Historia de los movimientos sociales

Conflictos sociales. Acción colectiva. Revoluciones. Procesos políticos revolucionarios. Movimientos obreros. Nacionalismos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 33 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

HISTORIA DE LOS

MOVIMIENTOS SOCIALES

OPTATIVA 3º CURSO

Introducción.

I. Los conflictos sociales y la acción colectiva: Planteamiento de los conflictos sociales.- La formación de los estados y las transformaciones económicas en el mundo contemporáneo.- Caracterización de la acción colectiva.- La historia de la acción colectiva.

Las relaciones sociales han sido muy conflictivas permanentemente. Hay una teoría que señala el conflicto como la base de las relacione sociales. Partiendo de esta teoría se puede observar que la conflictividad es y ha sido muy variada (obreros, empresarios, etc.). En los conflictos no siempre existen pares de rivales, pero en cualquier faceta de la vida social podemos encontrar conflictos (choque de intereses, emociones). Ese choque no quiere decir que los conflictos deriven en enfrentamientos puesto que hay diferentes respuestas por parte de los protagonistas. La más habitual es la de las personas que no se dan cuenta que están ante un conflicto en las relaciones sociales en las que están inmersos. Hay que destacar el importante papel de las creencias o circunstancias (Síndrome de Estocolmo, presos, etc.). Además, las creencias religiosas dificultan que se pueda entender una situación como injusta.

Al margen de estos grupos que no se dan cuenta, hay muchas más respuestas a los conflictos, y no todos producen enfrentamiento. Es muy difícil que se produzcan enfrentamientos de forma abierta, colectivos y público.

Otras posibles respuestas son las siguientes:

a) Resignación: es más habitual que el enfrentamiento. Tiene un papel importante la carencia de mecanismos para responder al conflicto. Se dan cuenta de la vida injusta pero se resigna a vivirla por creencias u otro tipo de circunstancias (“Los Santos Inocentes”! resignación de los empleados del cacique).

b) Salida del conflicto: esta actividad se efectúa en forma de emigración ante situaciones injustas como el hambre, epidemias, etc. Mucha gente a optado por estas salidas (emigración del campo a la ciudad y a otras ciudades).

c) Resistencia individual: personas o grupos sociales entienden que están ante una situación injusta pero no tienen los recursos necesarios para producir un enfrentamiento. Lo que hacen es tratar de solucionar el conflicto sin resignarse y sin huir. Se trata de una solución oculta, con nocturnidad y con formas de resistencia poco visibles como ciertas actuaciones que sólo las conocen los responsables del conflicto y el que las provoca. Es una forma de resistencia que evita la represión, que supera la falta de organización colectiva y de utilizar recursos diferentes. Se produce muy habitualmente entre campesinos dadas sus dificultades económicas, sociales y políticas para enfrentarse a los conflictos; pero también en circunstancias de una alta represión política, como en los regímenes totalitarios, o en aquellos sectores de población con dificultades para actuar en grupos, como fue el caso de las Quintas en el siglo XIX. Esta respuesta es muy difícil de estudiar dada su característica ocultación.

d) Vandolerismo: se produce sobre todo en el XIX. Ha sido una situación y un tipo de respuesta a los conflictos caracterizado fundamentalmente por generarse al margen de la ley, pero provocado por una situación injusta (maquis). Es más minoritario que los anteriores y puede ser tanto colectivo como individual, aunque se manifieste casi siempre de la segunda forma. También puede decirse que tiene algo de resistencia colectiva pudiendo ser posible actuar en nombre de un grupo social.

e) Movilización: es una acción pública, colectiva y abierta. Supone la solución del conflicto a través de la presión colectiva. Es imposible de calcular, pero se puede decir que sólo supondría un 1% del total de las respuestas posibles.

Hay que destacar que para que haya protestas no es necesaria una injusticia; los que protestan lo hacen porque pueden.

Antes de analizar la acción colectiva hay que hacer ciertas matizaciones sobre los siguientes conceptos:

a) Protesta: realizada por grupos que inician un conflicto o toman iniciativa en el mismo. Es una reacción defensiva.

b) Movilización: cuando se dice que la gente se moviliza parece que se está haciendo referencia a una situación física, es decir, al acto de moverse, agruparse, etc. Se trata de un término muy restrictivo.

c) Acción colectiva: es muy diferente de la acción social. Hace referencia a acciones, protestas o movilizaciones positivas que no son producto de la reacción, sino que pueden ser productos de iniciativas. Está relacionada a todo lo necesario para la protesta ocupándose del por qué una situación es injusta, de cuales son las circunstancias que llevan a la actuación, de las propias formas de movilización, etc. Es un concepto que abarca todo el mundo de la protesta aunque es menos conocido que el resto. Una definición de acción colectiva podría ser la siguiente: “son desafíos conjuntos para influir en la distribución existente de poder”.

Explicación de la definición:

- “desafíos conjuntos”: esfuerzos o iniciativas conjuntas puesto que se trata de una acción colectiva, la cual requiere algún tipo de conexión entre las personas.

- “para … de poder”: la acción colectiva influye en el poder existente en las relaciones sociales. Para reequilibrar la situación, la acción colectiva es un mecanismo eficaz. Su éxito no se produce cuando se logra una rectificación, sino que llega cuando se dan explicaciones o cuando se produce una discusión sobre el conflicto. Pero el hecho de que las acciones colectivas las usen generalmente gente sin poder social no quiere decir que sean utilizadas por grupos poderosos. Se han dado situaciones históricas en las que incluso las elites actuaban a través de estas acciones (Iglesia y fieles, patrones y socios, gobernantes, nazis, etc.).

  • Acción colectiva conflictiva: nace o produce el conflicto. No todas las acciones colectivas son conflictivas (Tuna). Lo que importa son las accione colectivas que dañan intereses, creencias, etc. y que dan lugar a conflictos. Por otro lado, se puede entender que la acción colectiva es una forma de hacer política referida a grupos sociales cuyas acciones modifican las relaciones sociales no en su esencia sino en sus características. La reivindicación pública de cualquier situación significa hacer política. Corresponde por tanto, al ámbito político con unos rasgos que la diferencian de cualquier acción colectiva de otra índole.

La acción colectiva estaría dividida como sinónimo de política en el aspecto de análisis en 2 ámbitos de actuación:

a) Dimensión institucional: sería igual al ámbito político de las instituciones: partidos políticos, gobiernos alemanes y grupos de presión. La acción colectiva está muy regulada, siendo muy restringida incluso para las elites, que son toda la población dada su posición respecto a las instituciones. Los partidos políticos están especializados en esta dimensión, aunque se movilicen y actúen de distinta manera. En cuanto a grupos de presión sucede algo parecido, estando regulados por leyes y mecanismos institucionales (comités, etc.), teniendo representación permanente con los sindicatos. Y por último, los gobiernos son los que hacen política y tratan de conseguir sus objetivos a través de diferentes organismos.

b) Dimensión no institucional: formada por personas o grupos que no tienen acceso a las instituciones y que necesitan otros cauces de intervención y de presión. Estos grupos también hacen política. Ante la falta de acceso directo y permanente a la política se llevan a cabo huelgas, manifestaciones, boicots, etc. Así es como se puede influir en la distribución de poder.

En la realidad, esta diferenciación no es posible ya que las elites pueden movilizarse; aunque si bien es cierto, no pueden dar lugar a una movilización por ser un número bastante reducido. Además hay momentos donde la acción colectiva institucional y no institucional se mezclan, como en el caso de las revoluciones. Las instituciones del viejo orden caen dando lugar a unas nuevas de acción colectiva no institucional. Es común que se formen ejércitos constituidos por soldados y militantes de organizaciones no institucionales.

Junto a este descenso de las elites hay 3 rasgos:

1º la gente con poder está mirando constantemente la política institucional intentando influir en ella a través de cualquier forma de movilización.

2º las instituciones responden con negativas, negociaciones, etc.

3º no hay que olvidar la ley, que regula aspectos de los movimientos no institucionales.

Aunque se trata de dos dimensiones totalmente diferenciadas, en la práctica se comunican constantemente.

La acción colectiva no es cosa de uno solo puesto que se trata de una relación social y, por tanto, es una interacción social entre, al menos, dos partes: el agraviado y el que agravia. Casi siempre interviene una tercera parte, generalmente el Estado a través de leyes, del gobierno...

La acción colectiva es tan difícil de producirse por el simple hecho de ser colectiva; por la dificultad que entraña poner de acuerdo a los individuos. Hay que conseguir que la gente entendía que para solucionar los problemas hay que movilizarse. En resumen, es difícil constituir grupos que busquen una misma solución.

Para su realización es necesario la existencia de un conjunto de requisitos o dimensiones imprescindibles para una acción colectiva con ciertas garantías:

a) redes de comunicación: tiene que haber un grado de comunicación entre aquellos que van a actuar. La agrupación la producen las redes formales e informales. Es una agrupación de comunicación de sindicatos, partidos, etc. Todas las redes pueden comunicar a la gente que está dentro de ellas, así se pueden adoptar criterios conjuntos sobre lo que está sucediendo. La gente deja de estar aislada y pasan a comentar, compartir, etc. información sobre lo que les está sucediendo a otras personas. De no haber redes se hablaría de personas aisladas que no podrían actuar colectivamente. Ejemplos de esto son los siguientes casos:

1º mendigos: por un lado se pueden unir a órganos de beneficencia, comedores, etc. mientras que por otro pueden actuar por sí solos.

2º inmigrantes: para que se produzca el paso de las redes sociales a las redes urbanas es necesario un proceso de integración.

3º parados: han perdido su red fundamental: el trabajo.

Los grupos no se producen por agregación de forma espontánea. Cuando se crean así es por que tienen un problema que se soluciona de una forma determinada. Para hallar esa solución conjunta, los individuos deben estar integrados.

Hay diferentes tipos de redes, dentro de las cuales hay partidos, grandes organizaciones políticas, etc., pero no son la única forma de agrupación. De hecho, antes que los sindicatos estaban las denominadas tabernas, en las que se hacía política obrera.

b) definiciones compartidas de la realidad: la realidad se mira con prismas diferentes. Para que haya acción colectiva es necesario que las diferentes impresiones sean comunes. Esto es algo que se daba por preestablecido en todos los análisis hasta 1980. Los trabajadores sufrían la explotación, sin embargo actualmente la idea de explotación no está al alcance de todos. Para actuar contra ella los trabajadores deben darse cuenta de su situación explotada. Hoy en día, la explotación es una construcción social. Aquellos que se creen gente de la empresa no piensan en la explotación.

De esta explicación se puede pasar a definiciones complejas. Puede haber un diagnóstico de la realidad con la información recibida. Al no vivir aislados se contrasta con los demás para tener definiciones colectivas de la realidad. Esto es lo que ocurre con la cultura política.

c) oportunidades políticas: ajenas, hasta cierto punto, de los protagonistas. Las circunstancias que favorecen o no a los que se movilizan no son proclamadas por ellos, sino que vienen del entorno. Estas circunstancias casi siempre las otorga un contexto político como los regímenes políticos, puesto que no influye a todos de la misma forma:

1º dictadura: prohibe la expresión de los derechos de la ciudadanía. No se puede tener una acción colectiva habitual o rutinaria por que los costes son elevados y la gente se retrae buscando otras formas de acción. Cuanto más dictatorial, mayores prohibiciones habrá, sin embargo cuantos más derechos de ciudadanía más población será considerada como ciudadanía. Si en los autoritarios no hay manifestaciones, abría que buscar formas de protestas ocultas a los ojos de las autoridades. Habría acciones colectivas violentas más fácilmente que en otros regímenes.

Las crisis políticas cercanas a la revolución son momentos dulces para la movilización. También hay que tener en cuenta las crisis políticas como los cambios de regímenes, donde se produce una competencia entre las elites por conseguir el poder, para lo que necesitan buscar apoyos.

Otra crisis política son las elecciones que, aunque no son espontáneas, son importantes. Significan la lucha entre parte de la acción colectiva donde las elites prometen ciertos aspectos al mismo tiempo que se producen ofertas y demandas.

Otra crisis política es el llamado ciclo de protesta: comienza con el movimiento de unos pocos. Ese movimiento va aumentando y nadie ejerce un control claro por lo que otros grupos se aprovechan de ese momento dando lugar a una oleada de movimientos diferentes. Esto ocurrió en el denominado Mayo del 68. Comenzó con la huelga de los estudiantes universitarios y terminó con una Francia totalmente en huelga. Se movilizaron casi todos los grupos sociales que tenían algo que decir. Como por sí solos no podían aprovecharon esta situación para llevar a cabo sus reivindicaciones.

Otro ejemplo como este fue ocurrido en Portugal en 1974. Sin embargo, un año antes los conflictos fueron los mismos pero la diferencia radicó en que nadie se movilizó. Esto demuestra cómo las revoluciones no tienen nada que ver con las razones para movilizarse, sino con el contexto histórico que se vive en ese momento (economía, sociedad, política…).

La guerra entre estados, como las 2 guerras mundiales, inhiben la acción colectiva porque hay una prioridad impulsada por el Gobierno, que no es otra que ganar la guerra. Los movimientos del 1914, 1915 y 1916 fueron de apoyo nacionalista, especialmente en el ámbito alemán. Pero en lugar de existir conflictos cuando acaba la guerra, surge la II Guerra Mundial. Aquellos que pierden la guerra ven cómo los sacrificios de sus gobiernos pasan factura a su población dando lugar a las Revoluciones.

d) diversas formas de acción y rituales: a lo largo de los siglos se ha tendido a depender de las actividades no espontáneas muy limitadas de formas de acciones reconocidas como útiles. Se ha producido una evolución en estas formas que implica que se constate que las formas de movilización de los grupos sociales del siglo XVIII no son iguales a las actuales, al menos en Europa. Han cambiado las formas de acción, produciéndose una revolución. Ese repertorio tradicional de formas de acción, conforme se avance en el tiempo, fue desapareciendo y derivando en un repertorio nuevo. Ambos conjuntos de formas de acción implican 2 culturas de la movilización totalmente diferentes y realizadas bajo condiciones económicas, sociales, etc. que suponen un cambio en la protesta.

En cuanto al repertorio tradicional, habría que destacar acciones como los motines (diferentes tipos), luddismo, destrucción de cosechas, quema de efigies… Todas ellas son acciones normales en el siglo XVIII tanto en Europa como en las colonias. Estas formas de actuación corresponden a una cultura de la movilización con unas características comunes:

1º local: se produce en un mundo tradicional donde las relaciones sociales se producen sólo en ese ámbito. No existe el contacto con otras localidades. De esta forma, las relaciones sociales están basadas en la comunidad local, que aúna a toda la comunidad frente al exterior. Hay una autosuficiencia muy elevada y las autoridades centrales no pueden llegar a gobernar delegando en las autoridades locales. Las organizaciones, los conflictos, etc. son locales y sólo la guerra puede sobrepasar éste ámbito de localidad.

Lo local es el ámbito fundamental; no hay organizaciones extralocales con capacidad para agrupar a diferentes organizaciones en una acción común.

2º violenta: las formas de acción amenazan con la violencia para el éxito, pero una violencia derivada de las relaciones sociales y del comportamiento de las autoridades. Hay medios de coerción muy dispersos en el seno de la sociedad, al igual que hay personas privilegiadas en ciertos aspectos sin que haya nada que lo impida (Iglesia, ejército…). Sirve para castigar y ejercer el poder en toda la sociedad. Los rituales de ejecución son públicos a modo de escarmiento. La acción colectiva de la sociedad común insta la acción de las autoridades. No hay castigo de delitos para tratar de rehabilitar a los culpables. Una parte importante de la acción colectiva es castigar al responsable del delito.

3º directa: la acción colectiva se produce para conseguir directamente la resolución del conflicto. Un caso ejemplar fue el denominado “Motín del Pan”: la acción colectiva sólo tiene sentido si se consigue el objetivo después de la movilización. Se requisa el pan directamente. Cuando no se quiere escasez, la solución es destruir los métodos de exportación de pan o trigo. Lo mismo se haría con la destrucción de las máquinas por la competencia de talleres que las usaban. Se trataba de una competencia ilegítima y por ello se destruían. Esa destrucción era la forma directa de resolución del conflicto. No toda acción colectiva es directa pero se puede decir que sí lo es en su mayoría.

4º rígida: quiere decir 2 cosas:

- la acción colectiva está relacionada con un solo conflicto. A cada conflicto le corresponde una forma de acción. Durante la existencia del repertorio tradicional hubo tantas formas de acción como conflictos sociales.

- además, y en consonancia con lo dicho anteriormente, cada forma de acción es protagonizada por un grupo social y no es intercambiable. Los motines fiscales sólo eran utilizados por los pagadores de impuestos.

El repertorio tradicional fue utilizado por los diferentes grupos sociales europeos del XVIII, XIX y parte del XX, aunque en otros lugares fue sólo del XVIII. Fue sustituido según las circunstancias por un repertorio nuevo de acción colectiva consistente en formas como mítines, huelgas, etc. este nuevo repertorio tiene características diferentes al tradicional:

a) supralocales: en otros momentos llamados nacionalistas. La acción colectiva supera el ámbito local por la ampliación de los estados y mercados, lo cual lleva a la ampliación del modo de vida de los hombres. Así, las ideologías, las religiones y diferentes aspectos tienen un ámbito supralocal de acción. La acción se dirige al centro de las decisiones políticas, que es el Estado en forma de Parlamento, Gobierno, etc. Las demandas se dirigen a instancias más allá de lo local. De esta forma, surgen los partidos políticos con implantación nacional, patronales vecinales, etc. esto varía según la organización territorial y administrativa que tome el Estado, pero la localidad deja de ser importante para la gente que allí habita. Se nacionaliza la política, la vida social y también se nacionaliza, por tanto, la acción colectiva. Este es un proceso largo.

b) más pacíficos: se ha cambiado el carácter de la mayor parte de la acción colectiva, no porque la sociedad sea más pacífica, sino por los cambios que han hecho posible que la acción no fuera violenta. Esos cambios afectan a diferentes instancias. Según que países, hubo una reflexión en la respuesta del Estado. En Inglaterra y en Francia surgió la idea del orden público a finales del XIX. No existía la posibilidad de atender una faceta de la vida de población llamada seguridad; sólo importaba la seguridad externa del país respecto de los demás ante una posible invasión.

