Historia general de la comunicación: Comunicación y propaganda

I Guerra Mundial. Entreguerras. II Guerra Mundial

  • Enviado por: Jara
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad

Historia General

de la Comunicación

Tema 5. COMUNICACIÓN Y PROPAGANDA: 1914-1945.

Podemos considerar la I Guerra Mundial (1914-1919) como el inicio del siglo XX por los muchísimos cambios sociales y económicos que acarrea. Por una parte, el sistema capitalista tiene que adaptarse a unas pautas dirigistas con el fin de adaptarse al esfuerzo bélico. Por otra parte, se dan cambios sociales irreversibles, como la incorporación de la mujer al mercado laboral.

Pero la característica principal del sistema comunicativo en este periodo será la propaganda. Los cambios estarán muy relacionados con la información ya que será el primer conflicto en el que la propaganda tenga un alcance masivo, aunque, exceptuando el uso del cine, la guerra no supondrá el descubrimiento de estrategias propagandísticas novedosas con respecto a conflictos anteriores. En cualquier caso estas estrategias se ven condicionadas por el hecho de que el esfuerzo bélico es responsabilidad de la población civil que aporta hombres a las tropas y debe mantener la producción de los recursos necesarios para mantener la guerra.

El esfuerzo propagandístico se orienta principalmente a elevar la moral de las tropas y el resto de la población ya que, al ser una guerra de trincheras, se establece un equilibrio de fuerzas que preconiza un largo conflicto. Además jugará un papel muy importante la estrategia propagandística orientada al exterior pues, para desigualar el equilibrio de fuerzas, es necesario romper la neutralidad de los países no beligerantes. Un ejemplo ilustra este hecho: la excelente propaganda exterior llevada a cabo por los británicos tiene éxito y consigue la intervención de EEUU en apoyo de la Triple Alianza, uno de los factores que determina el fin de la guerra.

Pero la propaganda será un elemento esencial del sistema comunicativo durante todo el periodo ya que con la Gran Guerra no terminaron los conflictos, es más, una vez iniciada, los tratados de paz no cerraron la contienda, a Alemania le impusieron la paz incondicional e Italia quedó descontenta por no haber obtenido ventajas.

Tras la II Guerra Mundial la propaganda sigue teniendo mucha importancia, pero ya no es el rasgo determinante del sistema comunicativo. Es un método rechazado por completo por aquellos que vivieron la guerra que aún sienten el dolor de sus terribles consecuencias. Por esta razón, a partir de 1945 la propaganda se ejercerá de manera encubierta, siendo responsabilidad de los servicios de espionaje. Con esto los sistemas internacionales de información comenzarán a ganar terreno a los sistemas nacionales, hasta llegar a la situación actual, cuando éstos han sido absorbidos por completo.

  • Información y propaganda en la I Guerra Mundial.

  • Características generales de la evolución de la propaganda durante la I Guerra Mundial.

  • Desde 1914 hasta mitad de 1915.

  • Desde el inicio de la guerra a los primeros meses de 1915 el signo que determina la estructura comunicativa de los países contendientes es la sustitución de la información por la censura.

    Empiezan también a crearse instituciones dedicadas al ejercicio de la propaganda, pero no alcanzan aún su máximo nivel de eficacia y puede apreciarse cómo en los medios la información va siendo sustituida por la propaganda, siguiendo las directrices oficiales y por acción de la censura.

  • Desde mitad de 1915 hasta mitad de 1917.

  • Podemos definir otro periodo que va desde mediados de 1915 a la mitad de 1917 y en el que, impulsados por las directrices oficiales, los medios de comunicación empiezan a insertar de forma notable textos propagandísticos.

    Se desarrolla la parte fundamental de la campaña propagandística británica en EEUU y se puede hablar también de otro fenómeno propagandístico: la atrocity propaganda, que consiste en atribuir al enemigo atrocidades de todo tipo, sin importar que sean historias reales o inventadas. Esto marcará una característica de la propaganda ejercida por el bando aliado en la II Guerra Mundial ya que, desengañada la opinión pública, deciden ocultar datos sobre las verdaderas atrocidades cometidas por los alemanes en los campos de concentración, temiendo el rechazo por parte del público.

