Historia Hematológica

Monocitos. Basofilos. Linfocitos. Plaquetas. Órganos. Timo. Corteza. Médula. Enfermedades. Ganglios linfáticos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

'Historia Hematolgica'

Histología hematológica

Introducción

La sangre es un líquido ligeramente alcalino (pH=7,4), viscoso, de color rojo brillante a oscuro, que constituye alrededor del 7% del peso corporal. El volumen total de sangre de un adulto promedio se aproxima a 5L y circula en la totalidad del cuerpo dentro de los confines del sistema circulatorio. La sangre es un tejido conectivo especializado compuesto de elementos formes (GR, GB y plaquetas) suspendidos en un componente líquido (matriz extracelular), que se conoce como plasma.

Las células madre hematopoyéticas pluripotenciales (CMHP), constituyen alrededor del 0.1% de la población celular nucleada de la médula ósea. Estas dan origen a dos tipos de células madre hematopoyéticas multipotenciales (CMHM):

GR

Es la formación de eritrocitos o glóbulos rojos que constituyen el tipo más común de células hemáticas.

Existen unos 5 millones de eritrocitos por cm.3 de sangre y su diámetro tiene un valor promedio de 7.2 µm. con un espesor es de 2,6 µm.

Tienen forma de un disco bicóncavo lo que le provee una mayor superficie posible en relación a su volumen, muy importante para el intercambio gaseoso.

Posee una vida media de 120 días, y la mayoría son fagocitados por los macrófagos del bazo, la medula ósea y el hígado. Otros se desintegran dentro de los vasos con liberación de la hemoglobina hacia la sangre.

MONOCITOS

Los monocitos comprenden de 2% al 8% de los leucocitos sanguíneos su número absoluto va de 200 a 30 por milímetro cúbico de sangre y miden de 12 µm. A 29 µm. de diámetro.

Su núcleo algo grande presenta una depresión central que le da la forma de un riñón.

Los monocitos sirven como precursores de los macrófagos, que actúan como células presentadoras de antigenos en el sistema inmune.

Tiene una vida media de tres días, para luego migrar fuera del torrente sanguíneo.

LEUCOCITOS

Son células que realizan sus funciones más importantes fuera del torrente sanguíneo.

Su número es de 5,000 a 9,000 por milímetro cúbico de sangre y se los clasifica en cinco tipos distintos según sus características de tinción, morfología celular y funciones específicas.

Al microscopio de luz pueden dividirse, según la presencia de gránulos específicos prominentes en el citoplasma.

BASOFILOS

Constituyen solo el 0.5% de los leucocitos de la sangre periférica,.

Pueden acumularse en zonas donde se producen reacciones alérgicas.

LINFOCITOS

son las principales células funcionales del sistema linfático o inmune.

Existen 3 tipos divididos según su función:

  • linfocitos T (células T): Participan en la inmunidad mediada por células, tienen una vida prolongada.

  • linfocitos B (células B): producción de anticuerpos circulantes.

  • linfocitos NK (células Natural Killer): destruir células transformadas, como células infectadas de virus o algunos tipos de células de tumores.

  • PLAQUETAS

    La trombopoyetina, que induce el desarrollo y la proliferación de células gigantes conocidas como megacarioblastos, controla la formación de plaquetas.

    El progenitor unipotencial de plaquetas CFU-Meg da lugar a una célula muy grande, el megacarioblasto, cuyo núcleo único tiene varios lóbulos. Estas células se someten a endocitosis, en la cual no se divide la célula; por el contrario se torna más grande y el núcleo se vuelve poliploide.

    El citoplasma azulado acumula gránulos azurófilos. Estas células reciben el estímulo de la trombopoyetina para que se diferencien y proliferen.

    Los megacarioblastos se diferencian en megacariocitos, que son células grandes, cada una con un nucleo lobulado unico, además presentan un aparato de golgi bien desarrollado, múltiples mitocondrias, RER abundante y muchos lisosomas.

    Los megacariocitos se localizan junto a las sinusoides, hacia los cuales sobresalen sus procesos citoplasmáticos. Estos procesos se fragmentan a lo largo de las invaginaciones estrechas y complejas del plasmalema, que se conocen como Conductos de demarcación, en racimos proplaquetarios. Poco después se dividen las proplaquetas y se dispersan en plaquetas individuales. Cada megacariocito puede formar varios miles de plaquetas. El citoplasma y núcleo restantes del megacariocito se degeneran y los macrófagos fagocitan.

