Historia de la economía en Paraguay

Economía nacional paraguaya. Crisis económica. Desarrollo económico y social. Reforma agraria. Chaco. Desarrollo industrial

  • Enviado por: Bytex
  • Idioma: castellano
  • País: Paraguay Paraguay
  • 42 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

INDICE

La época colonial

1

La naciente Economía Paraguaya

1

Economía de la Colonia

2

Factores de la economía monetaria y natural de la época

3

La economía Paraguaya de la primera época independiente (1811-1870)

4

La economía durante la Dictadura

4

Dr. Francia

4

Modernización y apertura de la economía nacional de Carlos Antonio López.

8

La triple Alianza: Fin de la Primera Época Nacional Autónoma

9

Crisis Económica y Financiera de la Post-Guerra de 1870

10

Economía de la pos-guerra del chaco de 1870

11

Diagnostico de planificación de desarrollo en el Paraguay (1950-1981)

12

Bases del proceso de Desarrollo Económico y Social

13

Reforma agraria y bienestar rural

16

Objetivo y Marco Legal del Desarrollo Industrial

22

Crecimiento de Inversiones

22

Los Aspectos Sociales Del Desarrollo

24

El Paraguay y la Integración Latinoamericana

26

Los Proyectos Estratégicos en la Economía Paraguaya del Presente.

27

Yacyretá

27

Itaipu

32

El MERCOSUR

36

Acaray

39

Evolución Histórica de la Economía Paraguaya

La época colonial

La naciente Economía Paraguaya

Los historiadores que han tratado los orígenes paraguayos, apenas dudan de la gran meta perseguida por los descubridores, exploradores, conquistadores, desde el primer tercio del siglo XVI, fue la Sierra de la plata, país de fabulosa riqueza que no era otra con que Perú. Pero encandilados por las imaginaciones, ya sobreexcitadas por los relatos indígenas iba espaciando hacia todos los ámbitos la codicia de las fabulosas riquezas escondidas moviendo a hombres de todos los lugares de España para tomar posesión de las tierras.

Los documentos producidos por los conquistadores muestran la fascinación de los conquistadores por la Sierra de la Plata. Tan Arraigada estuvo la convicción de la captura segura de la tierra rica, que durante mucho tiempo, hasta 1558, los conquistadores aceptaron como signo monetario, obligaciones escritas a hacerse efectivas en los primeros repartimientos de metales y piedras preciosas. Estos “conocimientos” que servían para toda clase de transacciones comerciales, desde la compra de objetos en almoneda, hasta pago de pasajes, y también eran utilizados en las condenas judiciales y para la transmisión de herencias o legados. Fue una de las formas económica que adoptaban los españoles para comerciar en la época de la colonia.

Para construir una nación se requieren bases materiales y sería desconocer la naturaleza humana ignorar los móviles económicos que actuaron a lo largo de la vida del Paraguay para dar a su pueblo riquezas y bienestar. El Paraguay no guardaba en su seno minas de oro, pero sus bosques y praderas ofrecían otras riquezas naturales, mediante la exportación de los excedentes.

En el Paraguay no hubo oro, pero de repente sus selvas lanzaron un producto, la yerba mate o ca-á. Se transformó en la bebida y alimento principal de españoles y mancebos, paraguayos, porteños, tucumanos, chilenos, peruanos, etc.

Ofrecía una generosa fuente de recursos pata la Real Hacienda, debido a su uso obligado y necesario en casi toas las provincias, reunía, por sui gran volumen y escaso costo de origen, las condiciones ideales para una tributación jugosa, de fácil percepción, y en que el riesgo del contrabando quedaba reducido al mínimo. Muy pronto colmaron de embarcaciones y caravanas de carretas partieron hacia todos los rumbos. Pero al mismo tiempo comenzaron a funcionar las oficinas receptoras y la avidez fiscal se puso a la tarea de inventar impuestos, y de superponerlos sobre la nueva industria paraguaya.

Era el monopolio paraguayo. Solo el Paraguay producía la yerba. La Real Hacienda se encargó de discriminar las ganancias: Para el Paraguay nada más que la reposición de los costos y una moderada utilidad, la suficiente para la subsistencia de la industria; el resto para satisfacer la voracidad fiscal.

El Paraguay pronto se convenció de que tampoco la yerba le depararía la grandeza económica. La economía no era el faro que guiaba los pasos de su historia.

Economía de la Colonia

En el Paraguaya de la colonia, a los tradicionales cultivos guaraníes de la mandioca, el maíz y los porotos, se agregarían la vid y el trigo peninsular. Pero el impacto inicial de estos productos fue aun más amplio: vinos provenientes de viñedos paraguayos se exportaban, en el siglo XVI y comienzos del XVIII al Rió de la Plata y Lima.

Los españoles también incorporaron a la naciente economía al ganado, sin embargo tempranamente volverían a declinar el trigo y la vid, los cereales no se adecuarían al clima y esto produjo que la mandioca se mantuviera por siglos su extraordinaria vigencia como el complemento primordial de la alimentación rural, y aun de la ciudadanía, y siguió siendo fuente y sostén de la rústica pero siempre utilitaria industria del almidón. El cultivo del algodón se intensificó, el tabaco y la yerba mate estaban destinados a vertebrar la vida económica de la provincia, sufriendo extraordinarias vicisitudes en el curso de la evolución comercial Inter.-provincial y colono-metropolitana.

La Economía agrícola de la colonia, siguió estando representada por la chacra guaraní, aunque profundamente modificada por el nuevo concepto de la propiedad privada de la tierra, la apropiación de la misma por el poblador hispano, la mano de obra indígena servil, la estabilidad del chacareo en la parcelas, la utilización de nuevas tecnologías de cultivo, la progresiva incorporación de instrumentos y medios de producción llegados con la cultura europea.

Todo ello permitió, si bien no una próspera economía de intercambio sostenido e intensivo, ya que ni siquiera los medios monetarios de cambios se introdujeron en la Provincia del Paraguay, hizo posible un poblamiento estable y creciente.

La ganadería vacuna habría de transformarse en un importante factor de consolidación de la economía colonial incorporándose alguno de sus productos derivados. Se introdujo el telar y se curtieron los cueros de ciervos y venados y se tuvo el vestido.

Así entonces, sobre los fundadores de la chacra guaraní hispanizada, de la ganadería vacuna y su complemento caballar, de las artesanías y pequeñas industrias, del lento y trabajoso avance del sistema mercantil interregional y colono-metropolitano y de la exportación intensiva de los bosques y, sobre todo, de los yerbales paraguayos, se estructuró la organización de la economía de la colonia.

Factores de la economía monetaria y natural de la época

La economía colonial paraguaya reconoció y vivió las tres etapas de desarrollo. Esta forma de organización económica casi nunca se presenta pura en la realidad de la relaciones sociales. E n el Paraguay donde, apenas se iniciaron los primeros trueques o “rescates” que aun cuando en sus comienzos no revistieran un carácter eminentemente económico sino más bien social, sentaron ya los cimientos de lo que sería pronto la siguiente etapa del sistema de organización económica-colonial.

La economía natural de cambio tuvieron activa gestión los “frutos de país” o “especies de la tierra” siendo la economía metropolitana de carácter ya monetarista, no se introdujeran en el Paraguay las monedas sino hasta avanzado el siglo XVIII.

Los sistemas de servidumbre indígena tuvieron la larga y rigurosa vigencia, la prolongada implementación del régimen de Mita con el cual e indio “vasallo libre” pagaba su contribución forzosa en trabajo y en los productos del mismo.

Esta legislación del trabajo indígena permitió la rápida organización del laboreo agrícola, impuso además en forma muy rápida la necesidad de implementar e instituir sistemas y medios de cambio para que fuera posible, de alguna manera, tasar y valorizar los productos del trabajo mismo.

Varias circustacias imponían imperativamente el funcionamiento de alguna modalidad de cambio y así surgieron las “monedas de la tierra”, estableciendo equivalencias con las monedas entonces en circulación en España, se conferían diferentes valores de cambio a los objetos.

Sin embargo, con el tiempo, otras “especies de la tierra” también funcionarían como instrumento de cambio: así el maíz el algodón hilado o torcido, los lienzos medidos en varas, etc.

Lo sui géneris que con la moneda del país siguió mercando todavía la colonia dos y medio siglos más y que todo intento de incorporar monedas españolas o provinciales antes del siglo XVIII fracasó.

A pesar de todo, la situación no se normaliza nunca mientras estas especies , de indiscutible valor de uso, permanecen destinadas a esa doble función: mercaderías e instrumentos de pago.

En el transcurso de este proceso menudearon las prácticas de oficios y conchabos variados por jornal: ya fuera en estancias, ya en transporte de mercaderías por carretas o por río, ya en cualquier otra forma de prestación de servicios, la demanda y expectativa por pagos creció enormemente. El Paraguay incremento sus exportaciones a lo largo de estos tres siglos anteriores a su emancipación.

Había llegado pues la hora de la economía monetaria que , hace posible una separación personal y temporal de los dos momentos del trueque, y libera de la necesidad de correspondencia entre las cosas cambiables, con lo cual se crea la posibilidad de ensanchamiento del mercado. Solamente un sistema monetario podía ya remediar las graves dificultades del comercio.

Como se ve, la introducción del dinero o moneda metálica se liga a la institución del llamado estanco del Tabaco, uno de los tantos mecanismos con los que la burocracia administrativa española obstaculizó o frenó, por siglos, el normal funcionamiento y expansión de la economía paraguaya.

La economía Paraguaya de la primera época independiente (1811-1870)

La economía durante la Dictadura

Dr. Francia

La intromisión permanente y continua de Francia, en la producción económica, en el transporte y en el comercio, lo cual implica económicamente hablando, que el estado insidia sobre la producción y la distribución de los distintos bienes y servicios, hasta la parte terciaria, concretamente al comercializar los bienes y servicios. Primeramente Francia estaba muy fuertemente influido todavía del carácter de la economía colonial impuesto por España, a todas las colonias, España tenía una economía similar, la Corona hacia sus monopolios, como del tabaco. Y en segundo lugar por circunstancias políticas internas y externas.

Externamente de 1817 Paraguay sufre un bloqueo en su navegación, ningún buque paraguayo puede transportar sus productos, ni a Santa Fe, ni a Bs. As., ni a Montevideo, que eran los tres puertos terminales de nuestros productos, consecuentemente obligados a forjar una nueva posición, para la comercialización exterior de productos. En segundo lugar hay una intención muy clara de la dictadura, políticamente hablando, de dirigir el factor económico como una de las bases de poder dentro de la una sociedad, a Francia le interesa disminuir sobre todo, a una 30 familias que habían mantenido hasta ese momento una hegemonía económica, en Paraguay colonial y a principio de la Independencia.