  • Desde mitad de 1917 hasta el final de la guerra.

  • Esta etapa está marcada por la intervención estadounidense en la guerra. Los órganos de propaganda comienzan a funcionar de modo eficiente y coordinado, de hecho a partir de febrero de 1918 se toman las primeras medidas para coordinar los aparatos propagandísticos de todos los aliados.

    Podemos ver un esfuerzo de la propaganda alemana que finalmente no evita el desmoronamiento de la moral ciudadana, la guerra ya estaba perdida.

  • Características de la propaganda en cada uno de los países beligerantes.

  • Las potencias centrales.

  • Alemania.

  • Es la más importante entre las potencias centrales. La propaganda alemana carece de coordinación e imaginación suficientes para contrarrestar el efecto de la propaganda británica. Uno de sus principales fallos, al igual que la propaganda prusiana del siglo anterior y como ocurrirá posteriormente con la propaganda hitleriana, va a tener una excesiva dependencia de la superioridad de sus ejércitos, y este argumento propagandístico se derrumba en el mismo momento en que la guerra de trincheras conlleva un equilibrio de fuerzas que desmiente esa superioridad.

    La propaganda exterior (Ludendorff), por otra parte, va a tener un éxito muy relativo. A pesar de los países en los que genera una importante actitud germanófila en la opinión pública (España, Holanda,...) y algunas iniciativas brillantes , como el envío de Lenin en un tren blindado de Suiza a Moscú, la propaganda alemana fracasará en lo esencial. Cuando Alemania intenta llevar a cabo un programa propagandístico en EEUU, la propaganda británica está ya tan arraigada que serán imposible contrarrestarla.

  • Austria-Hungría.

  • El caso del Imperio Austrohúngaro es bien distinto al de cualquier otro país ya que se trata de una realidad política compleja al ser un sistema doble (con dos gobiernos y dos parlamentos). Mientras el territorio húngaro funciona como un estado nacional, el territorio austriaco responde a una realidad plurinacional, con intereses contrapuestos. Además estamos hablando de un país con varias áreas desarrolladas pero , en líneas generales, de un nivel muy atrasado, lo que incide en la eficacia de la propaganda y determina un punto débil que supondrá el éxito de la propaganda aliada. Se forman Comités de oposición al Imperio, como el Comité Checo, desde los que se defenderá la necesidad de rebelión contra la opresión del Imperio.

    Además, las estrategias propagandísticas llevadas a cabo desde el ámbito oficial serán poco efectivas. Las autoridades no se encargarán de ejercer una censura militar ni de retransmitir comunicados a la prensa y básicamente, la propaganda se vehicula a través de Berlín.

  • Las potencias aliadas.

  • El análisis de las estructuras propagandísticas aliadas es bastante complicado, ya que implica realidades políticas, sociales y económicas muy diferentes: un país ocupado como Bélgica, un país no desarrollado como Rusia,...).

  • Rusia.

  • El país con la estructura propagandística menos desarrollada entre los aliados es Rusia. En un principio el régimen zarista utiliza a los líderes religiosos y locales, pero esto no c rea una estructura propagandística firme. Más tarde se constituye un Comité de Fortalecimiento Moral integrado por autoridades oficiales que acabará convirtiéndose en un medio de difusión de las ideas revolucionarias y la propaganda pacifista, al contrario de lo que se pretende en un principio.

    La más clara característica del sistema comunicativo ruso durante la guerra será precisamente esa propaganda pacifista. Por otra parte, el CFM terminará por convertirse, durante la Revolución, en el comité de propaganda de los soviets.

  • Italia.

  • Antes de su entrada en la guerra (1916) se produce una confrontación entre los intervensionistas y quienes se oponen. Lo que ocurre es que en esta confrontación los medios estarán, evidentemente, de un lado u otro, de modo que uno de los factores que determinan la definitiva participación en el conflicto es la labor propagandística llevada a cabo por Mussolini que, tras abandonar periódico Avanti, perteneciente al partido comunista, funda con fondos privados Il popolo de Italia, órgano en torno al cual se constituirá el Partido Fascista y desde el que se coordina la propaganda más importante a favor de la intervención.

