono de Isabel segunda supone el surgimiento fenómeno que va a marcar el desarrollo de la política española durante todo el resto del siglo XIX. El carlismo.

    La desamortización de Mendizábal.

    Es el modelo por el que España evoluciona hacia un sistema liberal. El estado expropia los bienes de la iglesia para su posterior venta con el fin de sanear la hacienda pública. Se realiza por decreto firmad0 por la regente, Maria Cristina, lo que le da un carácter plenamente legal. Afecta los bienes de la iglesia y del la nobleza q ue apoyan la cusa carlista. El valor de lo expropiado es de unos once mil millones de reales y afecta a 10.000 hectáreas.

    Su enajenación se produce cobrando o bien en efectivo o preferentemente en títulos de deuda publica. El problema surge debido a la depreciación de estos últimos que los sitúan en un 40% de su valor nominal. Los títulos sacrifican la economía de país en base a los intereses politicos de los dirigentes y a un aumento de su base social de apoyos. Se desvincula la tierra del sistema de mayorazgo. Se cambia la estructura feudal de la misma por una estructura capitalista. No supone como se decía la creación de un nuevo grupo social de pequeños o medianos propietarios, sino que significa la consolidación del sistema latifundista, y de concentración de tierras. Responde al llamado modelo prusiano, de adaptación de las viejas estructuras económicas sin cambios en la posición de las clases dominantes. Los desheredados son excluidos con lo que se radicalizan progresivamente, surgiendo el anarquismo radical a finales de siglo.

    La transformación política durante el reinado de Isabel II.

    El segundo tercio del siglo XIX responde al modelo imperante en Europa. Los cambios europeos influyen en España. El nuevo sistema se basa en constitucionalismo como pilar fundamental del estado.

    ESTATUTO REAL DE 1834. Es el punto de partida del constitucionalismo español, al margen de la constitución de 1812, que nunca llego aplicarse en la práctica. Es una carta otorgada, no aprobada por las cortes, sino sancionada por la corona. Es la implementación de un nuevo régimen de organización social. Implanta el sistema bicameral. La monarquía deja de ser absoluta. El ejecutivo pierde autonomía a manos del legislativo. Se instaura un sistema político representativo.

    CONSTITUCION DE 1837. Aprobada por las cortes y primer cuerpo legislativo completo. Es de corte progresista. Fija la soberanía popular, la separación de poderes, la confesionalidad católica del estado y la tolerancia religiosa. Instaura dos cámara con iguales atribuciones, y el poder real solo elige un tercio de los senadores. Los ayuntamientos los eligen los vecinos.

    CONSTITUCION DE 1845. De carácter moderado suprime la soberanía popular y la cambia por una soberanía compartida entre el pueblo y la monarquía. Compatibiliza los principios de libertad y autor9idad. Suprime la tolerancia religiosa. El senado pasa a ser de designacion real en su totalidad.

    REGENCIA DE MARIA CRISTINA (1833-1840)

    Los actores fundamentales de la estructura política son la monarquía, los políticos y el ejército. La forma de articularse la monarquía liberal depende la manera de interactuar de estos tres factores, especialmente el ejército. Es la injerencia de este lo que marca la vida política del siglo.

    La regencia de Maria Cristina, está marcada por le guerra carlista. La división del ejército entre los dos bandos es un elemento disgregador y no cohesionador. Es un factor de división social, causa y consecuencia de la debilidad política. El ejército asume el papel de defensor de la ley. Y la obligación legal y moral de ser el garante de la salvación de la patria. El régimen liberal surge en medio de grandes divisiones y sin apoyo popular. Durante la regencia el poder civil está subordinado al militar, al tener el régimen la imperiosa necesidad de defensores, solo subsiste gracias a la fuerza.

    REGENCIA DE ESPARTERO (1840-1843)

    Ante la acentuación de la crisis económica, asume el poder el general Espartero. Este es un liberal progresista exaltado, que pretende la defensa del la constitución de 1837. Pero una vez en el poder, la necesidad de garantizar la estabilidad le lleva a reprimir las ansias de los reformistas, acentuando la división entre los liberales progresista. Se producen motines en Cataluña en defensa de medidas proteccionista para su economía. Ante la situación de inestabilidad generada se declara mayor de edad a Isabel II con solo trece años y se inicia la llamada década Moderada (1844 - 1854).

