Historia de Grecia

Filología. Griego. Minoica. Egeo. Micénica. Homero. Tiranías. Estados. Ciudad. Polis. Atenas. Democracia

  • Enviado por: Alberto
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 36 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Historia de GreciaÍndice


Introducción

I. La herencia de Grecia

La Grecia Antigua ha sido desde la antigüedad un modelo a seguir para toda la civilización occidental. Los romanos son los primeros en interesarse y admirar esta civilización a nivel cultural, literario, artístico científico o filosófico, aunque no admiraron tanto su practica política a excepción de la actividad de Alejandro Magno, paradigma del líder que todos los jefes romanos, y parte de los que les siguieron hasta nuestros días, trataron de imitar. Hay que tener en cuenta que esta admiración ha provocado errores de perspectiva, ya que se han idealizado determinadas aportaciones y se han ocultado algunos errores de su sistema. Por este motivo hay interpretaciones equivocadas de lo que pudo ser la Grecia Antigua; por esto hay que ser muy prudentes al analizar lo que nos llega desde la antigüedad y las posibles interpretaciones posteriores que esto pueda tener. No se conoce con certeza como fue la Grecia Antigua, pero los historiadores actuales tratan de reconstruir su historia contando siempre con un margen de error.

En Historia siempre es preciso recurrir a las fuentes: las principales son los documentos escritos (literarios, legales, historiográficos…) que se deben estudiar evaluando sus características, ya que no todos tienen el mismo valor (es mas importante un texto jurídico que un poema). Los textos historiográficos tampoco son muy fiables, ya que cada historiador no es neutral y puede modificar los hechos según sus ideales; sobre todo en épocas antiguas en las que la historia era un modo eficaz de educar jóvenes según sus doctrinas y ensalzar su patria. Las leyes sí son objetivas, ya que expresan como se quiere organizar una sociedad.

Otra fuente considerable son los documentos materiales (arqueológico-artísticos) tales como construcciones, esculturas, ajuares funerarios, etc. que son auxiliares para el historiador, ya que sirven para completar lagunas y contrastar los datos escritos.

Aunque la civilización actual es heredera de la civilización grecorromana, hay una distancia importante que las separa. Lo que marca el paso de un lado a otro es la Revolución Francesa, aunque también supone un acercamiento, ya que, a partir de 1789, se valoraron de diferente forma los comportamientos de la Antigüedad que habían permanecido. Por ejemplo, se recupera la democracia, aunque planteada de una forma distinta a la Griega, que esta estaba basada en la participación política de los ciudadanos. Esta ciudadanía estaba compuesta únicamente por los varones libres con alguna propiedad. La participación política es directa: el ciudadano acude a la asamblea, discute sobre los temas que se están tratando y ejerce su voto. La democracia moderna es universal, representativa (los ciudadanos no participan en las asambleas, salvo cuando hay elecciones) y esta fundamentada en un aparato político-administrativo (los ciudadanos votan a un partido determinado).

Desde el aspecto cultural también somos herederos de la cultura griega. Un ejemplo claramente representativo es el teatro (termino griego), aunque tiene distintas finalidades en una época u otra: en la antigüedad se utilizaba como escenario político y toda la ciudad asistía a las representaciones. En la actualidad es un espectáculo más, y cada vez menos gente acude a verlo. Por tanto, es cierto que somos herederos de los griegos antiguos, pero no compartimos civilización, ya que occidente ha sufrido un proceso de distanciamiento adaptándose a la época.

La Historia de Grecia no es una historia unitaria, ya que la Hélade nunca fue una unidad política, sino el conjunto de pequeñas ciudades-estado independientes y rivales entre sí hasta la época de Alejandro, en la que se reúnen todas bajo el mando de un emperador. Ni siquiera son iguales a nivel étnico ni comparten la misma lengua, sino que cada pueblo habla un dialecto diferente. Todos ellos se unificaron en una misma lengua en una época tardía. No obstante los griegos si se sienten unidos a nivel cultural y religioso y todos sienten que forman un conjunto frente al exterior, sobre todo frente a los persas.

II. Marco geográfico de la Grecia Antigua

No existe tampoco una Grecia unida territorialmente, es más, los límites actuales son muy distintos a los de la Antigüedad, que no estaban fijados con exactitud. El núcleo del mundo griego no va a ser el territorio, sino el mar, por lo que la civilización helénica girara en torno al Egeo y los territorios que se asoman a sus costas serán los más importantes.

Podemos dividir a la Grecia Antigua en tres partes: Continental, Asiática e insular. En la zona continental (Europa) nos encontramos con Tesalia, una zona montañosa con algunas llanuras de pastos en la que rápidamente se forman sociedades aristocráticas, Epiro, correspondiente a la actual Albania, una zona marginal que prácticamente permanece en un periodo protohistórico hasta más o menos el siglo III a. C y no participa en los primeros acontecimientos históricos. Toma parte de la historia griega cuando entra en contacto con Macedonia, una zona semejante a Epiro. Se incorpora tarde a la historia griega, aunque mantiene esporádicas relaciones con Atenas. La Península Calcídica es otra zona del Norte importante por ser una de las zonas que unían Grecia y Asia. Al Norte de esta, se encuentra Tracia, otra zona marginal cuyo principal interés es la ferocidad de sus gentes, a menudo utilizadas como esclavos. Además es una zona rica en recursos naturales.

Ya en la Península balcánica se configuran regiones naturales de medianas dimensiones marcadas por los sistemas montañosos. Las más importantes son Acarcania, al Sur de Epiro, Etolia, al Sur de Acarcania, Fócide, en el centro peninsular, donde se encuentra Delfos, Beocia cuya ciudad principal es Tebas y el Ática, con Atenas como núcleo principal. Al Noroeste del Ática esta la isla de Eubea, en la que se encuentran las ciudades de Calcis y Eretria, dos de las más antiguas de Grecia, que desempeñan un papel muy importante a muy temprana edad.

Al Sur de los Balcanes esta la Península del Peloponeso. En la zona del Istmo se encuentra la ciudad de Corinto. En el Norte del territorio esta Acaya, lugar en el que se establecieron los primeros aqueos. Al Sur está la Argólida, una de las primeras regiones que aportan documentos materiales sobre los griegos, en las ciudades de Micenas y Tirinto. El Este esta la Élide, es en Olimpia, su ciudad principal, donde se realizaban los juegos más importantes. En el Centro de la Península está Arcadia, una región muy aislada, de difícil acceso. Este aislamiento hace que se cree en torno a ella el mito de La Arcadia Feliz: se creía que esa zona era un mundo de paz en una zona natural. Al sur del Peloponeso están las regiones de Mesenia y Laconia, la cual destaca muy pronto, ya que en ella se encuentra la ciudad de Esparta, que domina toda la Laconia y se expande hacia Mesenia.

Otra zona dentro de la Hélade es la llamada Asia Menor, actual costa de Turquía, territorio al que muy pronto se dirigieron poblaciones desde el continente, que se establecen allí y se identifican por el dialecto en el que hablan (Eolios, Norte; Jonios, Centro y Dorios, Sur). Las ciudades prosperan muy rápido. Algunas ciudades importantes son: Troya, Pérgamo, Esmirna, Éfeso, Halicarnaso o Mileto. Todas ellas tienen a su vez relaciones con los pueblos indígenas del interior, tales como los Lidios, los Frigios o los Misios.

Pero sin duda, la zona más importante de una civilización que gira en torno al mar son las islas. Entre la península Balcánica y Asia Menor se encuentran millares de islas e islotes que marcan en cierto modo la Historia Griega. En la zona occidental, bañadas por el Mar Adriático, están las islas Jónicas, entre las que destacan Ítaca, por su pasado mítico y Córcira (Corfú), lugar de tránsito entre Grecia e Italia y la primera de la zona en prosperar. En el Sur del Egeo se encuentra Creta, cuna de la civilización Minoica. En el centro del Egeo están las islas Cícladas, un conjunto que llega a desarrollar una cultura propia. Destacan Melos, Tera (Santorini), Amorgos, Naxos, Miconos, Tenos, etc. Pero la más importante de ellas es Delos, un centro panhelenico desde época muy temprana. Tera destaca por las pinturas encontradas contemporáneas a las minoicas. Además se cree que allí se originó el terremoto que dio comienzo al fin de la civilización minoica. Al Este de las Cícladas está el Dodecaneso, formado por las islas que van desde Samos hasta Rodas, las dos más importantes. Samos es un centro cultural de primer grado, cuna del Pitagorismo, mientras que Rodas es un punto estratégico que cierra el Egeo por el Suroeste y permite el paso desde Oriente y Egipto hasta Grecia: más al Norte se encuentran las islas del egeo Oriental. Destacan Quíos, isla en la que se cree que nació Homero, en la que hay un importante desarrollo cultural, y Lesbos, centro de poesía con artistas como Safo y Alceo.

Por último quedan las islas de Esciro, Lemnos e Imbros, que forman un puente entre el centro de Grecia y el Helesponto, zona estratégica y comercial para Atenas. El paso hacia el Mar Negro (Ponto Euxino), lo proporcionan el Helesponto (Estrecho de los Dardanelos), la Propóntide (Mar de Mármara) y el Estrecho del Bósforo. Con la entrada al Mar Negro, muy propicio para el comercio con otras culturas, se cierra el mundo griego hasta la llegada de Alejandro Magno.

III. Recursos naturales y económicos

Al analizar los recursos en Grecia siempre se parte del tópico que afirma que es un país pobre. Pero en época Antigua es preciso distinguir, ya que los recursos no son los mismos en la zona continental que en la asiática, la más rica de las dos, la cual posee importantes recursos de carácter agrícola y minero. La Grecia insular esta en unas condiciones diferentes: aunque muchas no tienen recursos propios, su economía se ve favorecida por el hecho de que son lugares de paso en las rutas comerciales. Por tanto, el tópico de la Grecia pobre solo se refiere a la zona continental.

La Península Balcánica es la más pobre del Mediterráneo, ya que es una región muy montañosa (±80%). Entre las cordilleras hay pequeñas llanuras y valles muy mal comunicados, donde aparecen ciudades también pequeñas con unas fronteras imprecisas. Aquí se practica la agricultura mediterránea (cereales, olivo y vid) además del cultivo, en pequeñas proporciones, de frutales, huertas y una pequeña producción ganadera (caprino y bovino). Suele ser una agricultura autárquica, ya que no hay muchos excedentes. Además, hay que tener en cuenta que cualquier cambio político o demográfico puede echar a perder el sustento de toda la población.

Los métodos de cultivo están estancados. Se conoce el arado y unos instrumentos sencillos, pero los griegos no poseen una tecnología que les permita explotar satisfactoriamente la tierra, que esta excesivamente explotada y no se poseen medios para enriquecerla, salvo el barbecho. Otro modo de agotar la tierra es la mezcla de siembres, y un agricultor con un pequeño terreno debe hacer esto para poder recoger todos los elementos básicos de su alimentación.

La Grecia continental tampoco es rica en recursos mineros. Se echa en falta el estaño para poder unirlo al cobre y así obtener bronce. Por esto, los griegos tendrán que salir a buscarlo a otras regiones. Sí poseen algo de Hierro, Oro y plata, pero en las zonas marginales. También poseen una arcilla de gran calidad utilizada para hacer cerámica, lo que constituye una primera industria. No solo se reduce al ámbito domestico, sino también para el transporte de mercancías.

Un recurso que sí poseen los griegos en abundancia es la piedra. Al ser tan montañosa, hay muchas canteras, lo que permite una rápida construcción en piedra y mármol.

Las condiciones económicas tan difíciles hacen que los griegos se lancen al mar muy pronto, por lo que también se une a su economía una importante actividad pesquera. Además las salinas se convertirán en un importante foco comercial, ya que la sal obtenida era imprescindible para la conservación de alimentos. El mar les permite encontrar los recursos que les faltan en otras zonas, además, las condiciones del Egeo hacen que sea posible navegar de día y atracar en alguna isla para pasar la noche. Por esto, los griegos desarrollan unas importantes técnicas de navegación comparadas con las agrícolas, aunque sus verdaderos maestros sean los fenicios.

Por tanto, es el mar el que proporciona a los griegos la posibilidad de comerciar y encontrar los recursos que les faltan. Además, gracias a este comercio, la cultura helénica se extiende por todas las tierras con las que tiene contacto.


TEMA 1: El Egeo en la Edad del Bronce. La Creta Minoica

1.1. La Edad del bronce

La Edad del Bronce es una época situada a medio camino entre la Prehistoria y la Historia que tiene lugar alrededor del III y el II Milenios a. C. se caracteriza por el uso del bronce y la aparición de la Metalurgia. Es también el período en el que Grecia alcanza la grandeza que no va a abandonar hasta la época romana.

Las fuentes utilizadas para el estudio de esta era son de carácter material, tales como objetos e instrumentos, recogidos por la Arqueología y la Historia del Arte.

La Edad del bronce es un término genérico que abarca mucho tiempo en la historia; por esto se suele dividir en tres etapas: Bronce antiguo, Bronce medio y Bronce reciente. El criterio que se usa es la comparación de los estratos encontrados. En cuanto en un estrato aparezcan restos más arcaicos que los encontrados en el anterior, se pasa también a una época anterior, y así sucesivamente. Si se encuentran diferencias entre los estratos de una misma subdivisión, esta se vuelve a dividir.

La Edad del Bronce Antiguo se aplica, generalmente, al III Milenio a. C. De esta época solo se conserva cultura material entre la que se identifican ciertos instrumentos de guerra. La aparición de instrumentos de bronce que no son exclusivos para la caza sino para la lucha entre personas, indica que las comunidades de este periodo tenían una jerarquización social (más o menos simple) y que aparecen relaciones “internacionales”, ya que hay lucha entre distintas comunidades.

La Edad del Bronce Medio (II Milenio a. C.) se considera trascendental para estas regiones, ya que aquí se sitúan los movimientos de pueblos que dieron lugar a la helenización de Grecia. Sobre este acontecimiento se han emitido varias opiniones. Hay quienes opinan que solo hubo una oleada, mientras que otros hablan de diferentes oleadas migratorias que fechan alrededor de la primera mitad del II Milenio (1999-1600 a.C.). Estos procesos se identifican mediante dos métodos:

1. Lingüístico: Se estudian las lenguas más antiguas y su transmisión. Los lingüistas opinan que hubo un movimiento de pueblos llegados desde Anatolia y que hablaban una lengua que esta reflejada en el sistema Lineal A (sin descifrar). A esta lengua se le atribuyen los rasgos de otras lenguas indoeuropeas. Pero estos conceptos no se mantienen de una forma muy tajante: hoy en día muchos lingüistas lo ponen en duda; pero no se llega a una conclusión porque el Lineal A no esta descifrado.

2. Arqueológico: Se observa que en esta época hay unas oleadas migratorias procedentes del Norte de los Balcanes que utilizan una determinada forma de enterramiento. Son tumbas en forma de cista (cajas de piedra en las que se colocan cadáveres de manera individual, generalmente colocadas fuera del recinto habitado). Los arqueólogos observan que estas poblaciones coinciden con gentes que introdujeron en Grecia la cerámica Minia, nombre atribuido al rey Minias, fundador de Orcómenos, una de las primeras ciudades de la península. Estos pueblos se encuentran también en centroeuropa y, por tanto, este hallazgo confirmaría que emigraron a Grecia.

Es preciso evitar la identificación de los rasgos arqueológicos con los rasgos étnicos y, por supuesto, con la lengua de un pueblo, ya que se ha comprobado que no hay relación entre lengua e instrumentos encontrados, por lo que estas dos tesis, la lingüística y la arqueológica, no son compatibles.

En la formación de Grecia participaron muchas culturas de diferentes procedencias, pero es en territorio griego donde se forma el pueblo griego, es decir, la unión de todas estas culturas es la que produce la cultura griega. No es que existieran griegos en Anatolia o en Centroeuropa, sino que los pueblos de estas regiones emigraron hacia los Balcanes, no los conquistaron ni invadieron. Estos pueblos aportan los rasgos de su cultura para la formación de una nueva, un proceso largo que dura prácticamente toda la primera mitad del II Milenio a. C.

En este proceso de formación cabe destacar la importancia de la Argólida, que representa un centro de desarrollo de los principales elementos culturales característicos del mundo griego. La principal característica es la construcción del Mégaron, edificio rectangular hecho en piedra, con pórtico, de tipo palacial y considerado como vivienda del grupo dominante.

En este periodo no hay uniformidad territorial. Es más, se encuentran varios focos de desarrollo más o menos contemporáneos: Las Cícladas, Chipre, el Peloponeso y la ciudad de Troya, en Asia Menor.

a. Las Cícladas.

La cultura cicládica se descubra pasada ya la segunda mitad del siglo XX. El lugar más importante es la isla de Tera (actual Santorini), donde se encontró una ciudad calificada como contemporánea a los palacios cretenses y posee una riqueza artístico-arqueológica muy importante. Pero no se sabe si esta riqueza es autóctona o cretense. Se tiende a pensar que hay una integración de aportaciones tanto cretenses como continentales. En las Cícladas hay un impulso externo indudable para desarrollar unas formas sociales, de las que aun hoy no podemos definir, pero que presentan rasgos complejos de jerarquización. Hay una evolución interna de esta sociedad que se caracteriza por esta jerarquización.

b. Chipre

En la isla de Chipre, al sur de Turquía, se inicia muy pronto un desarrollo de la economía y la sociedad, gracias a los recursos naturales que posee. Se encuentran en Chipre asentamientos urbanos estables relacionados con la explotación minera y agrícola. El cobre es su mayor riqueza y la multiplicación de puertos es también muy importante, es por esto por lo que llama la atención.