Francia era fiel al modelo de Jean Baptiste Colbert, el mercantilismo, consideraba que el estado era más rico en tanto y en cuanto acumulara la mayor cantidad posible de riquezas en oro y plata, concretamente, el factor fundamental de la producción era el capital. Para lo cual a lo largo y ancho de la dictadura, en todos estos larguísimos años Francia intento que la exportación fuera máxima y que la importación fuera mínima, la diferencia en la balanza de pagos es lo que establecía los recursos del estado, atesorado y controlado por sus secretarios de Hacienda y del Tesoro, bajo la mirada atenta de Francia.

El principal recurso es el oro ("la riqueza") que se podía obtener a través del una exportación masiva y un importación mínima. La diferencia entre lo que se vendía y lo que se compraba formaba el ahorro nacional

Se exportaba tabaco y yerba. El gran rubro de exportación fue la yerba mate. Todo los yerbales se declararon dominio del Estado y este se encargaba de la comercialización. Todo producto extranjero era intercambiado por yerba mete, cuyo valor era colocado por nosotros mismos, pudiendo poner los precios que se nos antojaban (Monopolio). Esto marcaba un permanente comercio entre el Brasil y el Paraguay. Se fijaban los precios de los productos y se los vendían a los portugueses. Hubo una sola excepción, lo único que se pagaba con oro eran las armas. Pero el control lo realizaba personalmente Francia y rechazaba si una de las armas de todo el cargamento no funcionaba.

Durante el periodo de la Dictadura hubo una Economía Dirigida, es decir, que el Estado interviene en la Economía, no la regula, sino que está dentro del tejido económico, como un componente. La economía estaba basada en la producción, circulación y comercialización de bienes y servicios. El esquema encarado por Francia va de contramano a lo que regía en ese entonces en el mundo occidental que era el esquema de libertad de mercado, la oferta y la demanda.

Manejo de bienes:

Durante todo el coloniaje, el sector agrícola sirvió fundamentalmente para la subsistencia, eso quiere decir que se cultivaba básicamente para satisfacer la demanda interna, a los antiguos cultivos guaraníticos, se le sumo los cultivos europeos, y así se trabajaba. Hubo un interesante hecho, las tierras que habitualmente eran trabajadas en el Paraguay, se concentraban en torno a dos centros poblacionales, la Asunción, y Villarrica del Espíritu Santo, estos eran los centros de mayor concentración de población y consecuentemente de tierras más trabajadas, pero en aquel tiempo como ahora, el mal uso de la tierra, la mala tecnología agrícola aplicada en aquel tiempo y ahora, contribuyo esas tierras se fueran gastando de una manera increíble, en especial la utilización del rosado, la mala costumbre de quemar las tierras, a los efectos de darle aparente fertilidad a la tierra, esa fertilidad se mantiene unos 4 o 5 años, pero inmediatamente después el humus comienza a degradarse y las tierras son sometidas a la fuerte acción de la erosión, principalmente de la pluvial, consecuentemente estas tierras estaban mal distribuidas en latifundios, como hasta ahora, estaban desgastadas y eran poco productivas, y entonces había que modificar un poco este sistema.

Francia contaba en el sector agrícola, con una ventaja muy grande, el Paraguay independiente, había heredado las antiguas tierras del realengo, a las tierras públicas, obviamente el estado, con su dominio inminente absorbe todas estas tierras. Pero a eso hay que sumar que desde 1823 Francia confiscó las tierras del realengo, las tierras de las congregaciones religiosas, principalmente de las congregaciones franciscanas, dominica y mercadería y consecuentemente era propietaria de una enorme cantidad de tierras y desde antes ya y desde 1820 la confiscación de tierras de los que conspiraban en contra de Francia, y la prohibición de que los españoles fueran propietarios, lo que equivalía que el estado sea el propietario del 90% de las tierras, por lo que estaba en óptimas condiciones, de hacer lo que hoy llamamos reforma agraria, es decir una redistribución de tierras y una suerte de solución a los problemas. La distribución de tierras de Francia y de López después, no dieron la propiedad de las tierras distribuidas a los campesinos, sino solo el usufructo, es decir la posibilidad de que esta gente posea estas tierras, las cultive, saque los frutos naturales de esas tierras pero reconociendo la propiedad en el estado. En el caso de que esas tierras fueran improductivas, el estado las confiscaba de nuevo. Y en este sentido, que paralelamente a los productos tradicionales hubo una muy importante experiencia en la zona de Misiones, se cultivó trigo una cosecha que hasta entonces estaba vedada, al Paraguay, aprovechando la zona fresca, el régimen de lluvia adecuada y resulto muy bien.

En 1820 la cosecha marchaba pero repentinamente una plaga de langostas se lanzó sobre Paraguay, en aquella época una plaga asolaba las cosechas y no dejaba nada, era una de las peores plagas, y se lanza sobre una cosecha que estaba a punto de ser recolectadas, entonces Francia ordena que se realice un nuevo cultivo, inmediatamente, para que nadie sufriese hambre, y los jueces de paz reciben la orden, para que la población cultive. La cosecha salió mejor que la primera. Y por decreto ordeno a los campesinos que tenían tierras en usufructo, a las dos cosechas anuales, con pena de perder sus tierras. La producción agrícola fue terriblemente rica. Entre los cultivos comerciales se cultivo el tabaco, pero el Estado era el comprador del tabaco y el encargado de su comercialización exterior.

Desde el punto de vista de la ganadería, se promovió mediante el ingreso de ganado por Bolivia, y tampoco fue un número elevado, y finalmente los jesuitas dieron un impulso a la ganadería, pero eso se fue perdiendo hasta el fin de la colonia estábamos terribles. Teníamos que importar caballos de Corrientes, por carencias de caballos en el país. Entonces a Francia se le ocurrió un sistema: el sistema de las estancias de la Patria. El estado las administraba y a fines de la dictadura se habla de unas 64 estancias. Esto servía para: si se formaba una nueva población, el estado les proveía del ganado necesario, de igual forma para el ejército y en cualquier situación de crisis. Además pagaban cada 3 meses el sueldo a los maestros con una cabeza de ganado.

Con respecto al sector de minería, el estado intervino en la explotación de cal por primera vez en el Paraguay, ya que antes se importaba de Córdoba. La piedra caliza se traía del norte del país, de la zona de San Lázaro, Itapucumí, Itapucu. Guazú hasta la Calera del Estado (Calera-cué) en donde era elaborada la cal.

Una empresa estatal funciona solo en el control y la dictadura de Francia manejaba el control económico de una manera terrible. El funcionario que era descubierto en flagrante delito económico contra el Estado era fusilado, entonces las empresas tenían gran prosperidad, ya que todos se cuidaban muy bien de no tocar el fondo público. Esto creaba prosperidad para el Paraguay y se distribuían mejor las riquezas emergentes.

Durante 5 años nuestra economía tambaleo hasta el 7 de septiembre de 1822, con la independencia de Brasil de Portugal. En noviembre de 1823 se abre la ruta de las Misiones. Se produce el comercio por otra región, ya no Olimpo, sino por Itapúa. El comercio se hacía por San Borja que quedaba en el Brasil, se cruzaba hasta el campamento de Salto, se pasaba a Candelaria, luego a Loreto, desde allí se venía hasta San José y desde aquí hasta Itapúa, hasta donde podían llegar los comerciantes brasileños. Los portugueses nos traían productos que aquí no se fabricaban armas, telas, juguetes.

Luego de la dictadura Paraguay no nadaba en oro, como suelen decir. El Mercantilismo basado en la exportación de materias primas, sin darle valor agregado no vale nada, sigue generando pobreza. Hay que colocar valor agregado a la materia prima. Francia nunca cobró su sueldo, todo este quedó en su testamento para sus soldados. Su único lujo fueron dos hebillas de plata, que lucía en su zapato.

Modernización y apertura de la economía nacional de Carlos Antonio López.

El Paraguay no llegó a constituir en ningún momento el prototipo de tienda para la reventa de géneros ingleses, ni el sumiso productos de materias primas para las fábricas de Manchester, como ocurría con otras economías sudamericanas.

El patrón “aperturista” inaugurado por Carlos Antonio López, quedó crucialmente pendiente de la libre navegación de los ríos Paraguay, Paraná y de La Plata, un dilema plagado de penosas viscitudes para nuestro país y que se ligó vertebralmente con la independencia y con la propia sobre vivencia nacional.

En octubre de 1848, el Estado hizo suyas las tierras de los veintiún pueblos de indios, concediendo a sus habitantes la ciudadanía paraguaya y eximiéndoles del tributo del diezmo, derechos parroquiales, pensión anual e impuesto de arrendamientos, por espacios de tres años.

El gobierno declaraba de propiedad del Estado todos los yerbales y las maderas destinadas as construcción naval, la estatización de las maderas de construcción naval tenía el doble propósito de proveer de medios financieros al Estado y de impedir la privatización de un recurso considerado esencial en la defensa de la soberanía nacional.

Una suerte de seguro agrícola protegía al campesino contra las eventualidades de su actividad y frecuentemente el gobierno distribuía ganado, semillas e implementos de labranza.

Las “Estancias de la Patria” siguieron produciendo activamente , sobre todo para cubrir las necesidades de las fuerzas armadas.

López encaró decididamente la explotación de minas de hierro y, en 1854, se inició la etapa de la industria metalúrgica nacional, también se explotaban minas de cobre, azufre, azogue, cuarzo, pedernal y canteras de cal. Fabricas de pólvora, papel, loza, textiles y tintes.

La libertad de navegación, el comercio externo del Paraguay se incremento extraordinariamente. El país exportaba crecientes cantidades de yerba mate, producto con el que ejercía prácticamente en monopolio, maderas, tabaco, cigarros, cueros, etc.

Fue necesario dotar al Paraguay de la infraestructura necesaria creándose la Flota Mercante del Estado, numerosas obras viales fueron encargadas por el gobierno de Carlos Antonio López, así como también el primer ferrocarril del Río de la Plata fue inaugurado.

La estabilidad monetaria reflejaba adecuadamente el vigor de la economía nacional. En 1847 aparecen las primeras emisiones de la recién fundada Casa de la Moneda.

La política de importaciones atendió tanto a las necesidades de equipamiento de la actividad económica interna como a la protección de la industria local, permitiendo únicamente la introducción de máquinas, implementos agrícolas, insumos y materias primas no obtenidas mediante la producción nacional.

La triple Alianza: Fin de la Primera Época Nacional Autónoma

Mientras que el Paraguay pretendía entrar al mercado mundial con su modelo económico autónomo, sus vecinos del Brasil y del Río de la Plata, sin ser propiamente colonias de Inglaterra, se hallaban irremisiblemente atados al área de influencia colonial británica.

