Historia de España

Siglos XVIII-XX. Despotismo ilustrado. Guerra de la Independencia. Crisis. República. Guerra Civil. Franco

  • Enviado por: Anius
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

LOS GRANDES RASGOS DEL PERÍODO CONTEMPORÁNEO

El siglo XVIII y el Despotismo Ilustrado

La historia contemporánea del pueblo español comienza con sus primeros esfuerzos por readaptarse al mundo moderno.

De 1700 a 1800, la población española pasa de seis a once millones de personas.

Constitución de capitales, acopio de materias, población en aumento: la España del siglo XVIII se industrializa, al fin; la tradición mercantilista la impulsa también a ello, preconizando la disminución de las importaciones y la educación popular. Además de las manufacturas reales de lujo, las industrias se multiplican rápidamente.

La política de familia restauró la influencia española en Italia. El pacto con Francia de 1761 acarreó las decepciones del tratado de París, pero la guerra de América permitió compensarlas. La tradición de los Borbones era centralizadora y la rebelión catalana de 1700 le proporcionó un pretexto para manifestarse. El regalismo sustituyó los viejos organismos autónomos por capitanías, intendencias y audiencias.

Los mejores hombres de estado del despotismo ilustrado vienen de las provincias.

El centralismo capta en realidad las fuerzas vivas de la provincia. La unidad se afirma.

El respeto a la tradición, a la experiencia y el espíritu histórico dan ponderación y sentido de la justa medida a la obra intelectual del siglo XVIII español; pero la privan de ese vigor, de esa seguridad en sí misma que hicieron en Francia el siglo revolucionario por excelencia.

Entre 1787 y 1797 el número de fabricantes y de comerciantes gana doscientas cincuenta mil unidades a costa de las clases no productoras.

La legislación apoya dicho movimiento. La agricultura, favorece el cercado de bienes comunales, la venta de tierras reales, la desamortización de bienes de la Iglesia.

Frente a la miseria del campesino se alzan las inmensas fortunas de los nobles.

Carlos III limitó al nepotismo, la corrupción, la etiqueta; pero los medios provinciales y coloniales, el bajo clero y la nobleza rural continúan apegados a las costumbres antiguas y a las viejas prerrogativas.

En espera de Napoleón, la mediocridad de Carlos IV va a prepararla. Hacia 1790, España vacila entre la renovación y la recaída.

La guerra de la Independencia

Carlos IV había sido un rey mediocre. Su favorito Godoy, se revoló nefasto sobre todo en política exterior. España perdió Santo Domingo.

La independencia española estaba amenazada. La oposición contra esa política iba creciendo.

El 17 de marzo de 1808, en Aranjuez, cuando Murat marchaba sobre Madrid, y Godoy y Carlos IV pensaban en la fuga, un motín los derribó y proclamó rey a Fernando. Cuando quiso que abandonasen España los últimos miembros de la familia real, la muchedumbre madrileña, captando súbitamente el sentido de esas salidas sucesivas, se lanzó heroicamente contra los mamelucos de Murat. Era el 2 de mayo de 1808: la guerra de la Independencia había comenzado.

No hubiera sido ilógico que los españoles ilustrados hubiesen esperado de Napoleón un despotismo a lo Carlos III.

Las confidencias de Napoleón justificaban la desconfianza española. Las reformas no hacían otra cosa que recubrir el espíritu de conquista.

La renovación por medio de Napoleón no podía tener éxito. Pero se podía intentar una renovación contra él.

La crisis parecía cerrarse con la inscripción jurídica de una nueva estructura de la sociedad.

Pura apariencia: la separación entre las Cortes y la nación tuvo sus consecuencias; la obra constitucional quedó ignorada.

