Historia de España

Carlos IV. Jose I Bonaparte. Cádiz. Proceso Revolucionario. Constitución 1812. Fernando VII. Regencias. Espartero. María Cristina. Isabel II. La Gloriosa. Gobierno Provisional

  • Enviado por: LaCanaria
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

CARLOS IV (1788 - 1808)

A principios del siglo XIX Carlos IV reinaba en España.

Su reinado duró veinte años, desde el año 1788 hasta el 1808.

Carlos IV no fue un rey liberal. En España aún se vivía bajo el Antiguo Régimen.

Representó la transición del Antiguo Régimen al liberalismo.

Estaba poco capacitado para el poder, así que delegó en Godoy sus funciones.

España en esa época sufría una crisis económica y el ambiente en la corte es caótico. La nobleza y el clero conspiran para quitarle el trono a Carlos IV ya que creen que llevara a España al desastre.

A la nobleza y el clero se les une Fernando VII, hijo de Carlos IV, y ambos conspiran para quitarle el trono a Carlos IV.

En 1807 ocurrirá un suceso que pasará a llamarse el Proceso del Escorial. Fernando VII es apresado y amenazado, y para poder liberarse, delata a sus cómplices.

En 1808 se llevó a cabo el Motín de Aranjuez. Carlos IV es forzado a abdicar (ceder) el trono a su hijo, y Godoy fue arrestado.

Todos estos hechos demuestran que la monarquía se encuentra en una situación de debilidad.

Ante la debilidad de la monarquía española, Napoleón Bonaparte, todo poderoso en Europa, cita en Bayona a Carlos IV y Fernando VII. Les obliga a renunciar al trono a cambio de riquezas que ellos aceptan ya que se ven muy inferior a él. A estas negociaciones se las conoce como las Abdicaciones de Bayona.

JOSE I BONAPARTE (1808 - 1814)

Una vez obtenido el trono de España, Napoleón se lo cede a su hermano José I Bonaparte, que era un monarca débil y falto de autoridad. Las decisiones importantes las tomaba Napoleón.

Al llegar a España, José I se encuentra con que los españoles le han declarado la guerra ya que no lo aceptan, la Guerra de la Independencia.

Ante la ocupación del trono por José I Bonaparte, habían tres actitudes: la oposición, los indecisos y el apoyo.

La oposición la formaba la mayoría de los españoles, aproximadamente el 90% del pueblo español, y fueron los que lucharon en la guerra.

Los indecisos preferían a Fernando VII, pero al ser funcionarios y no querer perder su puesto, aceptaban a Bonaparte.

Y el apoyo está formado por los afrancesados, hombres ilustrados de la época que pensaban que el reinado de José I Bonaparte era positivo ya que aportaría reformas e ideas nuevas como las implantadas en Francia.

También habían oportunistas deseosos de obtener buenos cargos ante la nueva situación.

Cuando José I Bonaparte llegó a España, trajo consigo una carta otorgada, que es un conjunto de leyes elaboradas por el rey y sus asesores.

Era un texto legislativo, parcialmente reformista que reconoce derechos como libertades de imprenta.

A esta carta otorgada se le llamo El Estatuto de Bayona. Nunca pudo ponerse en práctica ya que el país siempre estuvo en guerra.

REVOLUCIÓN POLÍTICA:

PROCESO REVOLUCIONARIO DE CÁDIZ

(JOSÉ I BONAPARTE)

Un sector de los españoles estaba de acuerdo con evolucionar hacia el estado liberal, pero no con los franceses, sino a partir de ellos mismos.

El pueblo considera que Carlos IV y Fernando VII han renunciado al trono y ya no están gobernando. Además, como el pueblo no acepta como rey a José I, en España se crea un vacío de poder ya que nadie está al mando del país. El pueblo asume el poder, lo que es llamado soberanía popular.