    A partir de la entrada en la guerra se ejercerá la censura y se creará el Ministerio de Información. La propaganda exterior se canalizará a través de las oficinas diplomáticas y se enfatizará en países donde hay colonias italianas.

  • Francia.

  • La propaganda en Francia se caracteriza por el ejercicio estricto de la censura. Se controlan todos los contenidos difundidos a través de la prensa y, sin embargo, las demás medidas propagandísticas no estarán coordinadas y resultarán ineficaces.

    En 1916 se crea una organización oficial encargada de coordinar la propaganda exterior: la Maison de la Presse; antes se habían encargado de ello instituciones privadas como la Alianza Francesa o las Cámaras de Comercio.

    La agencia Havas será la encargada d retransmitir la guerra y su control en los despachos de guerra es tal que legarán a carecer de información. Habrá periódicos que, como protesta por la censura, deciden dejar espacios en blanco en lugar de insertar noticias, pero hasta esta acción es prohibida.

    En 1918 se constituye el Ministerio de Información (hasta 1921), pero puesto que la guerra termina en 1919, su acción será ya poco eficaz.

  • Reino Unido.

  • Gran Bretaña ejercerá la propaganda más eficaz de todo el conflicto, ya que se ve obligada a superar factores muy negativos para la entrada del país en la guerra. Por un aparte, el partido Laboralista estaba en contra de la intervención, pero también tenía sus reticencias el partido Conservador, en el poder. Por otra parte, no existía el servicio militar obligatorio, por tanto, de entrar en guerra, el ejército se vería obligado a reclutar voluntarios entre la población civil.

    Estos obstáculos se superan entre 1914 y 1916. la propaganda británica aún está poco coordinada, pero con ella se consigue despertar una actitud favorable al enfrentamiento por parte de la prensa nacional, sobre la que no se ejerce una censura demasiado dura.

    A partir de 1916, el Ministerio de Asuntos exteriores coordina la propaganda exterior. Además utilizará el cine como medio propagandístico.

  • Bélgica.

  • Durante la ocupación alemana se constituye el periódico La Libre Belgique, con ayuda de ingleses, franceses y jesuitas belgas. Tendrá también mucha importancia la actitud de la población durante la guerra.

  • Estados Unidos.

  • EEUU entra en la guerra en 1917, es cuando se crea el Creel, un comité encargado de ejercer la propaganda interna y externa y difundirla para, sobre todo animar a los soldados. Con este fin se crea la revista Stripes & Stars (“Barras y Estrellas”). En el interior se constituyó un grupo de conferenciantes que recorrían todas las ciudades estadounidenses dando charlas de cuatro minutos sobre la importancia de participar en la guerra.

  • El periodo de entreguerras.

  • El fin de la I Guerra Mundial supuso una serie de cambios considerables por el hecho de ser el primer conflicto en el que participaba la sociedad de masas de forma directa, no sólo a través de los medios de comunicación, sino como soporte de toda la infraestructura bélica. Esto dará lugar a transformaciones sociales irreversibles como la incorporación de la mujer al mercado laboral o la extensión del sufragio. Además de esto, los adelantos técnicos nacidos de la investigación bélica se integrarán en la sociedad.

    Así, entre 1902 y 1906 se pone en prueba un aparato que permita la transmisión de voz y música. La radio (como se llamó el invento) se erigió durante la guerra como un importante medio de comunicación y tras el conflicto comenzaron a constituirse las primeras emisoras comerciales.

    No obstante, el final del enfrentamiento dejó demasiadas cuestiones irresolutas, lo que dará lugar a que el periodo de entreguerras sea especialmente conflictivo y a que la propaganda siga ejerciendo un importante papel. Múltiples conflictos localizados se suceden durante toda la etapa. Con el fracaso manifiesto del liberalismo en la Gran Guerra comienza una búsqueda de alternativas que llevará a su enfrentamiento con dos sistemas políticos bien distintos: por una parte, el que deriva del nuevo sistema soviético; por otra, una nueva ideología antiliberal y antidemocrática que, aunque sólo llegará al poder en Italia y Alemania, tendrá un peso muy fuerte en toda Europa. El comunismo y el fascismo-nazismo, sistemas radicalmente opuestos, constituyen al mismo tiempo dos intentos de superar los sistemas basados en valores burgueses que causaron a la población mundial un trauma sin precedentes.

