Historia de la Música

Romanticismo. Impresionismo. Nacionalismo. Principales compositores

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

INDICE:

  • El Romanticismo ------------------- PÁG. 2

- El Impresionismo ------------------- PÁG. 7

  • El Nacionalismo -------------------- PÁG. 10

EL ROMANTICISMO

  • Características: Los románticos rompieron con las rígidas formas del pasado y trataron de democratizar la música. Además, se basaron con frecuencia en melodías y formas musicales de raíz popular. Es por ello, que uno de los géneros más importantes del periodo es el lied, refinamiento artístico de la canción popular.

Compositores.- El romanticismo comienza con tres artistas de transición que vivieron entre los dos siglos: Rossini, Schubert, el músico que llevo el lied a su máximo nivel artístico, y Beethoven, una de las figuras más importantes de todo el arte universal.

Periodo de la historia de la música que abarca aproximadamente el siglo XIX, con diferentes expresiones estéticas incluidas en el mismo, y que destaca la imaginación y la fantasía en si mismas. Este movimiento responde a la crisis de la concepción iluminista de la música. La música se inspira en la naturaleza.

Se realza la individualidad el subjetivismo y la emoción, el humanismo, la identidad nacional y la componente revolucionaria, y la mitificación de la Edad Media. El Romanticismo sitúa a la música por encima de todos los medios conocidos de expresión.

El romanticismo en general abarca todo el siglo XIX aunque con anterioridad, Beethoven, se empiezan a percibir características que van perfilando este nuevo periodo. Puede decirse que la transición del Clasicismo al Romanticismo se produjo sin brusquedad, como si éste fuera el resultado de la evolución natural del estilo clásico.

Los compositores de este periodo, en cambio, encontraron una situación histórica y cultural más favorable que les permitió dotarse de un bagaje cultural más amplio; el músico se liberó de la dependencia de componer o interpretar para la iglesia o para algún que otro príncipe o valedor. Asimismo, la burguesía se emancipó, las ciudades incrementaron su población considerablemente.

En consecuencia, la afición por las actividades culturales en general y la música en particular hizo aumentar considerablemente la demanda de música y de intérpretes. Esto amplió el abanico de posibilidades para que los músicos pudieran ejercer su arte con mayor independencia y con mayores posibilidades de éxito.

EL siglo XIX, y el romanticismo en particular, asistió a un gran número de manifestaciones musicales. En este contexto se identifican las siguientes tendencias:

  • Romanticismo temprano:

Comprende desde 1800 hasta 1830 y es de predominio alemán, influjo del romanticismo literario de la época. Son exponentes de este periodo Hofman, Weber, Beethoven y Schubert principalmente.

  • Romanticismo pleno:

Abarca desde la revolución de Julio de 1830 hasta mediados de siglo. Surge a raíz de la Revolución de 1830 y su punto focal es París. En estos años aparecen un gran números de intérpretes extremadamente virtuosos, Paganini, Liszt, Chopin, Schumann, Berilos, Mendelssohn, Wagner, Verdi y Meyerbeer.

  • Romanticismo tardío:

Delimitada por la Revolución de 1848, concluye a finales de siglo. Se caracteriza por el nuevo estilo de composición de Chopin y Liszt y por la generación de Franck, Bruckner y Brahms principalmente.

EL IMPRESIONISMO

  • Características: Se denomina la tendencia musical que surge en Francia a finales de siglo, en clara referencia al impresionismo pictórico, en la que se defiende el color y el ambiente frente a la claridad de la línea y la forma. Principal exponente es Debussy.

Impresionismo, movimiento estilístico a finales del siglo XIX y principios del XX, sobre todo en la música francesa. El impresionismo musical fue encabezado por el francés Claude Debussy. El movimiento, influido por los pintores y por la poesía acentúa el color tímbrico y el humor en vez de estructuras formales tales como la sonata y la sinfonía. Debussy, que también era crítico musical, enfocó el impresionismo como reacción tanto al interés formal del clasicismo de compositores como Wolfgang Amadeus Mozart o Ludwig van Beethoven y la vehemencia emocional del romanticismo en compositores como Robert Schumann y Franz Schubert. Para la consecución de este fin Debussy combinó elementos nuevos y viejos. Por una parte utilizó la escala de tonos enteros e intervalos complejos que hasta ese momento no se habían utilizado, desde la novena en adelante. También recurrió a los intervalos de cuartas y quinta paralelas propios de la música medieval.