La economía paraguaya, en cambio, gracias al portentoso esfuerzo de medio siglo de su pueblo y de los gobiernos de la primera época independiente del país, había logrado mantenerse independiente con la misma firmeza con que se basamento su soberanía.

El juego de aquellos intereses, alterando constantemente la paz en el Río de la plata y con la permanente ingerencia brasileña y argentina en la disputada banda oriental del Uruguay, dieron lugar a la política del “equilibrio del Río de la Plata” sustentada por Francisco Solano López.

A Lo largo del periodo Lopista se suscitaron cuestiones limítrofes con la Confederación Argentina, con el Imperio del Brasil y , en menor escala, con Bolivia. Con la Argentina estaban las permanentes disidencias en torno a las Misiones.

A fines de agosto de 1864, la chancillería paraguaya se jugó su carta final en su imperioso afán de resguardar dicho equilibrio advirtiendo al Brasil que su intervención directa en los asuntos internos uruguayos, sería considerada casus belli.

Asunción después de la guerra quedó saqueada, el país entero arrasado, la economía destruida. Ya no había agricultura, ni comercio, ni industria, y su población gravemente disminuida.

Crisis Económica y Financiera de la Post-Guerra de 1870

El tratado secreto de la Triple Alianza, había fijado satisfacciones a las básicas aspiraciones de cada aliado, fundamentalmente las brasileños y argentinos.

Las deudas de una guerra no solicitada ni aceptada bajo concepto alguno por el Paraguay, a titulo de una supuesta liberación de yugo lopista, quedaba así contraída por el país desde ser inicio por designio de sus adversarios.

Brasil acordó por separado con el Paraguay su propio pacto de paz y límites, desdiciéndose de un compromiso asumido por el tratado secreto de la Triple Alianza. La Argentina por su parte materializó todos sus dominios a través de distintos acuerdo y tratados diplomáticos.

Los primeros gobiernos instalados en Asunción aún antes que los últimos restos del ejercito nacional al mando del Mariscal López terminaran diezmados en Cerro Corá, tomaban sus primeras medias tendientes a la reestructuración política y económica del País. Los países vencedores que ejercían una directa ingerencia en el proceso de reorganización.

En cuanto al ordenamiento jurídico impuesto en el país con la adopción lisa y llana de la legislación Argentina, reviviscencia de la viejas aspiraciones de dominio y sometimiento del Paraguay por parte de la burguesía mercantil porteña.

La Crisis económica y financiera asumía contornos de catástrofe, la liquidación implacable de todos sus recursos y del endeudamiento externo a base de empréstitos leoninos que marcharían parejos con la creciente y luego total instauración del más crudo liberalismo “laisseferista”, el surgimiento de una poderosa clase terrateniente y de una próspera burguesía importadora-exportadora, ligadas ambas fuertemente al área de influencia rioplatense.

Si bien se había reactivado, al menos en teoría, el régimen municipal, la institución pública, los tribunales de justicia y otros organismos del gobiernos, originándose las primeras rentas generales en 1872, era materialmente imposible obtener el pago de impuestos y reinstaurar el funcionamiento del aparato productivo en un país cuya economía estaba en ruinas.

A fines de 1870 se práctico la primera emisión de billetes por 100 mil pesos y seis meses después la segunda por 300 mil. Sin embargo, las deudas del Estado crecían, máxime cuando se habían reconocido a los tres estados beligerantes las deudas de guerra que alcanzaron la astronómica suma de 300 millones de libras esterlinas.

Pronto comenzó a apelarse al recurso del empréstito extranjero: ante la banca inglesa se obtuvo un primer préstamo de un millón de libras y una año después otro mas de dos millones.

La guerra de la Triple Alianza había convertido a territorio paraguayo en una rica cantera de recursos básicos, que quedó abierta prácticamente si restricciones al mercado extranjero, a precios irrisorios. Más aun considerando los precios de tierras vigentes por la época en la Argentina y en el Uruguay. Lo cual se basó el posterior desarrollo de una serie de actividades de carácter extensivo, que caracterizarían a la economía paraguaya de los siguientes ochenta y cinco años.

Economía de la pos-guerra del chaco de 1870

A nivel mundial, desde comienzos del siglo XX, y aún más específicamente desde la culminación de la primera guerra mundial, se había materializado una nueva configuración de fuerzas, tendencias y sistemas político-económicos.

El fin de la guerra mundial había traído hondas transformaciones en el campo de las potencias democrático-liberales, se había concretado el relevo de la hegemonía británica por la norteamericana.

A mediados que los comerciantes y empresarios en Estados Unidos, Inglaterra y otros países, percibían la contracción de su mercado interno, procuraron, como primera providencia, reducir al mínimo sus existencias de productos primarios importados; Esto significó contraer agudamente la demanda de productos primarios, y por consiguiente, reducir drásticamente las importaciones, con lo cual se aceleró la caída de los precios.

La crisis mundial de la década del treinta y la surgencia de las nuevas corrientes ideológicas prevalecientes en el mundo, habían comenzado a desencadenar los síntomas de una efervescencia política interna en el Paraguay.

En efecto, la guerra del Chaco fue la antesala de una proceso de cambio que habría de iniciarse penosa y lentamente y que sólo comenzaría a cristalizar y ofrecer frutos, mucho después.

El Liberalismo político y económico paraguayo se hallaba ya poco capacitado para obrar y menos con la celeridad que la magnitud de los cambios reclamaba. Estos cambios superaban las alternativas que el antiguo pudiera ofrecer.

Su prueba más patente la constituyó el “cuarentismo”, con el que se cerró el ciclo de la dominación ideológica, política y económica del liberalismo entronizado en el país desde el momento mismo en que se sancionó la Constitución de 1870, al asombre de las tropas de ocupación brasileño-argentinas.

Diagnostico de planificación de desarrollo en el Paraguay (1950-1981)

Fue preciso, antes de organizar política e institucionalmente el desarrollo planificado de la economía, estructurar algunas bases previas que hicieran posible el posterior funcionamiento y consolidación del sistema de planificación.

En lo que concierne a los países latinoamericanos, el pensamiento económico respecto a la teoría del desarrollo ha tenido una escuela orientadora bastante precisa en la Comisión Económica para América Latina.

La institución política interamericana de la planificación del desarrollo, tuvo su expresión definitoria en la Reunión Interministerial y la subsiguiente proclama de la Carta de Punta del Este.

Los objetivos que buscaban eran: La normalización política e institucional del país, la estabilización monetaria y la revalorización de una concepción simple, acerca de las potencialidades esenciales del país, sus recursos humanos y recursos naturales.

Para dinamizar una economía debe lograrse previamente la superación de escollos existentes y conseguir las condiciones que puedan impulsar su crecimiento.

Bases del proceso de Desarrollo Económico y Social

A Partir del año 1960, la tendencia al crecimiento de la economía paraguaya se hace más clara y, sobre todo, la posibilidad de analizar el proceso, de fundamentarlo y de seguir sus líneas básicas de orientación, se toma mucho menos riesgoso el disponerse de series estadísticas cada vez más confiables.

El proceso de desarrollo económico operado en el último cuarto de siglo vivido por nuestro país, se ha basado en una verdadera concepción del desarrollo económico y social del Paraguay.

Surgen, de esta manera bases esenciales que sustentan el desarrollo económico y social paraguayo:

La Estabilidad Político-Institucional

La estabilidad política y social y la normalización institucional del país, no constituye menos slogan del gobierno. La doctrina sustentada por el gobiernos paraguayo afirma la necesidad imperativa de una pecificación previa de los espíritus, de una tregua con respecto mutuo entre las diversas corrientes que ocupan un lugar en el espacio político del país, como punto de partida apara iniciar el gran emprendimiento nacional del desarrollo económico y social.

El choque ideológico, el enfrentamiento de concepciones completamente contrapuestas en el plano mundial, se infiltra en la estructura política interna de las naciones, obligando a una vigilancia siempre alerta.

En nuestro país se ha buscado impedir, esencialmente la penetración de ideas exóticas provenientes de ese contexto, cuando su historia le ofrece acontecimientos políticos que corresponden a una corriente ideológica nacional que ha demostrado probada suficiencia para elevar al Paraguay, en su primera época independiente y a los largo de medio siglo..

El Gobierno debe oponer, desde sus inicios y hasta hoy mismo, una permanente y decidida acción de control y vigilancia y de abierta y franca actitud proclive al juego político democrático, multipartidario, creando y preservando constantemente las condiciones apropiadas para el real funcionamiento de los mecanismos propios de un régimen institucional. No debe olvidarse que lograr la paz política es una conquista de mucha y paciente labor.

Este marco político e institucional, caracterizado por la paz, el orden y el respeto, ha venido brindando el soporte indispensable pera cambiar adecuadamente la estructura económica. Tal es, en síntesis el contexto político-institucional creado por el gobierno como uno de los requisitos previos a sus acciones en el campo del desarrollo económico y social.

La Estabilidad Monetaria

En la certidumbre de que cuando el valor del signo monetarios de un país fluctúa y se deteriora en el mercado bursátil, se desalienta las inversiones y se resta confianza en los ahorristas, el gobierno decidió preservar el valor de cambio de la moneda paraguaya permitiendo con ello la programación segura de obras de largo plazo.

Más de dos décadas de estabilidad monetaria aportan los mejores argumentos a favor de una política que, intencionadamente, busca crear condiciones de seguridad para las inversiones.

Antes de 1954 el país soportó un proceso inflacionario desarrollado durante más de medio siglo que impedían el crecimiento económico, incluso lo retrasaba.

El proceso inflacionario se acentuó con el uso abusivo de la política de emisión monetaria. Ante esta situación el gobierno nacional encomendó al Banco Central del Paraguay la implementación de una política de estabilización monetaria. El programa de estabilización monetaria, que incluía reformas en el orden cambiario y comercial, entro a regir en forma preliminar el 29 de febrero de 1956y, con carácter definitivo, el 12 de agosto de 1957.

Simultáneamente se implantó el tipo único de cambio en reemplazo del tipo múltiple que hasta entonces se hallaba en vigencia. Se estipularon límites al crédito de los sectores fiscal y bancario.

De inmediato se hicieron los resultados positivos de la reforma con la detención de la corriente inflacionaria, el incremento de los ingresos fiscales, el crecimiento de la exportaciones, el aumento de la reserva internacional y la abundancia del stock de mercaderías.

Los Recursos Naturales

El gobierno nacional encaró prioritariamente el aprovechamiento de los recursos naturales del territorios nacional, la actividad económica estaba condenada a depender de unos pocos renglones básicos: Productos forestales y algunos derivados como el tanino; yerba, tabaco y ganadería. La agricultura fue el único motor de la economía nacional y básicamente la producción agropecuaria sólo creció en función del mercado interno.