Cuando había motines en el territorio, al no haber una policía para actuar, sólo estaba el ejército. Por ello, con las guerras de cambio de siglo entre Inglaterra, Francia y países europeos, se creó la policía después de la noción de orden público. Con este cuerpo se vigilaba a la sociedad para que no interviniese en la guerra. El primer modelo de cuerpo de policía fue el anglosajón: no tenían armas y estaban bajo la jurisdicción del Ministerio Civil (Bobbies). Esta policía se encarga no sólo de reprimir la acción colectiva, sino que también trataba de prevenirla con ejercicios de información, policía secreta, etc. La creación de la policía cambió la respuesta del Estado ante la acción colectiva. Este cuerpo sustituía al ejército. Así, conforme pasa el tiempo, la acción colectiva es respondida desde el Estado de forma más pacífica.

Otro ejemplo es la policía latina que depende de la unidad militar. Es una policía rural debido al tipo de sociedad en el que se ha creado. Es el caso de la policía española, francesa e italiana. En estos casos últimos, se civilizan cuando pasan a autoridades civiles. Sin embargo, la guardia civil sigue manteniendo su carácter de ejército hasta 1970-1980. Se trata de una tropa profesional. Este proceso de sustitución del ejército por la policía deriva en la pacificación de la acción colectiva, pero unido a otro proceso por las circunstancias: legalización de la acción colectiva. Cuando se legaliza la acción se empieza a perder el carácter violento. Las leyes que regulan el derecho de acción colectiva la pacifican y la encauzan hacia el nuevo repertorio y marginan, prohiben o descartan cualquier legalización de otra acción colectiva.

Las nuevas formas no son violentas. La manifestación es un recorrido humano con consignas pero sin violencia, no se quiere el enfrentamiento con nadie. Para que la huelga tenga cierta presencia requiere el paro.

Algo que procede desde hace poco es la estrategia de la no violencia. Esta estrategia fue usada por Gandhi en 1920 consistente en la resistencia pública y abierta al uso de la violencia. Tras su éxito, la repercusión de esta experiencia fue retomada por M.L.King, defensor del movimiento por los derechos civiles de los negros en EE.UU. En general, esta estrategia tuvo éxito puesto que descomponía a las autoridades ya que en las manifestaciones no se generaba ningún tipo de violencia. Las autoridades no estaban preparadas para responder ante esta situación. De ahí que la estrategia fuese tomada por muchas organizaciones en los años 70 (movimiento feminista, pacifista, etc.).

c) indirecta: la acción no está directamente relacionada con la solución del conflicto. Nadie espera que al producirse una manifestación se ponga fin al conflicto.

d) flexible: las formas de movilización sirven para diferentes conflictos. Una sola manifestación puede servir para acabar con el gobierno, para pedir el aumento de salario, para abaratar los productos, etc. Todos los conflictos sociales son susceptibles de ser respondidos con una manifestación o con cualquier forma de acción según el repertorio nuevo, donde hay muy pocas acciones para muchos conflictos. Es un cambio revolucionario porque las características o modalidades son totalmente diferentes e incluso opuestas.

II. Historia de los movimientos sociales y las revoluciones: Definición y conceptualización de movimiento social.- Asociaciones e identidades colectivas.- un recorrido histórico sobre la variedad de movimientos.- Las revoluciones.- Definición y condiciones de los procesos políticos revolucionarios.

Por revolución se entiende un proceso político limitado en el tiempo. Atañe a quien gobierna en el Estado. Se puede producir de diferentes maneras, por diferentes grupos, pero siempre con la referencia de que incumbe el control del poder del Estado. Se pensaba anteriormente que las revoluciones eran irrupciones de carácter político y rápidas en la rutina política que trastornaban el proceso evolutivo de la estabilidad política. Se producía en aquellas ciudades en las que había problemas.

Una de las primeras experiencias se produjo en Inglaterra en 1868 con la decapitación del Rey. No se volvieron a producir revoluciones políticas. Hasta ese momento se usaba el término revolución en un sentido astronómico; sin embargo, a partir de la revolución inglesa se piensa que se vuelve a la renovación del Estado de cosas.

Según los ingleses, las revoluciones se producen allí donde la población a perdido sus derechos. No se trata de progresar, sino de volver al tiempo perdido.

Por su parte, la revolución americana de 1776 se entiende desde el ámbito de los colonos como una repetición de La Gloriosa. Otro ejemplo es la revolución de los Países Bajos.

En cuanto a la revolución francesa, tiene una conceptualización diferente. La revolución significa un paso hacia delante en el progreso humano cuando las fuerzas vigentes impiden dicho proceso se conserva este sentido revolucionario como acontecimientos progresivos. Suponen la creación del concepto del Antiguo Régimen, que no es más que un tiempo pasado con ciertas características. Lo que viene, tras la creación del Antiguo Régimen, es el nuevo régimen, que significa una nueva sociedad, eliminación de ciertos prejuicios, etc. Las revoluciones tienen este sentido sobre todo cuando el Estado de cosas vigente lo impide. La revolución es independiente del proceso; los cambios sociales se pueden predecir con anterioridad a las revoluciones. Sin embargo, muchas veces las revoluciones significan un paso atrás aunque sea momentáneo.

Las revoluciones no implican el uso de la violencia. Cuanto más profundos eran los conflictos, entonces más profundos eran los cambios. Pero en realidad se habían producido revoluciones casi invisibles que no han producido enfrentamientos pero que han tenido una cierta influencia en su país.

Las revoluciones serían procesos políticos en los que se produce una transformación forzosa del poder del Estado, en cuyo curso, al menos 2 bloques de contendientes reclaman, de forma incompatible entre sí, el control del Estado o el poder del Estado y alguna parte significativa de la población apoya a cada uno de los 2 bloques de contendientes.

En las revoluciones, los contendientes suelen ser el Gobierno y aquellos que aspiran a tener el poder, aunque por lo general suele haber más bloques.

El proceso revolucionario es una alternativa a otros procedimientos políticos pero no supone el cambio de poder. En algunos Estados, los reyes tenían el poder y establecían las reglas de acción y sucesión a la cabeza del Estado. Pero el problema se presentaba cuando no había descendientes al trono, lo que daba lugar a guerras, especialmente en los siglos XVI-XVII. Esas reglas establecidas eran asumidas por la gente más influyente. Sin embargo, en otros regímenes, el consejo de personas influyentes son los que determinan quién será el sucesor del gobernante fallecido.

En el mundo contemporáneo se establecen sistemas de elección cada vez más amplios. Se presentan diferentes candidatos para ser elegidos. Son mecanismos para acceder al control del Estado. La revolución habla de lo mismo pero se diferencia en que no es una transformación regulada sino forzosa. Se produce cuando un grupo o la población no está conforma con quienes ostentan el poder. Cuando se produce esta situación se dice que es momento de revolución.

Hay 3 posibilidades de procesos revolucionarios:

1º transformación forzosa: es el resultado revolucionario (transición con UCD, bolcheviques, golpe de Estado de Primo, México, etc.).

2º existencia de 2 bloques: no implica el resultado; sólo el enfrentamiento. Se habla de situaciones revolucionarias (Guerra Civil). Cuando se produce un enfrentamiento hay momentos en los que hay soberanía múltiple. Esta situación no se produce siempre. Es, fundamentalmente, cuando hay G.Civiles (Salvador, G.Carlistas, Yugoslavia de Milosevic, etc.).

3º conjunción de los 2 casos anteriores: se producen tanto los enfrentamientos como las transformaciones de poder (Rev.Francesa, Rev.Rusa, Cuba, Nicaragua, etc.).

El origen de estas situaciones revolucionarias se encuentra en la política rutinaria unida a la política no rutinaria, ya que las revoluciones son procesos que no tienen nada que ver con la política normal. Los protestantes no saben que están ante una revolución. Ente ambas políticas no hay una frontera claramente establecida. Existe primeros una conflictividad, como la cuestión de rivalidad por el poder, pero también se pueden encontrar los conflictos sociales. Lo normal es que haya una conflictividad acompañada de una movilización, lo cual puede desencadenar en una revolución, pero esta también se puede producir por los procesos de crisis política que comienzan con la modificación de las relaciones entre gobernantes y gobernados. Puede producirse también por dejar de cubrir ciertos derechos importantes para la población. Incluso, también puede producirse la situación en la que no se puede hacer frente a las demandas del pueblo, por lo que este cree que debe buscar un nuevo gobierno (como ocurrió en 1808). Otra posibilidad es que una parte significativa del gobierno intente incorporar un nuevo derecho y se lo niegue el propio gobierno. Esta modificación entre los derechos, los gobernantes y los gobernados puede llevar a diferentes conflictos, siendo entonces cuando se produce el proceso de deslegitimización del gobierno. Se generaliza la opinión sobre la incapacidad de los gobernantes para hacer su función. Este proceso tiene 2 ingredientes simultáneos:

1º movilización: huelgas, motines, etc.

2º interpretación: hay un proceso paralelo con un discurso más extendido sobre la deslegitimización del gobierno.

Si ese proceso de deslegitimización del gobierno es de cierta importancia, entonces habrá gente que comenzará a pensar sobre las incapacidades del gobierno, lo cual es muy peligroso (interpretación).

El siguiente paso dentro de este proceso de deslegitimización sería la ruptura de sistema político. Las instancias políticas representativas en las que participaban elites de diferentes corrientes políticas dejan de funcionar porque una parte decide no seguir participando. Si han participado hasta ese momento es porque eran, hasta cierto punto, de carácter moderado. Sin embargo, si dejan de participar es debido a que entienden que las protestas de la población están justificadas. De esta forma es como el sistema puede entrar en crisis. Una vez que se han producido estas situaciones, lo que puede ocurrir es que esos que han dejado de participar en el gobierno formen parte de una coalición revolucionaria, que está dispuesta a hacerse con el poder. Esta coalición estaría formada por radicales, por gente menos radical, incluso moderados que, aunque no tienen ningún principio político en común, se unen para desplazar a los gobernantes. En realidad no se produce ninguna unión, sino que sólo hay un pacto. Ahora bien, si los gobernantes no son capaces de acabar con esa coalición revolucionaria es cuando aparece el problema, ya que comenzaría lo que se denomina una situación revolucionaria. Todo lo ocurrido antes de ese momento se define como conflicto, crisis, etc.

Esa coalición revolucionaria realiza reclamaciones que son imposibles de cumplir con el gobierno vigente. Exige el poder argumentando diferentes motivos y contando con el apoyo de una parte de la población, que se manifiesta a través de movilizaciones, etc. esto sirve para indicar la legitimidad popular con la que cuenta dicha coalición. Es la antesala de la revolución. Las soluciones a esta situación tienen que venir por iniciativa del gobierno. En primer lugar tiene que hacer desaparecer a la coalición para evitar esa revolución, y para ello puede llevar a cabo 2 posibilidades.

1º negociar con los elementos más moderados de esa coalición (simultaneada con una posible represión). Se habla así de una crisis política con ciertos resultados, que pueden ser elecciones, cambio de gobierno, etc.

2º cuando el gobierno no puede suprimir a esa coalición es cuando se produce la revolución, ya que bien no se tiene el poder suficiente para negociar con los revolucionarios o bien porque se desborda la situación y el gobierno no tiene los medios necesarios y suficientes para acabar con la coalición. Si se produce esto, entonces es posible que se esté ante el comienzo de una situación revolucionaria. En esta situación se puede producir un enfrentamiento, más o menos pacífico, en el que la coalición o no tiene los medios necesarios para enfrentarse al gobierno o bien no quiere usarlos todos al mismo tiempo; pero hay que tener en cuenta que el gobierno también puede contar con ciertos apoyos que pueden decidir enfrentarse a la coalición revolucionaria haciendo que el conflicto se convierta en violento. La duración de estos enfrentamientos viene determinada por el tiempo que tarde en llegar la solución al conflicto, o por la caída de uno de los bandos contendientes, etc. Los resultados pueden ser muy diferentes: que en realidad, no haya resultado, negociación tras el inicio del enfrentamiento, etc.

Por tanto, sólo se da una situación revolucionaria cuando el gobierno no puede eliminar a esa coalición. Una de las formas en que se manifiesta la situación revolucionaria es la Guerra Civil como es el caso de España entre 1936-1939, las guerras Carlistas, Guerra Independencia Americana…

Para saber por qué o cómo se produce un resultado revolucionario hay que acudir a un elemento sustancial: el control de la coerción. Suele haber un resultado revolucionario cuando un gobierno que no quiere ser desplazado no tiene el control de la coerción. Por ello, el ejército constituye una parte importante del Estado y se supone que, a priori está a favor del Gobierno. Sin embargo, a lo largo de la historio se puede apreciar como este hecho no se ha producido siempre. En general, si el gobierno no cuenta con el apoyo militar, entonces es cuando puede producirse la situación revolucionaria.

Todo esto se puede observar en España: cuando los gobernantes civiles no contaban con el apoyo militar se producía un cambio de gobierno a través de los famosos pronunciamientos. Salvo la I la II República y la Transición a la monarquía, el resto de los regímenes han sido promovidos por ejército. Esto también ha ocurrido en otras zonas geográficas como en América Latina, Asia, Africa…, por lo que no se puede hablar de la existencia de un modelo de lealtad del ejército al gobierno. Lo que sí se puede decir es que cuanto mayor sea el distanciamiento entre gobernantes y militares, mayores serán las probabilidades de creación de situación revolucionaria.

A pesar de que el Gobierno tenga el apoyo del ejército puede producirse la situación en la que la coalición revolucionaria tenga sus propios medios de coerción. En el siglo XIX era fácil que esto ocurriese ya que los soldados no pertenecían al gobierno sino a aquellas personas que las pagaban. Sin embargo, a finales del XIX y en el XX, cuando la admón. militar pasa a formar parte del Estado, resulta más difícil que se produzca esta situación revolucionaria. Cada vez ha sido más complicado, por parte de los aspirantes, tener medios de coerción; de aquí la importancia de tratar atraer hacia la coalición al mayor número de elementos del ejército. También pueden conseguir medios de coerción a través de la compra de armas o consiguiéndolas de otros Estados. Por tanto, hay que conseguir al ejército o, en su defecto, tener los medios suficientes para poder enfrentarse a él.

Hay que destacar que, en aquellos lugares donde el ejército tiene un papel importante en la vida política, es él quien toma la iniciativa de desplazar a los propios gobernantes.

Como resumen se puede decir que quien tenga o utilice mejor los medios de control será quien se haga con el gobierno.

Hay diferentes modalidades de apoyo al gobierno del Estado:

1º G. Civil Española: comienza con el golpe de Estado fracasado en ciertas partes del territorio. Diferentes estudios señalaban que con los medios de coerción existentes en esa época se podía producir una guerra bien de siglos o bien de escasas horas. Para el desenlace final fue definitiva la intervención en forma de material. Además, se puede decir que el ejército de Franco pasó a la península gracias a los aviones alemanes, dado que la marina española de entonces era de corte republicano. Sin esa ayuda que descompensaba a los contendientes, el resultado habría sido bien distinto. No se trataba de la capacidad militar en cuanto a eficacia o de la población a favor o en contra, sino de la ayuda europea.

Esto se puede trasladar a todas las revoluciones. Independientemente de las causas, quien tenga más y mejores medios será el que gane en la contienda, aunque hay que tener en cuenta las circunstancias del lugar en el que se enfrenta (Afganistán, Chechenia, Vietnam…).

III.- La aparición de los movimientos sociales: La acción colectiva del repertorio nacional en Europa. Un ejemplo: los motines de subsistencia.- El surgimiento del movimiento social en G.Bretaña.- Católicos, Protestantes y Parlamento.- Problemas y factores que inciden en el surgimiento del Movimiento Social.- Su imitación y extensión a todo el mundo.

Hay 2 ejemplos de acciones colectivas del repertorio tradicional:

1º Motín del Pan: muy habitual en los siglos XVIII y XIX. Era una forma de responder al conflicto del pan. Se trataba de una respuesta al hambre; se producían amotinamientos para conseguir pan barato. Esta situación se producía cuando había malas cosechas.

Antes de estos siglos se velaba para que hubiese pan pero se dependía de circunstancias adicionales como el clima. Las autoridades locales ante esta situación protegían con precios elevados para evitar a los especuladores. Sin embargo, en el siglo XVIII hay procesos que cambian las relaciones de la gente respecto del pan, ya que se produce la liberalización de la economía, es decir, la libertad de comercio de diferentes productos. Hay que tener en cuenta que el pan representaba 2/3 de la dieta alimenticia de aquella época.

Junto a las transformaciones económicas estaban también las políticas, sin olvidar el equilibrio demográfico anterior al siglo XVIII. A partir de este siglo, e incluso, en la mitad del XIX se produjeron movimientos migratorios del campo a la ciudad, lo que supone un descenso de la producción pero un aumento del consumo dando lugar a un desequilibrio entre la oferta y la demanda. Además, se crean ejércitos permanentes en tiempos de paz que necesitaban ser sustentados por el Estado, pero la escasez existente provocó una mayor demanda de trigo. En esos momentos, además de cíclica, la escasez será constante dado que se necesita en los cuarteles y en las urbes. Todo esto hace que los productores de trigo protesten ante la expropiación de su trigo.

Este ambiente provoca los motines del pan que se pueden analizar desde 2 puntos de vista: desde los lugares de producción, donde se ataca a los medios de transporte impidiendo que salga de su localidad el trigo que más tarde será convertido en pan, y desde los lugares de consumo, que hace referencia a lo que se denomina “Tasa Popular del Pan”. Desde esta perspectiva, se realiza el embargo del pan existente en la localidad y se transporta hacia la plaza más importante donde será subastado.

En ambos casos no se habla de gente marginada, sino de la moral de los consumidores, entendiendo qué es justo y qué es injusto. En 1920 sigue existiendo el motín del pan pero aparecen organizaciones que realizan movilizaciones sociales (UGT).

2º La Cencerrada: es una forma de protesta social que consiste en hacer ruido con diversos instrumentos para llamar la atención. Atañe a un conflicto moral que va contra la costumbre del pueblo. Un ejemplo de esto son los viudos casados en segundas nupcias, que eran considerados como delincuentes si se casaban con una hogareña iban contra los derechos de los jóvenes, a los que les quedaban menos mujeres.

Los protagonistas eran hombres jóvenes en edad de emancipación que velaban por su futuro, dándose cuenta que había ciertos comportamientos que iban contra sus derechos. De ahí que los jóvenes, una vez que se hubiesen reunido y decidido quién había cometido la falta, se dirigiesen hacia la residencia del culpable con diferentes instrumentos. La víctima de esta actuación debe huir del pueblo, e incluso a veces, es sometido a algún tipo de humillación.