Se ha comprobado que en Chipre aparecen muy pronto fortificaciones, que vienen determinadas por la necesidad que tenían los chipriotas de proteger sus minas frente a los pueblos exteriores. En esta zona destaca una aristocracia guerrera y la militarización de su sociedad.

c. El Peloponeso

Se puede destacar de la Edad del Bronce en la península del Peloponeso la riqueza de restos arqueológicos. Hay investigadores que sostienen que esta riqueza es una consecuencia de la cultura cretense. Esculturas de carácter funerario y tumbas que hacen pensar que también aquí existió una jerarquización y una serie de familias aristocráticas que se habían hecho con el poder.

d. Troya

La ciudad de Troya fue el gran sueño de uno de los más grandes historiadores de nuestra época: Schliemann, un comerciante rico y poderoso del siglo XIX, que tenía un gran conocimiento cultural de la Antigüedad. Se enamoró de los poemas de Homero, sobre todo la Ilíada, y pensó que la quema de Troya debió de existir. Para ello se dirigió a Turquía para encontrar Troya, y allí empezó a excavar y trabajar. Y encontró Troya, no la de Homero, pero sí una de ellas. Aparecieron restos que hacían pensar en la existencia de un importante centro, ya que se encontraron construcciones ciclópeas. Se han descubierto siete ciudades superpuestas que datan de la primera mitad del III Milenio. El nivel más rico es el de Troya IV, donde aparecen restos más semejantes a los Egeos. La ciudad que narra Homero en sus poemas es Troya VII, en la que se cree que hubo un incendio que destruyo la ciudad alrededor del 1200 a. C, fecha en la que se fija la Guerra de Troya.

1.2. La Creta Minoica

La Edad del Bronce en la isla de Creta se suele dividir en dos períodos: Creta Preminoica y Creta Minoica, a su vez dividida en Minoico Antiguo, Minoico Medio I y II o época de los primeros palacios, Minoico Medio III o época de los segundos palacios y Fin de la Creta Minoica.

a. Creta Preminoica

Este período corresponde a épocas muy antiguas. Sabemos que estuvo habitada gracias a las características geográficas de Creta, que es la mayor isla del Egeo y muy rica en recursos: tenía praderas muy fértiles, zonas de cultivo fecundas (vid y olivo) y disponía de gran cantidad de madera de encina, un recurso muy apreciado por los antiguos.

Se han encontrado en la isla vestigios del Mesolítico (Cnosos) y el Neolítico, pero lo que llama la atención es que los habitantes de la isla viven en cuevas y no presenta restos de construcciones y fortificaciones. Además, los habitantes de Creta poseían un sistema de enterramiento muy rudimentario: simples inhumaciones en la tierra.

En esta época preminoica, es decir, prehistórica, Creta era una isla aislada con un modo de vida muy apacible. Hay una religiosidad fundamentada en la naturaleza y su fecundidad relacionada con la diosa Madre. Aunque estaba aislada se ha atestiguado que la isla tenía contactos exteriores, sobre todo con Egipto.

b. Creta Minoica: Minoico Antiguo

Se considera a este período como el comienzo de la Edad del Bronce en Creta, aunque es difícil saber como surgió la cultura en la isla. No conocemos con seguridad la cronología, aunque se piensa que comenzó alrededor del III Milenio. Sin embargo, hoy en día hay una tendencia a rebajar esa fecha y sitúan su comienzo alrededor del 2.600 y su fin hacia en 2.000 a. C.

Creta llega a conocer la metalurgia del bronce posiblemente gracias a los contactos con Anatolia y no a sus relaciones con Egipto como sugirió Evans. Los principales yacimientos arqueológicos de esta época se sitúan en Cnosos, Palaicastro y Festo.

Los cretenses de esta época practican enterramientos en cuevas, aunque aparece una nueva forma característica: el Tholos, un recinto de planta circular que posteriormente se cubrirá con una cúpula. Por tanto, se aprecia la existencia de un determinado culto religioso que gira en torno a la Diosa Madre, uno de los cultos mas primitivos y extendidos de esta época.

Los recursos son muy limitados en agricultura, lo contrario que en ganadería, explotación de madera, caza y metalurgia. Que haya una distribución del trabajo implica una jerarquización de la sociedad.

La organización parece ser prepolítica y la población se agrupa en comunidades rurales, no hay estados.

c. Minoico Medio I y II: Los Primeros Palacios

Esta nueva etapa se refiere al periodo comprendido entre el paso del II Milenio hasta aproximadamente el 1700 a. C. se ha establecido esta cronología con bastante seguridad, ya que han aparecido restos egipcios, más conocidos que los cretenses.

El hecho fundamental que se produjo para el cambio de etapa es la aparición del Palacio en determinados lugares, lo que supone la existencia de un poder monárquico, por lo que entramos en una etapa política: hay un gobierno y un poder supremo que recae en un jefe, que no ha de ser obligatoriamente un rey, sino que se asemeja más a la figura de un caudillo. Los centros más importantes son Cnosos, Mallia, Festo y Zacros.

En esta época destaca la aparición de sistemas de escritura, de los que conocemos dos: el Cretense Jeroglífico y un Silabario. A finales de este periodo aparece otro silabario, el sistema característico de la escritura minoica: el Lineal A.

Parece ser que cada palacio constituía un centro político independiente, pero hay quien sostiene que quizá Cnosos pudiera haber ejercido algún tipo de influencia sobre el resto.

En esta época se consolida el Tholos como forma de enterramiento, y ya aparece con cúpula. Estas tumbas son ricas, con ofrendas copiosas, lo que supone la existencia de personajes principales que se pueden permitir un entierro lujoso, pero son minoritarias. Lo que abundan son pobres inhumaciones en tinajas. Todo esto lleva a pensar que la sociedad tiene una serie de creencias que se manifiestan en el enterramiento. El culto a la Diosa Madre sigue siendo el predominante, y se han encontrado muchos santuarios que demuestran que su culto esta muy extendido por la isla. También se practicaban sacrificios humanos en su honor.

Se han encontrado viviendas, unas cercanas al palacio, otras más alejadas, lo que implica que no toda la vida urbana gira en torno al palacio. Se observa que hay una red de caminos que unen los diferentes puntos de hábitat. No obstante, sí existe una centralización política y económica: el palacio controla a todas las comunidades, por lo que esta sociedad debe estar jerarquizada y basada en un sistema piramidal en el que el rey este en lo más alto, la aristocracia en el punto intermedio y el pueblo llano en lo más bajo. El palacio es un punto de gran complejidad administrativa y económica: hay archivos, almacenes y talleres artesanales. Además en ellos es en donde se han encontrado los testimonios escritos que se conservan de la época, no hay ninguno en las aldeas.

Esta etapa fue de carácter pacífico, ya que no hay construcciones defensivas, sino que todos los núcleos son hábitats abiertos. Las destrucciones que se aprecian son por causas naturales, no por revueltas internas ni ataques del exterior. Pero estas afirmaciones no se mantienen con tanta firmeza, ya que han aparecido armas, tanto en Creta como en Asia Menor, lo que implica que no es una cultura totalmente pacifica.

La lengua minoica, el Lineal A, presenta grandes dificultades a la hora de descifrarlo, ya que la lengua que subyace no es griega, es más, ni siquiera es Indoeuropea. Además, la escasez de textos dificulta su interpretación. Se han encontrado similitudes con otras lenguas mediterráneas, pero no se puede incluir dentro de una determinada familia lingüística.

d. Minoico Medio III: Los Segundos Palacios o Época Neopalacial

Hacia el año 1.700 se observa en los palacios cretenses unos niveles de destrucción por causas naturales. No obstante estas destrucciones se superaron rápidamente y los nuevos muestran un mayor esplendor que los anteriores, adquiriendo la apariencia que nos ha llegado. Además se rodean de grandes mansiones. También aparecen construcciones de tipo agrícola que presentan una mayor complejidad y riqueza: hay corrales, talleres, almacenes, etc.

La configuración del hábitat, ya urbano, sigue siendo de carácter abierto. Se levantan edificios de viviendas que forman calles y se sospecha que hubo un aumento demográfico. La mayor concentración esta en la costa oriental. Destacan las obras publicas de tipo hidráulico y las redes de comunicaciones (caminos, puentes…), lo que implica un importante trabajo social y riqueza en recursos.

Se extiende el Lineal A, sobre todo en Cnosos. La organización política es monárquica, acompañada de una aristocracia de servicio, sobre los que recae la riqueza. Hay una jerarquización, pero no se sigue el esquema clásico: no hay esclavitud y las mujeres tienen un papel más importante.

En esta época la isla se abra al exterior. Mantiene relaciones económicas con oriente. Exporta madera y manufacturas, importa Cobre de Chipre y Oro y Marfil de Egipto. También desempeña un papel de intermediario en el Mediterráneo: los egipcios no poseen una clase mercantil, por lo que utilizaran a los cretenses como intermediarios. Esta expansión de Creta ha hecho pensar que se confirmaría la tradición mítica de una Talasocracia minoica en el Egeo, que se extendió incluso hasta el continente. Se dice que incluso el rey Minos tenía poder sobre Creta y sometía el Egeo.

La historia de este legendario rey es la siguiente:

Minos estaba casado con Pasifae, hija del Sol, una mujer sin inhibiciones. En Creta hay un toro muy hermoso del que la reina se enamora. Para poder consumar su amor se dirige a Dédalo, un importante artesano, para que cree un artilugio con el que pudiera hacer que el toro se enamorase de ella. Dédalo le crea un disfraz de vaca. De la unión de Pasifae y el Toro nace Minotauro, un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro. Al verlo Minos construye un laberinto en el palacio de Cnosos, donde encierra al animal, ya que no podía matarlo por ser nieto de un dios (el Sol). Además, debía ofrecer sacrificios humanos que provenían de todas las ciudades griegas. Atenas debía enviar a siete jóvenes y siete doncellas como ofrenda. En una de esas ocasiones, Teseo, príncipe de Atenas, viaja con ellos para intentar acabar con el Minotauro. Cuando llega allí hace que Ariadna, hija del rey, se enamore de el y le ayude a salir del laberinto. Tras matar al Minotauro y escapar de la trampa ideada por Minos, Teseo huye con Ariadna, a la que abandonará en Naxos.

De esta leyenda se deduce que Creta pudo tener un control sobre el Egeo. Además, la presencia de armas cretenses en el continente y en Asia Menor da más credibilidad a este control militar de los minoicos, por lo que se piensa que no estamos ante una civilización totalmente pacifica y comercial, ya que hay intereses políticos y militares.

La religión mantiene los mismos cultos que en la época anterior. La Diosa Madre sigue siendo la divinidad principal, por lo que la figura femenina será cada vez mas valorada. Parece que se mantenían los sacrificios humanos y aparecen determinadas figuras de culto: Cabezas de Toro y Dobles Hachas, ambas de influencia minorasiática.

e. Fin de la Creta Minoica

Hacia el año 1.400 a. C. se localiza una gran destrucción generalizada de los segundos palacios, lo que acaba con esta sociedad. Esta destrucción no se debe a ataques exteriores o revueltas internas, sino a una serie de movimientos sísmicos que coinciden con los que destruyó la isla de Tera. No quiere decir que la vida en Creta termine, sino que solo termina la cultura minoica. No obstante, de no ser por esta catástrofe, los griegos no podrían haber llegado a la isla en su expansión colonial.


TEMA 2: Grecia en la época Micénica

2.1. Problemas de fuentes y cronología

En época Micénica, Grecia sigue en la Edad del Bronce, aunque en la Península Helénica se conoce como Micénico. Corresponde con el Bronce Medio (aproximadamente 1600-1200 a. C.). Los restos arqueológicos mas significativos son los que hay en Micenas, llamados Círculos de Tumbas A y Círculos de Tumbas B, que se encuentran extramuros y son más antiguos pobres. Los Círculos de Tumbas A son más ricos, aunque tienen un menor número de tumbas. Están fechados alrededor del 1.500 a. C. En una de estas tumbas se encontró la llamada “Máscara de Agamenón”. Estas tumbas, hasta aproximadamente el 1.300, se encontraban también fuera de la ciudad, pero debido a su reestructuración quedaron dentro de las murallas y se convirtieron en un centro de culto heroico, donde se depositaban ofrendas. También se encontraron tablillas de arcilla cocida en las que hay inscripciones. El sistema utilizado es un silabario, conocido como Lineal B, por su similitud con el Lineal A, aunque en este nuevo sistema subyace la lengua griega. A mediados del siglo XX dos investigadores británicos, Chadwick y Ventris, descifran este silabario, llegando a la conclusión de que la lengua que subyace en el es griego arcaico, lo que supone que los textos se pueden leer e interpretar, aunque no es fácil, ya que el silabario es una derivación del Lineal A y esta elaborado para que la lengua minoica lo utilice; por lo que hay partes que no corresponden a lo que la lengua griega exigiría.

Por tanto, el principal material del que se dispone para el estudio de la época micénica son textos escritos que se pueden entender. Hay un elevado número de tablillas (alrededor de 4000) con textos de pequeña extensión. Además hay muchas tablillas rotas de las que solo poseemos fragmentos. La más larga de ellas tiene unas 150 palabras, lo que dificulta el tener una información completa y detallada. No en todos los lugares han aparecido tablillas, solo en los archivos de algunos palacios, entre ellos en los de Cnosos, Micenas, Tirinto y Tebas, pero sobre todo en Pilos. En estas tablillas aparecen inventarios y listas de la vida micénica, por lo que hay una minoría de palabras y el resto es todo cifras, por lo que resulta fácil equivocarse. Se han identificado entre 80 y 90 signos diferentes en este sistema. También aparecen algunos ideogramas e indicaciones numéricas que se leen siempre de izquierda a derecha. Se han catalogado estos documentos, dividiéndolos en grupos según su contenido:

  • Listas de Personal: Son enumeraciones breves. En algunos casos las listas aparecen acompañadas de ideogramas de productos

  • Listas de Ganadería y Productos agrícolas: Presentan una gran brevedad y en ellas se encuentran menciones al ganado y a la cantidad de productos agrícolas de los que se dispone. Se ha observado que dentro de la ganadería se dispone de ovejas, cabras y cerdos. Se deduce de ellas que la ganadería ovina es la más representativa, seguida de la caprina y por ultimo la porcina. También aparecen productos agrícolas tales como cereales, aceitunas (tanto para comer como para elaborar aceite) e hijos.

  • Listas sobre la Propiedad y Uso de la Tierra: Son las más complejas y discutidas. Aportan gran cantidad de datos acerca de la distribución de la ciudad y las propiedades.

  • Tributos y Ofrendas: No se sabe con certeza si se habla en estas listas de un tributo que alguien paga o de una ofrenda recibida.

  • Inventarios de Metales y Equipo Militar: Hablan de todo lo que tiene relación con los metales y su uso en el armamento, ya que el Bronce es muy utilizado en la fabricación de armas. Para objetos de uso cotidiano se utilizan la piedra y la madera

  • Inventarios de Géneros Diversos: Estos temas no constituyen un volumen tan importante como para crear un grupo propio. En estas tablillas se mencionan muebles, vasijas, telas o paños, etc.

  • Aunque hay distintos tipos, todos son muy semejantes en cuanto al vocabulario: se repiten cantidades, productos, denominaciones… Ventris estableció unas 630 unidades léxicas independientes, sin contar los nombres propios, aunque hoy en día se conocen algunas más. Hay que tener en cuenta que estos textos no proceden de toda la época, sino que se sitúan al final del micénico. Se ha demostrado que las tablillas no estaban cocidas en su origen, pero que, al incendiarse los palacios, estas se cocieron y, gracias a ello, han llegado a nosotros y nos permiten conocer la historia micénica, aunque solo sea con documentos de final de período.

    Estos textos son fundamentales para el estudio de la Grecia Micénica, aunque no haya un desciframiento total y unánime de las tablillas.

    Otras fuentes, no tan importantes como los textos, son las leyendas y mitos de época posterior que hacen referencia a este periodo. Pero estos mitos no aportan un reflejo exacto y real de la época. Desde siempre se ha pensado que los Poemas Homéricos hacen referencia a época micénica, aunque hoy en día se afirma que pertenecen a un periodo posterior: finales del siglo IX a. C. Pero sí es verdad que mantienen una tradición procedente del mundo micénico, pero como fundamento de la nueva sociedad que se refleja en los poemas. Por tanto, en la obra de Homero solo se pueden ver algunos rastros del mundo micénico.

