Historia de Cuba

Segunda República. Golpe de Estado de Fulgencio Batista. Dictadura de los hermanos Castro. Ley de Reforma agraria y urbana. Expropiación. Ernesto Che Guevara

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

La Segunda Republica

El 20 de Mayo de 1936 se inició el gobierno de Miguel Mariano Gómez (1890-1950) que fue sustituido por Federico Laredo Bru (1875-1946) que logró ser presidente de 1936 a 1940.

Su principal logro fue la realización de una Asamblea Constituyente para la creación de la Constitución de 1940, una de las mas avanzadas de América.

Durante su gobierno se crearon numerosas escuelas y centros de enseñanza media, tanto en las ciudades como las zonas rurales.

En 1940 se celebraron unas elecciones relativamente libres y controladas en las que se enfrentaban Fulgencio Batista y Ramón Grau San Martín en las que resultó vencedor Fulgencio Batista debido a que todavía no estaba en vigor el voto directo establecido por la nueva constitución.

El nuevo gobierno inició su labor con el nombramiento del Dr. Carlos  Saladrigas como primer ministro. Le sucedió en 1943 Ramón Zaydin y Márquez (1895-1968).

El gobierno de Batista durante el período de 1940 a 1944 fue muy favorable desde los puntos de vista económicos y social, aunque no falto de duras represalias para algunos opositores.

La participación de Cuba en la segunda guerra mundial del lado de los aliados le convirtió en un suministrador importante.

Las exportaciones subieron hasta 450 millones de dólares en 1944 y a pesar de la corrupción, Cuba sufrió una transformación importante con las inversiones en carreteras, escuelas, mecanización agrícola y el inicio de una industria ligera importante.

Probablemente influenciado por la colaboración norteamericano-soviética, el Partido Comunista Cubano participó en el gobierno a través de los ministros Carlos Rafael Rodríguez y Juan Marinello que después de una amplia colaboración con los regímenes Batistianos se convirtieron en aliados de la dictadura de los hermanos Castro.

De 1944 al nuevo golpe de estado de Fulgencio Batista

Durante este período se efectuaron dos elecciones, la primera en 1944 que elevó a la presidencia al que ya había sido presidente Ramón Grau San Martín. El inicio de esta presidencia del partido revolucionario autentico, prometía cumplir las esperanzas de los estudiantes y obreros que les apoyaban, pero no se cumplieron totalmente. Al inicio de la presidencia los ingresos del azúcar resolvían cualquier queja, pero con la llegada de la posguerra la corrupción aumentó y los sindicatos iniciaron verdaderas guerras mafiosas para ocupar posiciones de poder.

En 1948 se efectuó un relevo en la presidencia dentro del mismo Partido Revolucionario Autentico y ocupó la presidencia un ministro del gobierno anterior, lo que parecía una copia del modelo Mexicano. El nuevo presidente Carlos Prio Socarras, no supo o no quiso controlar la corrupción y fortalecer los poderes democráticos con un control más efectivo sobre el ejército.

Durante este período no se supieron aprovechar las enormes ventajas con las que contaba Cuba para situarse en la primera línea de los países desarrollados. Los ingresos por el azúcar, tabaco y turismo hubieran sido la fuente de financiación de industrias complementarías del imperio Norteamericano. Después de la guerra mundial Cuba era uno de los países con los mayores niveles de calidad de vida. Se contaba con un clima magnifico, buenas universidades y una oportunidad para encontrar un nicho con  un nivel de calidad de vida de primera línea.

Y de nuevo Batista   1952 - 1958

En 1952 Fulgencio Batista logra obtener el apoyo del ejército y un grupo reducido de financieros y provoca un golpe de estado que le permite ocupar de nuevo la presidencia de la república.

En contra de lo que se pensaba, la clase política cubana había madurado lo suficiente para oponerse a esta nueva situación y el gobierno de Batista solo contó con sus métodos de represión para mantenerse en el poder.

