Historia de la lengua griega

Griego. Morfología. Dialectos. Koiné. Alfabeto. Verbos

  • Enviado por: Gloria González
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de Inglés
Curso completo de Inglés
En este curso de Inglés se aprenderán los tiempos presente simple, presente continuo, pasado, futuro con "will",...
Ver más información

Aprende Inglés Paso A Paso - Método para Principiantes
Aprende Inglés Paso A Paso - Método para Principiantes
Descripción del Curso

Este curso online, te brindará la oportunidad de aprender de una forma práctica y...
Ver más información

publicidad

TEMA 1

HISTORIA DE LA LENGUA GRIEGA

1. Los Orígenes de la Lengua Griega.

El griego es una lengua de la familia lingüística indoeuropea. Dentro de los idiomas que proceden de este tronco común, con la comunidad de origen que resulta notoria tanto en su estructura sintáctica y morfológica como en una parte esencial del léxico, el griego es la lengua indoeuropea aún en uso que tenemos atestiguada por escrito desde fecha más antigua, y la que ha dejado una huella más honda en la tradición cultural europea.

La lengua indoeuropea atestiguada por escrito desde más antiguo es la hetita, ya que las tablillas escritas en un silabario cuneiforme de los archivos hetitas, en Hattusas, son de los siglos XVI a XIV a.C. Pero esa lengua, junto con la civilización desapareció hace treinta años.

LA FAMILIA LINGÜÍSTICA INDOEUROPEA

Grupos

Lenguas

Lenguas Modernas

Indo - iranio

India: Sánscrito

Neo - indio, nepalí, bengalí

Irán: Persa Antiguo

Persa moderno, kurdo, afgano

Griego

Griego Clásico

Griego Moderno

Itálico

Latín

Lenguas románicas: castellano, catalán, gallego - portugués, francés, provenzal, italiano, sardo, rumano, retorromano.

Osco

Umbro

Germánico

Nórdico: Antiguo nórdico

Sueco, danés, noruego, islandés

Occidental Insular:

anglo - sajón

Inglés

Occidental Continental:

alto alemán

bajo alemán

Alemán

Holandés

Eslavo

Antiguo Eslavo

Ruso, polaco, búlgaro, checo, eslovaco, esloveno, serbocroata.

Báltico

Antiguo Báltico

Lituano, letón

Céltico

Gaélico

Irlandés, escocés

Britónico

Galés, bretón

Anatolio

Hetita

Podemos pues seguir el desarrollo de la lengua griega desde los primeros testimonios en la época micénica, hasta el griego moderno, es decir, el idioma que se sigue hablando en la Grecia actual, van mucho más de tres mil años de una historia muy accidentada política y culturalmente, en los que se ha mantenido vivaz la lengua griega. Los primeros griegos llegaron a la península helénica desde el Norte hacia el 2.00 a.C. y se establecieron en ella y en las islas. De las gentes de la población anterior, a la que los griegos llamaron Pelasgos, tenemos muy pocos datos, aunque es probable que algunas palabras y algunos rasgos de su idioma influyeran en el griego.

2. Los Primeros Testimonios:

Los testimonios más antiguos de la lengua griega los encontramos en las tablillas micénicas de los siglos XV a XII a.C. redactadas en el silabario denominado como Lineal B. Esas humildes tablillas de arcilla, cocidas fortuitamente los en incendios de los palacios de Cnosos y Pilio, nos han conservado las primeras palabras y frases escritas en la lengua griega. Son sólo unos escuetos documentos de los inventarios o archivos palaciegos de la civilización minoico - micénica, pero de gran interés para el lingüista y el historiador del mundo antiguo. La literatura empieza con los poemas atribuidos a Homero, compuestos en siglo VIII a.C. en la misma época en que Grecia se introduce y se adopta definitivamente el alfabeto de origen fenicio.

Con Homero comienza no sólo la literatura griega, sino la tradición literaria occidental. Sus dos grandes poemas, la Iliada y la Odisea, se constituyeron pronto en los textos fundacionales de toda la literatura antigua. Se recitaban en las fiestas y los niños griegos los aprendían de memoria en las escuelas. Los griegos inventaron luego las formas literarias clásicas: tras la épica vino la lírica coral y personal, la prosa de la historiografía, la oratoria, la filosofía, los tratados científicos, y luego el teatro poético, con sus dos formas arquetípicas de la tragedia y la comedia.

3. Los Dialectos del Griego:

Esta literatura no está escrita en un griego común. Homero compone sus poemas en una forma literaria un tanto artificial, la lengua de la épica, que es la del dialecto jonio mezclado con las formas eólicas y algunos arcaísmos, mientras que la lírica personal de Safo y Alceo (ambos de Mitilene, en la isla de Lesbos) está escrita en eolio, y la lírica coral, la de Píndaro de Tebas, está escrita en dialecto dorio. En la literatura se refleja desde sus comienzos una fragmentación del griego en varios dialectos, que tienen su base en la historia y geografía de los diversos pueblos de la Grecia antigua.

Se pueden distinguir cuatro grandes grupos dialectales: el jónico - ático, el eolio, el arcadio - chipriota y el dorio en un sentido amplio, que comprende también al llamado griego del noroeste junto al dorio propio. Los tres primeros pueden agruparse en lo que se llama el griego `aqueo' frente al dorio en sentido amplio.

Lo que llamamos griego clásico es el ático de los siglos V y VI a.C. la lengua de la prosa y del teatro ateniense, la forma del griego que se utilizaba en la Atenas del siglo de Perícles, la de Platón y los grandes oradores y dramaturgos.