    En este contexto, mientras en Europa se empieza ya a difundir propaganda antibolchevique, la URSS experimenta durante los años '20 un aislamiento al que pondrá fin, en parte, en los años '30 con la estrategia de los Frentes Populares (que triunfan en España y Francia) para la lucha contra el fascismo lo que, al mismo tiempo, favorece la aceptación del régimen soviético. El acierto de encabezar esta propaganda antinazi tiene para Stalin un fin político: le permite distraer la atención de las sangrientas purgas que comienzan a llevarse a cabo en la URSS a partir de la década de los '30.

    En este periodo se consolidan tres modelos propagandísticos diferentes:

    • Soviético: su antecedente es la propaganda de los partidos proletarios del siglo anterior, concretada teóricamente por Lenin. La propaganda de agitación tiene, como toda clase de propaganda, el objetivo de cambiar la actitud del receptor, pero de manera inmediata. Antes de la guerra civil y también tras la victoria sobre los zaristas, los bolcheviques emplearán técnicas propagandísticas como el tren rojo, que iba rodado y proyectando escenas de la guerra civil.

    • Democrático: es más discreto y su acción menos agresiva. Se concreta sobre todo en Francia, EEUU y Gran Bretaña. Su rasgo más característico es el ejercicio de la propaganda cultural: la Public Diplomacy pretende transmitir principios de carácter político a través de la difusión de la cultura nacional. Para ello se forman organismos como la Alianza Francesa, el British Council o el Instituto Italiano.

    • Fascista: se centra en el control de todos los canales de información y en el adoctrinamiento en el ámbito interno. La propaganda interna será el elemento predominante: se controla por completo la industria cinematográfica nacional (uso del cine documental como medio propagandístico), se establece una estricta censura de todo contenido contrario al régimen, se propicia la aparición de agrupaciones con una rígida organización en la que se encuadra a los jóvenes (Juventudes Hitlerianas) y se hace obligatoria la escucha de los discursos de Hitler.

    Durante este periodo empiezan también a utilizarse de forma masiva dos medios de comunicación que, si bien nacen a principio de este siglo, se perfeccionan en este momento:

    • El cine será un medio ideal de propaganda tanto en los países fascistas como en los democráticos por su alto índice de incidencia social. Con el desarrollo y extensión de la tecnología sonora (1927), su uso será aún más eficaz gracias a la unión de imagen y sonido (la Escuela Documental Británica, por ejemplo, surge con el objetivo de ejercer la public diplomacy).

    • La radio, que se desarrolla entre 1902 y 1906 con fines militares, presencia el nacimiento de las primeras emisoras en los años '20. a partir de aquí, el primer paso será potenciar la venta de receptores para generar un público radioyente. Muy pronto los gobiernos serán conscientes de la capacidad de impacto de este medio e intentarán controlarlo. Esta situación deriva en la configuración de un sistema de radiodifusión dominado por el estado (Italia). En otros casos (EEUU) la red de emisoras será exclusivamente privada. En España se instaura un sistema mixto (final de la Guerra Civil) que integra la red de radiodifusión radicalmente pública y el conjunto de emisoras privadas que, no obstante, se adhieren al régimen. Por el contrario en Inglaterra se establece un sistema público no controlado por el estado en el que la BBC, que nace en 1922 como un acuerdo entre emisoras públicas y privadas, mantiene su independencia con respecto al gobierno.

    La radio se configurará como un medio propagandístico especialmente eficaz porque traspasa fronteras (cosa que no hace el cine). Con el desarrollo de la tecnología que permite la transmisión en onda corta (Phillips, 1927) la radio se convertirá en un instrumento totalmente transnacional.

    El importante papel que juega la radio como medio propagandístico propiciará lo que se ha denominado propaganda negra, que consiste en falsear la identidad de las fuentes, mezclando información verdadera con información falsa. Así británicos y franceses se hicieron pasar, durante la II Guerra Mundial, por emisoras alemanas.

