Histología

Biología. Tejidos animales y vegetales. Epiteliales. Conectivos. Musculares. Nerviosos. Glandulares. Meristemáticos. Parenquimáticos. Protectores. Conductores. Sostén. Secretores. Células. Plantas cormofitas

  • Enviado por: Luis Prieto
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
cursos destacados
Electrónica Digital
Electrónica Digital
Si estas en la Universidad y tu curso de Electrónica se te hace cuesta arriba,...
Ver más información

Ejercicios resueltos de Trigonometría Plana
Ejercicios resueltos de Trigonometría Plana
Serie de ejercicios resueltos de Trigonometría Plana

Este curso va ligado al curso actual de...
Ver más información

publicidad

TEJIDOS ANIMALES

  • TEJIDOS ANIMALES: TIPOS Y FUNCIONES

  • Se llama Histología a la ciencia que estudia los tejidos, es decir, de células especializadas en ejercer alguna función.

    En los animales hay diferentes tipos de tejidos, los más importantes son:

    • Tejidos epiteliales. Su función principal es recubrir la superficie del animal o sus cavidades internas y proteger dichas zonas.

    • Tejidos conectivos. Su función es la de conectar y unir otros tejidos. En este grupo se encuentran los tejidos conjuntivo, óseo, cartilaginoso y adiposo.

    • Tejidos musculares. Especializados en la contracción y dilatación muscular.

    • Tejido nervioso. Especializado en la transmisión de impulsos nerviosos.

    El medio interno es el conjunto de líquidos que rellenan las cavidades de un animal (dentro de ellos se encuentran líquidos como la sangre, la linfa, el líquido cefalorraquídeo, el líquido sinovial, el humor acuoso y el humor vítreo).

  • tejidos epiteliales

  • El grupo de tejidos epiteliales más importante es el de los epitelios. Dentro de este grupo se pueden distinguir dos tipos:

    • Simples o endotelios. Están en el interior de los órganos.

    • La epidermis de la piel o las aberturas naturales (boca, faringe, recto, etc.) constituyendo las mucosas.

    Las células de la epidermis se suelen impregnar de sustancias que les den más consistencia, como la queratina en el caso de los vertebrados (pelos, uñas, cuernos, pezuñas, etc.), y la quitina en el caso de los invertebrados, que en los insectos y crustáceos forma un auténtico esqueleto externo. Las mucosas no se impregnan de sustancias endurecedoras.

  • tejidos glandulares

  • Constituyen el tejido de las glándulas, que son órganos especializados en la secreción de sustancias. Hay tres tipos de glándulas: las que vierten sus sustancias al exterior, las que vierten sus sustancias al interior o mixtas.

    • Las glándulas de secreción externa o exocrinas vierten sus productos al exterior (por ejemplo, las glándulas sudoríparas) o al tubo digestivo (como las glándulas salivares).

    • Las glándulas de secreción interna o endocrinas vierten sus productos en la sangre (las hormonas).

    • Las glándulas mixtas, como el páncreas, son exocrinas y endocrinas a la vez. El páncreas fabrica dos sustancias: el glucagón y la insulina.

  • tejidos conectivos

  • Los principales tejidos conectivos son: conjuntivo, adiposo, cartilaginoso y óseo.

    • Tejido conjuntivo

    Se trata de un tejido de relleno, que abunda debajo de la piel, formando la dermis, y en los espacios entre los órganos.

    En su seno se encuentran fibras proteicas, entre las que destacan las de colágeno. En cuanto a los tipos celulares, se distinguen:

      • Fibrocitos. Contribuyen a la formación y ordenación de las fibras del tejido.

      • Melanocitos. La melanina en el caso de los mamíferos. Abundan en la dermis y están presentes también en la epidermis, constituyendo la coloración de la piel.

      • Adipocitos. Es la grasa que se encuentra debajo de la piel y tienen función de reserva energética.

    • Tejido adiposo

    Es un tejido de reserva alimenticia; se coloca debajo de la piel, en torno a algunos órganos internos como el corazón y los riñones, y en la médula amarilla o tuétano de los huesos.

    • Tejido cartilaginoso

    Está constituido por un conjunto de células llamadas condrocitos. Este tejido constituye los cartílagos, que son piezas esqueléticas dotadas de elasticidad (orejas, nariz y tendones). Los cartílagos sirven para dar rigidez a determinadas estructuras que no están formados por huesos. Los tendones unen los músculos con los huesos.

    • Tejido óseo

    La sustancia intercelular (matriz ósea) consta de sales minerales, principalmente, fosfato y carbonato de calcio. Las sales minerales le proporcionan dureza. Las células de este tejido se llaman osteocitos.

    Existen dos tipos de tejidos óseos: el tejido óseo compacto, propio de la parte más dura de los huesos, y tejido óseo esponjoso, cuyas células constituyen la médula ósea roja.