El dialecto ático tiene desde el punto de vista de la cultura clásica, un claro predominio sobre los demás, que corresponde al papel central de Atenas en el pensamiento y la ilustración del periodo clásico. La ciudad de la democracia, el teatro y la filosofía, mantuvo un esplendor intelectual y artístico paralelo a su poder político en el siglo de Pericles y todavía después de la pérdida de su hegemonía política, siguió siendo largo tiempo el centro de la cultura griega por excelencia.

4. Distribución Geográfica de los Dialectos

La repartición dialectal del periodo clásico era la siguiente: el jonio se hablaba en Asia Menor , las islas Cícladas, y la larga isla de Eubea; el ático, como su nombre indica, era propio de la comarca en torno a la ciudad de Atenas; el eolio estaba extendido en Tesalia, Beocia, la isla de Lesbos y la zona costera minorasiática de enfrente; el arcadio era hablado en la zona de Arcadia, en el Peloponeso, y el chipriota en la isla de Chipre; el dorio se hablaba en la mayor parte del Peloponeso, en las islas colonizadas por los dorios como Creta, Rodas, Cos, Tera, y en diversas partes del Sur de Italia (Magna Grecia) y Sicilia. El llamado griego del Noroeste muy semejante al dorio, en la región cercana al Adriático el Epiro y zonas vecinas.

El dialecto jónico está muy próximo al ático, ya que los jonios, que poblaron la zona costera de Asia Menor en los siglos X y IX a.C. procedían en general del Ática y conservaron muchos rasgos del dialecto común a sus antepasados, los pobladores de la comarca de Atenas. El jonio evolucionó desde ese fondo común arcaico a rasgos más singulares en esta zona costera, una zona próspera que muy pronto realizó importantes avances culturales de la civilización helénica: allí se desarrolló la gran épica homérica, allí surgió la filosofía y la historiografía, y con ellas la primera prosa griega. También se escribe en jonio el género poético de la elegía y el yambo. En la isla de Lesbos, de población eolia, surgieron en el siglo VI a.C. dos grandes poetas cuya personalidad y obra marcó para siempre la poesía antigua: Safo y Alceo, que escribieron en el dialecto local eolio. La tradición de las fiestas impuso el dialecto dorio para la poesía coral, que tiene en la época clásica su manifestación más lograda en los epinicios de Píndaro y Baquílides.

5. Las Lenguas Literarias:

Por un lado tenemos la división dialectal geográfica, debida a la distribución de las tribus griegas que conquistaron y colonizaron diversas zonas de ámbito helénico. Y por otro, la utilización de un dialecto u otro según las convenciones literarias que impusieron en los varios géneros poéticos una u otra forma por tradición. Así a la repartición dialectal geográfica puede superponerse esta otra, artificial, del lenguaje literario. Por ejemplo, tanto Hesiodo como Píndaro eran de la región de Beocia, pero el primero, como autor épico compuso sus poemas en el mismo dialecto que Homero, mientras que el segundo escribió sus odas corales en dorio.

Los dialectos literarios convencionales, eran bastante distintos de la lengua coloquial hablada en una determinada región, y a la vez el carácter panhelénico de la gran poesía favorecía el que esos dialectos literarios fueran entendidos bien por toda Grecia. No hubo relación en Grecia entre formas dialectales y sentimientos nacionalistas, ya que todos los griegos participaban en la gran tradición cultural común, la mitología comunitaria, y la lengua griega genérica por encima de todos los rasgos dialectales minuciosos y peculiares, que no impedían la clara y mutua comprensión entre unos y otros griegos.

6. La Koiné o lengua común:

Con todo, los dialectos griegos fueron desapareciendo al extenderse el uso de la lengua griega como la lengua de cultura y uso comercial y civilizador en todo el Mediterráneo oriental y en los territorios conquistados por Alejandro Magno, a finales del siglo IV a.C. y administrados luego por sus sucesores. Aunque el imperio universal de Alejandro se fragmentó en varios reinos, se mantuvo la unidad cultural superpuesta a las lenguas locales. La lengua común griega o koinè dialektós, se impuso como una especie de lingua franca en todo un inmenso dominio cultural ( desde las fronteras de la India hasta Egipto y de allí hasta el sur de Italia) como el vehículo de la civilización y la cultura, con un impulso arrollador.

El griego fue la lengua de la cultura en todo el ámbito de la civilización helenística, en su etapa alejandrina y después. En esa civilización de ansia universal y de enormes horizontes, ya no importaban las sutiles divergencias o tonos dialectales, sino que se usaba para la comunicación una forma de griego que había borrado todas esas variantes menores. La Koiné se había formado esencialmente sobre el ático, la lengua de los grandes prosistas, oradores y filósofos, pero sin conservar ciertos arcaísmos de ese dialecto e incorporando algunos vocablos del jonio y del dorio. En ese mundo helenístico ya no era Atenas la capital cultural, sino que durante siglos el helenismo de ideales cosmopolitas irradiaba desde otras grandes ciudades, más populosas que la vieja ciudad de Pericles, como Alejandría, Pérgamo, Éfeso, o Antioquía, y el griego era usado por gentes de orígenes y razas muy diversas.

