Hinduismo

Religiones. Hindú. India. Gandhi. Castas. Filosofía. Espíritu. Vishnu. Mitología. Dioses y diablos. Shakti. Yoga. Muerte. Brahma. Shiva

  • Enviado por: Asier
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


INTRODUCCIÓN

L

a presentación de la siguiente información es el resultado de una corta investigación. Esta es una de las religiones peor comprendidas, ya que está envuelta en un hilo de misticismo.

El estudio del hinduismo supone el tener unos cuantos obstáculos: comparada con las otras grandes religiones del mundo (budismo, cristianismo, islam) no tiene un único creador, o sea, que no es una religión profética. No cuenta con una organización propia y no cuenta con una autoridad central que imponga los mandamientos y que defina las doctrinas. Por ello, deja total libertad a las personas para la búsqueda espiritual de un camino o para expresarse con total voluntad. Esto puede ser positivo, puesto que supone una excusa para los movimientos que ahora se enmascaran.

A pesar de que las doctrinas cambian de una escuela a otra, todas tienen unos elementos en común:

  • Los escritos.

  • La fe en Dios.

  • Creer en el proceso de creación, de conservación y en la disolución del universo.

  • Las prácticas religiosas:

  • Rito al culto de las visiones del Dios.

  • Adorar al espíritu instructor (gurú) y a los santoneses (sâdhu).

  • Visitar la romería de templos y lugares sagrados.

  • Utilizar el yoga.

EL ESPÍRITU DEL HINDUISMO

H

ace miles y miles de años, mucho antes que los tiempos de Moisés, Buda o Cristo, vivían en las orillas de los ríos de la India unos sabios que cantaban los himnos inspirados de aquella época por el espíritu de Dios. De estos himnos surgió lo que hoy en día nosotros conocemos como la religión hinduista. En esta religión toman parte 300 millones en la India y 15 millones en Pakistán, en Birmania, en Ceilán, en Trinidad y en las islas Bali. Los componentes de esta religión piensan que las raíces del hinduismo se remontan 4.000 años atrás y, que además, no sólo es la religión más antigua si no que también es la base de las otras religiones. Gandhi se ganó el favor del mundo en una práctica sin violencia, una práctica basada en el hinduismo. El hinduismo, a pesar de ser antiguo, tiene una influencia muy grande, y hoy por hoy está todavía llena de misterios y enigmas para los países de occidente.

Teóricamente, el hinduismo es la religión más humilde. No tiene una autoridad central, ni jerarquías, ni relación divina; pero como en la práctica es muy complicada, todos los días y a todas horas en las calles de la India podemos encontrar a los gurús (profesores de la religión) para resolver las dudas. Para tener una pequeña idea de esto, el hinduismo sólo tiene un dios principal. Por otro lado hay más de 300 dioses, pero no son tan importantes.

Los antiguos hindúes meditaron que todas las cosas acaban desapareciendo. Y se quedaron impresionados por la vuelta de la vida. Detrás de la materia moldeable de este mundo, hay una fuente invisible de todas las cosas y de la vida individual: el espíritu limpio, incambiable.

Así, los sabios llegaron a otra conclusión, necesaria para ellos: todas nuestras necesidades están condenadas a fracasar, y el fracaso es el sufrimiento del hombre. Por eso, solamente podemos encontrar la verdadera paz, cuando uno empiece a dominar sus necesidades y empiece a guiar su espíritu hacia una realidad eternal y que perdura: Dios. También, el alma de cada uno se forma con la unidad de Brahma. El objetivo principal del hinduismo es alcanzar la unidad con Dios, con el espíritu eterno, Brahma. La teología hinduista intenta definir que es Brahma. Es verdad que los hindúes creen en la realidad pero no pueden describirlo, y tampoco discutirlo, pero, con todo, han hecho un gran esfuerzo para explicar y relacionar la Divinidad con el mundo. Sólo un poema, es tres veces más largo que la Biblia y está lleno de poesía filosófica.

El hinduismo tiene una gran cantidad variada de sectas, por ello, se piensa que es una religión de una sóla fe. El hinduismo cuestiona el misterio de la vida a todas las personas. El hinduismo no es una secta, si no que es una comprobación de la búsqueda de la justicia y fraternidad.

LAS CASTAS

A

la cabeza se encuentran los brahmanes, son los únicos que gozan de casi todos los privilegios. Después, están los ksatriyas, que lo componen los nobles y los guerreros; los vaishyas, que son los comerciantes, agricultores y tejedores y los shundras, en su mayoría trabajadores. Más abajo se encuentran los “intocables”, también llamados parias y que están practicamente marginados. Por diferentes razones, las tradiciones de estos cuatro grupos fueron divididas y ahora existen más de 3.000 diferentes. Para el hindú creyente, la casta sirve para conseguir el efecto del karma y del resurgir. Las castas más importantes tienen mayor privilegio y mayor respuesta.