    El principal determinante de la época es la ley y el orden. Se produce un asentamiento burgués en la política española. Se empieza a organizar, legislar, institucionalizar y modernizar el país. Se produce la incorporación española al sistema capitalista. Se conforma una estructura política de partidos (moderado y progresista). El partido moderado es heterogéneo y no tiene cuerpo doctrinal sólido. Esta dividido entre la Unión Nacional, partidaria del entendimiento con los carlistas, y los puritanos, partidaria de la colaboración con los progresista. En medio esta el sector más centrista, liderado por el general Narváez, que es la figura política determinante de la época. La política de Narváez suple la falta de cohesión favoreciendo la modernización del país. La ideología moderad consiste en un equilibrio entre la libertad y el orden publico de donde surge la ley. La continuidad histórica de la monarquía (garante del estado) y de las cortes. La propiedad privada como derecho inalienable y absoluto y la soberanía compartida. La política se basa en la constitución moderada de 18455 y en cinco pilares fundamentales.-

  • la organización administrativa del estado. Reorganización de los ayuntamientos y las provincias en 1845 El control de la enseñanza quitando a la iglesia el control de la misma. Se crean los primeros planes de estudios y se centraliza el sistema educativo. Se establece el régimen de estudios universitarios, se unifican los criterios y se financia por primera vez la enseñanza con cargo a los presupuestos del estado. Independencia de la administración publica, relegando a los políticos en el nombramiento de los funcionarios. Simplificación y racionalizacion de la hacienda publica. (ley demont y santillana)

  • establecimiento de un orden jurídico unitario. Desarrollo del código penal y del código civil

  • defensa del orden publico. Creación de la Guardia Civil, como cuerpo militar encargad9o de la protección de las personas y de los bienes. Ley de prensa. Ley de poderes excepcionales.

  • restablecimiento de las relaciones iglesia-estado. Devolución a la iglesia de las propiedades desamortizadas no vendidas. Concordato de 1851.reconocimiento del catolicismo como religión del estado. Derecho de la iglesia a tener posesiones e intervenir en la enseñanza en sus centros. Jurisdicción eclesiástica. Reajuste administrativo de la iglesia de acuerdo con el estado. (renovación del regio patronato, y aceptación por parte3 de la iglesia de la desamortización).

  • política de obras publicas. Reconstrucción de caminos e infraestructuras de comunicaciones. Creación del sistema radial de ferrocarriles. Plan hidráulico nacional. Comunicación mediante canales de las grandes cuencas. Creación de puertos mercantiles.

  • A partir de la década de los 50 empiezan allegar las consecuencias de las revoluciones europeas del 48. A partir de 1851 hay un replanteamiento de la cuestión social. El partido progresista reclama medidas para favorecer mejoras en la situación de las clases desfavorecidas y un aumento del derecho electoral. Esto unido al agotamiento de la doctrina moderada y a la crisis económica da lugar a un golpe de estado y comienza el bienio progresista. El artífice es el general O´Donnell. El partido progresista liderado por Espartero es muy radical y ello lleva que la inestabilidad se apodere del bienio. Como consecuencia de las divisiones internas de los progresistas. Estos se escinden entre los partidarios de las tesis revolucionarias y los defensores de la legalidad política.

    El hecho más importante del bienio es la desamortización de Madoz. Esta afecta a los bienes comunales de los ayuntamientos y su resolución es igual a la de Mendizábal. Este hecho acentúa la división entre la clase burguesa y los proletarios.

    Durante el periodo de 1856 a 1863. El poder lo detenta el general O´Donnel en lo que se ha llamado el periodo de la Unión Liberal. Representa un intento de hacer un sistema estable basado en el bipartidismo.

    La política necesita organizarse y reestructurarse, ante todo por el rebrote del carlismo y la aparición del republicanismo. El partido moderado intenta atraer a la alternancia a los progresistas. El fracaso de este intento supone dotar de estabilidad partidaria al gobierno, y la autoexclusión del partido progresista del sistema lo que originara una gran inestabilidad a partir de 1863. El recrudecimiento del carlismo y los enfrentamientos que conlleva obliga a una militarización del país. El carlismo significa la radicalización de los partidarios de la vuelta al antiguo régimen (gran parte del partido moderado).