Algunos políticos como Eduardo Chibás habían creado el Partido Ortodoxo que al igual que el Partido Revolucionario Autentico en sus inicio con Ramón Grau San Martín prometía un clima de honradez y eficacia como siempre se promete cuando se está en la oposición.

El Gobierno de Batista trató de ganarse el apoyo del Gobierno Norteamericano combatiendo al Partido Comunista Cubano, del cual tenía el apoyo en su primera etapa de gobierno, creando varias organizaciones de represión como el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) y la oficina de represión de actividades Comunistas (ORAC).

De esta oposición y principalmente del Partido Ortodoxo surgió una nueva figura cuya influencia regiría los destinos de Cuba a partir de esas fechas, Fidel Castro.

Al igual que otros dictadores de la época, Batista calculó mal el tiempo que debía permanecer en el poder y extendió su mandato intentando crear un falso ambiente democrático con la convocatoria de elecciones para colocar un nuevo presidente afín a sus mandatos que no llegó a culminar.

El 26 de Julio de 1953 Fidel Castro y un grupo de partidarios intento iniciar una revolución al viejo estilo, por la provincia de Oriente, atacando el cuartel militar Moncada de la ciudad de Santiago de Cuba. Esta acción fracasó totalmente, pero el nuevo líder se libró de una muerte segura entregándose de la mano de un obispo de la iglesia católica, mientras la mayoría de sus amigos murieron en la alocada y mal preparada acción.

Durante el juicio Fidel Castro leyó su propio alegato, La Historia me absolverá, que contribuyó a crear un sentimiento de lastima entre los obreros y estudiantes, factor importante en la leyenda que tanto contribuyó a la caída del gobierno de Batista.

Una mejora en la situación económica permitió un aumento de los ingresos típicos del país y el negocio del turismo. Esta actividad que siempre ha sido muy importante para el país vino de nuevo en ayuda del dictador.

Confiado con esta situación, el dictador intentó crear un clima de normalidad y decretó una amnistía política. De nuevo la suerte juega un factor muy importante en la vida del futuro caudillo de los destinos de Cuba.

Una vez libre Fidel Castro se dedica a preparar una rebelión armada para derribar al gobierno de Batista. Se marcha a México donde cuenta con la ayuda de los emigrantes Cubanos y políticos como el ex-presidente Carlos Prio Socarras y los emigrantes Cubanos en Estados Unidos de América.

Desde el inicio la imagen de Fidel Castro se presenta dentro del ámbito de su partido político, el partido Ortodoxo, marginando a miembros del Partido Comunista que abogaban por otros medios de rebelión como la huelga general y que siempre se opusieron a los métodos de Fidel Castro.

Con objeto de corregir errores anteriores Fidel Castro obtiene la ayuda de militares españoles republicanos como el coronel Alberto Bayo que le ofrecieron entrenamiento militar.

Finalmente, en Noviembre de 1956, Fidel Castro logró reunir un total de 82 guerrilleros malamente entrenados y armados que se embarcaron en el yate Gramma con la intención de desembarcar en algún lugar al sur de la provincia de Oriente y esconderse en la Sierra Maestra hasta que otros actos violentos provocarán la caída del régimen.

Simultáneamente se produjeron levantamientos en Santiago de Cuba dirigidos por Frank País en la que murieron la mayoría de los participantes, incluyendo al mismo Frank País que se convirtió entonces en uno de los héroes de la dictadura de los hermanos Castro.

La acción militar fue un desastre y solo un pequeño grupo de los pasajeros del Gramma llegaron a la Sierra Maestra. Desde ese momento se inició una batalla informativa que fue tomando partido a favor de Castro y sus partidarios.

Entre los que llegaron a la Sierra Maestra se encontraba un médico argentino que contribuyó a esta batalla por la imagen. Ernesto "Che" Guevara llegó incluso a alcanzar tanta popularidad como el propio Fidel Castro, gracias a una foto genial que le presentaba con una boina y un tabaco como símbolo de la revolución mundial.

