Historia de la Psicología

Método psicológico. Evolución. Descartes, Hume y Wundt. Pasión y emoción. Racionalismo. Duda Metódica. Mecanicismo. Inductivismo. Introspección

  • Enviado por: Fernando Barreyro
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 9 páginas
publicidad

Historia de la Psicología (pasión y emoción) Descartes, Hume y Wundt

Pregunta a Realizar:

1) * “...sintiéndolas cada cual en si mismo, no es menester recurrir a ninguna observación...”

* “...parece que la teoría esta suficientemente refrenada por la experiencia...”

* “...ligados con la autoobservación dirigida experimentalmente...”

Respuesta

El Método es un camino de ideas, un camino que nos lleva a una meta. Constituye una maquina de producir hechos, compone una idea de lo que no quiero y una lógica de lo que deseo encontrar a mi paso. Así Strasser argumenta: “... con un poco de mala voluntad, se podría decir que en ciencia el método es lo que nos sirve para verificar hechos y que inversamente el hecho es aquello que se establece conforme los principios de un método.”

De la siguiente manera, el sujeto, el cuerpo, la pasión y/o sentimiento son moldeados por una idea metódica plasmada y construida por cada autor (que aquí nos referiremos) o sea Descartes, Hume y Wundt.

Comenzando con nuestro recorrido, podemos identificar, para luego vislumbrar sus aspectos metodológicos y teóricos a Descartes, estandarte del Racionalismo, con la siguiente frase (nódulo y eje de esta cuestión): “...sintiéndolas cada cual en sí mismo, no es menester recurrir a ninguna observación...”.

Ahora bien, es necesario exponer que Descartes intenta construir un método para fundar la ciencia, siendo así todo lo que provenga del cuerpo (que va a quedar del lado de la Res Extensa), va a constituir a engañoso, mientras que la voz agradable de la razón garantizada lógicamente por Dios, va a quedar como un camino para llegar a la verdad y al mundo, ya que la observación que nos quedaría del lado del cuerpo, no produciría mas que dudas y por lo tanto, el engaño se nos hace más evidente.

Ahora bien, si pensamos que fue lo que llevo a Descartes a transcurrir en esto, no nos queda otro remedio que plasmar la duda en la escena, esta duda que conformada en “Duda Metódica” va a permitir constituir un método para la ciencia, que en cimientos sólidos y rígidos esta tratando de fundar. Pero es necesario agregar, que este método fundacional se va a valer, tanto de la Duda Metódica, que constituirá un primer paso, destacando también el Análisis, o sea la descomposición del todo en cada una de sus partes posibles al que le devendrá un tercer paso, que constituirá la Recomposición, que constituye en un ordenamiento de los pensamientos, luego del Análisis. Pasado este método nos posibilitaría tener una verdad absoluta.

Ahora bien, si analizamos esto mas detenidamente, podemos observar que Descartes con la duda metódica desecha muchas cosas, y solo llega al Pensamiento. Si analizamos esto vemos, que es un movimiento por el cual la consciencia se captura a sí misma, se vuelve autoconsciente, se apresa a sí misma. Por eso el método se va a llamar “Introspectivo”, por que la primera certeza está adentro, es una certeza subjetiva y subjetivo en este momento quiere decir pensar. Por lo cual la y para resumir, la Introspección es ese momento en conde la consciencia se captura a sí misma, ese momento en el que se vuelve autoconsciente.

A partir de aquí es necesario demostrar como quedan moldeados los conceptos de cuerpo, sujeto y pasión.

El cuerpo queda moldeado en Descartes como una maquina, un artículo de relojería, que se diferencia claramente en el discurso del método, del alma. Siendo así, Descartes se refiere: “de manera que esto yo, es decir, el alma por la cual soy lo que soy, es enteramente distinta del cuerpo y hasta es más fácil de conocer que él, aunque el cuerpo no fuese, el alma no dejaría de ser cuanto es.”

Por lo tanto en este primer texto, nos encontramos frente a un dualismo tajante, que nos conlleva por un lado a la Res Extensa (el cuerpo), que se refiere a la naturaleza, a la extensión, a lo que es mensurable, medible y cuantificable. Nos encontramos frente a las leyes del Mecanicismo, en el cual el cuerpo tiene como función el movimiento y el calor. Y por el otro lado nos encontramos frente a la Res Cogitans (el alma), que hace referencia a la consciencia y tiene por función el pensamiento.

