Historia de la Filosofía

Evolución histórica. Protágoras de Abdera. Anaxágoras

  • Enviado por: Liliz
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 6 páginas
publicidad

Trabajo Práctico Nº3

Antropología

1) Realizar una lectura del apunte de la unidad 1 y:

  • Elegir un período histórico para investigar sobre el mismo en profundidad.

  • Elegimos los Orígenes de la filosofía.

  • Hacer una breve descripción de los períodos filosóficos que no se van a elegir.

  • Período Contemporáneo


    Tras la filosofía crítica de Kant el idealismo alemán se convertirá en la corriente predominante en la Europa continental, a través de Hegel. El existencialismo de kierkegaard, tanto como el marxismo y el vitalismo de Nietzsche serán, en buena medida, una reacción al idealismo hegeliano que, en cierto modo, consagra la identificación del yo trascendental kantiano con el Dios del cristianismo. En Gran Bretaña, el desarrollo del positivismo utilitarista con Bentham y J.S.Mill se inspira en los principios del empirismo, distinguiéndose del  positivismo "idealista" del francés A. Comte; en ambos casos, no obstante, se da una preocupación por los temas sociales y por el bienestar de la humanidad que, aunque en una dirección distinta, compartirán con el marxismo. Por lo demás, el desarrollo de las ciencias y sus continuos éxitos hacen tambalear los cimientos de la filosofía, que se ve cometida a fuertes críticas por parte de los defensores del pensamiento científico, que encuentran en la ciencia el paradigma del conocimiento verdadero. Hacia finales del siglo XIX, al desarrollo del historicismo en Alemania, con Dilthey, y del pragmatismo en los Estados Unidos, con Pierce y W...James, hemos de sumar el desarrollo de la fenomenología con Husser. Todas estas corrientes tienen su continuidad en el siglo XX, en el que destacarán además los representantes del Filosofía Analítica, como Russell y Witgenstein, del Estructuralismo, como Levi-Strauss y Foucault, del Existencialismo, como Sartre, o los de la Escuela de Frankfurt, como Adorno, Horkheimer y Habermas.

    Período Moderno


    Si la filosofía antigua había tomado la realidad objetiva como punto de partida de su reflexión filosófica, y la medieval había tomado a Dios como referencia, la filosofía moderna se asentará en el terreno de la subjetividad,. Las dudas planteadas sobre la posibilidad de un conocimiento objetivo de la realidad, material o divina, harán del problema del conocimiento el punto de partida de la reflexión filosófica. Son muchos los acontecimientos que tienen lugar al final de la Edad Media, tanto de tipo social y político, como culturales y filosóficos, que abrirán las puertas a la modernidad, y que han sido profundamente estudiados. En lo filosófico, el desarrollo del humanismo y de la filosofía renacentista, junto con la revolución copernicana, asociada al desarrollo de la Nueva Ciencia, provocarán el derrumbe de una Escolástica ya en crisis e impondrán nuevos esquemas conceptuales, alijados de las viejas e infructuosas disputas terminológicas que solían dirimirse a la luz de algún argumento de autoridad, fuera platónica o aristotélica. De las abadías y  monasterios la filosofía volverá a la ciudad; de la glosa y el comentario, a la investigación; de la tutela de la fe, a la independencia de la razón.

    Período Medieval

    A diferencia de lo que había ocurrido con la filosofía griega, que había centrado su reflexión en torno a la determinación del objeto, la filosofía medieval centrará su interés en Dios. La filosofía helenística había dado una orientación práctica al saber, dirigiendo hacia la felicidad del hombre. Es el caso del estoicismo y del epicureismo, que habían colocado a la ética en el vértice del saber. A lo largo de los primeros siglos de nuestra era, la progresiva expansión del cristianismo y otras religiones mistéricas irá provocando la aparición de otros modelos de felicidad o "salvación individual", que competirán con los modelos filosóficos. Frente a la inicial hostilidad hacia la filosofía manifestaba por algunos de los primeros padres apologistas cristianos, sus continuadores encontrarán en la filosofía, especialmente a partir del desarrollo del neoplatonismo de Plotino, un instrumento útil, no solo para combatir otras religiones o sistemas filosóficos, sino también para comprender, o intentar comprender, los misterios revelados. Surge de ahí una asociación entre filosofía y cristianismo o, mas en general, entre filosofía y religión, que pondrá las bases de la futura filosofía medieval, entre los cristianos, los musulmanes y los judíos. El tema fundamental de reflexión pasará a ser la divinidad, quedando subordinada la comprensión e interpretación del mundo, del hombre, de la sociedad, etc. al conocimiento que se pueda obtener de lo divino.La fe, que suministra las creencias a las que no se puede renunciar, tratará de entrar en dialogo con la razón. La inicial sumisión de la razón exigida por la fe, dejará paso a una mayor autonomía propugnada, entre otros, por Santo Tomas de Aquino, que conducirá, tras la crisis de la Escolástica, a la reclamación de la independencia de la razón con la que se iniciara la filosofía moderna.