Todo el país se va a organizar en juntas. Locales, provinciales y una Junta Central, formada por representantes de las juntas provinciales. La función de la Junta Central es gobernar el país mientras haya una ausencia de rey.

La Junta Central se va a marcar dos objetivos: reformar las instituciones políticas, económicas y jurídicas, y elaborar una constitución.

Aparte de esto, la junta decide estar en rigor hasta la vuelta de Fernando VII.

Para alcanzar estos objetivos la Junta Central convoca una Junta Extraordinaria en Cádiz, llamada Las Cortes de Cádiz.

Las Cortes de Cádiz reconocen a Fernando VII como rey pero no lo aceptan como rey absoluto y rechazan el origen divino del monarca.

Las Cortes de Cádiz querían implantar las ideas de José I Bonaparte pero a la vez, luchaban contra él. Querían esas ideas para el país, pero bajo el mando de Fernando VII.

CONSTITUCIÓN DE 1812

(JOSÉ I BONAPARTE)

Al mismo tiempo que tiene lugar la Guerra de la Independencia, está teniendo lugar el Proceso Político Revolucionario de Cádiz.

Ésta constitución va a tener un carácter liberal. Se promulga el 19 de Marzo de 1812 y fue llamada la Pepa. Se le llama Pepa porque da la casualidad que este mismo día es el día del padre y el día de san José.

La constitución de 1812 tenía aspectos fundamentales.

El poder reside en el pueblo, es decir, se da la soberanía nacional. Además, se opone a la monarquía absoluta de origen divina.

En la constitución, los poderes se dividen casa uno en una institución.

El poder legislativo, que es el encargado de elaborar las leyes, reside en las Cortes unicamerales (de una sola cámara). El poder judicial, que es el encargado de decidir si las leyes se cumplen correctamente, reside en los tribunales. Y el poder ejecutivo, que es el encargado de poner las leyes en funcionamiento, reside en el rey.

Existe un nuevo derecho de representación. La constitución dice que los diputados representan a todos los españoles. Las leyes a partir de ahora serán iguales para todos, no dependerá de los estamentos.

Los diputados serán elegidos por sufragio universal masculino, es decir, todos los hombres mayores de edad, establecida en esa época en 25 años.

Se creó la declaración de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, se pone fin a las diferencias estamentales.

Se reconocen derechos individuales como el derecho a la educación, derecho a la libertad, derecho a la propiedad, etc.

La constitución de 1812 sólo acepta el catolicismo como única religión del Estado.

La reorganización de las fuerzas armadas distingue entre un ejército permanente para la defensa exterior, encargado de defender al país de un ataque exterior, y una milicia nacional, encargada de resolver los problemas existentes dentro del país.

FERNANDO VII (1814 - 1833)

(menos 1820 - 1823)

A principios del siglo XIX Napoleón tenía problemas con Inglaterra y con Europa en general. También tenía problemas con España debido a la Guerra de la Independencia y temía que se aliara con Inglaterra para invadir Francia desde España, así que para impedirlo, negoció con Fernando VII su vuelta al trono.

En diciembre de 1813 Fernando VII firma el Tratado de Valençay, en el que se le reconoce como rey de España.

España avanzó hacia al liberalismo al tener lugar el Proceso Político Revolucionario de Cádiz.

Fernando VII se niega a ser un monarca constitucional, y como recibe el apoyo de parte del ejército, casi todo el clero y parte del campesinado, en España se recupera el Antiguo Régimen.

La única manera de acabar con el absolutismo era a través de un Pronunciamiento Militar, que es cuando se obtiene el poder a la fuerza. Fernando VII sufrió varios pronunciamientos que no tuvieron efecto hasta que triunfó el que dio el teniente coronel Rafael Riego.

El rey se vio obligado a jurar la constitución en 1820. España evoluciona de nuevo hacia el liberalismo.

Ahora la monarquía era constitucional. Era la primera vez que en España había un gobierno liberal. A ese período que duró tres años se le llamo Trienio Liberal.