    2.2. Formación del mundo Micénico

    En la primera mitad del II Milenio a. C. tiene lugar, en la Grecia Continental, un movimiento de pueblos que proceden a la Helenización del territorio griego. En esta etapa se observa una forma de hábitat en aldeas abiertas, de lo que se deduce que faltaba un poder político centralizado. Esta situación se mantendría hasta aproximadamente la segunda mitad del Milenio. Hacia el año 1600 se observa una serie de cambios que se denominan época micénica. Desde el 1600 hasta el 1200 la civilización aquea goza de un gran esplendor que se aprecia en el ámbito arqueológico. Se cambian las formas de enterramiento que pasan a ser Tholos, es decir, edificaciones con falsa cúpula. En ellas se han encontrado también importantes ajuares funerarios. A partir del año 1500 esta prosperidad se refleja en el comercio, que se extiende por todo el Mediterráneo: se han encontrado restos micénicos en Asia Menor, las islas del Egeo, Egipto o Palestina. Pero los primeros griegos no solo mantuvieron relaciones con el Mediterráneo Oriental, sino que se lanzaron hacia Occidente: Mar Tirreno, Península Itálica y hasta incluso la Península Ibérica. En los años 80 se descubren unos restos de cerámica en Montoro (Córdoba). En principio se dudaba de su origen, pero tras ser estudiados se reconocen como Micénicos provenientes de la Argólida y fechados alrededor del siglo XIII a. C. se sabe que los micénicos no pudieron ser intermediarios porque la ciudad fenicia más antigua, Gades, data del siglo IX.

    Dentro de Grecia, los micénicos no sustituyeron a las culturas que prehelénicas que allí habitaban, ni practican una política militar de sometimiento sobre ellas.

    2.3. Organización de los Estados Micénicos

    Un hecho que destaca en el mundo micénico es que esta estructurado en dos ámbitos: el palacio y la aldea. Son dos mundos separados que viven a un ritmo diferente. Esta opinión se basa en el hecho de que los documentos escritos en Lineal B se han encontrado exclusivamente en los palacios, por lo que la información que poseemos es del ámbito palacial. Con respecto a la aldea solo hay menciones de ellas cuando se interrelacionan con el palacio.

    En cada palacio existe un poder político representado por el Wa-na-ka (correspondiente al ðððð clásico). Es el caudillo del palacio que dispone de propiedades importantes (Te-me-no) y cumple funciones de amplia capacidad: administrativas, políticas, religiosas, etc. Se ha planteado si este rey domina al resto de los caudillos o si cada Wa-na-ka es independiente, lo que se considera más probable, aunque esto no quiere decir que en algún momento alguno de estos jefes pudiera tener cierta hegemonía sobre el resto de los reyes micénicos; aunque no se tiene clara una unificación política que la Hélade en esta época.

    Aparece también una segunda figura importante en esta sociedad: el La-wa-ke-ta, poseedor también de un Te-me-no, que seria una especie de dirigente dentro del palacio en lo que se refiere al ámbito militar. Representa el poder aristocrático frente al poder real. Se deduce que su poder ha ido aumentando a medida que el del Wa-na-ka se reducía, limitándose al ámbito religioso al final de la época.

    Cada Estado micénico se divide en dos provincias que se subdividen a su vez en distritos menores que cuentan con un centro representado por la aldea. Allí parece que se encuentran una serie de funcionarios: en cada provincia se habla de un Du-Ma, un administrador, es decir, un representante del palacio para el gobierno de la provincia, aunque no se conocen con exactitud las competencias exactas de este funcionario. Aparece una segunda figura: el Da-Ma-Ko-No, encargado del control de los almacenes reales. En los distritos aparece el Ko-Re-Te, un funcionario que actúa como intermediario entre la aldea y la administración central.

    La organización social es de carácter piramidal. Hay una jerarquización que implica desigualdad entre individuos. En la cúspide se encuentran el Wa-Na-Ka y sus familiares, seguidos por el La-Wa-Ke-Ta y su familia. En un segundo estrato esta la nobleza, también jerarquizada. La Alta Nobleza esta representada por dos figuras principales: el Qa-Si-Reu y el Mo-Ro-Qa. El Qa-Si-Reu se relaciona con el ððσððððð de época clásica, y son los jefes de los clanes nobiliarios. Tienen una gran autoridad, y son ellos los encargados de repartir el Bronce procedente de palacio. El Mo-ro-qa dispone del control de tierras, pero fundamentalmente parece un funcionario de la administración central, es decir, que forma parte de una especie de Aristocracia Palatina. La Baja Nobleza esta representada por el E-qe-ta y el Te-re-ta. El E-qe-ta desempeña funciones relacionadas con el palacio en cuanto al aspecto militar. Se supone que serian los que formaran una élite militar, fundamentalmente de guerreros de carros, ya que podían permitirse el lujo de mantener el armamento. El Te-re-ta recibe parcelas de tierra por parte del palacio a cambio de prestación de servicios, que consisten en estar a disposición del palacio en los asuntos que se le pidan.

    Un tercer estrato social es el Da-mos, relacionado con el δðððð de época clásica. Aunque se tiene muy poca información sobre esta clase social, parece fácil identificar a este estrato con el conjunto de la población libre (el pueblo llano). El Da-mos también estaría estratificado. Posiblemente hubiera individuos con una posición superior, como los trabajadores del Bronce.

    Por ultimo, la clase que cierra la pirámide social de la civilización micénica, es la de los Doe-ro, que se relacionan con los δððððð clásicos (esclavos). No es un número muy abundante y aparecen algunas situaciones extrañas que ponen en duda su existencia. En algunas tablillas aparece mencionado el Te-oi-kos doe-ro, es decir, esclavo de Dios. Pero estos “esclavos” ocupan una posición privilegiada. Posiblemente estos términos no hagan referencia a los esclavos privados de libertad, sino que serian personajes que ejercieran algún tipo de función en los templos. Por esto, su título supone una humildad ante Dios. No son sacerdotes exactamente, sino hombres que se encargan de mantener el culto. Las fuentes de esclavitud principales proceden de los prisioneros pobres de guerra, los nacidos en esclavitud y la compra de esclavos.

    'Historia de Grecia'

    El estudio de la economía resulta muy complicado. No obstante, sí se puede deducir algo: es una economía estatal o de palacio. No es algo extraño, ya que también aparece en las civilizaciones del Próximo Oriente antiguo, aunque no en occidente, ni siquiera en Grecia o Roma. En esta sociedad el palacio es el centro y controla toda la actividad. La cuestión esta en saber si controla toda la actividad económica o deja alguna parcela para el ámbito privado. Las tablillas mencionan en pastoreo, la agricultura, el almacenamiento de alimentos, que tiene lugar tanto en palacio como en las aldeas, pero siempre manejando cantidades que exceden de las necesidades, por lo que se deduce que son controladas para su redistribución o comercialización. Lo característico de la actividad privada es la compra y la venta, pagar salarios, hacer préstamos, etc. pero esto no se lee con seguridad en las tablillas. Aunque no existe moneda, sí se practica el trueque y la economía natural. Por lo que es de suponer que el palacio controlaría la producción, la redistribución y la comercialización de los productos en el exterior.

    En cuanto a la distribución de la tierra, aparecen diferentes tipos de terreno:

    Te-me-no: Adscrito al Wa-na-ka y al La-wa-ke-ta

    Moi-ra: Aparecen adscritos a la nobleza

    Ko-to-na: Se traduce como “campo, parcela”. Este término suele ir acompañado bien de Ke-ke-me-na, bien de Ki-te-me-na. Ko-to-na Ke-ke-me-na aparece siempre relacionado con el Da-mos, es decir, hace referencia a las tierras comunales que son propiedad del pueblo. Ko-to-na Ki-te-me-na hace referencia a parcelas adscritas a personajes que dependen del palacio.

    Estas tierras aparecen relacionadas con todas las clases sociales, incluso a los esclavos, y el papel que desempeñan en la sociedad.

    A pesar de esto, sigue habiendo muchos problemas de interpretación de conceptos referentes a las tierras. No se sabe con certeza si existe la propiedad privada; solo se tiene constancia de que es de tipo estatal. Pero sí existe una posesión de las tierras por parte de los individuos, es decir, pueden trabajarlas y beneficiarse de ellas, pero el palacio siempre se lleva una parte.

    2.4. Invasiones y desaparición de la Civilización Micénica

    La cultura micénica atravesará por una serie de dificultades que siempre podrá resolver, pero no llegara a superar completamente. Hacia el año 1.250 a. C. la arqueología muestra una interrupción brusca de este esplendor. Aparecen una serie de violentas destrucciones de los principales palacios de la zona continental (Micenas, Tirinto, Pilos), pero no en otros como las islas o Grecia Central. Parece que se identifican con una serie de oleadas migratorias de pueblos, los denominados “Pueblos del Mar” (Peleset y Šarden). La consecuencia histórica más importante es que se destruye la centralización política y se origina un trasvase de población hacia los terrenos que están a salvo: es ahora cuando se produce la Helenización de Chipre, Asia Menor u otras zonas de la Grecia Continental.

    A pesar de la destrucción de los pueblos del Mar, el mundo micénico no había sido destruido del todo. Esta pervivencia llegara hasta el siglo XI, época en la que se invadirán también las islas. Esta muy bien documentados, ya que se abandona el enterramiento en Tholos y se sustituye por el de Cista (en forma de urna). Aquí se destruye por completo el mundo micénico, y con él, el sistema de escritura Lineal B. Es más, hasta época clásica no se volverán a encontrar textos escritos, y hasta el siglo XX d. C. no se volverá a saber nada del Lineal B. Esto quiere decir que los helenos sean analfabetos, sino que son ágrafos. Estos nuevos invasores traen a Grecia el cambio de Edad. De la del Bronce se pasa a la Edad del Hierro. Esto se observa porque los invasores utilizan espadas de hierro, mucho más eficaces que las del Bronce. En el siglo X llegara otra oleada de pueblos a Grecia. Esta vez son los Dorios, principales representantes de la Edad Oscura Griega.


    TEMA 3: Grecia en la Época Oscura. Los Poemas Homéricos

    3.1. Problemas de fuentes y cronología

    En este periodo han desaparecido ya todos los vestigios de la civilización micénica. A partir de ahí comienza una nueva forma de vida en el ámbito helénico. Este momento se localiza alrededor del siglo XI a. C. Se inicia con un nuevo estilo cerámico en Atenas diferente a todo lo anterior. Se conoce como estilo Protogeométrico, una cerámica muy simple en la que predominan formas geométricas y líneas curvas.

    El final de este periodo se sitúa hacia el año 775 a. C, año en el que se sitúa el comienzo de la colonización de las islas y Asia Menor por parte de los griegos, un hecho fundamental en la historia de Grecia. Con la colonización comienza la época conocida como Arcaica.

    La denominación de este periodo como Época Oscura se le atribuye a la historiografía anglosajona. No existe la escritura, que desapareció con los micénicos, por lo que de esta época solo conservamos documentación arqueológica. En el siglo VIII se recupera la escritura en Grecia, aunque esta nueva escritura utilizara un sistema alfabético. Además aparecerá escritura en medios privados y no en palaciales. Los textos que se escriben en los ámbitos privados son muy distintos a los que se escriben en el ámbito público. En el ámbito privado hay una mayor variedad de contenidos (religiosos, filosóficos, literarios, etc.)

    La Historiografía actual denomina a este periodo no como Época Oscura, sino como Época Homérica, ya que una de las principales informaciones que poseemos son los Poemas de Homero. Había una opinión de que se referían a época Micénica. Actualmente critican esta hipótesis, ya que la crítica homérica ha precisado que, aunque en estos textos se encuentren restos micénicos, el trasfondo social expuesto en la Ilíada y la Odisea corresponde a Época Oscura, aunque aparezcan menciones de épocas anteriores para demostrar grandeza. Un rasgo que implica su pertenencia a la Época Oscura es la mención del hierro. Los micénicos se encontraban en la Edad del Bronce, por lo que no lo conocían.

    Los poemas Homéricos son tradiciones orales que durante siglos se manifestaron poéticamente, ya que, gracias al ritmo, eran más fáciles de recordar. En ellos se transmiten conocimientos y tradiciones de la memoria colectiva que incluyen rasgos micénicos. Toda esta información se acaba poniendo por escrito, aunque no se sabe a ciencia cierta si fue Homero, ya que ni siquiera se sabe si existió. Sí se sabe que Ilíada y Odisea no son obras de un mismo autor. La Ilíada se compuso en primer lugar (±725 a. C.). Según los expertos se escribió en un lugar de Asia Menor o de las islas (se dice que Homero es de Naxos). Un 2º poeta, de generación posterior, compuso la Odisea (±700 a. C.). Pero, en definitiva, la tradición ha atribuido ambos poemas a un solo autor: Homero.

    3.2. Estructura social y política de la Época Oscura según los Poemas Homéricos

    Los Poemas Homéricos no son documentos históricos, por lo que su análisis debe ser muy prudente, ya que aparecen informaciones que no son propias de los relatos históricos. Por esto, se puede entender que en los poemas se refleja la evolución de la sociedad griega en esta época, pasando por tres etapas diferentes: Genos (Familia, estirpe, linaje), Oikos (Casa) y Polis (ciudad, comunidad político territorial). Cada categoría es un estadio de la evolución de la sociedad. Según la categoría en la que estemos, queda determinada la posición de los individuos por una u otra circunstancia.

    La sociedad del Genos es la más arcaica, ya que se rige por las relaciones de parentesco; pero en la Polis, donde predominan las relaciones político-territoriales, se da una sociedad más moderna que se caracteriza por la aparición de la ciudad.

    a. Genos

    Durante este primer estadio, entran en Grecia gentes que se asientan en todo el territorio. Estos grupos forman agrupaciones sociales basadas en comunidades gentilicias (predominan los lazos de sangre). No obstante, al frente de cada comunidad se puede establecer un poder unipersonal, entendido como caudillo militar, que dirige la sociedad. Estas comunidades están bastante aisladas, son fundamentalmente autónomas. Esta falta de comunicación entre comunidades se debe a las condiciones geográficas de Grecia, que dificultan la comunicación, y por las propias características de las comunidades, que suelen ser muy arcaicas. No obstante, esto no quiere decir que no exista ningún tipo de comunicación.

    Algunos centros importantes en este estadio son:

  • Tesalia: Aquí se instalan diferentes comunidades autónomas que, sin embargo, tienen elementos que les van a conducir a la unidad: existe una unidad militar. Suelen nombrar a un jefe común (Tagos) en situaciones de peligro exterior para estas comunidades. Otro punto de unión es de carácter religioso: Todas estas comunidades participan de un santuario común: Delfos. La población autóctona (Penestas) se encontraría en un estado de dependencia de los nuevos dominantes. Son individuos que no gozan de total libertad, aunque no están totalmente privados de ella.

  • Lacedemonia: A esta región llegan los Dorios espartanos. Esta invasión sí significó la esclavización para la población autóctona, que recibe el nombre de Ilotas.

  • Ática: La población se agrupa en torno a comunidades gentilicias llamadas Fratrías. La población autóctona recibe el nombre de Geleatas y esta al margen de la organización gentilicia, por lo que no tienen los mismos privilegios que sus invasores, con los que posiblemente mantengan una relación de dependencia.

  • El asentamiento de estas poblaciones provoco un Fraccionamiento político del desaparecido mundo micénico y una distinción entre poblaciones con ordenación gentilicia y poblaciones autóctonas. La población gentilicia seria la dominante, mientras que la autóctona se encuentra en una situación de inferioridad con un régimen de dependencia, y posiblemente constituya la principal fuerza de trabajo en la época.

    b. Oikos

    En los Poemas Homéricos se refleja la sociedad basada en el Oikos, el estadio dominante de la Época Oscura. Representa una etapa de transición entre una sociedad estructurada por relaciones de parentesco u otra en la que dominan las relaciones político-territoriales. El Oikos es la categoría que ostenta la supremacía en la vida social, es decir, la situación de cualquier individuo depende de la posición que ocupe en el Oikos.

    Como categoría histórica, Oikos es una unidad de producción formada por el conjunto de propiedades y personas que componen una familia aristocrática. Es un dominio agrícola y pastoril que forma el grupo humano estructurado de una manera más o menos compleja. Este término aparece tratado en ambos poemas, pero es más frecuente en la Odisea, ya que trata más elementos de la vida cotidiana.

    El Oikos cuenta con una serie de elementos fundamentales:

  • Eupatridas: Es el jefe del Oikos y, junto al resto de Eupatridai, formaría una especie de nobleza, un grupo social bastante homogéneo. Esto se parecía en su tendencia hacia la formación de alianzas entre ellos utilizando la Proxenía y el Matrimonio. La Proxenía es una relación de hospitalidad. Entre ellos se relacionan amistosamente y se originan relaciones políticas. Con esto se forma una unión entre Eupatridai que es más fuerte que la pertenencia a un Genos. El Matrimonio es una institución que reglamenta las relaciones sociales y entre géneros, que se vana establecer en dependencia de una situación peculiar en esta sociedad, que es la necesidad de defensa. Con esto se determinan los roles de género de cada uno de los sexos: el hombre se encarga de la defensa, mientras que las mujeres tienen la misión de reproducir guerreros al tener hijos legítimos, es decir, miembros del mismo grupo, por lo que la reproducción debe de estar controlada. Por tanto, el matrimonio es el instrumento para legitimizar la descendencia. La tarea del hombre es de más valor que la de la mujer. Además, el matrimonio origina alianzas semejantes a la de la Proxenía. El matrimonio significo para las mujeres una regresión para su libertad social. Se convierte en obligatorio, ya que, como deber cívico, todos tienen que reproducirse. No hay solteros, de haberlos solo habría hombres, nunca mujeres, siempre y cuando no se dediquen al culto religioso. Si una mujer no es fértil, el marido puede repudiarla y ella deberá volver con su familia. No obstante, si el marido considera que existe un matrimonio feliz, se podrá recurrir a la adopción, bien de hijos ilegítimos de este con otras mujeres, bien de otros niños.

