Historia del Arte

Historia del Arte. Arte. Escultura. Escultura griega. Arquitectura. Hermes y Dionisos. San Martín de Frómista. Iglesias románicas. Catedral de Chartes. Catedrales francesas góticas

  • Enviado por: Gijón
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Hermes y Dionisos.

Escultura griega, época clásica, siglo IV, autor Práxiteles.

Es una escultura griega exenta, de bulto redondo, que representa a los dioses Hermes (el mensajero de los dioses y los hombres) y a Dionisos (el Dios del vino). El joven Hermes lleva a su hermanastro para que lo cuiden las ninfas, parece ser que ha hecho un alto en el camino y que ofrecía con la mano derecha un racimo de uvas que Dionisos se esfuerza por alcanzar.

La figura de Hermes está desnuda, se denota un gran trabajo anatómico, sus pies llevan una especie de sandalias con cuerdas que rodean la extremidad; tiene uno adelantado, sobre el que recae todo el peso de la figura, mientras que el otro detrás apoya solamente los dedos, esta pierna atrasada está semiflexionada, dando así una idea de postura relajada; la otra pierna se encuentra estirada completamente. El brazo derecho no se conserva, pero sabemos que en su mano portaba un racimo de uvas, en el brazo izquierdo sujeta al pequeño infante, a la altura del codo se apoya en el tronco del árbol, dejando de esta manera la figura en contraposto. La cabeza, levemente girada hacia el lado izquierdo, mantiene un gesto serio y a la vez risueño, su mirada parece fijarse en el suelo, y en su boca se esboza una leve sonrisa, el pelo cuidadosamente trabajado con la técnica del trépano, resalta las ondulaciones del cabello. Dionisos, en brazos de Hermes, es un bebé, que tiene las piernas semitapadas con la túnica de su hermanastro, el cuerpo del niño está echado hacia delante, mantiene uno de sus brazos y la mano estirados, en gesto de querer alcanzar el racimo de uvas, en su rostro también vemos el esbozo de una sonrisa y el uso del trépano en el cabello. Completando el grupo escultórico, nos encontramos con un tronco de un árbol, que da naturalismo a la obra, en el que cuelga hasta el suelo la túnica de Hermes, haciendo grandes y profundos pliegues que dan a la obra la idea de suntuosidad, remarcando en ellos como en el cuerpo del joven Hermes las curvas práxitelianas. El material utilizado es mármol, uso de la técnica extractiva, aunque posiblemente sea una copia romana del original en bronce (técnica de la cera fundida).

San Martín de Fromista

Iglesia del románico español del Camino de Santiago, perteneciente al Románico Pleno (siglos XI-XII). Se construye por iniciativa de la reina Doña Mayor, mujer de Sancho III, en Palencia.

Es una iglesia (orientada hacia el este, a Jerusalén) de planta basilical dividida en tres naves cubiertas por bóvedas de cañón reforzadas con arcos fajones (que se corresponden con los contrafuertes exteriores) y separadas por arcos de medio punto que reposan en pilares cruciformes. Presenta una nave de transepto que no se manifiesta en planta, en cuyo crucero se puede ver una cúpula octogonal apoyada en trompas, que se manifiesta el exterior con una torre cimborrio. La cabecera está dividida en tres ábsides, el central mayor. El imafronte presenta dos torres cilíndricas de influencia carolingia que cumplen la función de campanario, con escaleras interiores helicoidales. Está construida con sillería isódoma. En el imafronte, encontramos una puerta central, abocinada decorada con arquivoltas, custodiada a sus lados por dos grandes contrafuertes, que dan idea de verticalidad (acercamiento a Dios, etc)y dos pequeños clípeos que nos llevan a la parte superior donde vemos un tejaroz con canecillos o ménsulas con decoración figurativa. Justo encima, encontramos un pequeño vano, con forma de arco de medio punto peraltado que funciona como eje de simetría bilateral, en los laterales de la portada principal, vemos las dos torres circulares, que cuentan en su parte más alta con una serie de vanos de medio punto peraltados y un tejadillo también circular. En los laterales de la iglesia nos encontramos con otra puerta abocinada con arquivoltas y rematada con tejadillo, semejante a la principal, a la que rodean, por la parte más próxima al imafronte dos vanos, abocinados, arcos de medio punto decorados con taqueado jaqués, al otro lado nos encontramos con un vano similar que nos da paso a la fachada exterior de la nave de transepto donde nos encontramos con una puerta igual a las anteriores, a la que se le superponen dos pequeños vanos de medio punto peraltados que dan la impresión de dos alturas distintas al edificio. En el centro de la iglesia, vemos la torre cimborrio, octogonal que cuenta en cada cara del poligono con un vano abocinado con forma de arco de medio punto peraltado, decorado con taqueado jaqués. Se observan varias alturas en el edificio, resaltando las torres circulares y la cimborrio, siendo de una altura media la de la nave central y más baja la de las laterales, nos encontramos en todas las partes tejados a dos aguas o dos vertientes.