Fernando VII quería recuperar el poder absoluto y vuelve a gobernar entre 1823 y 1833, hasta su muerte. Se ve favorecido por la situación internacional europea y después de la caída de Napoleón quiere volver al Antiguo Régimen.

Con Fernando VII España pierde las colonias americanas excepto Cuba y Puerto Rico. España pierde su posición de gran potencia europea.

LAS REGENCIAS (1833 - 1843)

La sucesión al trono de Fernando VII estuvo marcada por la minoría de edad de la reina Isabel, por el conflicto sucesorio y por la guerra carlista.

En España existía una ley, llamada ley sálica, desde la época de Felipe V, que decía que la sucesión al trono sólo podía darse entre varones. Heredaría el hijo varón y, en caso de que no hubiese, pasaría al trono su hermano varón. Las hijas solo heredarían si tampoco tuviera heredero varón por línea directa.

Fernando VII no tenía hijos varones, solo dos hijas, y un hermano. La hija mayor se llamaba Isabel, y el hermano Carlos Mª Isidro.

Fernando abolió la ley sálica y creó una nueva en la que en caso de que faltasen hijos varones, la hija mayor del rey pudiera suceder el trono.

A la muerte de Fernando VII su hermano Carlos Mª Isidro reclama sus derechos a la corona. Esto desembocó en un pleito dinástico.

Al morir Fernando VII, su hija Isabel tan solo tenía tres años, así que su madre Mª Cristina asumió la regencia.

Carlos Mª Isidro va a tener durante el pleito el apoyo de los absolutistas. Mª Cristina quiere también un estado absolutista pero como éstos apoyaban a Carlos Mª Isidro, recibió el apoyo de los liberales a cambio de que Isabel fuera una monarca constitucional.

En esta primera guerra carlista se enfrentan los isabelinos, partidarios de Isabel, los carlistas, partidarios de Carlos Mª Isidro. Finaliza con el triunfo de los isabelinos cuando, en 1843, Espartero firma el Convenio de Vergara.

REGENCIA DE Mª CRISTINA (1833 - 1841)

Debido al convenio con lo liberales, con la regencia de Mª Cristina se inicia en España un estado liberal.

La regencia de Mª Cristina significa una transición entre el absolutismo y el liberalismo.

Las leyes por las que se rigió España durante la regencia de Mª Cristina están recogidas en el Estatuto Real.

El Estatuto Real es una carta otorgada que combina tradición y novedades, una carta de transición. Lo más importante, es la reforma de las cortes. Son bicamerales. La cámara alta, de próceres, esta formada por los grandes de España como los arzobispos, etc. La cámara baja, de procuradores, esta formada por los burgueses ricos de más de 12.000 reales de renta anual. Las cámaras no tienen iniciativa legislativa, solo asesoran al rey.

Los procuradores más radicales piden reformas más profundas que darían paso a la Constitución de 1837.

CONSTITUCIÓN DE 1837

Es una constitución liberal, con puntos progresistas y otros más moderados.

El poder recae en dos cámaras; el congreso de los diputados y el senado.

La soberanía es compartida entre las cortes y el rey.

El rey tiene derecho a veto y derecho a designar los senadores. También participa en la creación de leyes.

Existe una libertad religiosa pero se sigue manteniendo económicamente al clero católico.

El sistema electoral se basará en el sufragio masculino restringido. Para poder votar se necesitaba poseer propiedades agrarias e industriales, sobrepasar determinada cantidad en pago de impuestos, y tener un título universitario. Con estas condiciones sólo podía votar el 2% de la población.

En 1840, Mª Cristina se vio obligada a renunciar a la regencia por enfrentamientos con los liberales progresistas por la ley de ayuntamientos; los progresistas querían alcaldes y concejales elegidos por sufragio, por voto, y la regente los quería por designación real, es decir, elegidos por ella.

