Historia de las Olimpiadas

Juegos Olímpicos. Olimpia. Oxilos. Griegos. Héroes COI (Comité Olímpico Internacional) Manifestación deportiva. Carta olímpica. Simbologías

  • Enviado por: Debi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

HISTORIA DE LAS OLIMPIADAS

HISTORIA DE LOS ANTIGUOS JUEGOS OLÍMPICOS:

La primera prueba documental de la celebración de los Juegos Olímpicos data del año 776 a. C. en la localidad griega Olimpia, en la península mediterránea del Peloponesio.
Al parecer, la idea original partió de un hombre llamado Oxilos, si bien empezaron a celebrarse por iniciativa del rey Ifitos de Élida, después de que éste llegara a un acuerdo con sus rivales, Licurgos rey de Esparta y Clistenes rey de Pisa, para garantizar la paz durante el evento. Según cuanta la tradición, el texto del tratado fue escrito en un disco de piedra y guardado en el templo de Hera.
Ifitos decidió organizar una carrera de 192,27 metros, distancia que equivale exactamente a la medida griega de un estadio.

El discurrir de estos juegos dista mucho de los actuales, sin embargo, y a pesar de los intereses actuales, su esencia fundamental sigue siendo la misma, siendo aquellos un festival religioso, atlético y cultural, donde el único premio a la victoria era la corona de ramas de olivo, llamada el "cotinus", aunque se sabe que también los atletas ganadores recibían ayuda material de los poderosos de la época. Con el tiempo, el laurel sustituiría al olivo, aunque la costumbre de la corona vegetal permaneció hasta 1960, año en que se introdujeron las medallas de oro, plata y bronce.

En los JJ.OO. antiguos las modalidades deportivas eran el Pentatlón que estaba compuesto por el lanzamiento de disco, lanzamiento de jabalina, salto de longitud, carreras y lucha; carreras, boxeo, carreras de carro, equitación y pancracio que era una mezcla de boxeo y lucha. La última prueba de los Juegos, considerada la más importante, era denominada con el nombre "final del estadio" y consistía en correr 192,27 metros. Se sabe que uno de los ganadores de esta prueba se llamaba Corebo, residente de la ciudad de Elis, y que ejercía como cocinero. Algunos tratados consideran a Corebo como el primer campeón de la Antigüedad.

Como en la mayoría de los actos griegos, los Juegos Olímpicos estaban muy bien organizados pues se sabe que unos meses antes de los Juegos se enviaban mensajeros oficiales a través de Grecia para anunciar la fecha exacta del evento por todas las villas y ciudades. Al igual que en la actualidad, también existían una selección previa de atletas, los cuales eran elegidos por jueces locales. Las pruebas se celebraban cada cuatro años y duraban un día y siempre coincidían con la segunda o tercera luna llena después del solsticio de verano.

Entre los siglos VII y V a.C., esta manifestación deportiva se fue consolidando y para el año 472 ya contaba entre sus participantes con ciudadanos de las zonas circundantes de la Élida (Arcadia, Laconia, Argólida, Acaia y Mesenia).
En la época clásica, los juegos duraba ya cinco días y los ganadores de las pruebas eran considerados como héroes por su propia ciudad.

Todos los griegos que eran ciudadanos libres y que no habían cometido ningún crimen tenían el derecho de participar en los Juegos Olímpicos. Las mujeres tampoco tenían el derecho de competir, ni siquiera como espectadoras, ya que éstos eran privilegio sagrado de los hombres. En principio, el veto era por razones de pudor, ya que se pretendía impedir que las mujeres contemplasen el cuerpo desnudo de los atletas, los cuales estaban obligados a competir sin ninguna prenda. Con el tiempo, los usos y costumbres se fueron relajando y se suprimió este requisito. Tras muchas persecuciones, la mujer pudo finalmente acceder a las instalaciones deportivas y ser autorizadas como participantes en pruebas mixtas. En este sentido, la primera atleta olímpica fue Cinisca, hermana del rey Agelisao de Esparta, quien no pudo tener mejor debú: ganó la carrera de carros tirados por cuatro caballos.