Los balbuceos del siglo XIX

Fernando VII (1814-1833). Este reinado se caracteriza por la brutalidad y la mediocridad del poder. De 1814 a 1820 reina una despreciada camarilla de lacayos cortesanos. Generales y guerrilleros se dedican a conspirar. Entre 1820 y 1823 se sitúa un célebre intermedio. El coronel Riego recorre Andalucía, proclamando la Constitución de 1812. El rey, asustado, acepta el 10 de marzo la Constitución. Las clases burguesas acogen bien el retorno de los hombres de 1812. Los exaltados se agitan en Madrid. Los moderados caen. De 1823 a 1833 transcurre la ominosa década. Riego y sus amigos son ejecutados.

Fernando, en 1830, tiene una hija de su tercera mujer, María Cristina. Contra esta hija los partidarios de don Carlos invocan la tradición borbónica, la ley sálica. Fernando, para no desheredar a su hija, tiene que hacer algunas concesiones a los liberales.

La era de los pronunciamientos (1833-1875). De 1833 a 1840, María Cristina actúa como regente en nombre de su hija Isabel II. Pero don Carlos ha sido proclamado rey por sus partidarios. La primera guerra carlista va a durar siete años. La regente, liberal a la fuerza, quiere gobernar con los moderados: la oposición aumenta.

En 1839, cuando el abrazo de Vergara entre Espartero y Maroto, la guerra parece terminar, y la regente cree poder afirmar su autoridad. Pero el progresista Espartero se pronuncia contra ella en 1840. María Cristina marcha al destierro y el general, duque de la Victoria, es nombrado regente.

De 1840-1843. La popularidad del regente es breve. Gobierna con una camarilla., fusila a los generales sublevados y bombardea Barcelona después de un levantamiento. Desde entonces, Espartero no es ya más que el ayacucho.

1843-1854. Isabel es proclamada mayor de edad y utilizada por los moderados contra los progresistas. En 1847, reaparecieron las guerrillas carlistas.

El matrimonio de la reina suscitó un problema internacional y se resolvió dando a Isabel un marido insignificante. La vicalvarada de 1854, que puso de moda a un nuevo general, O'Donnell, e hizo reaparece a Espartero.

1854-1868. los dos personajes fueron sucesivamente eliminados por la reina. De 1856 a 1868 alternaron Narváez y sus moderados con O'Donnell y su centroizquierda. Fueron naciendo los partidos democráticos: republicanos de Cautelar y Salmerón, federales de Pi y Margall. Y los incidentes exteriores hicieron entrar en escena a otros generales: Serrano y Prim. Este último, siguiendo la tradición progresista, intentó siete pronunciamientos en espacio de cuatro años. El poder se desgastaba. Narváez y O'Donnell murieron en 1868. La reina era unánimemente considerada como insoportable a causa de su vida privada. Flota, guarniciones y juntas locales proclamaron, en septiembre de 1868, las libertades fundamentales y el sufragio universal.

1868-1875. Serrano y Prim, convocaron a Cortes. Éstas fueron brillantes y votaron una constitución muy democrática, pero monárquica. Fue difícil descubrir un rey. El mismo día, llegó Amadeo, cuando hubo aceptado el trono, Prim cayó asesinado. El rey, solo, se censó de una situación difícil. Al fin, abdicó, y fue proclamada la República el 11 de febrero de 1873. Su tendencia fue federal, y su primer presidente Figueras, al que siguió Pi y Margall y Salmerón. Con Cautelar, que le reemplazó, llegó al poder la república unitaria y autoritaria. El 3 de enero de 1874, el general Pavía disolvió las Cortes por la fuerza. Una dictadura provisional preparó la Restauración a favor del hijo de Isabel, Alfonso, que vino de Inglaterra escoltado por un preceptor de experiencia: Cánovas del Castillo, conservador-liberal.

La Restauración (1875-1917). El período se caracteriza por el ejercicio alterno del poder de los dos grandes partidos, conservador y liberal, rodeados de dos oposiciones: carlista y republicana.