Otra acción violenta bajo la dirección del líder estudiantil José Antonio Echevarria del Directorio Revolucionario en la que se intentó eliminar al dictador Batista a principios de 1957 mediante un ataque al palacio presidencial también tuvo un final trágico y eliminó a otros lideres de la oposición abriendo el camino para su elección como  líder único de la oposición.

También ocurrieron otros hechos violentos como el ataque a un cuartel de Matanzas, con la muerte de todos los atacantes y la sublevación militar de Cienfuegos que también terminó en fracaso debido a la intervención de un grupo de pilotos que fueron posteriormente juzgados por este acto.

Después del desembarco de los "barbudos" como se le llamaba a los guerrilleros que lograron subir a la Sierra Maestra el gobierno inició una campaña de represión para combatir los actos de sabotajes que se efectuaban, normalmente pequeñas bombas, secuestros de figuras internacionales como el corredor automovilística, el argentino Fangio entre otros. Esta represión provocó la muerte de muchos inocentes, muchos mas de los que caían en los pocos enfrentamientos que se realizaban en la Sierra Maestra.

En la guerra de la imagen, Fidel Castro logró llevar a la Sierra al periodista norteamericano Herbert Mattheus quien publicó su entrevista en el New York Times y reproducida en los periodicos de todo el mundo. Esta entrevista represento un giro de 180 grados en la lucha, pues le permitió obtener apoyos financieros y logísticos muy importantes. Al mismo tiempo, sus colaboradores aumentaban, incluyendo oficiales y soldados del ejercito de Batista que se sumaron a su fuerza.

Los barbudos iniciaron emisiones de radio que se emitían bajo el titulo de "Radio Rebelde" desde territorios liberados de Cuba y retransmitidos desde otros países, lo que también aumentó la imagen romántica de los guerrilleros, atrayendo mas seguidores y apoyos financieros.

La nueva ayuda financiera le permitió extender su radio de acción a la provincia de Las Villas, en cuya Sierra del Escambray se situaron dos nuevos lideres, el Argentino "Che" Guevara y el Comandante Camilo Cienfuegos.

Aunque no logró grandes victorias militares, la fruta estaba madura para la caída del régimen de Batista, quien decidió marcharse del país el 31 de Diciembre de 1958 al negarle el gobierno de los Estados Unidos de América su apoyo, lo que provocó la rendición de todos los puestos militares del ejército.

VII  La Dictadura de los Hermanos Castro hasta la fecha

Obtener el control militar y político de Cuba fue relativamente fácil para un líder guerrillero que había contado con una suerte extraordinaria y se había beneficiado de los errores de sus propios opositores y la muerte de los lideres de otras fuerzas que participaron en la derrota del dictador Batista.

Improvisar, siempre ha sido el modus operandi de Fidel Castro que desarrolló una imagen de guerrillero barbudo capaz de hablarle durante horas y horas a sus seguidores siguiendo la práctica de otros dictadores como Mussoline, Hitler, su admirado José Antonio Primo de Rivera y tantos otros.

Siempre ha sido motivo de discusión entre los historiadores la etapa de implantación del poder de Fidel Castro desde Enero de 1959 hasta su declaración de que era comunista en Abril de 1961, con motivo de la fracasada invasión de Playa Girón.

De un lado están los que piensan que todas las acciones fueron parte de un plan totalmente preconcebido y otros opinan que conociendo a Fidel Castro es imposible concebir que pueda planificar nada mas allá de unos días.

Para el propio Castro fue una sorpresa la huida del dictador Fulgencio Batista el 31 de Diciembre de 1958, pues la situación militar no era tan grave para provocar una estampida.

Quizás sorprendido por esta victoria que le llego algunos meses antes de lo que el esperaba, su primera reacción fue la de nombrar un gobierno que evitara sospechas innecesarias de los financieros, empresarios y los estudiantes que pudieran complicar su ascenso al poder.