El gobierno emprendió una profunda revisión del enfoque y del tratamiento del problema de los recursos naturales. Así se han alentado importantes investigaciones sobre la riqueza del subsuelo, como la prospección petrolífera, búsqueda de gas, uranio, bauxita y otros minerales.

Por primera vez se ha dado inicio a la utilización en gran escala del recurso hidroenergético tanto del río ACARAY, las obras de ITAIPÚ y YACYRETÁ.

Han extendido el uso de mejores técnicas y métodos de explotación del recurso tierra, popularizando la utilización de herbicidas, plaguicidas, fertilizantes, semillas mejoradas y diversificadas.

Se han multiplicado los medios de comunicación vial, se ha creado una importante infraestructura de apoyo en el campo de la asistencia técnica y acreditación y se han abierto y se cuidan celosamente, nuevos mercado y mejores canales de comercialización para la producción agropecuaria del país.

Igual tratamiento ha recibido la actividad ganadera que cuenta con el respaldo de antes como el Fondo Ganadero, El Servicio de Extensión Agrícola Ganadera o el Servicio Nacional de Sanidad Animal.

En suma, en el Paraguay los recursos naturales han dejado de ser meros dones de la naturaleza que operan como simples agentes pasivos en el circuito económico, para convertirse en elementos dinamizados por la acción creadora y transformadora del hombre y refluir como factores activos del proceso productivo siempre abierto a nuevas posibilidades enriquecedoras. Entrando a una etapa eminentemente productiva y creadora de nuevos y mejores bienes para el bienestar social.

Los Recursos Humanos

La acción del gobierno revindicó al hombre paraguayo y lo restituyó a su real dimensión de protagonista fundamental de la actividad económica. Los recursos humanos se han constituido en otro de los elementos productivos claves para impulsar el desarrollo económico y social del Paraguay.

Afortunadamente y como resultado del proceso histórico de conformación nacional, en el Paraguay no existen antagonismos regionales ni impedimentos insalvables para la fluida movilidad social, tales como los prejuicios de casta, de raza o de tipo religioso o económico. Por lo contrario, existe un sólida unidad nacional.

De allí que los programas se hayan encaminado a asegurar mejores niveles de educación de formación técnica, e salud y vivienda y al mejoramiento cultural, cívico y social del hombre paraguayo.

Reforma agraria y bienestar rural

Finalizada la de la Triple Alianza se procedió a la privatización masiva del territorio nacional, consolidándose la propiedad latinfundiaria y condenándose al población agro productora a una reducida superficie del área central de la Región Oriental.

Los años cincuenta constituyen una etapa de transición en la búsqueda e implementación de las grandes soluciones que demandaban el problema de la tierra. El programa nacional, para que fuera tal, debía quedar marcado en el instrumento político y jurídico más amplio que fuese posible.

Se adoptaría sistemas justos de distribución, propiedad y tenencia de la tierra, se organizará el crédito y la asistencia técnica y social, se fomentará la creación de cooperativas y de otras asociaciones similares y se promoverá el incremento de la producción, su industrialización y la racionalización del mercado de modo que permita lograr su mejoramiento económico.

El gobierno creó en marzo de 1963, por ley Nº 852, el Instituto de Bienestar Rural y sancionó el mismo mes y año, por ley Nº 854, el nuevo Estatuto Agrario que “estimula y garantiza la propiedad privada inmobiliaria rural que cumple con una función social y económica, contribuyendo al bienestar rural el desarrollo de la economía nacional”.

Podemos afirmar que al cerrase la década del cincuenta, la situación imperante en la estructura agraria del país no difería en casi nada con el panorama que ofrecía en 1958.

TENECIA DE LA TIERRA - COMPARATIVO EN %

Años y fuente

Condición jurídica

Propietario

Arrendario

Ocupante

Censo Agropecuario

1956

39

12

49

Censo por muestro

1961

43

12

45

Encuesta Agropecuaria

1970

54

10

36

v Encuesta Agropecuaria

1971

61

10

29

Encuesta Agropecuaria

1972

62

11

27

Encuesta Agropecuaria

1973

63

10

27

Encuesta Agropecuaria

1974

65

10

25

Encuesta Agropecuaria

1975

68

10

22

Encuesta Agropecuaria

1976

68

11

21

Encuesta Agropecuaria

1977

69

11

20

Por su parte la colonización está expresamente definida en el Estatuto Agrario como un instrumento de la Reforma Agraria, asignándole el objetivo de poblar el interior del país, que ha implicado extender la frontera agrícola, sacando a la población agro pecuaria del estrecho cerco de la región central y posibilitándose su expansión hacia los ricos departamento del norte, este y sureste.

Colonización y Red Vial

Al responder la política oficial de colonización a un principio reordenador de la población nacional, su acción se encaminó fundamentalmente a descongestionar el área minifundaria y transferir la población productiva del sector agrícola hacia las zonas de baja densidad demográfica.

Con este fin, la acción colonizadora se implementó ejecutó en base a programas concretos que, en cada caso de correspondieron con líneas geográficas o ejes de orientación.

Uno de los primeros movimientos de colonización emprendido, aproximadamente desde 1961, ha sido la “marcha hacia el Este” que tuvo como columna vertebral las rutas números 2 y 7. El área de penetración del “eje este” comprende los departamentos de Caaguazú y Alto Paraná y Canendiyú

En la región han surgido algunas cooperativas, como la de Minga Guazú que han desarrollado una extraordinaria potencialidad económica.

Pronto funcionaría allí a pleno la central hidroeléctrica más grande y potente del mundo.

El “Eje Norte” de colonización se vincula con la red vial conformada por las rutas 3 y 5. La primera parte de Coronel Oviedo y pasa por Carayaó, San Estanislao y Lima para empalmar, al altura de Yby-yáu, con la ruta 5 que une las cuidadse de Concepción, en el extremo oeste de la Región Oriental, y Pedro Juan Caballero, en el extremo este.

Se trata de otra región de extraordinaria potencialidad agrícola ganadera, integrada por los departamento norteños de Concepción, Amambay y San Pedro. En realidad, actualmente la ruta 3 llega hasta el río Apa, mucho más al norte.

En el marco del Programa Integrado de Desarrollo Rural del Eje-norte de Colonización, se lleva a cabo una interesante experiencia de innovación en el tipo de asentamiento. Se han incorporado 3 colonia con un trazado y un sistema de distribución parcelaria que rompe el esquema tradicional de lotamientos rectangulares dispuesto en una cuadrícula de líneas perpendiculares y paralelas, formándose en cambio una figura de círculos concéntricos en cuyo núcleo se haya el caso urbano.

El “Eje Sur” de colonización, por su parte, es el que sigue, aproximadamente, el trazado de la ruta Nº. 1 que, desde Asunción, en dirección sur-este, llega hasta el puerto de Encarnación sobre el río Paraná, con una extensión aproximada de 380 km completamente asfaltada. Ha afectado especialmente al Departamento de Itapúa, una verdadera sur-región del oriente paraguayo que, desde fines del siglo pasado y comienzos del actual, se vio privilegiada por un vasto movimiento de colonización con laboriosos inmigrantes europeos pero dejando un amplio margen territorial, hacia el noreste, en la frontera con la región alto platense. Considerando el área integrada por los departamentos de Caazapá, Itapúa, Misiones y Ñeembucú.

Los programas de colonización se han extendidos también hasta la Región Occidental del país, en el valioso territorio del Chaco cuya defensa costó un dura guerra de 3 años.

La excepcional importancia del Chaco, con sus casi 250 mil Km2 de superficie (el 60 por ciento del territorio nacional), sus recursos y posibilidades para la economía nacional, así como la magnitud de los emprendimientos que se realizan en esa región.

Colonización y Repatriación

Así cabe recordar el programa de repatriación realizado con el firme propósito de brindar oportunidades y amplias facilidades a todos aquellos paraguayos que, como secuela del periodo de estancamiento económico y de anarquía e inseguridad política, había ingresado esa enorme masa de desterrados que prefirió radicarse en países vecinos como la Argentina.

Entre 1960 y1967 se crearon 3 colonias para ese sólo efecto: repatriación, en el departamento de Caaguazú, repatriados del sur y repatriados del norte en Itapua y San Pedro, respectivamente.

El programa de repatriación ha incluido leyes y políticas de protección especial, de parte del gobierno, para facilitar la reintegración de los compatriotas desterrados de la vida nacional.

Desarrollo Rural Integrado

Créase pues el Consejo Nacional de Progreso Social asignándole las siguientes funciones, entre otras: formular y mantener una política nacional de Progreso Social enmarcada dentro de los planes nacionales de desarrollo económico-social del país; planificar las diversas acciones del progreso social, dentro de un programa nacional, estableciendo los objetivos generales, las metas específicas y las prioridades de cada programa y crear los mecanismos adecuados que garanticen una efectiva coordinación de los programas, tanto horizontal como vertical.

Colonización con Indígenas

En noviembre de 1958 el Poder Ejecutivo sancionó el Decreto 1341 que creó el Departamento de Asuntos Indígenas (DAI) dependiente del Ministerio de Defensa Nacional. En una Resolución interna de este ministerio, organizado el referido Departamento, se inscribía y asomó una de sus importantes finalidades, la de “realizar gestiones ante el Instituto de Reforma Agraria para la reservación de tierras que eran destinadas para asiento de las agrupaciones Indígenas.

El INDI cuenta con la participación, como máxima autoridad, e los ministerios del Interior, de Salud Pública y Bienestar Social, de Justicia y Trabajo, de Educación y Culto, de Agricultura y Ganadería así como del Presidente del Instituto de Bienestar Rural y de un representante de la Secretaría Técnica de Planificación y otro de las Fuerzas Armadas de la Nación, con la presidencia del Consejo de Dirección a cargo del Ministro de Defensa Nacional. En ese marco, quedan inscriptas las numerosas colonias indígenas que hoy se encuentran establecidas en el territorio nacional.

Contribuyó poderosamente a este extraordinario dinamismo, la expansión del sector agrícola y ganadero, los grandes indicadores del desarrollo económico y social del país.

Desarrollo del Chaco Paraguayo

Trascendental importancia en el marco del desarrollo económico y social de nuestro país y también por su historia.

Los indios chaqueños constituyeron durante toda la historia del país una permanente amenaza y un constante factor de inestabilidad de la sociedad paraguaya que iba naciendo y de sus instituciones políticas, sociales y económicas fundamentales.

El Paraguay, sin embargo, poseía incuestionables títulos históricos, políticos, jurídicos y diplomáticos con que defender su legítima soberanía sobre ese territorios.

Desde la terminación de la Triple Alianza se habían comenzado a establecer allí los grandes establecimientos ganaderos, privilegiados por la Ley de Venta de las tierras públicas.

Posteriormente, se había afincado los grandes centros de producción taninera con sus instalaciones fabriles, sus embarcaderos portuarios, sus ferrocarriles, las primeras misiones religiosa, etc.