Cuando las polis entraron en decadencia, los Juegos también empezaron a caer cuesta abajo. Roma se los llevaría al corazón del nuevo imperio en el años 80 a.C., seis décadas después de haber conquistado Olimpia. Las competiciones siguieron celebrándose e, incluso, adquirieron un perfil más internacional, toda vez que tomaban parte en ellas atletas de todos los lugares del mundo latino. Sin embargo, perdieron su anterior sentido cultural para pasar a ser únicamente un torneo deportivo, si bien se mantuvieron los ritos religiosos, los bailes y las fiestas.
Los atletas eran casi profesionales y se entrenaban regularmente gracias al patrocinio que obtenían de los patricios o de ricos plebeyos, algunos de los cuales utilizaban en su provecho el éxito de sus pupilos: habían nacido los ´sponsors´.

El Emperador Teodosio abolió los juegos tras celebrarse ininterrumpidamente durante 1.172 años a lo largo de 294 ediciones en dos sedes distintas Olimpia y Roma, declarándolos ilegales en el años 396 después de Cristo por considerarlos paganos, ya que en estas fechas el cristianismo era ya la religión oficial del imperio. El olvido fue a la postre su peor castigo y los Juegos yacieron sepultados por los siglos de los siglos de la misma forma que lo estuvieron las ruinas grecolatinas.

Historia de los modernos Juegos Olímpicos:

El resurgir olímpico se inició en 1896 cuando se llevaron a cabo los primeros Juegos Olímpicos en Atenas, Grecia, con la asistencia de 245 atletas de 13 naciones. Desde entonces, el número de atletas, países representados y la variedad de los deportes se ha incrementado, hasta más de 10.000 atletas de 199 países participantes en los Juegos del año 2000 en Sydney, Australia.

El gran percusor y fundador de la era moderna de los JJ.OO. fue Pierre de Freddy, Barón de Coubetin, quien formó el Comité Olímpico Internacional en 1894 en París. De familia aristocrática y aficionado a las letras la sociología, el Barón de Coubertin, estudió en Inglaterra donde adquirió espíritu deportivo, practicó hípica, remo, gimnasia y esgrima. Fue nada menos que el impulsor de la reimplantación de la tradición olímpica y además realizó numerosos aportes al ceremonial olímpico como el traslado de la antorcha olímpica y la creación de la bandera con los cinco anillos entrelazados.
A la edad de 31 años, anunció durante una junta de la Unión Francesa de Sociedades de Atletismo, que deseaba revivir los Juegos Olímpicos. Sin embargo, nadie creyó en él y no hubo mucho entusiasmo ni apoyo para los Juegos.
Coubertin no se desilusionó y fundó el 23 de Junio de 1894 el Comité Olímpico Internacional en una ceremonia que se llevó a cabo en la Universidad de Sorbona en París. El primer presidente de este comité fue Demetrius Vikelas (originario de Grecia). Dos años más tarde tras grandes esfuerzos y organización se llevaron acabo los primeros Juegos Olímpicos de la era Moderna en 1896 en la ciudad de Atenas en Grecia.

Ese mismo año Coubertin se convirtió en el presidente del Comité Olímpico y mantuvo ese nombramiento durante 29 años, durante los cuales dedicó su vida y su fortuna para el desarrollo de los Juegos Olímpicos. El Barón de Coubertin murió en 1937 en Ginebra, Suiza.

A pesar de que Coubertin nunca aprobó la participación de las mujeres en los Juegos Olímpicos el creía en los ideales del Olimpismo. Su visión creó un movimiento en el que se reúnen los atletas y países del mundo en una celebración pacífica de competencias. La meta del Movimiento Olímpico es contribuir a construir la paz y un mundo mejor a través de la educación de los jóvenes con el deporte sin discriminación de ningún tipo y con el espíritu olímpico que requiere entendimiento mutuo de amistad, solidaridad y justicia.