  • Esclavos: Los esclavos que se mencionan tienen relación con el ámbito domestico. No hay un número elevado, por lo que no estaríamos en una sociedad esclavista. Sin embargo, hay una excepción: nos encontramos con un gran número de esclavas, relacionadas con la producción textil.

  • Terapontes: Los Terapontes eran hombres libres que incluso podían llegar a tener hasta un estatus social elevado y que se dedicaban a prestar servicios de carácter personal fundamentalmente en el aspecto militar, por lo que serian como “soldados de fortuna”. Recibirían a cambio el sustento básico (vestimenta, comida, etc.). Este rasgo hace que se niegue el aspecto de su aislamiento. Posiblemente, el Oikos no sea de carácter autárquico.

  • Demiurgos: Son artesanos que viven al margen del Oikos y van de aldea en aldea ofreciendo sus servicios. Debido a la existencia de estos personajes se pone en duda que el Oikos tuviera un carácter autárquico. Hay escasas referencias al comercio, lo que hace pensar que en esta época no era muy intenso. No hay que olvidar una cuestión referida a la opinión acerca de la práctica del comercio. En la Antigüedad la actividad del comerciante no esta muy bien valorada, ya que siempre existe la sospecha de que pueda engañar a los clientes. Por esto, se considera una actividad ilegitima. Por el contrario, la agricultura si era honorable. El comerciante puede enriquecerse de manera ilícita, por esto, se menciona poco el comercio, lo que no significa que no existiera, sino que existía a pequeña escala.

  • Vida en el Ágora: En los Poemas de Homero ya se reflejaban menciones acerca de la polis (comunidad político-territorial). En ellos se habla del Ágora, donde se reúne la Asamblea, como el pilar que sustenta la polis. En ella se reúnen los ciudadanos libres, aunque esto aun no es una categoría social pero sí se esta iniciando. Estos ciudadanos libres forman parte del demos y por ello participaban en la asamblea.

  • 3.3. Expansión helénica en las costas de Asia Menor

    Tenemos noticias de que en la Época Oscura ciertas poblaciones de la Grecia Continental hacia Oriente, asentándose en la zona de Asia Menor (costa Occidental de la actual Turquía). La arqueología nos ha aportado datos acerca de este hecho basándose en dos ámbitos: el literario y el lingüístico. El más fiable es el lingüístico, ya que el literario pertenece a épocas posteriores y en el pueden incluirse anacronismos, interpolaciones, etc. además, podemos encontrar lagunas en los documentos, por lo que no siempre es un conocimiento completo y objetivo.

    Aunque la información lingüística también puede estar manipulada, se ha podido testimoniar en que zonas se expandieron los griegos durante esta época. Se han podido delimitar las distintas zonas de expansión basándose en los distintos dialectos que aparecieron en cada una: El dialecto Eolio se localiza en la zona norte, coincidiendo con la región de Eólida (Lesbos es el lugar más importante). En la zona central se sitúa el dialecto Jonio. Esta región va a ser la más prospera y rica. Destacan ciudades como Mileto, Éfeso o Esmirna. En la zona sur esta la región de la Dóride, donde se habla el dialecto Dórico. Las zonas más importantes de esta región estarán en las islas, destacando Rodas. Se ha planteado como serian las relaciones entre la población indígena y los inmigrantes. Tradicionalmente se ha hablado de que eran de carácter pacifico. Pero probablemente se crearon recelos y desconfianzas por parte de ambas poblaciones. No obstante, se llegaron a formar comunidades mixtas de población. Pero no hay que olvidar que la mentalidad griega era etnocéntrica, es decir, se consideraban una cultura superior pero no una raza superior, ya que no se aprecia una mentalidad xenófoba. Llamaran Bárbaros a los Persas, cuya cultura se estableció milenios antes de la aparición de los griegos. Pero hay que tener en cuenta que los griegos son dominantes respecto al resto de culturas. Impusieron su lengua y costumbres en esos territorios. A este hecho se le conoce como Helenización. El elemento indígena queda, por tanto, subordinado. Para llevar a cabo este proceso, los griegos llegaran incluso hasta a la violencia, como en el caso de Mileto, en el que los inmigrantes se adueñaron de las mujeres indígenas utilizando la violencia, aunque esto no ocurre siempre. Es más, los colonos suelen mantener relaciones pacificas con las poblaciones autóctonas. En estas zonas florecerá una cultura muy importante en muy poco tiempo. Personajes como Tales o Heródoto provienen de las colonias de Asia Menor.


    TEMA 4: El Surgimiento de la Polis y la Colonización Griega

    4.1. Formación de la Grecia Arcaica

    a. Los orígenes de la Polis y el fenómeno del Sinecismo

    Grecia se ha entendido tradicionalmente como un territorio dividido en Ciudades-Estado (ðððððð). Pero, en realidad, el fenómeno de la polis es el resultado de una complicada evolución, que comienza en la época Homérica: entonces el doblamiento habitual era en aldeas, pero Homero se refiere también a centros urbanos fortificados situados en zonas estratégicas (a los que llama ðððððð), que posteriormente se convertirán en las Acrópolis. Allí se encuentra el centro cívico y religioso del asentamiento. En este periodo destaca el progreso de las ciudades de Asia Menor, más adelantadas quizás por encontrarse en un ambiente extranjero.

    En la Grecia Continental este proceso de concentración urbana recibe el nombre de Sinecismo, es decir, es la unión de un territorio en beneficio o bajo el dominio de una ciudad. El ejemplo más importante es el que tuvo lugar en el Ática bajo el control de Atenas.

    Para algunos, existe un determinismo geográfico para el fenómeno de Sinecismo. Por ejemplo, el Ática es geográficamente una región más homogénea, y esto sería lo que permitió que Atenas fuera la polis predominante. Sin embrago, aunque las condiciones geográficas influyen, no son determinantes. Así, la región de Beocia presenta también una unidad geográfica perfectamente definida y también hay un centro urbano muy antiguo: Tebas. Pero en Beocia no se llega al Sinecismo hasta una época muy tardía (s. IV a. C.) y además se hace por la violencia, ya que debe imponer su supremacía.

    b. Instituciones de la Polis Arcaica

    En la Polis Arcaica desaparece la institución monárquica y sus funciones son acaparadas por la nobleza. Pasamos, por tanto, a una sociedad aristocrática. En algunas ciudades permanecerá la figura del rey, como en Larisa y Cranón, y en Esparta (Todas ellas en Tesalia). En la última ciudad funciona una diarquía, formada por dos reyes.

    La aristocracia forma magistraturas, con las que son representados los ciudadanos. Al principio destacan tres magistrados:

  • ððσððððð (Basileus): La figura del rey se relaciona ahora únicamente con el ámbito religioso, aunque sigue manteniendo su “título real”. Quizás también en la época Oscura tenia como tarea principal la religiosa y con el tiempo se fue desplazando de los demás.

  • ððððððρððð (Polemarca): Desempeña la función militar

  • ðρððð (Arconte): Se ocupa de las funciones judiciales y administrativas.

  • En un principio estos magistrados ejercen un poder vitalicio. Solamente en Época Clásica se delimitan mejor las competencias y el tiempo que cada magistrado estará en el cargo (normalmente era de un año).

    Una segunda institución era el Consejo de Ancianos. Era una asamblea de nobles (en la antigüedad anciano y noble se corresponden, ya que la edad madura es muy valorada) que controlaba el poder político (sus decisiones son respetadas por el conjunto de la sociedad). Sus miembros tienen carácter vitalicio y el título pasa de padres a hijos.

    Además, existe la Asamblea Popular, en la que participan todos los varones libres (quedan excluidos los esclavos y las mujeres). Sus decisiones no son de cumplimiento obligatorio. Sus funciones no están claramente definidas, pero se ha entendido como una reunión sin un procedimiento reglamentado.

    c. Evolución del campesinado en la Época Arcaica

    El campesinado de la Época Arcaica tiende hacia el empobrecimiento, hecho que repercute en la mayor parte de los ámbitos de la vida en Grecia.

    Se produce un cambio dentro de la estructura agraria porque la ganadería, que en Época Oscura era la más importante, va a decaer debido al auge de los cultivos agrícolas. Este cambio se da porque se ha producido un aumento demográfico, un sobrepoblamiento que no puede sostenerse únicamente con un fundamento ganadero. Destacan los cultivos de olivo, cereales y vid. Para conseguir más tierras de cultivo se produce un proceso de deforestación. Por ello, se llega a una esterilización de las tierras, ya que son sobreexpoltadas porque, al no haber grandes parcelas de tierra, los pequeños terrenos se utilizan para diversos cultivos, lo que acaba agotando la tierra. Además, las tierras han de enriquecerse con abonos, pero como no hay ganado, su producción es insuficiente. Por tanto, el único sistema del que disponen es el Barbecho, pero tampoco se puede utilizar sistemáticamente, ya que un campesino pobre no puede permitirse dejar descansar su tierra durante un largo periodo de tiempo.

    Pero no toda la población se ve afectada por este problema de la misma forma, de tal modo que se empiezan a manifestar diferencias entre ricos y pobres.

    Debido a este sobrepoblamiento aparecen diferentes prácticas novedosas en el ámbito griego, tales como las maltusianas o control de la natalidad, lo que resulta muy difícil de hacer eficazmente. Se recurre al aborto y al infanticidio, aunque es selectivo, ya que solo se abandonan a los hijos discapacitados y a las niñas mayoritariamente. Incluso cuando se crían hijas, esta educación siempre se hace con menos interés que la de los hijos. Otra práctica es la de la Herencia de la propiedad familiar, en la que participan únicamente los hijos legítimos. Esto repercute en la formación de la familia, ya que solo se pueden legitimizar hijos mediante el matrimonio legal. Las mujeres quedan totalmente sometidas a un matrimonio legal y con una función básicamente procreadora.

    Este empobrecimiento del campesinado es un fenómeno que no se va a detener. Por esto, los griegos optaran por tomar medidas drásticas como la colonización.

    Esta emigración alivia la situación, pero es un remedio a corto plazo, ya que, al prosperar las colonias, se inicia el comercio con la propia metrópolis, lo que le ocasiona un mayor empobrecimiento a largo plazo.

    En el campesinado de la Grecia Continental, especialmente el ateniense, aparece la figura del Hektémoros: los pequeños campesinos tienen que endeudarse con otro más rico para poder mantener sus tierras. Este préstamo se realiza en especie, ya que no existe la moneda. Como en todo préstamo, se exige la devolución total del capital y una serie de intereses, que constituirán una parte de la cosecha resultante. Si las cosas van bien, no hay ningún problema. Pero hay que tener en cuenta que las circunstancias del campesino endeudado no han variado, por lo que es probable que se tenga que endeudar una segunda vez para pagar lo que debe, hasta tal punto que llegue a deber toda su cosecha en concepto de intereses. Entonces se convierte en un Hektémoros: un campesino libre que tiene que entregar su cosecha para pagar sus deudas. Cuando el acreedor exige la devolución completa de la deuda y el Hektémoros no pueda satisfacerlo, el acreedor puede venderlo como esclavo (generalmente en el extranjero). Esto se da en Atenas, pero también era muy común en otras regiones de Grecia.

    4.2. El fenómeno de las Tiranías

    En algunas ciudades griegas se produce la concentración de poder político en una persona. Este fenómeno se conoce como Tiranía, y aparece siempre ligado a las transformaciones en la estructura social de una cultura. Estos cambios suelen presentar generalmente los mismos rasgos: hay un desequilibrio social, una crisis agraria y un conflicto entre el demos y la aristocracia, ya que los últimos poseen no solo los bienes materiales, sino también el poder político, económico y religioso.

    El fenómeno de las tiranías se inicia aproximadamente hacia mediados del siglo VII. Destaca como adelantada la ciudad de Corinto con Cipselos y su hijo Meniandro. Otras ciudades donde aparecen tiranías importantes son Mégara, con Teágenes, o Sición, con Ortógenes.

    El significado de tiranía es discutido, ya que no se puede entender como el concepto que tenemos de ella en la actualidad. Es totalmente distinto a ððσððððð, aunque también signifique que el poder esta en manos de una sola persona. Al contrario que el rey, el tirano no presenta ninguna legitimidad para tomar el poder. Tucídides explica que en las ciudades donde aparece la tiranía hubo un aumento de renta, es decir, un aumento de las actividades productivas, especialmente en la Artesanía y el Comercio. En tales ciudades se manifestó un mayor desequilibrio social y, por tanto, una mayor inestabilidad política. Estas circunstancias son aprovechadas por un personaje que sabe unir a grupos sociales para tomar el poder político y luchar contra la aristocracia. Este personaje es el Tirano, que cuenta con un apoyo sociológico importante.

    Los tiranos pueden ser de muy diferente origen. Por ejemplo, Cipselos era un noble, pero se coloca a la cabeza de los humildes para revelarse contra su propia clase social: la aristocracia. Por otro lado, Ortágoras era hijo de un carnicero. En lo que si coinciden es en que todos tienen la habilidad de utilizar el descontento de la sociedad en beneficio propio para conseguir el poder. El apoyo con el que cuentan también puede ser distinto entre unos y otros. Ortágoras cuenta con el apoyo de una fracción étnica, ya que conseguirá el poder gracias al apoyo de la población anterior a la llegada de los Dorios. Teágenes consigue el apoyo de los habitantes pobres de Mégara. Otros se unirán a los pequeños propietarios rurales. Pero todos ejercen el poder unipersonalmente. Para ello, se rodean de una guardia personal (Doríforos), lo que supone un indicio de prestigio y una forma de imponer respeto. Estos doriforoi no son reclutados en su ciudad, sino que son mercenarios, otra figura que comienza a destacar en el mundo griego. Otro rasgo común de todos los tiranos es su gran interés por practicar una política en beneficio de la población humilde. Esto implica que haya un gran desarrollo del gasto público, ya que el Estado es el que emprende las obras públicas (templos, juzgados, caminos, canalización del agua hacia la ciudad, alcantarillado, puertos, etc.) que además dan trabajo a la población, lo que favorece las actividades artística e intelectual. Hay una intención por parte del tirano en alejarse de su mala imagen decidiendo políticas que favorecen a la sociedad. Por ejemplo, Cipseros construye un tesoro en Delfos. En Samos, Polícrates recibe a Anacreonte.

    En lo que respecta a la política exterior, los Tiranos no tienen intenciones imperialistas. Sí tratan de consolidar su poder, es decir, de instaurar una dinastía. Por esto, asistimos a alianzas entre ellos; no para conquistar, sino para mantener su régimen, aunque ninguno de ellos lo va a conseguir. A mitad del siglo V ya han desaparecido de los territorios del Egeo, aunque se mantienen en la Grecia Occidental.

    Los historiadores han observado que en aquellas ciudades donde se desarrolla un régimen tiránico, en una etapa posterior se consolidará la democracia. En las que no ha habido tiranía, no habrá régimen democrático. Por tanto, se considera a la tiranía como un paso previo a la organización democrática.

    4.3. La Colonización Griega

    De forma paralela a las tiranías, también se da en la Grecia Arcaica otro fenómeno que es la expansión griega por el Mediterráneo. A principios del siglo VIII, grupos de individuos van a establecer colonias por toda la costa del Mediterráneo. A partir de esta fecha se considera que la Hélade deja de ser un término que se aplica solo a los Balcanes y las tierras del Egeo, sino que también debe aplicarse a las zonas de influencia que tenían por todo el Mediterráneo. Hay que advertir que la colonización de la época Arcaica es diferente a la emigración propia de la época Oscura, ya que ahora este proceso de colonización es de mayor amplitud y además está en íntima relación con la formación de la polis en Grecia.

    Había una idea tradicional de que los griegos abandonaron sus lugares de origen por motivos comerciales. Hoy en día se ha demostrado que excepto en algunas ocasiones el comercio no es la causa principal de la colonización arcaica. El motivo principal por el cual los griegos abandonaron sus lugares de origen es porque necesitaban buscar nuevas tierras de cultivo, ya que en Grecia estaban desprovistos de estos medios de vida. Las ciudades que se presentan como colonizadoras pertenecen, en general, a pequeños Estados que no disponen de tierras suficientes. La arqueología demuestra estas afirmaciones basándose en dos argumentos posibles: el comercio se puede detectar por los restos de las importaciones que aparecen poco después de la fundación de la colonia, por lo que no fue el motivo principal. El segundo argumento muestra que, si las colonias se fundaron por motivos comerciales deberían estar situadas en zonas estratégicas a nivel comercial. Esto no es así, ya que se eligieron zonas aptas para el desarrollo de la agricultura, lo que no impide que se busque un lugar adecuado para practicar también el comercio. También se observa que los griegos intentan instalar las colonias en zonas donde la población indígena no sea hostil, como mucho indiferente. En los primeros momentos de la colonización las relaciones colono-indígena son muy escasas. Lo más habitual es que los griegos desplacen a la población autóctona del territorio, para así ocuparlo ellos. Llegan incluso a esclavizarles. Solo en un momento posterior es cuando se inicia el intercambio entre los griegos y los indígenas. La historiográfica observa que se va a dar un proceso de helenización en beneficio para la cultura griega. El término griego para referirse a mercado es ððððρððð, pero los griegos no la utilizaran para referirse a una colonia hasta épocas más tardías. Una excepción es la colonia de Ampurias (un lugar muy propicio para el comercio).

