Historia de Sierras Hotel en Alta Gracia

Turismo en Argentina. Historia. Hoteles. Siglo XX. Urbanización. Casino. Gerencia. Festivales de televisión. Cierre

  • Enviado por: Martin Brunengo
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 21 páginas
publicidad

Sierras Hotel

Pregunta de investigación:

¿Qué represento el Sierras Hotel para la sociedad de esa época?

Fundamentación de la Investigación:

El Sierras Hotel es un tema muy importante por que forma parte de la historia de nuestra ciudad, y creció notablemente con él.

Fue tan grande para Alta Gracia el hotel, que cambió la vida de muchas personas, influyendo no solo en lo económico, ya que todo se movía gracias al Sierras, sino también en lo social por todas las personas que venían y todos los festivales, convenios, fiestas, banquetes que eran abiertos a la comunidad.

Para realizar la investigación contamos con recursos tanto humanos como materiales. En el caso de los primeros, tuvimos la posibilidad de entrevistar a personas que han trabajado en el Sierras y que nos han contado lo que significo para ellos el hotel en sus vidas, y nos han dado un vistazo general de lo que fue el Sierras Hotel en su momento. Y los recursos materiales, son los libros que hemos consultado, que gracias a ellos pudimos darnos cuenta aun mas de la importancia del hotel, a través de imágenes y de información, que claramente, afirmaba lo que veníamos estudiando, a cerca de la importancia del Sierras; también contamos con recursos materiales como grabadores, que nos ayudaron a la hora de entrevistar.

Objetivo:

Informar a cerca de la importancia que tuvo el Sierras Hotel para Alta Gracia ya que hubo un antes y un después a partir de la construcción del mismo.

Hipótesis:

El Sierras Hotel fue el referente que le dio un estatuto social y cultural del más alto nivel para Alta Gracia en esa época.

Marco Teórico:

Los Inicios

En 1906, Guillermo Franchini, importante comerciante, motivado por el agradable clima y el hermoso paisaje (en aquella época, la flora era más rica que ahora, por que no existían construcciones ni el movimiento urbano que hoy nos caracteriza), y a la vez, por la importancia que había tomado esta Villa en el contexto turístico de nuestro país a fines del siglo XIX.

El decidió realizar una importante operación comercial en la Villa de Alta Gracia, con el objetivo de llevar adelante una importante urbanización y a la vez, la construcción del un hotel. Lo que seguramente él nunca imaginó es que con la concreción de su objetivo personal, estaría señalando un hito histórico, no solamente en la conformación de la Villa Pellegrini, sino que también en el “Sierras Hotel”.

El comerciante viajó a Oriente, más precisamente a la India, donde observó las características principales comunes a todos los hoteles ingleses, y se destacaba en ellos, por ejemplo, la construcción de amplias galerías. Pero fue en Calcuta, donde encontró el hotel con las características de aquel que él pensaba construir en la Villa de Alta Gracia. A este lugar él lo eligió por varias razones, entre ellas, la cercanía con la cuidad que le posibilitaría un pronto abastecimiento para los artículos que necesitaba el hotel, como también tuvo en cuenta el buen clima de esta región.

El presidente que en ese año había asumido, el Dr. José Figueroa Alcorta, nacido en Córdoba, no dudó en apoyar este importante emprendimiento encabezado por Guillermo Franchini, ya que era partidario de prestar apoyo a la obra privada.

Los terrenos que fueron destinados para el hotel y a la Villa Carlos Pellegrini, fueron adquiridos en cuatro compras sucesivas la se señora Manuela Lozada de Cámara y sus hijos Julio F. Cámara y Manuela Cámara de Aguirre. La compra de las dos primeras fracciones según la escritura, fue el 23 de Junio de 1906; la tercera el 12 de Septiembre de 1908, y la cuarta el 26 de Octubre de 1908; todas ellas realizadas por el escribano Feliciano Peralta. Así fue como Franchini adquirió cien hectáreas ubicadas al Oeste de la Villa de Alta Gracia.

En una primera etapa, se construyó solamente una parte de las obras, ya que el ala Oeste del hotel, que posee dos plantas fue construido después.

Con el objetivo de ganar beneficios con los desniveles del terreno, la construcción se oriento hacia el norte, así quedó una hermosa vista a sus patios y galerías, y también se logró un aprovechamiento óptimo del sol. Y hacia el Oeste, quedaba el hermoso marco serrano.