De 1875 a 1885, se acaba la guerra carlista y una constitución hábil asegura el poder a los jefecillos o caciques en el plano local, y el turno de los dos partidos en el plano nacional. El gran hombre fue Cánovas. En 1885, el rey murió. La reina, que ya esperaba un hijo, se hizo cargo de la regencia.

De 1885 a 1902, los partidos habían establecido una tregua; el personaje dominante fue el liberal Sagasti. La represión contra el autonomismo de Cuba y la rebelión de Filipinas fracasó, y la intervención de los Estados Unidos reveló a España su auténtica endeblez.

De 1902 a 1917, bajo el reinado de Alfonso XIII, esta tensión agravó. Los problemas más graves se plantearon en Cataluña, por el anarquismo obrero y el regionalismo intelectual y burgués. En 1909, una movilización de tropas para Marruecos hizo que estallase en Barcelona la semana trágica. Maura sufrió entonces una repulsa absoluta, que tuvo por consecuencia el acceso al poder del liberal Canalejas. De 1910 a 1912, intentando resolver el problema marroquí, se limitó el poder del clero y se ofreció a los catalanes la Mancomunitat. Pero Canalejas cayó a su vez, víctima de un anarquista. Romanotes y García Prieto alternaron entonces con Dato, rival de Maura en el seno del partido conservador.

La vida política española del siglo XIX queda en la superficie de la sociedad.

Fernando VII siguió siendo el pobre intrigante de 1808, instrumento de consejeros mal escogidos. María Cristina tuvo otras capacidades, pero liberal por posición tuvo que ser taimada con los mismos que la apoyaban. Isabel fue peor. Una revolución decepcionante valorizó después la discreción de Alfonso XII y la dignidad de la segunda regente; por último, Alfonso XIII, personalidad más fuerte, buscó su prestigio en su juventud, prefirió el poder al oficio.

A través de las crisis contemporáneas, la monarquía no pudo nunca llegar a ser en España un símbolo útil de la comunidad.

Los textos constitucionales que entusiasmaron (los de 1812 y 1869) sólo tuvieron breves momentos de aplicación. Los otros (1834, 1837, 1845, 1856) fueron compromisos impuestos. El de 1876 fue más duradero. Admitió el sufragio universal en 1890 y reguló el juego político hasta 1923.

El siglo XIX español ofreció más comedias que dramas.

El pronunciamiento. La ausencia de verdadero problema exterior, la irregularidad del reclutamiento, la incultura de las tropas, impidieron durante mucho tiempo que España tuviese un ejército popular.

El golpe comenzará, pues, en un puerto o en una plaza alejada. Se leerá un manifiesto a las tropas que saldrán de los cuarteles. Se procederá a efectuar detenciones y a cambiar las autoridades, mientras que enlaces y telegramas conminarán a las otras guarniciones. Madrid dirá que domina la situación, pero la conspiración estaba madura, la resistencia durará poco. Jamás un pronunciamiento ha originado una guerra civil. Hasta 1936, y esto significará un gran cambio.

En 1868-1873, ante la voluntad revolucionaria del pueblo y la nueva ideología de los intelectuales, el ejército se encuentra empujado cada vez más hacia el orden. Los recuerdos y tradiciones hacen aún posible en 1930 un pronunciamiento republicano, y la sublevación militar de 1936 invocará, la costumbre del golpe de estado.

Las costumbres de agitación espontánea del pueblo español. Entre ellas se pueden incluir las guerras carlistas.

En 1856, 1861, 1873, 1876 y 1892 se produjeron revueltas campesinas. El motín urbano precede a la organización de partidos y sindicatos.

Los problemas fundamentales

De unos 11 millones en 1808, la población española pasa a 15,5 millones de habitantes en 1857, a 18,5 en 1900, a 24 e 1935: rápido ascenso para un país pobre. España llega, con el siglo XX, a una densidad crítica, que exige una nueva fase de técnica y economía.

Cuando los cultivos se extendieron, entró rápidamente en juego la ley de rendimientos decrecientes. Los únicos éxitos fueron obtenidos por localización, intensificación y especialización de cultivos mediterráneos.

