Historia de las Relaciones Internacionales

Tendencias Historiográficas. Diplomática. Sistemas de política exterior. Diplomacia

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

Historia de las relaciones internacionales.- Estudia las relaciones entre las colectividades humanas que pertenecen a distintas sociedades o estados.

De la historia Diplomática a la Historia de las relaciones internacionales.-

La nueva historia de las relaciones Internacionales.-

  • La renovación de la historia diplomática ha seguido un camino parecido al de la anterior. Se ha nutrido de la renovación historiográfica y con otras ciencias sociales: la antropología, la sicología social, la sociología, la economía y la ciencia política, sobre todo en su rama de Relaciones Internacionales.

  • La vieja historia descriptiva de las negociaciones entre dos gobiernos, representantes de los intereses nacionales se ha superado, al mismo ritmo que se ha renovado la historia política en general.

  • El historiador sigue dando cuenta de los fenómenos internacionales describiendo y narrando los que constituye su materia prima acontecimientos, y tratando de explicar sus causas.

  • El investigador procura tener presentes múltiples factores internos e internacionales cuya incidencia debe valorar y jerarquizar según el problema elegido. Debe atender a la estructura del sistema internacional, las reglas de éste, la potencia y capacidad de maniobra de cada estado dentro del sistema.

  • La pluridisciplinaridad e interdisciplinaridad utiliza por los historiadores de las relaciones internacionales ha permitido que sus productos historiográficos no estén ya provistos de análisis, meced a la utilización de conceptos y hallazgos de otras ciencias sociales.

  • Por lo que se refiere a la metodología, el enfoque continua siendo fundamentalmente empírico. Se trata de agotar las fuentes. Ya no solo se maneja la documentación diplomática, cuya accesibilidad está restringida por razones de seguridad, sino también fuentes orales, periodísticas, parlamentarias, comerciales, artísticas, literarias o cinematográficas.

  • Las claves explicativas pueden no estar escritas: han de valorarse los silencios, lo que se intenta disimular, código, signo y símbolos del lenguaje de la teatralidad diplomático.

  • Se relativiza por tanto el contenido del documento, se valora la fiabilidad, se busca su sentido. El historiador es consciente de que cada documento es el producto de la interpretación subjetiva que sus autores hacen de la realidad que perciben (ideología, creencias, memoria e intereses).

  • Las consecuencias de esta evolución ha sido impresionantes. El historiador de las relaciones internacionales empezó a desterrar el presupuesto de que la política exterior era la reacción de un órgano neutro, representante de los intereses generales de una colectividad nacional ante las determinaciones impuestas por el sistema internacional.

  • La política exterior no es sino la opción subjetiva de los individuos que actúan en nombre del estado, representantes de unos intereses concretos y portadores de universos simbólicos propios y colectivos.

  • Es imperceptible la separación entre política exterior e interior y supone que el proceso de toma de decisiones cobre una relevancia decisiva.

  • En la historia de la diplomática y de las relaciones internacionales el individuo nunca desapareció bajo el peso de las estructuras, como en la historia social y económica.

  • Primero fueron los análisis sobre acción racional., después los destacaron las mediatizaciones de las burocracias implicadas en la toma de decisiones, los juegos de negociación y poder que dan entre sectores claves del gobierno, el peso de las tradiciones burocráticas. Otros hicieron hincapié en la ligazón entre representaciones subjetivas, ideológicas y elección de alternativas políticas. También resultaron relevantes los estudios centrados en el complejo proceso psicológico de la percepción.

  • Finalmente los modelos llamados “sistemas de política exterior” van más allá del estudios de las decisiones y tratan de proveer de una especie de teoría parcial.

  • La recuperación de la acción ha llevado a los historiadores a profundizar en las burocracias que desarrollan la política exterior. Así se han investigado los Ministerios de Asuntos Exteriores y el Servicio Exterior de los diferentes países.

  • También han sido relevantes los estudios sobre grupos de presión concretos que unen a financieros, hombres de negocios a favor de una política concreta: Los lobbies proteccionistas, colonialistas aislacionistas etc.

  • Al fin quedó definitivamente asentada la imbricación entre política interior y exterior.

  • Novedoso es el enfoque cultural de las relaciones internacionales, su consideración como relaciones interculturales.

  • Se ha abierto un campo de infinitas posibilidades sobre el estudio de las imágenes y estereotipos que manejan los diferentes pueblos, grupos e individuos acerca del papel que debe jugar su país en el sistema internacional, a quienes se considera “amigos” y a quienes “enemigos”.

  • Otra perspectiva que ha cobrado relevancia ha sido la económica. Flujos comerciales, problema del imperialismo, los grupos de interés económicos.

  • Algo similar ha ocurrido en el ámbito de la estrategia. Superada la mera historia militar, los temas estratégicos pasaron a tener relevancia decisiva, en parte, como derivación directa del clima bipolarizado de la guerra fría y del dominio de la escuela o paradigma realista en la teoría de las Relaciones Internacionales hasta los años sesenta.

De lo internacional a lo transnacional.-

  • Los historiadores del tiempo presente intentan dar cuenta de los nuevos fenómenos: la importancia de los flujos transnacionales mundiales de carácter financiero, económico, migratorio, cultural, mediático; la erosión de la soberanía del estado-nación en un mundo globalizado por las fórmulas de intervención internacional y por el fenómeno de la descentralización e integración.

  • Están convulsionando la sociedad internacional hasta el punto de que se habla ya de hacer historia de la “política mundial” o global politic.

  • Las dificultades para los historiadores se multiplican y será preciso modificar algunos instrumentos de análisis clásicos. El propio concepto de política exterior es mucho mas complejo: los contenidos técnicos y de seguridad en un sentido amplio están mezclados entre sí y se superponen a los intereses diplomáticos y los relativos al uso de la fuerza clásica.

  • Los profesionales de la diplomacia ya no son los que gestionan los asuntos internacionales mas importantes ; la diplomacia multilateral y las cumbres de jefes de estado cobran cada vez mas relevancia. Todo ello hace cada vez más complicada la planificación y gestión de los asuntos internacionales y, por lo tanto, su análisis.

  • Los historiadores están desplazando su interés hacia el estudio de los organismos supranacionales. Otro foco de atención es la acción internacional de gobiernos intermedios o regionales y de grupos étnicos no dominantes.

  • Teniendo en cuenta la revolución de la información y el acceso directo del individuo a ésta, el estudio del control de la producción de información sobre relaciones internacionales se vuelve más relevante que nunca. La documentación escrita está siendo eclipsada por otros soportes de comunicación de los que no necesariamente quedará vestigio lo que comportará una cierta inseguridad sobre calidad de las fuentes primarias en el futuro inmediato.

  • La lógica de globalización implicará una creciente trascendencia del estudio de las relaciones internacionales dada su absoluta inseparabilidad de todos los ámbitos políticos, sociales, culturales y económicos de las dinámicas nacionales.

En rojos las preguntas que han salido en el examen.

Tendencias Historiográfica

Tema VI

3