La estructura arquitectónica del hotel, muestra un estilo donde las habitaciones se abren a galerías y patios posteriores. Eso fue, fundamentalmente, por la necesidad de poder usar las galerías en invierno.

El complejo de inauguró dos años después de la primera compra: el 1 de Diciembre de 1908. en sus comienzos, se hizo una importante promoción del hotel entre los círculos de mayor poder socioeconómico de Buenos Aires, convirtiéndose así el complejo en el centro de reunión de la “hight society”.

Al principio, el director o gerente fue Carlos Franchini, hermano del propietario.

La compañía de Tierras y Hoteles

El 16 de Febrero de 1910, Guillermo Franchini vende a la sociedad denominada “Compañías de Tierras y Hoteles” el emprendimiento.

“Transferir a favor de la Sociedad la propiedad de Villa Carlos Pellegrini situada en Alta Gracia, provincia de Córdoba, con el edificio del Hotel, instalaciones existentes en el mismo, casa de administración, fábrica de hielo, lavaderos a vapor, mercado, plantaciones, parque y demás terrenos que forman dicha villa, con una superficie de dos millones cincuenta y nueve metros cuadrados, más o menos, por el precio de quinientos cincuenta mil pesos moneda nacional, pagaderos ciento cincuenta mil pesos moneda nacional en efectivo cuatrocientos mil pesos moneda nacional en acciones integradas de la Sociedad de Tierras y Hoteles de Alta Gracia”. Esto estaba expresado en la escritura.-

esta venta se llevo a cabo, por la decisión del titular ya que, según el, las obras no fueron todas concretadas por que su situación financiera no lo dejaba seguir adelante con el proyecto.

El Casino

El edificio del Casino o Club, como se lo llamaba, estaba ubicado al Noroeste del edificio principal del hotel ocupando 22193,63 metros cuadrados; 34 metros de frente al Este por 31 metros de frente al Norte.

Tenia una planta baja con galerías angostas o marquesinas en sus frentes Norte, Este y Oeste, y dos balcones cubiertos. En el interior había una sala de teatro, un gran salón, y otras habitaciones de variadas dimensiones. En su exterior había tres amplias galerías varias dependencias.

En 1913, el gobernador Ramón J. Cárcano habitué del Sierras Hotel, a pesar de la disconformidad general que promulgó la Ley de Casinos, necesaria para la reapertura de la sala, el 31 de Diciembre de 1913, y según lo publicado en diarios cordobeses, el 19 de Febrero de 1914 abrió oficialmente sus puertas el Casino. Con el motivo de esta inauguración, vinieron hasta Alta Gracia ocho trenes , y el propio gobernador asistió a ella.

Durante el tiempo que estuvo habilitado, fue una importante atracción turística ya que además de los juegos de azar se ofrecía un diario funciones biógrafo amenizadas por orquestas. Por esto a el Casino iban, además de la gente que se hospedaba en el hotel, personas que venían desde la capital provincial, ya que el ferrocarril disponía de un servicio de tren que salía de Córdoba a las 21 hs. y regresaba a las 2 de la madrugada.

El funcionamiento del Casino, a pesar de la aspiración gubernativa del entrecruzamiento del juego, dentro del marco legal, llevó a consecuencias dramáticas. Dos años después fue clausurado, el 26 de julio de 1916. Esta medida fue apoyada por el sector de “la sociedad”, por razones políticas

LLEGO ROQUE CELENTANO

El Señor Roque Celentano asumió la gerencia del hotel, quien realizo arreglos tendientes a lograr que El sierras retomara el lugar excelente que había tenido años atrás, objetivo que logro.

Durante su gestión, se construyo la pileta de natación, se trasladaron de lugar las canchas de tenis en su lugar actual, se logro la unión del rosedal que fue el paseo preferido del Rey Leopoldo de Bélgica en su visita a Alta Gracia, se concreto en la parte atrás del edificio la construcción del lavadero ya que su anterior lugar estaba muy lejos del hotel para trasladar la ropa en un carro tirado por caballos, conducido por su cochero vestido de negro. En el extenso jardín del hotel se hicieron taludes para evitar los desniveles y una fuente. Se talaron los espinillos, talas, aromos, y paraísos y se plantaron árboles no característicos de la zona como ceibos, eucaliptos, ceibos, entre otros. Se construyo un lago artificial de pocas dimensiones y a su alrededor se plantaron ceibos. Cambio la entrada principal ya que la mayoría de los huéspedes llegaban en sus propios vehículos, entonces esto se modifico, siendo el nuevo acceso por las cocheras. Se renovó el mobiliario existente, guardando los elementos usados durante la época de los ingleses.