Ahora bien cuando pasamos del Discurso del Método al Tratado de las Pasiones, la concepción de un cuerpo separado tajantemente del alma, se disuelve un poco, para plantear una unión del cuerpo con el alma, que se gesta sobre una glándula (la pineal), que hace uno lo que era dos. De esta manera podemos ubicar esto en palabras de Descartes cuando dice: “El alma esta de verdad unida a todo el cuerpo y que hablando con propiedad, no se puede decir que este en una de sus partes con exclusión de las otras, puesto que es uno y en cierto modo indivisible debido a la disposición de sus órganos que se relacionan entre sí de tal manera”, y más adelante continua, “Hay una pequeña glándula situada en el cerebro y en la que el alma ejerce sus funciones más particulares que en las demás partes”.

La Pasión quedaría descripta como un fisiólogo, que describe el cuerpo. La pasión tiente su origen en el cuerpo y muestra una doble cara, ya que lo que del lado del Alma es una Pasión, quedaría por el lado del cuerpo constituido como una acción. Por ejemplo: En el deseo, en donde Descartes ubica circuitos de sangre que van del corazón al cerebro, esta sangre que fluye en tal cantidad, que posee la característica de ser roja y caliente y hace posibilitar la excitación de los sentidos, preparándolos para la acción. Descartes dice que las pasiones son buenas porque son naturales y por que apuntan a preservar el cuerpo. Ahora bien, si nos preguntamos ¿Para qué nos sirve la pasión? Nuestra respuesta sería, para que ciertas representaciones perduren en el tiempo. Ya que la pasión le da intensidad a la representación, pues bueno ¿En qué consiste la representación? Ella constituye ideas que impactan por sobre lo real, que luego vuelven a la consciencia, que alberga y las contiene.

El sujeto se encuentra recortado, tanto, al principio, o sea en el discurso del método, en un sujeto Racional, que posee inteligencia, pensamiento y razonamiento, y que se encuentra dividido ¿De qué manera? En cuerpo y alma, en Res Cogitans y en Res Extensa. Pero a medida que hemos transcurrido en el tiempo y pasamos al tratado de las pasiones, nos encontramos con un sujeto distinto, un sujeto de goce, un sujeto de las pasiones, el cual puede dominarlas, adiestrarlas y conducirlas. Pero ahora bien, esto no quita que Descartes siga manteniendo que para conocer la verdad, siga primando por sobre todo la Razón. Esta Razón, que como dice Descartes: “...muestra su principal utilidad, pues enseña a domeñar de tal modo las pasiones y a manejarlas con tanta habilidad que los males que causan son muy soportables y que incluso es posible sacar gozo de todos ellos.”

Siguiendo con nuestra articulación, podemos comenzar a citar a Hume, exponente de la línea Empirista, identificándolo con la siguiente frase: “...parece que la teoría esta suficientemente refrendada por la experiencia...”

Hume va a proponer escuchar la voz de la naturaleza, a pesar de que el análisis y la descomposición se encuentren muy firmes en su pensamiento, como así también el atomismo y el mecanicísmo sigan muy enclaustrados. Hume priorizara como método la observación. Observación basada en la experiencia del sujeto. Siendo así Hume va a apostar a una teoría del conocimiento en el cual se apuesta a que todo conocimiento que se encuentra en la consciencia, previamente ha entrado por los sentidos, por lo tanto Hume se va a oponer a una concepción de ciencia metafísica o absolutista, perfecta y basada en la razón. Hume propondrá una ciencia basada en lo humano. Abandonando por tanto una idea de perfección y apostando a una saber imperfecto. Por lo tanto con Hume, se va a comenzar a definir otro tipo de método para la ciencia, un método en el cual se va a intentar un acercamiento a la realidad, en donde lo que va a valer es la experiencia, y que por lo tanto no va a dar como resultado una certeza absoluta. Este método, es el “Inductivo”, que prima la observación y que va de lo concreto a lo abstracto.