    En 1857 comienzan las revueltas revolucionarias campesinas y supone el inicio del movimiento obrero revolucionario en España. Se inicia un incremento del la presencia de los partidos demócratas y republicanos. La política Gubernamental se inclina hacia un incremento de los conflictos exteriores como medio de buscar la concordia interior se inicia la intervención en el norte de África.

    La instabilidad surgida a partir de 1863 tiene su punto culminante en 1868 con el alzamiento del general Prim (la gloriosa) que inicia el llamado Sexenio revolucionario (1868-1874) tras la abdicación de Isabel II.

    Se crea un gobierno provisional y se proclama la constitución de 1869 que consagra el sufragio universal y la libertad de culto. La proclamación en la misma de la monarquía como forma de gobierno hace que se entronice a Amadeo de Saboya como rey de España. Su reinado dura apenas un año y medio y da paso a la primera republica. Constituida como republica federal. El periodo republicano se caracteriza por una gran inestabilidad política, y la aparición de fenómenos cantonalistas independientes, lo que da lugar al golpe de estado del general Pavía y al fin de la misma.

    El sistema canovista. La Constitución de 1876 y el turno de partidos. La oposición al sistema. Regionalismo y nacionalismo.

    El sistema canovista. La Constitución de 1876 y el turno de partidos

    El sistema político de la Restauración está absolutamente ligado a la figura de Antonio Canovas del Castillo. Antiguo ministro de la Unión Liberal, su pensamiento político fue reaccionario y antidemocrático, siempre fue contrario al sufragio universal. Sin embargo, fue un político pragmático y realista que buscó el consenso entre las fuerzas liberales en las que se cimentó el régimen de la Restauración. Tras ser el artífice de la vuelta al trono de los Borbones y configurarse como la gran figura política del nuevo régimen, fue asesinado en 1897 por el anarquista Angiolillo.

    Canovas era partidario de mantener a los Borbones y el viejo sistema liberal antidemocrático basado en el sufragio censitario. Defendía la idea moderada de la soberanía compartida de Rey y Cortes, en un punto intermedio entre el Antiguo Régimen y monarquía democrática de 1869.

    Sin embargo, era consciente de que era necesario renovar el agotado programa de los moderados. Estas eran las novedades que propuso:

    • Alfonso XII debía reemplazar a la impopular Isabel II. Canovas consiguió que la reina renunciara a sus derechos al trono en 1870.

    • Había que terminar con las continuas intervenciones del Ejército, fuente continua de inestabilidad política.

    • Había que crear un sistema bipartidista basado en dos partidos burgueses que pacíficamente se fueran turnando en el poder. Estos dos partidos serían el que él creo, el Partido Conservador, que debía sustituir al agotado partido Moderado, y el Partido Liberal, dirigido por el antiguo progresista Práxedes Mateo Sagasta, que sería el heredero de los ideales de 1869 adaptados a los límites del sistema canovista.

    La Constitución de 1876

    El régimen de la Restauración se dotó de una nueva constitución que, en lo fundamental, es heredera de la moderada de 1845. Se reunieron unas Cortes constituyentes con mayoría canovista. En ellas se debatió y aprobó un anteproyecto redactado por Alonso Martínez, aunque su verdadero inspirador fue el propio Canovas del Castillo.

    Principales rasgos de la Constitución:

    • Soberanía compartida Cortes con el Rey. Lo que significaba la negación de la idea de soberanía nacional.

    • Cortes Bicamerales:

      • Congreso elegido

      • Senado en el que se representan las clases poderosas del país:

        • senadores “de derecho propio”: Grandes de España y jerarquías eclesiásticas y militares

        • senadores “vitalicios”, nombrados por el rey

        • senadores elegidos por sufragio censitario de los mayores contribuyentes.

    • Fortalecimiento del poder de la Corona que se constituyó como eje del Estado:

      • Poder ejecutivo: designación de los ministros y mando directo del ejército

      • Poder legislativo compartido con las Cortes:

        • Derecho de veto absoluto sobre las leyes aprobadas por las Cortes

        • Poder de convocar, suspender o disolver las Cortes

    • Reconocimiento teórico de derechos y libertades, que en la práctica  fueron limitados o aplazados durante los gobiernos de Canovas.

    • No se especifica el tipo de sufragio para elegir el Congreso. Posteriormente, bajo el gobierno del Partido Conservador de Canovas se aprobó la Ley Electoral de 1878 que establecía el  voto censitario, limitado a los mayores contribuyentes.

