Historia de España

Historia española del Siglo XIX. Colonización. I Guerra Mundial. Colonialismo. Imperialismo. Sistema político. Expansión territorial

  • Enviado por: Solerital69
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

COLONIZACIONES

España entra en la edad contemporánea con la dramática pérdida de su Imperio Americano, en el momento que más necesario le era para ayudar con su prosperidad a reconstruir un país desolado por una larga, costosa y en extremo cruel guerra, la Guerra de Independencia Española (1808-1814). Cuando en la década de los años veinte del siglo XIX se completa el ciclo revolucionario, a España no le quedan más que restos del otrora poderoso imperio colonial: Cuba y Puerto Rico en el Caribe y Filipinas y alguna pequeña isla en el Pacífico. Las primeras no se independizaron porque su estructura económica y social, ferozmente colonial, a base de plantaciones de productos tropicales con mano de obra esclava hacía a sus colonos temer mucho que cualquier movimiento independentista desembocara en un proceso de reivindicación y lucha por la emancipación por parte de su numerosa población esclava. Y Filipinas no lo hizo por un insuficiente desarrollo socioeconómico, que la hacía carecer de una burguesía interesada en la independencia.

La situación cambiará a mediados de siglo. En Cuba el voluminoso tráfico comercial con Estados Unidos despierta en éstos ambiciones anexionadoras. Los que se enriquecen con este creciente tráfico, fundamentalmente una burguesía criolla, encuentran más deseable la tutela estadounidense que la española, así que comienzan a trabajar, siempre con el apoyo norteamericano, por una anexión o, cuando menos, una independencia que les permita incrementar sus relaciones con el vecino del norte y, consiguientemente, su riqueza. A éste elemento se unirá pronto el creciente descontento de la población esclava, que ve como la emancipación no llega nunca. El último grupo de presión lo constituirían los partidarios de la presencia española: dueños de ingenios, funcionarios y militares. La cada vez mayor distancia que separa cada uno de estos tres bandos (independentistas criollos, redencionistas negros y españolistas) conduce a la Guerra de Yara (1868-1878), desencadenada aprovechando el vacío de poder que se produce en la península durante el sexenio revolucionario. El asentamiento del régimen de la Restauración permite afrontar una iniciativa de paz que presenta Martínez Campos en 1868 y que será aceptada por los rebeldes cubanos el doce de diciembre de 1878. Ésta es la que se conoce como Paz de Zanjón, en la cual se ponen fin a las hostilidades con la promesa española de democratizar sus instituciones en la isla y poner fin a la esclavitud. El incumplimiento de estas promesas por parte del régimen de la Restauración provocará poco después el inicio de la Guerra Chica.

Sin embargo, en 1880 Castelar inicia en la Península una ofensiva parlamentaria para conseguir la abolición de la esclavitud. Su éxito político a corto plazo supondrá a la larga un desastre para España: el fin de la economía esclavista arruina a muchos propietarios pequeños y medianos, antes fieles a España y, aún peor, arroja al desempleo y la miseria a la numerosa población esclava. La temperatura social alcanza un punto de explosión, que finalmente se produce el 24 de febrero de 1895 con el Grito de Baire que da comienzo a una guerra que culminará en 1898 con la intervención norteamericana y la subsiguiente derrota española, que pierde de un plumazo lo que le quedaba de imperio ultramarino: Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

España ya no puede mirar los océanos para ver su realización como potencia colonial. Expulsada del selecto club de imperios coloniales, en un momento además en que estos imperios alimentan de manera decisiva la vida económica, cultural y política de sus metrópolis, sólo le queda centrarse en la explotación colonial de un territorio cercano, al otro lado del estrecho: Marruecos.

La presencia española en Marruecos se remontaba al fin de la reconquista. Siempre bajo vigilancia, en 1860 el gobierno de la Unión Liberal de O'Donnell lo utiliza como piedra de toque de su política de prestigio. La costosa expedición militar que se organiza es rica en gloria pero parca en resultados. La oposición de las otras potencias con intereses en la zona (Inglaterra y Francia) impide a España sacar un rendimiento colonial a su expedición, que sólo sirve para aumentar los prestigios nacionales de dos espadones como O'Donnell y Prim.

La ideología imperialista protagoniza las últimas décadas del siglo XIX. Toda nación veía su valía medida en función de si era capaz de tener o no colonias. África se presenta como un gran territorio a repartir, surgiendo por toda Europa sociedades colonialistas y africanistas. La española se funda en 1884, pero su mensaje no va a calar en la clase política hasta que el Desastre del 98 nos deja sin ninguna colonia. Alguna había que tener para defender el orgullo patrio y Marruecos se presentaba como el mejor candidato. La penetración francesa en territorio marroquí, que se produce en 1901 impulsa a España a pedir a Francia un trozo de la tarta que suponía establecer un protectorado sobre Marruecos. Francia acepta y se llega a un convenio entre las dos naciones en 1904. La I Crisis de Marruecos en 1905 entre Francia y Alemania fuerzan la celebración de una conferencia internacional en Algeciras en 1906, en la que España ejerce de anfitrión y árbitro, papel que se ve recompensado con el reconocimiento internacional de su área de influencia, el norte de Marruecos entre Yebala y el Rif. En realidad el éxito hay que atribuirlo más a la desconfianza entre franceses, alemanes y británicos, que preferían a un ocupante débil en la zona antes que a cualquiera de sus rivales. Con este reconocimiento se plantea un colonización económica y pacífica. Explotación que se basaba sobre todo en la minería, con ricos yacimientos de hierro de gran calidad, plomo y manganeso, lo que compensaba su pobreza agrícola. La vía de explotación pacífica fracasa en 1909, ante la decisión de Maura de acabar militarmente con la crónica actividad insurgente de la población rifeña, que, aparte de fracasar, provocó la Semana Trágica de Barcelona.

