Historia de una escalera; Antonio Buero Vallejo

Literatura española contemporánea. Teatro español de Posguerra. Obra dramática. Argumento y personajes. Reflejo social

  • Enviado por: Marc Llopart
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

HISTORIA DE UNA ESCALERA

Historia de una escalera; Antonio Buero Vallejo

ESCUELA SUIZA DE BARCELONA

Curso 2000 / 2001

12ª Clase B

Pág. 2

Pág. 3

Historia de una escalera; Antonio Buero Vallejo

Historia de una escalera; Antonio Buero Vallejo

Historia de una escalera; Antonio Buero Vallejo

Pág. 4

EL REFLEJO DE LA ÉPOCA DESCRITO EN

HISTORIA DE UNA ESCALERA

Antonio Buero Vallejo, nació en Guadalajara en el año 1916. Siendo estudiante fue sorprendido por la “Guerra Civil”(1936-1939). Combatió en el Jarama y en los frentes de Aragón y Valencia. Fue condenado por ello a muerte pero le fueron retirados los cargos y más tarde le fue concedida la libertad provisional.

La guerra marcó su carácter y pensamiento; todas las frustraciones y sentimientos provocados por el combate, fueron plasmados en su obra “Historia de una escalera” ganadora del premio Lope de Vega(1949); la podemos considerar una obra realista y crítica. Dicha obra cautivó y llegó al interior de un público que veía representados todos sus problemas diarios en el escenario en contraste con la imagen triunfalista que el régimen franquista quería transmitir.

Historia de una escalera”, está dividida en tres actos; el tercero está ambientado en la época de su estrena(1949 en tiempos de la posguerra) “Pasaron velozmente veinte años más. Es ya nuestra época...”. El segundo acto corresponde a 1929 y el primero a 1919 según se muestra antes de empezar el segundo acto “Han transcurrido diez años...”.

El relato tiene lugar en una modesta comunidad de vecinos de Madrid. El vínculo que los uno es “Un tramo de escalera con dos rellanos, ...” La escalera es una confidente muda de los problemas, amores y desamores de los vecinos y a la vez es su punto de unión. La escalera no sufre ninguna modificación a lo largo de los treinta años de relato como vemos al inicio del segundo acto “Han transcurrido diez años que no se notan en nada; la escalera sigue sucia y pobre, las puertas sin timbre, los cristales de la ventana sin lavar...” Al inicio del tercer acto también se nos muestra como a pesar de pequeños retoques, la escalera sigue siendo la misma: “Pasaron velozmente veinte años más. Es ya nuestra época. La escalera sigue siendo una humilde escalera de vecinos. El casero ha pretendido, sin éxito, disfrazar su pobreza con algunos nuevos detalles concedidos despaciosamente a lo largo del tiempo: la ventana tiene ahora cristales romboidales coloreados y en la pared del segundo rellano puede leerse la palabra QUINTO en una placa de metal. Las puertas han sido dotadas de timbre eléctrico, y las paredes, blanqueadas”. El único cambio ha sido aspectual; tanto en la escalera como en los personajes como se nos muestra en una de las acotaciones de este acto refiriéndose a PacaUna viejecita consumida y arrugada de obesidad malsana y cabellos completamente blancos,... los años tan solo han servido para envejecer a algunos y exasperarles el carácter.

Se deduce de la cita anterior: “Pasaron velozmente veinte años más...” refiriéndose al tercer acto; observándose que el acto anterior tuvo lugar veinte años atrás.

La trama muestra un círculo vicioso; es decir, un círculo cerrado del que no saldrán nunca. La muerte de algún vecino, afecta a la comunidad pero de una forma pasajera. En seguida denotamos la introducción de nuevos personajes(ya sean los hijos de algún vecino o nuevos inquilinos: Joven, Señor bien vestido). Se observa claramente este círculo comparando los argumentos de Fernando y su hijo(Fernando hijo).