    El tejido óseo da forma (estructura) y soporta el cuerpo. Sirve para proteger los órganos internos (corazón, pulmones, etc.) y da rigidez y dureza.

  • tejidos musculares

  • Son los formadores de los músculos, y se caracterizan por estar formados por células especializadas en la contracción, que reciben el nombre de fibras musculares. Se distinguen dos variedades: el tejido muscular de fibra lisa y el tejido muscular estriado.

    • Tejido muscular de fibra lisa (movimiento involuntario)

    Este tejido forma los músculos de los órganos internos, de contracción lenta e involuntaria. Por ejemplo, este tejido se encuentra en el estómago.

    • Tejido muscular de fibra estriada (movimiento voluntario)

    Las células del tejido muscular de fibra estriada presentan numerosos núcleos. La contracción de estas fibras es rápida y controlada por la voluntad; forman la musculatura del cuerpo, la “carne”, la parte activa del aparato locomotor.

    La contracción muscular la realizan dos proteínas muy importantes: la actina y la miosina.

    El tejido muscular del corazón es de aspecto estriado transversalmente, no obstante tiene un comportamiento distinto al de los tejidos musculares de fibras estriadas. La contracción de todas las células del corazón está totalmente coordinada y es independiente del control de la voluntad.

  • tejido nervioso

  • Es el tejido que constituye todas las estructuras del sistema nervioso. Hay dos tipos celulares: las neuronas y las células de neuroglia.

    • Neuronas

    Las neuronas son las células principales del tejido nervioso, especializadas en la transmisión de corrientes nerviosas. Las neuronas constan de un cuerpo celular o soma; del cuerpo celular parten numerosas prolongaciones, que son de dos tipos:

    • Dendritas, con muchas ramificaciones; hay una sola o numerosas dendritas por neurona.

    • Cilindroeje o axón, con escasas ramificaciones; existe una sola prolongación de este tipo en cada neurona.

    Los axones de muchas neuronas pueden reunirse en haces que constituyen los nervios. Los axones de unas neuronas conectan con las dendritas de otras, pero sin que llegue a haber un contacto entre ellas.

    El espacio entre dos neuronas se llama espacio o hendidura sináptica, y a la comunicación entre neuronas se llama sinapsis.

    El axón de las neuronas del Sistema Nervioso Periférico está rodeado de múltiples capas de membrana celular (mielina) de una célula de Schwann. Al conjunto de todas las células de Schwann se denomina vaina de mielina.

    • Células de neuroglia

    Tienen funciones variadas, como la nutrición de las neuronas, la eliminación de productos de desecho, de soporte y ocupar el espacio de las neuronas que mueren.

  • EL MEDIO INTERNO

  • Los líquidos del medio interno son los siguientes:

      • Los que circulan por el interior de vasos conductores, como la sangre y la linfa.

      • Los que ocupan cavidades cerradas por membranas, como el líquido cefalorraquídeo, que envuelve al sistema nervioso central, el líquido pleural, que envuelve los pulmones, el líquido sinovial, que lubrica las articulaciones, humor acuoso y vítreo que da turgencia a los ojos, etc.

      • El plasma intersticial, que rellena los espacios que dejan entre sí los grupos de células que forman los tejidos.

    Además de sales minerales, en el plasma existen gases, principalmente oxígeno y dióxido de carbono. En la sangre, el oxígeno circula preferentemente combinado con la hemoglobina de los glóbulos rojos. En el plasma sanguíneo está presente el fibrinógeno, proteína que interviene en el proceso de coagulación.

  • células del medio interno

  • La médula ósea roja es un tejido que rellena los huecos del tejido óseo, principalmente de los huesos planos (las caderas). Destacan unas células llamadas pluripotentes que van multiplicándose y diferenciándose en los distintos tipos de células del medio interno.

    • Células linfoides

    Emigran a los llamados órganos linfáticos, donde completan el desarrollo necesario para realizar su función.

    • Los linfocitos T maduran en el timo; los linfocitos T de apoyo informan a los linfocitos B del antígeno que acaba de entrar; y los linfocitos T citotóxicos o células asesinas segregan sustancias que matan a otras células del organismo que están infectadas de virus.

    • Los linfocitos B. Son las células encargadas de fabricar anticuerpos, que son proteínas que se unen específicamente a sustancias o células extrañas al organismo, llamadas antígenos, facilitando su eliminación por otros componentes del sistema inmune. Los linfocitos B, en su estado de mayor madurez, reciben el nombre de células plasmáticas.

    • Células mieloides

    Completan el desarrollo necesario para sus funciones en la propia médula ósea roja.