La koiné era la lengua a la que se tradujeron los textos del Antiguo Testamento y en la que se escribieron los del Nuevo, la que utilizaban los filósofos y los mercaderes, los gobernadores de Oriente, ya fueran griegos o romanos, la que escribieron los autores de más renombre y los más populares del helenismo, sea cual fuera su procedencia, incluso en los siglos áureos del Imperio Romano, como hicieron por ejemplo, Plutarco, Luciano, Plotino o novelistas como Heliodoro. Los romanos hablaban y escribían griego en la zona oriental del Imperio, y en Roma se estudiaba el griego en las familias patricias o con intereses culturales. Era la lengua de la filosofía y de la ciencia. Es muy sintomático que el emperador Marco Aurelio (120 - 180), cuya familia no tenía relación alguna con Grecia, escribiera sus apuntes más íntimos o Soliloquios en griego.

7. El Griego Medieval o Bizantino.

Desde que Constantino trasladó la capital del Imperio Romano a Constantinopla, en el año 330 hasta la conquista de esta ciudad por los turcos en el año 1453, el centro del poder político y cultural helénico pasa a esta ciudad situada a orillas del Bósforo. La ciudad de Constantino, con sus tres nombres, Constantinopla, Bizancio o Estambul, se convirtió pronto en una nueva metrópoli, capital de un Imperio que se sigue llamando Romano, aun cuando después de Teodosio ya no sea el centro de todo el Imperio, sino tan sólo de la mitad oriental. Pero el imperio Romano de Oriente va a sobrevivir diez siglos a la caída de la vieja Roma, arrasada pro Alarico en 410 y a la destrucción del Imperio de Occidente cuyo último emperador es depuesto por los bárbaros en 179.

En esa larga etapa histórica de tantos siglos, el Imperio de Bizancio conoce épocas de esplendor y una tormentosa agonía. Sus fronteras van reduciéndose, sus relaciones con el mundo latino son difíciles, su Iglesia ortodoxa se escinde de la de Roma, Constantinopla sufre los horrores de la conquista en la cuarta cruzada en 1204, pero sigue siendo el baluarte de una civilización y el centro que conserva la tradición y especialmente los textos clásicos antiguos. Tras la caída de Constantinopla, esos textos llegarán a Occidente a través de Italia y darán como fruto el Renacimiento. Durante muchos siglos en el Occidente bárbaro se ignora el griego, mientras que en éste pervive como lengua del mundo bizantino. Es el griego medieval o bizantino, la lengua de Bizancio.

Tras la caída de la ciudad, tomada por los turcos, ya no quedó ningún poder político o un Estado que protegiera la lengua. Estambul fue entonces una espléndida capital otomana, de lengua turca. Los griegos estuvieron sometidos al imperio Turco hasta bien entrado el siglo XIX. Ellos siguen hablando griego en un país empobrecido mientras que de la prestigiosa civilización del mundo antiguo persisten en la antigua Hélade tan solo las ruinas que descubrirán los viajeros románticos. En esos siglos, del XV al XX, el Humanismo recupera en Occidente los textos clásicos, que se copian y estudian con fervor, primero en Italia y luego en otros países. Renace el conocimiento del griego clásico a partir de los manuscritos traídos por los sabios escapados de Bizancio, que se traducen y editan, se comentan y sirven de estímulo a toda la cultura del Renacimiento y luego de la Ilustración, y a partir de ahí surgen los estudios filológicos sobre el Helenismo y la Grecia Clásica que culminan en las Universidades de Europa de los últimos siglos.

8. El Griego Moderno

Hasta el siglo XIX no vuelve a ser considerado el griego hablado como un idioma oficial, el de la nueva Grecia libre. Se restaura entonces la cultura griega y el uso de la lengua después de esos siglos en que fue ante todo de uso furtivo, coloquial y muy poco escrita. Este idioma ha tenido algunos problemas para definir ciertos usos de la norma escrita eligiendo entre las presiones conservadoras de los partidarios de una escritura más arcaica ( la purificada o Katharéousa) y las de los más modernos (partidarios de la popular o Dimotikí) que han acabado imponiendo sus criterios. De ahí viene el griego actual, que refleja una notable evolución desde la lengua de la koiné y la bizantina, en su fonética, morfología, sintaxis y en su léxico, pero a la vez una clara continuidad, y es ahora una más de nuestras lenguas de Europa.

9. Importancia del Griego como Lengua de Cultura

La lengua griega es la de la historia más larga de todas las que conocemos. Desde mediados del segundo milenio antes de Cristo hasta nuestros días llegan los testimonios del griego. La muy rica documentación en textos muy diversos de épocas muy distintas nos ofrece un extenso conocimiento de su evolución y sus dialectos. Es por otra parte, una lengua de estructura gramatical compleja, que ha conservado bien los rasgos lingüísticos de la familia indoeuropea. Y un idioma de gran flexibilidad formal, ágil sintaxis y extraordinaria riqueza léxica. Es un instrumento verbal de gran precisión y elegancia para expresar los matices y aspectos del mundo real. Por todo ello merece una estacada atención de los estudiosos.

Pero el conocimiento de la lengua griega resulta mucho más importante aún por otra razón: la de su lugar en la Historia como punto de partida de la cultura occidental. En Grecia encontramos las raíces de nuestro modo de pensar y expresar el mundo, y muchos de los logros iniciales y decisivos del rumbo de la cultura europea se expresaron y pensaron por primera vez en palabras y conceptos griegos. La aurora del pensamiento occidental se dio en Grecia hace más de dos mil quinientos años. En Grecia nacieron los géneros literarios clásicos, además de las formas artísticas canónicas de la tradición occidental.