Durante esta época la exigencia hacia los empleados fue tan grande a tal punto que las galerías eran lavadas dos veces por día.

En esta gestión se organizaron actividades artísticas en el edificio del ex Casino como obras de teatro.

En la edición del 1 de febrero de 1931, en el periódico semanal “El Imparcial” se hace referencia a que el día 29 de enero de ese año había sido reabierto el Sierras Casino. Con ese motivo se habia hecho una fiesta de carácter “artístico y social” a beneficio del hospital. Según la opinión periodística la reunión fue excelente tanto en lo social como en lo artístico.

Se llevaron actividades para que le gente de la Villa pudiera participar, como búsquedas del tesoro, torneos de golf o de tenis y funciones cinematográficas al aire libre.

Se realizaron muchísimas charlas y conferencias.

Otras de las obras de Celentano fue la “Semana del Golf” incrementando el turismo en el mes de agosto llenando el actual Alta Gracia Golf Club de golfistas. Estas famosas semanas, que en realidad duraban 10 días, incrementaban su difusión por los distintos premios que representaban a los principales periodísticos nacionales.

Era tan grande la importancia del hotel que, en 1937, recibían en las cocinas del hotel canastas llenas de langostas traídas directamente de chile.

El diario de la Voz del Interior en su edición del miércoles 25 de septiembre de 1940 informaba que el día anterior se había festejado el aumento de importancia de Alta Gracia y la colocación de agua potable, a través de Obras Sanitarias de la Nación junto a la iniciación de la “Quincena del Turismo”. En ese momento estuvieron presentes muchas e importantes autoridades nacionales, provinciales y locales. Se inauguro el servicio fonopostal donde la inauguración fue en el Sierras Hotel.

Este hotel fue el lugar donde estuvieron las más destacadas personalidades como Elpidio González, quien fue Vicepresidente de la Nación y luego Ministro, Ramon J. Carcano, Doctor Eliseo Segura, importante golfista y medico de profesión y El Presidente de la Nación Dr. Ramon S. Castillo.

En 1941 con la Ordenanza municipal 418 (16 de octubre), el municipio y la compania de Tierras y Hoteles hicieron un convenio para lograr la urbanización y embellecimiento de los terrenos ubicados en Villa Carlos Pelegrini y Barrio Residencial El Golf. Con este acuerdo se fomo el parque del Sierras Hotel y se entrego al municipio la manzana veintitrés destinada al parque infantil, se abrieron las calles Massenet y Valencia como también se desmontaron numerosos terrenos de esa zona, junto a la urbanización del Barrio El Canito.

Tambien visitaron el hotel los señores Cambo y Scazani, quienes habian huido de la Revolucion española trayendo con ellos al musico y compositor Manuel de Falla quien vivio dos años en el hotel.

Otros famosos importantes que se hospedaron en el hotel fueron los Presidentes de la Nación Juan Carlos Ongania, José Campora, Juan Domingo Perón, Arturo Frondizi, Arturo Illia, Hipólito Yrigoyen, Agustín Lanusse, Monseñor Plaza Aramburu, los Gobernadores José Figueroa Alcorta, Amadeo Sabattini y Pedro José Frias.

En1953 se aprobo la ordenanza 486, con la cual se le daba nuevamente beneficios al hotel “por el termino de ocho años a contar del 1 de enero de 1952”. Pero el hotel debería mantener las entradas libres a las calles del predio y a la vez contar con instalación eléctrica adecuada al parque del Sierras Hotel (recién concretada en 1957).

En la decada del 50 llego a Alta Gracia el Rey Leopoldo de Bélgica, quien quedo encantado con el trato recibido. Estuvieron presentes la Infanta Isabel de Inglaterra y el Senador John Kennedy.

En esta misma década, el turismo en el hotel decayó ya que se habían instalado en el, el personal jerárquico de la empresa Kaiser, junto a sus familias, ocupando casi todas las plazas. Con esto, Roque Celentano tuvo un protagonismo especial en la creación de la Anglo Americana School hecha para que los hijos de los funcionarios de la empresa Kaiser S.A. no tuvieran que viajar a Córdoba para estudiar.