    La colonización no se realizaba de forma arbitraria, la empresa colonizadora es una empresa social. Como algo no arbitrario tampoco la ruta a seguir es caprichosa, sino que antes del movimiento colonizador se emprendería una expedición para fijar un itinerario determinado. Esto se conoce como fenómeno de precolonización. Los testimonios de Hesíodo sirven para atestiguar esto. Este autor cita un viaje de Coleo de Samos que había llegado hasta el sur de la Península Ibérica, aunque no pudieron tener una continuidad debido a la rivalidad fenicia. Estos viajes de precolonización llegaron hasta lugares muy lejanos.

    La fundación de una colonia es un proceso bastante complicado y exigía reunir tanto recursos económicos como sociales. En la empresa colonizadora se nombraban varios jefes a los que se denominaba ððððσððð. El Estado era el que proporcionaba los medios económicos, además de las naves, el aprovisionamiento, etc. Para conocer la lista de los colonos se efectuaba un sorteo a través del cual se organizaba un diezmo. Los que salían elegidos estaban obligados a partir. Los que se negaran a participar en la empresa eran castigados con la pena de muerte, ya que eran considerados como traidores de la patria. El número de expedicionarios no era muy elevado. Se calcula alrededor de un millar de individuos por expedición. Una vez fundada la colonia, y habiéndose consolidado, es posible que pudieran acudir más. El sorteo para elaborar el diezmo dependía de varios factores: el primero de ellos era el del género, ya que solo marchaban los hombres libres. Generalmente les solía acompañar una sacerdotisa y la mujer del fundador. No van más mujeres porque en el mundo arcaico no hay un número suficiente de féminas, ya que una sociedad tan precaria como la que se da en esta época debe recurrir a una selección de género, debido a que las mujeres no podían contribuir al mantenimiento de la familia. Pero además, se produce un cambio en el modo de pensar griego, y es que es inconcebible que las mujeres tengan cabida en el ámbito público. Como la colonización es un acto público, también es inconcebible que las mujeres participen en ella. La mujer del fundador acompaña a los colonos porque es preciso que exista en la colonia un modelo de familia a seguir, y la sacerdotisa participa en la empresa porque es preciso mantener el culto de la metrópoli. El resto de mujeres se suele obtener a la fuerza de entre las indígenas. Los hijos de ambos serán ciudadanos, ya que lo único indispensable es que el padre sea griego. Cuando se emprende la colonización, esta debe reunir todos los requisitos que fueran propicios para la fundación de las nuevas ciudades: se debía contar con la aprobación divina, generalmente consultando los oráculos, principalmente el de Delfos, ya que es uno de los lugares más visitados por la población helénica, lo que significa que allí se manejaba gran información acerca de todas las zonas de la Hélade. Una vez organizada la expedición, esta se pone en marcha siguiendo un ritual: se realiza un sacrificio en la ciudad y se toma el fuego del hogar sagrado de la metrópoli para transportarlo a la colonia. Las embarcaciones utilizadas eran naves de guerra (trirremes). El viaje se realizaba bordeando la costa, navegando de día y atracando de noche. Una vez que se llega al lugar previsto, crean la colonia como una transposición fiel de la metrópoli. Se procura que tengan las mismas características urbanas y mantienen la divinidad protectora, el dialecto, el sistema social, las instituciones, etc. Pero esto no quiere decir que la colonia quede sometida al control de la metrópoli, sino que es totalmente independiente de ella. Incluso llegan a rivalizar. En Corinto no ocurre esto, ya que la metrópoli va a intentar mantener un régimen dominante sobre sus colonias.

    a. Principales áreas de colonización

    a. 1. Sicilia y la Magna Grecia

    La colonización en esta zona es bastante bien conocida, tanto por los textos literarios (especialmente por Tucídides), como por la arqueología, gracias a la cual se ha podido establecer una cronología en esa zona (el margen de error está en veinticinco años). Esta colonización esta llevada a cabo principalmente por los ciudadanos de las ciudades de Calcis y Eretria, en la isla de Eubea. En el año 770 fundan la colonia de Pitecusas (actual isla de Inicia). Algo después (alrededor del 740) se trasladan a la península, donde fundan Cumas. Aunque tiene importantes beneficios agrícolas, su fundación no se debe a la agricultura, sino al comercio. Se debe a la búsqueda de recursos mineros, principalmente de estaño. El control de las rutas de este metal que pasaban por el estrecho de Mesina va a llevar a la fundación de dos colonias más: Zancla y Regio, ambas en la península Itálica. Los calcídicos siguen siendo los principales protagonistas en esta colonización y en el siglo VIII fundan las colonias de Naxos y Catania. Desde estas colonias inician una penetración hacia el interior de la isla. El interés fundamental radica en la búsqueda de tierras y la explotación de la madera, sobre todo para la construcción de naves. En esta expansión se encuentran con una población indígena (Siculos) con los que los calcídicos formaran poblaciones mixtas. A finales del siglo VIII se funda al norte de la isla la colonia de Milos y a mediados del VII la de Himera, que constituye la colonia más avanzada de la zona, ya que se encuentra en una zona fronteriza con los fenicios. En Sicilia también se asientan los Dorios: en la segunda mitad del siglo VIII se funda Mégara, que no tiene territorio hacia el que expandirse y esta muy aislada por las colonias jonias, por lo que se ve obligada a expandirse. En el siglo VII funda Selinunte en la costa occidental de la isla. Los corintios fundaron Siracusa a finales del siglo VIII, un lugar privilegiado que cuenta con unas condiciones magníficas para instalar un puerto natural. Los corintos de Siracusa iniciaran rápidamente una expansión en busca de territorios agrícolas de una manera violenta. Desplaza a la población indígena y ocupa la zona oriental de la isla. En este acto de expansión fundan Camarina. En el siglo VII, poblaciones procedentes de Creta y Rodas fundan Gela, que a su vez fundará Agrigento (Acragante), que llegara a ser incluso más importante que su metrópoli. El Sur de la península será colonizado por gentes del Norte del Peloponeso. Las ciudades principales que fundarán son Crotona y Sibaris. La ciudad más importante del Sur de Italia es Tarento, fundada por espartanos. Esta ciudad cobró tal importancia que el resto de las colonias temían ser absorbidas por su influencia, por lo que tratan de fundar otras colonias para frenar su expansión, tales como Metaponto. Todas estas ciudades tratan de conseguir el control sobre los dos mares itálicos, el Jonio y el Adriático. La actividad que desarrollaran con más importancia será la agricultura, sobre todo de cereales (trigo). Sin embargo, en un principio se observan las relaciones que mantienen las colonias con sus respectivas metrópolis, según demuestra la arqueología. Progresivamente estas relaciones irán menguando hasta que el progreso de la colonia es tal que esta se proclama independiente. Posteriormente se volverán a mantener relaciones, pero esta vez serán de carácter comercial. Es de suponer que también mantendrían un comercio local entre ellas. Este es el aspecto que peor conocemos, ya que estos intercambios utilizarían la producción local y no siempre es posible distinguir entre una colonia y otra.

    a. 2. Área de colonización del Adriático

    En las costas del Mar Adriático nos encontramos con colonias fundadas por las gentes de Eubea (principalmente de Eretria) que son los primeros que navegaran por este mar en busca de territorio. La primera colonia que nos encontramos es la de Corcira, que posteriormente será ocupada por los Corintios. Esta colonia iniciara muy pronto su expansión por el Adriático. De hecho, hacia el año 700 fundará Apolonia. La colonización del Adriático tiene el objetivo de llegar al valle del Po, ya que allí terminaban las rutas mineras (estaño) procedentes de Centroeuropa. La costa balcánica bañada por este mar tiene muchas dificultades, debido a la población Iliria, un pueblo de gran ferocidad y belicosidad. Además la zona iliria no es buena para la agricultura.

    a. 3. Área de colonización en el Norte de África

    Aunque aparecen colonias, esta no es una zona de gran interés para los griegos. Además, allí existen verdaderos Estados como Egipto. El resto estará totalmente vedado para los griegos, ya que anteriormente tuvo lugar la colonización fenicia. Como consecuencia de la expansión fenicia nos encontramos con ciudades como Cartago. La penetración de los griegos en esta zona no se hace de una forma directa, sino que, en su ruta hacia el Egeo, llegaron a esas tierras. En el siglo VII los Dorios intentan colonizar la isla de Tera. Al cabo de poco tiempo y como la isla no poseía mucho territorio, los colonos emigraron hacia el continente africano, fundando la ciudad de Cirene, un lugar apropiado para la agricultura, lo que aporta una gran prosperidad económica. Sobre todo prospera en la producción de frutales. En Egipto no se fundan colonias, pero sí se mantienen buenas relaciones comerciales, ya que necesita intermediarios. Además demanda monedas de plata, ya que este país carece de este material. A cambio de esto, los egipcios concederán a los griegos la colonia de Naucratis (que no llegará a ser cuidad-estado) con la condición de que los colonos no se mezclen con los indígenas.

    a. 4. Área de colonización de Tracia

    Al Norte del Egeo, las gentes de Eubea (principalmente de Calcis) van a pasar al continente hacia el siglo VIII. Llegarán a la Península Calcídica. Allí también llegan los corintios, que fundan la ciudad de Potidea. En las costas de Tracia se observa que las gentes colonizadoras provienen de Asia Menor. Se funda también Abdera (fue saqueada por los indígenas tracios y después se volvió a fundar).

    a. 5. Área de colonización del Mar Negro

    La región del Ponto Euxino (Mar Negro) es un área bastante poco conocida si la comparamos con otras zonas de expansión. Es indudable que el Mar Negro era conocido desde hacia ya tiempo por los griegos, pero estos le tenían miedo, ya que era una zona de difícil acceso, con cierto carácter mítico y muy influenciada por los imperios asiáticos. En el arte griego arcaico se ha observado la influencia de las expresiones asirias, por ejemplo. Lo que sí sabemos es que gentes de Mégara van a fundar las colonias de Calcedonia y Bizancio. Calcedonia tiene buenas tierras para la agricultura y por ello se funda en primer lugar. La ciudad de Bizancio está situada en un lugar perfecto para el comercio, ya que desde allí se controla el paso hacia el Mar Negro. En las costas de Asia Menor se funda Focea, que a su vez funda Lampsaco. Mileto fundará Trapezunte y Odesa. Además de la explotación agrícola, todas estas colonias son muy ricas en recursos naturales, tales como madera o metales. El problema fundamental que se van a encontrar los colonos es que las poblaciones indígenas, los escitas, van a entrar en constante conflicto con ellos.

    a. 6. Área de colonización de Extremo Occidente y la Península Ibérica

    Esta zona se encontraba en un principio dominada por los fenicios. La intención de los griegos era la le llegar a las Islas Británicas, en donde pensaban que había una fuente importante de producción de estaño. Las fuentes griegas hablan de que llegaron a tierras occidentales hacia finales del siglo IX y siglo VIII. La fundación mas antigua de estas tierras es Masalia (Marsella) y esta bien testimoniado, tanto literaria como arqueológicamente, que Masalia fue fundada hacia el año 600. Esto nos lleva a una contradicción entre las fuentes griegas y la arqueología, lo que provoca dos opiniones diferentes entre los historiadores:

  • Pudo haber una precolonización (tratando de hacer buena la información literaria)

  • Niegan dicha precolonización y afirman que las fuentes están equivocadas, por lo que la llegada de los griegos a extremo occidente tuvo lugar hacia el año 600.

  • Esta gran zona se suele subdividir en varias áreas de expansión diferentes:

  • Área Meridional y Levantina de la Península Ibérica: Los textos mencionan un número muy elevado de colonias en esta zona, entre las que destacan Hemeroscopion (cerca de Denia, Alicante) o Mainaké (la actual Málaga). Pero hay graves dificultades a la hora de identificar estas colonias, ya que no hay testimonio arqueológico. Los restos más antiguos en el levante pertenecen al siglo V, por lo que no podría haber una existencia griega anterior al siglo VI. Es posible que hubiera presencia griega en esta época, pero al ser el momento en el que los griegos se instalaron en la península y estaban formando las colonias, es comprensible que no queden restos arqueológicos. Sin embargo, hay autores que esta afirmación no es suficientemente verosímil. Es más, afirman que pudo haber una presencia anterior de la que no hay documentación arqueológica, pero si es detectable una influencia griega en la cultura indígena. Esta influencia se basa fundamentalmente en las Estelas del Suroeste, unas estelas de piedra en las que aparecen unas representaciones que no son del modo de vida indígena, sino que recuerdan a modelos icnográficos de la cerámica arcaica griega, ya que se representan carros o escudos (no tienen texto).

  • Área Catalana: En esta zona destaca Emporion (Ampurias) como colonia principal. Se duda si fue fundada directamente por los griegos de Foca o bien si fue una subcolonia de Marsella. Los materiales que se han encontrado son de la misma fecha que los de Marsella, por lo que se manejan dos tesis que dicen que o bien esta fundada por Focea, o bien esta fundada por Marsella. Para que se cumpla la segunda tesis se ha de pensar que Marsella tuvo una expansión muy rápida. Pero, la versión más aceptada es que Ampurias sea una colonia de los Focios.

  • Área de la Provenza: En esta zona destaca la colonia de Massalia (Marsella), que fue fundada alrededor del año 600. aquí se inicia muy pronto una expansión en la que son protagonistas los focenses (fundan Arlés), aunque en otros casos destaca la presencia de Marsella.

  • Área de las Islas de Extremo Occidente: En Córcega se localiza la colonia de Alalia, aunque es de época un poco más tardía (siglo VI). En Cerdeña solo se citan literariamente fundaciones coloniales que no disponen de confirmación arqueológica. Algo semejante ocurre en las Baleares, porque es una zona de gran interés para los fenicios y Cartago. Pero los testimonios griegos hablan de una especie de ruta en la que se señalan Fromiussa (Mallorca), Meloussa (Menorca), Itioussa (Ibiza) y Ofiussa (Formentera), aunque la existencia de colonización en estos lugares no se puede afirmar arqueológicamente. Además, aparecen también los etruscos en esta zona. La rivalidad entre los griegos y los Púnicos es visible desde época fenicia. Se va a manifestar incluso en acontecimientos bélicos, de tal manera que se trazan las áreas de influencia marítimas de ambas potencias. Con los etruscos nos encontramos algo parecido. La amenaza griega hace que nos encontremos con alianzas entre Púnicos y Etruscos. Incluso Roma, en sus primeros momentos, mantendrá amistad con los Púnicos. Hay documentada una batalla entre Focenses y etruscos en Alalia en el año 535 en la que parece ser que también participaron fuerzas púnicas en el bando etrusco. Según los testimonios literarios fue ganada por los griegos, pero fue una victoria simbólica, ya que parece que después de esta batalla los griegos vieron cerrada su expansión hacia occidente.

  • b. Consecuencias de la colonización griega

    Lo primero que se producirá tras la colonización será un aumento del comercio, un comercio que irá creciendo paulatinamente y que se extiende también a las poblaciones indígenas. Este aumento del comercio se puede demostrar arqueológicamente, ya que se ha observado que las ciudades se han especializado en determinados productos. Esto se sabe por el tipo de cerámicas que van a utilizar, por ejemplo, se sabe que Atenas exporta aceite, ya que por todo el Mediterráneo se han encontrado gran cantidad de ánforas áticas. Lo mismo ocurre con el vino, un producto muy solicitado en todo el mundo antiguo. En Quíos, principal lugar de exportación de vino, se han encontrado unos jarros especiales destinados a su transporte. También hay productos de lujo de los que no tenemos testimonio arqueológico, tales como los tejidos (Asia Menor) o los perfumes, que eran transportados en pequeños recipientes de “diseño”, hechos con materiales más lujosos, como el alabastro. De Rodas proceden magníficos ejemplares de estos recipientes.

    Para gran parte de la población de la metrópoli, este aumento del comercio significó un grave revés económico, ya que los productos que procedían del exterior eran más y mejores. Por tanto, se volvieron a agravar las condiciones en las que se vivía en las metrópolis. Sin embargo, esto no significa que en el mundo griego cambien las formas de riqueza. La principal fuente de ingresos sigue siendo la agrícola. Sí hay enriquecimientos mercantiles, pero a muy pequeña escala comparados con los de la agricultura. Aparecen también comerciantes ricos y agricultores ricos, lo que supone una nueva complejidad social. Otra consecuencia de esta expansión del comercio es la aparición de la moneda en Grecia, a finales del siglo VI. Se acuñan tanto en aleaciones de plata como de oro, aunque el patrón monetario será la plata.