Ahora bien, ¿Cómo nos queda el cuerpo enclaustrado aquí? El cuerpo en Hume va a ser tomado como natural y parte del hombre. Por lo tanto el cuerpo es lo primero que aparece y es primordial. Así por ejemplo: la sensación frente a un objeto, es más intensa, puesto que la idea constituiría una impresión debilitada sobre ese objeto.

La Pasión en Hume no es un mero rebote del cuerpo sobre el alma, sino que aquí la pasión se transforma en lo que mueve, sobre este respecto Hume afirma: “Parece evidente que la Razón, en un sentido estricto, significado el discernimiento de la verdad y la falsedad, no puede nunca por si misma ser un motivo para la voluntad, y no puede tener influencia alguna sino en cuanto afecte a alguna pasión”.

La Pasión juega en la experiencia, la sensación, la percepción, la impresión, todas ellas son pasiones.

Así en Hume ciertas percepciones van a ser pasiones, por lo cual la pasión va a estar siempre relacionada con la impresión, aunque ya asociada con ideas, por lo cual la pasión es una percepción derivada de la impresión y domesticada por la asociación.

La Pasión en Hume va a ser una parte de la experiencia, es más ella aporta datos porque es una percepción. Así en Hume la Razón es una pasión atenuada, como también la idea es una impresión debilitada.

Bien, veamos ahora como queda el sujeto arraigado en todo lo expuesto, pues el sujeto va a ser muy importante ya que se encuentra arraigado por la empiria, así Hume hace referencia a la experiencia del sujeto en su encuentro con el mundo (con el afuera). Este es un sujeto empírico. Un sujeto que expondría su cuerpo en lo real, para que en su cuerpo la experiencia se inscriba sobre él. De esta manera podemos ver como Hume denota el encuentro entre el sujeto y lo real, así del lado del mundo (lo real), nos encontramos frente al estimulo, y del lado del sujeto se inscribe la sensación. Siendo así, el sujeto es un anclaje perfecto entre él estimulo, y la sensación. Así estos estímulos garantizan un anclaje perfecto con lo real, vía una impresión y percepción.

De esta manera nos encontramos con un sujeto que aprende, un sujeto de aprendizaje, que adquiere algo que no tenía antes, adquiere una idea (impresión debilitada), que le fue posible gracias a un camino que va del estimulo, pasando por la impresión, la sensación y que culmina en la vida.

Pasemos ahora a Wundt, padre de la Psicología como ciencia experimental, el cual era fisiólogo y filósofo alemán (dos corrientes, que en el siglo XIX se interesaron por los problemas psicológicos).

A Wundt lo podemos identificar con la siguiente frase: “...ligados con la autoobservación dirigida experimentalmente...”.

Wundt tratará de unir los dos métodos utilizados por Descartes y por Hume, o sea, la Introspección y la Observación, pero aplicando una metodología experimental, así surge la “Introspección Experimental”.

Estos maestros de la Psicología del laboratorio atribuyen la mayor importancia al análisis por introspección, atienden a las respuestas con que el sujeto revela sus sensaciones, estados, recuerdos, percepciones, emociones, para el estudio de los contenidos de consciencia.

La Introspección Experimental (inspección interna) se establece como un acto de observación intensivo, limitado y cuidadosamente planificado, llevado, claro, bajo condiciones experimentales (científicas).

Así para llegar a esa consciencia, aislada del resto del cuerpo y del mundo, es necesaria la Introspección Experimental, que es experimental, porque, para hacerlo de manera científica, el sujeto debe realizar su propia autoobservación bajo cuidadas y rigurosas condiciones.

Pero esto cabe aclarar no es mera subjetividad, sino que el método al poseer su carácter de científico, logra encontrarse con la objetivación. Por lo tanto nos encontramos frente a una observación analítica y objetiva de los propios procesos psíquicos.