    Por último, durante el periodo de entreguerras comienzan los estudios científicos de los fenómenos propagandísticos. Los primeros sondeos de la opinión pública se hacen en EEUU, donde cobran una gran importancia. En 1935 se funda en Instituto GALLUP que tiene el objetivo de conocer las actitudes de la población para que luego resulte más fácil modificarlas, es decir, que el ejercicio de la propaganda resulte más eficaz.

  • La II Guerra Mundial.

  • En la II Guerra Mundial la propaganda tiene una mayor importancia que en su antecedente porque su alcance es más masivo. El impacto de la guerra será, en esta ocasión, más fuerte que en la anterior, implica a un mayor número de países, se extiende a nuevas zonas (Pacífico) y la guerra de movimientos requiere nuevas técnicas militares (vehículos ligeros,...).

  • Características generales de la propaganda en la II Guerra Mundial.

  • Como ocurrió en la I Guerra Mundial, los medios utilizados para la difusión de la propaganda serán la radio (propaganda negra) y el cine.

    En un intento de eliminar cualquier elemento favorable al enemigo, los países ocupados experimentarán una reestructuración de sus sistemas informativos. Tras la guerra, Alemania sufre un proceso de desnazificación y el control del entramado comunicativo pro-nazi pasa a manos de los aliados, al igual que ocurre en Japón. En Francia e Italia esa transformación de la estructura comunicativa se lleva a cabo, en un primer momento, por los aliados para ser continuado por la resistencia.

    A diferencia de la Gran Guerra, cuando se hacen intentos de paz negociada, la única alternativa en esta guerra es la victoria a ultranza, el enemigo debe rendirse incondicionalmente, con lo que conseguir una propaganda eficaz es más difícil porque no puede hacerse alusión a tratados o armisticios que aseguren un trato “benévolo” tras la rendición.

  • La propaganda en los países beligerantes.

  • El eje Berlín-Roma-Tokio.

  • Alemania.

  • Alemania contará con una estructura propagandística muy eficaz en el interior, pero que demuestra una clara descoordinación en el exterior.

    En el interior, Goebbles es el máximo responsable de todo el aparato propagandístico, a excepción de la prensa y demostró tener un gran talento. En el exterior en cambio, se encargaban de controlar la propaganda el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Estado Mayor; el resultado fue una propaganda dispersa, poco coordinada y por tanto, ineficaz.

    Algunas razones de su fracaso podrían ser la falta de flexibilidad y de recursos temáticos y el culto al líder.

    Ya desde la etapa prusiana la propaganda alemana se caracterizó por ser demasiado dependiente de los éxitos militares, con lo que, cuando el ejército empieza a fallar (sobre todo a partir de la batalla de Stalingrado), no puede adaptarse a las circunstancias.

    Por otra parte, presenta una seria debilidad en su concepción al no tener en cuenta la mentalidad, los valores culturales de los países ocupados, lo que queda demostrado en la proliferación de los movimientos de resistencia en estos territorios.

  • Italia.

  • En Italia la propaganda estaba mucho mejor coordinada. El Ministerio de Cultura Popular era responsable de esconder la información negativa para el régimen (fracaso en el norte de África, derrota de los alemanes en Rusia,...) y se encargaba también de mantener la moral de las tropas en el frente y de la población civil en la retaguardia.

    La radio fue el instrumento propagandístico más señalado, ya que la producción cinematográfica fascista no se adhiere de manera clara a los valores del régimen (comedias de teléfono blanco,...). El cine no transmite consignas ideológicas específicas, predomina una visión de la guerra que tiene que ver con la vida campestre y la estancia nostálgica de las tropas en el frente y entre los profesionales del cine italiano ni siquiera hay un apoyo mayoritario al régimen fascista.

    Aún estando la propaganda italiana bien estructurada, la propaganda aliada tuvo una incidencia muy clara, hasta el punto de que cuando los aliados capturan a Mussolini, la gente sale a la calle a celebrar la caída del régimen. Así, desde 1943 hasta el fin de la guerra, convivieron en Italia dos estructuras propagandísticas: a) la que establecieron los aliados que luego pasó a manos de la resistencia y b) la que instauraron los alemanes en la República Social Italiana (norte de la Península Itálica), de índole represiva.