FILOSOFÍA Y MITOLOGÍA

L

a filosofía y mitología india son como dos vid de uvas pero cruzadas. Como en todas las religiones, aquí tambien se dieron unos dioses para personificar la fuerza de la naturaleza.

Hoy en día, el mundo supernatural de los hindúes es un pueblo lleno de maravillas. Está lleno de dioses parecidos a hombres y animales, ayudados por diablos, héroes, espíritus y bailarines celestiales. El hinduismo se basa en dos planos diferentes: uno, el del pueblo y, otro, el filosófico. Detrás de todo esto se suele encontrar normalmente una idea abstracta. Los múltiples brazos de Ganesha, por ejemplo, representan el poder del dios y las cuatrio cabezas de Brahma, la increíble expansión de su espíritu. La filosofía del hinduismo puede parecer

difícil para la mentalidad del pueblo occidental pero los hindúes piensan que con estas formas pueden representar de manera acertada las cinco esencias del hombre.

La cosmología hinduista trata de responder de esta manera: el Brahmán, como un ser absoluto, como un ser cerrado a lo de alrededor, imposible de ver, que no cambia de forma y que es capaz de llevar adelante el bien y el mal. Pero la fuerza viva se mantiene en Brahma. Cuando esta fuerza viva se pone en movimiento se convierte en maya, el mundo material, esto es, lo que percibimos mediante nuestros sentidos. Maya significa “ilusión, imaginación”

Como dice la cosmología hinduista, el universo irradiado por Brahma dura un ciclo, es decir, 4.320.000 años. En la mitología hinduista Brahma aparece como el creador del mundo. Brahma es absoluto, único, impersonal, sin forma y sin sexo. En cambio, maya adquiere formas distintas. Aparece como persona, animal, mineral y planta. Se presenta en parejas contrarias: hombre y mujer, el mal y el bien, lo agradable y lo desagradable, el calor y el frío, etc. Pero todas estas parejas contrarias del mundo quedan superadas por moksha. Moksha es la paz y tranquilidad de Brahma. Cuando se consigue este estado, el mundo se disuelve y se consigue la paz.

Los hinduistas casi no se han ocupado de su historia, lo que ha sido un disgusto para los investigadores europeos. Todo lo que sabemos se lo debemos a los historiadores. Los hindúes tienen una forma diferente de ofrecer la realidad,claro está, diferente a la nuestra.

Es incuestionable que algunos hindúes - sobre todo los de casta alta - adoran las imágenes de los dioses como si éstos fueran seres que tuvieran cualidades humanas, debilidades y pasiones. A estos ídolos se les aprovisiona de comida y bebida, se les baña, se les viste, se les arregla poniéndoles joyas y corona de flores y también se les prepara la cama. En los templos tiene la siguiente costumbre: se manda a la diosa a la habitación del dios para que pasen la noche juntos.

Los pueblos de religión hinduista han olvidado casi por completo a Brahma, el creador. La mayoría de los hindúes adoran a Vishnu o a Shiva. Uno, mantiene el orden y el otro, en cambio, lo destruye todo; los dos toman parte en la vida diaria. El culto a Vishnu y a Shiva es, sin duda alguna, la actitud más extendida del hinduismo moderno.

En los templos, Shiva, se representa como un bailarín desenfrenado, y eso sería raro para nosotros si no sabríamos que el mundo de maya es el mundo de las contradicciones. Como para un hindú devoto la muerte supone un nuevo renacer, Shiva no es sólo un dios destructor, si no que, a la vez, es un dios creador. Los bailes de Shiva sinbolizan el ritmo de la formación, la separación y el replanteamiento de un nuevo mundo. La energía de creación del Dios se representa en los templos llamados Shivareb mediante diferentes símbolos. Para los que adoran a Shiva su objetivo primordial es la redención y reunirse con Dios.

Vishnu, en cambio, es la diosa del amor. La mayoría de las veces se le adora en su forma de reencarnación. Hasta ahora, Vishnu ha tomado nueve formas distintas, de las cuales las mas representativas son Rama y Krishna. La décima reencarnación sucederá dentro de 425.000 años. Para los hindúes, Vishnu personifica a Rama, el que siempre actúa de manera honesta y fiel. Todas las sectas adoran a Rama;este nombre es sin duda, el que más se pone a los niños y el nombre con el que todo hindú qerría morir puesto en los labios.