    2) Realizar una investigación del período histórico elegido en la que aparezcan los rasgos centrales del pensamiento filosófico de esa época, el contexto, el tiempo que comprende, el problema filosófico preponderante, mención de los autores centrales etc.

    El origen de la filosofía ha sido un tema muy debatido a lo largo de la historia del pensamiento.

    Su nacimiento comienza en la Grecia antigua, en el Asia Menor. Generalmente los filósofos griegos consideraron que la filosofía nació con Tales de Mileto por el siglo VII a.C. Ellos estaban de acuerdo en afirmar que la filosofía tiene una forma de pensamiento que no recurre a la acción de elementos sobrenaturales para explicar la realidad y que rechaza el uso de una lógica ambivalente o contradictoria. Es a partir de la polémica que suscitan los filósofos alejandrinos durante el periodo helenístico cuando el origen de la filosofía comienza a convertirse en un problema. Será a lo largo del siglo XX cuando se comiencen a encontrar respuestas explicativas de la aparición del fenómeno filósofo.

    Existen dos hipótesis que son las más difundidas, las cuales explicarían el posible origen de la filosofía:



    La hipótesis del origen oriental.

    Los defensores de esta hipótesis afirman que los griegos habrían copiado la filosofía oriental, por lo que la filosofía no podría tomarse como una creación original del pueblo griego. Los primeros filósofos, que sostienes esta hipótesis, habrían viajado a Egipto y Babilonia en donde habrían adquirido sus conocimientos matemáticos y astronómicos. Estos, lejos de ser los creadores de la filosofía habrían sido unos puros transmisores del saber oriental que, en contacto con la civilización griega habrían conseguido un desarrollo superior al logrado en sus lugares de origen. Esta hipótesis fue mantenida por los filósofos alejandrinos y por los padres apologistas cristianos. Los filósofos alejandrinos ponen en circulación la tesis del origen oriental de la filosofía. Con intención polémica similar a la de los filósofos alejandrinos, los primeros padres apologistas del cristianismo, airean la hipótesis del oriental de la filosofía, hipótesis que más tarde no será mantenida por la filosofía cristiana occidental.

    Si se asimila la filosofía a un discurso racional entendido como la imposibilidad de recurrir a lo sobrenatural para explicar los fenómenos naturales, y al rechazo de la contradicción, resulta apenas sostenible la existencia de una filosofía oriental. La cuestión que se plantea, entonces, es la de determinar si esa astronomía y esas matemáticas orientales eran o no eran filosofía. Los estudios sobre el tema parecen indicarnos que no, que la astronomía babilónica tendía a degenerar en astrología, es decir, en arte adivinatoria; y que las matemáticas egipcias, lejos de alcanzar el grado de abstracción necesario para considerarse ciencia, no superaron nunca el estadio de unas matemáticas o de un saber práctico, generado al amparo de las necesidades de medición de los terrenos luego de cada una de las anunciaciones periódicas del Nilo.

    La hipótesis del origen griego


    J.P.Vernant, en su explicación, en su obra "Mito y pensamiento en la Grecia antigua" (1965), agrega importantes elementos derivados del contexto sociocultural, político y económico de la época para manifestar cómo este paso del mito a la racionalidad fue posible, y por qué se produjo en Grecia en lugar de en otra civilización de la época. La inexistencia de una casta sacerdotal, la figura del sabio, el predominio de la ciudad, la transmisión pública del saber, la libertad individual y el desarrollo de la escritura, hacen posible la puesta en entredicho de las explicaciones cosmológicas y su sustitución por una forma de pensamiento que no entrañe la creencia y la superstición propias de los 0pensamientos mítico y religioso.
    La estructura del mito hesiódico ("Teología") sirve de modelo según Vernant a toda la física Jonia, siguiendo a Cornford.
    En este mito, la realidad se genera a partir de un estado inicial de indeterminación. Existen tres momentos fundamentales en el discurrir de la narración:
    1) Se parte de un estado de indeterminación del elemento originario.
    2) De él brotan, por segregación, parejas de contrarios que interactúan hasta acabar configurando toda la realidad conocida.
    3) Conforme a un ciclo siempre renovado se produce una continua interacción de contrarios.