Se podría hablar también de otra acción colectiva, como el luddismo. Consiste en el rechazo hacia las máquinas por cambiar las relaciones de trabajo. Esta actividad era desarrollada por artesano, trabajadores especializados y todos aquellos que veían una competencia desleal. A esta acción colectiva se le puede aplicar la economía moral, donde lo justo es el trabajo y las relaciones tradicionales.

Otras acciones son la quema de cosechas, la destrucción de edificios religiosos, la quema de efigies.

  • Transición al repertorio nuevo:

Este repertorio nuevo de la acción colectiva parece en primer lugar en Inglaterra y en los EE.UU (primer tercio del XIX). Posteriormente, otros países imitan a Inglaterra. El ritmo de transición será difícil por las características socioeconómicas y políticas.

En Inglaterra hay cambios políticos a finales del XIX y principios del XX, acompañados de cambios culturales, económicos…Los Movimientos Sociales se pueden encontrar en la Revolución Inglesa, la Guerra de la Independencia de las 13 colonias, en la Revolución Francesa. Sin embargo, estos movimientos sociales asociados a las crisis políticas no tienen continuidad, por lo que no se produce un cambio de acción colectiva.

En los años 20 del XIX, cuando Inglaterra ha vivido una intensa etapas de guerra hasta 1815 con el final de la Guerra Napoleónica, se funda una asociación católica que desafía al Gobierno para el voto católico, puesto que tras la incorporación en 1801 Irlanda a Inglaterra sólo podían votar los anglicanos. No sólo se utilizará la libertad de expresión para aquellos que tuviesen influencia en el gobierno, sino que también se producirán movilizaciones, mítines, peticiones al Parlamento, llegando incluso a enfrentarse con la policía. Frente a esta postura, los protestantes llevan a cabo el denominado contramovimiento.

La movilización católica aglutina a muchas personas tanto católicos como no. Cuando el Parlamento aprueba la ampliación del voto católico se produce el éxito por haber incluido este tema en la agenda política y movilizar a la gente. A partir de 1828 lo católicos votan con las mismas restricciones que el resto de los votantes.

En tiempos anteriores a pesar de que podía haber existido esta movilización, no se producía su continuidad en el tiempo. Sin embargo, a partir de 1823 comenzó a producirse esa continuidad en el tiempo. De hecho católicos y no católicos se unieron años después para conseguir el sufragio universal masculino, produciéndose un despliegue en Inglaterra basado en diversas formas de acción para democratizar el Parlamento. Fueron muchos los movilizados bajo el denominado Radicalismo Inglés, hasta tal punto que en 1832 se promulgó una ley electoral que daba el voto a la clase media. Los distritos electorales dieron importancia al campo quitándosela a la ciudad.

Otro movimiento social fue el abolicionismo, que no tuvo tanta importancia al no colocarse en la agenda política.

Otro movimiento social obrero fue el Cartismo de 1935. Se manifestaba como una carta de peticiones con miles de firmas. Los años 40 fue una movilización importante que, aunque no consiguió su objetivo, marcó un antes y un después en las relaciones entre obreros y Estado. Supuso el comienzo de una legislación más favorable a los obreros.

Poco a poco va desapareciendo el repertorio tradicional, debido a que en Inglaterra se generalizó el repertorio nuevo, especialmente el movimiento social.

A finales del XVIII y principios del XIX Gran Bretaña presenta unas características peculiares por las diferentes guerras vividas entre 1776-1815: fracasos como la pérdida de las 13 colonias americanas y victorias como la guerra napoleónica generaron presión política. De hecho, durante esos años la política inglesa se convierte en moderna (Parlamento, Gobierno, aumento del sufragio…). Este advenimiento de política moderna es simultáneo a la Revolución Francesa, pero con medios diferentes.

Hasta la Guerra de los 7 años (1763-1770), Gran Bretaña es un Estado frágil que verá cambiar su situación tras las Guerras Napoleónicas, cuando se convierte en una potencia poderosa controlando a la población; ese poder residirá en el Parlamento. En 2º lugar, aparecen muchos conflictos simultáneos, que aunque no dieron lugar a revolución, fueron importantes. Algunos de los temas de esos conflictos fueron sobre la corrupción del Parlamento, al que sólo accedían individuos de cierto estatus social. Pero a partir de la secesión de las 13 colonias, los radicales unidos a confesiones religiosas empezaron a denunciar al Parlamento y a su forma de acceso. Otro debate fue el Proteccionismo contra el librecambio. Junto a esto, hay que destacar el conflicto de la adhesión de Irlanda 1801 al Imperio Británico, que contaba con la oposición de los católicos. También están los problemas laborables y sociales de una industria incipiente: el aumento de las ciudades y su población dio lugar a esos problemas y a la aparición de los denominados mendigos. Esta situación en las ciudades provocó en los años 20 diferentes huelgas y la aparición de sindicatos clandestinos que favorecían la confrontación entre trabajador y capital.

Todos estos conflictos son situaciones revolucionarias. La variedad, continuidad e intensidad fue un caldo de cultivo que generó muchas movilizaciones, incluso de elites de oposición, donde se demandaban ciertos aspectos. Este es el marco adecuado para generar ese nuevo repertorio.

El fin de las guerras napoleónicas marcó el comienzo de ese repertorio nuevo:

1ª Transformación del Estado británico: pasa de ser descentralizado y con un Rey con bastante poder aunque limitado por el Parlamento a convertirse en un Estado centralista frente a entidades locales y con un Parlamento fortalecido frente al Rey. El Estado británico gobernará todo el territorio; para ello, se necesitan ganar las posibles guerras, lo cual requiere excesivo dinero. Esto supone que el Parlamento aumente de poder centralizando en él la política.

2º simultáneamente se produce una revolución en la industria textil y metalúrgica (ferrocarril). El aumento de la población produce más intereses, más peticiones y conflictos, más asalariados y la concentración de la mano de obra y del capital en las ciudades. Al mismo tiempo, se va unificando el mercado: del mercado local se pasa al mercado nacional y tanto el capital como el trabajo se concentran en las grandes ciudades como Londres, Manchester, Liverpool…. Cada vez tenía más importancia lo que sucedía en otras localidades, algo fundamental para la nacionalización de la vida social. Esto hace referencia al carácter supralocal del repertorio nuevo.

3º transformación cultural y política: la variada y continua conflictividad va creando una cultura de protesta. Si ese período estable con dispersa conflictividad no hubiera tenido continuidad en el tiempo no se hubiera producido el arraigo del nuevo repertorio.

Por último, en los años 20 la policía sustituye al ejército. Posteriormente se producen las guerras napoleónicas, la libertad de expresión por miedo a la Revolución Francesa… En 1823 las Trade Unions y los Movimientos Católicos facilitan el repertorio nuevo otorgando derechos políticos.

IV.- Los movimientos obreros hasta 1914: La formación histórica de la clase obrera como identidad colectiva.- Grandes rivales de la identidad de clase: la nación y el pueblo.- Los discursos políticos sobre la emancipación de los trabajadores.- Organizaciones y modelos de estrategia política y sindical.- las huelgas y otras formas de acción utilizadas.- el primero de mayo.- la clase obrera y la primera guerra mundial.

Un ejemplo característico del siglo XIX, tanto en Europa como en EE.UU. son las movilizaciones por las diferencias entre los trabajadores, llegando a ser definidas como un movimiento social.

El eje para entender el movimiento obrero es ver como se construye la clase obrera. Hay que empezar diciendo que la clase es una entidad colectiva y un concepto bastante especial por sus connotaciones. La identidad colectiva más compleja es un proceso social por el cual hay personas que se sienten pertenecientes a una comunidad. En este caso, se trata de trabajadores en unos momentos determinados que se sintieron pertenecientes a una comunidad que denominaron clase. Para ello se produjeron una serie de dinámicas que permitieron que los trabajadores se entendieran a sí mismos como tales con ciertas características y que se diferenciaban de otros grupos sociales. Este proceso se constituye a través del sentimiento, ideas, costumbres, etc. Sin experiencias como estas no hay identidad colectiva.

Los protagonistas son los trabajadores cualificados con un oficio tradicional no relacionado con los sectores productivos ni con la mecanización ni fábricas etc. Son trabajadores cuyas habilidades y conocimientos eran sus herramientas de trabajo. Este trabajador protagoniza las primeras fases o experiencias de la formación de la clase obrera, dependiendo de cómo sea y de cual fuese su relación con otras clases.

Hay elementos que deben ser tenidos en cuenta para entender la formación de la clase obrera:

1º disolución de los gremios: eran corporaciones típicas del antiguo régimen que regulaban el oficio urbano (tipógrafos, toneleros, etc.). así, los que querían pertenecer a un oficio regulado por un gremio debían pertenecer a éste. Las características de los gremios eran diferentes en cada ciudad. Regulaban el precio, la estructura laboral, la producción, el acceso al trabajo, la distribución del producto… en una ciudad. Dentro de ellos, la estructura laboral era la siguiente: aprendiz, que observaba a los demás trabajadores; oficial, que cobraba y elaboraba el producto siendo los trabajadores más numerosos del oficio tradicional, y el maestro, que solía ser el dueño dl taller y que tuvo suficientes recursos para comprar un taller y las herramientas necesarias en su época de oficial. Las expectativas dl aprendiz y del oficial era convertirse en maestro. Hay que destacar que los conflictos no eran entre los diferentes componentes del taller ya que los maestros también trabajaban y eran considerados como iguales por parte de los oficiales.

Se trataba de una cultura de trabajo tradicional pero entró en decadencia conforme se fueron aboliendo los gremios por diferentes transformaciones políticas. Los trabajadores tradicionales más cualificados no tenían ley que les protegieran frente a la competencia de máquinas, trabajadores, leyes… y no tenían ninguna asociación colectiva.

No sólo desapareció esta asociación, sino que también desapareció la esperanza de los oficiales de convertirse en maestros de su propio taller. Cuando los oficiales dejan de pensar en la idea de llegar a maestro, se comienza la movilización y se piensa en términos de clase. Hay que tener en cuenta que había una unidad de oficio que no les permitía pensar que los trabajadores independientes de su oficio tenían algo en común. Esto último es lo que da origen al nacimiento de la clase.

En la realidad, esto se produce de una forma simultánea en ciertos países. Sin embargo, en España sucedió a finales del siglo XIX a pesar de que los gremios fueron abolidos a principio de siglo.

2º los trabajadores, durante el XIX, ven que tras revoluciones y transformaciones políticas se empiezan a establecer medios electorales y ellos carecen de derechos políticos por lo que no pueden tener una representación parlamentaria que los defienda y legisle a su favor puesto que no podían votar. Esto les permite acercarse a una identidad de clase.

3º la introducción de transformaciones económicas no hacen desaparecer al taller tradicional pero de lugar a diferentes empresas cuya gestión no era realizada por un maestro sino que había diferencias entre el empresario y aquella persona que esta en contacto con el trabajo. Hay una diversificación empresarial: el empresario no sabe nada del producto ni de su elaboración, pues su mérito es invertir en esa empresa; mientras que el que lleva la gestión es aquella persona que está en contacto con los trabajadores y el método de producción. A ese propietario se le denomina patrono. Las máquinas se introducen en sectores nuevos dando lugar a la competencia. Su aplicación a los talleres trastornó la producción al no necesitarse mano de obra cualificada para manipularlas. Esto llevó a la diferenciación del trabajo y a diferentes conflictos como el luddismo.

Estas transformaciones son paralelas y de carácter empresarial que trastocan la producción y dan lugar a nuevos lenguajes.

4º se producen interpretaciones de lo ocurrido, especialmente sobre la justicia y las soluciones, sobre los responsables y sobre quienes son los trabajadores. En este marco surge el término o explotación y los trabajadores se llaman obreros a sí mismos; ya no son tipógrafos o toneleros sino trabajadores en general, de tal forma que se unen diferentes trabajadores de diferentes oficios. Todo esto se convierte en discursos e ideologías (nazismo, marxismo, anarquismo…). Estos discursos de clase, competitivos entre sí, indican que se está ante la formación de la clase. Cuando se usan o se crean redes frecuentadas por los trabajadores y que sirven para ponerlos de acuerdo, informarles o movilizarles, entonces se está ante el proceso de formación de la clase.

5º la celebración de rituales que conmemoran los orígenes fijados para señalar el comienzo de la clase (1º de Mayo), también indica la formación de la clase.

6º las protestas y movilizaciones de los trabajadores por sus derechos señalan la formación de clase.

Cuando todo esto se produce de una forma coordinada y generalizada involucrando a casi todos los trabajadores se puede decir que se está presenciando la formación de la clase. Ese sentimiento de clase no es permanente dependiendo de varios aspectos como la economía, la cultura, la política….

Hay dos conceptos que hay que resaltar:

1º pueblo: la gente no se siente de un oficio u otro sino que se siente del pueblo.

2º nación: los individuos se sienten en la nación por encima de su clase. En 1914, en muchos países, se demuestra en el alistamiento al ejército para luchar por su país.

Ese proceso histórico fue el que posibilitó la formación de clases. La clase obrera surge por expansión en un ámbito territorial y, a pesar de los intentos internacionales obreros, en pocas ocasiones los trabajadores de diferentes lugares territoriales han podido actuar juntos.

Los protagonistas que impulsan a la clase obrera son los trabajadores cualificados, que representaban a la mayoría de los trabajadores urbanos en Europa en el XIX; incluso en Inglaterra también son mayoría. Estos trabajadores, que provienen de una cultura tradicional de trabajo, son los 1º que se asocian y empiezan a hablar un lenguaje nuevo (explotación, patrón…), y reclaman una serie de derechos políticos.

Los trabajadores no cualificados, que no requieren ningún tipo de especialización y se ubican en grandes y pequeñas unidades productivas, son mujeres y niños que antes trabajaban en el campo y carecen de redes y de cultura política para actuar colectivamente y protagonizar ese movimiento obrero. A pesar de sus condiciones, no pueden organizarse por la explotación a la que están sometidos: compiten entre sí, no hay solidaridad entre ellos, etc. estos trabajadores se caracterizan por movilizarse a favor de un aumento de salario pero no se preocupan de relacionarse con otros trabajadores, por lo que no pueden protagonizar la situación anterior.

En los sindicatos de trabajadores cualificados era muy difícil que entren trabajadores no cualificados. En el caso español, el sindicato de los trabajadores cualificados era UGT, al que se debían afiliar.

Pedir para ver lo del día 6 de noviembre de 2001

Principales clases obreras en Europa: hay pocos estudios en esta dirección. Thompson fue el pionero en Inglaterra que situó el surgimiento de la clase obrera hacia los años 30 del XIX antes del Cartismo.

Posteriormente se elaboraron estudios parecidos en Francia que situaban también en esa época el nacimiento de la clase obrera francesa, que poco tiene que ver con la actual.

En Alemania, producida ya la unificación, se sitúa la caída de los gremios y la aparición de los movimientos en los años 60-70. Sin embargo, en otros países como Italia y España no hay ningún estudio sobre ello.

Los discursos que hablan sobre las clases son los siguientes:

Radical o Democrático/Republicano (según país): surge en Inglaterra y habla sobre la política inglesa intentando democratizarla. Propone derechos políticos para los trabajadores: al no poder votar no tienen capacidad suficiente para influir en la creación de leyes que les convengan. Es equiparable al sistema republicano francés o a los demócratas españoles, que universalizaron el voto para poder crear una legislación favorable a los trabajadores. Por su parte, el radicalismo ve a la sociedad dividida en aquellos privilegiados que tienen capacidad de voto y aquellos que no. Este discurso tuvo gran aceptación en Inglaterra siendo calificado como pequeñoburgués y descalificado por el resto de los discursos sociales, a pesar de lo que se arraigó entre los trabajadores (Lerroux en Barcelona).

Socialismo utópico: surge hacia el año 1820 en Francia aunque también en Inglaterra y en España. Este discurso dividió a la sociedad entre productores y no productores (aquellos que no generan riqueza y viven del esfuerzo ajeno como los rentistas, burgueses…). Los productores son aquellos que a través de su trabajo o capital ayudan a la producción a pesar de que no son los que producen. Se llaman utópicos porque creen historias sobre la sociedad ideal futura en la que no habrá limitaciones de la sociedad (Tomás Moro). Pero esta idea no llega a conseguirse. Aportaron una serie de elementos que se incorporaron a otros discursos como la explotación, la propiedad colectiva de los medios de producción, una administración económica centralizada, etc. También aportaron una serie de propuestas prácticas, como el cooperativismo de las producciones, el asociacionismo obrero para protegerse a sí mismos…, que con el tiempo pasan a ser de los sindicatos. El socialismo utópico compite con el radicalismo hasta 1850.

Marxismo: es un socialismo científico. Son las propuestas de Marx y Engels que responden al denominado materialismo histórico, que sería una sucesión de los modos de producción hasta llegar al modelo socialista y, de éste, al comunismo. Se basa en la lucha de clases como motor de la historia. Se trata de una teoría que enfrenta al proletariado con la burguesía, a la fuerza de producción con el capitalismo, que supone una revolución para cambiar el sistema de producción capitalista hacia uno de carácter socialista. Tras la muerte de Marx se empiezan a crear una serie de discursos sobre la revolución. El marxismo propone que sean los propios trabajadores los que luchen por sus derechos y creen los instrumentos necesarios para ello. Así es como nacen los partidos de la socialdemocracia, lo que impulsa el nacimiento de los sindicatos y las sociedades obreras que se ocuparán de hacer notar el sentimiento obrero en la sociedad.

Anarquismo: surge entre 1860-1870. Se trata del más heterogéneo de todos los discursos dado que sus raíces son muy variadas. Pretende acabar con las injusticias con el fin de que el proletariado se haga con el poder. Comparte con el Marxismo las teorías económicas de que el capitalismo produce la desigualdad, pero tienen en cuenta muchas más fuentes (capital, Estado y religión). La clase obrera es la víctima pero también lo son todas aquellas personas que viven bajo el Estado y la moral religiosa. La alternativa que presentan e una sociedad sin Estado que se organizaría bajo la libertad absoluta, ya que el poder está más cerca del individuo. (no puede haber nada superior al individuo). Se globaliza el terrorismo contra las asociaciones, los reyes, los presidentes porque entiende que no debe haber ninguna instancia superior. Además, la propiedad debe ser colectiva al mismo tiempo que se propone la no-participación en el Estado a través de la abstención en el voto. En resumen, se trata de un discurso apolítico y propagandista. Esto hace que se creen una serie de leyes antiterroristas que limitan a los individuos al mismo tiempo que desarticulan los sindicatos anarquistas siendo sustituidos por los anarcosindicatos de acción directa (CNT…). Convive y se enfrenta con al Marxismo continuamente.

