Historia de España

Prehistoria. Edad de piedra, de los metales. Colonizaciones históricas. Fenicios. Griegos. Cartagineses. Pueblos indígenas. Tartesos. Íberos. Celtas. Prerrománico. Hispania. Clases sociales. Economía. Sociedad

  • Enviado por: Wigo
  • Idioma: castellano
  • País: Estados Unidos Estados Unidos
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

Tema 1: Las raíces de España

I.-La prehistoria

"Es aquella etapa de la historia de la que no se conservan documentos escritos".

En el caso de España los primeros documentos aparecen con la llegada de los pueblos colonizadores. En primer lugar los griegos y más tarde los romanos. Existen documentos más antiguos, sobre todo íberos, pero no han sido descifrados.

La prehistoria abarca un período de tiempo muy largo, que se suele dividir según el material empleado en dos etapas:

-La Edad de Piedra

-La Edad de los Metales

Cada uno de ellos tiene su propia división:

Edad de Piedra Paleolítico (piedra tallada)

Mesolítico (epi paleolítico)

Neolítico (piedra pulimentada)

Eneolítico (calcolítico - transición a los metales)

Edad de los Metales Edad del bronce

Edad del hierro (Historia en Oriente Medio)

Esta clasificación sigue siendo válida pero algo anticuada y se ha propuesto otra más sencilla.

Una primera etapa de economía depredadora que correspondería más o menos con el paleolítico y una segunda etapa de economía productiva que se correspondería con el neolítico.

1.-El paleolítico:

a)Características generales:

Abarca un período de tiempo muy largo, aproximadamente del 600.000 al 8.000 a.C. En esta época el hombre se desenvuelve dentro de una climatología muy difícil y practica una economía depredadora basada en la caza, la pesca y la recolección de frutos salvajes. Esta economía no produce excedentes ni tampoco existen en ella división del trabajo ni especialización de la mano de obra diferencias de riqueza entre unos hombres y otros.

Los hombres vivían en grupos dispersos, de 50 individuos. Se comportaban de una forma nómada, recorrían territorios muy extensos y se alojaban en cuevas o en campamentos que construían a base de cabañas de ramas sostenidas por piedras que colocaban en círculo. Dedicaban la mayor parte de su tiempo a buscar comida y a fabricar instrumentos de caza. Parece ser que su organización estaba basada en un matriarcado. En la península ibérica se calcula que durante el período paleolítico superior que habría unos 25.000-50.000 habitantes que vivían cerca de los lagos de los ríos y de las zonas pantanosas, es decir, cerca de las zonas de pasto del ganado.


b)Las etapas del paleolítico:

-El paleolítico inferior:

Coincide con las tres primeras glaciaciones y con los dos primeros períodos interglaciares y se extiende del 600.000 al 100.000. Es la etapa más larga de la cual no se conservan en la península restos humanos de importancia a excepción de los restos fósiles del Homo Erectus encontrado en Atapuerca (Burgos). En esta etapa hubo dos culturas, una que utilizaba piedras pequeñas y otra que usaba piedras grandes probablemente para despedazar a los animales que cazaban, sobre todo elefantes y osos. Los yacimientos más importantes se encuentran en Atapuerca, en las riberas de los ríos Guadalquivir y Manzanares y en la desembocadura del Tajo. Los restos que se han encontrado son semejantes a los encontrados en el norte de Africa, lo cual indica que ya en esta época había contactos entre la península y Africa donde surgió la especie humana.

-El paleolítico medio:

Esta segunda etapa también llamada musteriense abarca el tercer período interglaciar y se extiende del 100.000 al 40.000. Ya se produce un gran avance técnico y aparecen numerosos instrumentos pertenecientes a una cultura de piedras pequeñas (puntas de flechas, cuchillos...). De esta etapa si tenemos ya restos humanos importantes pertenecientes al hombre de Neanderthal, el primer Homo Sapiens, cuyos restos se pueden encontrar desde los Pirineos hasta Gibraltar. En este lugar apareció en 1848 el fósil más antiguo encontrado en España y que correspondería al cráneo de una mujer. Se han excavado unos 150 yacimientos destacando los existentes en Granada, Bañolas (Gerona) y Cova Negra (Valencia). Durante esta etapa el hombre consiguió dos grandes avances: el primero el inicio de las prácticas funerarias, lo cual quizá suponga ya algún tipo de creencia en la vida del más allá. El segundo fue el dominio del fuego, que permite al hombre alejar a los animales peligrosos, calentar las cuevas y asar la carne.