El gobierno de fachada propuesto por el propio Castro no podía ser más conciliador. Como presidente nombró al profesor y jurista Manuel Urrutia (en agradecimiento por haber emitido un voto particular durante el juicio por el ataque al cuartel Moncada ) y jefe de gobierno a José Miró Cardona. Otros ministros lo fueron Roberto Agramonte, López Fresquet, Faustino Pérez y Humberto Sori Marin.

Este gobierno le permite a Castro ganar unas semanas para intentar organizar su propio plan de acción. Debemos recordar que Castro era un desconocido para la mayoría del pueblo Cubano y aún más para los empresarios y sobre todo para el gobierno y el pueblo de los Estados Unidos de América y el necesitaba tiempo para consolidar su posición.

Una vez que logra asegurarse de que cuenta con el control militar al disolver el ejército de Batista, detener a los militares que se le podrían oponer e integrar a los soldados más dóciles en el llamado ejercito revolucionario, se decide por nombrar un gobierno más afín a sus intereses.

De nuevo la suerte de este carismático político se pone a su favor y logra utilizar un grupo de políticos honrados en su propio provecho.

En el mes de Febrero Castro cambia a Miró Cardona y se suceden una serie de medidas de imagen que aparecen agradables para la mayoría del pueblo.

Nadie estaba en contra de que se controlara el juego, la corrupción administrativa y fiscal. Se habla de medidas para atraer el apoyo popular como la ley de alquileres, una amnistía fiscal, planes de construcción de viviendas para todos (un programa propagandístico llamado la ley Pastorita, por la persona que dirigía el programa), y aumentos de sueldo, entre otros.

Al mismo tiempo, Castro mantiene una batalla de imagen que le permitiera ganar tiempo para su consolidación, reuniéndose con empresarios Cubanos para obtener su apoyo, al menos de forma provisional. Se realizan visitas a los Estados Unidos de América, tanto de lideres menores como del propio Fidel Castro que fue entrevistado por la televisión donde aseguró que no era comunista y que tampoco pretendía establecer una dictadura.

Los analistas internacionales cometieron errores importantes al evaluar al nuevo jefe de la política cubana. Por un lado se evaluaba que Castro no contó con el apoyo del partido Comunista Cubano y que en la primera etapa los empresarios y financieros Cubanos veían con buenos ojos sus medidas, que consideraban de carácter nacionalistas y esperaban verse beneficiados por las mismas.

En el mes de Mayo Castro vuelve a atacar y anuncia su ley de Reforma Agraria, que en una primera etapa mantenía la propiedad privada y limitaba la extensión de las tierras hasta cerca de las 560 hectáreas.  Con esta ley solo se afectaba los intereses de los grandes latifundios y las grandes empresas Norteamericanas, por lo que mantiene el apoyo de la mayoría de los empresarios cubanos que aún controlan los centrales azucareros.

En paralelo continua la guerra de imagen y se intenta disminuir el efecto negativo que han provocado los juicios de los militares culpables de asesinatos y torturas,  por su falta de control, lo que provoca la muerte de muchos inocentes, victimas de venganzas personales o de errores de identificación.

Los llamados juicios de los crímenes de guerra cometidos durante el alzamiento en la Sierra Maestra constituyen uno de los mayores crímenes del Castrismo. Si bien es cierto que existieron numerosos casos de excesos de los soldados en las zonas rurales y de algunos grupos de policías, también se utilizaron estos juicios para venganzas personales y hasta intereses económicos y principalmente para eliminar numerosos posibles disidentes a los planes personales de Fidel Castro.

En Julio de 1959 Castro ya se siente fuerte para sustituir al juez Manuel Urrutia en la presidencia y nombra a Osvaldo Dorticós Torvado que le sirve de pantalla durante bastantes años. El ex-presidente Urrutia tiene que exiliarse al iniciarse las acusaciones de contrarrevolución contra el.