El Cuerpo, queda inscripto en Hume, por medio del Paralelismo Psicofísico, esto es lo psicológico por un lado, en una senda diferente del cuerpo, el cual corre por otro lado. De este modo encontramos del lado del cuerpo (lo físico) las sensaciones, mientras que del lado de lo psíquico nos ubicamos frente a contenidos de consciencia, y más específicamente los sentimientos. Sobre este respecto Wundt agrega: “El concepto de sentimiento sensorial o de tono sentimental es, pues, en doble respecto, producto de un análisis y de una abstracción; en primer lugar debemos distinguir el sentimiento simple de la sensación pura concomitante; en segundo lugar, entre los elementos sentimentales variamente mudables que pueden estar unidos, bajo diversas condiciones, a una sensación determinada, debemos fijarnos en él más constante, en el cual faltan, hasta donde es posible, todas las influencias que pueden perturbar o complicar un simple efecto de sensación.” Mas adelante Wundt, continua: “Entre estas, condiciones, la primera se puede obtener de un modo relativamente fácil, cuando se tenga presente el valor psicológico de los conceptos de sensación y de sentimiento; la segunda, por el contrario, muy difícilmente.

Pues bien, es necesario hacer notar que las sensaciones, poseen un orden cuantitativo, por lo cual pasan por el laboratorio, como sensaciones puras. Mientras que los sentimientos, los cuales poseen un orden cualitativo, que por ser así, se les hace difícil su paso por el laboratorio, que de tal forma constituyen sentimientos simples.

De esta manera y siguiendo esta línea argumentativa, podemos observar que todo lo que pase interiormente, en el nivel psíquico, para Wundt se demuestra como síntomas en el cuerpo. Pues bien, toda formación psíquica conlleva entonces para Wundt en elementos psicológicos, esto es, en sensaciones y en sentimientos simples. Siendo así, podemos observar que el cuerpo es de vital importancia para Wundt, porque es gracias a él que va a poder estudiar las formaciones psíquicas, ya que como hemos dicho anteriormente, se encuentran allí lo cuantitativo, las sensaciones, que poseen en su doble cara, en lo psíquico, los sentimientos.

Ahora bien pasemos a la Emoción, de la cual estamos muy cerca, ya que ella se origina gracias a un sentimiento, y va a posibilitar el alcance hacia una acción. Así la Emoción se diferencia del sentimiento porque ella tiene un explícito curso temporal, ya que se inicia mediante un sentimiento, como ya lo afirmamos, luego se anuda con una representación y concluye de esta manera en una emoción. Además las emociones se les suman también las expresiones del cuerpo, de esta manera, las emociones van acompañadas por fuertes fenómenos físicos. Sobre este respecto Wundt se refiere: “...la emoción presenta, a pesar de la variedad de sus formas, cierta regularidad en su curso. Siempre comienza con un sentimiento inicial más o menos intenso que, con su cualidad y dirección, denota también la naturaleza de la emoción y tiene su origen, o en una representación suscitada por un estímulo externo o en un proceso psíquico procedente de condiciones asociativas o aperceptivas. Sigue después un curso representativo, acompañado de los sentimientos correspondientes, el cual, tanto por la cualidad de los sentimientos como por la rapidez del proceso, ofrece en las emociones diferencias especiales características. En fin, la emoción se cierra con un sentimiento final que queda, después del transito de aquel curso, en un estado de ánimo más sereno.

Ahora bien, trastoquemos, como queda articulado el concepto de sujeto detrás de la teoría de Wundt. Ante todo, el sujeto aquí no es un sujeto aislado del mundo, sino que es un ser social. Pero además de ello, el sujeto aquí es experimental, el sujeto se demuestra y es visto desde el laboratorio, en el aquí y ahora. Es un sujeto fisiológico, pero del cual se trata trascender para albergar a lo psíquico. De esta manera el sujeto aquí se nos muestra dividido en un paralelismo entro lo psíquico y lo físico, entre los sentimientos y las sensaciones. En el abordaje de este sujeto Wundt intenta eliminar, por medio de su metodología experimental, la subjetividad que trasciende al sujeto, para poder alcanzar una objetividad posible. Así todo lo que sucede en el laboratorio es objetivo y controlable. Nos encontramos frente a un sujeto de las emociones, sentimientos, sensaciones, acciones y voluntades, un sujeto al cual Wundt lo recorta en el análisis y la observación y por supuesto con la Introspección, para poder alcanzar tras de sí, los contenidos de consciencia, que trasciende y se evoca sobre el sujeto.

8