-EL paleolítico superior:

Corresponde a la última glaciación. Se desarrolló entre el 40.000 y el 8.000 y es la etapa más conocida. El hombre de esta etapa es el hombre de Cromagnon que pertenece ya a la especie Homo Sapiens Sapiens, un hombre moderno que apareció en Oriente y que llegó a la península a través de los pirineos. Este hombre utiliza flechas cada vez más perfectas, arpones e instrumentos muy diversos de piedra, huesos y astas de animales. También emplea el hombre nuevas técnicas de caza cada vez más sofisticadas, por ejemplo, la elección de terrenos y el acorralamiento. Posee una forma de vida seminómada y la desarrolla en cuevas donde sitúa la mayor parte de su actividad. En estas cuevas nos ha dejado unas extraordinarias pinturas rupestres. Estas pinturas tienen tres características:

*Un sorprendente realismo y una gran minuciosidad en los detalles para los cual se aprovecharon los salientes de las rocas.

*La temática se compone de animales propios de la fauna glaciar, como los bisontes.

*Una policromía a base de rojos, negros y ocres.


En función de lo que sabemos de este período se puede deducir que ya existía una economía seminómada, una cierta división del trabajo (el hombre se reservaría el papel de cazador y de guerrero y la mujer de recolectora y cuidadora de los niños) y prácticas mágicas relacionadas con la muerte, la caza y la fecundidad. En la península ibérica existen numerosos yacimientos de esta época, destacando las cuevas de Altamira y El Castillo (Santander). En Andalucía tenemos algunos ejemplos de cierta importancia en la provincia de Málaga.

2.-El mesolítico:

Es un período de transición entre el paleolítico y el neolítico que se desarrolló entre el 8.000 y el 4.500. Se caracteriza por la existencia de culturas muy pobres que son propias de aquellos grupos que no se siguieron a los rebaños hacia el norte cuando se retiraron los hielos de la última glaciación. Se produce el paso al clima actual dentro de un retroceso humano, cultural, técnico y animalístico (por ejemplo ciervos, jabalíes y cabras). En el mesolítico también existen grupos de pinturas rupestres, especialmente en la zona mediterránea. Estas pinturas están al aire libre y también presentan tres características:

*Pinturas esqumáticas

*Aparecen figuras humanas muy estilizadas y cazando

*Son pinturas monocromas

Los principales ejemplos están en Albacete y en Lérida

3.-El neolítico:

a)La importancia de la revolución neolítica:

Durante el neolítico (piedra nueva), que se extiende desde el 4.500 al 3.00, se produce un cambio de técnica y se pasa de la piedra tallada a la piedra pulimentada. Más que un cambio de técnica hay un cambio de actividad económica. El hombre dentro de un clima semejante al actual deja de ser cazador, pescador o recolector y se convierte en agricultor y en ganadero, es decir, pasa de depredador a productor. No sólo puede producir lo que necesita sino incluso también excedentes. Este cambio es tan importante que justifica el nombre de revolución neolítica. El neolítico fue posible gracias a la existencia de nuevas técnicas, especialmente en la agricultura y en la ganadería. En la agricultura se cultivan cereales (trigo, cevada y centeno) y plantas industriales (lino). También se implantó muy pronto el uso del barbecho. En la ganadería se domesticaron varias especies, por ejemplo, el buey, la oveja, la cabra y el cerdo, pero no el caballo.

Estas innovaciones permiten al hombre, cuya población se multiplica por diez, permite al hombre dejar de ser nómada para convertirse en sedentario. Por primera vez el hombre vive en ciudades donde realiza su vida y su trabajo en comunidad. Esta vida en comunidad, organizada politicamente, permite al hombre llevar a cabo cuatro grandes avances:


ÎMayor desarrollo técnico; se dió en las herramientas de trabajo (el arado, la azada, la guadaña), en los medios de conservación (la ceramica), en los sistemas de transporte (la rueda), en las construcciones comunales (los monmentos megalíticos) y en la aparición de las primeras industrias de consumo.

ÏAparece la división del trabajo; aunque la mayoría es agricultor o ganadaro aparecen los especialistas. Por ejemplo los ceramistas y los tejedores. Esta división laboral acabó provocando una diisión social cuando aparecen la propiedad privada y las diferencias de riqueza entre los hombres.