  • Japón.

  • Aunque formó parte del eje , la propaganda japonesa se diferencia muy claramente de la alemana o la italiana ya que los valores mantenidos por el imperio eran radicalmente distintos a los valores occidentales (referencias nacionalistas, imperialistas, anti-individualistas y éticas). Sólo algo así puede explicar el fenómeno de los camicaces, que no se da en ningún otro lugar.

    Cuando Japón entró en la guerra (1914) su sistema propagandístico estaba ya bien estructurado: en 1936 se había creado ya un comité para la coordinación de la propaganda emitida por el sistema de radiodifusión y por la principal agencia de noticias.

    En el interior esta propaganda fue muy eficaz por su coordinación y los valores que transmitía, pero en el exterior su ineficacia se puede atribuir al hecho de no haber tenido en cuenta que la mentalidad occidental (sobre todo en EEUU) es totalmente diferente.

  • Las potencias aliadas.

  • Francia.

  • Gracias al general de Gaulle y a la propaganda de la “Francia Libre ”, Francia no llegó a obtener la consideración de potencia ocupada. Precisamente de Gaulle debe el logro su importancia política a su talento como comunicador (empezó con una radio y un despacho desde donde emitía mensajes para los franceses).

    Pero además de la propaganda de la resistencia francesa, hay que tener en cuenta la ejercida por el régimen de Vichy (al sur de Francia), colaboracionista de los alemanes. Ésta se basa en el control de la información y la censura, aunque también se puso en práctica una propaganda positiva (activa) que preconizaba la regeneración de Francia a través de la vuelta a las tradiciones: la Revolución Nacional.

    Los alemanes, por su parte, establecieron en el norte sus propias instituciones de censura, control y propaganda. Se difundieron películas alemanas y se llevaron a cabo iniciativas que, pareciendo francesas, estaban en realidad financiadas por los alemanes (Continental Films por ejemplo, potenció un cine de valores que intentaban condicionar a la población francesa a favor del nuevo régimen).

  • Inglaterra.

  • En Inglaterra la propaganda fue, al igual que en la I Guerra Mundial, sumamente eficaz. En este caso, Churchill fue el principal árbitro de la organización propagandística que se canalizó a través del Ministerio de Información, institución que vuelve a funcionar desde en mismo momento en que Gran Bretaña entre en guerra.

    Los fines de la propaganda inglesa fueron:

      • Conseguir coordinar los esfuerzos del Ministerio de Información con otros departamentos ministeriales que también ejercen una labor propagandística.

      • Establecer una colaboración con las tropas americanas, ejerciendo una propaganda conjunta.

      • Conseguir la unanimidad de esfuerzos en la retaguardia.

    La prensa no sufre censura, sólo se indica el tipo de noticias que no deben difundirse, además se aúnan todos los esfuerzos para difundir la propaganda (producciones documentales, noticieros,...).

    La radio será un medio propagandístico importante. En 1941 se forma el Political Warfare Executive, el principal encargado de la propaganda psicológica y la propaganda negra dirigida al enemigo.

  • Estados Unidos.

  • En EEUU la organización de la propaganda es dispersa hasta que entra en la guerra (diciembre de 1941). Tras la I Guerra Mundial cualquier tipo de institución oficial cuya labor se orientara a la propaganda se eliminó.

    En 1942 empiezan a crearse las organizaciones oficiales que ejercerán la propaganda exterior: la Oficina de Servicios Estratégicos y la Oficina de Información de Guerra.

    En el interior la acción propagandística se canaliza a través de la radio (las “charlas al lado del fuego” de Roosewelt). También el cine, documental y de ficción, es un instrumento propagandístico importante que se utilizará para concienciar a la población de la conveniencia de entrar en la guerra para ayudar a los británicos.

    Se vuelve a editar la revista Stars & Stripes y se dan charlas por todo el territorio estadounidense con el fin de mantener el esfuerzo bélico.

    Cabe decir que en alguna ocasión el Congreso se opuso a la concesión de fondos para propaganda alegando que estaba siendo utilizada con fines políticos propios.

    También se ejercerá propaganda en los territorios ocupados que supone una acción conjunta d estadounidenses y británicos.