Primero fue la épica, con las dos grandes epopeyas de Homero, la Iliada y la Odisea. Luego la lírica en sus varias formas; y más tarde el teatro, con sus dos formas de la tragedia y la comedia, ambas surgidas en la Atenas clásica. La filosofía, la historiografía y los primeros tratados en prosa de intención científica, como los tratados médicos de Hipócrates y sus discípulos, surgieron en la Jonia ilustrada. Y la oratoria, la crítica literaria, la historia, la filosofía, la medicina, la matemática, las Ciencias Naturales... encontraron su culminación en la Atenas de la época de Tucídides, Hipócrates, Platón, Demóstenes y Aristóteles.

Más adelante, la ciencia griega continuó su curso en periodo helenístico, en el Museo de Alejandría y en otras ciudades. El espíritu científico griego viene a consolidarse de modo cabal, ya independizado de la filosofía, en las matemáticas de Euclides y Arquímedes, en las astronomía de Ptolomeo, y en la medicina de Galeno. Los orígenes de la Historia de la Ciencia son griegos. Y aún nos sorprenden los avances conseguidos pro esos sabios griegos en tan remoto periodo y con tan exiguos medios tecnológicos. Pero la huella del saber enciclopédico y la ambición filosófica de Aristóteles y Platón perdura además a través de la influencia de sus escuelas filosóficas: el Liceo y la Academia.

10. La Cultura Griega en Roma.

La huella de la cultura griega se advierte muy bien en todos los campos de la alta civilización de Roma, donde ya la poesía y la mitología se despliegan impulsadas e impregnadas de helenismo importado, tanto en el teatro como en la elegía y en la épica. La filosofía romana es traducción y comentario de las ideas de las escuelas filosóficas griegas. En Roma hubo discípulos de las escuelas de filosofía helenísticas, de los cínicos, de los epicúreos, los estoicos, los escépticos, los neopitagóricos y los neoplatónicos. El influjo griego en la oratoria no fue menos notable que en la escultura y en la arquitectura. No en vano los más distinguidos romanos viajaban a Grecia para educarse o tenían preceptores griegos. Los romanos copiaron las estatuas griegas para adornar sus bibliotecas y palacios del mismo modo como habían copiado los textos clásicos. Adaptaron y continuaron la herencia literaria y cultural de Grecia.

Y es a través de la versión romana y las traducciones latinas como Occidente conoce luego mucho de la sabiduría griega. Sin olvidar que también los árabes serán transmisores de ese mismo legado helénico, especialmente en aspectos científicos, como la medicina, la astronomía y las ciencias naturales. No debemos olvidar ese importante papel de los árabes como comentadores y transmisores de una parte del legado griego a Occidente durante el medievo.

11. Resurgir de los Estudios Griegos en el Renacimiento.

Durante la Edad media Europa desconoció por completo el griego. La anotación típica en un margen de un viejo manuscrito: Graecum est, non legitur (es griego, no se lee) pudo caracterizar muy bien un periodo de siglos de ignorancia del saber antiguo. Pero luego, al resurgir con el Humanismo renacentista los estudios de la lengua griega, con las numerosas y cuidadas traducciones de los clásicos, y los amplios y minuciosos comentarios a esos textos, recobraron el legado antiguo. Pronto volvieron los doctos de toda Europa a adentrarse con tesón y entusiasmo en el estudio y recuperación de todo el mudo clásico helénico; fueron pioneros los sabios italianos en los siglos XIV y XV, con personalidades como las de Lorenzo Valla o Angelo Poliziano, y de Italia irradió con fuerza irresistible el movimiento humanístico en todas direcciones. Y de ese anhelo de estudiar el panorama del saber griego vienen los estudios de la Filología Clásica que aún perviven en nuestras universidades y el aprendizaje del griego en nuestros centros de enseñanza.

La huella del tan impresionante bagaje cultural es muy notable en aspectos muy evidentes de nuestro mundo, como en el léxico científico de origen griego o los que usamos en nuestra charla cotidiana sin advertir su procedencia. Todavía nos es imprescindible el griego para ahondar en aspectos originarios de nuestra cultura. Y no hay un instrumento mejor que la lengua para conocer, acercarse metódicamente y avanzar por los caminos de este atractivo mundo helénico.

TEMA 2

EL ALFABETO Y LAS REGLAS

1. Noticia sobre la historia del alfabeto

Los griegos, ya en tiempos de la civilización micénica (siglos XV - XIII a.C.ð usaban para escribir su lengua un silabario, un sistema de signos, cada uno de los cuales representaba una sílaba. Este silabario denominado Lineal B, es el primer sistema gráfico de la lengua griega. Esa escritura se adaptaba mal a la lengua griega, pero en ella se encuentran los primeros textos en griego anteriores a la introducción del alfabeto en el siglo VIII a.C. cuando los griegos adoptaron el alfabeto tomado de los fenicios.

En su alfabeto los griegos introdujeron modificaciones importantes, fundamentalmente mediante signos propios para la representación de las vocales. Podemos notar, que mientras las consonantes heredaron sus nombres del fenicio, en varios casos los nombres de las vocales son nombres griegos.

Con muy pocas excepciones, los griegos consiguieron tener un signo o una letra para cada fonema ( a excepción de las consonantes dobles ð, ð, ððð

Este primer alfabeto griego está constituido por mayúsculas, pues las minúsculas proceden de la época bizantina. En él están las inscripciones en piedra, bronce, cerámica... que conocemos desde el siglo VIII a.C. así como los textos en hojas de papiro que conocemos desde el siglo IV a.C.