    • Recorte de la libertad religiosa. Religión católica es declarada religión oficial del Estado.

    El Reinado de Alfonso XII (1875-1885): el turno de partidos.

    Canovas diseñó un sistema basado en el turno pacífico de dos partidos en el poder. El Partido Conservador, dirigido por el propio Canovas del Castillo y heredero del moderantismo, y Partido Liberal, liderado por Sagasta, al que se unirán progresistas y demócratas del Sexenio. Sagasta a menudo hablaba como un progresista radical, pero actuaba de una manera moderada y pragmática.

    El sistema de turno  tuvo la gran virtud de garantizar la alternancia pacífica en el poder, poniendo fin durante un largo periodo al intervencionismo militar y a los pronunciamientos. Sin embargo, el turno fue un puro artificio político, destinado a mantener apartados del poder a las fuerzas que quedaban fuera del estrecho sistema diseñado por Canovas: las fuerzas de izquierda, el movimiento obrero, los regionalismos y nacionalismos.

    El turno en el poder no era la expresión de la voluntad de los electores, sino que los dirigentes de los partidos lo acordaban y pactaban previamente. Una vez acordada la alternancia, y el consiguiente disfrute del presupuesto, se producía el siguiente mecanismo:

    • El Rey nombraba un nuevo Jefe de Gobierno y le otorga el decreto de disolución de Cortes

    • El nuevo gobierno convocaba unas elecciones completamente adulteradas, “fabricaba” los resultados mediante el  “encasillado”, la asignación previa de escaños en los que se dejaba un número suficiente a la oposición.

    Este sistema de adulteración electoral no fue único de la España de la época, el “transformismo” en Italia y el “rotativismo” en Portugal fueron sistemas similares

    El caciquismo

    El fraude electoral generalizado que caracterizó el sistema del turno tiene lugar en el contexto de un país agrario y atrasado. La clave de la adulteración electoral estaba en los “caciques”, que eran los encargados de llevar a la práctica los resultados electorales acordados por las elites de los partidos.

    Los caciques eran personajes ricos e influyentes en la España rural (terratenientes, prestamistas, notarios, comerciantes...), quienes siguiendo las instrucciones del Gobernador Civil de cada provincia, amañaban las elecciones. Los gobernadores habían sido a su vez informados por el ministro de Gobernación de los resultados que "debían" de salir en sus provincias, siguiendo el "encasillado" acordado por las elites políticas.

    Los métodos desplegados por los caciques durante los elecciones fueron muy variados: violencia y amenazas; cambio de votos por favores (rebajas de impuestos, sorteo de quintos, saldo de préstamos, agilizar expedientes que se eternizaban en las oficinas estatales...); o simplemente trampas en las elecciones, el conocido popularmente como el “pucherazo”.

    La prematura muerte de Alfonso XII en 1885 abrió el período de la Regencia de María Cristina de Habsburgo (1885-1902) hasta la mayoría de edad de Alfonso XIII. Tras la muerte del rey, Canovas y Sagasta reafirmaron en el denominado Pacto del Pardo (1885) el funcionamiento del sistema de turno.

    En el denominado "gobierno largo" de Sagasta (1885-1890) se aprobaron diversas medidas de reforma política:

    • 1887 Libertades de cátedra, asociación y prensa, suprimiendo la censura

    • 1890 Sufragio universal masculino

    Sin embargo, el sistema de turno siguió basándose en la adulteración sistemática de las elecciones, aunque el sufragio universal permitió que los republicanos obtuvieran un puñado de diputados en las ciudades, donde no funcionaba el caciquismo.

    La oposición al sistema

    Varios grupos políticos, sociales e ideológicos se opusieron con escaso éxito hasta 1923 al régimen de la Restauración:

    • Los carlistas. Fuerza cada vez más residual que, finalmente, había decidido renunciar a las armas. Con fuerza en el País Vasco y Navarra, nunca consiguieron más del 3% en las elecciones en que se presentaron.

    • Los partidos republicanos. Con su base social en las clases medias urbanas, estos grupos defendieron la democratización del régimen y diversas reformas sociales. Estuvieron bastante desorganizados, destacando los republicanos moderados de Melquíades Álvarez y el Partido Radical Republicano, fundado en 1908 por Alejandro Lerroux, un político populista y demagogo que en sus primeros años en la carrera política destacó por su anticlericalismo.