Catolicismo social: nace hacia 1892 ante el alejamiento progresivo de los trabajadores. Había divisiones dentro de la Iglesia entre aquellos que eran partidarios de hacer algo al respecto y de aquellos que creían que ese alejamiento era bueno porque los trabajadores estaban en este mundo para sufrir. Se crearon organizaciones mixtas compuestas por obreros, patronos y religiosos en las que cada uno tenía una función clara: los obreros tendrían dinero disponible para el ocio y demás necesidades; los patrones ponían el dinero, mientras que los religiosos se encargaban de dirigir las organizaciones. Se da en pocos lugares y tiene muy pocos afiliados. A mediados del siglo XX aparece una variante que, con la creación de sindicatos y la promoción de huelgas, hará que los trabajadores luchen por mejoras propias, aunque lo hicieron sin contar con la Iglesia y patronos.

Además de los discursos, hay que hacer referencia en las organizaciones y modelos de estrategia política y sindical:

Redes: siempre se ha pensado que las principales redes que organizaban a los trabajadores eran los partidos y los sindicatos. Este punto de vista es un tanto reduccionista. Las redes sociales son mucho más variadas y no son sinónimo de afiliación u organización formal.

Hay muchos aspectos a tener en cuenta, y uno de ellos son los medios de comunicación, que han sido fundamentales para todos los grupos que quisieran defender sus mensajes o iniciativas. La prensa obrera ha sido un medio de comunicar a la gente que, a pesar de ser analfabeta en su mayoría, gracias a las lecturas comunes tenía noticias de los diferentes acontecimientos. También fue muy importante la denominada taberna (con otros nombres en otros países). En el siglo XIX el asociacionismo todavía no estaba implantado y la taberna tenía un papel importante pues era allí donde se reunían, comunicaban y se decidían las actuaciones de los trabajadores. Al mismo tiempo que la taberna supone un recurso para la clase obrera, también existe un discurso moralista sobre sus desventajas, llegando a producirse incluso un movimiento en contra de ellas. Sin embargo, las elites obreras se sirven de las tabernas para organizar a los obreros. Cuando aparecen las infraestructuras obreras propias, como los sindicatos o las casas del pueblo, es cuando ese sistema de tabernas entra en decadencia. De esta forma es como empiezan a aparecer nuevas formas y lugares de sociabilidad. Hay que señalar que, junto con todo esto, las cooperativas (las bolsas o Cámaras de trabajo) también son formas de sociabilidad.

Las Casas del Pueblo aparecen a principios de siglo. Son las sedes del PSOE y la UGT pero se intenta que los trabajadores vivan su propia conducta. Se reúnen en diferentes locales de oficios donde se discute, se promueven movilizaciones, … Se trata de espacios en los que se defiende la cultura de la clase trabajadora. Un ejemplo de esto es la Casa del Pueblo de Madrid de 1905. Sin embargo, a pesar de estas organizaciones tan variadas hay que hacer referencia a los sindicatos y a los partidos:

- Sindicatos: es la forma más amplia y visible de las organizaciones obreras. En España, el primer sindicato es la UGT, nacido en 1888, pero esto no quiere decir que anteriormente no hubiese sindicatos locales; en realidad, la UGT es una central sindical a la que se afiliaron esos sindicatos locales. Gracias a esta central sindical, se tiene un mayor poder social y político. De esta forma, los trabajadores se organizaban y planteaban conflictos y soluciones. Los sindicatos han sido algo muy queridos e impulsado por los trabajadores ya que con ellos se sentían protegidos.

- Partidos obreros: son creación del socialismo marxista en torno a 1860. En Europa se trata de crear una organización política de los trabajadores que llevase sus demandas al ámbito político. Tenían menos afiliación pero una presencia política más clara.

Hay que destacar que suelen producirse 2 situaciones según la combinación política y sindical:

- un partido y un sindicato: en momentos concretos, el partido y el sindicato se han repartido el trabajo. El partido tenía su labor cerca de las instituciones logrando que algunos de sus seguidores accediesen al Parlamento; es decir, estaba concebido para hacer política y obrar en la política nacional. Su objetivo era tener el mayor número de votos posibles.

Por su parte, el sindicato ocupaba de las condiciones de trabajo de sus afiliados y crear y difundir la conciencia de clase.

- Modelo Británico: los partidos más fuertes negocian con los sindicatos los apoyos a cambio de llevar al Parlamento leyes que les sean favorables. No tienen una relación orgánica.

Además, se puede hacer referencia a otros modelos en los que el sindicato ocupa un lugar mayor que el del partido. Este último es tan frágil que las centrales sindicales los reemplazan y comienzan a hacer política. Fuera de las instituciones. El sindicalismo revolucionario de Francia, España e Italia se centraba en grupos que a través de las huelgas revolucionarias querían el fin del sistema político vigente. En Francia, la CGT superaba claramente al partido socialista francés; mientras que en España, la UGT y la CNT superaban al PSOE, que llegó a desaparecer durante la G.Civil.

Por tanto, puede decirse que la conclusión de estas 2 experiencias es que se depende de la época para que la experiencia cambie.

Las estrategias de los sindicatos: se acude a los programas para analizar las ideologías políticas. Si se trata de un partido marxista, entonces su programa será más radical; por el contrario, si se ve que hay una visión de colisión con el resto de la sociedad, se estaría hablando de programas con estrategias moderadas o reformistas. Pero en realidad, no se puede decir que esto se cumpla siempre puesto que se ha producido una mezcla de ideologías y prejuicios a lo largo de la Historia. También responde al marco político. Pero los programas no son siempre suficientes para explicar la postura de un sindicato o de un partido puesto que éstos han podido adoptar formas muy diferentes en diversas etapas. Esto depende de los siguientes aspectos:

1º en aquellos países en los que el ejercicio de los derechos políticos (libertad de asociación, de expresión…), fuese una experiencia más o menos dilatada en el tiempo daría lugar a organizaciones con estrategias moderadas. Esto se complementa con la idea de que la existencia de competencia parlamentaria y la alternancia en el poder en un país hace más fácil que existan sindicatos o partidos que adopten esas estrategias moderadas.

2º allí donde estuviesen prohibidos todos los derechos políticos o donde hubiese una ambigüedad entre Teoría y práctica, hace más fácil que existan grupos de defensa de los trabajadores con estrategias radicales. A esto habría que unir que la inexistencia de competencia parlamentaria, la ausencia de alternancia en el poder y el hecho de que los partidos no necesiten apoyo favorecen el nacimiento de las respuestas revolucionarias de la sociedad.

Teniendo en cuenta estos dos puntos es muy difícil que se produzcan organizaciones revolucionarias en sistemas o regímenes liberales.

3º las estrategias dependen de la frecuencia y de la existencia de crisis políticas. Cuanto más profundas o frecuentes sean, entonces más fácil será que se originen organizaciones con estrategias radicales. Las crisis son momentos en los que se remueve la relación entre gobierno-gobernados.

4º junto a esto, hay que tener en cuenta la trayectoria de las organizaciones. No quiere decir que las organizaciones hereden el comportamiento anterior, sino que la experiencia de los trabajadores influye en las experiencias futuras de los demás trabajadores. Un ejemplo fue el Cartismo, que tuvo influencia en diferentes generaciones de trabajadores.

En cuanto al movimiento obrero en sí, los trabajadores se han movilizado de una forma extraordinaria. Desde que pudieron crear redes y compartir experiencias después de la disolución de los gremios, han intentado compartir ideas a través de la movilización, que ha sido muy variada. Han podido utilizar los recursos del movimiento social del siglo XIX, teniendo un mayor alcance. Destaca una forma de movilización que no ha sido privativa de los trabajadores, pero que la han terminado haciendo suya. Antes, la forma de manifestarse de los trabajadores era la manifestación pero al no dominar las calles resultaban un fracaso. Posteriormente llegó la denominada huelga que supuso un cambio en las protestas de los trabajadores. Se puede decir que, durante 1850-1950, la trayectoria de la huelga tuvo un perfil de montaña, sobre todo en Europa. En los inicios, la huelga empezó a ser práctica, conocida, utilizada y se repetía con más frecuencia que al principio creciendo en número de huelgas, llegando un momento en que está en la cúspide entre 1900-1920. Después comienza a disminuir proporcionalmente al número de obreros; en general, con el aumento de los obreros no se producían tantas huelgas. Hay que destaca4 que la huelga es indisociable del sindicato, por lo que cuando surge este último es cuando comienzan a producirse las huelgas. Estos sindicatos además de proporcional los recursos para las huelgas, crecían en importancia puesto que eran cada vez más, tenían una mayor implantación, etc. Pero este poder cada vez mayor de los sindicatos provocó que disminuyese el número de huelgas puesto que se podían volver contra él. Hay muchos líderes sindicales preocupados por el alto número de huelgas y empezaron a buscar otros medios para movilizar a los trabajadores; de ahí que, en las dos primeras décadas del siglo XX los sindicatos se integrasen en los sistemas políticos europeos (Italia, Alemania y la URSS. Tenían un punto en las instituciones para negociar con el Gobierno y los patronos no haciendo falta acudir a las huelgas. Por tanto, el aumento del poder sindical lleva consigo que la huelga deje de tener fuerza.

La trayectoria de la huelga ha sido cada vez menos violenta debido a su legalización, a la creación de medios de represión y prevención y por la rutina.

Rituales:

  • Comuna de París: en 1871 e interpretada por los anarquistas como una revolución obrera.

  • Mártires de Chicago: altercados en una manifestación donde se condena a unos manifestantes. En Europa se conmemora e los mártires el primero de mayo.

  • Revolución Rusa: supuso un acto violento que conmemoró el origen de la clase una vez que ésta se hizo con el poder. Lo celebran los bolcheviques, los comunistas, etc. quedando actualmente como una fecha paradigmática.

  • La Guerra Mundial supone ciertos cambios en la organización y otros muchos aspectos de l mundo obrero. Después de 1918 se abrió en Europa entera una década de movilizaciones sin precedentes, tanto en los países vencedores como en los perdedores del conflicto sin olvidar a algunos de los que fueron neutrales (España, Suiza). En países como G.Bretaña y Francia fue la década de mayor movilización. Hubo huelgas, manifestaciones y otros acontecimientos cuyo resultado fue la continuidad del régimen parlamentario pero con modificaciones en las relaciones entre patronos y obreros; pero nunca se llegó a una situación revolucionaria. En otros países, como los perdedores del conflicto, también se produjeron estos hechos que, en esta ocasión, si acabaron en revolución (Rusia, II Reich, Austria-Hungría).

    Por otro lado, tras la I Guerra Mundial desaparece la corriente del sindicalismo revolucionario, protagonizado por el sindicalismo europeo desde los primeros años del XX. Se integra o se disuelve dando lugar a la hegemonía del sindicalismo socialista en todos los países europeos excepto en España, donde la CNT y el anarcosindicalismo siguieron siendo muy potentes. Surgió el sindicalismo comunista a partir de 1919 que nunca llegó a competir con el socialista. Salvo esta novedad, el resto de los sindicalismos europeos se integraron en sus instituciones políticas de sus países comenzando una etapa de corporativismo donde los sindicatos no usan tanto la huelga. Son consultados y se crean leyes que benefician o mejoran las condiciones de trabajo, Seguridad Social, etc.

    V. - Los Movimientos Nacionalistas: Definición de Nacionalismo y Nación.- Dos tipos de nacionalismo.- Características del nacionalismo que se identifica con un Estado ya existente: su papel en la formación y consolidación de los Estados en los 2 últimos siglos.- Los nacionalismos que buscan Estado: confluencias de las transformaciones políticas, económicas y culturales en el ámbito local.- Herramientas nacionalistas: cultura, religión, pasado común, geografía, raza, etc.- Las movilizaciones y oportunidades nacionalistas.

    El nacionalismo surgió a finales del siglo XIX pero continua con el conflicto, la ideología, etc. cuyos enfrentamientos todavía duran. Se trata de una idea política que consiste en que a toda colectividad nacional le deba corresponder su organización política (congruencia Estado- Nación). Los que no son nacionalistas entienden otra relación entre Estado- Población y, además, creen que la soberanía se basa en otros criterios. Ha tenido mucho éxito la idea de nacionalismo desde principios del XIX. En la Europa de entreguerras, el nacionalismo fue el eje del debate político. Tras la caída del muro en 1989 este hecho recobró importancia.

    En cuanto a cómo se fraguó la idea, el nacionalismo es una acción colectiva que puede expresarse en la calle, grupos de comunas, etc. pero también impulsado o a iniciativa de instituciones. Esto es muy importante porque la nación sólo puede desarrollarse desde las instituciones, ya que sin una organización política propia la Nación será una idea pero no una idea colectiva.

    La nación es una identidad colectiva como la clase, el pueblo, etc. Es un proceso social por el cual un grupo de personas se siente partícipe de ese grupo; es un sentimiento de pertenencia a una determinada comunidad. Ese sentimiento es voluntario, necesita de una serie de experiencias comunes, es colectivo. Es difícil estudiar un hecho así dado que necesita de una actuación colectiva que se pueda mostrar, siendo ese proceso de vida colectiva la forma en que se constituye el sentimiento. Se puede decir que comparte con otra identidad que no es permanente o intercambiable.

    Como idea, la nación sería una comunidad imaginada (1883: B.Anderson), que plantea esto pero no en un sentido peyorativo. Ni siquiera las personas que integran el más pequeño grupo puede conocerse y saber que todos ellos comparten los mismos rasgos. Se piensan a sí mismos, de ahí que la comunidad se defina como imaginada. Tiene semejanzas y diferencias respecto de otras identidades, como el tener un carácter político, ya que no se puede imaginar sin ser soberano de un territorio. Hay otras identidades en las que también sucede: la clase. Los nacionalistas opinan que la comunidad nacional es de donde emana la identidad.

    Siempre es un término utilizado sobre la nación y que se puede emplear con todas las identidades y por ello no deja de ser útil, sino que coexiste más allá del pensamiento de los ciudadanos. Su contenido siempre está en el marco de las ideas.

    Respecto de sus orígenes o de la secuencia histórica, los nacionalistas señalan que las naciones son de carácter natural y permanente, de ahí que lo primero fuesen las naciones, luego el nacionalismo (concebido para defender a la nación) y, por último, el Estado. Los nacionalistas organizan la nación políticamente y la defienden a través de los Estados, que son necesarios para hablar de nación y nacionalismo.

    Otra secuencia posible es la inversa: los Estados surge en el XVI como poder territorial a partir de cual, entre la segunda mitad del XVIII y la primera del XIX, en cada región europea surgió la reivindicación nacional como una idea política. Con esto puede ser posible pensar la nación y construir identidades nacionales. Desde las organizaciones de autogobierno fue más fácil impulsar la nación en forma de lealtad que, en algunos momentos, tuvo mucho éxito.

    Esto significa que se necesitan instituciones políticas para extender la nación. Sin esos recursos políticos y económicos que tienen los gobernantes es muy difícil extender en la población la idea de que cumbre de un grupo nacional con rasgos comunes.

    Hay 2 tipos diferentes de nacionalismo que históricamente no se producen en el mismo momento, pero buscan lo mismo teniendo las mismas características:

    1. Se identifica con un Estado existente. Surge en la E.Moderna entre las elites pero de forma muy distante. Hay más patriotismo que nacionalismo. Es relevante a partir de las guerras napoleónicas como el caso del nacionalismo francés, el nacionalismo español del primer tercio del XIX que se enfrentó a los franceses. Desde la Revolución Francesa surge este nacionalismo que piensa en la soberanía de una nación en términos generales y que se identifica con un Estado.

    2. Es un nacionalismo que busca su propio Estado, su propia organización política porque se siente enfrentado con los nacionalismos que puedan existir con un Estado ya existente (Vasco, catalán, bretón, corso. Irlandés, I G.Mundial, etc.). Todos ellos quieren su propio Estado.

    Ambos son la misma clase de nacionalismo y están marcados en la utilidad que se vio a esa idea para generalizar una lealtad diferente a los anteriores. Así se identifica la población con el Estado por encima de otras lealtades como la religiosa, las comunitarias, etc. Están muy vinculados con las guerras. Ente otras razones se busca para conseguir un ejército al que no haya que pagar para conseguir obediencia, lealtad, defensa del Estado, etc.

    En tiempos anteriores se entendía al Estado como una alternativa a la Religión, pero actualmente esta idea no tiene valor alguno. La Religión ha sido un elemento fundamental para pensar la nación.

    Los gobernantes querían expandir esa idea de vínculo común. Esto se hacía teniendo en cuenta que en el XVIII la norma es lo local, donde hay poca comunicación con el exterior. Parten del multiculturalismo dejando a un lado la cohesión en el ámbito de la vida social. los gobernantes realizaban iniciativas para homogeneizar a las poblaciones, es decir, territorializar el poder dentro de un espacio dado que la heterogeneidad era mala para los gobernantes. Esto se hace unificando las leyes consiguiendo acabar con el Antiguo Régimen que era el responsable de las diferencias en la población. No lo hacían por ser nacionalistas sino porque era una forma de gobernar mejor. Se crearon mercados únicos, se quitan las fronteras, se practica y se implanta la misma ley para todos los ciudadanos del país.

    Hay que destacar que junto con las transformaciones políticas se produjeron también transformaciones de tipo económico, social, cultural, etc., al igual que se establecieron medidas para fomentar la unidad.

    Hubo 2 medidas que tomaron casi todos los Estados y que contribuían a la formación del Estado:

    1. Escolarización: dependiendo de cada país. En España se siguió el modelo francés. La población infantil era educada dejando de ser analfabeta, de tal modo que iban adoptando una serie de conocimientos iguales en toda la jurisdicción del Estado. De esta forma el Estado podía decir que todos eran de tal o cual nacionalidad porque vivían bajo el mismo gobierno y tenían unos rasgos comunes. Este proceso tuvo muchos problemas y, en sus últimas etapas, hizo que la población española bajo la jurisprudencia del Estado español se conociese mejor.