    La colonización también trae consecuencias en el ámbito social. Aparece con ella una reforma militar. La sociedad griega ha dejado de estar tan dividida como lo estaba antes entre aristócratas y campesinos. Esta división tenía su representación en el ámbito militar en tanto que solo la aristocracia formaba el ejército. Ahora ha aparecido una nueva táctica militar: la falange, que exige un comportamiento diferente. Hay un grupo de individuos en formación que ejecutan la táctica militar, es decir, el ejército en formación realiza el acto de la guerra, lo que implica la imposición de una disciplina y obediencia absoluta a los mandos. Lo que no se pueden permitir son acciones individuales: ha desaparecido el héroe y el triunfo radica en la acción conjunta de los ciudadanos. La instrucción será también un elemento de cohesión, ya que si no se cumple, no solo se pone en peligro la vida propia, sino también la del resto del ejército. Esta nueva táctica está basada en un nuevo tipo de armamento: el Hoplita (casco, escudo, lanza…). Ahora cualquier individuo que pueda costearse este armamento, independientemente de su origen social, puede participar en la milicia. Ya no hay otros requisitos más que dicha condición económica. El derecho a ser soldado viene dado por pertenecer a una comunidad política, es decir, solo se puede ser soldado de la ciudad o Estado de la que se es ciudadano.

    En este sentido, se crea una mentalidad según la cual la participación política y el servicio militar son sinónimos, es decir, que aquel individuo que puede prestar servicios militares tiene derechos políticos y viceversa. Esto significa que aquellos que no cumplan uno de los dos requisitos no pueden participar del otro. Por tanto, aparecen exclusiones en las ciudades-estado griegas: por un lado de carácter jurídico, ya que los hombres libres que no son ciudadanos no pueden formar parte del ejército y al contrario. Por otro lado, aparece una exclusión de género: como las mujeres no pueden participar en la guerra, no pueden ejercer sus derechos políticos. No obstante, si un hombre consigue los medios económicos para entrar en la milicia, consigue los derechos políticos. Sin embargo, esto nunca ocurrirá con las mujeres, ya que no se les reconoce la capacidad de participar en un ejército.


    TEMA 5: Atenas y Esparta en la Época Arcaica

    En la Época Arcaica destacan principalmente dos ciudades que serán fundamentales en el resto de la Historia de la Grecia Antigua: Atenas y Esparta. No solo destacan por protagonizar los acontecimientos más relevantes de este período, sino también por ser las dos polis que más testimonios nos han dejado en la actualidad.

    5.1. Atenas en la Época Arcaica

    a. Régimen aristocrático ateniense

    Atenas se encuentra en una situación difícil debido al empobrecimiento del campesinado, que además se acompañaba de unos lazos de dependencia entre campesinos y nobles. Los aristócratas atenienses están enfrentados entre sí formando facciones de poder con la intención de obtener la hegemonía política en el estado ateniense. Esto significa que la ciudad vive un momento de crisis social y económica y una gran inestabilidad política.

    Los principales protagonistas son los aristócratas. En este sentido hay una reacción basada en los intentos de instaurar tiranías por parte de ellos. La primera de estas intentonas es la llevada a cabo por Cilón, hacia el 636 a. C. Cilón responde a las características de los tiranos: gozaba de gran popularidad y tenía importantes relaciones con otros tiranos (era yerno del tirano de Mégara). Pero la aristocracia ateniense reacciona en su contra, ya que ven peligrar sus posibilidades de ascender al poder. Los aristócratas atenienses se unen y piden ayuda al demos para luchar contra Cilón. Este movimiento contrario a la tiranía esta presidido por Megacles, de la familia Alcmeónida, una de las más importantes de la Atenas del momento, a la que también pertenecerá Pericles. Megacles triunfa frente a Cilón, refugiado en la Acrópolis. Una vez derrotado el “tirano” se refugió en el templo de Atenea, donde no se le podía perseguir, ya que era un lugar sagrado. Sin embargo, Megacles profana el templo y asesina a Cilón. Esto un sacrilegio, castigado en Atenas con el exilio temporal. Por lo que Megacles será exiliado de la ciudad. El problema que queda pendiente sobre este asunto es si el sacrilegio de Megacles ha quedado totalmente purificado o si permanece en la familia a lo largo de su historia. La respuesta a esto dependerá de las circunstancias políticas de la época en la que se explique.

    b. Las Reformas de Dracón y Solón

    Dracón es un personaje enigmático del que sabemos poco. Aristóteles resalta su merito en realizar una nueva constitución política, aunque esto no signifique que la ideara o escribiera el mismo, sino que puso por escrito las leyes del Derecho Consuetudinario, es decir, las normas de costumbre de conocimiento y cumplimiento general, aunque no estuvieran escritas. Esto presenta el problema de la fácil manipulación en su interpretación por parte de los grupos aristocráticos. Pero si la ley se pone por escrito todo el mundo tiene acceso a ella. La tarea de Dracón consistió en poner por escrito estas leyes. Hoy en día sabemos esto por textos muy posteriores (alrededor del siglo IV) y por ello no disponemos de toda la obra legislativa.

    Lo que sí conservamos son las leyes acerca del homicidio, en las que se distingue entre homicidio involuntario y homicidio voluntario. Es necesario disponer de jueces imparciales, para lo que Dracón creó un tribunal de Efetas, formado por 51 ciudadanos elegidos al azar, que juzga la naturaleza del homicidio. Dracón pretendía evitar la práctica gentilicia del “derecho” de la venganza de sangre, una practica sin fin ni control. Ahora se imparte una justicia medida con el poder público. Solo se acepta la venganza de sangre cuando se da un homicidio voluntario, con la limitación de que previamente debía existir previamente una sentencia condenatoria por parte del Aerópago. Entramos entonces en una Época de transición, en la que conviven la tradición y las nuevas leyes políticas. Aun así, hay una excepción: la Moicheia (adulterio): si el padre de una familia descubre in fraganti a una mujer de su familia con otro hombre y asesina a ambos, no es condenado, ya que matar a una mujer no se considera homicidio. Esto son pequeños pasos del poder público en relación a los derechos privados.

    Las medidas de Dracón no resuelven la inestabilidad política. Crecen las luchas entre nobles y pobres.

    Pero no solo Dracón hizo reformas en la ciudad. A principios del siglo VI destaca la figura de Solón, del que sabemos bastante más, incluso conservamos fragmentos escritos por el. Aristócrata dedicado al comercio (era de bajo rango, porque esta actividad era prospera pero estaba mal considerada), viajó y conoció otros estados y otras formas de gobierno, lo que le otorga la posición de sabio en Grecia. Solón intervino en la lucha política y ganó seguidores al denunciar en el ágora los males del estado ateniense, atribuidos a la ambición de la aristocracia, que empobrece al pueblo llano. Propone establecer como solución una Eunomía, es decir, unas buenas leyes que han de ser respetadas y observadas. Es elegido arconte para realizar estas reformas. Esta elección no solo es aprobada por el demos, sino también por la aristocracia, ya que eran conscientes de la crisis que atravesaba su ciudad. Solón llegó a reunir en su persona las diferentes voluntades políticas de los distintos grupos.

    Trató de cambiar la situación del campesinado en el Ática, sobre todo de aquellos que habían sido vendidos como esclavos en el extranjero. Establece la Seisachtheia, es decir, la prohibición de la esclavitud por deudas; con un cargo al estado “rescata” a los vendidos. Sin embargo, el campesinado reclama una redistribución de la propiedad de las tierras, pero Solón no tiene esta capacidad y promociona otras salidas profesionales, como el comercio y la artesanía.

    La reforma constitucional de Solón consistió en una distribución de la ciudadanía en cuatro clases llamadas censitarias, es decir, consistió en la agrupación de la población siguiendo un censo basado en la renta de cada uno. Estas clases son las siguientes:

    1. Pentacosiomedimnos: Pertenecen a ella los que disponen de un renta de quinientos menimnos, una medida de capacidad aproximada equivalente a 52 litros.

    2. Hippeis: Son los que tienen una renta que les permite costearse un caballo (alrededor de unos 300 menimnos).

    3. Zeugitas: Su renta, de unos 200 menimnos, les permite costearse una yunta de bueyes.

    4. Thetes: Pertenecen a esta clase los que o bien no tienen renta alguna, o si la poseen es tan escasa que no pueden mantener una yunta. Aproximadamente es de 200 menimnos.

    Esta distribución es fundamental, ya que con ella queda establecido el carácter no nobiliario de las clases sociales, aunque es cierto que son herederas de las clases de épocas anteriores. Sigue habiendo una aristocracia, pero ahora es de carácter económico, lo que no quiere decir que no tenga valor social, aunque ya no tiene esa influencia que tenia en etapas anteriores. Esto beneficia a la sociedad, ya que un individuo que disponga de medios económicos puede cambiar de clase, lo que produce una movilidad social. Es importante el ascenso porque con el la ciudadanía tiene aspiraciones a más. Esta mentalidad rebaja enormemente la tensión social, ya que todo el mundo tiene la posibilidad de pensar que va a escapar de la situación en la que se encuentra.

    Pero además la organización censitaria tiene por objetivo una nueva organización militar. El ejército está formado en esta época por la ciudadanía. Los Pentacosiomedimnos tienen la obligación de costear todo el armamento pesado (posiblemente serian los guerreros de carro). Los Hippeis son los caballeros. Los Zeugitas se pueden costear el armamento hoplita. Este grupo estaría formado por la mayor parte de la población. Por ultimo, los Thetes en principio no irán a la guerra, pero en casos de extrema necesidad acudirán portando “armas livianas”, tales como hondas, piedras, palos, etc. En época posterior encontraran su lugar como remeros de la marina. La asignación de que los Hippeis, Zeugitas y Thetes tenían una renta cuantitativa proviene de Aristóteles, ya que en esa época no había moneda. En realidad, la asignación de clases sociales era sencilla, ya que, en una ciudad pequeña, todos conocían el valor de las propiedades del resto de sus conciudadanos.

    Ascender en la sociedad también aportaba el derecho de la participación política. A partir de ahora, el acceso a los cargos públicos se va a realizar según la renta del individuo, de manera que Atenas entra en un régimen llamado Timocracia (el poder de los ricos). Como los cargos públicos no están remunerados, las magistraturas deben ser ocupadas por aquellos que puedan permitirse abandonar en cierta medida su oficio. Esto significa que los Thetes quedan automáticamente excluidos, ya que su renta es muy baja. Esta clase solo toma parte en la asamblea popular.

    Solón también realiza reformas en composición del estado ateniense. Respecto a las magistraturas reforma la figura del arconte, que pasa a ser elegido por la Asamblea Popular o eclesía. Ahora ocupan su cargo durante un año, y después se integran en la Bulé, un alto tribunal que posee la jurisdicción de las penas capitales, además, son considerados como los guardianes de la constitución. Solón crea también otro tribunal, la Heliea, nombre que procede de Helios. Es un tribunal de justicia, es decir, es donde acudía cualquier ciudadano para presentar una apelación sobre un magistrado. En realidad, la Heliea no era diferente a la asamblea popular, sino que cuando había este tipo de demandas, la asamblea se convertía en este tribunal de justicia. Otras leyes atribuidas a Solón se refieren también a este intento por convertir a la sociedad ateniense en una organización política, para romper la estructura gentilicia. Estas leyes hacen referencia a la Epikleros, una categoría social que en la Atenas más antigua en la que una mujer que no tenia ni padres ni hermanos se convertía en la única representante de esa familia y, por tanto, la única que heredará el apellido familiar. El derecho consuetudinario establecía que la Epikleros debía contraer matrimonio con su pariente más cercano por parte de la familia de su padre. El motivo por el que existía esta ley era porque la mujer no tenia el derecho para dar nombre y si no se casaba, se perdería el nombre familiar. Solón entiende que la Epikleros debe quedar libre de esa obligación matrimonial sin perder la herencia. Pero esta ley no se hace en beneficio de la mujer, sino que tiene otro objetivo: el romper la estructura gentilicia. Por tanto, se reconoce el derecho a la herencia de la Epikleros. Otro aspecto que trata Solón es el de la adopción: el derecho consuetudinario establecía que un ciudadano ateniense sin hijos legítimos debía otorgar sus propiedades al Genos en concepto de herencia. Pero Solón promulga una ley según la cual se reconocía el derecho de cualquier ciudadano a adoptar un hijo, el cual se convertiría en su heredero legítimo, por lo que la propiedad no pasará al Genos. Se podía adoptar tanto a un niño como a un adulto, ya que la herencia es reciproca. Estas medidas intentan romper el sistema gentilicio existente antes de la llegada de Solón. También establece leyes respecto a la moralidad femenina: se prohíbe que las mujeres libres salgan solas de casa, y si lo hacen deben ir provistas de un velo, símbolo de sumisión. Debían llevar trajes (Chiton) que escondieran su cuerpo y una capa (Himation). Siempre tenían que ir acompañadas de un esclavo, y les estaba prohibido mirar a hombres a la cara. Debían permanecer en casa, en una zona reservada para ellas: el Jineceo, que solía ser el más escondido de la casa. Proclama leyes prohibiendo también el exceso de lujos funerarios. Tampoco había que mostrar lujos en la vivienda de cara al exterior, aunque sí se permitían en el interior. Todas estas medidas conforman un intento de no provocar más malestar social. Solón también intervino en el ámbito económico, en el que trata de estimular la actividad del campesinado del Ática. Sabemos que prohibió la exportación de cualquier producto agrícola a excepción del aceite de oliva, porque era excedentario. También prohíbe la importación de productos procedentes del exterior que ya posea el Ática, especialmente de trigo. Va a realizar una reforma en el sistema referido a las medidas de capacidad y volumen. Como no hay moneda debe unificar el sistema metrológico porque es el elemento de cambio en el comercio. La unidad ponderal es la Dracma y sus múltiplos son la Mina (cien dracmas) y el Talento (sesenta minas). La unidad de longitud es el Pie (0, 296 m) y la de capacidad el Mediano (± 52 litros). El objetivo de todas estas reformas era aliviar la crisis social, algo que no va a conseguir. Decepcionado por esto, Solón se retira de la política. Esta retirada traerá consigo la instauración de una tiranía en Atenas.

    c. La Tiranía de Pisístrato

    Aunque Atenas ha sufrido una gran reforma, la lucha política sigue viva. Los diferentes grupos van a aprovechar este malestar social para conseguir una serie de ventajas.

    Hacia el 583 hay se da una nueva intentona tiránica, esta vez llevada a cabo por Damasías, un arconte, aunque también fracasa, lo que hace que se forme un movimiento de consenso para superar la crisis, en el que se acuerda suprimir el cargo de arconte supremo y sustituirlo por una magistratura colegial de diez arcontes, de los cuales cinco son eupatridas (pentacosiomedimnos y hippeis), tres son agricoi (pequeños y medianos campesinos) y dos son demiurgos (artesanos y comerciantes). No obstante, la estabilidad tampoco se conseguirá con estos esfuerzos. Ante esta situación se van a configurar diferentes facciones políticas. En esta época serán tres:

    1. Pedieos: Liderados por Licurgo, forman parte de este grupo las gentes del llano, es decir, los ricos propietarios. Aquí se encuentran los eupatridas.

    2. Paralios: Están liderados por Megacles. Son gentes de la costa, comerciantes, y poblaciones dedicadas a la actividad marítima. En este grupo no se encuentran los grandes propietarios, pero tampoco los más pobres.

    3. Diacrios: Su líder es Pisístrato. Está formado por las gentes de la montaña, es decir, los pastores. Es el sector más humilde.

    Los dos primeros grupos tienen una base sociológica semejante. Los pedieos se forman porque existe una oposición contra Megacles y, en realidad, contra toda la familia Alcmeónida. Pisístrato es un aristócrata. Es curioso que lideres del pueblo no surjan del seno de esa población humilde, sino que pertenecen a clases superiores y traicionan a su estrato social para unirse al mas pobre. Esto puede ser debido a que en su clase no encuentren el éxito, por lo que se cambian a una clase inferior. También puede ocurrir que el líder se de cuenta del problema que existe y por ello se desclasa. Las fuentes suelen presentar a estos personajes de muy mala manera. Pero esto se debe a que los principales autores pertenecieron a la aristocracia, por lo que estaban en contra de su ideología.

    Pisístrato, apoyándose en su grupo, aprovechó que ocupaba un cargo publico (en el año 561 era un Polemarca) para conseguir un grupo de Doríforos tras sufrir un atentado. Con esta guardia se hace dueño de la Acrópolis y se nombra Tirano. Este es el primer intento de Pisístrato, pero las otras dos facciones se aúnan y le expulsan de la ciudad. Poco después, Megacles observa que Pisístrato goza de una gran popularidad, lo que le mueve a establecer una alianza con él en el año 551. Esta alianza permite volver a Pisístrato a Atenas y proclamarse tirano nuevamente. El acuerdo se basa en el establecimiento de relaciones de parentesco (Pisístrato se casa con una hija de Megacles). Pero la alianza no funciona, ya que a los diacrios no les gustaba Megacles, por lo que Pisístrato debe romperla. La esposa de Pisístrato se queja de que su marido se niega a mantener relaciones con ella para evitar tener hijos. Pisístrato alega que la familia de su mujer es impura por el asesinato de Cilón en el 636, y él no quería tener hijos impuros. Por esto se rompe el matrimonio y se disuelve la alianza, por lo que Pisístrato abandonará la tiranía por segunda vez. Se marcha de Atenas y se establece en Eubea, donde se enriquece y mantiene relaciones con otros políticos griegos. En el año 549 se establece de nuevo en Atenas y por tercera y definitiva vez se proclama tirano hasta el año 527.