Durante esta época se desarrolla una estrategia muy efectiva que el pueblo denominó como "la revolución del callo".  Castro logra que los financieros e industriales le apoyen en la reforma agraria porque a ellos no les afecta. Posteriormente toma el control de la banca y los industriales le apoyan porque no les afecta.

La ley de Reforma Urbana que permite el acceso a la propiedad de la vivienda a todos los que la alquilan es apoyada porque solo afecta a un grupo pequeño. De esta forma Castro logra implantar leyes injustas que son apoyadas por el resto de los sectores porque no les afecta a ellos...por el momento. Cuando la clase media cubana se da cuenta de los efectos de la "revolución del callo" es ya tarde para unirse en un frente común que les permitiera una oposición valida.

La demora de los pequeños empresarios, profesionales y estudiantes en darse cuenta de las verdaderas intenciones de Castro le permiten controlar durante el resto del año 59 y 1960 la banca e industrias vitales que poco a poco son nacionalizadas o intervenidas.

Las Disidencias dentro del Movimiento 26 de Julio

El propio Castro se mostró sorprendido de haber obtenido un control absoluto de los poderes públicos y militares cubanos para el cual no contaba con una organización política y administrativa capaz de administrarla.

La maquinaria política del movimiento 26 de Julio no era homogénea ni estaba organizada por lo que inmediatamente surgieron celos y discrepancias con las medidas que implantaba Castro.

Los lideres procedentes del partido Ortodoxo fueron sustituidos y los estudiantes del directorio revolucionario no contaban con lideres capaces de encauzar una oposición organizada que protegiera los derechos constitucionales por lo que la federación estudiantil universitaria fue una de las instituciones que primero fueron controladas por comunistas encubiertos.

La Confederación de trabajadores de Cuba también fue controlada por lideres Fidelistas con lo que se comenzó una nueva división entre los partidarios del movimiento 26 de Julio y una nueva tendencia de obediencia ciega a las directrices de Castro.

Lideres del movimiento 26 de Julio como Huber Matos fueron detenidos, juzgados y condenados por el simple hecho de protestar por la sustitución de los lideres del movimiento 26 de Julio por los incondicionales de Fidel Castro, que en algunos casos también eran comunistas. También desapareció el comandante Camilo Cienfuegos, probablemente el líder más popular después del propio Castro. La muerte de Camilo, como se le llamaba, cuyo avión se perdió en circunstancias no explicadas cuando regresaba de investigar el procesamiento de Huber Matos. Muchos piensan que de no morir, hubiera terminado igual que Huber Matos y otros que el propio Castro ordenó su muerte, simulando un accidente para evitar sospechas.

Fueron numerosos los que colaboraron intensamente, con riesgo de sus vidas en la lucha contra Batista, que se vieron acusados de "contrarrevolucionarios" o "gusanos", apelativos que utilizaba Castro con los que se oponían a sus leyes, en las que se mezclaban leyes justas con otras erráticas que afectaban hasta el propio desarrollo de sus objetivos.

A finales de 1959 Castro se encontró con que se estaba creando una corriente "Fidelista" que no contaba con una doctrina u organización capaz, por lo que fue integrando los cuadros del Partido Comunista de Cuba entre sus partidarios, colocándolos en puestos claves del gobierno y las empresas que se iban gradualmente nacionalizando.

La Ley de Reforma Agraria

La primera redacción de la ley de reforma agraria, hubiera contribuido al aumento de la producción, si se hubieran visto los nuevos "propietarios" apoyados por unidades de formación y financiación. Esta ley limitaba la propiedad de la tierra a menos de 600 hectáreas. Sin embargo como los objetivos de los Hermanos Castro eran erráticos se redujeron a solo cinco  hectáreas posteriormente  para incentivar la creación de cooperativas que tuvieron un resultado negativo para la producción y la propia imagen del gobierno de Castro que no se ha podido librar del racionamiento en un país extremadamente dotado para la agricultura y la pesca por sus condiciones climáticas después de 40 años de la ineficaz gestión tipo "Fidel" que no permite una planificación uniforme e incentivos al trabajo en relación a la producción.

