Historia de Chile

Contemporánea. Arturo Alessandri Palma. Líder popular. Reformas políticas, económicas y sociales

  • Enviado por: SouL
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

TRABAJO SOBRE

LA HISTORIA DE CHILE

INTRODUCCIÓN

En este trabajo tomaré un problema dentro de los años 1870 a 1973, para formular una hipótesis, presentar el tema a tratar y mostrar los objetivos que se tratarán de comprobar mediante el desarrollo del trabajo.

Primero que todo el planteamiento de la hipótesis, el problema, las citas textuales más relevantes y los libros usados en el trabajo (u otros medios de información), se darán a conocer al curso por medio de una disertación.

Dentro del informe lograré un análisis completo y detallado del tema, para esto, recaude información en libros y enciclopedias y fui anotando citas textuales que me sirvieran para demostrar mi hipótesis y mis objetivos planteados.

En la etapa final haré un resumen general del tema para finalizar con una conclusión la cual demostrará mi hipótesis y mis objetivos planteados al principio del trabajo.

PROBLEMA

¿Por qué el presidente Arturo Alessandri Palma fue considerado un “gran líder popular” en su época?.

HIPÓTESIS

“El presidente Arturo Alessandri Palma, durante su mandato, fue considerado un gran líder popular porque abrió paso a las reformas políticas, económicas y sociales, ayudando en gran parte al pueblo y actuando como su intermediario a la hora de tomar decisiones que afectaran a éste”.

OBJETIVOS

  • Conocer los aportes que tuvieron para el país sus reformas económicas, políticas y sociales.

  • Conocer y analizar los pensamientos e ideas políticas de Arturo Alessandri Palma.

TEMA

En este trabajo analizaré los dos gobiernos de Arturo Alessandri Palma y sus obras.

En su campaña presidencial puso todo su énfasis en lograr una comunicación directa y sincera con el pueblo, para así lograr mayor popularidad.

Durante su primer mandato tuvo muchos problemas con las fuerzas militares y el congreso, por lo tanto no pudo lograr sus objetivos que favorecían a la clase media.

Cuando ejerció la administración del país durante los años 1932 y 1938, logró importantes obras y leyes que permitían a los obreros y a sus familias tener una vida más digna, con más oportunidades y mayor comodidad.

En el segundo gobierno, Alessandri pierde popularidad por el incidente ocurrido con un grupo de jóvenes nazistas.

ARTURO ALESSANDRI PALMA

Antes de comenzar a redactar específicamente el tema que se debe comprobar, hay que conocer la vida y obra de Don Arturo Alessandri Palma.

Don Arturo Alessandri Palma nació en la provincia de Linares un 20 de diciembre de 1868, fue el tercero de seis hermanos. Sus padres fueron Pedro Alessandri Vargas y Susana Palma Guzmán.

Ingresó, en 1880, al Colegio de los Padres Franceses. Estudió Derecho en la Universidad de Chile; realizó su memoria de Leyes sobre Las Habitaciones Obreras, donde denunció las malas condiciones en que vivían los sectores populares en la ciudad. Se graduó de abogado en 1893.

Fue miembro del Partido Liberal e inició su carrera política en 1897.

En 1915, en un clima de mucha violencia política en el Norte, Alessandri fue elegido senador por la provincia de Tarapacá. En esta época se le adjudicó su apodo de “León de Tarapacá”, debido a la conducta envalentonada que mantuvo durante la campaña.

En 1920 triunfó por un estrecho margen en las elecciones presidenciales, como candidato por la Alianza Liberal. Durante su campaña había anunciado un programa revolucionario para la época, que produjo mucha alarma entre los conservadores y esperanzas en los sectores populares.

Planteó la laicización de las instituciones, el establecimiento de una legislación social y un código del trabajo, para satisfacer aspiraciones del proletariado, su "querida chusma", como él se refería a este sector social.

En lo económico, era partidario de fijar un impuesto a la renta y de crear el Banco Central. En términos políticos se mostraba partidario del fortalecimiento del Ejecutivo.

Su primer paso como presidente de Chile estuvo marcado por momentos muy difíciles y situaciones poco comunes. En 1924, tuvo una gran crisis con las fuerzas militares chilenas, por esta situación, Alessandri decide dejar la presidencia y viaja, junto a su familia, a Europa. Vuelve en 1925, porque una nueva junta le solicitó que regresará y asumiera el mando para reestablecer el orden del país. Alessandri vuelve con la tarea de modificar el régimen político y redactar una nueva constitución.