En el problema agrario, seguían pesando las viejas costumbres.

El problema del latifundio se plantea en todo el sur del país: el esfuerzo del siglo XIX en materia de individualismo agrario no supo obtener buenos resultados. La desamortización de manos muertas fue uno de los grandes fenómenos del siglo. Los especuladores de la desamortización añadieron otros latifundios a los latifundios de nobleza. La estructura agraria permaneció inmutable.

El otro aspecto del problema es social. La masa andaluza está formada por braceros. De 1900 a 1930 ganaron una media de 3 pesetas diarias, con temporadas de paro de cien a ciento cincuenta días por año.

La natalidad es grande y el andaluz emigra poco. Hay, superpoblación, miseria y desnutrición.

Esos millones de hombres que producen poco, y consumen poco. Hacia 1917, renace en el sur una agitación social agraria muy fuerte.

En el aspecto industrial, España tenía algunas ventajas: sus minas y la mano de obra. Pero carecía de capitales para la industria pesada, de mercados para la industria de artículos de consumo.

La explotación minera, el equipamiento general y la industria pesada, o permanecieron atrasados, o cayeron en manos extranjeras.

Las minas triplicaron el valor de su producción entre 1830 y 1856, y luego entre 1890 y 1900. Pero las débiles sociedades españolas impulsaron mal la explotación. El capital extranjero las superó concentrándose en grandes empresas.

El equipamiento industrial planteó los mismos problemas.

El nacimiento de la industria pesada, y una segunda fase de equipamiento industrial demostraron, entre 1910 y 1920, la existencia de leyes análogas.

El automóvil hizo la competencia al ferrocarril.

La industria ligera hubiera podido reanudar, entre 1830 y 1890, con capitales nacionales de tipo medio, los esfuerzos esbozados a partir del siglo XVIII.

Las industrias son de tipo medio, a base de capitales familiares, y de necesidades bancarias limitadas.

Estos capitales eran nacionales, y esta industria de artículos de consumo era casi la única de España.

El problema exterior y colonial, políticamente débil, España será tratada por el extranjero como zona de influencia.

El problema regionalista. Es curioso observar que el movimiento de las nacionalidades ha tenido consecuencias perniciosas.

El nacionalismo vasco se desarrolla sobre todo en el siglo XX.

El catalanismo. La tierra, la raza y la lengua designan claramente una Cataluña. La presión de estos hechos es discontinua. El verdadero problema no reside en esos hechos diferenciales (geografía, etnia, lengua, derecho, psicología o historia), sino en las razones por las cuales un medio dado, en un momento dado, ha recobrado la conciencia de ellos. Estas razones son dobles: por una parte, la impotencia del Estado español; por otra, la disimilitud creciente entre la estructura social de Cataluña y la de la mayoría del resto de España.

Así se explica la evolución del propio catalanismo: del regionalismo intelectual pasa al autonomismo. Después de 1898, habla de nacionalidad.

El movimiento social y las organizaciones obreras. En el siglo XIX la proporción de la población industrial en España no fue nunca fuerte.

Y, sin embargo, desde el siglo XIX, la clase obrera española ha desempeñado un papel sensible. En el siglo XX, se hablará de España anarquista, sindicalista o marxista.

En 1868 fue a España Fanelli, y fundó secciones de la Asociación Internacional de Trabajadores. El éxito fue brillante.

El Partido Socialista Obrero nación en Madrid, y fue completado, en 1888, por la organización sindical Unión General de Trabajadores.

Lo importante es esa persistencia contemporánea del movimiento. Analizar el anarquismo español en relación con la estructura y la historia de los medios donde ha germinado. Los vínculos del movimiento obrero con el problema agrario; la dispersión orgánica de las industrias catalanas; patrono y obrero permanecieron próximos; la miseria de las grandes ciudades; las relaciones entre los obreros y la política: la del siglo XIX les decepcionó siempre, lo que explica su apoliticismo. Pero al mismo tiempo adquieren la pasión de la libertad y el odio hacia el Estado; la tradición revolucionaria; por último, la huella ideológica.