    • El movimiento obrero: anarquistas y socialistas. Tras el nacimiento de la sección española de la AIT durante el sexenio gracias a la labor del anarquista Fanelli y el marxista Lafargue, tras el golpe de Pavía en 1874 los "internacionalistas", el movimiento obrero, fue reprimido. Al igual que en toda Europa, la ruptura entre Marx y Bakunin en el Congreso de La Haya en 1872 propició la escisión de las fuerzas obreras:

      • Anarquistas: grupo mayoritario en España. Tras la ley de Asociaciones de 1881, aprobada por el gobierno liberal de Sagasta, se lanzaron a una intensa actividad organizativa y de luchas sociales. En 1881 nació la Federación de Trabajadores de la Región Española. En la que destacó Anselmo Lorenzo, uno de los principales líderes de los inicios del movimiento anarquista.

      • A partir de 1901 diversos grupos se organizaron en torno a la publicación “Solidaridad Obrera”. Finalmente en el Congreso en Barcelona (1910), nació la Confederación Nacional del Trabajo, la CNT, el mayor sindicato español con gran fuerza entre los obreros agrícolas andaluces y los obreros industriales catalanes.
        Los anarquistas defendieron una ideología colectivista, libertaria, apolítica, anticlerical y revolucionaria.

      • Socialistas: minoritarios en nuestro país. Todavía de forma clandestina, en 1879 nació en Madrid el Partido Socialista Obrero EspañaPSOE, con Pablo Iglesias como principal figura. En 1888, el PSOE celebró su primer congreso y se fundó la Unión General de Trabajadores, la UGT, sindicato socialista. Opuestos a los anarquistas, los socialistas mantuvieron una ideología colectivista, anticlerical y antiburguesa, pero más moderada que la de la otra gran corriente del movimiento obrero español. Partidarios de la lucha política, Pablo Iglesias fue elegido diputado en 1910.

    • La oposición intelectual. Pensadores, profesores universitarios, novelistas contrarios a un sistema que impedía la modernización del país y la aproximación a la Europa avanzada. 

    • El regionalismo y nacionalismo en Cataluña y el País Vasco.

    Regionalismo y nacionalismo.

    A fines del siglo XIX, nacen en Cataluña y el País Vasco movimientos que cuestionan la existencia de una única nación española en España. El punto de partida de los argumentos nacionalistas consiste en afirmar que Cataluña y el País Vasco son naciones y que, por consecuencia, tienen derecho al autogobierno. Esta afirmación la basan en la existencia de unas realidades diferenciales: lengua, derechos históricos (fueros), cultura y costumbres propias. Estos movimientos tendrán planteamientos más o menos radicales: desde el autonomismo al independentismo o separatismo.

    El nacionalismo catalán

    Cataluña y los demás reinos de la Corona de Aragón habían perdido sus leyes y fueros particulares con los Decretos de Nueva Planta, tras la guerra de Sucesión.

    Durante el siglo XIX, el siglo del nacionalismo en toda Europa, el sentimiento nacionalista se reavivó entre una burguesía que estaba protagonizando la revolución industrial. El regionalismo y el nacionalismo catalán se fueron construyendo en varias etapas:

    • En la década de 1830, en pleno período romántico, se inicia  la Renaixença, movimiento intelectual, literario y apolítico, basado en la recuperación de la lengua catalana.

    • En 1882, Valentí Almirall creó el Centre Catalá, organización política que reivindicaba la autonomía y denuncia el caciquismo de la España de la Restauración.

    • Enric Prat de la Riba fundó la Unió Catalanista (1891) de ideología conservadora y católica. Al año siguiente, esta organización aprueba las denominadas Bases de Manresa, programa en el que se reclama el autogobierno y una división de competencias entre el estado español y la autonomía catalana. Fuertemente nacionalista,   la Unió Catalanista no tuvo planteamientos separatistas.

    • En 1901 nace la Lliga Regionalista con Francesc Cambó con principal dirigente y Prat de la Riba como ideólogo. Es un partido conservador, católico y burgués con dos objetivos principales:

      • Autonomía política para Cataluña dentro de España. La Lliga nace alejada de cualquier independentismo. Cambó llegó a participar en el gobierno de Madrid, pese a no conseguir ninguna reforma ante el cerrado centralismo de los gobiernos de la Restauración.