Mª Cristina protagoniza un escándalo al casarse tres meses después de enviudar con un teniente de la guardia real, Fernando Muñoz Sánchez.

Presionada por los progresistas que ya no la necesitaban, marchó al destierro.

REGENCIA DE ESPARTERO 1841 - 1843

En 1841, el general Baldomero Espartero fue elegido por las Cortes como nuevo regente. Era un hombre humilde que con trabajo y esfuerzo logró llegar a los altos cargos del ejército. Demostró valor en la Guerra de la Independencia y contra los carlistas y por ello, se le quiso premiar nombrándolo regente.

Espartero cometió un grave error, acordó un proyecto comercial con Gran Bretaña y debido a esto, se unieron los burgueses y los obreros en Barcelona, y estallo una revuelta popular

ya que subieron los impuestos y bajaron los salarios.

Espartero mandó a bombardear la ciudad y hubo cientos de muertos y más de 500 edificios destruidos. Dejó la regencia y se marchó a Londres.

En 1843 las cortes declaran a Isabel II mayor de edad con 13 años, ya que pensaban que otra regencia seria demasiado.

ISABEL II (1843 - 1868)

A Isabel II se la declara mayor de edad a los 13 años. Era muy joven para el matrimonio y para el trono ya que no tenía experiencia ni formación política.

Durante su reinado se dejó ayudar por los liberales moderados que gobernaron casi siempre. El reinado de Isabel II produjo la consolidación definitiva del régimen liberal en España, bajo la influencia política del liberalismo moderado.

El liberalismo tenía dos vertientes desde el punto de vista ideológico: los progresistas y los moderados.

Los progresistas eran los llamados de izquierda, partidarios de reformas profundas y radicales para ampliar las libertades, y de la igualdad de oportunidades.

Los moderados, llamados de derechas, rechazaban los cambios que pusieran en peligro sus propiedades, ya que eran los mas adinerados.

Los progresistas querían limitar el poder del rey, ampliar el número de personas al voto y elegir los alcaldes y concejales por los vecinos, mientras que los moderados querían fortalecer las atribuciones del rey, limitar al máximo el derecho al voto y que el rey eligiera a los alcaldes y concejales.

A los progresistas los apoyan las clases medias urbanas; artesanos, tenderos, empleados, y su líder fue Espartero. Ocuparon el poder en periodos breves de tiempo.

A los moderaos los apoyan los terratenientes, industriales, hombres de negocios, y su líder fue Narváez. Ocuparon el poder durante largo tiempo con Isabel II.

Durante el reinado de Isabel II se sucedieron varios gobiernos; la década moderada, entre los años 1843 y 1854, el bienio progresista entre los años 1854 y 1856, los moderados en los años 1857 y 1858, el gobierno de centro, la Unión Liberal de O´Donell, entre los años 1858 y 1863, y por último los moderados entre los años 1863 y 1868.

DÉCADA MODERADA 1843 - 1854

En 1844 se creó la Guardia Civil para mantener el orden público y la seguridad ciudadana.

Los alcaldes se nombraban por el gobierno y se reformó el sistema fiscal.

Los impuestos podían ser directos; los que se vahaban por poseer propiedades inmobiliarias urbanas y fincas rústicas, e impuestos indirectos; los que se pagaban por productos de consumo y asas aduaneras.

El dinero obtenido se utilizaba para pagar gastos del país como gastos militares, obras públicas, educación, etc. No existen gastos de protección social.

Se crea una nueva constitución, la de 1845, de carácter moderado. El sufragio sigue siendo restringido. Le da mas poder al rey que lo comparte con las Cortes. La religión oficial es la católica. Además, se recortan los derechos individuales como el derecho de expresión.