    2. Servicio Militar Obligatorio: ocurre lo mismo que con la escolarización. Comienza en el XVIII pero no se generalizó hasta el XIX debido a la resistencia a formarse como un soldado de los ciudadanos. Se trataba de un grupo de personas que empezaban a entender que iban a formarse y a defender a un Estado y que, por la convivencia, compartían unos objetivos, intereses y desempeñan la misma función. Cumplen un objetivo de carácter nacional en la geografía cultural. Después de la I G.Mundial se generalizó pero en España surge a raíz de la llegada de Franco al poder.

    A parte de estas consideraciones, para crear esa lealtad como representantes, los gobernantes promovieron una serie de medidas que tendían a que ellos mismos se pudieran entender a sí mismos como parte de un sistema nacional. Para ello, los intelectuales de la Historia aportan sus conocimientos. Se buscan los orígenes y se crean los libros de Historia. El hecho de que la población fuese analfabeta llevó a la creación de diferentes museos don de se agrupaban elementos característicos de la Nación.. se trataba de poner el pasado en el presente a través de símbolos y conmemoraciones como el descubrimiento de América en 1492 u otro tipo de efemérides pasadas. Otra forma era también el levantamiento de estatuas o monumentos a grandes gestas u héroes como Don Pelayo, el Cid, los Reyes Católicos, etc.

    Los gobernantes señalaban y oficializaban un día patrio que conmemoraba el origen de la Nación (4 Julio americano, 14 de Julio francés). También se establecía una bandera y un himno.

    • Nacionalismo que busca su propio Estado:

    Los nacionalistas partieron y parten del proceso de formación del Estado y la constatación de lealtad nacional para conseguir y mantener el poder. Durante el XIX los gobernadores impulsaron medidas que tendían a la creación de una nación. El fin era buscar el poder en nombre de la Nación, es decir, buscaban su propio Estado. El hecho de no haber ninguna teoría hace que sea difícil encuadrar estos nacionalismos. Son nacionalismos que surgieron sin el apoyo o impulso de un gobierno. La falta de teoría hace que se tenga que hablar de las circunstancias que explican esa búsqueda del Estado por parte de los nacionalistas:

    1. Transformaciones económicas: se produjeron en el XIX en Europa. Afectaron a la urbanización, trabajo asalariado, la mecanización, acumulación de capital, etc. Se fue construyendo un mercado nacional en cada país partiendo de los mercados autosuficientes menores con leyes comunes, únicas, una red de comunicaciones, unificación de pesos y medidas. Ese mercado nacional transformó las relaciones económicas en un territorio. Todo ello estaba vigilado y gestionado por una Administración Central. Fue un cambio radical porque modificaba los intereses, las reglas económicas…

    2. Carácter político: la formación del Estado. Es la tendencia de control político, de la territorialidad…Se trasladaban órdenes del centro a las demás partes del territorio, algo que no siempre se podía hacer dadas las dificultades de la época. También los Estados tenían más poder, mayores presupuestos, más leyes; pero había transformaciones políticas más importantes: cambios en la competencia política. Desde la Revolución Francesa se crearon sistemas constitucionales o procesos electorales para elegir a los gobernantes o diputados que compondrían los diferentes Parlamentos, cuya función era la de controlar a los gobiernos. También se produjo este hecho en el ámbito local con los alcaldes y demás autoridades.

    Estos cambios políticos produjeron profundas modificaciones en las relaciones políticas y, además, fueron el marco en el que nació el nacionalismo aunque no tuviese ninguna relación con él. Había Estados cada vez más poderosos y con gobiernos con suficiente capacidad, con lo que el ámbito local perdió bastante importancia.

    3. Competencia política por el poder local: el cambio del carácter político afectó en mucho a este aspecto. El nacionalismo surgió allí donde se produjeron ciertas transformaciones en general. Un ejemplo sería que en el XIX las nuevas reglas electorales permitieron que hubiese la posibilidad de que existiesen grupos políticos que luchaban por el poder local. De esta forma se crearon 2 grupos:

    - Tipo A: era el grupo beneficiado por las transformaciones y que conseguía sus recursos políticos gracias al favor del centro. Este grupo trataba de influir políticamente en un lugar, pudiendo incluso gobernar, pero compitiendo con el otro grupo.

    - Tipo B: surge en el mismo lugar que el anterior con unas características comunes pero se diferencia en no tener relación de favor con el centro ni con el propio grupo A. Esto le llevó a diferenciarse buscando unos recursos políticos diferentes; tiene que buscar una peculiaridad como los recursos oratorios en cuanto a su programa. Se denominaban como los nacionales de un lugar designando al grupo A como del centro.

    Algo parecido a esto es como surgió el nacionalismo en un determinado territorio. No se trataba de una relación con enfrentamiento, sino con competencia política con los demás grupos. El nacionalismo que buscaba un Estado no es el más adecuado para explicar el nacionalismo. Es en el XIX cuando estos conflictos se interpretaron como un conflicto directo con el centro; hay que entenderlo como el resultado de la competencia del poder local donde algunas elites que competían se adaptaron al ideario nacionalista para diferenciarse y calificando a los demás como no nacionalistas. El enfrentamiento entre ambos grupos se transformó en discursos políticos.

    Aunque estas 3 circunstancias son el núcleo, es necesario tener en cuenta la siguiente.

    4. Disponibilidad de la idea de nacionalismo: se puede entender a una población como nacional en vez de una población como clase, como católica, etc. Eso sólo ha podido ser posible a finales del XVIII. Las poblaciones que han seguido a elites nacionalistas que pretendían buscar su propio Estado no pueden ser consideradas como nacionales hasta ese siglo. Los intelectuales han defendido las realidades y a los grupos sociales como nacionales. Los 2 tipos de nacionalismos (uno se identifica con el Estado ya existente mientras que el otro busca un Estado) tuvieron un éxito extraordinario como grupo B sobre todo después del último tercio del XIX. Cuando dejó de ser sólo una idea a la que se apelaba en situaciones bélicas y pasó a ser un condimento fundamental del ámbito político del siglo. Se crearon partidos nacionalistas, de masas, socialdemócratas. Hay que destacar que en esta época irrumpió el nacionalismo teñido de antisemitismo. En este período en el que la política se desarrollaba de una forma más o menos pacífica se enmarca en nacimiento del movimiento social nacionalista. Con anterioridad hubo acontecimientos nacionalistas pero con un carácter esporádico como la unificación alemana o italiana, pero no tenían una continuidad. Este proceso de unificación nacional como movimiento, además de ser una idea, culminó en la I G.Mundial, momento en el que aumentó el esplendor de la identidad nacional en Europa.

    La segunda etapa del florecimiento del nacionalismo se caracterizó por ser un presupuesto político cada vez más arraigado. Los nuevos Estados fueron legitimados por sus poblaciones nacionales (checoslovacos, húngaros, etc.). Sin embargo, esto presentó el problema de que ciertos Estados incluían poblaciones que no le pertenecían, dando lugar a la existencia de minorías.

    El período de entre guerras fue importante. Se pensaba que cada país era autosuficiente y era la época en la que se producía la unión entre nación y clase, hasta entonces identidades totalmente incompatibles puesto que la clase era apátrida pero, tras la I G.Mundial, tuvo un éxito extraordinario.

    Las propuestas políticas más innovadoras de entre guerras incluían al nacionalismo. Existían partidos nacionalistas con bastante arraigo. Era un período de auge del nacionalismo porque estaba en medio del debate político.

    Tras la II G.Mundial se creó la ONU, que impulsaba la descolonización en los años 50 y que produjo la independencia de nuevos Estados que se legitimaron internacionalmente como naciones por su población nacional. Este proceso de descolonización fue muy largo. Sólo los años 60 fueron de calma nacionalista con la excepción de Cuba, pero en los 70 volvió como una idea política con más seguidores. También se produjo la Revolución de Irán, donde el nacionalismo teñido de religión se convirtió en una teocracia. A esto habría que añadir otro momento, como la caída de la URSS, lo que dio lugar a nuevos como Bielorrusia, Ucrania, etc. Aunque tuvo problemas mayores, el nacionalismo fue un elemento fundamental para luchar contra Rusia. Aquellas poblaciones periféricas que veían como el Partido Comunista dejó de ser el hilo conductor de la Unión Soviética apelaron al carácter nacional.

    En cuanto a la última circunstancia (disponibilidad de la idea de nacionalismo), hasta poco antes del XIX era difícil porque el pensamiento político demandante estaba basado en el origen divino del poder, por lo que se trataba de una soberanía delegada.

    Simultáneamente a este hecho aparecieron intelectuales que empezaron a hablar del pueblo y a recoger la cultura de transmisión oral. De hecho, los hermanos Green recogían mitos pero las cambiaban radicalmente. Una de las cualidades de sus cuentos es que cambiaban por la época. Se empezó a fijar lo que era el pueblo.

    • Definición de la Nación:

    Antes de crear la identidad colectiva es necesario definir unos rasgos esenciales que definen la nación:

    1. Historia Común: cuanto más antiguo sea el pasado común mejor. También se apela a instituciones políticas comunes que, aunque hayan podido ser abolidas, el nacionalismo las reivindica como propias. Para poder entender esto es necesaria la codificación de la Historia a través del conocimiento de las diferentes instituciones, de la recopilación de documentos…

    2. La Cultura: una población es nacional si tiene una cultura nacional diferente del resto de culturas, para lo cual habrá que resaltar ciertos aspectos y marginar otros en ese proceso de codificación de la cultura.

    En el Antiguo Régimen existían múltiples culturas en cada localidad; partiendo de esta heterogeneidad, la labor codificadora de la Historia era crear una homogeneidad. Ejemplo de ello es que en Francia se extendió el francés de la Corte de París del XVI pero sólo se homogeneizó a finales del XIX, lo que permitió la creación de academias, enciclopedias, etc. Hay muchos aspectos culturales reseñables pero el más importante de todos ellos es la lengua.

    3. La Geografía: no es tan importante como los 2 rasgos anteriores. Sirve como elemento de diferenciación. Un ejemplo sería el caso del Imperio español y la distancia de las colonias respecto de la metrópoli. Esto llevaba a que se desarrollasen movimientos independentistas ya que no se veía a la metrópoli como Estado.

    También cuando tiene carácter insular se hace referencia al nacionalismo, como ocurre en los casos de Irlanda y G.Bretaña y Córcega y Francia.

    4. La Raza: fruto del darvinismo social según el cual se daban diferencias entre humanos basadas en aspectos biológicos. De aquí deriva el racismo. En algunos casos, este racismo se aplica a un país al señalar una raza como una nación. De esta forma habrá naciones y razas superiores a otras surgiendo el nacional racismo, sobre todo en Alemania antes de la llegada de Hitler.

    Después de la II G.Mundial desaparecen las teorías sobre razas a favor de otras teorías basadas en las diferentes etnias entendidas como culturas.

    5. La Religión: en un principio parecería que el nacionalismo secularizaba la religión pero en realidad era parece incompatible con ella aunque finalmente terminen unificándose. Esto es muy visible en sociedades católicas como Polonia, donde a pesar de los cambios la Iglesia a permanecido.

    Lo fundamental es la voluntad, es decir, cuando las personas admiten ser de esa nación. Esto se demuestra en diferentes hechos como las elecciones.

    Al mismo tiempo que se define un nosotros, hay que señalar un enemigo, así cuanto más fuerte e irreductible sea éste último más fuerte será la nación. Los adversarios pueden ser interiores, como los propios judíos de Alemania, o exteriores, como el enfrentamiento Francia-Alemania.

    Ahora bien, para difundir la identidad colectiva es necesaria la existencia de redes, como las formadas por los gobiernos y las administraciones, que forjaban la identidad nacional, o como los partidos políticos, que desde finales del XIX contaban con la competencia de los nacionalistas.

    Oportunidades nacionalistas: se hacen visibles cuando se expresan colectivamente. El comportamiento interno de los Estados desde la segunda mitad del XIX hasta la I G.Mundial llevó a la activación del sentimiento nacional, al igual que ocurrió al término de la II G.Mundial. Este incremento del sentimiento nacionalista llevó hacia unas formas de movilización con gran dosis de violencia.

    VI .- El movimiento por el sufragio de las mujeres en el cambio de siglo.- Unas precisiones sobre la identidad de género.- Los precedentes de la movilización de las mujeres: movimientos abolicionistas, por la moderación del consumo de alcohol, por la paz, contra la prostitución, etc.- La tradición de la lucha por la ampliación del sufragio.- Los factores para la implantación de un movimiento por la igualdad de derechos.- Organización, apoyos políticos y movilizaciones.- El sufragismo en España.

    En este tema se habla de sufragismo y no de feminismo. Las mujeres que se movilizaban representaban a ala totalidad. El movimiento sufragista acabó en 1914 y, en 1970 en E.E.U.U., comenzó otro movimiento de carácter feminista.

    El movimientos por el sufragio consistió en una serie de campañas realizadas por mujeres y , según qué países, se crearon organizaciones de mujeres en torno a los años 1880. Las campañas tenían las formas de acción típicas de los movimientos sociales donde se unían la violencia y la desobediencia. Aunque esas campañas no consiguieron cambiar la legislación de una forma directa si tuvieron una influencia más que importante.

    En 1914 se cortaron esas campañas marginando muchas peticiones sociales favoreciendo así a la nación. Después de la G.Mundial se promulgaron leyes que ampliaban el sufragio a las mujeres, como fue el caso de G.Bretaña. al conseguirse el voto, esos movimientos dejaron de producirse.

    Estos movimientos se produjeron principalmente en países como G.Bretaña y E.E.U.U., aunque también tuvieron cabida en lugares como Australia. En España, la mujer consiguió el voto en 1931 pero no fue necesaria la movilización. Se dice que se concentraba en esos países por una conexión con el protestantismo, por la concepción política de igualdad de derechos, etc.; pero la conexión no parece que se produzca de una forma automática.

    Otra idea es que en aquellos países, durante el XIX, hubo movimientos sociales potenciados por la Iglesia Protestante con el fin de conseguir una remoralización de la sociedad y compensar los cambios de las transformaciones producidas. Para conseguirlo se potenciaron las siguientes referencias morales:

  • Abolicionismo contra esclavitud.

  • Movimientos contra el consumo de alcohol: hay quien pensaba que el alcohol iba contra el buen funcionamiento de la sociedad, por lo que se creó un movimiento para la moderación (“ley seca”).

  • Movimientos contra la prostitución.

  • Movimientos pacifistas, llamado así desde 1920.

  • En estas movilizaciones, junto a lo s hombres participaron mujeres y, de ahí que estos movimientos sociales fuesen los que dieron origen al movimiento sufragista.

    En algún momento de la segunda mitad del XIX, parte de esas mujeres activistas llegaron a la conclusión de que para reformar a la sociedad, además de realizar esas actividades, era imprescindible el voto.

    De aquí se puede decir que el protestantismo parece que influyó indirectamente en el sufragismo femenino.

    Este movimiento surgió en un contexto de competencia política pero en el que las mujeres podían manifestarse a pesar de no tener derecho al voto. Se crearon organizaciones en las que se produjo la siguiente escisión:

  • Moderadas: buscaban el sufragio en igualdad de condiciones con los hombres. No se inventan nuevas formas de movilización.

  • Radicales: buscaban el sufragio universal completo. No es mayoritario pero si es subversivo y significativo. No había costumbre de ver a las mujeres de la clase media movilizadas. La escasez en el número se vio compensada por el simbolismo.

  • A esto hay que unir el proceso de creación de una internacional feminista para tratar de difundir estas ideas a otros lugares no anglosajones.

    Hay que destacar que muchas veces no conseguían su objetivo de ser escuchadas por la elites, de ahí que las radicales hiciesen uso de la violencia y la desobediencia. En 1914 surgió por primera vez el género: las elites no ampliaban los derechos porque eran mujeres. Sin embargo, a finales de ese mismo año se les concedió el sufragio. A esta concesión siguieron unos años de movilizaciones por lo perdido en la G.Mundial, por el miedo a lo ocurrido en Rusia con la revolución…Además, los temas de nación y de clase eran los que centraban la atención haciendo que el género pasase a un segundo plano.

    VII.- La acción colectiva campesina.- Definición de campesino.- La experiencia europea antes del XX.- La transformación del modo de vida tradicional: la formación de los Estados, la introducción del capitalismo en el campo y el crecimiento demográfico.- Ética de subsistencia, “Economía moral” y sentido de explotación entre los campesinos.- Inhibición de la acción colectiva campesina.- Posibilidades de protesta, rebelión y revolución.- La participación campesina en las revoluciones del XX.

    Según Wolf, los campesinos serían aquellos individuos que para su subsistencia se ocupan del cultivo de la tierra tomando decisiones autónomas sobre dicho cultivo. Son cultivadores directos. Pueden ser propietarios de la tierra que, por sí solos o gracias a una mano de obra asalariada, toman decisiones sobre su tierra. También serían campesinos los arrendatarios.

    Estos grupos serían las 2 grandes figuras que englobaría el concepto de campesino dejando fuera a los grupos de propietarios de grandes extensiones de tierra que delegaban en otras personas la toma de decisiones y gestión de sus propiedades. Lo mismo ocurría con aquellas personas que vendían su fuerza de trabajo y que no tomaban ninguna decisión sobre la tierra que estaban trabajando.

    Esta clasificación sería válida tanto para los campesinos europeos como para aquellos de otras regiones del mundo en los Siglos XVIII-XIX.

    En general, los campesinos tuvieron que afrontar una conflictividad que procedía de 3 cambios importantes que se produjeron de forma simultánea:

    1. Introducción del capitalismo: al igual que en Europa en el XVIII-XIX, las economías campesinas eran autosuficientes, la tierra no era una mercancía en compraventa y tampoco era una economía en especies. Los campesinos cultivaban productos para su propia subsistencia y lo que sobraba lo intercambiaban. Sin embargo, con el capitalismo esta situación cambió: se comenzó la comercialización de la tierra, y la monetización tanto de la tierra como de los productos. Esto significaba que los campesinos tenían que asumir los cambios y modificar su relación económica con la tierra. Se produjo la extensión del mercado agrario de tal forma que, aquellos campesinos que realizaban monocultivos se veían obligados a vender sus productos a precios en los que ellos no intervenían.