      • Defensa de los intereses económicos de los industriales catalanes. Defensa de una política comercial proteccionista.

    El nacionalismo catalán se extendió esencialmente entre la burguesía y el campesinado. Mientras tanto, la clase obrera abrazó mayoritariamente el anarquismo.

    El nacionalismo vasco

    A lo largo del siglo XIX, las sucesivas Guerras Carlistas no supusieron sino derrotas para el Pueblo Vasco, tras las cuales se fueron eliminando paulatinamente los Fueros, en un complicado proceso que, iniciado por la Ley de 25 de octubre de 1839 de Reforma de los Fueros Vascos, culminó con la Ley de 21 de julio de 1876, que supuso la definitiva liquidación del ordenamiento foral.

    A lo largo del siglo XIX, las sucesivas Guerras Carlistas no supusieron sino derrotas para el Pueblo Vasco, tras las cuales se fueron eliminando paulatinamente los Fueros, en un complicado proceso que, iniciado por la Ley de 25 de octubre de 1839 de Reforma de los Fueros Vascos, culminó con la Ley de 21 de julio de 1876, que supuso la definitiva liquidación del ordenamiento foral.

    A lo largo del siglo XIX, las sucesivas Guerras Carlistas no supusieron sino derrotas para el Pueblo Vasco, tras las cuales se fueron eliminando paulatinamente los Fueros, en un complicado proceso que, iniciado por la Ley de 25 de octubre de 1839 de Reforma de los Fueros Vascos, culminó con la Ley de 21 de julio de 1876, que supuso la definitiva liquidación del ordenamiento foral.

    La defensa de los fueros vascos quedó ligada a la causa carlista durante el siglo XIX. Las sucesivas derrotas de los absolutistas llevaron a la abolición de los fueros en 1876. La burguesía vizcaína, enriquecida por la naciente revolución industrial, fue el terreno social en el que nació el nacionalismo vasco.

    El Partido Nacionalista Vasco, PNV, (Euzko Alderdi Jeltzalea, EAJ)  fue fundado por Sabino Arana Goiri en 1895. Este hombre, nacido en el seno de una familia carlista y ultra católica, formuló los fundamentos ideológicos del nacionalismo vasco:

    • Independencia de Euskadi y creación de un estado vasco independiente en el que se incluirían siete territorios, cuatro españoles (Vizcaya, Guipúzcoa, Álava, Navarra) y tres franceses (Lapurdi, Benafarroa y Zuberoa)

    • Radicalismo antiespañol

    • Exaltación de la etnia vasca y búsqueda del mantenimiento de la pureza racial. Esta actitud racista implicaba la oposición matrimonio vascos y maketos (habitantes del País Vasco procedentes de otras zonas de España), rechazo y desprecio ante estos inmigrantes, en su mayoría obreros industriales.

    • Integrismo religioso católico: Arana afirmó “Euskadi se establecerá sobre una completa e incondicional subordinación de lo político a lo religioso, del Estado a la Iglesia”. El lema del PNV será “Dios y Leyes Viejas” Este aspecto es un claro elemento de continuidad con el carlismo.

    • Promoción del idioma y de las tradiciones culturales vascas. Euskaldunización de la sociedad vasca y rechazo de la influencia cultural española, calificada de extranjera y perniciosa.

    • Idealización y apología de un mítico mundo rural vasco, contrapuesto a la sociedad industrial "españolizada".

    • Conservadurismo ideológico, tanto en el terreno social como en el político, que lleva al enfrentamiento con el PSOE, principal organización obrera en Vizcaya.

    • Denuncia del carácter españolista del carlismo.

    La influencia social y geográfica del nacionalismo vasco fue desigual:

    • Se extendió sobre todo entre la pequeña y media burguesía, y en el mundo rural.  La gran burguesía industrial y financiera se distanció del nacionalismo, y el proletariado, procedente en su mayor parte de otras regiones españolas, abrazó mayoritariamente el socialismo.

    • Se extendió en Vizcaya y Guipúzcoa. Su influencia en Álava y Navarra fue mucho menor.

    El nacionalismo o regionalismo gallego y valenciano, finalmente, fueron fenómenos muy minoritarios.