ÐLa aparición y desarrollo del comercio gracias a los excedentes

ÑLa confirmación de las prácticas religiosas, que se centran en el culto a los muertos. Este culto ue monopolizado por una minoría que acabó adueñandose del poder.

b)El neolítico en la península ibérica

Se ha supuesto que los pobladores ibéricos estaban muy atrasados y que por sí mismos no hubieran podido hacer la revolución neolítica. Por tanto debieron recibir ayuda de otros pueblos procedentes de Oriente Próximo que llegarían a la península a través de los Pirineos, a través del Mediterraneo o a través del norte de Africa. Estas teorías se confirman por la gran semejanza que hay entre los restos existentes en Oriente y los conservados en el sureste y en la costa mediterranea de la península ibérica. En estos lugares los neolíticos españoles utilizaron un tipo especial de cerámica llamada cardial que también aparece en Oriente Próximo, Grecia e Italia.

La península ibérica tiene un relieve muy complicado y permitió la formación de tres zonas en función de su distinto grado de desarrollo.

ÎLas cuencas de los ríos mediterráneos; desde Andalucía hasta el Ebro. En esta zona la población ya conoce la agricultura, a base de cereales, y la ganadería. También aparece la cerámica cardial; sin embargo la cultura material es más bien pobre y la mayor parte de la población sigue habitando en cuevas.

ÏEl interior de la península; en esta zona la población se mostró más hhostil a las innovaciones del neolítico, quizá porque se adaptaban peor a las condiciones de la meseta. La población de esta zona siguió manteniendo una intensa actividad cazadora y muy lentamente fue apareciendo la actividad ganadera.

ÐLa vertiente atlántica; es la zona menos conocida y en ella se dieron dos variantes: a)en la desembocadura del Tajo los pobladores conocían la piedra pulimentada y la cerámica, lo cual indica una cierta revolución.

4.-El eneolítico


Este período se puede denominar también calcolítico o edad del cobre y supone el paso del neolítico a la edad del bronce. Se desarrolló entre el 3.000 y el 2.000. Los habitantes peninsulares del neolítico volvieron a entrar en contacto con grupos de emigrantes procedentes del mediterráneo oriental que buscaban cobre y estaño, por tanto estos pueblos ya conocen el uso de los metales, algo propio de pueblos muy avanzados y desarrollados. Los nevos emigrantes se extendieron por las zonas mineras de Almería y Cartagena y más tarde por las costas de Huelva, sur de Portugal y Galicia, incluso se arriesgaron en busca de estaño hasta las islas británicas.

Estos pueblos vivían en poblados fortificados, lo cual se explicará por dos razones:

ÎSus relaciones con los indíginas no serían demasiado buenas.

ÏPosiblemente no serían demasiado numerosos.

Los colonizadores calcolíticos nos dejaron dos aportaciones:

ÎLas construcciones megalíticas, que son edificaciones de grandes bloques de piedra y que tenían una finalidad conmemorativa, religiosa o funeraria. Destacan dos ejemplos: los de Antequera y los de Carmona.

ÏLa cerámica campaniforme, un nuevo tipo de cerámica que se extiende por toda Europa, por lo que algunos historiadores creeen que pueden tener un origen centroeuropeo. Era una cerámica de decoración geométrica de la que en España existen yacimientos muy importantes, y sobresalen los de Ciempozuelos (Madrid) y Los Millares (Almería).

5.-La edad del bronce

Abarca del 2.000 al 1.000 a.C..EN este período cuelven a llegar a la península otros pueblos, también muy avanzados, que recorrían Europa por las denominadas "rutas de los metales". Estas rutas atravesaban Europa y, en algunos casos, se prolongaban hasta la península ibérica y Gran Bretaña.

Durante la edad del bronce se desarrollaron en la península dos culturas muy originales:

ÎLa primera es la cultura ciclópea de las islas baleares. En estas islas se han conservado restos de una cultura cuyas principales manifestaciones son los talayots (torres circulares o cuadradas de interior hueco con varios pisos utilizadas como lugares defensivos o de enterramientos), las navetas (construcciones funerarias en forma de nave invertida) y los taulas (pequeños monumentos megalíticos utilizados como lugares de culto)

ÏLa segunda es la cultura de El Argar. Es la cultura más destacada. Tuvo lugar en la actual provincia de Almería y su influencia se extendió por el resto de Andalucía y por toda la costa levantina. Los pueblos de esta cultura lograron fabricar el bronce con el que construían armas y joyas que en ocasiones eran de oro y plata. Esta cultura fue posiblemente la primera cultura urbana de occidente en la cual ya existían la división del trabajo, diferentes clases sociales y un gobierno que recaía en un rey o jefe militar.

II.-La etapa de las colonizaciones históricas

1.-La causa de las colonizaciones

Los fenicios, los griegos y los cartagineses colonizaron el mediterráneo occidental a partir del año 1.000 a.C. y dejaron una gran influencia en el sur y en la costa mediterránea de la península ibérica. De estos pueblos tenemos restos arqueológicos y, sobre todo, testimonios escritos.