La música impresionista francesa continuó su evolución en la obra de Maurice Ravel. Otros compositores de esta escuela fueron Paul Dukas y Albert Roussel. En el resto de Europa algunos compositores como Frederick Delius en Inglaterra, Ottorino Respighi en Italia y Manuel de Falla en España siguieron ciertos rasgos del estilo de Debussy.

Al comienzo de la I Guerra Mundial en 1914 el gran refinamiento, así como las limitaciones técnicas del impresionismo musical, provocaron críticas adversas de compositores y críticos. Un nuevo grupo de compositores franceses antirrománticos, Lex Six (Los Seis), influidos por Erik Satie, satirizaron y rechazaron lo que consideraban excesos de esta corriente. El impresionismo, concebido por Debussy como tendencia contraria al romanticismo, fue visto como la fase final de la música romántica.

Debussy, Claude (1862-1918), compositor francés cuyas innovaciones armónicas abrieron el camino de los radicales cambios musicales del siglo XX. Fue el fundador de la denominada escuela impresionista de la música.

EL NACIONALISMO

  • Características: Puede considerarse como un desarrollo natural del movimiento romántico y del afianzamiento de la democracia, puesto de manifiesto por la ópera, que empleaba el idioma nacional de cada país.

El romanticismo es dado a las descripciones de caracteres y personajes que solían aludir a zonas geográficas delimitadas que coincidirían con lo que podemos denominar naciones.

Compositores como Glinka, Borodin, Rimski-Korsakov, Mussorgsky (impresionismo), Tchaikovski, Dargomizski en Rusia, Grieg, Nielsen, Gade en Escandinavia, Pedrell, Falla, Granados, Albéniz en España son destacados exponentes de esta tendencia.


En los siglos XIX y XX, canciones folclóricas, ritmos nativos y mitos heroicos inspiraron a la música europea, pero en algunos casos también dieron expresión a una lucha política por la independencia o la libertad. Un ejemplo sería Finlandia, donde la música de Sibelius hablaba sobre y por el corazón de una nación que, tantas veces a lo largo de su historia, había sido ocupado y instrumentando por otro país. Y tristemente Wagner fue utilizado por los nazis para propagar el disparate de la pureza racial de los blancos.

Existió algo del mismo tipo de compromiso deliberado en Rusia. Mikhail Glinka (1804-1857) es considerado como el fundador de una escuela nacional específica de música. Aquí tenemos una conexión interesante con el tema básico de estos artículos, porque durante sus viajes por Europa donde conoció a Berlioz en París.

Glinka llegó a España y fue cautivado por los ritmos de la música folclórica y danza de este país. Glinka influyó al grupo de compositores conocidos como "Los cinco grandes"; Borodin (1833-87), Mussorgsky (1839-81), Balakirev (1837-1910), Cui (1835-1918) y Rimsky-Korsakov (1844-1908). Todos ellos en cierta medida siguieron un camino nacionalista, tanto en el tema y el estilo de sus obras. A Tchaikovsky le entusiasmó el trabajo de los Cinco, pero nunca se convirtió en miembro del grupo. Comparado con ellos, Tchaikovsky era cosmpolitanó más que verdaderamente Ruso.

Edward Elgar (1857-1934) fue el primer compositor británico en más de 200 años que recibió reconocimiento internacional. Aunque no se incluye entre los compositores que se interesaban cada vez más por la música folclórica, su condición de Inglés es evidente en su línea típicamente melódica (grandes saltos y una tendencia de caída) que imitan a la entonación melódica de la forma de hablar de los ingleses. Esto es lo que sugieren Grout and Palissca, y tal vez tengan razón.

Aunque a veces se compara la música de Elgar con la de Brahms y Bruckner, sus Variaciones Enigma, sus sinfonías y sus marchas Pompa y Circunstancia (que llegó a odiar) no podían haber salido de ningún otro sitio que no fuese la Inglaterra de la Época Eduardiana.

Mikhail Glinka: Compositor ruso, nacido en NOVOESPASSKOI SMOLENSKO, i muerto en Berlín (1804-1857). Fue discípulo de Friedrich Dehn, en Berlín. Siguiendo su consejo se dio a la composición de música esencialmente rusa, para lo cual fue el primero en ocuparse de las canciones populares de su país. Escribió las primeras operas nacionales rusas, que obtuvieron gran éxito i merecieron las alabanzas de Liszt y Beriloz. Se le considera iniciador y jefe de la escuela musical rusa. Sus principales composiciones son: la vida por el zar (1836). Russlan y Ludmilla, óperas (1842). Jota aragonesa y Una noche en Madrid(1851). Fruto del material recogido durante su instancia en España, Kamarinskaya (1848). Vals-Fantasía, varias oberturas, música de cámara, piezas para piano, canciones, etc.