A pesar de todas las medidas instauradas por Alessandri, el país no logró la estabilidad política deseada. Por esta situación Arturo Alessandri (enfrentado a un nuevo intento de golpe de Estado), decide renunciar a su cargo.

Durante el gobierno de Ibáñez (1927-1930), Alessandri se vio obligado a abandonar el país; se dirigió a Europa y volvió a Chile el año 1932. En este año se realizaron elecciones presidenciales, donde participa el “León de Tarapacá”, triunfando esta vez, por una amplia mayoría.

La primera tarea de Alessandri al comenzar su segundo gobierno fue superar la crisis financiera y su ministro de Hacienda, Gustavo Ross, fue clave en esta labor.

Durante este segundo gobierno se dictaron importantes leyes que mejoraron la situación de obreros y empleados, además de muchas obras de gran importancia para el país.

El 5 de septiembre de 1938, un grupo de sesenta jóvenes nazistas armados ingresó al edificio del Seguro Obrero, y simultáneamente otro grupo se apoderó de la Casa Central de la Universidad de Chile. Los nazistas comenzaron a disparar desde el edificio del Seguro Obrero hacia la Moneda provocando una enorme alarma, agudizada por noticias difundidas sobre el derrocamiento del gobierno.

La reacción presidencial fue enérgica: ya rendidos y desarmados, los jóvenes nazistas fueron brutalmente asesinados. La responsabilidad política y administrativa fue del Presidente, perdiendo así apoyo de los sectores populares.

Muere súbitamente el 24 de agosto de 1950, cuando ejercía el cargo de Senador por Santiago.

“Alessandri era un político de gran inteligencia y hábil oratoria, que sabía arrastrar a las masas. Su espíritu de valiente caudillo quedó demostrado en una elección de senador por Tarapacá, donde obtuvo un duro triunfo sobre un rival conservador (…). Dotado de especial sensibilidad, supo comprender el problema social y forjar un plan de reformas. Según su pensamiento, para evitar una revolución era necesario abrir paso a la evolución. Así podrán realizarse pacíficamente los cambios que eran necesarios…”(1). En esta cita se reconoce a Arturo Alessandri Palma como una persona muy cooperadora y preocupada por los problemas que aquejaban al pueblo chileno. Estaba totalmente enfocado en aplicar reformas políticas y económicas para lograr la evolución o cambio, que según sus ideales políticos, eran necesarios para el avance en el bienestar social y económico del país.

Al presentar a Arturo Alessandri Palma, como candidato a la presidencia de la República por la Alianza Liberal, se empieza a sentir en el país un nuevo tipo de gobierno, ésta vez se incluiría a los sectores medios y bajos (el pueblo); esto se comprueba al saber la composición social de la Alianza Liberal. De a poco se iría apagando el poder de la oligarquía, esto queda demostrado mediante el siguiente párrafo: “La proclamación de Alessandri como candidato a la presidencia de la República por la alianza liberal , vino a quebrar el control oligárquico de la vida política nacional, mantenido desde la independencia. “Quiero ser una amenaza para los espíritus reaccionarios” dijo éste al ser proclamado.

La alianza liberal, que apoyaba a Alessandri, estaba compuesta socialmente por sectores medio, pequeños comerciantes, industriales y agricultores, muchos de ellos de provincia, junto a artesanos y obreros. Sin embargo, aún incluía oligarcas progresistas…” (2).

(1) Sergio Villalobos R., Breve Historia de Chile, Universitaria, 2002, Pág. 182.

(2) Carlos Aldunate et al, Nueva Historia de Chile, Zig-Zag, 2000, Pág.,. 399.