Las colonizaciones se debieron a cuatro razones:

ÎLa necesidad de materias primas sobre todo metales, entonces abundantes, como el cobre, el estaño y la plata. Estos metales abundaban en Galicia y en el sur de la península.

ÏEl dominio de las rutas comerciales por las que circulaban los metales y que recorrían las zonas mineras de Europa occidental. Algunas de estas rutas atravesaban la península o se acercaban a ella.

ÐLa explotación de ciertas axtividades industriales, por ejemplo, las salinas, la salazón del pescado y la favricacióin de tintes.

ÑMotivos estratégicos. La península se convirtió en un lugar de aprovisionamiento de hombres y alimentos para las guerras de la época. Por ejemplo, las guerras púnicas entre Cartago y Roma.

2.-Los pueblos colonizadores históricos

Son aquellos pueblos que al estar más desarrollados material y espiritualmente que los pueblos indígenas los enriquecen con sus aportaciones económicas, culturales, religiosas y artísticas.

b)La colonización fenicia

Fenicia estaba situada entre Siria y Palestina y muy cerca de Egipto y de Babilonia, es decir, en un lugar en el que coincidían importantes rutas comerciales. Los fenicios se convirtieron en negociantes con sus vecinos, pero también con las tierras del mediterráneo occidental.

Las expediciones fenicias hacía la península ibérica partían de la ciudad de Tiro. Los fenicios tenían unas técnicas de navegación muy superiores a las de otros pueblos. Normalmente navegaban durante el día y pasaban la noche en lugares seguros de la costa de la que nunca se alejaban. Siempre realizaban viajes de tanteo y guardaban en secreto las rutas que descubrían. Cuando se decidían establecían sus factorías en lugares estratégicos y próximos a las rutas comerciales y a las zonas ricas en metales. La más antigua fue la de Gadir, fundad en el 1.100 a.C.. Es posible que en las primeras expediciones los fenicios llegaran esporádicamente hasta Cádiz y que estableciesen una pequeña factoría. EN el siglo VI se establecerían definitivamente. Desde Cádiz los fenicios dominaban el comercio y mantenían relaciones comerciales con los indíginas cuyos metales buscaban a cambio de objetos de consumo (vino, aceite, objetos de orfebrería, vasos de cerámica). Más tarde los fenicios fundaron otras factorías cómo Mlaca, Sexi (Almuñecar), Abdera (Adra-Jaén), menos importantes que Cádiz y que tendrían entre 500 y 1.000 habitantes.

c)La colonización griega


Los griegos que llegan a la península son los rodios, en el siglo VIII a.C., pero sólo son conocidos por fuentes literarias. Un siglo más tarde llegan los focenses para establecer relaciones comerciales con los indíginas. Los focenses fundaron varias factorías, entre ellas, Mainake y Ampurias (Gerona). Desde estos lugares comerciaban con los pueblos indíginas y a su vez les servían de base para realizar expediciones hacia lugares situados más al sur. En el año 535 a.C. tuvo lugar la batalla de Atalia que supuso el final de las expediciones griegas al sur de la península, aunque durante algún tiempo siguió el comercio con los pueblos mineros de España. Más tarde la llegada de los cartagineses y las guerras médicas significaron la desaparición de la colonización griega en la península ibérica.

c)La colonización cartaginesa

Los fenicios y su imperio colonial fueron sustituidos a mediados del siglo VI por los cartagineses cuando Fenicia cayó en poder de los Babilonios. Los cartagineses procedían de Cartago, que era una colonia fenicia fundada en el siglo IX a.C.. Los cartagineses se consideraron herederos de los fenicios.

En la península ibérica fundaron Ibiza y algo más tarde se apoderaron del sur y del este español, donde comenzaron a explotar las rutas comerciales y las riquezas del territorio. Los cartagineses llegaron a dominar todo el comercio del mediterráneo occidental hasta que se encontraron con los intereses de Roma y de este encuentro surgió la primera guerra púnica (264-241). A partir de aquí comienza la decandencia cartaginesa, auenque algunos caudillos, por ejemplo, Amilcar Barca, Asdrúbal y Anibal consiguieron recuperar parte del esplendor perdido coincidiendo con la fundación de Cartago Nova y buscando siempre la ayuda de mercenarios españoles. Roma se dió cuenta del peligro y comenzó la segunda guerra púnica (218-206), durante cuyo desarrollo Roma invadió la península ibérica y puso fin a la presencia cataginesa.