En numerosas ocasiones se ha permitido que los propietarios particulares que aún conservan las extensiones de tierra hasta cinco hectáreas vendan una parte de sus productos en mercados libres y ha sido suficiente para eliminar la escasez de los productos cuya venta se permite. Pero basta que eso suceda para que el errático Castro cambie de opinión y con sus típica leyes "televisas" produce cambios de opinión, alegando que quiere evitar el enriquecimiento de estos campesinos y destruye lo que se ha logrado en meses, en un solo día.

La Ley de Reforma Urbana

Para obtener el apoyo de los obreros que vivían en las ciudades y la mayoría de los cuales pagaban alquileres, Castro decidió la apropiación de las viviendas alquiladas, que fueron asignadas a los arrendatarios creando otro de los sistemas de desigualdades más injustos de la dictadura Castrista.

Los obreros y muchos campesinos recibieron en propiedad las modestas casas en que vivían, la mayoría de las cuales todavía conservan en lamentables condiciones de mantenimiento. Por el contrario, la "nueva clase" que se estaba creando con los altos cargos incondicionales del fidelismo se apropiaban las casas de mayor nivel de la clase media y profesional cubana que se marchaban hacía Estados Unidos de América, cuando les llegaba la presión sobre su propio "callo" al no contar con el apoyo de los otros sectores que todavía no habían sido afectados, lo que impidió la creación de una oposición unida.

Castro estableció que aquellos que se marcharan debían entregar todas sus propiedades al gobierno. Esta medida alcanzó limites realmente crueles, pues desde 1962 hasta finales de los años 80 solo podían conservar los exiliados tres mudas de ropa, un par de zapatos y poco más, debiendo entregar la casa, los coches y el resto de la ropa, enceres y efectivo, pues se les obligaba a marcharse sin un solo céntimo.

Las ideas erráticas de Castro le llevaron al anunció del plan "Pastorita" de construcción de viviendas basado en una financiación absurda que convertía los billetes de la lotería en bonos del estado. Ideas como esta se creaban para justificar medidas anteriores en contra del juego.

Se considera un acto contrarrevolucionario preguntar que ha sucedido con todas estas ideas.

La Expropiación de la Industria y los Negocios

A partir de 1960, siguiendo una estrategia errática pero sin pausa, Castro aprovechaba cualquier signo de oposición a sus medidas para dar uno de sus largos discursos y decir que debido a las acciones de los contrarrevolucionarios se veía obligado a proceder a la nacionalización de un nuevo sector, ya se tratara de industrias o comercios.

Por razones que no se entienden muy bien, la reacción de cada sector era intentar obtener algún dinero en divisas y marcharse a la Florida y esperar que otros se encargaran de derrocar al dictador para recuperar sus propiedades y volver a Cuba, en lugar de organizar una oposición local que hubiera creado más dificultades en cada una de las nuevas acciones erráticas del Castrismo.

La Expropiación de las Propiedades de Extranjeros

Siguiendo la estrategia de provocar enfrentamientos con los países extranjeros cuyos nacionalidades poseían propiedades en Cuba se utilizo una formula semejante.

Primero se provocó a los propietarios de las refinerías de petróleo que cayeron en la trampa ingenuamente. Al pedirles que refinaran petróleo de la Unión Soviética se negaron y pusieron en bandeja la acción de “....nos vemos obligados a proceder a la expropiación de estos recursos que ahora pertenecerán al pueblo”.

La ruptura de relaciones por parte de Estados Unidos de América justificó otras expropiaciones a las que siguieron las de otros países incluido España, a partir de la valiente pero ineficaz acción del embajador Lojendio que se presentó en el estudio de televisión desde el que Castro estaba criticando el régimen Español.