    El líneas generales, la tiranía pisistrática es como el resto de las tiranías griegas. Pisístrato potencia las obras publicas (es ahora cuando se inicia el embellecimiento de Atenas) y practica una política de apoyo al demos rural, concediendo prestamos a cuenta del tesoro publico, con lo que libera a estos ciudadanos de caer bajo el dominio de la aristocracia, ya que si el ciudadano no pude pagar su deuda, el Estado tiene más posibilidades de prolongar los plazos, bajar los intereses, etc.

    Pisístrato también mantiene relaciones con el exterior, aunque no tiene una política imperialista. Por ejemplo, con Corinto mantendrá muy buenas relaciones con fines comerciales. Por otra parte, protegerá los determinados cultos de la ciudad: el de Atenea, que representa la unidad del Ática en torno a su capital, o el de Dioniso, por el que el campesinado siente una gran devoción, lo que significa un reconocimiento de la importancia de la sociedad rural. Estos cultos se convertirán en la religión de Estado, aunque la libertad de culto sigue siendo clara.

    Por ultimo, a Pisístrato le debemos algo fundamental para Atenas: va a acuñar la primera moneda en la ciudad a finales del siglo VI, lo que significa que las reformas de Solón estaban dando resultado. La moneda aparece para facilitar las relaciones comerciales y pagar al ejército.

    Pisístrato muere en el poder en el año 527 y su tiranía pasa a sus hijos, lo que implica una gran estabilidad del régimen tiránico ateniense.

    5.2. Esparta en la Época Arcaica

    a. Ocupación de Laconia y conquista de Mesenia

    Un hecho fundamental que marcará a Esparta durante toda la Época Arcaica será la ocupación de Laconia por los Dorios. Dentro del movimiento de pueblos desde el norte de los Balcanes que tiene lugar en Época Oscura, hay que señalar al pueblo Dorio. Su llegada al Peloponeso se produjo parece ser que no antes del siglo X. lo que se discute es por dónde entraron en esta región y por dónde se dirigieron a Laconia. Se sostenía que habían entrado por el norte y seguido el curso del río Alfeo hasta llegar al valle del Eurotas, donde se encuentra Esparta. No obstante, hoy en día se habla de que hubieran cruzado el Istmo de Corinto. Lo que sí es cierto es que llegan al valle del Eurotas divididos en tres tribus: los Hylleis, los Dymanes y los Pánfiloi, que no se habían unificado antes de llegar, sino cuando se establecen allí y someten a la esclavitud a la población micénica que allí permanecía. Por esto, Esparta no surge de inmediato sino que es el resultado de un Sinecismo entre cuatro aldeas. El territorio de Laconia va a aumentar en la segunda mitad del siglo VIII con la conquista de parte del territorio vecino de Mesenia en la Primera Guerra de Mesenia, hacia el año 735. Este aumento se completa en el siglo VII en la Segunda Guerra de Mesenia hacia el 650.

    En el año 735, Esparta dirige sus fuerzas hacia el Oeste y ocupa parte de Mesenia. Esto se debe a las propias características de la sociedad espartana, que presenta rasgos muy parecidos a los de otros estados griegos: tienen problemas demográficos y escasez de tierras, lo que provoca una tensión social. Pero, a diferencia del resto de los Estados, Esparta no se lanza a la colonización ni sufre una tiranía, sino que decide optar por una conquista territorial. Se dirige a Mesenia no solo por ser vecinos, sino también porque la región es rica en recursos agrícolas. Como Mesenia también estaba ocupada por Dorios, no se puede hablar de una lucha étnica o un choque de culturas. En esta primera guerra quedan libres las poblaciones de la costa sur occidental de la región. El territorio conquistado fue repartido entre los espartanos y la población, aun siendo doria, fue reducida a la esclavitud. De este reparto solo se beneficiaron los nobles espartanos. Este aumento de la riqueza de la nobleza trajo una evolución cultural importante. De hecho, esta es la época en la que se asiste a un gran desarrollo literario representado principalmente por Alcmán y Tirteo. También se observa un aumento en la producción y calidad de la cerámica y del Bronce. Esta situación, aparentemente de progreso, no esta siendo experimentada por toda la población por igual. Es únicamente beneficio de la aristocracia. Por tanto, sobreviene un malestar social por las diferencias entre aristócratas y el resto de la población: lo que se denomina stásis, que se trata de resolver con la Segunda Guerra de Mesenia, hacia el 650 a. C. No tenemos un conocimiento tan absoluto de esta guerra como lo podemos tener de la Primera, pero sí conservamos noticias de que fue una guerra larga y dura, aunque la victoria espartana será real y en el siglo VI toda Mesenia va a estar ya dominada por los lacedemonios. A pesar de ello, el malestar sigue vigente y va a ser necesario un cambio en la organización política.

    b. La Constitución política espartana y las reformas de Licurgo

    En primer lugar cabe destacar que la estructura política espartana esta a un bajo nivel de organización. Esta sociedad, políticamente hablando, esta dividida en tres tribus que corresponden a las tres tribus gentilicias de periodos anteriores, que a su vez se dividieron en fratrías, es decir, en estirpes, linajes o familias. El sistema de gobierno esta representado por cuatro instituciones principales:

    1. Diarquía: Es una institución peculiar de Esparta. Supone la existencia de dos reyes, desde un principio y para siempre. Esta diarquía podría hacer referencia al dualismo étnico que existía en Esparta: Dorios y Aqueos. Pero esta explicación no es muy verosímil, ya que es extraño que tengan un rey perteneciente a un sector de la población que permanece sometido a la esclavitud. Otras explicaciones hablan de la reducción a dos de tres primitivos reyes representantes de cada tribu. Lo que sí hay que tener en cuenta en la sociedad espartana es que la diarquía era la única forma de garantizar que el poder no fuera tomado por una sola persona. Esta es una mentalidad parecida a la romana cuando instauraron el cargo de cónsul. Los reyes espartanos tenían competencias amplias, aunque la más importante seria la de jefe militar.

    2. Gerusía: Es el consejo de ancianos y nobles. En este organismo se incluyen los jefes de las fratrías y también participan en el los reyes.

    3. Apella: Es la asamblea general de los ciudadanos. Posiblemente este órgano se reuniría a instancias de los reyes. En esta asamblea participan realmente los guerreros, ya que para ser ciudadano en Esparta había que ser también guerrero.

    4. Éforos: Este es un organismo del que no tenemos una seguridad absoluta de cuando aparece. Se sabe que actúan en la Segunda Guerra de Mesenia, pero quizá existieran antes, aunque no hay testimonio seguro. Éforo viene a significar magistrado en nuestra lengua. En la ciudad se eligen cinco éforoi cada año por la asamblea. Parece ser que tienen competencias de carácter legislativo, además de ejercer una vigilancia sobre los reyes. Con esto se pretende que haya un control sobre el poder político por parte de la ciudadanía. Los éforos tomarán un gran poder e incluso llegarán a superar a los propios reyes en etapas posteriores.

    A pesar de estas medidas, Esparta seguía dentro de una gran crisis. Por esto, la sociedad espartana del siglo VII apoyó a Licurgo, un legislador, en su tarea para resolver los problemas que asolaban la ciudad. Con Licurgo ocurre algo parecido a lo que acontece con Dracón y Solón. Hay problemas para poder esclarecer su historia, aunque hoy en día se admite su existencia. Lo que ocurre es que no es tan creíble el número de reformas atribuidas a su persona. Es más, muchas de ellas serían el resultado de la evolución de la sociedad, pero como los griegos necesitaban personificar las reformas en alguien, se las atribuyeron a Licurgo. Las referencias acerca del legislador nos vienen proporcionadas principalmente por Plutarco, que nos habla de una reforma llamada Rhetra, un texto redactado en forma de oráculo délfico. Es una especie de constitución, aunque muy elemental, en la que se divide a la ciudadanía en tres tribus y la organiza en según una base territorial de cinco obas (aldeas). Este principio es fundamental, ya que con el se rompe la estructura gentilicia. Además era absolutamente necesario organizar así a la sociedad para que se pudiera pasar a la organización militar. Esto supone una modernización del estado espartano; pero al mismo tiempo esta reforma va a llevar a la aristocratización de la sociedad. La gerusía va a pasar a tener la capacidad para suspender a la Apella, a la que se le concede la capacidad de aprobar o desaprobar las decisiones de la gerusía. Pero si la Apella rechaza una decisión, la gerusía puede suspenderla, por lo que dicha decisión dependerá en ultima instancia de lo que determine el consejo de la nobleza.

    c. La Sociedad Espartana en Época Arcaica

    Durante este periodo la sociedad sigue manteniendo políticas gentilicias. Esto se observa en todos los ámbitos, empezando por el privado, en el que se mantenían unas formas de matrimonio de carácter gentilicio. El matrimonio era una obligación, ya que de el saldrían los futuros ciudadanos. El más habitual es el matrimonio por rapto. Se hacía un compromiso previo en las familias, aunque luego se produjera el secuestro de la futura esposa. Si se oponía resistencia, se producía otro tipo de matrimonio: encerrar en una habitación oscura a hombres y mujeres. Allí el hombre debía escoger a tientas a una mujer, y entonces ambos se casaban.

    En la vida cotidiana había prácticas gentilicias como la pederastia masculina, es decir, la vida común entre hombres. Cuando se casaban pasaban algún tiempo con la esposa, pero su vida transcurría en la casa común de hombres. Por otro lado, la edad adulta se alcanzaba a los treinta años. Todos recibían una formación cívica, incluso las mujeres también recibían formación militar, ya que el estado espartano estaba continuamente en pie de guerra y todos debían estar preparados. Las mujeres recibían sobre todo formación para administrar correctamente el hogar se sus esposos. Para los espartanos varones, había una institución fundamental: la Agogé, que es la educación del joven espartano siempre bajo la tutela de la colectividad. Como paso previo, el chico tenía que se reconocido como válido para ser instruido, es decir, se hacía una selección de qué chicos iban a ser educados. Cuando un niño nacía era presentado ante el Consejo de Ancianos. Si le aceptan como válido, se incorpora a la ciudadanía. Por el contrario, si no era válido lo arrojaban desde un monte. Hasta los siete años permanecían en el hogar familiar. Después se los integraba en grupos según la edad, donde recibían su educación. Una educación de gran disciplina y austeridad en la que se sometía a los jóvenes a duras pruebas. No se les daba alimento suficiente ni vestidos, y se les abandonaba en un bosque para que aprendieran a sobrevivir. A los veinte años finalizaba la Agogé y pasan a la etapa siguiente: la Sisitia, comedores comunes de adultos. Pertenecer a un Sisitia es la condición necesaria para ser reconocidos como espartiatas, es decir, ciudadanos de pleno derecho. Esto permite hablar de diferentes grupos sociales existentes en Esparta:

    1. Espartiatas: Ciudadanos de pleno derecho. Son los dorios que conquistaron Laconia y están asentados en aldeas. Cada una de ellas tiene varios grupos de linaje, pero el territorio es de propiedad común, por lo que el Estado reparte entre estos ciudadanos parcelas o lotes, llamados kleros. La propiedad es del Estado, y solo entregan el usufructo. Esta propiedad podía ser entregada no solo a una persona, sino también a varias, como, por ejemplo, a varios hermanos. Aunque no tenían la propiedad de la tierra, los espartiatas son los unicos con plenos derechos politicos.

    2. Ilotas: Estaba formada por la población existente en esta zona en el momento de la invasión doria. Es una población que ha sido sometida a la esclavitud, por lo que es la encargada de trabajar la tierra. Los espartiatas no la trabajan. Pero la propiedad es comunal, y, como pasaba con la tierra, los esclavos también son propiedad del Estado. Así, en un determinado momento, el Estado puede destinar un determinado número de esclavos para realizar una determinada actividad, quitárselos a un ciudadano y dárselos a otro, etc. esto se veía como algo extraño. Parece ser que es una reminiscencia de la sociedad gentilicia. Cuando los dorios invadieron Laconia se organizaban aun en comunidades gentilicias y no conocían la propiedad privada. No sabemos el número de esclavos que había, pero sería elevado, porque se les mantenía viviendo en el terror permanente. El miedo a que se produjeran rebeliones de esclavos hacía que regularmente tuvieran lugar matanzas de esclavos. Había determinados días en los que la ciudad se convertía en una cacería: se les perseguían y si les cazaban, los mataban. Con esto se conseguía que los Ilotas vivieran atemorizados y anulaban su capacidad de rebelión, además, ayudaba a mantener en alerta continua a los ciudadanos. Sin embargo, encontramos situaciones peculiares: algunos esclavos con determinadas capacidades podían estar destinados para actividades diferentes a las del trabajo de la tierra. Se les podía destinar al trabajo de la artesanía, otros, más inteligentes, podían ser compañeros de los jóvenes espartatiatas en la Agogé. Serían sus ayudantes. Si el esclavo presentaba las mismas cualidades que el espartiata podía llegar a convertirse en un Neodamodes, es decir, un manumitido por el Estado, un antiguo Ilota. Pero estos eran casos excepcionales. No podemos precisar el estado jurídico que tendría el Neodamodes, qué derechos tenía o si podía participar en la Asamblea.

    3. Periecos: Significa el que vive alrededor. No son espartiatas, pero tampoco Ilotas. Lo que sí sabemos es que son dorios. Son aquellos grupos de población doria que habían permanecido en las áreas marginales del Valle del Eurotas, en Laconia. Cuando se produjo la invasión doria hubo grupos que se quedaron en las zonas marginales de la región. No son espartiatas porque no participaron en la fundación de la ciudad. Tienen una relación de dependencia con el estado espartano, pero como son dorios libres tienen autonomía en sus asuntos internos. Este grupo tuvo un gran progreso socio-económico, ya que se dedicaron a la producción artesanal y de ahí al comercio. Las relaciones que mantienen con los espartanos son pacíficas. Sin embargo, no todos los periecos tendrían la misma situación: unos se enriquecerían más que otros, por lo que habría clases sociales, aunque no tenemos demasiada información sobre ellos como para asegurarlo fielmente.

    Esparta no tiene muchos grupos sociales. Son casi como Castas. Es una sociedad inmóvil, en la que es muy difícil cambiar de status. Tiene unas formas de vida muy arcaicas que ya casi resultaban diferentes para los griegos de la época. Los espartanos no quieren cambios, quieren mantener las formas tradicionales de vida. Esto lleva a un gran conservadurismo en todos los ámbitos: político (diarquía), social (inmóvil), cultural, etc. Quieren mantener ese tipo de vida arcaica, que para ellos es idílica.


    TEMA 6: La Formación del sistema democrático en Atenas. Las Guerras Médicas

    6.1. La Formación del sistema democrático en Atenas

    a. La destrucción de la Tiranía Pisistrática

    Tras la muerte de Pisístrato en el año 527, el régimen político estaba condicionado, ya que le suceden sus hijos sin que, en principio, se advirtiera ninguna oposición. Sus hijos eran Hipias, Hiparco y Tesalos. Parece que fue Hipias, el mayor de los tres, el que ejercía el gobierno. En los primeros momentos del gobierno de los pisistrátidas se sigue una política de continuidad. Están bien asentados en la sociedad ateniense, y mantienen buenas relaciones con el resto de familias aristocráticas que ocupaban cargos importantes. Entre los representantes de estas familias destacan Milcíades el Joven (de la familia de los Filaidas) y Clístenes (de los Alcmeónidas). También mantienen buenas relaciones con poderes tiránicos del exterior.

    Sin embargo, esta situación cambia. Alrededor del año 515 se aprecia la formación de una oposición política interna distinta a la de los pisistráidas, ya que representantes de estas familias, como Milcíades o Clístenes, se exilian de Atenas. Por tanto, se deduce que la política en Atenas cambia, manifestándose así un rechazo a la tiranía. Al mismo tiempo se encuentran con falta de apoyos desde el exterior. Por una parte, destaca la conquista de los Persas, su avance, lo que provoca la desaparición de algunos regímenes tiránicos en la Grecia Asiática. Se despierta el interés persa por tener alguna salida al Mediterráneo. Desaparece algún poder tiránico que apoyaba a Atenas y, por otro lado, en otras ciudades hay revueltas internas en contra de la tiranía. Algunas triunfan, lo que hace que los pisistráidas pierdan apoyo en el exterior. Un tercer factor es Esparta. Ésta adopta como lema político el total rechazo a la tiranía. No solo no la adopta, sino que también va contra ella, así que los estados con pensamiento parecido van a tomar a Esparta como referente, algo muy peligroso.