Para llevar adelante este desarrollo, dos son los grandes problemas que se han presentado tradicionalmente el Chaco por sus peculiares características topográficas, geográficas u climáticas: Agua y comunicaciones.

Construcción de la Ruta Transchaco.

Uno de los más resaltantes logros que han obtenido en el Chaco es el referito a la Red vial, con los que se consiguió romper el asilamiento realete dramático que se hallaban los pocos núcleos poblados que vivían en su interior, trataba de incorporar un verdadero emporio de riqueza económica, que hasta entonces no podía se entera y racionalmente aprovechado por la falta de red caminera.

Por la ruta Transchaco debían circular, de ahí en más, como la medula espinal de un organismo vivo, todas las personas y los productos que el extenso y rico territorio chaqueño albergara.

La Transchaco servía como hilo conductor que enlazara y vinculara los más importantes centros poblados y las áreas de población y colonización más dinámicos del Chaco.

De inmediato se iniciaron los trabajos. Pronto se percibió la extraordinaria expectativa que había existido respecto a estas obras puesto que, de inmediato, la población comenzó a demandar los servicios de estas primeras concreciones.

Ante esta circunstancia, el gobierno encaró otras medidas con el objetos de cubrir lasn evas necesidades que se habían generado.

Las pésimas condiciones del terreno sobre el que se desarrollaban las obras, los periodos de lluvia, el escaso escurrimiento del agua, los desbordes de riachos en época creciente, fueron los múltiples obstáculos que tuvieron que sortearse hasta que quedó terminado.

En esta laboriosa acción vial emprendida por el gobierno, le ha cabido una gestión de extraordinario alcance a la FFAA del país a través del Comando de Ingeniería cuyos batallones, quipos y maquinaria, gestaron parte de estos emprendimientos camineros.

Construcción de puentes de vinculación oriental-occidental.

Se encargaron las construcciones de puentes. Con esto se superará definitivamente la barrera que separa a ambas regiones concretándose la integración de importantísimas áreas económicas del país. Uno de ellos es el puente Remanso este puente enlazará la ciudad de Concepción con el Puerto Militar.

Ninguna duda que el Chaco paraguayo, a través de estas importantes obras de infraestructura vial, está enlazado al destino general del Paraguay.

Los problemas del Agua

El otro desafío chaqueño ha sido el de la investigación y ejecución de proyectos de aprovisionamiento de agua potable.

Nuevamente en este caso las FF.AA. han venido desempeñando un rol de primera importancia en la solución del problema agua en la región chaqueña.

En 1967 se inició, con la asistencia técnica de las Naciones Unidas, un proyecto de investigación y ejecución de obras de provisión de agua. Inicialmente se manejaron las alternativas de canalización y construcción de acueductos o perforaciones de pozos para el aprovechamiento de aguas subterráneas.

Objetivo y Marco Legal del Desarrollo Industrial

Sobre estas premisas básicas se han planteado, como principales objetivos del desarrollo industrial del Paraguay.

  • Alcanzar una tasa de crecimiento más acelerada.

  • Ampliar y diversificar la oferta integran de manufacturas

  • Fomentar el desarrollo agroindustrial de exportación.

  • Sustituir importaciones de aquellos rubros para cuya producción el país ofrezca ventajas comparativas.

  • Promover el desarrollo regional, fomentando la localización orientada de los emprendimiento industriales.

  • Mejorar la productividad industrial y la calificación de los recursos humanos del sector

  • Coadyuvar al mejoramiento del nivel de vida de la población mediante la creación de empleos industriales.

  • Organizar y desarrollar la industria artesanal de exportación.

Con estos objetivos como orientadores fundamentales, el gobierno nacional ha venido implementando una política de fomento del sector industrial.

Como resultado de esa labor hasta dos años después de su creación, el Servicio Nacional de Promoción Artesanal había exportado importantes volúmenes de artículos de la artesanía Paraguaya.

Tres medidas básicas orientaron la acción del gobierno en este campo de la actividad económica:

  • Fomentar la localización de industrias en el interior del país.

  • Industrialización de las materias primas nacionales y empleo de la mano de obra paraguaya.

  • La asistencia y el apoyo al desarrollo de la producción artesanal de artículos típicos.

Crecimiento de Inversiones

Esos y muchos otros países, a través de políticas de puertas abiertas, han fomentado la inversión de capitales extranjeros sin detrimento de su soberanía,

La inversión de capitales de origen externo representa la ventaja de que incorpora los recursos necesarios para imprimir un ritmo más acelerado al crecimiento económico. Transfiere al país un caudal de valiosa experiencia empresarial en lo concerniente a la administración de los negocios, a la conducción fabril y a la movilización de mercados internos y externos.

Solamente en esta década se montaron inversiones agroindustriales en mayor cantidad que en los últimos treinta años, lo que permite hablar de un vigoroso impulso del desarrollo industrial.

En 1981 había ingresado al país alrededor de 435 millones de dólares netos en capitales autónomos.

INVERSIONES BENEFICIADAS POR LAS LEYES DE FOMENTO

Año

Número de proyectos

Puestos de Trabajo

Monto de la inversión

Millones de Gs.

Miles de Dólares

1970

45

1.150

933

7.405

1971

35

777

177

1.405

1972

64

5.185

1.487

11.802

1973

91

2.725

1.717

13.627

1974

174

7.510

8.522

67.635

1975

122

2.963

4.450

35.317

1976

162

4.775

8.597

68.230

1977

166

5.338

13.030

103.413

1978

205

4.904

14.534

115.349

1979

301

8.739

31.625

250.992

1980

247

5.516

16.862

133.825

1981

211

4.492

16.790

133.254

TOTALES

1823

54.074

118.724

942.254

Esas cifras muestran uno de los múltiples efectos que ha tenido en la economía paraguaya la construcción de las dos grandes centrales hidroeléctricas y la expansión experimentada por la inversión en distintos campos en los años más recientes.

LOS ASPECTOS SOCIALES DEL DESARROLLO

Desde sus primeros momentos el gobierno nacional ha fundamentado sus acciones de política económica en la concepción de un mayor bienestar para la población paraguaya. Esta “ideología del desarrollo económico y social” quedó plasmada ya en el Primer Plan Nacional de Desarrollo.

Este desarrollo se puede establecer en términos de más alimentos, vestimenta y calzado, educación y salud, vivienda y servicios comunales, seguridad y esparcimiento y todos los bienes y servicios que puedan determinar un mayor goce social.

La vivienda

En materia de viviendas el gobierno ha orientado su política en el sentido de disminuir progresivamente el problema habitacional que ha derivado del rápido crecimiento urbano, del aumento de la población nacional y de un marcado déficit de viviendas. Esta política tiende, así mismo, al establecimiento de toda escala de actividades relacionadas con la vivienda, merced a la formulación y sanción de leyes adecuadas, al creación de instituciones pública y a inducir la formación de entidades privadas que, actuando en forma conjunta, ayuden a solucionar el problema mencionado.

Para el logro pleno de los objetivos propuestos, se tiene el concepto de la vivienda vinculada al medio circulante, atendiendo al equipamiento interno y a la provisión de los servicios básicos indispensables.

Reforzando aún más su política de estímulo a las obras habitacionales, el gobierno creó por Ley 325 de 1971 el Banco Nacional de Ahorro y Préstamo para la Vivienda (BNAPV), siendo su objetivo fundamental la canalización del ahorro interno, para la adquisición, construcción, ampliación, refacción o terminación de viviendas.

La Educación

La política educacional del gobierno es amplia y compleja. Obligado a una indispensable labor de máxima síntesis se tratará de poner de relieve los aspectos más significativos de sus acciones y de sus logros.

Comencemos por descartar que la educación en le Paraguay tiende asegurar a todos los habitantes, por medio de una proceso permanente de aprendizaje-enseñanza.

Es interesante poner de relieve que el simple aumento de la matricula escolar no sería un buen indicador del desarrollo educativo sino agregáramos la referencia adicional de que se ha incrementado notablemente el índice de retención.

RETENCIÓN DES SISTEMA EN EL NIVEL PRIMARIO COHORTES 1970-1979

MATRICULA

RETENCIÓN

AÑOS

1er. grado

6to. grado

%

1970-1975

125.052

37.439

29.9

1971.1976

126.034

39.170

31.1

1972.1977

126.599

40.911

31.3

1973-1978

126.077

42.467

33.7

1974-1979

124.709

44.074

35.3

Este mejoramiento de la retención escolar se ha debido a una serie de medidas implementadas por el ministerio de ramo y el gobierno nacional, habilitando más escuelas y cuidando que ellas satisfacen las demandas del ciclo completa

El gobierno a desarrollado además una serie de acciones especiales en el campo educativo como el de la alfabetización y educación de adultos y el de formación y capacitación específica de los recursos humanos en diversas ramas.

La enseñanza universitaria ha tomado notable auge en los últimos años, habiéndose incorporado nuevas carreras acordes con el desarrollo económico y social experimentado por el país.

La salud

El gobierno ha hecho suya una premisa básica en el área des desarrollo social, como complemento insustituible de los grandes proyectos que implementa para asegurar el crecimiento económico.

El gobierno nacional definió desde un inicio el propósito de su acción sanitaria en los aspectos siguientes:

  • Aumento de la esperanza de vida al nacer

  • Extensión de los servicios de salud a todo el territorio

  • Contribución al progreso económico y social incorporándose en la acción y política general del gobierno.

Por otro lado, se singular importancia es la acción que cumple el Instituto de Previsión Social(IPS) organismo autárquico de la Administración Central que brinda los servicios del seguro médico y social ala población.

Las acciones básicas que se desarrolla en el campo de la salud, pueden resumirse en medidas preventivas y curativas que consisten en: lucha contra enfermedades transmisibles y zoonosis, prevención por vacunaciones, control de diarreas y parasitósis intestinales, lucha contra la tuberculosis, prevención y cura de otras enfermedades y vigilancia epidemiológica.

El Paraguay y la Integración Latinoamericana

El Paraguay rige sus sistema de relaciones internacionales en algunos principios institucionales muy claros y precisos. En ese marco nuestro país ha desarrollado una ágil e inteligente política de relaciones bilaterales con los países latinoamericanos.

Las visitas presidenciales han sido precedidas o acompañadas, por regla general, de importantes delegaciones de autoridades políticas y económicas del país, de ministros, empresarios particulares, representes de la prensa y exponenciales calificados de la vida política, social y económica.

Nuestro país participa de acuerdos multilaterales como el Tratado de Montevideo. Otra forma de intervenir en el plano internacional ha sido a través de nuestra participación en ferias y exposiciones industriales y comerciales.

Se ha prestado también asistencia preferencial al mejoramiento de la calidad y a la normalización de los productos de exportación. Se ha creado y funcionan oficinas comerciales en el exterior y se ha obtenido de países amigos, por medio de acuerdos bilaterales.