    La internacionalización del mercado produjo la transformación radical en la producción de cultivos. Esto no se produjo de la misma forma en toda Europa pero lo importante es que todos estos hechos si se desarrollaron. Esta cambio, que tuvo que ser afrontada casi obligatoriamente, vino acompañado por 2 cambios de tipo social:

    2. Formación de los Estados: se produjo la creación paulatina de instancias y autoridades políticas diferentes a las tradicionales. Antes del XVIII, los conflictos, las comunidades políticas y las relaciones eran de carácter local, pero fueron siendo sustituidas por ámbitos más amplios que coincidían con la centralización de la política y la creación de autoridades. Esto mismo también ocurrió en el campo. Esas comunidades agrarias locales en las que los notables eran la autoridad y el contacto se producía de una forma personal se fue diluyendo a favor unas instituciones que imponían nuevas obligaciones. Junto a la introducción del capitalismo y al cambio económico se produjo un cambio en las propias relaciones en la comunidad agraria, tanto en el interior como en el exterior.

    3. Aumento demográfico: agravó las repercusiones de los acontecimientos anteriores. Se creó un conflicto entre la oferta y la demande de la tierra. Antes, la situación era más o menos “equilibrada” aunque con una elevada mortalidad. En general, había un proceso de herencia y sucesión de tierras que no producía ningún tipo de conflicto. Sin embargo, con el descenso de la mortalidad fue cuando comenzó a producirse el desequilibrio ya que había más gente que necesitaba el cultivo para subsistir

    La privatización, monetización, formación del Estado y el aumento demográfico cambiaron a la comunidad agrícola provocando conflictos.

    En general, la principal forma de abordar los diferentes conflictos surgidos a raíz de estos cambios fue la emigración, tanto interna como externa. También habría que tener en cuenta la resignación por parte de algunos campesinos que no tuvieron más remedia que amoldarse a la nueva situación, la rebeldía individual en forma de bandoleros, etc. Las características de la vida de los campesinos no permitía la comunicación entre ellos haciendo difícil que todos ellos se pusiesen de acuerdo para resistir de una forma colectiva; pero no sólo por falta de comunicación, sino también por diferentes posiciones sociales. Por ello, la situación general era de heterogeneidad. La resistencia se producía de forma oculta o anónima, personal, que trataba de no sufrir los riesgos de la publicidad de la protesta y del enfrentamiento público contra el causante dl conflicto. Trataba de que el culpable fuese consciente de la existencia del conflicto pero no de quien se manifestaba por ello. En el caso de los campesinos y de las poblaciones rurales, las formas de protestas eran las difamaciones, la falsa obediencia, e incluso, la extensión de los lindes de las propiedades.

    Estas actuaciones se producían contra todo aquel tipo de autoridades (poderosos) que intervenían en las relaciones campesinos-tierra y campesinos-sociedad. Los cambios que dieron lugar a las transformaciones provocaron la disolución de las relaciones entre la propia comunidad agrícola, que estaba basada en vínculos de reciprocidad (patrón- cliente). Esa relación se basaba en una división de derechos y deberes. Los campesinos reconocían a los poderosos como la elite social por sus recursos, por ser los grandes propietarios…y, por tanto, les debían una lealtad que se materializaba en servirles de soldados en el “ejército” de esa comunidad para defender al poderoso. Eran vínculos que les unían, pero ello no quiere decir que esa fuese la única realidad de las relaciones de la época. A cambio de ello, los poderosos también tenían una serie de obligaciones y derechos, como socorrer a los campesinos ante la adversidad. Entonces, en ese mundo sin tecnología moderna y muy tradicional, cuando el nivel de subsistencia era bajo, los poderosos tenían el deber de proteger a sus protegidos. No eran relaciones ideales puesto que siempre hay algún motivo de conflicto. Las transformaciones sociales que acontecieron hicieron añicos estas relaciones y los poderosos ya no protegían a los campesinos puesto que las autoridades locales de servir a la comunidad. Es otra consecuencia de la ampliación de la comunidad local a un grado en el que depende del mercado y del Estado.

    En algunos casos, esas relaciones patronos- clientes se disolvieron y fueron sustituidas por otras, al igual que las instituciones locales fueron reemplazadas por poderosos colectivos que adoptaron los mismos criterios. Destacaron 2 tipos de poderosos colectivos que heredaron este protagonismo: la Iglesia (diversidad de cultos), y los partidos políticos. Estos poderosos colectivos, ante las adversidades, protegieron a los campesinos dando facilidades a cambio de lealtad.

    A toda esta situación habría que añadir la resistencia, la resignación y la emigración por parte de los campesinos. Es en este punto cuando se puede afirmar que la acción colectiva de los campesinos ha sido muy rara. Toda la comunidad sentía que estaba ante una situación injusta llegando a producir diferente levantamientos, pero todos han fracasado por la dureza empleada por parte de los órganos represores del Estado de la época. La represión, en todas sus formas, fue la responsable de la inhabilitación de los campesinos para que siguieran protestando haciendo que la protesta se desarrollase en ciclos. Por este motivo es por el que ha habido tan poca resistencia colectiva, abierta y pública de los campesinos.

    Esto da un perfil del mundo agrario en el que hay una ausencia de enfrentamiento, lo que es compatible con que hubiera ciertos levantamientos generalizados que se salían del ámbito local. Incluso, alguno de esos levantamientos dieron lugar revoluciones campesinas. En la comparación entre levantamientos y ausencia de ellos hay una clara mayoría del segundo campo.

    Para que se produzca una revolución generalizada es necesario que se produzca alguna de las siguientes situaciones:

    1. Colapso de la autoridad estatal: cuando las autoridades que tienen los medios de coerción para sofocar las rebeliones no son capaces de acabar con ese movimiento, entonces entra en un proceso de crisis. Es esta situación la que se debe aprovechar para rebelarse buscando la transformación del régimen de propiedad y uso de la tierra. Si no se produjese ese colapso, las relaciones de poder de los medios de coerción son estables y la autoridad puede imponer la represión.

    2. Esta segunda situación es más compleja y suele ir unida a la anterior. Los campesinos adquieren los recursos necesarios para rechazar el enfrentamiento público, abierto y colectivo de forma generalizada. Los recursos que adquieren son políticos y militares, ambos provenientes de la ciudad.

    Esos recursos políticos eran partidos políticos u organizaciones políticas que se dotaban de un programa con ciertos objetivos y de una organización y unas redes que permitían la coordinación de los esfuerzos más allá de la comunidad local. Esto permitió que se generalizase el enfrentamiento. Esas organizaciones políticas fueron establecidas en el campo gracias a los militantes urbanos, a estudiantes universitarios… Ahora bien, estas organizaciones políticas podían ser exclusivamente políticas sin necesidad de combinarse con los recursos militares. Estos últimos recursos fueron necesarios para que los campesinos produjesen el enfrentamiento. Se trataba de armas y de organizaciones militares en forma de ejércitos o guerrillas. Aunque hay casos en los que sólo se ha producido revolución con recursos políticos, como en Rusia en 1917, lo normal era que se produjese la fusión o combinación de ambos tipos de recursos. De esta forma fue como se crearon los diferentes ejércitos de liberación nacional de muchos países que, en sus programas, pretendían resolver el problema de la tierra y se apostaban por el cambio de poder en el Estado.

    VIII. Las Revoluciones Rusas, de 1917 a 1921.- Aplicación del esquema para el análisis de las revoluciones.- Las Revoluciones de Febrero y Octubre de 1917.- Los procesos de deslegitimación: los obreros, los soldados y los campesinos.- Los protagonistas políticos: el Partido Bolchevique en 1917.- El golpe de estado de enero de 1918, la implantación de una dictadura y la discontinuidad de las alianzas.- La Guerra Civil.- Imágenes de la Revolución fuera de Rusia: admiración y miedo.- El ejemplo demostrativo en otros ejemplos del siglo XX.

    En 1916 Rusia es una gran potencia europea aunque se mantenga que era un país atrasado y rural, pero se trata de un estado con recursos suficientes como para denominarla potencia. Europa era el centro del planeta y Rusia una de las primeras potencias, por lo que es compatible se atraso económico por su influencia política en el sistema de estados europeos.

    El primer acontecimiento importante tiene lugar en febrero de 1917 cuando se produjo la abolición de la monarquía, con Nicolás II, y fue sustituida por una República encabezada por el Príncipe Libor y el gobierno provisional. Dicho gobierno englobaba a los sectores políticos que querían la transformación política del país, es decir, liberales, socialistas, social-revolucionarios… En octubre el gobierno es derrocado por el enfrentamiento con el Partido Bolchevique de Lenin. Con el triunfo bolchevique tiene lugar una guerra civil en la que se enfrentaban bolcheviques contra un conglomerado heterogéneo de fuerzas políticas no bolcheviques. Este proceso terminó a finales de 1920 con la victoria de los bolcheviques.

    Antes de 1917 hubo un proceso de deslegitimación de las autoridades zaristas. Rusia era un imperio zarista gobernado indirectamente por Romanov, ya que no tenía recursos ni capacidad para hacerlo en solitario. Es también una época coetánea al Imperio Austro-Húngaro, al II Reich alemán … Estos últimos imperios eran gobernados de forma absoluta sin compartir el poder central con ninguna otra instancia. La Duma estaba disuelta y era políticamente inefectiva.

    La deslegitimación del gobierno anterior a 1917 se produjo por la intervención en la I G.Mundial y donde los ejércitos zaristas sufrieron muchas derrotas con el Reich. Este contexto fue el que marcó la deslegitimación y las revoluciones, que serían incomprensibles sin ese conflicto mundial. El proceso tiene dos partes aunque, en la realidad, se producen al mismo tiempo: interpretación y movilización.

    Con anterioridad sólo una minoría de la población tenía opinión adversa o neutral frente a la monarquía; sin embargo, se produjo un cambio en las relaciones entre el gobierno y gobernados motivado por las derrotas del ejército. Se trataba de situaciones adversas para los gobernantes puesto que gran parte de la población tenía el sentimiento de no ser defendida suficientemente por sus dirigentes. Este sentimiento llevó a la desmoralización del ejército y las elites y un rechazo a los intentos gubernamentales de llevar la guerra de otra manera. La monarquía pretendía obtener recursos a partir de su población exigiendo ciertas medidas como impuestos, apoyo político, etc. con el fin de afrontar la guerra con más medios de los que disponía en realidad. Todo ello era pretendido sin ofrecer una compensación a cambio, y fue esto lo que le enfrentó a la población. La protesta de la elites ante esta exigencia vino en forma de la realización del cambio político. El papel de estas propuestas fue muy importante ya que fueron las culpables de las crisis políticas. Las elites eran conservadoras pero la postura del Zar les hace modificar sus referencias ideológicas.

    Una de las características del Imperio Zarista fue su autonomía social respecto de la población. Gobernaba de forma indirecta valiéndose de notables locales para dirigir a cambio de reclutamiento, reparto de impuestos… El estado ruso era, por tanto, gobernado por personas al servicio del Zar (esto es lo que le da el carácter autónomo). Lo mismo ocurría en el aspecto económico donde los ingresos eran autónomos no habiendo un grupo o actividad económica que los originase. Estos ingresos procedían de la explotación de productos o industrias estatales. Otra forma fue el impuesto sobre el vodka pagado por los consumidores. Habría que añadir también a las aduanas como fuentes, externas o indirectas, de ingresos que no necesitaban el consentimiento de ningún sector de la población.

    Sin embargo, esos ingresos exteriores en tiempos de guerra eran escasos, lo que llevó a buscar el dinero en aquellos sectores de la población que más riqueza tenía. Esa clase media a la que se le exigían los impuestos fue quien se reveló contra el Zar que, además de perder apoyo, tuvo que luchar contra un grupo importante. Este grupo fue el protagonista de la crisis política de Rusia en los primeros meses de 1917.

    En 1916 comenzaron a sentirse las consecuencias de la guerra en forma de escasez de materias primas y alimentos, algo que llegó a provocar el desabastecimiento de las 2 ciudades más importantes: Moscú y San Petersburgo. A esto habría que añadir la inflación. Toda esta situación hizo que la producción cambiase respecto de tiempos anteriores. Aunque esto no culminase en un proceso revolucionario, lo que si es cierto es que unió a la derrota de las tropas rusas en el frente y a la incapacidad de las autoridades de canalizar la guerra.

    Otro grupo influyente eran los consumidores que, ante la escasez de productos, comenzaron a protagonizar motines, manifestaciones, huelgas, paros, etc. De esta forma, la población obrera y los consumidores se pusieron en contra de las autoridades por los responsables de la situación.

    Pero dentro de este contexto había un grupo especialmente disgustado con las autoridades: los soldados. El ejército zarista tenía una oficialidad aristocrática con un espíritu de cuerpo social. Ahora bien, entre esa oficialidad aristocrática con sentido estamental y las tropas había grandes diferencias. Los soldados eran pobres y no tenían ningún privilegio o ingresos en el ejército. Esa relación entre ambas partes era muy difícil puesto que se castigaban comportamientos que atentaban contra la disciplina y, además, no predominaba el nacionalismo, lo que provocó el derrumbamiento de este ejército porque no entendía que su labor era por el beneficio de la patria. Se pensaba en la incapacidad de los oficiales de dirigir a los soldados hacia la victoria, lo que llevó a enfrentamientos y deserciones masivas de soldados que decidieron bien dejar las armas o bien amotinarse contra la oficialidad haciendo que compañías enteras de soldados no tiren las armas y regresasen a San Petersburgo. Esta era la forma de trasladar sus quejas a la capital. La presencia de estos soldados fue muy importante.

    Tampoco hay que olvidar a los campesinos que, si bien no tienen nada que ver con lo que sucede en las ciudades, no por ello dejaron de tener importancia.

    Por tanto, cada vez hay más grupos con demandas que dirigir al Estado como responsable de la situación. Este movimiento de queja necesitaba de una interpretación de la autoridad (zar), que contribuyó a la deslegitimación de la misma forma o incluso más que con los conflictos anteriores.

    Junto ala escasez de materias y alimentos, la deserción de soldados y otros acontecimientos hay que hacer referencia a las acusaciones realizadas sobre el zar. Su esposa, la zarina, de origen alemán fue acusada de espía al servicio de Alemania. Pero también era la época de Rasputín, confesor, clérigo y amante de la zarina. Una vez que el rumor del amante fue extendido, el proceso de interpretación tuvo vía libre; la idea general era que Rasputín era el que gobernaba realmente el país. Esto hizo que se tuviese una visión del Estado como algo corrupto moralmente y con grandes limitaciones. Ese proceso de interpretación consiguió que toda la población creyese en esa inmoralidad del Estado. Ya no se trataba de rumores sino de una visión compartida por la población rusa: la incapacidad para el buen término de la guerra. Muy pocas veces el proceso de interpretación ha tenido un resultado como este.

    El proceso de interpretación de autoridad ilegítima junto con la movilización de la población provocaron la deslegitimación del Gobierno en 1917. Las movilizaciones eran difíciles de suprimir dado que en ciertos momentos los soldados se sintieron solidarios con las diferentes movilizaciones.

    Toda esta situación terminó con la abdicación del zar por una crisis política en donde los grupos influyentes se pusieron en su contra formando una junta revolucionaria compuesta por seguidores de diferentes ideologías que sólo tenían en común la impresión de incapacidad del Estado zarista.

    Además de las movilizaciones y de las huelgas, se creó una coalición revolucionaria que intentó conseguir el poder, como fue caso del Soviet (consejo que englobaba a diferentes sectores de una ciudad). L Duma y el Soviet de Petrogrado llegaron a un acuerdo para establecer un gobierno provisional tras la abdicación del zar liderado por el príncipe Lvov pero en realidad el poder efectivo lo ostentaron los soviets, encargados de las actividades económicas. Este gobierno se formuló creando un régimen político parecido a otros regímenes europeos (parlamento, elecciones…), pero con la diferencia de que se creó en un momento de revolución. Además se establecieron Asambleas Constituyentes que promulgarían la Constitución.

    Pero a pesar de todos estos procesos para acabar con el zar, los problemas eran muy parecidos: el problema político aumentaba igual que las movilizaciones y el proceso de interpretación. No había ni zar ni un Estado zarista absolutista, sino un sistema político con un nuevo gobierno que dirigía en nombre del pueblo y que empezó a sustituir la cultura cercana al zar por otra basada en referencias anteriores pero políticamente diferentes: himno de la Revolución de Febrero (mismo ritmo marsellesa pero letra rusa), bandera roja sin hoz ni martillo por ser la bandera del pueblo (revolución de 1848). Se estaba produciendo una revolución política y cultural, se establecían nuevas relaciones (camaradas,…), el pueblo no tenía jerarquías no mostrándose así las diferencias en el pueblo. Además, el líder vestía de uniforma para hacer ver que era uno más de los que luchaban por Rusia y se convirtió en un líder carismático.

    El gobierno provisional comenzó su andadura en 1917 pero os problemas eran los mismos que an tiempos anteriores: este gobierno tomó la decisión de seguir luchando en la I G.Mundial para cumplir sus promesas con los aliados. Esta revolución en Rusia tuvo una gran importancia tanto en Europa como en EE.UU: para ingleses y franceses se trató de una revolución fomentada por Alemania, mientras que para los alemanes se trató de una revolución promovida por los ingleses para poner al frente del Estado aun gobierno que cumpliese las promesas realizadas a los aliados.

    Los problemas con el zar continuaron y, en verano de 1917, se produjo el mayor aumento en la conflictividad y movilizaciones hasta entonces. A ello hay que sumarle lo que estaba ocurriendo de forma paralela entre los campesinos. En Mayo del 17 se produjeron diversos levantamientos en zonas donde existía una cierta homogeneidad que permitía esos acontecimientos y donde se concentraban social revolucionarios que buscaban la revolución en Rusia. Esta idea de revolución social fructificó en forma de ocupación de tierras, destrucción de bienes, desobediencia civil, etc. Esto se debió a que las autoridades no podían sofocar esos levantamientos.

    Los campesinos lograron sus objetivos antes de que los bolcheviques llegaran al poder. Era una movilización autónoma respecto de Petrogrado y Moscú.