Así fue como quince siglos después de la desaparición de las antiguas olimpiadas, el 4 de abril de 1896 el rey Jorge I de Grecia declaró oficialmente inaugurados los Juegos Olímpicos de Atenas. Solamente once días duró la competición y la prensa mundial no le dio mayor relevancia, sin embargo las crónicas de aquellos días refleja unos Juegos con particularidades y mucho colorido. Por ejemplo, el escenario utilizado para las pruebas de atletismo fue el estadio Penatenaico, un auténtico sobreviviente de aquellos Juegos de la antigüedad; las pruebas de natación se celebraron a mar abierto y para la prueba de 1.200 mts. Los nadadores fueron llevados en un barco a esa distancia de la orilla y debían regresar entre olas de hasta 4 metros de altura. La mayor parte de los competidores estuvieron a punto de morir ahogados y debieron ser rescatados. Entre los nadadores sobresalió el húngaro Alfred Hajos, ganador de dos medallas doradas.

Los atletas participantes son designados por sus respectivos Comités Olímpicos Nacionales y aceptados por el COI. Participan bajo la dirección técnica de las Federaciones Internacionales correspondientes. La autoridad en última instancia sobre todo asunto relacionado con los Juegos Olímpicos corresponde al Comité Olímpico Internacional.
Los Juegos Olímpicos se componen de los Juegos de la Olimpiada y los Juegos Olímpicos de Invierno. Tanto éstos como aquellos se celebran cada 4 años.

El Movimiento Olímpico tiene por objeto contribuir a la construcción de un mundo mejor y más pacífico, educando a la juventud por medio del deporte practicado sin ningún tipo de discriminación y dentro del espíritu Olímpico, que exige comprensión mutua, amistad, solidaridad y fair-play (juego limpio).

El COI es una organización privada independiente que dirige y gobierna al Movimiento Olímpico y a los Juegos Olímpicos. Está gobernado por su Carta Olímpica. La sede del COI está en Lausana, Suiza. El francés y el inglés son los idiomas oficiales del COI. El COI tiene diferentes comisiones para ayudarse en su trabajo. La Comisión de Solidaridad Olímpica es una de ellas.

A través de los años el Movimiento Olímpico se fue fortaleciendo y en el año de 1924 se realizaron los primeros Juegos Olímpicos de Invierno lo que representó un avance importante en los ideales del Comité Olímpico Internacional.

El Comité Olímpico Internacional es la máxima autoridad del Movimiento Olímpico. Tiene su sede en Lausanne, Suiza. El COI es un organismo no gubernamental y no tiene fines de lucro. Su misión es alentar el crecimiento del deporte dentro del Ideal Olímpico y esto incluye asegurarse de la celebración de los Juegos. Es el encargado de elegir la sede de cada Olimpiada y el Comité Olímpico de la Sede en particular realiza todos los preparativos para llevar a cabo los Juegos cada 4 años.

El símbolo olímpico lo constituyen cinco anillos entrelazados de color azul, amarillo, negro, verde y rojo que representan la unión de los cinco continentes por el deporte. Fue ideado por Pierre de Coubertin en 1913 y presentada oficialmente durante el Congreso de París de 1914, conmemorativo del 20 Aniversario del restablecimiento de los Juegos Olímpicos, siendo en 1920 durante los Juegos de Amberes la primera vez que ondeó en un estadio Olímpico
Otra de las aportaciones del Barón de Coubetin fue la famosa frase de: “Lo más importante de los Juegos Olímpicos no es ganar sino competir, así como lo más importante en la vida no es el triunfo sino la lucha. Lo esencial no es haber vencido sino haber luchado bien”

Bibliografía:

  • "Enciclopedia Universal Espasa"

  • "Historia del deporte"; Juan Rodríguez López; Edit. Inde publicaciones, 2000

  • "Natación"; F. Navarro, R. Arellano, C. Carnero, M. Gosálvez; COE, 1990

  • "Las Olimpiadas griegas"; Ramón Teja Casuco, Edit. Santillana

  • Teletexto de antena 3

  • "Diccionario enciclopédico Ilustrado"; Ed. Ramón Sopena, 1972

  • "Héroes Olímpicos", J. Fauraka

  • "Las Olimpiadas griegas", Conrado Durantez, Madrid, 1977

  • "Los Juegos Olímpicos de la Antigüedad", Briceño Jáuregui, M.; Instituto Caro y Cuervo, Bogotá, 1990.