Es garantía para nuestro país contar, hoy en día, con varias opciones de mercados y no seguir ligados a la dependencia arbitraria de uno o de dos países, de modo que si uno cualquiera de ellos se registrara en la caída de precios o una merma en la demanda de nuestros productos, se pueda contar con otras alternativas.

El tratado de ALADI

ALADI, formalizado en agosto de 1980 con la firma del nuevo tratado de Montevideo. El mencionado tratado ha establecido, en su Preámbulo, “que la integración económica regional constituye uno de los principales medios al alcance de nuestros países para disponer de instrumentos de defensa económica así como “la necesidad de renovar, mediante una profunda transformación, el proceso de integración latinoamericana”..

Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, han declarado solemnemente hallarse “decididos políticamente a revertir el proceso actual de integración latinoamericana.

Su adecuación a la heterogeneidad de las economías nacionales y que, junto a un programa de integración física y de recursos humanos, hará posible la amplia incorporación de América Latina a la economía mundial.

Los Proyectos Estratégicos en la Economía Paraguaya del Presente.

Gran parte del proceso de desarrollo económico y social del Paraguay del presente tiene que ver con los grandes proyectos estratégicos.

Hemos afirmado que el proceso evolutivo de la economía paraguaya tiene sus fundamentos esenciales en la estabilidad política y monetaria y en las racionalización del manejo productivo y eficiente de los recursos naturales y humanos.

Así han de considerarse proyectos de la magnitud de las obras hidroeléctricas de Itaipú, Yacyretá o Corpus; los de las industrias del Cemento, del Alcohol absoluto o de la Siderurgia Paraguaya; expansión de la red vial, la Flota Mercante, modernización del ferrocarril Carlos Antonio López, construcción de aeropuertos, puentes y otras obras.

Sin embargo, lo más importante de estas obras contribuye la producción y futura disponibilidad de energía en cantidades que superan en más de 25 veces la capacidad actual de producción y que permitirá la instalación de grandes complejos industriales de alto nivel de consumo de energía.

Yacyretá

La idea de construir una represa en la zona de Yacyretá se remonta a fines del siglo XIX. Esta iniciativa se planteó a partir de la necesidad de buscar soluciones al grave problema generado para la región por las grandes crecidas que cíclicamente se producen en el Río Paraná.

En el curso de las consideraciones que se fueron realizando del problema, y a medida que se producían avances tecnológicos en el mundo, se fue incorporando a la discusión la convicción de que la construcción de la represa debía incluir una central de generación de electricidad.

Como consecuencia de este prolongado análisis, el 1° de febrero de 1926 la República del Paraguay, representada por el Dr. Eusebio Ayala y la República Argentina, representada por el Dr. Honorio Pueyrredon, suscribieron un protocolo en el que se establecía el acuerdo de ambos países para el aprovechamiento industrial de las aguas del Río Paraná en Apipé.

Las vicisitudes políticas y económicas de ambos países determinaron que, durante décadas, el emprendimiento fuera postergado y casi medio siglo después, el 3 de diciembre de 1973, se pudo suscribir el tratado que puso definitivamente en marcha el proyecto para el “... aprovechamiento hidroeléctrico, el mejoramiento el las condiciones de navegabilidad del Río Paraná a la altura de la isla Yacyretá y, eventualmente, la atenuación de los efectos depredadores de las inundaciones producidas por crecidas extraordinarias”..

Es así que, a partir de 1974, se iniciaron los estudios que llevaron al diseño de una represa de 65 Km. de largo con una central hidroeléctrica que debe trabajar a una cota de 83 msnm a partir de la cual se prevé la formación de un embalse de 1650 km2 y una capacidad de generación de electricidad de 3.100 MW, lo que constituye uno de los proyectos más grandes del mundo para centrales de este tipo.

En 1992 los gobiernos de ambas repúblicas firmaron las cartas revérsales de aceptación del cronograma de finalización de la obra. Este cronograma preveía llegar a la cota 76 en septiembre de 1994, la cota 78 en septiembre de 1995 y la cota 83 en junio de 1998. Se logró la primera parte y hasta hoy no se continuó la represa esperando la autorización de los bancos (el Banco Mundial y el BID que fueron los que financiaron la obra) para subir la cota.

En la concepción de la obra no se tomo en cuenta las dimensiones socioculturales de los habitantes de la zona que sería inundada. El paradigma que impregno el proyecto es eminentemente numérico y utilitarista, privilegiando el producto sin considerar los pasos necesarios de trabajo comunitario para lograr una buena reinserción de la población afectada.

Esta concepción generó una serie de conflictos respecto a las viviendas otorgadas, a los tiempos convenidos, a los lugares de las relocalizaciones y a las formas en que se llevaron a cabo las relocalizaciones, ya que no se incorporó la participación de los destinatarios en la organizaciones del proyecto, ni los representantes de los gobiernos locales. Deba tenerse en cuenta para evaluar la magnitud de estos conflictos que el total de la población afectada (incluyendo los ya relocalizados y aquellos que deben ser relocalizados para completar el proyecto) asciende a alrededor de 70.000 personas, lo que incluye más o menos 17.000 familias.

Se destaca aquí un modelo de relación que la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) estableció con su entorno social: el desinterés en la participación de las personas, las comunidades, organizaciones y gobiernos en los proyectos en que ellos están comprometidos. En nuestro sondeo en distintas ciudades del país a personas de ambos géneros de nivel secundario o superior encontramos que a nivel nacional se desconoce el contenido proyecto y su localización pero se lo relaciona inmediatamente con la corrupción.

Si bien la nueva administración muestra una tendencia de apertura hacia la comunidad, esta aún está teñida por el manejo clientelar, que se hace de los profesionales incorporados a la administración y los beneficios que se brindan a las persona y a la comunidad. Esta característica aumenta la dependencia, especialmente en las comunidades carenciadas ya de por si necesitadas de la intervención estatal. Esta dependencia empobrece más los recursos necesarios para los constantes procesos de cambio en la comunidad.

Hacia adentro de la entidad esta actitud inmoviliza las acciones creando estructuras corporativas verticalistas y jerárquicas obstructivas de cualquier proceso creativo.

Tanto los gobiernos, las organizaciones intermedias, los grupos de afectados y los mismos profesionales de la EBY reclaman de la entidad una franca relación participativa que enriquezca las respuestas a los problemas actuales.

Si bien todos los sistemas alternan entre la aceptación de la complejidad y el intento de reducción, en esta situación se ha sobre-impuesto la simplificación estableciendo mecanismos rígidos y sistemas cerrados que no admiten la introducción de la recursividad necesaria para incorporar la complejidad. Se trata por un lado los problemas medioambientales y por el otro los sociales.

La actitud constante a lo largo del tiempo de la entidad, según los testimonios recogidos, es no contestar los pedidos que se le hacen, generando así una suerte de ambigüedad que deriva en malestar. Algunos autores entienden esto como una conducta de abuso emocional. Hablamos de abuso emocional en las relaciones donde existe una marcada diferencia entre quienes disponen del manejo de los recursos y quienes necesitan de ellos. Esta diferencia de poder permite la manipulación de las personas, quienes quedan atrapadas en un círculo vicioso de espera - frustración - espera.

Este abuso deriva en una espiral de violencia que se retroalimenta permanentemente, cuya característica es que quienes son abusados responden con actitudes de ataque manifiesto mientras que quienes disponen de los recursos ejercen siempre una forma de violencia oculta.

Las relaciones entre el ente y la comunidad están basadas en la desconfianza, donde la mentira es moneda corriente y la actitud conspirativa una actividad permanente. Se ha perdido el valor de las palabras, el lenguaje, que construye identidades, se desvincula de las acciones socialmente acordadas y se construyen identidades falsas tanto en la comunidad como en la entidad.

Dentro de esta relación de complejidad los acuerdos se logran por ataques y presiones y no por consensos participativos, por esta razón difícilmente se mantienen en el tiempo.

Todas estas características configuran una comunidad organizada al rededor del conflicto donde la historia dominante impide la generación y la circulación de historias alternativas. Hemos encontrado esta misma situación en las ONG y en los gobiernos que siempre reclaman transparencia y compromiso por parte de la entidad, estableciendo a su vez con ellos una relación de falta de confianza, sospecha y complot.

El acceso a la información del avance de los procesos es siempre difícil, todos reclaman e imaginan informaciones reservadas sobre los problemas reales de la represa, sobre la destrucción y peligros del medio ambiente y sobre el avance de las obras. La falta de la fluidez de la comunicación no permite el crecimiento y la verificación de las historias alternativas construyéndose fantasías de temor sobre los efectos destructivos de la represa al medio ambiente y a las personas, como por ejemplo peces contaminados, filtraciones de la represa, logias que manejan la EBY, enriquecimiento de representantes de afectados y de funcionarios de la EBY, intentos de prolongar el conflicto por parte de los bancos para aumentar las utilidades.

La historia dominante es a su vez sustento de una cultura dominante y hegemónica que desconoce la diversidad cultural impidiendo el diálogo multicultural, que conforma sociedades democráticas que intentan responder a las necesidades de sus integrantes.

Hemos venido desarrollando características de esta sociedad fracturada donde su red de sostén no puede contener a las personas y a las comunidades en el devenir de sus vidas. En las compensaciones a las afectaciones de la represa se reprodujo el esquema de estratificación social en donde quienes tienen más recursos obtienen sus compensaciones, mientras que las comunidades de los márgenes agravan su frágil posición.

En estos casos las personas y las comunidades fueron obligadas a trasladarse o paralizadas su desarrollo esperando el traslado. Por otra parte perdieron sus recursos de vida al entrar a una cultura de consumo sin los sostenes necesarios. Recordemos que vivían en economías de subsistencias basada en el aprovechamiento de los recursos naturales y pasaron a una economía de mercado y de consumo donde además el que les exige incorporarse en un circuito productivo en donde incide el pago de los servicios e impuestos.

Una categoría dentro de las ciencias sociales para comprender esta situación es el concepto de comunidades politraumatizadas donde el recurso con el que cuentan es la pobreza como medio de presión. La cultura de la pobreza se conforma por la desatención de los gobiernos a estas comunidades dependientes que no pueden acceder a los servicios de salud, educación, trabajo y justicia poniéndolas en una situación de riesgo y vulnerabilidad frente a los diferentes factores.

En nuestras consultas hemos encontrado que la institución familiar y en menor grado las iglesias y escuelas, han sido la que más fuertemente se mantuvieron en un contexto donde los vínculos humanos tienden a la fragmentación. La familia ha contenido a las personas permitiéndoles la adaptación a las duras condiciones a las que son sometidas.