      • Los hematíes o glóbulos rojos, en el ser humano, como mamíferos que es, pierden el núcleo y cargan el citoplasma de hemoglobina, que da la pigmentación característica a la sangre. Este pigmento se encarga del transporte de oxígeno de los pulmones a las células.

      • Las plaquetas o trombocitos son fragmentos celulares que contienen factores necesarios para la coagulación.

      • Los monolitos fagocitan células extrañas, reciben el nombre de macrófagos cuando salen a los tejidos.

      • Los granulocitos. Se distinguen entre sí por el tipo de colorante que se usa para teñirlos en las preparaciones microscópicas:

      • Los granulocitos neutrófilos se tiñen con colorantes neutros.

      • Los granulocitos basófilos se tiñen con colorantes básicos. Los granulocitos basófilos alcanzan su madurez transformándose en mastocitos, que son grandes células con el citoplasma cargado de sustancias que intervienen en los procesos inflamatorios. Los mastocitos liberan histamina.

      • Los granulocitos eosinófilos se tiñen con colorantes ácidos y sirven de señal para la finalización de los procesos inflamatorios.

    tejidos vegetales

  • Tejidos y órganos de las plantas cormofitas

  • Los principales tejidos vegetales son:

      • Meristemáticos, encargados del crecimiento del vegetal.

      • Parenquimáticos, son tejidos de relleno.

      • Protectores, recubren la superficie de la planta.

      • Conductores, conducen la savia por la planta.

      • De sostén, constituyen las partes duras o fibrosas.

      • Secretores, segregan o acumulan sustancias.

    Los tejidos de la planta se reúnen formando tres estructuras principales: raíz, tallo y hojas.

    • La raíz absorbe agua y sales minerales del suelo y fija la planta al sustrato.

    • El tallo transporta la savia y sostiene las partes aéreas.

    • Las hojas realizan la fotosíntesis.

  • tejidos meristemáticos

  • Estos tejidos son los encargados del crecimiento del vegetal, porque sus células conservan la capacidad de multiplicarse durante toda la vida de la planta.

    • Los meristemos primarios son los responsables del crecimiento en longitud de la planta.

    • Los meristemos secundarios se originan a partir del primer año de vida de la planta. Son los responsables del crecimiento en grosor del vegetal.

  • tejidos parenquimáticos

  • Forman la mayor parte del cuerpo del vegetal, colocándose entre los demás tejidos. Se distinguen los siguientes tipos:

    • Parenquimas clorofílicos. Se encargan de realizar la fotosíntesis.

    • Parenquimas de reserva, poseen células que almacenan almidón, azúcares o grasas.

    • Parenquimas acuíferos, almacenan agua en los espacios intercelulares.

    • Parenquimas aeríferos, con grandes espacios intercelulares por los que circula aire.

  • tejidos protectores

  • Entre los tejidos protectores se distinguen dos tipos: los tejidos epidérmicos y los tejidos suberosos.

    • Tejidos epidérmicos

      • La epidermis de la raíz presenta células que tienen gran capacidad de absorber agua y sales minerales. En la llamada zona de pelos radicales hay largas prolongaciones en forma de pelos que aumentan la superficie de contacto de la célula, facilitando la misión de absorber nutrientes del suelo.

      • La epidermis de tallos y hojas protege la planta de la desecación.

      • Los estomas es el lugar por donde se realiza el intercambio de gases.

    • Tejidos suberosos

    Están formados por varias capas de células muertas con las paredes fuertemente impregnadas de suberina. Sustituyen a la epidermis a partir del primer año de vida, constituyendo el súber o corcho.

  • tejidos conductores

  • Los tejidos conductores están formados por células cilíndricas que se unen entre sí formando largos tubos. Se encargan de conducir la savia por la planta. Se distinguen dos tipos: el tejido leñoso (leño) o xilema y el tejido liberiano (líber) o floema.

    Los vasos leñosos, formados por células muertas e impregnadas de lignina, que confiere dureza, tiene la misión del transporte de la savia bruta desde las raíces hasta las hojas. El tejido liberiano es el encargado de conducir la savia elaborada (disoluciones de azúcares, proteínas y otros productos orgánicos) desde las hojas hacia el resto de la planta y los vasos liberianos, constituidos por filas de células vivas.

  • tejidos de sostén

  • Los tejidos de sostén dan consistencia y rigidez a las distintas partes de la planta. Las células tienen la pared muy engrosada. Los principales tipos de tejidos de sostén son el colénquima y el esclerénquima.

    • El colénquima está formada por células vivas.

    • El esclerénquima es un tejido formado por células muertas.

  • tejidos secretores

  • Están formados por células que fabrican o almacenan sustancias tales como esencias, gomas, resinas, etc., útiles para el ser humano.

    • Los tubos resiníferos de los pinos que sueltan resina.

    • Los tubos laticíferos que sueltan látex, como en la higuera o en el árbol del caucho.