Historia del teatro

Teoría de la literatura. Géneros literarios. Drama. Dramatización. Género teatral

  • Enviado por: Beli
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


  • DEFINICION.

El teatro es el arte de componer o representar obras dramáticas. En la historia es el arte esencialmente colectivo, el teatro presenta aspectos muy diversos. Hay que considerar en él su eclosión social, su aspecto literario encarnando a los autores, de su realización, en que aparecen los autores y toda la maquinaria escenática hoy comprendida en la voz escenografía y su funcionamiento como institución en local propio y adecuado: el teatro material.

En este articulo involucraremos en resumida síntesis todos estos aspectos menos lo literarios específicos, tratados en las voces correspondientes: comedia, drama, ópera, tragedia, etc., y el que se refiere a la escenografía, desarrollado también oportunamente. Asimismo nos ceñiremos al desarrollo del teatro en la cultura occidental. Pero hay que reconocer la enorme importancia de esta institución en las culturas del Extremo Oriente (China y Japón) y de ciertas localidades de Insulindia (Java).

El arte teatral aparece con caracteres religiosos en la base de todas las culturas, aun las más primitivas, en forma de danzas sagradas que pronto se convierten en personas mitológicas en que miman los misterios de lo sobrenatural o trascendente. Los griegos lo llevaron a una perfección inigualada en que concurrieron el cuadro de la escena, la coreografía, la música, la recitación y el texto, con el equilibrio que caracteriza a sus templos, sus estatuas, su filosofía; tres fueron los grandes trágicos griegos:

Esquilo, Sófocles y Eurípides, a los que se debe sumarse el nombre de Aristófanes como representante principal de la comedia, genero que llevaría escena las cuestiones políticas, sociales, religiosas, etc., del momento.

Roma, a pesar de sus grandes comediógrafos Terencio y Plauto, no lo destacó en el género. Después el cristianismo dio pie para solucionar el problema del teatro profano, separando lo humano de lo divino, imposible de resolver en las viejas teologías paganas, largo proceso de secularización que fue alcanzando a todas las artes y ciencias.

- INTRODUCCION.

Al llegar al siglo XVI nacieron como por ensalmo en toda el haz del mundo cristiano occidental actores, autores y teatros improvisados en carros ambulantes, en los patios o corrales de vecindad, en los juegos de pelota, etc., que arrastraban a las multitudes. Fue en ese momento cuando aparecieron los dramaturgos más eminentes que ha conocido el mundo después de los griegos.

- DISTINTOS TIPOS DE TEATRO.

Tres grandes teatros surgieron a la vez entre los siglos XVI y XVII; aparece un teatro de temática nacional, síntesis de elementos cultos y populares; dentro del cual sobresaldrá el español de fuente fundamentalmente popular, en el que dominan las figuras ingentes de Lope de Vega, Tirso de Molina y Calderón de la Barca. En Inglaterra, el teatro isabelino llevará a cabo una intensa labor creadora

colaborando con Marlowe en mundo de la nobleza y la caballería y con Shakespeare el estudio definido de

arquetipos universales. El francés, que, a pesar de su tradición popular más arraigada que en ningún otro país se manifestó como teatro culto con los grandes nombres de Corneille, Racine y Molière.

- EL PERIODO BARROCO.

El periodo barroco aporta una considerable complicación escenográfica; Racine se plantea el desarrollo literario de la tragedia al estilo clásico; mientras que Molière crea un tipo de comedia satírica, pletórica de ingenio, humor y sentido común. En España Calderón sigue la línea lopista, aumentando el tono severo. Los hermano italianos Bibiena crearon la moderna escenografía a base de decoración cambiable. Algunos consideraban al teatro Olímpico de Vicenza, obra de Palladio y Scamozzi (1580-1583).

-EL TEATRO SE POPULARIZA.