“...Los programas de ambos candidatos no fueron significativamente diferentes. Ambos propusieron la libertad electoral y de conciencia, la estabilización de la moneda, el fomento de la industria y de las obras públicas, la instrucción primaria obligatoria y la legislación social. Pero los discursos de Barros eran académicos, fríos, dichos para hombres como él; los de Alessandri eran incendiarias piezas de oratoria que apelaban a la sensibilidad de las multitudes (…). Para Alessandri, el presente era un momento de transformación social que abría posibilidades enormes para el futuro y debía traducirse en una nueva institucionalidad. Su visión era optimista…” (3). En esta cita se nota la marcada diferencia que existía entre los dos candidatos que se disputaban la presidencia de Chile. Alessandri no sólo usaba mecanismos de promesas y esperanzas al país, sino que también ocupaba su gran poder carismático y su astucia como político, en cambio Barros se quedaba con lo primero, que al pueblo no le convencía. Gracias a este tipo de visión Alessandri pudo lograr el respeto y seguimiento de parte importante de la ciudadanía.

El respeto y seguimiento de las masas hacia Alessandri, era totalmente nuevo, provocó grandes revoluciones en la forma en que se realizaban las candidaturas presidenciales hasta esa fecha; este vez el candidato se acercó mucho más a la gente, logrando el apoyo de gran cantidad de personas que no dejaban de ensalzarlo con simpáticos gritos y frases de apoyo. A través de esta cita se puede corroborar claramente esta situación: “El pueblo de Santiago y de las provincias salió a las calles a vitorear a Alessandri, se reunió en asambleas comunales, en desfiles callejeros, escribió poemas, compuso canciones, rodeó su casa de la Alameda día y noche.

El candidato supo recoger este fervor e impuso un nuevo estilo político. Recorrió el país pueblo por pueblo e hizo sentir a esta nueva audiencia que él representaba sus anhelos. Más de una vez, el debate político del año 20 ha sido considerado como pura demagogia. Pero su anhelo de cambio era sincero…”

(3) Carlos Aldunate et al, Nueva Historia de Chile, Zig-Zag, 2000, Pág. 400.

(4) Carlos Aldunate et al, Nueva Historia de Chile, Zig-Zag, 2000, Pág. 401.

“Alessandri asumió el gobierno en medio de un ambiente de gran expectación. De uno y otro lado se esperaban las realizaciones de un presidente que había prometido cambios significativos. Sin embargo, las condiciones imperantes no eran favorables para el nuevo gobierno.

El congreso, mayoritariamente opositor, impedía que las reformas propuestas por el gobierno para enfrentar la crisis se materializaran.

El presidente Alessandri veía en las leyes que proponía la forma de abrir un cauce legal a la protesta obrera, permitiendo una evolución social pacífica basada en la justicia, como alternativa frente a las fórmulas represivas que acallaban el clamor popular con métodos no sólo reprobables moralmente, sino que, además, de dudoso resultado a largo plazo…”(5). Durante el primer gobierno de Arturo Alessandri, sus ideas de evolución y cambio se vieron sumamente afectadas por el Congreso, que impedía que todas estas leyes y nuevos proyectos se materializaran. Estaban totalmente en contra de lo que el presidente proponía y al existir esta lucha el país jamás podría progresar; para que resultaran los cambios propuestos tendría que haber un acuerdo entre los poderes que dirigían el país. Esto fue cambiando lentamente.

“Durante la segunda administración de Alessandri, la constitución de 1925 se legitimó en todos los sectores políticos, y con ello la democracia liberal que, con la irrupción de los nuevos sectores sociales, fue adquiriendo paulatinamente un carácter más amplio. Alessandri sostenía que para asegurar la estabilidad política se necesitaba un gobierno fuerte, con amplias atribuciones, capaz de detener los intentos golpistas...”(6). Al contar con la legitimación de la constitución de 1925 se puede empezar a pensar en que las ideas de evolución estarían siendo más cercanas y que durante esta segunda administración de Alessandri se podrían concretar varias ideas que en el pasado quedaron estancadas por los conflictos con el congreso.

(5) Carlos Aldunate et al, Nueva Historia de Chile, Zig-Zag, 2000, Pág. 404.

(6) Carlos Aldunate et al, Nueva Historia de Chile, Zig-Zag, 2000, Pág. 432.

“Las ventas al exterior aumentan notoriamente, especialmente la del salitre. El equilibrio presupuestario se reestablece rápidamente gracias a la reducción del gasto público y al aumento de los impuestos directos e indirectos. La disminución lenta y gradual de la cesantía (...). La mayor disponibilidad de recursos permite al Fisco enfrentar un vasto plan de obras públicas, construcción de caminos, hospitales y ferrocarriles, entre los cuales figura el de Antofagasta a Salta...”(7). Con esta cita se muestra lo fructífero que fue el gobierno de Don Arturo Alessandri Palma y el equilibrio económico que se logró en el país durante este período.

