Histeria y feminidad

Feminismo. Psicología femenina. Histeria. Relaciones sexuales. Sexualidad femenina

  • Enviado por: Mavicari
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

UNIVERSIDAD NACIONAL DE ROSARIO

FACULTAD DE PSICOLOGIA

CATEDRA E.P.I.S. II

“Histeria y Feminidad”

Fecha de Entrega: 8/10/99

Mi intención en este trabajo es poder articular algunos de los textos propuestos por el seminario con las dudas que me surgieron a partir de la lectura de los mismos, tomando como eje, con el fin de orientar este recorrido, un recorte de las relaciones que presenta la novela “La insoportable levedad del ser” de Milan Kundera.

Propongo partir de un momento determinado de la relación de Teresa con Tomás, ambos personajes del libro; momento en el que ella siente vértigo, miedo a caer. El objetivo del trabajo es un intento de analizar si los síntomas que padece Teresa y la relación que tiene con Tomás tienen su causa en la relación primordial de ella con su madre.

No pretendo darle a este trabajo el sentido de una interpretación acabada, ni mucho menos, sino tan sólo iniciar una aproximación a la problemática planteada a la luz de la teoría psicoanalítica. Tal como plantea Freud “El psicoanálisis, por su particular naturaleza, no pretende describir qué es la mujer -una tarea de solución casi imposible para él- sino indagar cómo deviene, cómo se desarrolla la mujer...”

Tomando a Teresa, resalta su constante intento de llegar más alto, de dejar atrás una vida que no la satisfacía. Esta vida sería la compleja relación que tiene con su madre, con quien vivió en su infancia en un hogar donde no existía la vergüenza, en una vulgaridad total, donde “todo el mundo no es más que un enorme campo de concentración de cuerpos que se parecen el uno al otro y en los que las almas son invisibles.” Este puede ser el principal motivo por el cual cuando Teresa se encontró con Tomás en el bar aquel, observó mas bien una salida a ese laberinto, observó ese “más arriba” con el que soñaba, un mundo de libros con música de Beethoven.

Esta relación que tiene Teresa con Tomás se puede ver como una elección de objeto de tipo narcisista. Freud dice que algunas personas, luego de su niñez, no eligen a su posterior objeto de amor según el modelo de la madre (por apuntalamiento), sino según el modelo de su propia persona. Asimismo, uno de los objetos a los que se puede amar, de acuerdo al tipo narcisista es a lo que uno querría ser. A mi entender, Teresa busca a Tomás puesto que él representa ese ideal de superioridad, de cultura con el que siempre soñó. Sin embargo, dice Freud con respecto a las mujeres, “su necesidad no se sacia amando, sino siendo amadas, y se prendan del hombre que les colma esa necesidad”. Justamente esto se puede ver en el libro “La insoportable levedad del ser” cuando Tomás piensa, en el momento en que Teresa baila con otro hombre, que ese deseo de ella de hacer todo lo que él quisiera, no estaría ligado a su personalidad sino a punto de responder a la llamada de cualquier hombre que se encontrara en su lugar. “Adjudicamos a la feminidad, pues, un alto grado de narcisismo, que influye también sobre su elección de objeto, de suerte que para la mujer la necesidad de ser amada es más intensa que la de amar”

Pero, como dijimos anteriormente, consideramos que es preciso analizar como fue la relación de Teresa con su madre. El mismo Freud lo afirma cuando llega “al convencimiento de que no se puede comprender a la mujer si no se pondera esta fase de ligazón-madre preedípica.” “...la fase de la ligazón preedípica tierna es la decisiva para el futuro de la mujer; en ella se prepara la adquisición de aquellas cualidades con las que luego cumplirá su papel en la función sexual y costeará sus inapreciables rendimientos sociales...”

Sabemos que, tanto para el niño como para la niña es la madre el primer objeto de amor. Sólo que para la niña es el padre quien deviene en objeto de amor durante la situación edípica. En “La Feminidad” y “Sobre la sexualidad femenina” Freud encuentra que toda vinculación intensa de las mujeres con el padre siempre es precedida por una fase igualmente intensa de vinculación materna.

Este cambio de objeto de amor, que posibilita el ingreso de la niña al complejo de Edipo, se encuentra en el complejo de castración. “La niña hace responsable a la madre de su falta de pene y no le perdona a este perjuicio.” (Angustia de Castración). Lacan dice que los reproches imaginarios dirigidos a la madre están fundados en este real. Le demanda a la madre que no la halla hecho mujer en tanto “toda”. De este modo, “El deseo con el que la niña se vuelve hacia el padre es sin duda originariamente, el deseo del pene que la madre le ha denegado y ahora espera del padre”. Freud dice que la niña desemboca en la situación edípica como en un puerto. ¿Qué sería entonces lo que Teresa busca en Tomás? ¿Cómo sería esta relación?

Podemos decir que lo que existe de relación entre un hombre y una mujer, según Lacan, es el falo (), o es con lo que se relacionan o con lo que tienen relación. Esto se debe a que la mujer no tiene un significante que la represente, dejando allí un lugar vacío que funda el estatuto de una mujer en aquello de que es “no-toda”, causa por la cual una mujer busca al hombre a título significante que la represente.