    ORGANOS

    Cápsula

    La cápsula es delgada y esta compuesta por tejido conectivo irregular denso de colágeno (con algunas fibras elásticas), que extiende trabéculas interlobulares que subdividen, en forma incompleta el timo en lóbulos.

    TIMO

    El timo es una glándula, y es uno de los controles centrales del sistema inmunitario del organismo. Generalmente consta de dos lóbulos y se localiza en el mediastino, detrás del esternón. Una capa de tejido conectivo envuelve y mantiene unidos los dos lóbulos tímicos; mientras que una cápsula de tejido conectivo delimita por separado cada lóbulo. Su estructura aparece completamente desarrollada en el tercer mes de gestación (de 12 a 15 g), y continúa creciendo hasta la pubertad donde alcanza su máximo crecimiento (entre 30 y 40 g). Luego involuciona atrofiándose de forma progresiva, produciéndose el reemplazo del tejido tímico con tejido adiposo y conectivo areolar y alcanzando, en la edad adulta, unos 10 ó 15 g, siendo sustituido buena parte de él por tejido adiposo.

    El timo ejerce una clara influencia sobre el desarrollo y maduración del sistema linfático y en la respuesta defenso-inmunitaria de nuestro organismo. También puede influir en el desarrollo de las glándulas sexuales y en el crecimiento del individuo.


    El timo es un órgano primario en el cual tiene la lugar la diferenciación de los linfocitos indiferenciados que salieron de la medula ósea, convirtiéndolos de este modo en células T maduras. Durante este proceso, el sistema inmunológico distingue los antígenos propios de los extraños, y desarrolla la tolerancia frente a los autoantígenos. También puede considerarse como un órgano endocrino (glándula), ya que secreta hormonas y otros factores solubles, que además de controlar la producción y maduración de los linfocitos T en el timo, regulan la actividad y las interacciones de las células T en los tejidos periféricos. Se conocen 3 polipéptidos, con características hormonales, secretados de este órgano, que son la Timolina, la Timopoyetina y el Timosín a1

    Corteza

    La corteza carece de nódulos linfáticos y células plasmáticas. Se compone de células reticulares epiteliales apenas teñidas, macrófagos y pequeños linfocitos T (timocitos) densamente agrupados y muy teñidos, responsables del aspecto oscuro de la corteza. Las células reticulares epiteliales también rodean los capilares, los únicos vasos sanguíneos presentes en la corteza.

    Médula

    La médula se tiñe mucho menos que la corteza y se continúa de un lóbulo a otro. Contiene células plasmáticas, linfocitos, macrófagos y células reticulares epiteliales. Además, las características de la médula del timo es la presencia de los corpúsculos tímicos (de Hassall), que son capas concéntricas de células reticulares epiteliales.

    El timo recibe su irrigación arterial a través de numerosas ramas de pequeño calibre de las arterias torácica interna y tiroidea inferior, que se introducen en el timo principalmente a través de los tabiques interlobulares.

        En la región de transición corticomedular, los vasos originan pequeñas arteriolas y asas capilares radiales que irrigan la corteza y la medula.

        El endotelio de los capilares corticales es continuo mientras que el de los capilares medulares y septales puede ser fenestrado.

    MEDULA OSEA

    La médula ósea es un tipo de tejido que se encuentra en el interior de los grandes huesos, sobre todo de los centrales del cuerpo como cráneo, vértebras (hueso irregular), costillas, esternón, cintura escapular y pelvis.

    Muchas veces se confunde con la médula espinal. Ambas tienen funciones totalmente distintas. La medula espinal se encuentra en la columna y transmite los impulsos nerviosos hacia todo el cuerpo.


    Puede ser de 2 tipos:

    • La médula ósea roja, que ocupa el tejido esponjoso de los huesos planos, como el esternón, las vértebras, la pelvis y las costillas; es la que tiene la función hematopoyética.

    • La médula ósea amarilla, que es tejido adiposo y se localiza en los canales medulares de los huesos largos.

    La médula ósea es el lugar donde se produce la sangre (hematopoyesis), porque contiene las células madre que originan los tres tipos de células sanguíneas que son los leucocitos, hematíes y plaquetas.

    La médula ósea puede trasplantarse, ya que puede extraerse de un hueso de donante vivo, generalmente del esternón o de la cadera, mediante una punción y aspiración y transfundirse al sistema circulatorio del receptor si existe compatibilidad del sistema HLA (compatibilidad de órganos entre donante y receptor). Las células madre transfundidas anidarán en la médula ósea de los huesos del receptor. Es lo que se llama trasplante de médula ósea.