Problemas espirituales. Son consecuencia, como en el siglo XVIII, de un doble conflicto: contra el lastre de la tradición, el deseo de renovación; contra el deseo de renovación, el orgullo de la originalidad nacional.

El movimiento espiritual español contemporáneo, incluso en sus aspectos tradicionalista y místico, se ha producido fuera de la Iglesia o contra la Iglesia: es un movimiento de intelectuales.

Este movimiento nace, entre 1860 y 1880, en tres formas.

En primer lugar, se trata de una floración de novelas, desiguales, pero curiosas por su orientación. Aquí se descubre a un pueblo en crisis moral, dudando de sí mismo, pero vinculado, ante todo, a las particularidades de su alma.

Otro movimiento es el krausismo, importado de las universidades alemanas en los años 40. Se trata menos de ideas que de una actitud ante la vida. Pero de ahí salieron ese espiritualismo laico, esa rigidez de principios, esa fe en la educación, que anima a los hombres de la Primera República.

Después de 1880, con Francisco Giner de los Ríos, se consagra a la educación. Gracias a la Institución, España supera, a los países vecinos, en materia de educación superior.

Podemos vincular a la Institución aquellos historiadores y sociólogos de los años 1890-1900, cuyo esfuerzo recuerda el del siglo XVIII, por su deseo de lo universal unido a la simpatía por el viejo fondo nacional.

Hacia 1898, unos hombres se encuentran unidos en el desprecio de lo positivo para comentar líricamente sus decepciones nacionales.

LAS CRISIS CONTEMPORÁNEAS

La crisis de la Monarquía (1917-1931)

La crisis de 1917. La euforia económica debida a la guerra se atenuó en 1917.

La agitación cristalizó en mayo en un movimiento militar. Los oficiales de infantería constituyeron juntas contra el favoritismo. Condenadas primero, y luego aceptadas, se presentaron como ejemplo a todos aquellos que sientan la necesidad de estar bien gobernados. Suboficiales y funcionarios de correos formaron también sus juntas. Entonces se puso en marcha un movimiento político. Regionalistas, reformistas, radicales y socialistas reclamaban la convocatoria de Cortes.

La Asamblea de Parlamentarios fue disuelta. A fines de julio, un movimiento social reemplazó a la agitación política. Hubo huelgas. El 13 de agosto la huelga fue general. Maura y el general Primo de Rivera se manifiestan contra la debilidad gubernamental. El régimen durará cinco años todavía. Pero la confusión aumentará cada vez más.

La confusión social se agrava. La carestía de la vida agita a los pequeños funcionarios. En 1919 surge la crisis de la industria. Es la España agraria quien se exalta en primer lugar.

En estas mismas fechas, el problema marroquí exigía solución. Los españoles consideraban a Marruecos como un lugar para satisfacer ambiciones personales de los militares e intereses financieros de los políticos. El Rif se había sublevado ante el desorden de la retirada. Hubo catorce mil bajas. Berenguer pidió incesantemente refuerzos y crédito para una penosa reconquista. Los ministros, el rey y las juntas se achacaban mutuamente las responsabilidades.

El 13 de septiembre de 1923, contando con el apoyo de las clases dirigentes y de las guarniciones, se proclamó jefe de un directorio aceptado por el rey.

El directorio militar se convierte un civil a fines de 1925, designa en 1927 una Asamblea consultiva y proyecta en 1929 una Constitución.

Se mantuvo la alianza con Francia y el Rif no volvió a agitarse. En cambio, el ejército de Marruecos se convertirá en un instrumento fuerte y autónomo en manos de sus generales.

El conde de Guadalhorce y Calvo Sotelo, anunciaron importantes proyectos económicos. Se les reprochó el aumento de la deuda.