    En cuanto a los bolcheviques, su partido comenzó a tener el respaldo en los sindicatos y en el Soviet. Tras la vuelta de Lenin a Rusia, el partido acoge las demandas de la población rusa y crea la formulación política de paz, pan y tierra, que reunía esos conflictos de la población. Esto no significaba que existiese un programa, sino que el partido escuchaba y exponía las demandas. Se trataba de un partido más descentralizado y arraigado en la ciudad en aquellos sectores en conflicto. Terminó consiguiendo la mayoría del Soviet de Petrogrado. El principal problema era que la población creía que si seguía la guerra todo permanecería igual, por lo que el principal objetivo era para la guerra. Este objetivo se convirtió en la reivindicación primordial del partido bolchevique. No eran los patrones o los empresarios los que querían seguir la guerra, sino el propio Estado. Se generalizó la interpretación negativa de la guerra.

    A finales de 1917 Lenin decidió desplazar a los gobernantes y comenzó un proceso de deslegitimación hacia Kerenski. Indicó que era el momento propicio para ese momento y se enfrentó al partido Bolchevique, cuya postura era esperar. Lenin, que ya era un líder, impuso su punto de vista y la confianza en él hizo que fuera aceptado.

    Puede decirse que el asalto al Palacio de Invierno se hizo en nombre del Soviet y tenía milicias y soldados que, aunque habían abandonado el frente de la guerra, tenían armas y estaban a favor de la revolución de 1917. El asalto a la sede del gobierno provisional tenía una peculiaridad especial y fue que los hombres del soviet se enfrentaron a mujeres, que constituían la única fuerza armada que quedaba en Petrogrado. Esto hace ver como la toma de poder de los bolcheviques fue fácil.

    Después de la toma de poder se creó un gobierno provisional formado por bolcheviques y otras fuerzas políticas que, tras elecciones de Asamblea Constituyentes, terminó siendo de mayoría menchevique y socialrevolucionario. Ante esto el partido bolchevique decidió disolver el gobierno provisional e iniciar un régimen autoritario. Es en este momento cuando comienza la guerra civil. Los bolcheviques se enfrentaron tanto a mencheviques como a socialrevolucionarios con el objetivo de expandir su poder al resto del territorio, ya que sólo dominaban el centro.

    Esta guerra civil terminó con la victoria bolchevique y su dominio de todo el territorio. Se trataba de una situación revolucionaria pero sin resultado revolucionario puesto que el poder siguió estando en manos de quien lo ostentaba antes del conflicto (bolcheviques). Políticamente supuso que, al final de la guerra civil, los bolcheviques controlasen todo es poder del territorio. De no haberse producido este conflicto los bolcheviques tendrían que haber coexistido con las diferentes tendencias e implantar su ideología, algo muy difícil puesto que se está hablando de liberales, mencheviques, anarquistas…

    ¿Por qué ganaron los bolcheviques?

    El partido bolchevique se construyó a partir de milicias que protagonizaron la Revolución de Octubre. Gracias Trotsky se formó un fuerte ejército rojo que ya no se preocupa de la guerra mundial sino que con la conquista de territorios por las armas va implantando un estado con una administración que recluta soldados, requisa alimentos para los soldados, impone impuestos para pagar coste de la guerra.

    En la guerra civil, a pesar de que los blancos recibieron ayuda por parte de las potencias extranjeras, esto no hizo que se declinase el conflicto en su favor. De hecho la principal consecuencia de esta guerra civil fue la implantación del estado bolchevique en todo el territorio. De esta forma se eliminan a los adversarios al prohibirse cualquier otra organización y teniendo en cuenta que la contestación a los líderes sólo podría venir de manos del propio partido.

    Cambios respecto a 1917 y derivados de la guerra civil.

    1º. En 1922, acabada la guerra civil, surgió la denominada URSS eliminando así el pluralismo e instaurando el partido único.

    2º. En 1917 había 3.5 millones de obreros industriales, mientras que en 1920 sólo quedaba 1 millón. Hubo un proceso de recampesimización. Donde peor se vivía era en las dos grandes ciudades, Petrogrado y Moscú. Hay que destacar, que la clase obrera de 1917 casi desapareció en 1920. Algunos dirigentes se plantearon la propia acción de dirigir el estado, puesto que no había una clase obrera en nombre de la cual dirigir el país. Esta fue una de las discontinuidades de la guerra civil.

    3º. También hubo discontinuidades en las alianzas. Había un idioma obrero, los bolcheviques además aprobaron leyes a favor de los campesinos. Hubo conflictos con los bolcheviques durante la guerra por culpa del paro, la inflación, etc., pero ahora contra quienes se protestaba eran los propios bolcheviques. Se produjeron movilizaciones campesinas que no querían entregar sus mercancías a la administración. Este era el comunismo de guerra en el que no había mercado de productos agrícolas, las requisas abastecían a las ciudades y al ejército y donde los campesinos ocultaban los productos.

    4º. El partido bolchevique en 1917 era pequeño y conectaba con las dos grandes ciudades; sin embargo, a mediados de ese año ya contactó con más ciudades y no sólo defendía a la clase obrera sino a todo un pueblo. Este partido de carácter descentralizado quería iniciar un proceso político basado en el totalitarismo, pero a partir del fin de la guerra civil pasó a convertirse en un partido centralizado cuyas decisiones iban de arriba abajo y sus componentes eran mayoritariamente funcionarios. Se trataba por tanto de un partido-Estado.

    La corriente obrerista denunció que este partido sólo representaba en esos momentos al estado y no a los obreros. A la muerte de Lenin comenzó una oleada de afiliación de obreros para que volviera a ser un partido obrero. Este partido defendía la idea de que los intelectuales o funcionarios eran obreros para poder defenderlos.

    5º. Otra discontinuidad afectó a la economía. Hacia 1921 Rusia era más rural o agraria que en 1914. Se produjo una desproletarización y desindustrialización.

    Las revoluciones no se hubieran producido sin el factor de la I G.Mundial.

    Las Revoluciones Rusas fueron muy importantes pero los cambios en los años 30 tuvieron mayores repercusiones. Desde occidente las interpretaciones de las revoluciones venían de la mano de una comunicación cuyo objetivo era deslegitimar a los bolcheviques hasta tal punto que se llegó a decir que Lenin había muerto.

    Con esto se tenía un punto de vista en occidente de lo que ocurría en Rusia. La importancia de estos acontecimientos radicó en el papel jugado por Rusia en la I G.Mundial. Esta importancia de Rusia era compensada desde occidente argumentando que se trataba de un país lejano y desconocido del cual sólo se conocía su literatura.

    PEDIR HASTA MOVIMIENTO NAZI Y FASCISTA

    IX.- El fascismo en Italia y el nazismo en Alemania.- Definición de fascismo y nazismo como movimientos sociales.- El cambio de siglo y el periodo de entreguerras: una orgía nacionalista y la simbiosis de la nación y la clase.- Redes de comunicación, discurso político y concepciones compartidas del mundo.- Las organizaciones: el liderazgo carismático.- Simbología y retórica en búsqueda de apoyos sociales.- Las formas de acción colectiva.- La oportunidad, clave del éxito nazi y fascista en sus respectivos países.

    Son movimientos sociales sólo en el periodo de entreguerras. Se resalta sólo el movimiento social hasta que los partidos nazis y fascistas consiguieron el poder en cada país. Ambos movimientos son hijos de este periodo fuera del cual significan otras cosas. Sólo se hace referencia a nazis alemanes y fascistas italianos por ser 2 tipos de movimiento que consiguieron sus objetivos.

    Ambos comparten las mismas características pero se pueden encontrar ciertas diferencias. Tanto fascismo como nazismo eran movimientos sociales que combinaban una acción colectiva basada en el carisma de un líder, en los símbolos y un discurso político que desarrollaba el mito de raza en Alemania y de la nación en Italia. Eran organizaciones sustentadas en pequeñas ciudades agrupando a diversos grupos sociales y al frente de ella se encontraba una elite política nueva que aspiraba a ocupar el Estado.

    Cada uno por separado son identificables con otras ideologías, movimientos u organizaciones pero lo privativo tanto del fascismo como del nazismo es que contienen los aspectos anteriores.

    Epoca en que surgen.

    1º. Surgieron en una época de entreguerras en la que el nacionalismo era un tema prioritario de la política europea. El nacionalismo en general era el eje vertebrador de la cultura europea tanto en la I como en la II G.Mundial que, aunque de forma diferente, estaba presente. Era una referencia política de la que se aprovecharían el nazismo y el fascismo.

    2º. Al término de la II G.Mundial y por los efectos de la Revolución Rusa, Europa vivía una época dependiente de esta referencia política.

    3º. Además, hay que tener en cuenta la crítica extendida al nacionalismo no sólo desde el punto de vista marxista, sino desde el punto de vista de que el capitalismo tenía muchos grupos sociales en su contra en términos generales. Junto a ello había críticas y rechazo hacia el parlamentarismo, que fue tachado de antiguo por no estar a la altura de las exigencias de la época. Si se une el anticapitalismo y el antiparlamentarismo se obtienen las diferentes ideologías de entreguerras: comunismo, fascismo y nazismo. Ambos nacen en un contexto donde el anticapitalismo y el antiparlamentarismo eran algo generalizado.

    4º. Antes de la I G.Mundial se produjo la nacionalización de la política y su ampliación a toda su población: voto, afiliación, etc. La sociedad europea estaba más politizada y movilizada utilizando los diferentes canales de movilización política creados por ella. Las elites tuvieron que contar con eso que comenzó a denominarse como masas. Son grupos, organizaciones, intereses y objetivos los que estaban en juego, pero la política ya no estaba restringida sólo a las elites. Comenzó el sufragio universal masculino en toda Europa, algo que también afectó a las poblaciones campesinas.

    5º. Surgen de 2 identidades colectivas que anteriormente fueron importantes pero que en tiempos de la I G.Mundial dieron lugar a la simbiosis entre la nación y la clase. El nacionalismo aumentó durante la guerra como un elemento movilizador impresionante. En 1918, a pesar del impacto de la guerra, siguió concitando sentimiento nacionalista en cada país. Pero la clase obrera, aunque había sucumbido ante la nación en 1914, resurgió en 1918 convirtiéndose en una identidad importante y produciendo el fenómeno de la combinación de las 2 identidades. Un caso fue el de la Unión Soviética donde la clase obrera tenía su propia patria, donde se unía la bandera roja con la nacional. Era por tanto una combinación entre nación y clase. Todas las organizaciones que representaban y difundían los intereses de la clase obrera tuvieron éxito.

    Estas 5 cuestiones son fundamentales para ver cómo nacen ambos movimientos, pero también sirven para explicar las propuestas antiindividualistas, antiliberales, anticapitalistas, antiparlamentaristas y antipositivistas. Junto con el nazismo y el fascismo se dieron cita los nacionalismos, sindicalismos, corporativismos, socialismos y comunismos. En este clima fue en el que nacieron nazismo y fascismo.

    Realización de acción colectiva aplicada al nazismo y al fascismo.

    1º. Redes sociales: las primeras actividades de estas organizaciones fueron realizadas por soldados que no querían dejar las armas y que permanecían conectados con las redes militares procedentes del ejército. Creían que los conflictos políticos se resolvían de forma bélica. Así, la estructura, la disciplina y la cultura militar debían ser las características necesarias para ganar a los enemigos políticos.

    De esta forma fue como surgieron los “escuadristi” italianos, compuestos por jóvenes que creían que la guerra era la mejor forma de dirimir el conflicto. También eran las denominadas SS en Alemania, que eran grupos de choque armados o militarizados que tenían la función de desarticulación de los enemigos. Estas fueron las primeras manifestaciones del nazismo y del fascismo, aunque no eran nuevas ni creadas por ellos. Se utilizó la violencia política a partir de la I G.Mundial.

    En cuanto a sus votantes, se arraigaron fundamentalmente en las pequeñas ciudades, de hecho Berlín no fue nazi hasta la conquista del poder. Los nazis y los fascistas surgieron de los lugares donde surgió la mayoría de la población y de la población política. Los votantes no eran personas con rasgos diferentes al resto de os votantes de la socialdemocracia o cualquier otro tipo de voto. Surgieron de las mismas redes. Ambos proceden de la clase obrera y nacionalista que se extendió en el campo. Hasta los años 20 se pensaba que los militantes nazis y fascistas eran personas con problemas especiales: anómicos, marginados, desesperados, etc., lo que les llevó a adoptar posturas tan extremas. Después de los años 80 se vio que no había distinciones entre votantes de unos y otros partidos. Era una procedencia social interclasista: se tenían que obtener votos de los diferentes grupos sociales a los que se les ofrecían soluciones a sus problemas. Eran partidos de los denominados atrapalotodo y que se referían a toda la población. El anticapitalismo no les gustaba a los asalariados ni a los pequeños propietarios porque era un anticapitalismo judío basado en que éstos dominaban la economía alemana.

    2º. Partidos: eran de afiliación y no de notables; de movilización (los militantes se movilizaban para cumplir las directrices de los líderes); centralizado con un líder en la cúspide, algo no exclusivo pero sí necesario. Se necesitaba a alguien por encima de los demás dirigentes y en el que residiese la iniciativa política. Ser un líder carismático significaba estar por encima de los demás, con una serie de rasgos sobrenaturales, y sobre quien recaía la responsabilidad de tomar la decisión principal además de ser el representantes de la identidad. Su voluntad era la ley dentro del partido. El líder carismático era una relación social que dependía del propio líder y de sus seguidores. Por tanto, el partido servía para crear un líder a través de una imagen, que consistía en la selección de algunos rasgos. Una de las funciones de los partidos era la construcción de la biografía de ese líder.

    Uno de los rasgos de la existencia de un líder carismático era que como no existía un programa, la propia voluntad e iniciativa de ese líder era lo que se tomaba como programa. El control político de líder era que su actuación estaba acorde con las expectativas de sus seguidores. Al no haber elecciones no se podía legitimar el papel del líder de una forma continua.

    Eran partidos tan centralizados que sin la base no existían. Sus integrantes eran una elite nueva de jóvenes que no participaban en la política o personas de mayor edad con influencia política. La elite se tenía que hacer con un sitio en la política de su país a través de promesas.

    3º. Definiciones compartidas del mundo: había una visión nacional de la política y de la sociedad.

    a) Italia: a pesar de estar dentro del grupo vencedor en el conflicto mundial, el nacionalismo se incrementó por no conseguir ningún beneficio y se convirtió en un nacionalismo victimista. El nacionalismo italiano se quejó del papel subordinado de Italia en el concierto de Naciones Unidas.

    b) Alemania: también fue víctima del nacionalismo ya que no se rindió sino que cayó al perder la guerra y los nacionalistas pensaron que fueron traicionados por los judíos de Alemania. Entonces, se puede apreciar como comienza a actuar ese nacionalismo racista que existía de antes y que arraigó en las universidades, en los intelectuales y en las clases medias. No se veía en peligro la nación alemana por la aprensión de otro país sino por la interferencia de los judíos. Ese nacionalismo alemán, que no era el único, estaba basado en 2 rasgos fundamentales: raza o sangre e idioma. Ambos rasgos dieron lugar a la nación alemana. Los judíos se integraron en la cultura alemana, pero esto fue lo que provocó el antisemitismo. El nacionalismo de segunda mitad del XIX era antisemita. De aquí fue de donde salió el antisemitismo de la posguerra y del que vivió Hitler.

    Para acabar con esa oligarquía se creyó necesaria la revolución nacional, que junto con el nacionalismo, el antisemitismo, etc., formaban una mezcla explosiva.

    Oportunidades.

    Para el éxito político hay que acudir a este factor que se refiere fundamentalmente a las crisis de carácter político. De no ser por ellos, tanto nazismo como fascismo estarían pensando cómo ganar votos en los años 40. Este factor fue consustancial al empuje y a la movilización de fascismo y nazismo en los dos países. En Alemania, el partido más votado fue el nazi pero no consiguió la mayoría, pero en Italia no fue así. A pesar de estos votos no consiguieron la jefatura del Estado, siendo necesaria la crisis de los 2 sistemas políticos.

    La crisis de las fuerzas conservadoras del sistema político italiano hizo que los soldados de Mussolini realizaran la famosa marcha sobre Roma a pesar de que ya tenían el poder. Esa crisis hizo que su partido fuera el único con legitimidad, mientras que en Alemania el partido único era el de Hitler.

    De no haber sido por todos estos acontecimientos la historia hubiera sido muy diferente. Esa marcha sobre Roma fue una puesta en escena de los poderes de Mussolini; no una situación revolucionaria que otorgase poder como denominaron algunos intelectuales.

    Formas de acción:

    Tenían grupos propios en continua movilización. Su influencia política la consigue por dar la impresión de tener el respaldo de la sociedad, algo visible en las diferentes movilizaciones. No se inventaron ni las movilizaciones ni los seguidores sino que ambos fueron llevados hasta sus últimas consecuencias. La intensidad los desmarcó de otras corriente sin capacidad o intereses. De todos los movimientos que componen la movilización social destacan 2 grupos:

    a) Movilizaciones cuyo objetivo principal era el enemigo (adversario político): son violentas, promovidas y organizadas por grupos de choque que desarticulaban a grupos comunistas, socialdemocráticos y judíos. En Italia estos movimientos abrieron un periodo de ocupación de fábricas entre 1919 y 1921. Con la formación de los “scuadristi” se comienza el golpeo a las diferentes sociedades obreras de Italia para hacerlas desaparecer y que el partido ocupe su lugar.

    b) Movilizaciones para el impulso de la identidad: son aquellas movilizaciones vertebradas para que los seguidores supieran en que consistía ser alemán o italiano. Estas movilizaciones eran manifestaciones, huelgas, concentraciones, asociaciones de diferentes tipos… que en realidad no reivindicaban sino que provocaban enfrentamientos para estimular la identidad. Esto servía para mantener a los seguidores movilizados y reforzar la identidad general. Estaba cargado de símbolos pero esto no era una novedad de ese momento. Tuvo un éxito especial el saludo a la romana de Mussolini, imitado después por Hitler, que llegó a condensar la identidad. Este saludo fue usado en 1919 pero se enfrentó a un contrasaludo consistente en levantar el brazo con el puño cerrado. Este contrasaludo fue inventado en Alemania en 1923 y era una muestra del enfrentamiento protagonizado por los comunistas alemanes contra la socialdemocracia.

    X.- La acción colectiva en la España del siglo XX.- La excepcionalidad española y la imagen romántica de los españoles.- Características de la conflictividad social y la acción colectiva: la Guerra Civil de 1936-1939 y el poder político, la religión y la tierra.- Del repertorio tradicional al nuevo repertorio nuevo: nacionalización, pacificación y flexibilidad de las formas de acción.- La aparición y generalización de los movimientos sociales en el siglo.