BIENIO PROGRESISTA 1854 - 1856

En 1854 el gobierno de los moderados provocó un descontento social por la subida de los precios, el desempleo, los escándalos de corrupción…

Esto dio lugar a un pronunciamiento militar progresista que los llevó al poder durante dos años, a estos dos años se les llamo bienio progresista. El presidente fue Espartero. Los liberales no consiguieron resolver los problemas del país así que los moderados volvieron al poder desde el año 1857 hasta el 1858.

GOBIERNO DE LA UNIÓN LIBERAL

En 1858, un partido de centro, liderado por O´Donell, se hace con el poder; la Unión Liberal.

La Unión Liberal potenció la expansión del ferrocarril, esto hace que se redujeran las distancias y favoreciera el comercio y las comunicaciones.

Sofocó un nuevo intento de levantamiento armado carlista encabezado por el hijo de Carlos Mª Isidro, tío de Isabel II.

Sea cual sea el partido político que estuviera en el poder, el fraude y las manipulaciones electorales para falsear los resultados de las elecciones se convirtieron en una práctica constante. Se falseaban papeles y votos.

A partir de 1863 vuelven los moderados al poder con una política muy conservadora, autoritaria y represiva. Abusaron del poder, actuaron al margen de la constitución y emplearon métodos dictoriales.

Esta situación llevó a los progresistas a provocar la revolución de 1868, La Gloriosa.

REVOLUCIÓN DE 1868

LA GLORIOSA

El general Prim fue el cerebro de la revolución. El régimen político entró en crisis porque los moderados actuaron sin tener en cuenta la constitución.

Los progresistas declaran una revolución, La Gloriosa, apoyados por la mayoría del pueblo. Esta revolución tenia un contenido política.

Hubieron varias causas por las que se llevo a cabo la revolución.

Había corrupción y crisis en el sistema político, era incapaz de resolver los problemas de España.

La reina era impopular por mantener a los moderados en e poder. También había una crisis económica en la cual se dio la quiebra de bancos y empresas, sufrieron una crisis agraria, había un endeudamiento estatal y subieron los precios un 40 %.

El objetivo político era derrocar a Isabel II e implantar el sufragio universal.

Isabel II es derrocada y huye a Francia. En España se implanta un Gobierno Provisional.

SEXENIO DEMOCRÁTICO

(1868 - 1874)

El sexenio democrático fue un periodo de 6 años en el que hubieron tres formas de gobierno: gobierno provisional, gobierno de Amadeo y 1ª República.

EL GOBIERNO PROVISIONAL

El Gobierno Provisional se plantea dos objetivos: elaborar una constitución, ya que la anterior estaba confeccionada por los liberales moderados, y buscar un nuevo rey para España porque el trono se hallaba vacío.

CONSTITUCIÓN DE 1869

La constitución de 1869 tenía varios puntos básicos.

La soberanía era nacional, es decir, el poder reside en el pueblo. Se mantiene la institución monárquica.

La monarquía es democrática, se recortan los poderes del rey para limitar su papel en el proceso legislativo, el rey no gobierna, tuene una función representativa.

El sufragio es universal directo masculino.

Existe una libertad de cultos, de reunión y de asociación.

Para arrebatar al clero el control de la educación, existe ahora libertad de enseñanza. Lo que se pretende es que en España la educación sea más laica, o sea, que no tenga trabas religiosas.

Está constitución fue la más democrática que ha tenido España hasta este momento.

AMADEO DE SABOYA

(1871-1873)

El segundo objetivo de del Gobierno Provisional era buscar un nuevo rey para España. No fue fácil ya que no hay candidatos adecuados; no quieren a Alfonso XII, hijo de Isabel II.

Se elige a Amadeo de Saboya, hijo de Víctor Manuel II, rey de España, no porque fuera el adecuado sino porque era el único hijo de monarca disponible.

Cuando Amadeo I llega a España se encuentra con varios problemas.

El día de su llegada matan en atentado al general Prim, quién más lo había apoyado. Su muerte provoca enfrentamientos entre quienes habían participado en la revolución de 1868, ya que los progresistas querían el poder y ya no apoyan a Amadeo, haciendo que éste se encuentre solo.