El alfabeto griego es el primer alfabeto europeo, del que derivan otros. Pueblos antiguos como los lidios, etruscos, coptos, armenios... lo adoptaron. Dos alfabetos derivados del griego con gran repercusión son:

- El alfabeto latino, que procede de la isla de Cumas, cerca de Nápoles, (es decir, cerca de la Magna Greciað. Es en su origen un alfabeto local griego que alcanzó gran difusión.

- EL alfabeto eslavo, creado a partir del alfabeto griego por los monjes Cirilo y Metodio, evangelizadores de los eslavos, para poder traducir el Evangelio antiguo búlgaro. Esto ocurrió en las proximidades de Salónica en el siglo IX. Este alfabeto sigue usándose, con pequeñas modificaciones, en las naciones eslavas, excepto en Polonia y Checoslovaquia.

2. Los Fonemas Griegos

- Los diptongos son los siguientes: ðð, ðð, ðð ð ðð, ðð, ðð ð ðð

- La ð consonántica llamada yod, equivalía a nuestra a nuestra y, que también tiene esta doble función y desapareció muy pronto.

- La ð consonántica, wau, llamado digamma, funcionaba al inicio de palabra y entre vocales como la w actual en inglés. Desapareció en jónico y ático hacia el siglo VIII a.C. pero las inscripciones de otros dialectos la conservaron hasta mucho más tarde.

- Sonantes: Se llaman así aquellos fonemas que se pueden pronunciar como vocales o como consonantes según el contexto fonético. Existían en el indoeuropeo. En griego clásico desaparecieron, es fácil advertir su existencia al comparar ciertas palabras latinas de la misma raíz. Y la observar los resultados de algunas desinencias, como el acusativo atemático.

En este grupo se incluyen los siguientes fonemas: en griego clásico unos son ya sólo vocales y otros consonantes: ð, ð, ð, ρ, ð, ðð estas últimas (ð, ρ, ð, ðð se dividen en líquidas (ð, ρð y nasales (ð,ððð

- Consonantes: Las consonantes pueden dividirse en tres grupos: oclusivas, líquidas y silbantes. Además conviene observar que hay signos especiales para algunos grupos consonánticos o consonantes dobles.

· Las oclusivas, según la zona de articulación, se dividen en los siguientes grupos:

Labiales ð ð ð

Dentales ð δ ð

Guturales ð γ ð

Cada uno de estos grupos incluyen una sorda, una sonora y una aspirada, y también se pueden clasificar así:

Sordas ð ð ð

Sonoras ð δ γ

Aspiradas ð ð ð

· Las Nasales son ð, ð , La única que aparece al final de palabra, como en castellano es la ððY las Líquidas son dos ð, ρð Su relación con las oclusivas es la siguiente:

Nasal - dental ððð ðð, ðδρðð, ððððð

Nasal - labial ððð ðððð, ððρðσð, ððð

Nasal - gutural ðγð γððððð, γγðððð, γððð

· La Silbante σ, ð se escribe la primera si va al principio o en medio de una palabra y la segunda al final de palabra.

· Las consonantes dobles son ð, ð, ðð Proceden de las siguientes combinaciones:

ð, γ, ð ð σ > ð

ð, ð, ð ð σ > ð

σδ δσ > ð

3. Espíritus y Acentos

Cuando se empezó a utilizar el alfabeto, se escribía todo seguido, con la llamada scriptio continua, sin separar las palabras y sin marcar acentos ni signos de puntuación. Así lo encontramos en las inscripciones.

Fue en la egipcia Alejandría donde Ptolomeo I, sucesor de Alejandro Magno, funda el célebre Museo, donde se reúnen todos los textos griegos literarios. Algunos lectores griegos, los egipcios y orientales helenizados, tenían dificultades para comprender los textos griegos antiguos. Con el fin de facilitarles la tarea introdujeron los diversos signos de acentuación, espíritus y marcas de puntuación, de los que derivan los utilizados por nosotros. Esta tarea se la debemos a los gramáticos y filólogos de Alejandría, que trabajaron en la conservación y difusión de la literatura griega antigua.

· El espíritu es un signo que va siempre sobre las vocales iniciales de palabra o delante de ellas si son mayúsculas. Cuando la vocal inicial forma diptongo, el espíritu se coloca sobre la segunda vocal.

- Denominamos espíritu áspero a la marca que indica aspiración ( )

- El espíritu suave no se pronuncia, y es el signo que colocamos igualmente sobre la primera vocal ()

· El acento griego no es un acento de intensidad, es un acento musical. Se distinguen tres tipos de acentos, el agudo () sirve para subir el tono, el grave ( ) sirve para bajar e tono, y e circunflejo () que suponía una subida y bajada de tono y, por tanto sólo podía ir sobre vocales largas o diptongos, mientras que el agudo y el grave pueden ir sobre vocales largas o breves.

- El acento agudo puede ir sobre cualquier vocal de las tres últimas sílabas, según el lugar que ocupe en la palabra, estas reciben el nombre de:

· Oxítonas: si el acento va en la última sílaba: γððð.

· Paroxítonas: si el acento va en la penúltima sílaba: ðγðð.

· Proparoxítonas: si el acento va en la antepenúltima sílaba: ððρðððð.

- El acento grave aparece en las palabras oxítonas, es decir, en la sílaba final acentuada, cuando esta va seguida de otra palabra: ðððð ðρ. Sustituye gráficamente al acento agudo en la sílaba final en el contexto de la frase. Este acento sonaba muy poco, indica que apenas se marcaba la subida de tono del acento agudo.