También llama la atención el hecho de que Teresa necesita desesperadamente del amor de su madre (el cual jamás recibió). Kundera nos cuenta que Teresa “hubiera sido capaz de hacer por ella [su madre] cualquier cosa con tal de que la madre se lo hubiera pedido con voz amorosa. Y si encontró la fuerza necesaria como para marcharse fue porque nunca llegó a oír esa voz”. Esta necesidad de amor es la misma que siente con Tomás. En el Seminario “Las relaciones de objeto y las estructuras freudianas”, Lacan plantea que Freud se refirió al estatuto del objeto como el objeto perdido. Lo que realmente se encuentra es reencuentro del signo de una repetición imposible, en tanto no podía tratarse del mismo objeto. Se destaca así la dimensión conflictual en toda búsqueda del objeto y por lo tanto, de las relaciones entre los sexos.

Sin embargo el insistente deseo de Teresa por caer, que se le presenta en oscuros sueños y absurdos actos fallidos, nos muestra ese abajo que la espantaba y que a la vez la atraía. “Aquel que quiere llegar mas alto tiene que contar con que algún día le invadirá el vértigo”, haciendo notar que “la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer” a la mediocridad, o dicho de otro modo, para Teresa, caer... a la madre. Una madre a su vez “caída”, que culpa a su hija de su condición.

Teresa sueña que desfila alrededor de una piscina, desnuda, junto a muchas mujeres, también desnudas, y que Tomás, en un cesto, las obligaba a cantar y a hacer ejercicios, y cuando alguna lo hacía mal, la mataba. Se encontraba otra vez en el mundo del cual quería escapar, en el mundo de la madre, de la mediocridad, de los cuerpos iguales. ¿No podría pensarse que quien está en el cesto y busca matarla, devorarla, no es Tomás sino su Madre? Freud dice que ya en la fase de la ligazón-madre, se puede observar “la angustia, sorprendente, pero de regular emergencia de ser asesinada (devorada?) por la madre.”

Este temor de Teresa con relación a ser devorada por la madre, nos hablará (desde Lacan) de la problemática inscripción de la niña como hija en relación con la madre. Allí donde la cadena de su deseo desfallece, queda a merced de la madre en el lugar del gran Otro sin barrar. (Fracaso de la metáfora que otra mujer representa para la histérica)

Del mismo modo, Teresa tiene actos fallidos, como caerse, o dejar caer alguna cosa, en el momento en que su madre la llama para que vuelva con ella, para que caiga. Tomas la levanta tenazmente. Sabemos que siempre un acto fallido es un acto con éxito en otro plano, lo que muestra, en mi opinión, la necesidad de Teresa de recibir el amor de su madre. Una utopía quizá.

En el escrito “La significación del falo”, Lacan manifiesta que el falo () es el significante del deseo del Otro, significante que no necesita otro significante para tener sentido, puesto que significa todo para el deseo. Justamente, Teresa pide ser el significante del deseo de Tomás, le pide ser Todo (Deseo como condición absoluta), y para esto, rechaza sus atributos femeninos. “Es por lo que no es por lo que [una mujer] busca ser amada al mismo tiempo que deseada”. Y si Teresa sufre es porque Tomás (al igual que su madre) no acepta darle ese lugar de totalidad, de falo.

Hasta aquí me trajo la pregunta por el sufrimiento de Teresa. Con esto no quiero dar la idea de un cierre ya que son más las preguntas que han surgido, que las que pude desarrollar. De todos modos no me arrepiento de haberme formulado estos interrogantes en relación con la cuestión de la mujer, que aún hoy continua siendo, como lo dijo Freud, un “continente oscuro”.

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

KUNDERA, M. “La insoportable levedad del ser”

FREUD, S. “Sobre la sexualidad femenina”

FREUD, S. “33º conferencia - La feminidad”

FREUD, S. “Nuevas conferencias de Introducción al Psicoanálisis”

FREUD, S. “Introducción al narcisismo”

FREUD, S. “Algunas consecuencias de la diferencia sexual anatómica”

LACAN, J. “La significación del falo”

LACAN, J. “Seminario XX - Encore”

LACAN, J. “Seminario - “Las relaciones de objeto y las estructuras freudianas”

FREUD, Sigmund. . “33º Conferencia. La feminidad”. Pág. 108

KUNDERA, Milan. “La insoportable levedad del ser”. Pág. 54

FREUD, S. Introducción al narcisismo. Pág. 86

FREUD, S. . 33º conferencia. La feminidad. Pág. 122

FREUD, S. Ibid. Pág. 111

FREUD, S. Nuevas conferencias de introducción al psicoanálisis. Pág.

FREUD, S. 33º conferencia. La feminidad. Pág. 115

FREUD, S. Ibid. Pág. 119

KUNDERA, M. “La insoportable levedad del ser”. Pág. 66

KUNDERA, M. Ibid. Pág. 67

FREUD, S “Nuevas conferencias de introducción al psicoanálisis” Pág.

LACAN, J. “La significación del falo” Pág. 674

1