A pesar de todos los problemas que ocasionaba y las tentaciones de librarse de tamaña fuente de complicaciones, nunca se renunció al protectorado, a pesar de que hizo sufrir a España catástrofes como la de Annual (1921). Las mayoritarias voces en favor del abandono sólo fueron acalladas cuando la insurgencia rifeña, capitaneada por Abd el-Krim fue sofocada gracias a la colaboración hispano-francesa y al éxito de la primera acción combinada de ejército, marina y aviación en la historia: el desembarco de Alhucemas (1925). Primo de Rivera, dictador a la sazón en España había pasado del abandonismo a liquidar por mucho tiempo el problema marroquí. Pacificada la zona, España podía dedicarse tranquilamente a la explotación minera, principal actividad económica colonialista en la zona. El Protectorado sobre Marruecos existió hasta que en 1956 Marruecos obtiene su total independencia de España y Francia.

España retendrá como últimos reductos coloniales el Ifni y el Sahara. Marruecos presiona con fuerza para obtenerlos. En noviembre de 1975, aprovechando el vacío de poder que la agonía de Franco produce en España, Hassan II lanza su marcha verde: una invasión de civiles desarmados que impresiona lo suficiente al débil gobierno español como para entregar apresuradamente el Sahara a la soberanía compartida de Marruecos y Mauritania.

1º Guerra Mundial

Por primera vez se puede hablar de guerra total, una guerra que afectó a todo el mundo y que llegó a dimensiones no conocidas hasta el momento: sólo el resultado final de unos veintiséis millones de muertos entre militares y civiles y de unos treinta millones de heridos muestra la hecatombe que supuso esta guerra.

Todavía no estaban a punto los medios que ocuparían el primer plano en la guerra siguiente: el tanque, el avión, el transporte rápido sobre ruedas y la estrategia del asalto móvil y concentrado. Lo más característico de esta guerra es la línea de trincheras construida entre Suiza y el Mar del Norte que condicionó la estrategia. El objetivo era traspasar esta línea y el asedio se hizo continuo mediante la utilización de la ametralladora y el fuego rápido de la artillería. La dura defensa de las trincheras hizo que los dos bandos llegaran a un equilibrio de fuerzas que impedía la obtención de resultados importantes en uno u otro bando. El avión, aunque en fase de prueba, se empleó primero para misiones de reconocimiento y después para hacer bombardeos estratégicos sobre zonas industriales del enemigo. Los alemanes utilizaron el dirigible Zepelín para bombardear la ciudad de Londres y para el transporte de sus tropas. La guerra naval y submarina se intensificó. Aparecieron los primeros carros de combate en 1916.

La guerra afectó a naciones enteras por lo que se plantearon problemas de abastecimiento de la población y se hizo necesario el racionamiento. También se hizo imprescindible el servicio militar obligatorio para todos los países en guerra. Los esfuerzos de toda una nación se dirigían, pues, para objetivos militares.

Colonialismo. Imperialismo.

Doctrina o sistema político de expansión territorial, favorable a la colonización.

Tendencia a conservar un territorio dentro del régimen colonial.

El fenómeno comercial, social y político que da lugar a la colonización de territorios, es antiquísimo. Sus primeros impulsores fueron los fenicios, que fundaron numerosas colonias en las costas e islas del Mediterráneo oriental, las más importantes fueron Chipre y Creta, y en las del occidental, en el Sur de España y norte de África. Esta política fue continuada por los griegos, y posteriormente por los romanos, cuya concepción del colonialismo fue en muchos aspectos semejante a la moderna, puesto que al establecimiento de un núcleo de explotación económica, unieron el dominio político y cultural.

Durante la Edad Media, del siglo V al XV, el colonialismo adquirió formas nuevas, destacando la colonización emprendida por los germanos en tierras eslavas, la realizada por los normandos en Inglaterra y el sur de Italia, la de los cruzados en el Oriente o la establecida por las poderosas ciudades italianas (Venecia, Génova, Pisa), las provenzales, las catalanas y las hanseáticas, a través de sus factorías o colonias de carácter comercial.

El colonialismo, tal como ahora se entiende, no aparece hasta la Edad Moderna. Es producto de los grandes descubrimientos geográficos realizados en el siglo XVI por españoles y portugueses, y que dieron por resultado la creación de los grandes Imperios coloniales. Las principales potencias fueron España, Portugal, Francia, Holanda y Gran Bretaña, que se expansionaron por la recién descubierta América, por las Indias orientales, África y, finalmente, Oceanía.

El colonialismo puede ser étnico, si el pueblo colonizador y el colonizado son de razas diferentes, produciéndose desde una segregación racial hasta un mestizaje. Político, el pueblo colonizador establece su poder sobre el colonizado, dándose formas que van desde una dominación total, hasta fórmulas liberales de protectorado o de tutela y control desde organismos internacionales. Demográfico, presenta dos tipos: la colonización de poblamiento, acompañada en muchas ocasiones por el exterminio de las poblaciones colonizadas, y la colonización de encuadramiento, en la que los colonizadores sólo son un número restringido. Administrativo, presenta la forma de administración directa, con la intervención del colonizador en todos los organismos, o la indirecta, con la inclusión de autoridades indígenas que

actúan de intermediarios. Cultural, con la imposición de lengua, cultura, costumbres y en muchos casos de la religión, puede desarrollarse la imposición total o la combinación de los factores más determinantes de cada cultura, la colonizadora y la colonizada.

Vídeos relacionados