Los países democráticos reaccionaron de diferente maneras, según sus intereses comerciales, independientemente de sus ideologías.

Durante esta primera época de la apropiación de los derechos constitucionales del pueblo Cubano, el gobierno norteamericano se confió demasiado en su fuerza e infravaloró la suerte del nuevo dictador americano. El presidente durante esta etapa era Dweith Eisenhower, héroe militar de la segunda guerra mundial, hecho presidente para lograr el triunfo de los republicanos, pero ya viejo, enfermo del corazón y cerca de unas elecciones, período durante el cual se evita tomar decisiones que puedan afectar el resultado de las mismas.

La primera decisión equivocada se basaba en apoyar una invasión limitada con cobertura aérea que provocara el levantamiento de la población. No se contaba con que el Partido Republicano perdiera las elecciones y que un nuevo presidente que como se demostró posteriormente no poseía las cualidades de un verdadero líder tomara el mando.

En la realidad el nuevo presidente Kennedy era un político débil y atemorizado que desconocía su propia fuerza, corrupto de acuerdo a las reglas actuales de ética política y mujeriego cuya decisión equivocada de reducir el apoyo aéreo y aprovechar la ocasión para efectuar una negociación más favorable de la situación de Berlín y Turquía que demostró estar equivocada.

Algunos países como Canadá, Japón, Inglaterra, Israel, México y España entre otros dejaron a un lado sus ideologías y eligieron apoyar al dictador a cambio del negocio que podían obtener en condiciones muy ventajosas al sustituir a los proveedores norteamericanos.

La Anécdota “Che Guevara”

Ernesto Guevara, argentino, había participado en la intentona de Jacobo Arbenz de establecer un país comunista en América Latina que fue abortada por la intervención norteamericana.

En México se unió al grupo que se unió a Castro en el yate Gramma y colaboró en su función de médico con los guerrilleros que lograron sobrevivir y marchar a la Sierra Maestra.

Las fotos del che con su boina fumando un puro cubano dieron la vuelta al mundo y le crearon una imagen muy útil para la revolución.

Sin embargo, detrás de esta imagen la realidad era muy distinta. El Che era un personaje que no respondía a su imagen. En numerosas ocasiones demostró su ineficiencia. Primero en el Banco Nacional de Cuba, donde fue despedido por el propio Castro, al igual que los siguientes empleos que ocupó en el Instituto Nacional de Reforma Agraria.

La situación se volvió insostenible y de haber continuado el "Che" en Cuba hubiera terminado como Huber Matos o Camilo Cienfuegos.

El carácter de Guevara marcó su propio destino. Ernesto Guevara era un hombre enfermo de asma y esto le acomplejaba pues los medicamentos tenían un efecto muy devastador en su personalidad.

Una vez que comprendió que había fracasado en Cuba a pesar de la alta estima que tenía de si mismo, pensó que si Castro había liberado un país, el sería capaz de liberar uno o más continentes.

La realidad fue muy diferente, pues el Che no contaba con la personalidad carismática de Castro ni su suerte. Sus intentos subversivos en Africa fueron un total fracaso, pues la personalidad del Che era bastante desagradable lo que le acarreaba enemigos y desconfiados de su capacidad.

De nuevo el fracaso le impulso a intentar nuevas aventuras, esta vez más modestas en Bolivia, pues ya no contaba ni siquiera con el apoyo logístico y financiero de Castro. El fracaso llegó por su propia incapacidad para comprender sus limitaciones. El "Che" era capaz de crearse enemigos a los pocos minutos de hablar incluso a los campesinos más sencillos pues irradiaba un complejo de inferioridad que intentaba compensar con la soberbia.

El tiempo que pasó en Bolivia fue una tortura para su cuerpo y su propia autoestima al comprobar su incapacidad, muy tarde para retirarse y encontró la muerte en un lugar perdido en el mapa para la tranquilidad tanto de Castro como los  gobiernos latinoamericanos.

Vídeos relacionados