“Las primeras acciones que llevaron a su puesta en práctica, se desarrollaron bajo el segundo gobierno de Arturo Alessandri Palma, entre 1932 y 1938. Estas fueron: el establecimiento de medidas protectoras de la industria nacional y la entrega de créditos y estímulos económicos y tributarios para las empresas...”(8). Esta cita relata la importancia que tuvieron las medidas aplicadas durante el gobierno de Alessandri para conseguir el desarrollo hacia adentro.

Gracias a la gestión de Arturo Alessandri se pudieron satisfacer importantes necesidades de los obreros, se promulgaron leyes que favorecieron enormemente al pueblo y el país se estabilizó, en cuanto a los aspectos sociales de la administración: “El impulso dado a la construcción y a las obras públicas, la recuperación de la industria textil y la reactivación de las salitreras del norte, van a constituir factores claves para la reducción del problema a niveles normales. Una ley importante, aprobada en 1937, es la del sueldo mínimo y vital, para el comercio y la industria. La ley de medicina preventiva (...). Otra importante acción en el campo social que realiza la administración de Alessandri es la Caja de la Habitación Popular, destinada al fomento de la construcción de viviendas para la clase más pobre...”(9)

“El año 1934 el gobierno de Alessandri otorga el voto municipal a las mujeres (...). Se dista la ley de edificación escolar, complementada, más tarde, con la formación de una Sociedad Constructora de Establecimientos Educacionales. El programa propuesto por el gobierno pudo ser cumplido, excediendo las metas consideradas inicialmente...”(10). Con estas leyes e iniciativas se mejoraba la educación y se le daba más participación en el acontecer nacional a la mujer, que por mucho tiempo habían estado alejadas de las decisiones que se tomaban en el país.

(7) Alejandro Concha Cruz et al, Historia de Chile, Bibliográfica Internacional, 2000, Pág. 436.

(8) Enrique Azúa Herrera et al, Ciencias Sociales Historia de Chile 2° Medio, Santillana, 2000, Pág. 226.

(9) Alejandro Concha Cruz et al, Historia de Chile, Bibliográfica Internacional, 2000, Pág. 437.

(10) Alejandro Concha Cruz et al, Historia de Chile, Bibliográfica Internacional, 2000, Pág. 437.

CONCLUSIÓN

Por medio de este trabajo se logró reafirmar la hipótesis planteada en el principio del trabajo, la cual decía que Arturo Alessandri Palma era considerado un gran líder popular, porque abrió paso a las reformas políticas, económicas y sociales, ayudando en gran parte al pueblo y actuando como su intermediario en la toma de decisiones para mejorar la vida de los obreros.

Para hacer constatar esta afirmación se pueden tomar las siguientes conclusiones:

  • Arturo Alessandri Palma era una persona con un gran carisma y tenía notables habilidades de oratoria, con lo que lograba llevar a las masas y transmitir sus propósitos optimistas como presidente.

  • Sus ideas estaban basadas en el radicalismo, la reestructuración de los ámbitos políticos, económicos y sociales.

  • Era partidario de evolucionar para lograr cambios.

  • Durante su mandato se gestaron obras y leyes bastante buenas, que lograron una estabilidad en el país.

  • Alessandri creía firmemente en el poder de la clase media y se enfocaba en ayudar a este sector.

Con estas conclusiones, también se puede decir que los objetivos fueron cumplidos.

BIBLIOGRAFÍA

  • Alfonso De la Peña, “Historia de Chile”(Tomo I), 1998, Soluciones escolares.

  • Alejandro Concha Cruz et al, “Historia de Chile”, 2000, Bibliográfica internacional.

  • Carlos Aldunate et al, “Nueva historia de Chile”, 2000, Zig-Zag.

  • Francisco Antonio Encina et al, “Gran historia de Chile Encina - Castedo”, 1999, Santiago.

  • Gonzalo Bruce Laulie et al, “Historia y Ciencias Sociales, 2° medio”, 2001, Edebé.

  • Sergio Villalobos, “Breve historia de Chile”, 2002, Universitaria.

  • Sergio Villalobos et al, “Historia de Chile”, 1995, Universitaria.

  • Walterio millar, “Historia de Chile”, 1997, Zig-Zag.