Historia de Colombia

Historia colombiana siglo XX. Influencias de potencias mundiales. Intereses políticos, sociales, políticos. Conflictos. Guerrillas

  • Enviado por: Nssn
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 4 páginas
publicidad

LA INFLUENCIA DE LA URSS Y LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA EN LA COLOMBIA DE 1926 A 1929 Y LOS HECHOS EN LOS QUE SE VIÓ REFLEJADA

Colombia, y en general América Latina, ha sido un país fácilmente influenciable por su inocencia política y su necesidad económica, oportunidad aprovechada por las potencias como el Reino Unido, inicialmente, y los Estados Unidos en el siglo XX y la actualidad. Así mismo se ha visto influenciado, de manera aparentemente involuntaria, por los ideales nacidos en países como la antigua URSS.

En este breve ensayo se pretenden exponer estas fuertes influencias en el transcurso social, político y económico de la Colombia de 1926 a 1929.

Nos ubicamos en la Colombia de 1926, el conservador Miguel Abadía Méndez ha subido recientemente al poder continuando con la tradición de la prolongada Hegemonía Conservadora. El país se encontraba en condiciones prosperas por la inyección de capital extranjero, principalmente estadounidense, pero la brecha y los conflictos sociales se agudizaban. Hace aproximadamente un año o dos, una antioqueña de 38 años, María de los Angeles Cano Márques, mas conocida simplemente como María Cano, había iniciado una campaña a lo largo del país, promoviendo la libertad y la igualdad, dispuesta a enfrentarse al régimen conservador y a luchar contra la explotación de los asalariados, las tiranías de las compañías yanquis y la ignorancia del pueblo, altamente influenciada por los ideales comunistas de Lenin, Marx y la revolución Rusa, promoviendo principalmente el movimiento de los tres ochos: ocho horas de trabajo, ocho horas de estudio y ocho horas de descanso. Estas compañías yanquis estaban orientadas completamente diferente a María Cano, como hijas del capitalismo y por lo tanto de los Estados Unidos, como es evidente. Muy pronto la situación se agitó un poco más, los líderes socialistas, como Raúl Mahecha y la mismísima María Cano, ayudaron e incentivaron a los obreros a organizar huelgas cada vez más decididas. Esta situación se repitió cada vez con mayor frecuencia, adoptando progresivamente tácticas mas violentas, dada la falta de atención por parte del gobierno, y la inexistencia de entidades gubernamentales que regularan este tipo de hechos. Una de las principales representaciones de estas situaciones fueron las huelgas de la Tropical Oil Company, dirigidas por Mahecha, en las cuales los obreros exigían alzas en los salarios, los cuales se habían mantenido constantes en dos años. El gobierno, en medio de su manejo de intereses, decidió apoyar a la compañía, logrando que el alza de salarios no se llevara a cabo, y que mil doscientos huelguistas fueran despedidos de sus trabajos. Mahecha pasó dos años en la cárcel, después de los cuales hizo parte de los organizadores de una segunda confrontación, en la cual cinco mil obreros se mantuvieron parados durante tres semanas, pero el gobierno apoyó una vez mas a la compañía extranjera. La policía abrió fuego contra los trabajadores, dejando dos víctimas fatales. La huelga terminó, el gobierno declaró el estado de sitio, dio cárcel a los obreros y deportó a los dirigentes de ésta.

Los dirigentes socialistas más destacados, Torres Giraldo, Francisco de Heredia, Tomás Uribe Vargas, Guillermo Hernández Rodríguez y María Cano, fundaron en 1926 el III Congreso de la Confederación Obrera Nacional, generando un mayor crecimiento cuantitativo del Partido Social Revolucionario, y enfrentando la oposición de sectores radícales.

En mas de una ocasión, el Partido Social Revolucionario, se vio tentado a unirse a los liberales para aprovechar el desprestigió del gobierno, y levantar una revuelta armada, pero los liberales solo pretendían aprovecharse de ellos, para conseguir una mayor participación dentro del poder político.

La agitación y los conflictos obreros aumentaban progresivamente, mientras algunos otros grupos obreros mantuvieron el control. En 1928 la actividad protestante obrera mermó, muy posiblemente a causa de el aumento del desempleo y la estabilización de los salarios, mientras algunos grupos conformados por antiguos miembros de las guerrillas liberales, se organizaban y conformaban el Comité Conspirativo Central en contra del gobierno conservador. Este, por su parte, se defendía de la crecientes agitaciones del socialismo revolucionario, proponiendo una ley que castigara a quienes atentaran contra la patria, la ley se implanto, pero fue reformada por las múltiples oposiciones tanto liberales como conservadoras, ya que violaba las garantías y los derechos individuales expuestos en la Constitución.

Las consecuencias de la reciente ley no tardaron en hacerse evidentes, y en Octubre de 1928 se inició una ola de arrestos a los miembros del Partido Social Revolucionario. Pero la medida no impidió que se llevara a cabo la mayor y mas violenta protesta obrera, que se dio en contra de la United Fruit Company en diciembre del mismo año, en el sector bananero de Santa Marta. Los obreros protestaban por las pésimas condiciones de trabajo y por el pago del salario, el cual se hacia por medio de bonos, intercambiables únicamente por productos de la compañía estadounidense. El ejército arresto a mas de cuatrocientos obreros, para tratar de llegar a un acuerdo a cambio de su libertad, brindo toda la protección necesaria a los norteamericanos encargados, e incluso designo un grupo de soldados para reemplazar a los empleados en su trabajo. La United Fruit Company no acepto ningún tipo de trato, e inclusive negó que los huelguistas eran sus obreros para evadir las responsabilidades laborales que esto acarrearía. La situación se torno mas aguda, pasaron cinco semanas y al no encontrar respuesta alguna los obreros se establecieron con sus familias (mujeres y niños) en los rieles de los trenes bananeros. Los simpatizantes de la huelga, y los obreros se reunieron el 5 de Diciembre de 1928 en la plaza Ciénaga, el jefe militar de la zona, Carlos Cortéz Vargas, ordenó a sus tropas a disparar en contra de la multitud, dando muerte a 100 obreros, y posteriormente a otros 29, que sumados a las víctimas de las otras descargas suman un total de mil cuatrocientos muertos.

Después de estos hechos, Jorge Eliécer Gaitan, un jóven representante liberal toma el mando de la oposición conservadora, aprovechando las irregularidades y el prestigió del gobierno, sumando además situaciones adversas, como las repercusiones de la Gran Depresión de Octubre de 1929. La sentencia fue dictada, y la muerte de la Hegemonía Conservadora no podía esperar mas.

Como es evidente en estos hechos, Colombia se vio influenciada por dos potencias mundiales, pero vale la pena hacer una importante distinción, la URSS influyó ideológicamente sobre el pueblo, y los Estados Unidos de América manipularon el gobierno conservador. El choque de estas dos influencias dejo gran cantidad de víctimas, y aunque los socialistas revolucionarios tuvieron un gran despliegue humano, y se unieron en medio de una ideología, no pudieron luchar en contra de las armas del poder. Pero este pagó su precio, termino las huelgas, pero a costa de su desprestigio, demostrando su parcialidad y su mínima autonomía.