Debemos tener presente, que la clientela del hotel estaba conformada en su mayoría por familias de nivel social y económico alto.

Nuevamente ocurre un importante hecho social, el 29 de junio de 1950, se constituyo formalmente el Rotary Club de Alta Gracia en un almuerzo servido en el Sierras, donde resalto la importancia de la creación de esta institución y los beneficios sociales que este hecho traería. Estuvieron presentes rotarios del club padrino (Córdoba Capital) y los rotarios locales, quienes fueron los socios fundadores de esta institución a nivel Alta Gracia.

En 1955, cuando se derroco al Presidente General Juan Domingo Perón este hotel fue tomado como puesto de sanidad. En ese momento estaban alojados cien huéspedes y allí fueron traídos alrededor de cincuenta soldados. Al finalizar este movimiento político, todos los soldados fieles al Presidente, fueron enviados a esta ciudad y alojados en el edificio del Casino.

A fines de la década del cincuenta y a principio de la del sesenta otros de los habituales huéspedes en el hotel era el Gerente de la firma Odol, el señor Giménez Ober, padre de la conocida actriz y conductora de televisión, Susana Giménez, quien traía a su esposa y a su hija a veranear en los meses de enero y febrero al Sierras Hotel.

En 1960 empezaron a producirse problemas en las habitaciones del hotel por que los techos eran de chapa y no estaban en condiciones adecuadas. Pero debemos recordar que don Roque Celentano era considerado “maestro para cambiar gente de habitación, es decir reubicarla” (Augusto Piccón 2000)

Otro destacado visitante internacional fue el Presidente italiano Giovanni Gronchi quien llego a Córdoba el 14 de abril de 1961.Fue homenajeada con una gran cena en el hotel.

Desde el 24 de febrero al 7 de marzo de 1964 se realizo el Congreso de la OEA, y por 15 días se alojaron en el Sierras Hotel los representantes de dieciocho países americanos y de otros continentes que asistieron para escuchar. Se contó con la participación de Presidentes y Cancilleres de todos los países latinoamericanos donde se aprobó la llamada “Carta de Alta Gracia” donde se establecía el Mercado Común Latinoamericano.

Otro hecho para recordar fue la instalación de una estafeta postal temporaria en el Sierras Hotel, pero por medidas de seguridad del Servicio de Inteligencia de Estado (S.I.D.E.), la estafeta se traslado al Alta Gracia Golf Club.

En el mes de junio de cada año era tradición las Convenciones de Industrias Kaiser Argentina S.A., usando para las reuniones el edificio del ex casino.

También se llevo a cabo en el hotel el Congreso de Bancos Centrales de América donde participaron representantes de todos los países.

Otros visitantes fueron los pilotos de Formula 1 a nivel internacional con motivo de la inauguración del autodromo Oscar Cabalen.

En el mes de noviembre de 1965 los reyes de Bélgica Balduino y Fabiola visitaron nuestra provincia y fueron agasajados por el Gobernador de Córdoba, Justo Páez Molina, en el Sierras con un menú preparado especialmente para ellos. (Ver anexo Pág.----)

FESTIVALES DE TELEVISION

A mediados de la década del 60, la municipalidad de Alta Gracia decidió formar una Comisión Municipal de Turismo conformada por vecinos de la ciudad. La misma tuvo como presidente a Don Oscar Rodríguez Ares (ver anexo Pág.….) y tuvieron la idea de organizar el Festival Nacional de la Televisión que nunca antes se había hecho.

Este festival duraba 12 noches y empezaba a fines de marzo. La primera edición fue en 1965, donde se contó con numerosos artistas, entre ellos estaban, Estela Raval y los Cinco Latinos, Palito Ortega, Salgan y de Lío, Atahualpa Yupanki, Néstor Fabián, Violeta Rivas, Raúl Lavie, Diego Verdaguer, el Dúo de Dos, Graciela Borges, Fernanda Mistral, los integrantes del Club del Clan y de Casino Philips. A pesar de los esfuerzos de sus organizadores, el festival dio perdidas económicas, ya que durante varias noches llovió.

