Historia Judia Affaire Dreyfus

Coronel Alfred Dreyfus. Francia. Alemania. Chivatazo. J'acusse (Yo Acuso). Antisemitismo. Injusticia

  • Enviado por: Mai
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 2 páginas
publicidad

EL AFFAIRE DREYFUS

'Historia Judia Affaire Dreyfus'
'Historia Judia Affaire Dreyfus'
Todo se desato en la mañana del 26 de septiembre de 1894. El desencadenante fue Madam Bastian, la encargada de limpieza de la embajada alemana en París, descubrió el bordereau, en la que un anónimo francés ofrecía revelar los últimos movimientos del estado mayor francés el agregado militar alemán en París.

El ejercito francés tras enterarse de la traición de un misterioso oficial, revisaron los registros de una docena de oficiales que tenían acceso a los departamentos del ejercito.

Uno de ellos era el Coronel Alfred Dreyfus, francés y judío de 35 años.

Los investigadores ojearon y compararon la caligrafía del traidor con los 12 acusados. Pero era evidente que todas las acusaciones apuntaban a el coronel Dreyfus, debido a que era judío y esto lo hacia el sospechoso numero 1. Para levantar la moral del ejercito, que tras la derrota sufrida ante Prusia, que en 1894 pertenecía Alemania Unificada, había perdido “prestigio moral”; se lo acusó a Dreyfus ya que al ser judío podía acusársele de ser judío antes que francés, y de esta forma el ejercito no habría tenido un traidor 100% francés, sino un traidor que más que francés era de otra nacionalidad.. Era la mejor manera de quedar bien con el pueblo, desenmascarando a un espía. Además, el culpable no seria bon francais, sino un judío y de esta manera tendrían una pequeña victoria frente los alemanes y podrían seguir justificando el antisemitismo.

'Historia Judia Affaire Dreyfus'
'Historia Judia Affaire Dreyfus'
Debido a la falta de evidencias contra Dreyfus, el Comandante Henry se encargo de hacer el trabajo sucio. Mientras los jueces deliberaban, recibieron evidencias falsas que Henry había juntado. Y Dreyfus fue condenado de por vida y degradado. El siguiente paso fue el arresto del Coronel, el 15 de octubre.

Tras haber sido hostigado para escribir extraños textos que incluían frases del bardereau, empezó la instrucción del caso sin que Dreyfus supiera de que se lo acusaba. Se lo mantenía en prisión hasta que apareciese una evidencia que lo incriminara. Las evidencias que lo inculparon, no eran fáciles de conseguir, debido a que Dreyfus tenía un currículo intachable, no tenia problemas económicos y su familia había demostrado lealtad a Francia. Antes que pudiera ser liberado por falta de pruebas, se inicio la guerra sucia contra el. La prensa fue utilizada contra él y el Comandante Hurbert Joseph Henry fue el que se encargo de difundir esa farsa.

La maquinaría populista se puso en marcha y el detenido se convirtió rápidamente en culpable. Los periodistas también lo condenaron y nadie en Francia creyó en su inocencia.

El coronel Dreyfus por fin supo de que se lo acusaba de alta traición por ser considerado espía de Alemania.

El 5 de enero de 1895, fue despojado de sus insignias y contemplo la ruptura de su sable, en el patio de la Escuela Militar. De allí se lo traslado a su destierro en la Isla del Diablo.

Pero en 1896, nuevamente Madam Bastian, descubre una nueva nota pero esta vez con el nombre del traidor, Ferdinand Walsin Esterázy.

'Historia Judia Affaire Dreyfus'
'Historia Judia Affaire Dreyfus'
Picquart puso el hallazgo en el conocimiento de sus superiores.

Pero este se dio cuenta que el caso Dreyfus había sido una farsa y se convirtió en un elemento molesto para el ejercito.

Dreyfus fue trasladado al norte de África como medida preventiva.

El Affaire Dreyfus tomo un nuevo cariz: una vez cometida la injusticia el propósito del ejecito era salvar su honor. Pero esto se empezó a notar, debido a la irregularidad del caso, esto produjo una fragmentación del país en dos bandos: los dreyfusistas y los antidreyfusistas.

A pesar de esto, Dreyfus siguió siendo incriminado.

En 1898, tras la absolución de Esteráis, Emile de Zola publico J'accuse, carta al presidente de la republica en la que denunciaba lo acontecido en el caso Dreyfus. Pero muchos puntos que denunciaba no podían probarse, debido a que el ejercito ocultaba las evidencias, así que se enfrento a un juicio por calumnias. Fue condenado a un año de prisión y una multa de 5000 francos. Luego huyo para Gran Bretaña, con su misión cumplida, que era sacudirles la conciencia a los franceses.

Otro de los que abrieron el caso nuevamente fue Mateo Dreyfus, que sin él el caso hubiera muerto en el olvido.

En junio de 1898 el nuevo gobierno se mostró más dispuesto a conocer la verdad. El Coronel Picquart rompió su silencio, desafió a sus superiores y denuncio falsificaciones de evidencias que habían llevado a Dreyfus a ser condenado injustamente.

El Comandante Henry fue arrestado, confesó y horas después apareció degollado en su celda. Esteráis huyo a Gran Bretaña. Luego de haber confesado para recibir dinero a cambio.

En 1899 Dreyfus abandona la Isla del Diablo.

Pero aun era declarado culpable, debido a que el prestigio francés estaba en juego.

En julio de 1906 Dreyfus es declarado inocente, fue reincorporado al ejercito en su antiguo puesto, pero no fue ascendido al puesto que el siempre había aspirado. En 1935 muere. Su caso es considerado uno de los más importantes en la historia de Francia.