Los carlistas, cuarenta años después, reivindican los derechos de los descendientes de Carlos Mª Isidro.

Los partidarios de Isabel II y de su hijo Alfonso XII están intentando restaurar la dinastía. Cánovas del Castillo está buscando apoyo para que Alfonso XII suba al poder, no lo consigue hasta el año 1874.

Los republicanos son partidarios de reformas más radicales e igualitarias. No son partidarios de la monarquía.

Amadeo de Saboya era un joven inexperto que no supo conectar con el pueblo español.

Los conflictos sociales y la inestabilidad política fueron frecuentes así que Amadeo I se siente solo e impotente y renuncia al trono.

Las Cortes creen que buscar un nuevo rey para España era imposible ya que no quedaban candidatos disponibles. Deciden, por causas mayores, declarar la I República en febrero de 1873.

I REPÚBLICA

(FEBRERO 1873 - DICIEMBRE 1874)

Las Cortes aceptan la República como única forma de gobierno posible para España ante la imposibilidad de contar con un rey ya que no quieren a Alfonso, hijo de Isabel II, ni a Carlos, nieto de Carlos Mª Isidro.

El pueblo no tenía confianza en la república, lo veían como algo extraño. Este recelo por parte del país, fue una de las causas por las que la República de disolvió.

Los grupos sociales más poderosos como los aristócratas, burgueses, alto clero, mandos militares, miran con recelo las intensiones reformistas de los republicanos.

La I República se va a dividir en dos fases: la República Federal de 1873, y la República Autoritaria de 1874.

REPÚBLICA FEDERAL - 1873

Los republicanos españoles eran personas prestigiosas y respetados intelectuales pero mantenían fuertes diferencias personales e ideológicas entre ellos.

Los diferentes presidentes que estuvieron en el poder en esta república fueron: Estanislao Figueras, Francesc Pi i Margall, Nicolás Salmerón y Emilio Castelar.

Las reformas de la República Federal tenían un fuerte contenido social, popular y democratizador, pero eran inoportunas y carentes de sentido práctico. España no estaba preparada.

Se suprimieron los impuestos de consumo, lo que trajo consigo una mala consecuencia ya que las arcas del Estado se vaciaron.

Se eliminar las quintas para crear un ejército voluntario.

La edad de derecho al voto se redujo a 21 años.

Se prohibió el trabajo a menores de 10 años.

Se abolió la esclavitud en Puerto Rico.

Se elaboró un proyecto constitucional para hacer de España un estado federal.

En ese momento había varios problemas como la crisis económica que sufría el país, y el aumento de disturbios sociales como las huelgas o la ocupación ilegal de tierras.

También había sublevaciones cantolanistas.

Algunas ciudades españolas querían formar un estado regional independiente amenazando la unidad de España.

El Estado envía al ejército para resolver la situación.

El cantonalismo sirvió para que los enemigos de la república relacionaran esta forma de gobierno con los desórdenes y la violencia.

De nuevo hubo una guerra carlista, comenzaron las insurrecciones independentistas en Cuba y las conspiraciones alfonsinas.

Isabel II había cedido sus derechos al trono a su hijo Alfonso.

La mayor parte de la burguesía, toda la aristocracia y numerosos oficiales del ejérctio deseaban restablecer la monarquía borbónica.

LA REPÚBLICA AUTORITARIA

El general Pavía da un golpe de Estado a la República en Enero de 1874

El jefe de Estado, el general Serrano, suspendió las Cortes. Estos hechos significaron el fin del la I República aunque nominalmente se mantuvo todo el año.

El gobierno del general Serrano se prolongó hasta el golpe de estado del general Martínez Campos en diciembre de 1874, que proclamó a Alfonso XII nuevo rey de España.

En diciembre de 1874 desapareció la república y se instauró de nuevo la monarquía en España.

10

Vídeos relacionados