El segundo año, en 1966, fue distinto, ya que la conocida productora de espectáculos Paloma Efron y el equipo que formaba con Vagnarelli y Lagna Fietta se hicieron cargo de la dirección general. Luego de muchos tratos, la comisión organizadora logro el apoyo de APTRA Para los premios “Alta Gracia del Plata”.

El segundo festival contó con la presencia de Pinky, Antonio Carrizo, Guillermo Cervantes Luro y Carlos D'Agostino, José González y Enrique del Campo.

Además estuvieron presentes, Los Cava Bengal, el ballet de Olga Francés y Emilio Buis, Ginette Acevedo, Raúl Lavie, Diego Verdaguer, Los cinco Latinos, el riojano Ramón Navarro, Zaima Beleño, Enrique Dumas, José Marrone, Los Mac Kee Mac's.

Asi esta semana de la Televisión que en realidad duro ocho dias, fue llegando a su final. Pero el resultado fue excelente.

Ya se empezaba a organizar la Tercer Semana de la TV en Alta Gracia pero esta intención no puedo ser ya que el 28 de Julio del mismo año, el país sufrió otro golpe de estado. El General Carlos Ongania, luego de derrotar al cordobés Arturo Illia, asumía la presidencia de facto.

Luego en Alta Gracia se nombraba un interventor militar y al poco tiempo a un vecino del lugar, don Antonio Abraham, amigo del nuevo gobernante, quien disolvió la comisión terminando así con el festival. (Ver anexo Pág.)

LA HISTORIA CONTINUA

En abril de 1968 el nuevo presidente General Juan Carlos Ongania se reunió con gobernadores para decidir los destinos Argentinos, en la ciudad de Alta Gracia. La reunión se llevo a cabo en los salones del hotel. El tema central del discurso fue la participación de la comunidad en la tarea de gobierno, le defensa del federalismo y la responsabilidad de cumplir con los objetivos del “Estatuto de la Revolución Argentina” .Esa Asamblea termino el 3 de abril.

Otros de los habituales visitantes fueron el destacado político José Aguirre Camara, el Dr. Nidici, el Dr. Daniel Martinez de Hoz, el Premio Nobel Dr. Federico Leloir, el hijo de Nicolas Avellaneda, quien dono las tierras donde se encuentra la Colonia Jose Maria Paz, el arquitecto Carlos Williams, el estanciero Jose Pereyra Iraola, el Dr. Fernando Paña y sus amigos los Guevara Linch, el Dr. Carlos Ferrer Moratel, el Dr. Belisario Hernandez, Carlos Ree Soaje, Julio Yunes, Rosa Romero Carranza, Hernan Moyano Lopez y el Dr. Rafael Moyano Lopez.

Eran muchísimas las personas que venían a visitar permanentemente la ciudad quienes pasaban largas temporadas.

Incluso muchos deportistas vinieron a Alta Gracia, como Juan Manuel Fangio, Juan Manuel Gálvez, Juan Gaston Perkins, Juan Bordeu, Luis Di Palma, Roberto De Vicenzo. Tambien integrantes de la farándula como Mirta y Silvia Legrand, Daniel Tinayre, Diana Maggi, Luis Sandrini, Adolfo Spray, Francisco Lomuto, Mariano Mores, Francisco Canaro, Mario Soficci, Paulina y Berta Singermann, Manolo Otero, Niní Marshall, Blackie, Susana Giménez, Narciso Ibáñez Menta y Pinky.

Otros visitante ilustres fue el dramaturgo español Jacinto Benavente, ganador del Premio Nóbel de Literatura, el Director de “La Prensa”, el Director de “La Nación” Bartolomé Mitre, el Director de “Clarín” Sr. Robles, el Director de “La Razón” Enrique Sojo.

En los congresos que se realizaron estuvieron presentes los embajadores de Francia, Dr. Lebreton, de la India, Dr. Sighbel y el Dr. Srurenda Mchada y de México, Dr. Ortiz.

En la década del setenta se alquilo el edificio del ex casino a la Lotería Nacional de Beneficencia y Casino, que se encargo de abrir de nuevo las puertas de la sala de juego. La inauguración fue el 6 de julio de 1971. El festejo de la inauguración no duro mucho, ya que cinco años después el Casino se trasladaría al centro de la ciudad.

En 1977, luego de 46 años de trabajar como gerente del Hotel, el señor Roque Celentano se retiro de su cargo.