El teatro popular se hace cada vez más importante y a finales del siglo XVI y principio del XVII muchos autores cultos escriben obras para el público popular de las ciudades: Lope de Vega y Tirso de Molina, en España; Maquiavelo y Aretino, en Italia; Molière y Racine, en Francia producen grandes obras teatrales, donde el talento y la calidad educan el gusto popular. Por entonces nace el Inglaterra el más grande dramaturgo de todos los tiempos: William Shakespeare.

-SIGLO XVIII.

El siglo XVIII, se introducen modificaciones importantes, y las características más destacadas de las nuevas construcciones son el alargamiento de la sala destinada al público en forma de U; ambos siempre redondeados, platea y palcos a diversas alturas, etc. Esta es la típica estructura de grandes teatros como la Scala de Milán, apta para tres mil espectadores.

El siglo XVIII también se caracteriza por la mediocridad de la producción teatral sobre la que pesa la huella del neoclasicismo. Con todo, a lo largo de este siglo surgieron dos teatros nuevos en los países que se habían retrasado en la evolución teatral. El tardío renacimiento alemán, influido por el arte francés y en reacción contra el mismo, produjo las grandes figuras de Lessing, Schiller y Goethe, precursores del teatro romántico; e Italia sabía consumido sus energías en la creación por una parte de la opera, y, por otra, de los clásicos tipos de la “Comedia del arte”, produjo una serie de trágicos con Alfieri a la cabeza, y un gran comediógrafo: Goldoni.

- LA CONSTRUCCIÓN DE NUEVOS TEATROS.

En 1576 se construyó a las puertas de Londres el primer teatro con techo más o menos improvisado. En Italia fue Paladio quién construyó en 1580, en Vicenza, y siguiendo la traza del teatro clásico el primer edificio teatral moderno de gran categoría.

Barcelona levantó su teatro de la Santa Cruz (hoy Teatro Principal) el año 1597. Con todo, el teatro a cielo descubierto perduró bastante. El Madrid los famosos corrales del Príncipe y de la Cruz no fueron cubiertos hasta mediados del siglo XVIII. Las formas de estos teatros, primero rectangular, recordando las salas principescas o los juegos de pelota, fue redondeándose para obtener algo insospechado en Grecia: la ostentación de los espectadores tanto o más que la visibilidad del espectáculo.

- LOS PERSONAJES MÁS IMPORTANTES.

*William Shakespeare.

William Shakespeare es un escritor inglés. Escribía sus obras para ganarse la vida pero además era actor y conocía las posibilidades del escenario de los teatros de su época. Shakespeare no sólo fue un escritor fantástico que dominó todos los recursos de su lengua. No sólo fue un observador del ser humano, de sus problemas y sentimientos más profundos. Fue además un hombre de teatro, y lo que aportó al teatro fue dominio del espacio total del escenario. Como dramaturgo, Shakespeare resume todas las tradiciones anteriores: antigüedad clásica, la Edad Media y el Renacimiento. Entre sus obras destacaremos: Hamlet, Otelo, etc.

*Lope de Vega.

Lope de Vega es español. La mayor obra de Lope la constituye su copiosísima producción teatral. Según él mismo, compuso más de 1.400 comedias. La originalidad del teatro lopesco reside en el hecho de su renuncia a seguir la

tentadora y fácil vía de imitación de los modelos griegos y latinos, para crear en cambio, un teatro de temática y carácter auténticamente nacionales.

Otra innovación de Lope fue la de romper con el principio aristotélico de las tres unidades -lugar, tiempo y acción-, así como con la regla que, según los preceptistas clásicos, exigían la rigurosas separación de lo trágico y lo cómico. Sus teorías sobre el teatro la expuso y defendió en su Arte nuevo de hacer comedias. Su vastísima producción dramática abarca todos los géneros y es de una singular riqueza temática. En El mejor alcalde, el Rey, en Fuenteovejuna y en Peribáñez o el Comendador de Ocaña exalta el sentimiento del honor rústico y popular, el del campesino, cristiano viejo, frente a la noble. Otras grandes tragedias lopescas son El Caballero de Olmedo, El castigo sin venganza y La estrella de Sevilla.