3.-Las aportaciones de los pueblos colonizadores

Los colonizadores transformaron la economía, las costumbres e incluso las creencias de los habitantes de la península. Nos dejaron, entre otras, las siguientes cosas:

*Nuevos cultivos (olivo y vid)

*Nuevas técnicas agrícolas

*Nuevos animales (la gallina y el gato)

*El uso sistemático del hierro

*Técnicas de explotación de minas

*El aprovechamiento de las salinas

*La industria de salazón del pescado

*El torno del alfarero

*El uso de la moneda

*Nuevos conceptos urbanísticos

*Diferentes tipos de escritura

*Influencias culturales y artísticas

III.-Los pueblos indígenas

1.-Los tartesos

Tartesos es una civilización de la que tenemos muchos conocimientos que proceden de fuentes escritas y de fuentes arqueológicas. Entre las fuentes escritas están la biblia ("naves de tartesos al servicio del rey Salomón"), y los historiadores qriegos y latinos que incluso mencionan nombres de reyes (Gerión, Gargoris, Habis y Argantonio). Todas estas fuentes consideran a Tartesos un importante centro de metales situado al sur de la península ibérica. Entre las duentes arqueológicas destacan joyas, jarrones de bronce y tesoros que parecen indicar que hubo una intensa relación con los fenicios y con los griegos, es decir, Tartesos va siempre unido a la riqueza y a la obtención de metales, sin embargo, hasta hoy no se han encontrado los restos de una ciudad que responda a estas características. Es posible que Tartesos no fuera una ciudad sino más bien un reino o una civilización. En cualquier caso Tartesos fue una cultura que existió en la península desde Huelva hasta Cartagena con centro en Andalucía y que se desarrolló entre el siglo IX y el siglo VI a.C.

Sus orígenes están en los pueblos prehistóricos, que se enriquecieron con los pueblos colonizadores, sobre todo, fenicios y griegos. Hacia el año 700 Tartesos alcanzó su momento de apogeo. Se convirtió en una de las civilizaciones más destacadas de todo el mediterráneo occidental, con un gran desarrollo económico, social y político. A partir del siglo VI, cuando desaparece Fenicia, se inicia la decadencia de Tartesos. En el lugar que ocupó su cultura aparecen distintos pueblos que los romanos llamaron íberos.

2.-Los pueblos de la España preromana

a)Los íberos

-Los íberos costituían un fenómeno cultural que se desarrolló entre los descendientes de los primeros pobladores españoles de la península, que hicieron la revolución neolítica, que vivían en el sur y en la costa levantina y que estuvieron en contacto con los fenicios, griegos y cartagineses. Estaban divididos en diferentes pueblos, independientes políticamente entre sí. (Tudetanos, Edetanos, Bastetanos e Ilergetes) que hablaban una lengua preindoeuropea.

-La economía ibérica era de tipo agrícola, basada en tres productos: el trigo, la vid y el olivo (triada mediterránea). Este tipo de economía se complementaba con la ganadería, la industria (la textil, la cerámica y las conservas del pescado, la fabricación de armas y la orfebrería). Todo esto dió lugar a un importante comercio, que se vió favorecido por las cías de comunicación, por el uso de la moneda, al principio fenicia y griega y más tarde de acuñación propia y por la escritura, aún no descifrada.

-La sociedad ibérica era una sociedad de hombres libres que estaban divididos en grupos sociales diversos en función de su riqueza y de la propiedad de la tierra. Existían unas clases altas y unas clases bajas. Entre las primeras estarían los jefes militares, los sacerdotes, los artesanos y los comericnates. Entre las segundas estarían los agricultores, los ganaderos y los mineros. Los íberos utilizaban mano de obra esclava.

-La organización política: Vivían en ciudades-estado, bien urbanizadas, fortificas y situadas en lugares altos y fáciles de defenderr. Su forma de gobierno era monñarquica, presidda por unos régulos, en lugar de reyes. Se asesoraba por consejois, asambleas y magistrados.


b)Los celtas

-Constituían un fenómeno étnico. Llegaron a la península en dos invasiones durante los siglos VIII y VI a.C.. Procedían del centro de Europa, llegaron a través de los Pirineos, y se establecieron en la zona cantábrica, en la meseta, en el valle del Ebro y en la parte occidental de la península. Los celtas estaban agrupados en tribus (Astures, Cántabros, Galaicos y Lusitanos). Hablaban una lengua indoeuropea y conservaban fuertes lazos de parentescos.

-Su desarrollo económico era muy inferior al ibérico. Se dedicaban al pastoreo y en las zonas más fértiles a la agricultura cultivando el trigo. Apenas existía la industria, salvo la fabricación de armas y el comercio alcanzó muy poco desarrollo puesto que desconocían el uso de la moneda.