    La filosofía, si bien está enraizada en el mito, parece ser una creación original del pueblo griego. Su rechazo de lo sobrenatural, de lo mágico, de la ambivalencia, son signos de una racionalidad que difícilmente podemos encontrar en otras formas de pensamiento anterior.

    En esta época, algunos pensadores intentaron comprender el mundo que los rodeaba sin recurrir a las comunes explicaciones de las acciones de los dioses. Ellos usaron su razón para hallar argumentos que hicieran comprensibles el universo y la conducta humana. Entre ellos, estaban los filósofos Anaxágoras, Jenófanes, Protágoras y Demócrito.

    3) Elegir un autor de ese período y presentar sus datos biográficos, junto a sus principales aportes al pensamiento filosófico, sus ideas centrales, etc. Detenerse especialmente en su pensamiento sobre el hombre.

    Protágoras de Abdera

    Nació en torno al año 480 a.C., fue compatriota y, tal vez, discípulo de Demócrito. Hay abundantes testimonios de su vida viajera y de sus estancias en Atenas, donde ejerció gran influencia sobre Pericles y otros personajes políticos.

    Protágoras negaba la posibilidad de conocer a los dioses puesto que su conocimiento sobrepasa la capacidad humana.

    Consideraba que había que investigar la naturaleza y el mundo sin tomar en cuenta la cuestión de si los dioses existían o no.

    De sus obras quedan escasos fragmentos, debido quizás al rechazo que causaba su pensamiento en amplias zonas de la población y, sobre todo, entre las clases oligárquicas.

    Hay un famoso fragmento de Protágoras que Platón cita en el Teeteto, y que dice así: “El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son, y de las que no son en cuanto que no son”. Platón explica esta cita aludiendo a la sensación: “¿No ocurre a veces que el soplo del mismo viento, uno de nosotros lo siente frío y el otro no?”. Sócrates comenta que “tal como me parece a mí cada cosa, así es para mí, y así como te parece a ti, así es para ti”.

    Esta defensa de la “subjetividad” no es únicamente la tesis que expresa el relativismo del conocimiento, sino, sobre todo, la afirmación de la perspectiva personal que cada vida humana concreta y condiciona. La verdad tiene, pues, el carácter de una correspondencia entre el sujeto y el supuesto objeto. En el momento en que Protágoras sostiene semejante tesis, se traslada la idea de una posible verdad objetiva e independiente del hombre hacia un horizonte humano y, como todo lo humano, sujeto a error y revisión.

    Esta teoría del hombre-medida está en consonancia con la corriente sofística cuyos mejores planteamientos brotaban de esa humanización del saber y de la verdad. Se entra así en un proceso dialéctico, es decir, en un proceso en que la reflexión, el lenguaje crítico, los ideales que trascienden el simple egoísmo van enriqueciendo nuestro ser como individuos y, al mismo tiempo, nuestro modo de convivir.

    4) Hacer una reflexión grupal sobre lo aprendido en este T.P., en especial sobre lo que les aportó el período y el autor elegido al pensamiento del grupo. Designar por qué se realizó esa elección.

    Lo que nosotras aprendimos con este trabajo es el posible origen de la filosofía, y la definición que tienen algunos pensadores de esa época sobre ésta y las explicaciones que le dan al mundo a través de ella. También nos hizo ver un lado que no conocíamos, por lo menos, no profundamente de la filosofía, como el hecho de poder diferenciar entre ciencia y filosofía (aunque no lo hayamos puesto en el trabajo), en donde se afirma que la ciencia se demuestra y la filosofía se vive, busca un sentido para la vida, para la ciencia y para todo lo que hacemos. Ahora tenemos presente, que la filosofía, a diferencia de la ciencia que sabe, piensa y vuelve a pensar. Nos parece algo positivo.

    Elegimos ese período porque nos parecía el más fácil de explicar e investigar. Sinceramente, elegimos a Protágoras como el autor a presentar, sin razón preferencial, simplemente porque nos pusimos de acuerdo en elegirle a él.

    Pero nos parece, que su pensamiento es confuso y no muy profundo como el de otros autores como Anaxágoras, que afirma que la luna es una piedra fría.

    Bibliografía

    www.kalipedia.com

    www.wikipedia.com

    www.lopezdearenas.com