Entre sus comedias, las hay de carácter religioso, como El nacimiento de Cristo; histórico: El rey Don Pedro en Madrid; de capa y espada: La dama boba, La discreta enamorada; filosófico: El villano en su rincón. Y todavía, bajo distintos epígrafes, podrían citarse El perro del hortelano, Los milagros del desprecio, La moza de cántaro, El acero de Madrid, etc.

*Jean Racine.

Nació en 1.639 y murió en 1699. Es un poeta dramático francés. Consiguió la celebridad con el estreno, 1.667, de su tragedia Andrómaca, a

la que siguieron, cronológicamente, Británico, Berenice, Bayaceto, Mitrídates, Ifigenia y Fedra. Nombrado historiador de la corte, a instancias Mme. de Maintenon, volvió al género dramático y escribió entonces sus tragedias de tema bíblico, Esther y Atalía, esta última considerada por numerosos críticos como su obra maestra. Con Racine, la tragedia clásica alcanza su ideal de perfección.

A diferencia de Corneilli, Racine presenta siempre una acción sencilla y definida, en la que los acontecimientos surgen espontáneamente como consecuencia directa y natural de las pasiones de sus personajes. El prurito por la verosimilitud de las situaciones y la congruencia de los caracteres constituyen una constante en la obra de Racine. Pero esta simplicidad formal no impide los conflictos interiores que agitan a sus criaturas, sino que, por el contrario, los hacer más diáfanos. En este sentido, su teatro está mucho más cerca del de Shakespeare que del de Corneille, y constituye la cumbre de la dramaturgia francés del periodo neoclásico.

* Calderón de la Barca.

Nació en 1.600 y murió en 1.681. dramaturgo español del Siglo de Oro. Se ordenó sacerdote en su madurez y su vida discurrió sin grandes incidencias, gozando del favor real y la admiración del público. Se le atribuyen una 200 obras, entre autos sacramentales, dramas y comedias. Las disquisiciones religioso-filosóficas, el sentido del honor y la intriga de capa y espada son los temas fundamentales de

su obra, cuyo estilo participa de las ideas conceptistas y del culteranismo propio del barroco español.

De sus comedias religiosas destacan La devoción a la Cruz y, especialmente, El mágico prodigioso. La Dama duende y Casa con dos puertas, mala es de guardar son comedias de enredo. El mayor monstruo, Los celos y El médico de su honra se centran en el tema de los celos; El alcalde de Zalamea constituye el máximo exponente de la comedia de honor y La vida es sueño es el gran drama filosófico del siglo XVII. De sus autos sacramentales destacan: El gran teatro del mundo, La cena del rey Baltasar y los encantos de la culpa.

*Molière.

Nació en el año 1.622 y murió en el año 1.673. Dramaturgo francés. Durante quince años recorrió el país como actor y director de su propia compañía teatral, representando las obras que él mismo escribía para sus tournées.

Ya instalado en París, Luis XIV le nombró director del teatro de la corte, Molière poseía el sentido innato del teatro. Su inventiva y su inagotable visión cómica le permitían mantener permanentemente el interés a lo largo de sus obras, rebosantes de humor y cuyos personajes poseen una vitalidad y un verismo incomparables.

El genio de Molière alcanza su mayor dimensión en aquellas obras en las que consigue crear un personaje-tipo de proyección universal. Harpagón, El avaro; monsieur Jourdain, el advenedizo; todos estos héroes de sus piezas se han convertido en símbolos. El mundo de Molière es uno de los más ricos y realistas que haya podido crear, en cualquier tipo, un escritor.

Entre sus creaciones dramáticas destacan títulos tan universales como El avaro, Tartufo o el impostor, El misántropo, El burgués gentilhombre, Don Juan, Las mujeres sabias, Las preciosas ridículas, El médico a su pesar, El enfermo imaginario.