La decoración escultórica es riquísima: es una decoración vegetal, animalística y humana que se sitúa en 50 capiteles y representa escenas del Antiguo Testamento (aparecen Adán y Eva, Daniel entre los leones,...) y también del Nuevo Testamento (la adoración de los Reyes Magos...).

Catedral de Chartres

Catedral francesa gótica del siglo XIII

Planta de cruz latina, con tres naves transversales (la central más ancha que las laterales) separadas por arcadas de medio punto que reposan en pilares cruciformes, cubiertas por bóveda ojival; tras el transepto, que sobresale al exterior con un pórtico a cada lado, las naves transversales que dan lugar a la cabecera son cinco, creando así una doble girola alrededor del altar. La cabecera es semicircular y tiene cinco absidiolos. Cada fachada, además de rosetones y arcos de medio punto peraltados que marcan la superposición de pisos, tiene un pórtico triple con rica decoración escultórica y arcadas de medio punto apuntadas, a los que se accede por una escalinata. La esquinas de la nave de transepto tienen pináculos, en contraposición a las enormes torres de aguja de la fachada principal: la de la derecha es más baja, y tiene tres pisos superpuestos que se dejan ver por los vanos en forma de arcos peraltados abocinados con arquivoltas, además del último nivel, que consta de vanos similares y sobre el que se erige la cumbre de la torre; la de la izquierda consta de dos niveles más y en el antepenúltimo tiene ventanas geminadas; en los dos últimos niveles hay arbotantes, y la cúspide se eleva mucho más fina y estilizada que la de al lado. Las fachadas laterales están cubiertas por arbotantes.

San Salvador de Valdedios

Iglesia del prerrománico asturiano, perteneciente a la etapa de Alfonso III, el Magno (866-910) que tras ser destronado por sus hijos, mandó construir una villa palatina en el valle de Boiges a la cual pertenecería este templo, que serviría como capilla real del palacio. No obstante, tal teoría ha sido recientemente cuestionada, señalando que esta iglesia pertenecería en realidad a un pequeño monasterio y que la vinculación del edificio al monarca quedaría restringida a la construcción del pórtico sur como panteón funerario -espacio que, no obstante, nunca llegaría a ser utilizado como tal-, la decoración pictórica que cubría todos los paramentos y la consagración del templo.

Planta basilical, dividida en tres naves (más ancha la central que las dos laterales), divididas en cuatro tramos, la nave de transepto no se manifiesta en planta, nos encontramos tras esta, una cabecera desarrollada formada por tres ábsides cubiertos por bóveda de cañón que descansa sobre columnas monolíticas (el central más grande que los dos laterales), poligonales, el central cuadrado, consagrado al Salvador y los dos laterales rectangulares, consagrados a Santiago Zebedeo y Juan Bautista. En cuanto a la sección del edificio nos encontramos arcadas de medio punto, que descansan sobre pilares cuadrados monolíticos; encima de estas arquerías encontramos la tribuna y con la diferencia de alturas en las naves, la central más alta que las laterales, vemos una serie de pequeño vanos que iluminan la iglesia, la iglesia se encuentra completamente cubierta por bóveda de cañón. En cuanto a la decoración interior, debemos referirnos a las grandes riquezas pictóricas que cubrían toda la iglesia, predominando colores rojos y ocres y los elementos geométricos, arquitectónicos, objetos sagrados e incluso figuras humanas.

En el exterior, nos encontramos con mampostería con refuerzo de sillares en las esquinas y contrafuertes. En el imafronte, vemos una puerta formada por un arco de medio punto enmarcado por dos columnas monolíticas, esta puerta da paso a una pequeña bóveda de cañón que sirve como entrada a la iglesia. A los lados de la portada, nos encontramos con dos grandes contrafuertes, que dan idea de verticalidad (acercamiento a Dios, etc); en el medio de la fachada de la nave central, nos encontramos una ventana geminada, de medio punto peraltada, que funciona como eje de simetría, coronando esta parte central nos encontramos con un pequeño campanario; a los lados de los contrafuertes también nos encontramos con dos pequeños vanos rectangulares muy estrechos. En cuanto a los laterales, nos llama la atención lo primero la diversidad de alturas, la más baja, el pequeño apéndice lateral que tiene tres vanos formados por un arco de medio punto. El siguiente nivel es la fachada de la nave lateral que cuenta con pequeños vanos muy estrechos, la zona más alta pertenece a la nave central en la que también hay pequeños vanos cuadrados y de arcos de medio punto geminados; todos los tejadillos son a dos aguas o dos vertientes.