    La médula ósea no debe confundirse con la médula espinal.

    Enfermedades que involucran la médula ósea [editar]

    La composición de la médula ósea puede ser alterada por infecciones como la tuberculosis, ocasionando un decremento en la producción de células sanguíneas y plaquetas. Además las distintas variedades de cáncer de las celulas precursoras sanguíneas pueden aparecer en la médula ósea, esta enfermedad es conocida como leucemia.

    Para diagnosticar las enfermedades que involucran la médula ósea, se requiere una examinación de la médula. Este procedimiento implica en usar una aguja que permita recolectar una muestra de la médula roja del hueso iliaco. El procedimiento se realiza bajo anestesia local.

    La exposición a la radiación o quimioterapia aniquila muchas de las celulas de rápida división en la médula ósea, lo cual resultará en un sistema inmunitario disminuido. Muchos de los sintomas de la enfermedad por radiación son debidos al daño que sufren las células de la medula osea.

    Bazo

    Bazo, órgano de tipo glandular, aplanado y oblongo, situado en la zona superior izquierda de la cavidad abdominal, en contacto con el páncreas, el diafragma y el riñón izquierdo; está sujeto por bandas fibrosas unidas al peritoneo (la membrana que reviste la cavidad abdominal). Aunque su tamaño varía de unas personas a otras suele tener una longitud de 13 cm, una anchura de 10 cm y un grosor de 3,8 cm así como un peso de 200 g aproximadamente.

    El bazo desempeña diversas funciones:

    • Hematopoyesis: durante la gestación el bazo es un importante productor de sangre en el feto. Tras el nacimiento desaparece esta función, pero puede volver a desempeñarla en caso de necesidad.

    • Filtro: el bazo se encarga de la maduración de los glóbulos rojos y también de la destrucción de los glóbulos rojos viejos, anómalos o en mal estado. Contribuye en mantener las plaquetas saludables.[2]

    • Inmunitaria: en el bazo se producen anticuerpos[3] y tiene capacidad para destruir bacterias mediante fagocitosis.

    El bazo es parte del sistema inmunitario y del sistema circulatorio humano que acompaña a las capilares, vasos, venas y otros músculos que tiene este sistema.

    GANGLIOS LINFATICOS

    Los ganglios linfáticos son pequeños órganos que se encuentran formando agrupamientos o cadenas en puntos en los que los vasos linfáticos que drenan una región anatómica determinada convergen para originar vasos linfáticos de mayor calibre, como ocurre, por ejemplo, en el cuello, las axilas, las ingles y la región paraaórtica. Los ganglios tienen dos funciones principales:

    • En su interior existen células fagocíticas que actúan como filtros inespecíficos para partículas, como microorganismos y carbón, que, de este modo, no pueden pasar a la circulación sistémica.

    • Constituyen un mecanismo apropiado para que los linfocitos puedan interaccionar con nuevos antígenos y CPA en una interfase que se establece entre la linfa y la sangre.

    Células linfoides

    Este tipo de células de los ganglios linfáticos esta constituido por linfocitos de todas las clases y por células derivadas de ellos. Tiene su origen en la medula ósea, pero su incremento en numero se produce en el timo y otros tejidos linfoides periféricos. La mayoría de los linfocitos penetran en los ganglios a través de la sangre, mientras que otros lo hacen por la linfa procedente de los tejidos.

    Células inmunologicas accesorias

    Las células inmunologicas accesorias comprenden una gran variedad de macrofagos, entre los que se encuentran células con función fagocitica procesadoras de antígenos, CPA y células efectoras inespecificas. Estas células se originan en la medula ósea y pasan a los tejidos periféricos antes de alcanzar los ganglios linfáticos a través de la linfa. Muchas de estas células forman parte del sistema mononuclear fagocitico y pueden posteriormente regresar a los tejidos periféricos.

    Estructuras

     Los ganglios linfáticos son órganos en forma de judía, provistos de una cápsula fibrocolagenosa de la que parten trabeculas fibrosas que se extienden hacia el interior del ganglio constituyendo una estructura de sostén.

    La superficie convexa de la glándula esta perforada por numerosos vasos linfáticos aferentes que drenan la linfa en el interior del ganglio, mientras que en el hilo existe un único vaso linfático eferente que transporta la linfa hacia vasos linfáticos colectores de mayor calibre.