La capacidad de recuperación de las personas en situaciones extremas en donde ponen a funcionar mecanismos desconocidos hasta el momento es lo que se entiende por resiliencia. Este recurso hemos tratado de evaluarlo con las diferentes instituciones e indudablemente es la familia por excelencia quien sostuvo y estimuló a las personas para lograr su desarrollo.

Este proceso se ha manifestado en diferentes caminos, uno de ellos es la formación de líderes por procesos naturales de la comunidad, otro es el aprendizaje de nuevos oficios que les ha permitido obtener puestos en los sectores de servicios. En algunos casos han logrado terminar carreras universitarias. Otra característica de la resiliencia es la apuesta que las familias hacen a mantener a sus hijos en los sistemas formales de educación, esperando a través de esto lograr una mejor inserción laboral y social.

Podemos ver estos recursos también en la forma en que han hecho suyo el espacio reproduciendo y mejorando, con la construcción de galpones, cabañas, pequeñas huertas o cría de animales de consumo, su hábitat anterior.

La familia en estas condiciones actúa como base para la realización de acciones solidarias ya sea la atención a las emergencias médicas en el caso de los barrios donde no cuentan con medios de comunicación, la distribución de alimentos, los reclamos por una mejor educación, la ayuda en el cuidado de los chicos y las casas y la búsqueda de mejoras en los barrios.

Es necesario destacar las condiciones de vida de estas comunidades establecidas en las márgenes del río, algunas con una larga historia allí y otras formadas por familias que emigraron por consecuencia de la pobreza de las explotaciones rurales. Tanto de las poblaciones de las islas como las de las márgenes del río vivían en función de los recursos que podían sacar del río, esto es lavanderas ribereñas, pescadores, palanqueros, oleros (fabricantes de ladrillos), junqueros, cesteros, boteros.

Su sistema de producción no se basaba en una actividad constante, sino que se adaptaba a las estaciones y al caudal del río. También complementaban su economía con la cría de animales domésticos y con una pequeñas producciones de frutas y verduras. Su producción era colocada en los mercados cercanos de la ciudad. Al residir cerca de los centros urbanos recibían prestaciones médicas y educación de buen nivel sin necesidad de trasporte público.

Sufrían inundaciones periódicamente que los obligaba a rehacer sus hábitat. Pero aún así continuaban viviendo en sus barrios y contaban con recursos para sobreponerse tanto en demandas a la comunidad y a los gobiernos como a su fuerza de trabajo.

En las relaciones de la comunidad hay un fuerte sesgo patriarcalita que es acompañado de modelos de relación machista. En las familias la organización patriarcal, en la mayoría de los casos, es eminentemente formal ya que las mujeres permanecían en las casas y los hombres se trasladan en busca trabajo o formando nuevas familias.

Las organizaciones familiares son heterogéneas respondiendo básicamente a las necesidades de adaptación a las condiciones externas. Familias monoparentales, trigeneracionales y ensambladas se encuentran en estas comunidades.

Debido al la permanencia del conflicto en el tiempo estás comprometidas tres generaciones. Cada comunidad o grupo profesional ha generado líderes reivindicadotes que confrontan con la entidad y los gobiernos. Es destacable el crecimiento y el desarrollo de estos líderes, en algunos casos analfabetos que tienen que establecer relaciones con los gobiernos nacionales y los organismos internacionales. A su vez están en permanente búsqueda de la formación de un frente único de reclamo, pero influidos por presiones políticas se desgajan continuamente en organizaciones paralelas.

Itaipu

El 10 de abril de 1970 fue firmado un Convenio de Cooperación, entre la COMISION
MIXTA, la administración Nacional de Electricidad -ANDE, del Paraguay, y las
Centráis Electricas Brasileiras S.A. - ELEC-TROBRAS, del Brasil, en el que se
establecían las condiciones para el estudio, en conjunto, del potencial hidráulico del
tramo fronterizo del Río Paraná, incluyendo una apreciación general de los usos
múltiples del agua, tales como navegación, consumo humano e industrial, irrigación
y otros.

Cuenca del río Paraná y Geología de la región


El río Paraná, de 4.000 Km. de extensión total, incluyendo los ríos Paranaíba y Grande, de cuya
confluencia se origina en territorio brasileño, abarca una cuenca total de 3.000.000 km2. Debido a su
caudal y a la extensión de su cuenca, el Paraná es uno de los mayores ríos del mundo. En el trecho comprendido entre el Salto del Guairá, hoy sumergido por la formación del embalse de ITAIPÚ, y la
desembocadura del río Yguazú , 190 km aguas abajo, el río Paraná presentaba un desnivel de 120 m, susceptible de ser aprovechado. La geología en esta zona está caracterizada por espesos derrames basálticos, casi horizontales, predominando el basalto denso intercalado por camadas de basalto
vesicularamigdaloidal y brecha, conformando, en ciertas áreas, discontinuidades litológicas y
fajas muy fracturadas. Esta formación geológica constituye la denominada "Serra Geral", también
conocido como "Trapp do Paraná".Un suelo residual de arcilla cubre la superficie de las márgenes
del río y de sus afluentes.

Localización


Las principales obras del Proyecto Hidro-eléctrico ITAIPÚ están situadas en el río Paraná, en la frontera entre Paraguay y Brasil, 14 km aguas arriba del puente internacional que une Ciudad del Este y Foz de Yguazú. El área del proyecto se extiende desde el Salto del Guairá, al norte, hasta Ciudad del Este y Foz de Yguazú, al sur.
Embalse
El embalse de ITAIPÚ en el nivel máximo normal, a la cota 220 m. (elevación 220 m. sobre el nivel del mar), tiene una longitud aproximada de 170 km, con un área de espejo de agua de 1.350 km2, anegando 580 Km2 de territorio paraguayo y 770 km2 de territorio brasileño. El volumen almacenado bruto es de 29 mil millones de metros cúbicos, siendo el volumen de acumulación útil de 19 mil millones de metros cúbicos. El nivel máximo de llenado está a la cota 223 m. y el nivel mínimo excepcional a la cota 197 m. Debido a la forma en que ITAIPÚ fue proyectado para su operación, el nivel de agua del embalse es mantenido prácticamente constante a la cota 220 m.


Distribución de la energía


Para la distribución de la energía, la Central Hidroeléctrica utiliza dos Subestaciones convencionales tipo intemperie:
- La Subestación de la margen derecha, situada en territorio paraguayo y dentro del predio de ITAIPÚ;
- La Subestación de la margen izquierda, situada en territorio brasileño, de propiedad de FURNAS.
De la Subestación SF6 ubicada en, la Casa de Máquinas salen 8 líneas de transmisión en 500 Kv, 4 transportando la energía generada por las Unidades de 50 Hz. a la Subestación de la margen derecha, y 4 transportando la energía generado por las Unidades de 60 Hz. a la Subestación de la margen izquierda
Actualmente, de las 4 líneas de 50 Hz. que llegan a la Subestación de la margen derecha, 2 están
conectadas a la Barra de 500 Kv y las otras 2 son llevadas, temporalmente en forma directa, a la
Subestación de la margen izquierda. La fracción no consumida de la energía generada correspondiente
a Paraguay es cedida al Brasil.


Aspectos generales


La operación de la Central ITAIPÚ se inició el día 5 de Mayo de 1984, con la entrada en servicio de
la primera unidad generadora de 50 Hz, operando en paralelo con el sistema de la ANDE.A partir del
día 8 de Octubre de 1984 se inició el suministro de energía eléctrica en 50 Hz. a FURNAS,
posibilitando el inicio de las pruebas del sistema de transmisión en corriente continua de dicha
empresa. En el mes de Junio de 1985 se realizó el primer suministro simultáneo de energía eléctrica
en 50 Hz, a la ANDE y a FURNAS. En el mes Diciembre de 1986, se llevó a cabo la primera sincronización de las unidades 14 y 15, de 60 Hz, con el sistema brasileño.
A la fecha, las 18 Unidades Generadoras de la Central se encuentran instaladas y operando normalmente (nueve de 50 Hz. y nueve de 60 Hz), totalizando los 12.600 MW de potencia instalada previstos en el proyecto, con una capacidad anual de producción de energía del orden de los 77.000 GWh/año. La relación potencia instalada/capacidad de generación de energía de ITAIPÚ, es de las más favorables del mundo.
Los particularidades de la operación de ITAIPÚ están relacionadas con sus características propias y de los sistemas a ella interconectados, como por ejemplo:
-La generación de energía en dos frecuencias: mitad a 50 Hz, mitad a 60 Hz;
- La magnitud de la Central: con potencia instalada nominal de 12.600 MW y capacidad anual de producción de energía del orden de los 77.000 GWh/año;
- La magnitud de las Unidades Generadoras: con potencia nominal de placa de 700 MW;

- La localización de la Central en el río Paraná: un río internacional compartido por tres países,
existiendo un Tratado Tripartito firmado entre Paraguay, Brasil y Argentina, el cual establece ciertas
restricciones a la operación hidroenergética de la Central;
- Los sistemas de transmisión asociados en Alta Tensión: siendo uno en corriente continua (600 kV),
que interliga las unida-des de 50 Hz. al sistema brasileño, y otro en corriente alterna (750 kV) que
interliga las unidades de 60 Hz. al mismo sistema.
Considerándose los aspectos arriba mencionados, la operación confiable de la Central exige la
adopción de configuraciones operativas, esquemas de protección y control de intercambios especiales.

Historia de la economía en Paraguay

El MERCOSUR

En Julio de 1986, en Buenos Aires, los Presidentes Sarney y Alfonsin firmaron el Acta de Integración Argentino-Brasilera que instituyó el Programa de Integración y Cooperación Económica (PICE). El objetivo del PICE era el de propiciar un espacio económico común, con la apertura selectiva de los respectivos mercados y el estímulo a la complementación progresiva de los sectores empresariales de cada Estado a las nuevas condiciones de competitividad. En 1988, con vistas a consolidar el proceso de integración, Brasil y Argentina firmaron el Tratado de Integración, Cooperación y Desarrollo, por el cual demostraron el deseo de constituir un espacio económico común en el plazo máximo de diez años, por medio de la liberación comercial. El Tratado prevé, entre otras medidas, la eliminación de todos los obstáculos tarifarios y no tarifarios al comercio de bienes y servicios y a la armonización de políticas macroeconómicas. El tratado fue sancionado por los Congresos Brasileño y Argentino en Agosto de 1989. Durante esa fase, fueron firmados 24 protocolos sobre temas diversos como bienes de capital, trigo, productos alimenticios industrializados, industria automotriz, cooperación nuclear, etc. Todos esos acuerdos fueron reunidos en un único instrumento, denominado "Acuerdo de Complementación Económico Nº 14", firmado en Diciembre de 1990, en el ámbito de la ALADI, que constituye el referencial adoptado posteriormente en el Tratado de Asunción. El 6 de Julio de 1990, con las modificaciones introducidas en los programas económicos de los gobiernos brasileño y argentino, y la adopción de nuevos criterios de modernización y competitividad, los Presidentes Collor y Menem firmaron el Acta de Buenos Aires. En Agosto del mismo año, Paraguay y Uruguay se unieron al proceso en curso, firmándose el 26 de Marzo de 1991, el Tratado de Asunción para la Constitución del Mercado Común del Sur - MERCOSUR. Al Tratado de Asunción, que define las bases para la creación del Mercado Común, se le adjuntaron Protocolos Adicionales, dentro de los cuáles se destacan el Protocolo de Brasilia para la solución de controversias en el Mercosur, del 17/12/91, y el Protocolo de `Ouro Preto' sobre aspectos Institucionales, del 17/12/95. El Protocolo de `Ouro Preto', firmado por el Presidente Itamar Franco y por los Presidentes Menem, de la Argentina, Wasmosy del Paraguay, y Lacalle, del Uruguay, establece la nueva estructura institucional del MERCOSUR destinada a vigorizar durante el período de consolidación la Unión Aduanera.  