A partir de ese momento podemos decir que el hotel empezó con problemas económicos que llevaron a la compra y venta de acciones del mismo.

Otro acontecimiento importante en el Hotel, fue cuando en 1978 se llevo a cabo el Campeonato Mundial de Fútbol en Argentina. Como Córdoba fue una de las sedes del mismo se alojaron en el Sierras Hotel las delegaciones de Escocia, México, Holanda y Túnez.

Con el fallecimiento de Celentano sus amigos hicieron construir un busto en el parque del Sierras Hotel en homenaje a ese hombre tan trabajador.

LOS VAIVENES

A principios de 1982, casi se produce un cierre total del hotel debido a la profunda crisis, sobre toda económica. Por eso un grupo de accionistas al mando del señor Caballera, intentaron sacar adelante al hotel. El perito Marcel Wul presento un informe de la situación del Sierras. Allí se informo que hotel tenía setenta y cinco habitaciones de las cuales había sesenta y cinco habilitadas. De ellas estaban en condiciones solo 38, y no todas figuraban en recepción ya que algunas estaban ocupadas por el personal de turno del hotel.

Se detecto filtraciones de agua en las paredes, goteras, los calefactores dañaban las paredes. El piso estaba deteriorado. No había cestos de basura en las habitaciones y había pérdidas de agua en los baños con graves problemas en la pintura.

En ese momento, según el informe, el hotel podía albergar aproximadamente a ciento veinte personas para lo cual el 50% de las sabanas estaban dañadas, había treinta frazadas de 1981, todas sus camas tenían sus cubrecamas pero no tenían suficientes toallas y toallones.

En lo referido al comedor, los manteles eran viejos, había pocas servilletas, y los repasadores eran hechos con varias telas.

Los únicos que poseían uniformes eran las mucamas y los mozos, los de recepción, mensajería, porteros y cocineros no tenían.

En el comedor y en el salón de estar había problemas de humedad, filtraciones de agua y falta de moblaje adecuada. La pintura estaba saltada, la vajilla y los cubiertos estaban rotos, magullados y sin los símbolos del hotel.

Lo único rescatable de la cocina eran las ollas, con gran suciedad y sin las condiciones necesarias para brinda un servicio nacional e internacional.

También había problemas eléctricos, encontrándose en buen estado la fiambrería y la pastelería.

El parque se encontraba deteriorado a pesar de los continuos arreglos.

Se dispuso que la fama del hotel seguía en pie y que se debía empezar a pagar las deudas pendientes (sueldos atrasados, moblaje, pintura, etc).

Teniendo presentes las situaciones detectadas en el hotel se estableció como elemento necesario para la reapertura la publicidad del Sierras. Teniendo en cuenta que el Hotel era un edificio construido en plenas sierras, por lo que daba la posibilidad de un aire puro y fresco en invierno y verano. Que el hotel poseía canchas de tenis y golf, la pileta de natación, salas de juegos y juegos electrónicos, sumando a esto el Casino, restaurante, piano bar, room service, cocina a nivel internacional. También publicitar la posibilidad de realizar fiestas, convenciones, banquetes, etc.

En la parte de afuera se aconsejo enrejar el parque y poner carteles prohibiendo el paso, limpieza de la laguna, aplicación de arena, revisar la provisión de agua al lugar y desagüe hacia las cloacas, iluminar el parque, renovar el césped y las cañerías de riegos, realizar trabajos de pintura. Controlar los trabajos en baños y duchas de los vestuarios de la pileta y trabajos de jardinería.

En el comedor, renovar el moblaje de acuerdo a las exigencias de la epoca y comprar: 250 pares de sabanas, 250 toallones, 250 toallas, 200 cubrecamas, y 100 frazadas.

Este informe hecho por Wul termina con sugerencias para el personal del hotel.

En esa época se asigno como gerente al señor Franco Invernichi quien en un tiempo corto de su gestión logro poner en marcha al hotel. Se mantuvieron los tradicionales visitantes de la clase alta pero tambien a partir de 1983 llegan al hotel miembros de la clase media.

Por su parte, el señor Dario Cavallera, quien estaba a cargo del Sierras hotel, el 29 de noviembre de 1985 envió una nota al periódico Síntesis diciéndole que a partir del 13 de noviembre había dejado de ser el encargado de la explotación del hotel.