-La organización social estaba centrada en el matriarcado y en la propiedad comunal, sin embargo, las diferencias de riqueza entre unas zonas y otras favoreció el fenómeno del bandorelismo. Los celtas no conocían la esclavitud.

-La organización política: existieron algunas ciudades celtas y celtíberas, como Numancia, pero en general los celtas no tuvieron una civilización urbana como la de los íberos y vivían en peuños poblados fortificados. Cada triibu estaba dirigida por un rey o jefe militar, elgido por la tribu que se asesoraba por asambleas y por consejos de ancianos.

Tema 2: La España prerromana

I.-Hispania en la órbita romana

1.-La conquista

La presencia de Roma en la península está relacionada con las guerras púnicas que mantuvieron los romanos y los cartaginenses por el dominio del mediterráneo occidental. Los cartaginenses perdieron la primera guerra y, buscando una posible venganza, reforzaron su presencia en la península controlando el estrecho de Gibraltar y las principales zonas productoras de metales. Esta política cartaginesa dió lugar a la segunda guerra púnica. Nada más iniciarse (218 a.C.), un general romano, Cneo Cornelio Scipión, desembarcó en Ampurias. A continuación los romanos se apoderaron de Cartagena (209) y de Cádiz (206). Una vez vencidos los cartaginenses Roma decide conquistar la península buscando metales, productos agrícolas y esclavos para la agricultura y la industria de Roma. A partir de ahí la conquista va a durar dos siglos (termina en el 19 a.C.) aunque, hay que tener en cuenta dos ideas: Primero que este período de tiempo no fue de guerras continuas, pues hubo largos períodos de paz. Segundo, Roma, siempre que podía, utilizaba medios pacíficos y diplomáticos, firmando pactos con los jefes indígenas.

a)Primera etapa (218-133 a.C.)

En esta etapa Roma se apoderó de la mayor parte de la península, especialmente del sur y de la costa levantina con cierta facilidad porque en estos lugares era muy fuerte la influencia colonizadora. Hubo algunas sublevaciones indígenas que fueron fácilmente controladas de manera que hacia el año 190 las zonas anteriores estaban completamente dominadas. A continuación se inició la conquista del interior de la península, donde la resistencia fue mayor, utilizando los pueblos indígenas la táctica de la guerra de guerrillas, en la que destacaron algunos personajes. Esta etapa acaba con la conquista de Numantia.

b)Segunda etapa (133-29 a.C.)

Hubo un doble proceso. En primer lugar comenzó la romanización de las zonas ya conquistadas. En segundo lugar se inició la conquista de nuevos territorios. El hecho más importante es que la península sirvió de escenario a la guerra civil que tuvo lugar en Roma entre Mario, jefe del partido democrático, y Sila, jefe del partido arsitocrático. EN España los dos bandos estaban encabezados por César y Pompeyo.

c)Tercera etapa (29-19 a.C.)

Sólo quedaba en este momento por ser dominado el norte de la península, que estaba habitado por los Cántabros, Astures y Galaicos. Roma deseaba conquistar esta zona por su riqueza minera y por terminar el dominio sobre toda la península. Las guerras cántabro-astures duraron diez años y los indígenas resistieron hasta el punto que el propio emperador Augusto tuvo que venir personalmente a la península para dirigir las operaciones militares. Una vez terminada la guerra la represión fue durísima y los habitantes de la zona fueron vendidos como esclavos. La dureza de la represión provocó algunos levantamientos que obligaron a Roma a dejar estacionada permanentemente una legión.


2.-La organización política y administrativa

La conquista de la península supuso su incorporación a Roma. Durante su pertenencia Hispania conoció cinco modificaciones administrativas:

La primera se hizo en el 197 a.C. y el territorio conquistado se dividió en dos provincias: La Hispania Citerior y la Hispania Ulterior. La primera abarcaba el norte y el este de la península hasta el río Almanzora (Almería). La segunda el sur de la península. El territorio de las dos provincias fue aumentando a medida que avanzaba la conquista.

La segunda división es obra de Augusto en el año 14 a.C.. La península quedó dividida en tres provincias: La Tarraconense, la Betica y la Lusitania (Tarraco, Corduba y Emerita Augusta). De las tres provincias la más importante era la Tarraconense que quedó bajo el gobierno directo del emperador. Cada una de las tres provincias fue dividida en conventos jurídicos que eran divisiones más pequeñas para la administración de justicia.