    Debido a la victoria del bando franquista se inició el periodo de dictadura del General Franco, figura de la que emanaba la soberanía y el poder desplegados de diferentes formas durante 4 décadas.

    En 1939 se penalizó la acción colectiva al restringirse casi totalmente. El repertorio nuevo de acción colectiva exigía permisividad y tolerancia de los principales derechos políticos. Como eran arriesgadas las movilizaciones toda la actividad cesó. A parte de los movimientos de los seguidores del régimen, solo había guerrillas que actuaban en el monte. Aunque hubo enfrentamientos importantes como la invasión del valle de Arán, esas guerrillas (makis) fueron desapareciendo.

    Se seguía la jurisdicción militar para juzgar cualquier tipo de movimiento. Tanto los años de cárcel como la pena de muerte o la ilegalización, impidieron la existencia de una clasificación de público y colectivo. Hasta los años 60 no comenzó la acción colectiva con las condiciones del franquismo.

    Había circunstancias que modificaron la acción colectiva respecto de tiempos anteriores. En España la acción colectiva no tenía enfrentamientos sino que era producida por los seguidores del régimen o de la Iglesia. No se podía enfrentarse al régimen de forma legal, al igual que tampoco se desplegó contestación alguna.

    A partir de los 60 se produjo un resurgimiento de la acción colectiva que tenía 2 circunstancias que permitían la existencia de la propia acción colectiva. Se dejó al margen una resistencia individual, oculta y anónima como la de los campesinos, que se producía bajo condiciones de represión y restricción. Anteriormente, en los años 40-50 ante las dificultades de la actuación colectiva se resistió de una forma individual, oculta, etc. A parte de esa resistencia, había manifestaciones o movilizaciones de acción colectiva pero muy pocas en relación con el nivel de conflictividad del momento. A finales de la década de los 60 hubo respuestas violentas por parte de grupos como ETA, GRAPO, etc.

    Para solventar las restricciones de la acción colectiva se partió de la existencia de conflictividad, de los cambios económicos y del sistema franquista. Hay que considerar 2 aspectos:

    a) La dictadura abrió a partir de los 50 oportunidades para actuar. Estas oportunidades tuvieron como resultado la existencia de una acción colectiva diferente a la anterior. Se hizo, por parte del régimen, de una forma involuntaria.

    b) Con la restricción y la represión, algunos grupos políticos sociales e intelectuales trataron de buscar mecanismos eficaces que no provocasen enfrentamientos con las autoridades.

    Estos 2 aspectos hicieron posible el surtimiento de una cultura política antifranquista. El franquismo restringió todas las manifestaciones de acción colectiva permitiendo sólo la movilización de sus partidarios: Iglesia y Falange, organizaciones muy importantes durante la guerra civil ya que a cambio de su apoyo, el régimen les recompensó a ambos con el privilegio de tener derechos políticos para sus seguidores. De esta forma, ambas organizaciones desarrollaban sus funciones sin las restricciones que pesaban sobre el resto de la sociedad. La falange no existía como tal sino que era una mezcla de antiguos falangistas y carlistas.

    En cuanto a la organización sindical, era una agrupación de trabajadores y patronos cuyo objetivo era acabar con la lucha de clases. La falange copaba esta organización sindical y se encargaba de encuadrar a las instituciones universitarias a través del SEU que permaneció como la agrupación sindical del ámbito universitario (estudiantes, profesores y cargos académicos). A finales de los 50 y a través de la organización sindical y del SEU, empezó a existir una acción colectiva legal pero dirigida por elementos antifranquistas. Nacieron para ser instituciones del Estado y hacer que la sociedad actuase como dictaba el régimen, pero estas instituciones fueron en contra del propio Estado. Tanto la organización sindical como en el SEU había elecciones que servían de vehículo para crear una red que aprovechase la legalidad para actuar contra el régimen franquista. La revolución estudiantil de 1956 fue canalizada por el SEU hasta que las autoridades se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo.

    En la década de los 50 se producían las elecciones a los enlaces sindicales promovido por el populismo falangista; sin embargo, a finales de esta misma década esas elecciones fueron ganadas por los que serían los primeros representantes de las hoy CCOO. Era una nueva red obrera que trataba de conseguir mejoras para los trabajadores. Estas CCOO no fueron un sindicato establecido hasta la llegada de la transición. Las autoridades comenzaron a percatarse de estos acontecimientos y de que esos representantes obreros no eran de ideología falangista ni franquista, centrándose en reivindicaciones no asumidas hasta 1966. De 1962 a 1966 incluso las huelgas eran legales, algo opuesto al franquismo. Anteriormente en 1958 se decretó la ley del Convenio Colectivo, una aportación muy importante por el planteamiento con la organización sindical. En 1961 se promulgó la Ley de Huelgas. Estos cambios favorecían al planteamiento colectivo. Se utilizaban los recursos de la organización sindical sin los cuales los nuevos cuadros obreros y sindicales hubieran tenido que actuar desde fuera del régimen. La UGT no quiso trabajar desde esa organización sindical lo que la hizo tener una limitación muy grande. Por eso desde 1962 se produjeron huelgas no entendidas por el régimen. A partir de este momento comenzaron movilizaciones obreras antifranquistas con demandas relacionadas con la vida de la época (salarios, etc.).

    También en la década de los 60 hubo otra contestación antifranquista procedente de la Iglesia Católica que, en su momento legitimó la guerra como una cruzada y se convirtió en una institución privilegiada durante los primeros años del franquismo. Esta situación de autonomía se confirmó con el Concordato por el cual la Iglesia Católica reconoció a Franco como jefe de gobierno a cambio de privilegios políticos.

    A finales de los 50 y antes del Concilio del Vaticano II con Juan XXIII y Pablo VI, parte de la Iglesia empezó a contestar al régimen tratando de solucionar algunos de los conflictos que había en el país en aquellos momentos. Se crearon organizaciones vinculadas al mundo laboral, intelectual, etc., que serían el germen de las primeras contestaciones al régimen. Esta postura no era entendida por las autoridades al considerar que estaban en el mismo bando y así fue como comenzó el enfrentamiento. Uno de los primeros movimientos sociales fue el católico, protagonizado por religiosos y laicos que se enfrentaban con las autoridades de una forma pública y colectiva. Esta postura de la Iglesia se confirmó cuando en el Concilio se declaró que la Iglesia no debía ser confundida con el Estado. A lo largo de los años 60 hay cada vez una mayor parte de la Iglesia en contra del régimen.

    Se producía una situación curiosa: el antifranquismo, en general, utilizaba canales legales de protesta y acción colectiva que provenían de la Iglesia. Las diferentes corrientes políticas que utilizan las formas de protesta sólo tenían en común su enfrentamiento con el franquismo. Dentro de las Iglesias tuvieron lugares la creación de organizaciones antifranquistas, la realización de mítines, conferencias…

    Ahora bien, este hecho de reunirse en las Iglesias se podía realizar dada la imposibilidad por parte de la policía de entrar allí; sin embargo, se hizo frente a estas concentraciones a través de los llamados guerrilleros de Cristo Rey, que no eran más que hijos de policías que vivían la falta de capacidad de trabajo de sus padres y eran los que entraban en las Iglesias para hacer que los reunidos saliesen y pudiesen ser arrestados.

    A raíz de la organización sindical, de las oportunidades de la Iglesia, etc., fue de donde surgieron los diferentes movimientos sociales obreros, estudiantiles…

    Esta dinámica seudolegal pero aprovechada por los desafiantes y no reconocida por las autoridades se combinó con otro tipo de actuación, que era evitar o evadirse de la cultura política franquista. Esta dinámica involucró a la Universidad que, en la década de los 60, estaba masificada. El grupo universitario, a partir de Mayo del 68 francés, fue el principal protagonista de la dinámica a través de las protestas utilizando las más intrincadas iniciativas que creían en una identidad antifranquista. Se podría hablar de una dinámica casi cultural. La cultura oficial era un nacionalismo católico muy mediocre aislado del mundo; pero gracias a las siguientes vías se hizo posible que los estudiantes conociesen otra cultura diferente al franquismo:

    1º. En la década de los 60 empezaron a crearse las ediciones de bolsillo de libros baratos. Se inició la colección de Alianza de bolsillo que contaba con una literatura variada y no subversiva políticamente pero, en el contexto de 1966, cualquier libro fuera de esa cultura nacionalista católica era prohibido. Se vendían libros de muchos autores y se empezó a difundir una cultura diferente de la oficial. Esto tuvo cierta importancia, hasta el punto de que se creó una colección de 100 títulos de la que se vendieron miles de ejemplares. Esta colección trataba de muchos temas pero incitaba a la lectura de cosas no disponibles en el contexto de la cultura oficial.

    2º. Otro factor importante fueron las revistas. Hasta la ley de 1966 había censura previa, pero a partir de ese año comenzó la censura posterior. Había diarios y semanarios que contaban aquello que les dejaba el Estado, pero s fueron creando revistas y semanarios que contaba a los ciudadanos lo que estaba pasando fuera de las fronteras españolas creando así una especie de código de lenguaje que permitía la lectura entre líneas. Se trataba de revistas y semanarios con una trayectoria de mucha limitación de libertad, como el caso de Cambio 16, pero que hacían referencia a acontecimientos diversos como el golpe de Pinochet, la revolución de Abril de Portugal o la guerra de Vietnam. Se convirtieron de esta forma en vehículos de conocimiento de la realidad de fuera de España y trataban, al mismo tiempo, de superar las limitaciones culturales propias.

    Esa dinámica se vio favorecida también por la reacción de grupos de teatro que representaban obras de autores que antes el régimen prohibía. Esas obras daban a conocer otros puntos de vista diferentes al del franquismo. Lo mismo ocurrió con el cine. Aunque en los cines comerciales se proyectaban películas de Hollywood, se crearon salas de arte y ensayo para los universitarios donde se veían películas europeas.

    Junto a esto también hay que colocar a la música. Comienzan a salir los cantautores catalanes, vascos y gallegos. Eran canciones con letras profundas, con mucho mensaje oculto y a través de las cuales se podía establecer un código reconocido por jóvenes universitarios. Fue la época de la música latinoamericana. A través de los ritmos y las letras de los conciertos se podía sentir el carácter antifranquista de muchos estudiantes.

    Todos estos acontecimientos hicieron que los jóvenes universitarios adquiriesen una cultura política diferente y una actividad colectiva antifranquista. Tanto las aportaciones no queridas por el franquismo como las protestas elípticas generaron ese repertorio nuevo de acción colectiva por el abismo movilizador entre 1930-1970. Hubo un paréntesis de 20-30 años que separó la cultura de protesta de 1930 y 1960, que tuvo su apogeo durante la transición. Desde los primeros años de 1970 se generalizó el repertorio nuevo con más formas de acción colectiva utilizando los canales legales para evitar la represión.

    Durante la transición, el año 1976 fue el de mayor movilización en España exceptuando la Guerra Civil. Fue el año de eclosión del repertorio nuevo con mítines, movilizaciones, etc., y no se dio apenas ningún signo del repertorio tradicional. Esto fue así por la experiencia anterior de aprovechar esas oportunidades ofrecidas por el “enemigo” y por la protesta elíptica. Pero también hay que tener en cuenta la crisis de la política franquista, que permitió la intensa movilización; hasta los presos comunes se organizaron durante el franquismo. Se generalizó el repertorio nuevo coincidiendo con la existencia de derechos políticos.

    XI.- Los movimientos sociales de los años 60 y 70.- El mundo después de la II G.Mundial.- El debate sobre los nuevos movimientos sociales y la historia.- La “década prodigiosa”: los 60.- El Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos: derechos civiles para las minorías y no violencia.- El movimiento estudiantil del “Mayo del 68” en París: las barricadas al servicio de la entidad colectiva.- Los movimientos sociales en la década de los 70: ecologistas, pacifistas y feministas.

    Después de la II G.Mundial, el contexto histórico era la Guerra Fría, que representaba un enfrentamiento entre dos bloques liderados cada uno por las superpotencias USA y URSS. El resto del mundo permanecía a uno u otro lado y eran pocos los no alineados.

    En el bloque soviético se generaron sistemas políticos similares al de la URSS, con un partido único e influencia del estado en aspectos de lo social.

    En el bloque occidental, los sistemas políticos eran más variados aunque los estados eran diferentes, creándose el denominado Estado del Bienestar que implicaba la intervención estatal. Se consolidó el parlamentarismo y el pluralismo, siendo criticada a partir de los 60 la restricción al acceso a la política. Esto conllevó a la aparición de la sociedad de consumo donde se extenderá la clase media; se trataba en definitiva de sociedades de mercado.

    A este proceso había que unir la descolonización de muchos estados.

    En el marco de esta bipolaridad se produjeron grandes movilizaciones, sobre todo, en los años 60 pero antes había que terminar el proceso de reconstrucción europea.

    Década de los 60:

    Se comienza a percibir el desarrollo. Paralelamente, el acceso de las nuevas generaciones a la política hizo que se llevasen a cabo diferentes movilizaciones protagonizada por este grupo. Algunos ejemplos son los siguientes:

    a) Movilización por los Derechos Civiles en USA: se trataba de un país enorme donde toda la población estaba involucrada. No sólo influyó en USA sino que también se trasladó a Europa donde muchos de los que se movilizaron adoptaron características de las movilizaciones americanas.

    Fue muy difícil desarrollar esta movilización por la descentralización de USA, pero a pesar de ello triunfa dicha actividad.

    Aunque este movimiento afectaba a la población negra, los blancos también desarrollaron su papel en el proceso.

    La idea principal del movimiento hacía referencia a la discriminación y segregación racial existente en aquellos momentos. Existió una legislación, sobre todo en el sur, que separaba las razas y existían numerosas trabas hacia la raza negra. Su origen estaba en la esclavitud, que fue abolida al finalizar la Guerra Civil, pero siguió existiendo una cierta discriminación en el sur. En esta zona, la economía estaba marcada por el algodón y se produjo la emigración de los negros hacia el norte, donde no existía segregación y tenían derecho al voto dotándoles de relevancia política. A partir de los años 30, esta política estaba cada vez más implantada y los conflictos ya no se solucionaban por motines sino por movilizaciones. De hecho, a finales de los 50 ya tenían recursos para desplegar la movilización.

    Las redes que se activaron para la movilización fueron:

  • Creación de organizaciones en el norte que, aunque existían con anterioridad, no tenían los recursos suficientes para desarrollar movilizaciones (NCAAP). Sin embargo, estas organizaciones no pudieron movilizar a la población negra del sur.

  • Universidades negras: hacia el primer tercio del siglo XX aparecieron 2 sentencias muy importantes: derecho a la enseñanza pero prohibición de estudiar con blancos. Esto llevó a la creación de escuelas para negros que en un futuro dieron licenciados negros que movilizarán a su población.

  • Iglesias negras: a finales de los años 50 se convirtió en la principal red de comunicación. Anteriormente veían con malos ojos la violencia hacia la comunidad negra a pesar de tener razón, por lo que carecían de un apoyo fundamental. Sin embargo, más adelante los propios pastores negros no sólo apoyarán las movilizaciones sino que algunos las dirigirán.

  • Las definiciones compartidas explican por qué si el conflicto estaba presente hace mucho tiempo, es a finales de los 50 cuando surgen movilizaciones reivindicando los derecho de la población negra. Hay que tener en cuenta que los licenciados negros, como los abogados, exigen que la población negra es portadora de los mismos derechos civiles que la raza blanca. Estos abogados recogían que Norteamérica se creó para dar derechos a su población y acabar con la tiranía de la metrópoli. Lo que reclamaban era que ellos también eran norteamericanos, algo entendido como una petición positiva por no ser subversiva y de lógicamente para la población blanca. La única población que estaría en contra de esto sería la denominada población blanca racista.

    El salto cualitativo de este movimiento fue que los grupos pasivos hasta el momento pasasen a ser activos. Esto comienza en 1955 con protestas y boicots. Todas estas quejas tenían en común la no violencia y la regularidad. La primera característica fue promovida hasta entonces sólo por Gandhi, siendo recogida por algunos dirigentes negros como el pastor M.L.King. Esto suponía la existencia de una desobediencia civil no violenta (sentadas), que se vio fortalecida al ser retransmitida por las televisiones. Existía, por tanto, una superioridad moral de los negros.

    Hay que tener en cuenta que esos dirigentes activistas no eran los más desfavorecidos de la población sino que se trataba de licenciados, estudiantes, religiosos…, que eran los más preparados y los más concienciados.

    Esa superioridad moral de los negros fue apreciada por gran parte de la población blanca, algo que se manifestó en la participación de muchos estudiantes blancos en las movilizaciones por los derechos civiles de la población negra americana.

    Además, estas movilizaciones se aprovecharon de la opinión pública dado que en los años 60 hubo elecciones entre dos partidos denominados “atrapalotodo”. Los negros del norte que podían votar estaban pendientes de los que sucedía en el sur, donde los negros no podían votar por el control en el registro. Tanto los demócratas como los republicanos del sur eran racistas. A esta situación interna habrían que añadirla que USA estaba defendiendo la libertad frente a la URSS, por lo que había una parte de la población a la que había que otorgar esa libertad defendida. Por ello Kennedy basó su campaña en la lucha por los derechos civiles consiguiendo el voto de la población negra.

    Esa forma de protesta denominada como sentada se incorporará al repertorio nuevo junto con el boicot, las marchas, etc., seguido de un despliegue informativo. Los recursos del norte fueron llevados hacia el sur para llevar a cabo esa protesta. Hay que destacar 3 grandes marchas, como el viaje a la libertad de 1961 donde negros y blancos se dirigían hacia el sur frente a la represión policial y al KKK. La peculiaridad de estas marchas era que, cuando eran retransmitidas por televisión, era la Guardia Nacional la que defendía a los marchantes contra los ataques racistas, pero sin esas retransmisiones era la propio Guardia Nacional la que actuaba contra los negros.

    Otra marcha también muy importante fue la que se produjo sobre Washington donde M.L.King hizo famosa la expresión “yo tengo un sueño”. Esta era una visión de unión de USA, sin embargo, hay que señalar también disgustos secesionistas como Malcom X.

    A partir de 1963 las movilizaciones comenzaron a diluirse habiendo estrategias diferenciadoras de discursos que predominaban sobre la unidad. Se produjeron motines que no tenían nada que ver con la movilización negra inicial y se produjo el asesinato de M.L.King en 1968 dando lugar a la aparición de otras teorías.

    1

    1