El programa social, había anunciado la supresión de la lucha de clases. Pero los obreros no dejaron de notar que los salarios no seguían la curva de una prosperidad patronal ostentosa, y que la huelga había sido prohibida.

El problema regional fue tratado con cominerías. La alianza con las clases dirigentes catalana y vasca se perdió rápidamente. La unidad moral española se vio más amenazada.

El fracaso político acabó por ser evidente. La imitación del fascismo había sido superficial.

Ni los financieros ni el extranjero tenían ya confianza en la dictadura. Los jefes militares que fueron consulados, se mostraron fríos, y Primo de Rivera se retiró el 30 de enero de 1930, para morir poco después en París.

Una semidictadura, dirigida por el general Berenguer, sólo podía ser una etapa. Los antimonárquicos firmaron el Pacto de San Sebastián para implantar la República. Este comité era político.

Los hechos políticos fueron los que sobresalieron. El 12 de diciembre, se produjo el acontecimiento esperado: la guarnición de Jaca, reforzada por algunos jóvenes entusiastas, proclamó la República y marchó sobre Huesca.

Los partidos se negaron a ir a unas elecciones bajo una semidictadura. Berenguer tuvo que desaparecer, sustituido por el que había de ser último gabinete de concentración monárquica. El 12 de abril las elecciones urbanas superaron todo lo que podía esperarse: la izquierda más avanzada triunfa en todas partes. El día 14 la República es proclamada en Eibar, Barcelona y San Sebastián.

Sanjurjo, ya no garantiza la vida del régimen. El rey tiene que resignarse a marchas. Viejos republicanos e intelectuales, creen que España ha llegado al más alto grado de madurez política.

La República

Los problemas políticos. La Constitución fue la más democrática en Europa. España fue proclamada República de trabajadores, con cámara única, gobierno permanente responsable y sufragio universal. El primer presidente fue Alcalá Zamora.

La obra escolar e intelectual preocupaba también a los fundadores de la República. La Institución Libre de Enseñanza se convirtió en el modelo de la universidad y de los institutos de segunda enseñanza. Pero la escuela primaria fue la más difícil de edificar. La más delicada de las cuestiones psicológicas fue la de la religión. Los católicos liberales, representados en el poder, habrían aceptado una separación que dejase a la iglesia libre, sin quitarle nada de su fuerza adquirida. Pero los republicanos veían un peligro en dicha fuerza y aplicaron leyes especiales a los jesuitas, asociaciones y enseñanza religiosas.

La cuestión de la fuerza armada estaba también planteada. Numerosos militares seguían siendo monárquicos de corazón. Azaña ofreció el retiro con el sueldo íntegro a los militares que así lo solicitaran. Otro caso fue el de la guardia civil. Temida por su fuerza, nadie se atrevió a afrontar el riesgo de disolverla. Azaña creó unos guardias de asalto.

El problema regional fue al fin resuelto. Macià había proclamado, el 14 de abril, la República catalana, lo que excedía al Pacto de San Sebastián. Se resucitó el término de Generalitat catalana. El Estatuto daba a Cataluña gobierno, parlamento, administración, justicia, presupuesto y cultura.

Los problemas sociales. Las clases humildes creían en un cambio de vida.

La reforma agraria era la única reforma de estructura formalmente prometida. La ley se aplicaba solamente a las regiones de latifundio clásico. El Instituto de Reforma Agraria, comités provinciales y comunidades locales estaban encargados de aplicar la reforma.

El movimiento obrero sonrió, al principio, a la República. Se estaba en 1931-1933 en plena crisis mundial.

En junio de 1931 Prieto tuvo que sofocar una huelga. El gobernador Anguera de Sojo se creó la reputación de un nuevo Martínez Anido, y la Ley de Defensa de la República, elaborada por él y por Azaña, suspendió las garantías liberales de la Constitución.