La tercera división la hizo el emperador Caracalla en el año 217. Este emperador creó una cuarta provincia, Gallaecia (Lugo), cuyo territorio se arrebató a la Tarraconense

La cuarta fue obra del emperador Diocleciano en el 297 aprovechando una nueva organización del Imperio. Fue dividido en dos prefecturas: Galias e Italia. LA primera abarcaba varias diócesis, entre ellas Hispania, que fue dividida en seis provincias. Las cuatro anteriores más la Cartaginense y la Mauritania-Tingitania

La quinta la hizo Teodosio en el 385 cuando creó la séptima provincia. La Balearica

3.-La romanización

Es la adaptación de los pueblos indígenas a las estructuras política, saciales, económicas y culturales del mundo romano. Comenzó a la vez que la conquista, abarcó toda la época de la presencia romana y fue más importante en el sur y en la costa mediterránea, porque en el resto se conservaron algunos rasgos indígenas. La romanización estuvo favorecida por el uso del latín y por la presencia permanente de unidades militares en la provincia

La romanización supuso un cambio radical en la forma de vida de los hispanos cuyas principales características eran las siguientes:

ÎLa importancia de la ciudad como centro económico

ÏLa aparición de la propiedad privada de la tierra

ÐLa introducción de la esclavitud como base de la producción

ÑEl desarrollo de un importante comercio basado en la moneda

ÒLa introducción del derecho romano

ÓLa difusión de diferentes confecciones religiosas romanas (una de ellas fue el cristianismo)

ÔLa introducción de la cultura y el arte romanos

ÕUna nueva organización política y administrativa


II.-Los fundamentos sociales y económicos

1.-La población de la España romana

Según los datos conocidos, relativamente fiables, la población de la península estaría entre los seis millones y medio y los siete millones de habitantes. Esta cifra era muy alta para la época y se explicaría por el desarrollo económico y por la continua llegada de inmigrantes romanos. Las provincias más pobladas eran la Betica y la Tarraconense. Teniendo en cuenta la importancia de la ciudad se produjo un importante éxodo rural hacia las ciudades más desarrolladas. (Tarragona, Cordoba y Mérida)

2.-Los grupos sociales

a)La clase senatorial

Sus componentes poseían grandes propiedades y se relacionaban directamente con el gobierno de Roma. Ocupaban los puestos principales del estado pero no dentro de Hispania sino en Roma o en otras provincias del imperio. Sus interes eran los del imperio y no sólo los de Hispania. Por esta razón los componentes de esta clase ejercieron sobre la sociedad hispano-romana menos influencia que otros grupos sociales

La mayor parte de ellos eran de origen romano, pero había alguno también de origen hispano procedente de la Betica y la Tarraconense, en cambio, ninguno procedía del centro y del norte de la península.

b)La clase ecuestre

Estaba formada por los caballeros (equites) que dirigían las tropas auxiliares del ejército. Al final de su carrera militar algunos pasaban a desempeñar los altos cargos del imperio. En cambio otros se volvían a su ciudad de origen para ejercer los cargos de la administración local. Los caballeros eran los que dominaban la vida política del pais formando en las ciudades una autentica oligarquía.

La aristocracia indígena accedía a esta clase con cierta facilidad, de hecho, había caballeros entre las familias del centro y del norte de la península.

c)Los decuriones

Este grupo formaba, junto con los caballeros, la oligarquía de las ciudades y estaba formado por varias familias, a veces, emparentadas entre sí, económicamente fuertes y propietarias de grandes extensiones. Estas familias podísn ser tanto indígenas como inmigrantes de Roma. Los decuriones ejercían el poder político, social y económico en la ciudades hispano-romanas.

d)La plebe

Estaba formado por el resto de la población libre y por los libertos, auenque estos tenían su libertad algo restringida.


Dentro de la plebe había muchas diferencias debidas a su situación económica, al trabajo que desempeñaba y al lugar de residencia, la ciudad o el campo. Existía una plebe formada por artesanos y comerciantes que estaban agrupados en collegia y una plebe rural formada por pequeños propietarios y colonos. Con el paso del tiempo la mayor parte de los trabajos fue desempeñado por los esclavos, con lo que a la plebe se le planteó una situación difícil para la que se encontraron tres salidas:

ÎEl estado repartía trigo gratis

ÏEmigrar a provincias del imperio

ÐAlistarse en el ejército como soldados permanentes

e)Los esclavos

Eran muy numerosos, constituían la fuerza motriz de la economía romana y se conseguían sobre todo en las guerras de conquista. En el año 189 a.C. un cónsul romano, Lucio Emilio Paulo, capturó 20.000 prisioneros. Carecían de derechos jurídicos, trasmitían su condición a sus descendenties, eran considerados cosas y trabajaban muy duramente en los talleres de las ciudades, en el campo, en las minas y los trabajos domésticos. Podían obtener su libertad mediante la manumision, convirtiendose en libertos, algunos de los cuales llegaron a tener una excelente posición social y económica. Los esclavos planteaban dos problemans, su alimentación y su rebelión.