- El acento circunflejo es la unión de los dos anteriores, y expresa la necesidad de dos tonos, con subida y bajada, por tanto solo va sobre vocales largas o diptongos y sólo puede ocupar las dos últimas sílabas. Estas palabras con acento circunflejo reciben las siguientes denominaciones:

· Perispómena: si el acento va en la última sílaba: σððð.

· Properispómena: si el acento va en la penúltima sílaba: δððð.

· Para colocar bien un acento, hay que tener en cuenta la cantidad de cada una de las tres últimas sílabas, esta posición está condicionada por la ley de imitación, que nos dice lo siguiente:

- El acento agudo, si la vocal de la última sílaba es breve, podrá ir sobre cualquiera de las tres últimas sílabas: γððð, ððδðð, ððρðððð, ðððððð. pero si la última es larga, solo puede ir en las dos últimas sílabas: ððρððð, ðððððð.

- El acento circunflejo, si la vocal de la última sílaba es breve, podrá ir sobre la penúltima sílaba: σðð, ððððð. Si la vocal de la última sílaba es larga, el acento circunflejo sólo podrá ir sobre esta: σððð, ðððð, ððð.

Por otra parte, según la ley de retrotración del acento, en las formas personales del verbo, el acento va lo más lejos posible del final: ðð, ðððð, ððððð, ððððð, ðððð...

Existían también en griego algunas palabras átonas, que no tenían acento ellas mismas, si no que se apoyaban en la anterior o siguiente, eran las siguientes:

- Proclíticas: son aquellas que se apoyan en la palabra siguiente y por tanto se unen estrechamente a esa palabra, son monosílabos, ððρðððð, ð ðγð.

- Enclíticas: son aquellas que se apoyan fonéticamente en la palabra anterior y van tan estrechamente unidas a la palabra que las precede que aprovechan su acento y pierden el propio: ððð ððð, ðððð σðð.

4. Signos de Puntuación

Para marcar las pausas se usan el punto y la coma, como en español, pero además existen los siguientes signos:

· El punto alto ( ð, que equivale a nuestros dos puntos y a nuestro punto y coma.

· El punto y coma ( ; ð que se usa en griego para marcar la interrogación, equivale a nuestro signo de interrogación y se coloca al final de la frase.

· Otros Signos Ortográficos

En los textos griegos vamos a encontrar otros signos que externamente coinciden con el espíritu suave (ð, pero realizan otra función, que es la de marcar las alteraciones que sufren las vocales en el contexto de la frase. Debemos tener en cuenta que a veces una vocal breve final de palabra no se mantiene en griego y pueden ocurrir cualquiera de estos hechos:

- Elisión: La vocal final cae ante la vocal de la palabra siguiente; ððð (por ð ððð. Este signo, que se llama apóstrofo, señala que falta una vocal y suele darse con frecuencia con el artículo: ððððð. Al perder la última vocal, si la última consonante es sorda y le sigue un espíritu áspero, aquella se aspira (asimilación regresiva): ð ð por ð ðð

Existe en griego un recurso para evitar la caída de vocal al final de palabra: añadir una ð, llamada efelcística o eufónica: σðð ððð. Éste es un recurso muy utilizado en griego.

- Aféresis: Se pierde la primera vocal de la segunda palabra: ð γ (por ð γð.

- Crasis: Las dos vocales, la final de la primera palabra y la inicial de la segunda, se unen resultando una sola sílaba: ðγðð por ð γðð. En este caso el signo que marca la crasis recibe el nombre de coronis.

También encontramos en griego el signo, espíritu áspero sobre la ρ inicial: ððρ.

Podemos encontrar por último el signo ¨, dos puntos sobre una vocal, que recibe el nombre de diéresis, para señalar que no existe el diptongo: ðð.

TEMA 3

LA FLEXIÓN VERBAL

Las formas verbales expresan seis categorías significativas: persona, número, voz, tiempo, aspecto y modo. Las cuatro primeras se expresan mediante las desinencias, mientras que el modo y el aspecto se encuentran indicadas mediante el tema. (Si bien el tiempo futuro se expresa mediante el tema, y el modo imperativo tiene desinencias propias.

· La Persona:

Hay tres personas en el verbo, el que habla, a quien se habla y de quien o qué se habla. En griego como en latín y en castellano, la desinencia verbal indica claramente la persona. Si se acompaña el verbo de un pronombre personal que indica la persona, esa indicación es enfática.

· El Número:

El número es, como dijimos, una categoría común al nombre y la verbo. Existían tres números si contamos con el dual. Pero también en el verbo la expresión de ese dual mediante formas propias es un arcaísmo en estado de retroceso.

· El Tiempo:

El tiempo expresa mediante desinencias la oposición del presente y el pasado. Llamamos desinencias primarias las que sirven para indicar un tiempo que no es pasado, y secundarias las que se usan para el pasado. Aunque en griego para esta expresión de pasado se añade un elemento más, el aumento (vocal ð o vocal larga) al principio de la palabra. Pro tanto las desinencias primarias se usan también para el futuro, que no tiene desinencias propias. El futuro se distingue del presente por su tema. esa falta de desinencias propias para el futuro se distingue del presente pro su tema. esa falta de desinencias propias para el futuro refleja una herencia del sistema verbal indoeuropeo, donde el futuro no estuvo marcado como un tiempo propio en oposición al presente y al pasado, sino que estaba marcado como tiempo subjetivo, como un modo más que como un tiempo. (Notemos que algunas lenguas modernas, como el inglés o el alemán, han recurrido a perífrasis con verbos auxiliares con matices modales, de deseo y obligación, para formar el futuro, por ejemplo en inglés I shall go, You will go...) De otra parte, esta categoría del tiempo en griego sólo se expresa en indicativo (los demás modos sólo indican aspectos).