    El proceso de disolución de la tiranía se desencadena con un factor concreto: el asesinato de Hiparco por parte de Harmodios y Aristogitón, dos individuos de familia aristocrática. Fue un hecho al que se le ha dado gran valor en la literatura y en escultura. Se considera que este asesinato significó el inicio de la lucha por la libertad en Atenas. En los documentos empieza a aparecer el concepto de Isonomía, es decir, la igualdad de derechos. Hay un movimiento que lo que pretende es acabar con la tiranía que cortaba con la libertad de los griegos para conseguir así una libertad de derechos, aunque aun no se habla de democracia.

    Hipias reacciona ante esto aumentando su guardia personal, no solo para defender su propia vida, sino también para defender el régimen. Pero para aumentar esta guardia, formada por mercenarios, hay que pagar más. Esto le obliga a aumentar los ingresos del Estado mediante los impuestos. Estos se aumentan o se imponen en determinadas actividades que antes estaban libres de ellos, lo que hará aumentar el rechazo y el descontento social. Por ejemplo, pone impuestos en los nacimientos y defunciones, algo que nadie podía evitar. Esto era un escándalo, porque eran cuestiones inevitables. El Estado se estaba intrometiendo en la vida privada. Ante estas medidas el descontento creció mucho, e incluso muchas personas se exiliaron, principalmente los aristócratas con dinero, ya que los pobres no pueden huir. Esto significa que el derrocamiento de la tiranía se va a realizar desde el exterior de Atenas. Uno de los principales organizadores va a ser Clístenes. Esta oposición, apoyada por Esparta, ataca a Atenas. Consiguen sitiar a Hipias en la Acrópolis y le dejan marchar con los persas tras rendirse. Por tanto, en el año 510 a. C. desaparece la tiranía en Atenas.

    b. Las Reformas de Clístenes

    En Atenas se mantiene la Constitución de Solón, que no había sido derogada por Pisístrato, por lo que se mantiene el régimen aristocrático, que se recupera en este momento. Por tanto, hay una serie de familias importantes, con grandes propiedades territoriales que además se legitiman por tener sus propios cultos. Esto hace que estas familias reinicien la lucha por el poder. Dentro de estas familias podemos destacar algunas. A veces los grupos se forman en torno a determinados líderes, entre los que destacan Iságoras y Clístenes, que se presentará como en principal defensor de la Isonomía, ya que, sobre todo, había que impedir que volviera la tiranía a Atenas. Para ello, Clístenes sostiene que hay que realizar una serie de reformas. Iságoras representa la oposición. Quiere mantener la constitución soloniana y, por tanto, el régimen aristocrático.

    Clístenes encontrará apoyo entre la población. Consigue que las reformas lleguen a la Asamblea Popular y allí se voten favorablemente. Con esas reformas quería romper con el monopolio político de esas familias aristocráticas. Esto era casi imposible, pero sí consiguió que el resto de la ciudadanía tuviera más representación.

    Realizó una importante reforma administrativa, que consistió en la creación del Demos (diferente a “pueblo”), que es algo semejante al municipio, es decir, es una unidad administrativa. Tiene un rasgo fundamental, su base territorial. Todo el Ática va a ser dividida en demoi. No sabemos su número exacto, pero parece que fueron más de cien. Gozan de una autonomía importante, también en el ámbito judicial, y poseen un tesoro propio. Además, a cada uno de los demoi se les da un nombre, que unas veces es el de la aldea principal de ese demos y otras es un nombre gentilicio. La importancia de esto radica en que, a partir de ahora, todos los ciudadanos tienen que inscribirse en un demos, es decir, que la filiación onomástica de los atenienses consta ahora del nombre de la persona más el llamado “demótico”, es decir, el nombre del demos al que pertenece. De esta manera se identificaba el origen social. Así no se descubrían nuevas incorporaciones de ciudadanía, o al menos se dificultaba la identificación de los nuevos ciudadanos. Ya no se les identificaba como extranjeros, con un origen distinto.

    Estos demoi se van a distribuir en Treinta Tritias (Tritis en singular “tercio”), en las que hay un número indeterminado de demoi. Las treinta tritias se van a reagrupar en Diez Filé o Tribus, cuyos nombres fueron dados por la Pitia de Delfos y escogidos entre los héroes del Ática. La población es más moderna ahora, ya que esta sujeta no a un principio gentilicio, sino a uno territorial y administrativo. Esta reforma tenia un objetivo político para articular la participación de la población. Clístenes pretende conseguir una representación ciudadana más real en el nuevo órgano político que va a crear, una nueva Asamblea, la Bulé de los 500. Este nuevo órgano está constituido por cincuenta miembros de cada filé (buleótas), por lo que toda la población está representada. En cuanto a su competencia, es la de elaborar el Probúleuma, es decir, el “orden del día” que se va a tratar en la Asamblea Popular, a la que tenían derecho a acceder todos los ciudadanos. La Bulé de los 500 va recibiendo los asuntos del día a día para luego preparar esa sesión. Sin embrago, el problema de esta bulé es que es muy numerosa, y además estaba formada por 500 ciudadanos alejados de su trabajo cotidiano y sin un salario, ya que los cargos públicos no estaban remunerados. Ante esto, Clístenes crea la Pritanía, un nuevo año dividido en diez meses. Cada mes es una Pritanía y en cada una de ellas están en sesión permanente los cincuenta miembros (prítanos) de una filé. Como hay diez pritanías y diez filés, cada mes corresponde a una. La elección de este orden se hacía por sorteo.

    Reforma también el sistema de magistraturas elevando a diez el número de arcontes e introduce la figura del estrategos, basada en la teoría pitagórica para la organización de la sociedad. Se habla también de una ley del ostracismo, aunque no hay testimonio de su aplicación en época de Clístenes, por lo que se duda de su autoría. La soberanía popular se mantiene en la Asamblea. Se propone que en la sexta pritanía se le pregunte a la Asamblea si es necesario aplicar el ostracismo, sin llegar a acusar a nadie. Se señalaba un día para que los ciudadanos con derecho a voto escribieran en un ostrakon el nombre de un ciudadano. Aquel que hubiera recibido más votos era expulsado de Atenas por diez años sin llegar a perder ni sus derechos como ciudadano ni sus bienes. Pasado el tiempo establecido podía regresar. Esta medida pretende impedir que se instaure de nuevo una tiranía. Pero no se acusa a nadie, sino que la elección se deja en manos de la voluntad popular. Por otro lado, Clístenes mantiene las clases censitarias establecidas por Solón. Con sus reformas solo pretende una mayor participación de los ciudadanos.

    6.2. Las Guerras Médicas

    a. La Rebelión Jonia

    El nombre de Guerras Médicas es incorrecto, ya que en esta época el Imperio Meda había pasado a ser el Imperio Persa, también de una tribu irania. Aunque es posible que los griegos no lo supieran o no vieran necesario matizar, seguían siendo bárbaros, aunque el Imperio Próximo Oriental era mucho más poderoso que el de los Estados Griegos en esta época. La guerra comienza en Asia Menor (Jonia), más concretamente en la ciudad de Mileto.

    El conflicto surge por una serie de razonas económicas y políticas:

    a. Razones Económicas: El principal recurso económico de los jonios era el comercio marítimo. Era esencial la navegación libre en el Egeo, sobre todo en los estrechos del Bósforo y el Helesponto (Estrecho de los Dardanelos), ya que son las rutas mas cortas. Estos estrechos estaban dominados por los Persas y no otorgaban libertad de paso, sino que imponían tasas aduaneras.

    b. Razones políticas: El Imperio Persa domina Asia Menor. A los griegos de estas ciudades les gobernaba un rey bárbaro, lo que va en contra de sus principios de libertad y autonomía. Los griegos son conscientes de su inferioridad, por lo que piden ayuda a la Grecia Continental, a la que responden Atenas y Eretría, aunque Esparta niega su ayuda.

    La rebelión comienza con el ataque a la ciudad de Sardes, capital administrativa de la satrapía de Lidia. Consiguen incendiarla gracias al factor sorpresa. El Imperio Persa reacciona y vence, alrededor del año 495, en la base naval de Lada, después se dirigió a Mileto, que sucumbe también, y aplica la deportación masiva de la población a la Baja Mesopotamia para desarraigarlos de su cultura. Aun así, no fueron excesivamente represivos con la población, sino que dieron facilidades para que las ciudades con más problemas sociales y económicos evolucionaran. Además, tomaron medidas económicas más justas.

    b. La Campaña de Maratón

    Recibe este nombre la ofensiva del reino persa llevada a cabo por el rey Darío I. junto a el también se encontraba Hippias, que sumaba sus intereses como consejero a los de Darío, ya que quería recuperar su posición como tirano pisistrátida en Atenas, en donde aparece un enfrentamiento político entre los partidarios de la tiranía, que pretenden tener buenas relaciones con Persia, y los defensores del nuevo régimen que se estaba formando. Aparecen entonces dos facciones:

    1. La dirigida por Temístocles que defiende a los grupos más desfavorecidos, los thetes, y es partidario de la guerra para ayudar a mantener la autarquía de los griegos. Dice que hay que crear una flota para plantear la defensa ateniense en el mar. Hay que decir que esto favorecía a la última clase de Solón, ya que la marina estaba formada por ellos.

    2. Dirigida por Milcíades el Joven, también es partidaria de la guerra con Persia, pero representa a la clase media, los zeugitas, y plantea que la defensa tiene que ser por tierra empleando el ejército hoplita, compuesto por la ciudadanía zeugita.

    Cuando Darío I envía a su ejército a la Grecia Continental, no pretende conquistarla, sino solo salvaguardar sus posiciones en Jonia y establecer fronteras más claras con territorio griego. La expedición persa no encuentra obstáculos en su camino. En el año 490, la flota capitaneada por Hippias desembarca en la llanura de Maratón. La noticia llega a Atenas gracias a un vigía que recorrió a pie la distancia entre ambas ciudades y luego murió. En Atenas se convoca la Asamblea Popular, en la que se habla de evacuar la ciudad. Milcíades el Joven convence a la ciudadanía de que hay que presentar batalla con el ejército hoplita ateniense, que vence a los persas en maratón.

    Esta victoria tiene gran resonancia. Aparte de haberse salvado de la invasión, supone el rechazo total de la tiranía fue el triunfo de los ciudadanos zeugitas con derechos políticos (la voluntad de los hoplitas ha salvado a Atenas). También repercute en los demás estados griegos, ya que aumenta la confianza y eficacia de las instituciones: la ciudadanía decidió en la Asamblea Popular el ataque, lo que significa que el pueblo podía conseguir no solo victorias, sino también evitar la tiranía.

    c. El Período de Entreguerras

    La alegría de los griegos no es compartida por los persas. Darío I quiere organizar una nueva expedición, pero muere en el intento. Lo sucede su hijo Jerjes, pero una serie de problemas internos retrasan la marcha hacia Grecia. Mientras, en Atenas se mantienen los enfrentamientos políticos, aunque hay cierto apaciguamiento debido a la muerte de Milcíades, lo que benefició a Temístocles que goza ahora de un mayor protagonismo. Él sigue defendiendo que Atenas tiene que crear una flota porque había que frenar a los persas en el mar. Hace también una serie de propuestas políticas que abren el camino a la democracia, como la referida a la elección de los arcontes (por sorteo). También en este período se van a fortificar la ciudad de Atenas y el Puerto del Pireo, que deja de ser un puerto exclusivamente comercial y pasa a tener una función militar. Pero estas medidas de defensa no son suficientes, por lo que se promueve una unión del mayor número posible de Estados griegos. En el año 481 se celebra en Corinto un congreso en el que se acuerda la formación de la Liga del Istmo. Se firma una paz general entre todos los estados griegos y se sitúa a Esparta a la cabeza de la alianza. Todos los historiadores han señalada que esta es la primera vez en la historia que se manifiesta un sentimiento panhelénico.

    d. La Expedición de Jerjes

    En el año 480 se inicia una expedición del rey Jerjes. Consta de dos destacamentos: el terrestre y el marítimo. La batalla terrestre se va a desarrollar en el Desfiladero de las Termópilas, donde se encontraban las tropas espartanas, con Leónidas al frente, para intentar frenar el paso de las fuerzas enemigas. Pero los persas consiguen vencer a los Espartiatas, que permanecen hasta el último momento en el paso para que diera tiempo a que Atenas fuera evacuada y se reorganizaran las fuerzas aliadas. Cuando los persas superan el paso, tienen vía libre para llegar a Atenas, que es saqueada e incendiada. Mientras tanto, la flota griega intenta tender una emboscada a la persa. Se reúnen todas las trirremes en la isla de Salamina. Jerjes considera que podía entrar en el golfo con los enormes barcos fenicios con los que iba. Pero se equivoca. Los barcos no pueden maniobrar y quedan encerrados en el golfo. Esta situación es aprovechada por las trirremes griegas, que salen de su escondite y destruyen la flota de Jerjes. Después de esta derrota, la mayoría del ejército y el rey persa vuelven a Asia. En el año 479 las tropas restantes son derrotadas en la batalla de Platea. Este año es considerado como el final de las Guerras Médicas. No obstante sigue habiendo pequeños conflictos entre Griegos y Persas, hasta que, en el año 449, se firma la Paz de Calias.


    TEMA 7: La Pentecontecia y la Guerra del Peloponeso

    7.1. La Pentecontecia

    El término Pentecontecia es el que utilizó Tucídides para referirse al período situado entre la derrota de Jerjes y el comienzo de la Guerra del Peloponeso. Literalmente, Pentecontecia significa Período de los cincuenta años”.

    a. La Formación del Imperio Marítimo Ateniense

    Tras derrotar a los persas, la Liga del Istmo comienza a perder valor. Esparta y sus aliados de la Liga del Peloponeso abandonan la alianza. Pero Atenas considera que la guerra no ha terminado, ya que todavía los Persas no han liberado las ciudades de Asia Menor, por lo que la ciudadanía ateniense considera que debe seguir existiendo una alianza griega. Esta opinión es compartida por muchos otros estados, entre ellos los de Asia Menor y los de las Islas. Por esto, se forma la Liga Délico-Ática, más conocida como Liga de Delos, que se propone como objetivo el liberar las ciudades griegas en Asia, la protección de los griegos asiáticos que ya están liberados y la destrucción total del Imperio Persa. La organización de esta alianza se establece sobre la base del juramento de lealtad a la Liga, consistente en que no se traicionarán entre ellos y en la creación de una Asamblea común en la que participen todos los estados, que deben contribuir económicamente. Este pago se puede realizar en metálico o aportando barcos y tripulación a la liga. El dirigente de esta alianza es Temístocles. Estas contribuciones son dirigidas por la Asamblea Ateniense. Cada cuatro años se decide cuál es la cantidad que cada estado tiene que aportar. En un principio, el tesoro de la Liga se guardaba en Delos, aunque muy pronto, y alegando seguridad, es trasladado a Atenas. Si algún Estado miembro protesta e intenta abandonar la Liga, Atenas se lo impide.

    b. La Consolidación de la Democracia en Atenas

    Las reformas para terminar de consolidar la democracia en el Estado Ateniense son llevadas a cabo por dos importantes políticos atenienses: Efialtes y Pericles. Efialtes es un demócrata que propone una serie de medidas en la asamblea que son aprobadas y llevarán a Atenas a la consolidación de la democracia. Consigue que el Aerópago quede eliminado en determinadas competencias que son trasladadas a la Asamblea y los tribunales de justicia. El Aerópago queda restringido a juez supremo en los crímenes de sangre. La ciudadanía es de la que dependen ahora todos los órganos de la ciudad. Esto significa que ya hay δððððρððððð Su consolidación es obra de Pericles, un estrategos que dirigió el gobierno durante catorce años. Se ganó la confianza de la ciudadanía gracias a sus propuestas en la Asamblea. Propone que todos los funcionarios sean elegidos por sorteo y no por votación, excepto los estrategoi, ya que para este cargo se precisa una preparación y un conocimiento técnico. Como los cargos públicos no estaban remunerados, surge un rechazo por parte de la población a ocuparlos, ya que durante un tiempo deberían desatender su trabajo. Por este motivo, Pericles establece la Mistrofía, es decir, la retribución de los cargos públicos. Se les debe pagar lo mejor posible para que realicen lo mejor posible su labor. Esto permite a los ciudadanos humildes participar en los cargos públicos. Los únicos que no recibirán retribución serán los estrategoi. Pericles también limitará los derechos de la ciudadanía y establece que, para ser ciudadano de Atenas, tanto el padre como la madre deberán ser atenienses. Con estas reformas se consolida la democracia.

    7.2. La Guerra del Peloponeso

    Este es conflicto llevado a cabo entre Atenas y sus partidarios y Esparta y la Liga del Peloponeso, es decir, es una guerra entre dos Grecias. En este enfrentamiento político chocan el sistema democrático de Atenas con el sistema oligárquico de Esparta. La guerra termina con el triunfo de Esparta, lo que significa la desaparición de un modo de vida: el de la ciudad-estado. Esta crisis de la Polis del siglo VI propiciará la entrada de la monarquía en Grecia con Filipo II y su hijo, Alejandro Magno.

    Grecia en la Época Micénica

    Grecia en la Época Oscura. Los Poemas Homéricos

    El surgimiento de la Polis y la Colonización Griega

    Atenas y Esparta en la Época Arcaica

    La Formación del sistema democrático en Atenas. Las Guerras Médicas

    La Pentecontecia y la Guerra del Peloponeso