Historia de España en el siglo XVII

Tregua de los doce años. Paz de Westfalia. Felipe III. Conde duque de Olivares

  • Enviado por: Pilar Muñoz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

  • Valimiento

Uno de los rasgos más distintivos del siglo XVII español, el valido era un gobernante por delegación real, no legal, que se inerponía entre el monarca y las instituciones, llegando a tomar decisiones. Inaugurado por Felipe III, quien encargó el desempeño de sus tareas al Duque de Lerma, uno de los grandes privados junto al Conde-duque de Olivares. Eran conscientes de la impopularidad de su cargo, y sus sucesores, el Duque de Uceda y Don Luis de Haro se esforzaron en mantenerse en una situación más discreta. El puesto de privado era un cargo político al que se accedía por decisión regia, no por tener una determinada preparación.

  • Tregua de los Doce Años

Durante el reinado de Felipe III fue imposible llegar a una paz definitiva con la Provincias Unidas de Holanda, porque los holandeses se negaban a reconocer a Isabel Clara Eugenia como su archiduquesa. Se llegó a la Tregua de los Doce Años que supuso un reconocimiento de independencia de la parte norte de los Países Bajos.

  • Paz de Westfalia

Tras la intervención en la Guerra de los Treinta Años de Francia, los Habsburgo fueron derrotados, por lo que se vieron obligados a buscar el fin de las hostilidades. En 1648, con Felipe IV, se firmó la Paz de Westfalia, que estableció las bases de un nuevo equilibrio europeo en el que España perdió su hegemonía y quedó reducida a un papel secundario.

  • Expulsión de los moriscos (Felipe III)

En el año 1608 tuvo lugar el hecho más destacado de la política interior de Felipe III, la expulsión de los moriscos. El monarca obligó a salir de los reios hispánicos a varios cientos de miles de personas, a pesar de la protesta de los señores aragoneses y valencianos, encontrándose sin vasallos dóciles. La causa principal del destierro era política, pero desde el punto de vista religioso los moriscos no eran un peligro para la fe de los cristianos. La expulsión fortaleció la seguridad de la nación, pero debilitó la economía de los territorios afectados.

  • El Conde-duque de Olivares y su programa de reformas

En el programa de reformas de Olivares, presentado al hacerse cargo de su poder y recogido en los Memoriales dirigidos al rey en 1621. y 1625, se encuentras varias novedades e ideas importantes. En la administración sobresale la formación de las Juntas como órganos de gobierno, precedentes de los ministerios y de la reforma borbónica. En la economía destaca el proteccionismo a la débil industria española. La reforma más importante fue la Unificación Jurídica de los reinos peninsulares.

  • Unión de Armas

El interés imperialista del Conde-Duque evidenció que Castilla no podía afrontar sola los nuevos conflictos bélicos en Europa y pretendió involucrar a los demás reinos. Para ello creó la Unión de Armas que distribuía los costes del ejército proporcionalmente a las posibilidades de cada reino. El proyecto fue rechazado en los reinos de la Corona de Aragón y dio lugar a la revuelta de 1640.

  • Insurrección catalana

La insurrección catalana de 1640 fue originada por el afán de Olivares de hacer participar a Cataluña en la guerra contra Francia y por los roces entre payeses y ejército real. El Virrey de Cataluña, Dalmau de Queralt, no pudo acabar con esa situación, y el 7 de junio fue asesinado por los campesinos que se habían concentrado en Barcelona (Corpus de Sang). Cataluña se proclamó República independiente. El presidente de la Generalitat pidió ayuda al Cardenal Richelieu, que a cambio exigió que se nombrara Conde de barcelona a Luis XIII. La “Revolta Catalana” no acabó hasta 12 años más tarde, cuando Juan José de Austria venció a los franceses y catalanes, que volvieron a España conservando sus fueros y privilegios.

  • Separación de Portugal

Los portugueses se negaron a acudir a la campaña de Cataluña, depusieron a su virreina y proclamaron rey en 1640 al Duque de Braganza con el nombre de Juan IV. En 1643 cae Olivares, y Luis de Haro casi no toma represalias contra los territorios sublevados, pero no acalla la insurrección portuguesa, apoyada por Inglaterra y Francia. Después de muchos años de guerra, Portugal ve reconocida su independencia en el reinado de Carlos II.

  • Neoforalismo (Carlos II)

La monarquía de Carlos II aceptó la multiplicidad política de sus estados (neoforalismo). En correspondencia, los reinos de la Corona de Aragón consideraron este reinado como una de las mejores etapas. El resto de la Península vivió uno de los períodos más tristes de su historia.

  • Paz de Ryswich: Luis XIV y España

A pesar de las Alianzas que España llevó a cabo con potencias como Inglaterra, Austria, Holanda, que temían el afán hegemónico del rey español, las tropas de Carlos II se vieron incapaces de detener a los franceses. Sólo se consiguió, con la paz de Ryswich, que Luis XIV devolviera sus conquistas.

Vídeos relacionados