En las elecciones de noviembre de 1933, pierden la mitad de sus diputados. Y la abstención anarquista, esta vez popular, asegura a las derechas un éxito de proporciones inesperadas. Así murió la República reformista y jacobina, por haberse creído capaz de reformas España sin dar inmediatas satisfacciones a las masas agrarias, y de luchar abiertamente contra el sector obrero más fuerte.

La oposición contra Azaña y su mayoría parlamentaria iba creciendo. Una oposición del centro unió a los liberales doctrinarios con los sostenedores de una República conservadora. Un solo hombre se presentaba como capaz de gobernar desde el centro: Lerroux, republicano histórico.

La oposición de derecha había dado ya pruebas de cierta inadaptación a las reglas parlamentarias. Los generales conspiraban desde 1931. Sanjurjo sublevó a la guarnición de Sevilla. El movimiento fracasó en Madrid.

El clero movilizaba a la opinión rural y a la masa electoral femenina.

De enero a octubre de 1934, tres problemas se agravaron, conduciendo a un conflicto violento: problema político, problema social y cuestión catalana.

El problema político. La derecha, para no dividirse, no ha dado su adhesión a la República. Lerroux gobernará sin la derecha, pero bajo su presión.

La agitación social comienza a partir de las elecciones. Las huelgas, seiscientos mil parados, la federación agraria se agita,…

La cuestión regional incide sobre otro conflicto agrario.

La Generalitat se convierte en bastión de la República.

En Cataluña, Companys, suceso de Macià apadrina el 5 de octubre, una huelga general declarada por la UGT, el CADCI, los comunistas disidentes y las juventudes nacionalistas catalanas, armadas por el consejero de Gobernación de la Generalitat.

En Asturias, el movimiento se caracterizó por la unidad revolucionaria y el armamento de los obreros.

De octubre de 1934 a febrero de 1936. El péndulo electoral viró hacia la izquierda. Algunos grades hechos permitirán explicar el fenómeno: la deflación; la reacción social; la política del presidente de la República; el efecto psicológico de la represión de octubre; los escándalos en torno a Lerroux; el equívoco en torno a Gil Robles.

Considerando este haz de elementos, se adivina cómo Azaña pudo recuperar la popularidad, y cómo triunfó el Frente Popular.

Se concedían escasas posibilidades de triunfo a las izquierdas. Los poderes públicos apoyaban el centro. La derecha había realizado una aparatosa movilización contra la revolución. La primera revuelta electoral otorgando esas mayorías al Frente Popular significaba un cambio. Fue tal la consternación, que se le cedió el poder a Azaña veinticuatro horas más tarde.

La posición del gobierno sufrió duros ataques. La extrema izquierda opone un argumento pasional pero sensible. La gente se apasiona por el caso del presidente de la República, que ha terminado por no contestar a nadie; al reemplazarlo por Azaña, la izquierda pierde su único presidente del Consejo posible.

Los generales conspiran, pero cuando los comunistas piden que se detenga a los más sospechosos (Goded y Franco), el gobierno envía, uno a Canarias y el otro a Baleares. El presidente del Consejo conoce la existencia de un complot.

El 17 de julio estalla la sublevación militar.

La Guerra Civil

Desde hacía meses conspiraban los oficiales. El día 17 da la señal el ejército de Marruecos. El 18, Goded y Franco toman sus medidas locales y luego se incorporan a los puntos sensibles. Ese día se pronuncian todas las guarniciones, salen a la calle y proclaman el estado de guerra.

El golpe de estado triunfó, en el sentido de que privó a la República de casi todos sus cuadros militares. Pero el golpe de estado fracasó en el sentido de que el ejército no reconstituyó los poderes sino sobre una parte restringida del territorio; en las otras partes fue desarmado por la población y el gobierno no se consideró vencido, a pesar de la destrucción del instrumento militar.

El ejército son también los soldados, y se pasan, en cuanto pueden, al lado del pueblo. El pueblo no es una vaga muchedumbre. A partir de ese momento, la fuerza de los jefes militares tiene un contrapeso.