En el primer acto(1919), Fernando se declara a Carmina prometiéndole las mil maravillas “Carmina desde mañana voy a trabajar firmemente por ti. Quiero salir de esta pobreza, de este sucio ambiente. Salir y sacarte a ti. (...) Voy a estudiar mucho, ¿sabes? Mucho. Primero me haré delineante. ¡Eso es fácil! En un año... Como para entonces ya ganaré bastante, estudiaré para aparejador. Tres años. Dentro de cuatro años seré un aparejador solicitado por todos los arquitectos. Ganaré mucho dinero. Por entonces tu serás mi mujercita, y viviremos en otro barrio, un piso limpio y tranquilo...”. Transcurridos los años, Fernando se acaba casando con Elvira(por su dinero) y Carmina con Urbano. Las dos parejas tienen hijos: Fernando hijo y Carmina hija. Fernando hijo a pesar de la negativa tanto por parte de sus padres como por los padres de Carmina hija, quiere casarse con ella y con ello le promete como su padre ya había hecho antes las mil maravillas “Si tu cariño no me falta, emprenderé muchas cosas. Primero me haré aparejador. ¡No es difícil! En unos años me haré un buen aparejador. Ganaré mucho dinero y me solicitaran todas las empresas constructoras. Para entonces ya estaremos casados... Tendremos nuestro hogar, alegre y limpio..., lejos de aquí. Pero no dejaré de estudiar por eso. ¡No, no Carmina! Entonces me haré ingeniero. Seré el mejor ingeniero del país y tu serás mi adorada mujercita...” Se observa, que a pesar de las promesas que Fernando hijo diga, todo seguirá la misma tónica de siempre. Los mismos problemas entre vecinos...(es una clara reiteración del pasado)

La entrada en el tercer acto de nuevos vecinos debería ser una forma de introducir sangre nueva en la comunidad y con ello traer prosperidad y paz, pero se muestra todo lo contrario, en una conversación entre el Joven y el Señor bien vestido se muestra como estos están descontentos con la comunidad y sus vecinos “Sólo necesitaría que alguno de estos vecinos antiguos se mudase, para ocupar un exterior. Después de desinfectarlo y pintarlo, podría recibir gente. (...) Además, que no hay derecho a pagar tantísimo por un interior, mientras ellos tienen los exteriores casi de balde (...) Además, que son unos indeseables ...”

“Historia de una escalera” no es la historia de lo que acontece a la escalera durante el transcurso de treinta años sino lo que ocurre a los que la habitan a lo largo de tres generaciones, el autor pretende sacar a la luz todas las penas y frustraciones de los personajes, provocados por la sociedad del momento.

En el primer acto ambientado en 1919 se muestran los problemas del momento tras la primera guerra mundial, la falta de dinero se ejemplifica con la dificultad de los vecinos por pagar cuando .

aparece el Cobrador [Cobrador]: La luz. Cuatro diez. [Generosa]: ¡Dios mío! ¡Cada vez más caro! No sé cómo vamos a poder vivir...”. En este acto también se muestran los problemas entre patronos y obreros representados por los sindicatos. Urbano, un obrero de clase baja-media, cuenta a Fernando como debería unirse al sindicato para conseguir un beneficio colectivo “...Los pobres diablos como nosotros nunca lograremos mejorar la vida sin la ayuda mutua. Y eso es el sindicato. ¡Solidaridad! Ésa es nuestra palabra...

El segundo acto está ambientado en 1929 correspondiente a la época de la dictadura de Primo de Ribera(1923-1930). No existen comparaciones directas de diálogos con la dictadura; se desarrollan los caracteres de los personajes y se reproducen nuevos conflictos y presentan nuevas frustraciones.

El tercer acto 1949, está ambientado en tiempo de la dictadura de Franco(1939-1959) y tiempo de posguerra. El miedo a la censura del momento probablemente hizo que el autor tampoco hiciera referencia directa a la época en este acto.