Tratado Para La Constitución De Un Mercado Común

 ENTRE LA REPUBLICA ARGENTINA, LA REPUBLICA FEDERATIVA DEL BRASIL, LA REPUBLICA DEL PARAGUAY Y LA REPUBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY.  

El Tratado de Asunción (TA), del 26/03/91, tiene los siguientes objetivos y características principales: - Se trata de un acuerdo-marco que establece mecanismos destinados a la formación de una zona de libre comercio y de una Unión Aduanera en la subregión. - El TA tiene como objetivo crear medios para ampliar las actuales dimensiones de los mercados nacionales, condición fundamental para acelerar el proceso de desarrollo económico con justicia social. En los términos del preámbulo del TA, ese objetivo debe ser alcanzado, entre otros medios, mediante el aprovechamiento más eficaz de los recursos disponibles, la preservación del medio ambiente y el mejoramiento de las intercomunicaciones físicas.

Medios De Implementación  

 Para implementar este programa, el Tratado de Asunción establece:  

- Un programa de liberalización comercial, que consiste de reducciones tarifarias progresivas (tarifa cero en 31/12/94), lineales y automáticas, acompañadas de la eliminación de restricciones no tarifarias (cuotas, restricciones fitosanitarias) o medidas de efecto equivalente, así como otras restricciones al comercio entre los países.

- La coordinación de políticas macroeconómicas, que se realizarían gradualmente y de forma convergente con los programas de desgravación tarifaria y eliminación de restricciones no tarifarias. Tal ejercicio apuntaría a asegurar condiciones adecuadas de concordancia entre los Estados parte y a evitar que eventuales descompensaciones en las políticas de los cuatro estados parte tiendan a favorecer o perjudicar artificialmente la competitividad de bienes y servicios.

- Una tarifa externa común, que incentivaría a la competitividad externa de los estados y promovería economías de escala eficientes;

- Constitución de un régimen general de origen, un Sistema de Solución de Controversias y Cláusulas de Salvaguardas;

- El establecimiento de listas de excepciones al programa de liberalización comercial para los "productos sensibles", las cuales serian reducidas anualmente en 20%, hasta 31/12/94, con tratamiento diferenciado para Paraguay y Uruguay.    

Las Etapas De La Integración:    

 Durante el período de transición para la zona de libre comercio, que se extendió hasta el 31/12/94, la gran preocupación fue remover los obstáculos tarifarios y no tarifarios a la libre circulación de bienes, capitales y personas, como los elementos incompatibles con el proceso de integración constituidos en la fase de industrialización substitutiva.

En el plano tarifario, el TA establece el cronograma automático de reducción de tarifas y reducción anual de la lista de excepciones de los llamados "productos sensibles". En el plano no tarifario, se buscó derribar medidas administrativas y normas técnicas y sanitarias que constituyan obstáculos a la libre circulación o que creasen distorsiones en el comercio, todo basado en un verdadero espíritu de desregulación y armonización. En 1/1/95, se implantó la Unión Aduanera, con una Tarifa Externa Común definida para todo el universo tarifario.      

La Estructura Institucional Transitoria:  

 La organización del MERCOSUR, prevista en el Tratado de Asunción, se fundamentó en una concepción pragmática evitando crear órganos comunitarios en el período de transición, previo a la constitución de las entidades intergubernamentales, cuyas decisiones serian tomadas por consenso en reuniones periódicas entre autoridades homólogas de los Países miembros. De acuerdo con el Tratado de Asunción, el órgano superior del MERCOSUR es el Concejo del Mercado Común, compuesto por Cancilleres y Ministros de economía de los cuatro países. El órgano ejecutivo, a su vez, es el Grupo Mercado Común, compuesto por cuatro miembros titulares y cuatro substitutos. Además de esos, fueron creados los órganos técnicos, que son los 11 Subgrupos de Trabajo:  SGT-1: Asuntos Comerciales SGT-2: Asuntos Aduaneros SGT-3: Normas Técnicas SGT-4: Políticas Fiscales y Monetarias Relacionadas con el Comercio SGT-5: Transporte Terrestre SGT-6: Transporte Marítimo SGT-7: Política Industrial y Tecnológica SGT-8: Política Agrícola SGT-9: Política Energética SGT-10: Coordinación de Políticas Macroeconómicas SGT-11: Relaciones Laborales, Empleo y Seguridad Social. Cabe resaltar que en esos órganos técnicos, durante el período de transición, fue creciente la participación del sector privado, resultado del gran interés del empresariado, de los sindicatos y de los demás segmentos de la sociedad en el proceso de constitución del MERCOSUR. Además de los encuentros en el ámbito de esos órganos, la estructura institucional del Mercosur incluye aún, las Reuniones de Ministros de Educación y de Trabajo y las Reuniones Especializadas de Turismo, Ciencia y Tecnología, Medio Ambiente y Cultura. Fue colocada en funcionamiento, también, la Comisión Parlamentaria Conjunta del MERCOSUR, compuesta por sesenta y cuatro parlamentarios (dieciséis de cada Estado Parte), que acompañó los trabajos desarrollados en el ámbito del proceso de integración. Esa comisión no tuvo como atribución, la aprobación de la legislación comunitaria, a la vez que el Mercosur no admitió, durante el período de transición, el llamado efecto de aplicación directa. El significativo avance institucional del MERCOSUR puede ser constatado por el amplio Cronograma de Las Leñas, que reúne las fechas limite para la ejecución de las tareas necesarias para la integración.  

El MERCOSUR Y La Unión Europea  

     Las relaciones entre el Mercosur y la Unión Europea se iniciaron formalmente con la firma del "Acuerdo de Cooperación Interinstitucional entre las Comunidades Europeas y el Mercado Común del Sur" en 1992, cuyo objetivo principal era el de desarrollar proyectos de cooperación técnica. La cooperación técnica hoy abarca áreas fundamentales del proceso de interacción, como normas técnicas, aduanas, agricultura y apoyo a la Secretaria Administrativa. El financiamiento de los proyectos en cuestión deberá invertir recursos comunitarios de mas de US$ 20 millones hasta 1995. El vínculo entre los dos sistemas de integración se intensificaron después de la reunión conjunta entre sus Cancilleres en el primer semestre del corriente año. En el comunicado final de aquel encuentro los líderes europeos reconocieron la importancia del proceso de integración del Mercosur, e instar a la Comisión y al Consejo Europeo a estudiar los medios de reforzar las relaciones entre los dos bloques. Los países del Mercosur, a su vez, emitieron una declaración conjunta en ocasión de la VI Reunión del Concejo del Mercado Común, en el cual reafirmaron su deseo de profundizar los vínculos existentes ente los dos procesos de integración. Mas recientemente se realizó el encuentro entre los Cancilleres del Mercosur y los Cancilleres de la "Troika" de la Unión Europea, en Nueva York, por ocasión de la apertura de la Asamblea de las Naciones Unidas. Durante el encuentro, las partes reconocieron la importancia de negociar un nuevo marco institucional para el vínculo Mercosur-Unión Europea. A causa de la Cumbre de Essen, de los días 9 y 10 de Diciembre de 1994, el Concejo Europeo confirmó, mediante la aprobación del "Documento de Estrategia", la decisión de la Comisión de negociar un Acuerdo Marco de Cooperación Económica y Comercial entre el Mercosur y la Unión Europea. El 22 de Diciembre de 1994, representantes de los países del Mercosur y de la Comisión Europea firmaron, en Bruselas, la "Declaración Conjunta Solene", que prevé la celebración, en 1995, del "Acuerdo Marco de Cooperación Económica y Comercial" entre los dos grupos regionales. El 12 de Junio de 1995, el Concejo de Asuntos Generales de la Unión Europea aprobó el "Proyecto de Directivas", mandato negociador que traza las líneas generales que orientarán a la negociación del Acuerdo Marco. Los países del Mercosur, a su vez, aprobaron la Decisión 5/95, en Agosto de 1995, la cual establece los parámetros para la negociación con la Unión Europea. El acuerdo Marco Interregional entre el MERCOSUR y la Unión Europea deberá ser firmado en el día 15/12/95, en Madrid.    

Acaray

 Completa en 1964 el Proyecto de aprovechamiento hidroenegético del río Acaray. Un total de 12 firmas pertenecientes a Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Francia e Italia, se presentaron a la convocatoria para la construcción de la primera central hidroeléctrica que iba a ser construida en territorio paraguayo.

El 30 de agosto de 1966 iniciaron se las obras que quedaron libradas al uso público el 16 de diciembre de 1968.

La central hidroeléctrica del Acaray consta de una presa de 768 mts. De longitud, un embalse de 210 millones de mts3 y una lago artificial de 25 mt2 con 10 km2 de longitud. Consta con dos turbogeneradores de 45.000 KW cada uno en pleno funcionamiento, una estación elevadora de tensión con salida para línea de 220 WV, líneas de transmisión de 220.000 voltios con 711 torres transportando la energía a través de más de 300 kilómetros de distancia a la estación distribuidora de San Lorenzo.

Esta obra de notable magnitud demandó 40 meses de trabajo y empleó a más de 2.000 trabajadores paraguayos.

La electrificación del interior del Paraguay ha permitido, para 1981, que 71.877 usuarios se beneficiaran del servicio eléctrico, correspondiendo casi 70.800 a usuarios de categoría residencial y cerca de 730 a los de categoría industrial.

GLOSARIO

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA ECONOMÍA PARAGUAYA -Editorial Graphis SRL - Año 1983 - Delfín Ugarte Centurión

PARAGUAY COLONIAL - Editorial Litocolor SRL - Año 1996 - Efraim Cardozo

Páginas Varias de Internet

Monografías.com

Sub. Secretaria de Planificación de la Republica.

Vídeos relacionados