El gobierno encuentra el apoyo de capas sociales medias.

Una guerra civil ha comenzado.

Desde los días 20-21 de julio se perfilaba ya una división militar y geográfica, que era favorable al gobierno. Aparte de Marruecos y las islas, los insurgentes sólo tenían las montañas de Aragón, Navarra, Galicia y la meseta de Castilla la Vieja, con una punta en el sur hasta Cáceres; y, por último, la costa andaluza de Algeciras a Huelva.

Caída de Cataluña y fin de la guerra. El ejército republicano, sorprendido y mal pertrechado, tiene que retroceder o dejarse cercar. El 26 de enero, cae Barcelona. En febrero, se termina la campaña. Cuatrocientos mil refugiados pasan a Francia. Franco puede ocupar Madrid el 28 de marzo. Es el fin de la guerra.

En el campo insurrecto, como olas tropas de choque no eran suficientes, hubo que movilizar y hacer oficiales a todos los jóvenes de las clases acomodadas.

Los republicanos disponían de masas de hombres entusiastas, de la marina y de las regiones industriales. Los oficiales eran sospechosos, incluso los que habían permanecido leales. Los ejércitos del comienzo son una curiosa floración revolucionaria.

La intervención extranjera había dominado la transformación. La Italia mussoliniana había intervenido teatralmente. Sus aviones aseguraron el paso del estrecho a Franco. La ayuda hitleriana, más discreta, fue también más egoísta, de tipo técnico y controlada siempre por alemanes.

En el otro campo, sólo se habló del apoyo ruso. Al principio, los republicanos contaron más con Inglaterra y Francia. Pero el sistema Chamberlain y la influencia de grandes intereses en Inglaterra, y una verdadera guerra civil moral en Francia, condujeron por un lado a la ineficaz construcción jurídica de la no intervención.

En la zona republicana se produjo, el 18 de julio, el estallido de poderes.

Sería absurdo subestimar las violencias cuyo recuerdo domina aún todas las reacciones del español medio. El efecto psicológico del terror rojo no será despreciable.

La guerra, lejos de desatar la revolución anunciada por el vocabulario de los falangistas, no supuso, en zona nacionalista, ningún cambio profundo en la estructura de la sociedad. Las castas dirigentes se impusieron de forma decisiva, sin que ninguna fórmula económica nueva entrase en la realidad de los hechos.

El Régimen del General Franco (1939-1975)

Hasta mayo de 1940, Franco, desea reagrupar a los occidentales.

1944-1948. Segura ya la victoria aliada, la política exterior española, elude los consejos de democratización. El gobierno español intenta entonces obtener una reacción del sentimiento nacional. Pero se atraviesa un período de graves dificultades económicas.

La guerra fría permite al general Franco, presentarse como un precursor. Hay que esperar a 1953 para la firma de un tratado de ayuda militar, según el cual los Estados Unidos prestan millones de dólares como ayuda militar.

La recuperación económica y el comienzo de la industrialización fueron acompañados de una inflación sumamente fuerte. España entre en la ONU.

En julio de 1970 se asigna al príncipe Juan Carlos un papel oficial como sucesor designado del caudillo.

1974-1975. el ambiente económico es menos favorable.

El problema de la estructura nacional continúa planteado. El autonomismo fue siempre el gran fantasma atemorizador de la Falange.

Hasta 1962 persiste la desigualdad de cosechas, pero en ese mismo año, arranca la modernización.

La industrialización también fue tardía y rápida.

El boom europeo de los años 1954-1958 coincidió con las primeras aportaciones de la ayuda americana.

Ciertos aspectos siguen siendo inquietantes: el éxodo de la mano de obra, a menudo cualificada; el papel del turismo y la inversión hotelera cuyo rendimiento y porvenir no son muy seguros; el crecimiento de las importaciones; el impulso inflacionista.

Los problemas sociales continúan siendo extremadamente agudos.

Vídeos relacionados