· La Voz:

La categoría de la voz, llamada diáthesis o disposición, por los gramáticos griegos, expresa la situación del sujeto respecto de los efectos de la acción verbal. Es una categoría bastante distinta de la que tenemos en muchas lenguas modernas, donde se enfrenta la voz activa a la pasiva mediante una perífrasis formada con el verbo ser y un participio. Desde el plano del significado, la voz activa indica que el sujeto realiza la acción verbal y la pasiva que es el objeto de una acción realizada por otro agente.

En griego se oponen formalmente mediante desinencias propias dos voces: una voz activa y una voz medio pasiva. La primera indica que el sujeto realiza la acción o bien que la acción se predica del sujeto sin más. La forma medio - pasiva indica que la acción afecta al sujeto y repercute en sus efectos sobre él. la voz media es frecuente en verbos que indican afectos:

ð δðððð ðð ððρðððð ðð ððρððððððð

cómo me delito y me alegro y disfruto (Aristóteles, Paz. 291)

La forma media no indica por sí misma si la acción le afecta directa o indirectamente, ni si él mismo realiza o no esa acción. Por eso hablamos de media o medio - pasiva, entendiendo por significación pasiva aquella realización de la voz media en que el sujeto resulta objeto de una acción que tiene un agente distinto y exterior:

ððρðððð ððð, el hombre libera.

ððρðððð ððððð, el hombre se libera / el hombre es liberado.

La voz pasiva se ha intentado expresar en griego mediante un fonema temático propio, en los temas de aoristo y futuro. Este morfema temático para la pasiva es -ðð- que se acompaña con desinencias activas en el aoristo y medias en el futuro: ðððð, yo fui liberado.

El sentido pasivo de las formas medias es muy frecuente y queda bien definido en la frase por los sintagmas vecinos o mediante el significado del lexema verbal:

ð ððð ððððððð ð ðð ðððρð, el hijo es amado por su padre.

ðσσð ððððððð ðð δδðððð ð ððγρððσðð, cuanto ha sido bebido y comido e el palacio.

ð γρ ðð ðððððð ð ððððð, pues no había sido enterrado todavía bajo tierra.

Hay que observar que algunos verbos griegos, en especial algunos que indican afectos y movimientos anímicos o corporales, sólo presentan una voz: activa o media. Son los llamados activa tantum o media tantum. Es interesante advertir que los `sólo activos' y los `sólo medios' corresponden a una y la misma categoría, sin que advirtamos una significación propia distinta unos de otros.

· El Modo:

En griego se han conservado cuatro modos en el verbo: indicativo, subjuntivo, optativo e imperativo. Los tres primeros se distinguen mediante el tema. el indicativo de los verbos temáticos tiene una vocal breve o/e, alternándose según las personas, mientras que el subjuntivo usa vocales largas con la misma alternancia. El optativo se expresa mediante la vocal -i- añadida al tema. el imperativo tiene desinencias propias, pero no para todas las personas, ya que no hay una forma de imperativo para la primera persona. El imperativo como el vocativo en la declinación, es propio de frases de mandato y está determinado contextualmente.

En cuanto a su significado el subjuntivo se diferencia del optativo porque expresa el matiz de probabilidad o de exhortación o de subordinación, mientras que el optativo expresa el deseo o una mera posibilidad de la acción.

· El Aspecto:

El aspecto no es fácil de definir, expresa una característica o cualidad interna de la acción. Puede indicar una acción durativa, imperfecta, una acción sin tiempo o puntual, o bien una acción ya acabada o estática. Son tres aspectos que designamos como aspecto de presente, aspecto de aoristo y aspecto de perfecto.

El aspecto es una categoría significativa distinta del tiempo. Así encontramos varios tiempos con un mismo aspecto, en los temas de presente y de perfecto, mientras que el aspecto de aoristo se expresa formalmente sólo en pasado. Es por tanto en el pasado donde se ve más clara la distinción aspectual. El aoristo, que corresponde a nuestro pretérito indefinido, expresa una acción puntual o bien un proceso sin tiempo definido, mientras que el imperfecto (pasado del tema de presente) indica una acción durativa e inacabada y el pluscuamperfecto (pasado del perfecto) una acción concluida que transcurría en el pasado. Como en castellano: `anduve / andaba / había andado':

ððδð ð δρðð δðð, un ruiseñor cantaba en una encina.

ð ððððððð ððσðð ð ððρðððð, los griegos vencieron en Maratón

En resumen, se expresan mediante desinencias las tres personas, el número (singular, plural o dual), el tiempo (presente y pasado) y la voz (activa y media). Y tiene desinencias propias en algunas personas en modo: el imperativo. Mediante el tema, se expresa un tiempo (el futuro), el modo (indicativo, subjuntivo y optativo) y el aspecto (presente, aoristo y perfecto). Ciertas categorías, como aspecto y voz se reflejan en las formas nominales del verbo, los infinitivos y participios.

SOBRE EL LIBRO DE LA EDITORIAL EDITEX

1. Espíritus y acentos:

Por su acentuación las palabras griegas se dividen en tónicas, aquellas que poseen acento propio y átonas, las que no lo poseen. Estas últimas pueden ser proclíticas, cuando al pronunciarse se apoyan en la que las sigue, como el artículo o la negación, o enclíticas si se pronuncian unidas fónicamente a la palabra que las precede, como el verbo copulativo; en este caso es posible que una palabra sostenga dos tildes.