En el siglo III se produjo un profundo cambio en el sistema esclavista. Los esclavos no tienen ningún interes en aumentar la productividad, tampoco mejoran ni las técnicas ni los sitemas de producción, por tanto la economía romana sólo podía producir más aumentando la mano de obra, es decir, los esclavos, pero esto no fue posible por tres razones:

ÎLa pax romana hace desaparecer las conquistas militares y por tanto el suministro de esclavos.

ÏDesde el siglo I por el número de manumisiones el número de esclavos había descendido.

ÐLos nobles ya no desean concentrar demasiados esclavos en sus campos y en sus talleres.

La consecuencia final es que el sistema esclavista entra en crisis y con él el propioo imperio romano.

3.-La ciudad como centro económico

La ciudad era un elemento clave en la vida política y, sobre todo, económica de Roma. Era centro de producción industrial, mercado para el territorio que dependía de ella y base de un sistema de intercambio económico que relacionaban entre sí todas las tierras que rodeaban el mediterráneo (Mare Nostrum).

En la península ibérica ya existían ciudades antes de la llegada de los romanos, que estos adaptaban a sus necesidades políticas, económicas y administrativas.


Las ciudades indígenas quedaron divididas en tres grupos:

*Libres

*Federadas: unidas a Roma mediante un pacto

*Estipendiarias: obligadas a pagar impuestos

Cuando estas ciudades indígenas no eran suficientes o no existían los romanos fundaban ciudades nuevas o colonias, casi siempre surgidas en tormo a un grupo de ciudadanos romanos emigrados. Normalmente el plano de una colonia se inspiraba en el plano de un cmpamento militar. Solían ser de planta rectangular, recorridas por dos avenidas, una longitudinal llamada cardo y otra transversal llamada decuma. El lugar en el que se cruzaban era el foro y en él se constru´´ian los principales edificios civiles y religiosos. Algunas colonias importantes fundadas por los romanos fueron Emerita Augusta, Barcino, Hispalis Caesar Augusta (Zaragoza).

El papel de las ciudades romanas entra en crisis en el siglo III cuando se producen las primeras invasiones bárbaras (en el año 262 un pueblo germano, los francos, llegaron hasta Gibraltar). A continuación las ciudades se amurallan y el comercio se resiente (después del 257 ya no hay exportaciones de aceite español a Roma). Al mismo tiempo la burocracia se hizo vieja y cara y se crearon impuestos nuevos y se obligó a los j(hijos de los artesanos a desempeñar el mismo oficioo del padre. Muchos ciudadanos procuraron escapar al campo para huir de esta situación. De esta manera el campo y el latifundio se convierten en el centro económico de Roma y tiende a autoabastecerse. Además, los latifundistas ya no tienen esclavos como mano de obra y prefieren utilizar colonos proque se preocupan más de la producción. En este momento ya han aparecido tres elementos nuevos:

ÎGrandes propietarios latifundistas (seniores)

ÏColonos, teóricamente libres, que acaban dependiendo de los señores

ÐSe rompen los intercambios entre el campo y la ciudad

Es decir, está apareciendo un nuevo sistema económico, el feudalismo.

4.-Los instrumentos económicos

Estos instrumentos económicos eran principalmente tres:

ÎLa existencia de un importante tráfico marino que estaba centrado en los puertos de Tarraco, Carthago Nova y Gades.

ÏUna excelente red de calzadas que facilitaban el desarrollo del comercio. Eran muy numerosas, pero destacaban tres. La primera era la vía Augusta que unía Cádiz con ROma siguiendo la costa mediterránea. La segunda era la vía de la plata que unía Mérida con Astorga (León) y la tercera la vía Roncesvalles que unía Astorga con el sur de Francia


ÐLa unidad monetaria. Durante la conquista los hispanos acuñaron monedas de las mismas características que la romana y desaparecen de la circulación las monedas griegas, cartaginesas e ibéricas. En el siglo I el estado romano se reservó en exclusiva la acuñación de monedas y se estableció la unidad monetaria en torno al denario, de plata. Cuanda la plata escaseó la moneda se devaluaba apareciendo la inflación. La población recurrió entonces a sistemas comerciales más primitivos como el trueque o la prestación de servicios. EN el siglo V el emperados Costantino hizo un último intento y creó una moneda, el solido, de oro y estableció un control de precios

Vídeos relacionados