Las vocales o diptongos en posición inicial de palabra llevan, en griego, un signo llamado espíritu. El espíritu suave no se pronuncia, el espíritu áspero se pronuncia con una leve aspiración. La consonante rho ( r ) inicial lleva espíritu áspero.

En griego el acento era melódico y se diferenciaban los siguientes tipos: agudo ( ´ ), grave ( ` ) y circunflejo (). Nosotros los leemos convencionalmente como si se tratara de acentos de intensidad. El acento agudo puede ir en las tres últimas sílabas sobre vocales largas, breves o diptongos; según vaya en la última, penúltima o antepenúltima sílaba, la palabra se denomina oxítona (ððρððððð, paroxítona (ððσðððð o proparoxítona (ðððρðððððð El acento grave sustituye al agudo en las palabras oxítonas cuando no sigue signo de puntuación; la palabra que lleva el acento grave es llamada barítona (ððððð ðððρððððð. El acento circunflejo puede ir en las dos últimas sílabas siempre sobre vocales largas o diptongos; según vaya en la última o penúltima sílaba, la palabra se denomina perispómena (ððððð o properispómena (ðρðððððð

El campo de acentuación del griego está limitado a las tres últimas sílabas. Para que una palabra sea proparoxítona, la última sílaba debe ser breve (ðððρððððð; si la última sílaba es larga (la que tiene vocal larga o diptongo) la palabra pasa a ser paroxítona (ðððρððððð. Una palabra sólo puede ser properispómena si la última vocal es breve (δððððð; si ésta es larga, pasa a ser paroxítona (δððððð. Es la llamada ley de limitación.

Otra regla de acentuación que conviene tener en cuenta es la llamada ley sotera: cuando el acento recae en la penúltima sílaba, si ésta es larga y la última es breve, la palabra es necesariamente properispómena (σðððρðð.

2. Transcripción de los helenismos:

DIPTONGOS

ðð = e (ððððð, eterð

ðð = i (ðððρðððððð, quirófanoð

ðð = e (ðððδðð, aedoð

ðð = au (ððððððððð, autonomíað

ðð ante vocal = en (ðððγγððððð, evangelioð

ðð = u (ððρðððð, Uranoð

ð = o, e (ðδð, oda; ðρðγðδðð, tragediað

CONSONANTES Y GRUPOS

γ ante gutural = n ( ðγγðððð, ángelð

ð ante ð, ð, ð = z (ðððð, zonað

ð ante ð, ð = c (ððððρðð, céfiroð

ð = x, j (ððððð, xenofobia; ððρðδðððð, paradojað

ð ante ð seguida de vocal = c (δððððρðððð, democraciað

ð ante ð, ð, ð y consonante = c (ðððð, caosð

ð ante ð, ð = qu (ðððρðððððð, quirófanoð

espíritu áspero = h (ððððð, helioð

Por lo general, los helenismos fijan su acentuación de acuerdo con las normas de acento latino, es decir, por la cantidad de la penúltima sílaba: si es larga, la palabra derivada es llana (ðρðððððð, problemað; si es breve, la palabra derivada es esdrújula (ðððγρððð, epígrafeð

Aunque la mayor parte de las palabras acabadas en -ðð se transcriben con pérdida de la -ð, los nombres de islas y algunos nombres propios de persona o lugar la conservan. ðððð, caos. Los nombres femeninos acabados en -ð se transcriben con una -a final. ððρððð, Europa.

3. PREFIJOS Y SUFIJOS MÁS UTILIZADOS EN LA FORMACIÓN DE PALABRAS

PREFIJOS

SUFIJOS

a-, an-

ana-

anfi-

anti-

cata-

deca-

dia-

dis-

endo-

epi-

eu-

hemi-

hiper-

hipo-

meta-

para-

peri-

prot(o)-

sin-

tele-

ð-, ðð-

ððð, ððð

ðððð

ðððð

ðððð

δððð

δðð

δðσ-

ððδð-

ððð

ðð

ððð-

ðððρ

ððð

ðððð

ððρð

ððρð

ðρðððð

σðð

ðððð-

Privación, negación.

Sobre, contra, según, hacia arriba

Alrededor, doble.

Opuesto

Hacia abajo

Diez

A través de, separación

Dificultad, anomalía

Dentro, en el interior

Sobre

Bien, bueno

Semi-, medio

Superioridad, exceso

Debajo de, escasez de

Junto a, después de, entre, con

Junto a, al margen de, contra

Alrededor de

Prioridad, superioridad

Unión

A distancia, lejos

-ica

-ismo

-ista

-ita

-ma

-meno

-sis

-terio

-ððð

-ðσððð

-ðσððð

-ðððð

-ðð

-ððððð

-σðð

-ððρððð

Perteneciente a la ciencia de

Doctrina, sistema, escuela o movimiento

Partidario de; ocupación, oficio.

Gentilicios; pertenece a, ( en geología, piedra)

Resultado de una acción,

Sujeto paciente de una acción

(precedido de -a-, -e-, -o-) Formación, generalización.

(en medicina, enfermedad)

Lugar.

Frases:

ðð ðρðð ð ððγððð El comienzo de la palabra

ððσððð γð, ðððσððð ðððððððð Fiable la tierra, infiable el mar

ðððρðð ðρðσðððð La medida es lo mejor (una máxima)

ððð ððδðð ðρððððððð No hacer nada por la fuerza

ððððð ðððρð ððððð