Los grandes sabios hindúes declaran al unisono que muchas de las características del pueblo hindú están totalmente en contra de la mentalidad occidental del siglo XX. Según ellos, las toleran, sí, pero eso no quiere decir que las acepten. A decir verdad, en esa tolerancia se puede ver la debilidad del hinduismo. Seguramente, el pueblo hindú será el que mayor sentimiento religioso tiene de todo el mundo. Entre ellos, la religión no sólo moldea la estructura de la sociedad, si no que también aparece en todos los apartados sociales: obras literarias, artísticas y dramáticas, así como en producciones cinematográficas, etc. Los ritos religiosos marcan todos los pasos de un hindú en su vida diaria; desde la mañana, al levantarse, a las horas de comer y hasta en el amor.

Aún así, el hinduismo no se ha debilitado; al contrario, en el pueblo tiene ahora más fuerza que nunca. La razón puede ser la siguiente: por un lado, es la religión más antigua y más moderna a la vez y, por otro lado es la mejor salida para los problemas de hoy en día. Este resurgir del hinduismo también se debe al crecimiento del nacionalismo en los países practicantes. Muchas veces, es difícil distinguir los dos (hinduismo y nacionalismo). A parte, hay otro factor importante: el hinduismo, durante mucho tiempo, se burló del proselitismo y nunca se preocupó de hacer reformas sociales, pero, hace pocos años, se empezó a preocupar por cuidar las dos partes.

Si a los de occidente les atrae el hinduismo será, seguramente por su filosofía y, tal vez, por el misticismo. Pero para el hinduista tiene otra parte atractiva: la vivacidad y los colores, los cuales atraen los sentimientos. A pesar de que el hinduista tiene como objetivo principal el liberar su alma, el mundo no es su enemigo. Es amante de los espectáculos teatrales, de las ceremonias religiosas, de las bodas acompañadas de sonidos de trompeta, de los trajes coloridos, de los elefantes bien decorados, etc. Para el hindú, el mundo es una creación alegre en el que la persona debería disfrutar, pero eso sí, aceptando que Brahma, el espíritu puro, es el principio y el final.

DIOSES Y DIABLOS

S

egún los hindúes, los dioses son numerosos en el universo, ya que poseen una energía superior a la humana. Algunos de ellos son simples dioses, sin gran importancia, y por ello poca gente los adora. Los más conocidos son los siguientes:

  • Brahma, el creador, dios de cuatro cabezas.

  • Vishnu, el que mantiene el universo.

  • Shiva, el destructor, siendo el tecer miembro de la Trinidad.

SHAKTI

A

parte de las sectas y grupos que practican el culto a Shiva y Vishnu, hay otras muchas comunidades, y entre ellas la más importante es la que lleva por nombre Shakti, ya que tiene gran cantidad de gente y es la que posee mayor influencia.

Según la filosofía Shakti, el espíritu pertenece al hombre, mientras que la materia a la mujer. Cuando estos dos principios se unen, surge la creación.

Shakti significa “fuerza”.

Es generosa con todas las personas y las invita a que acudan a ella, como una madre cariñosa. La diosa Shakti, a su vez, es también destructora. Cuando separa el sufrimiento de la muerte actúa sin piedad, pero en los demás casos es muy alegre y pacífica.

YOGA

C

rear una familia y que sea bien avenida es una ley primordial para el hindú, pero el veradero creyente “está deseoso de dios, como los avariciosos están deseosos de dinero”. Por lo tanto, el creyente está ansioso de renunciar al mundo y dar su vida al Brahmán. La atracción ascética es tan grande, que muchas veces los niños huyen de sus padres. La autodisciplina ascética del alma, cuerpo y espíritu se denomina “yoga”. Yoga es llegar a estar en completa armonía y paz con Dios.

En practicante de yoga se llama “jogi”. Muchos jogis renuncian a las necesidades primordiales y son capaces de parar el ritmo del corazón durante un minuto e incluso estar una hora sin respirar.

Llegando al punto de meditación más alto, cuando el jogi se ha alejado de todas las impresiones de sus sentidos, se coloca por encima de todo: la familia, las casta, la religión, el bien y el mal, el tiempo y el espacio... y también por encima de su cabeza; pues ha llegado a hacerse uno con Dios.

El yoga es meditación de nivel alto, el cual lleva a “dejar caer el cuerpo al vacío”

LA MUERTE

M

okhsa”, esto es, como la reencarnación es el objetivo primordial de todo hindú, la muerte es, sin quererlo, el mayor suceso de la vida. Cuando un hindú ve que se le acaban los días de vida, hace esfuerzos por conseguir ir a la ciudad de Benares. Ahí, limpiará en el río Ganges todos sus pecados y es de este modo como la gran ciudad de Benares se ha convertido en ciudad de la muerte. Hay una gran cantidad de ancianos, enfermos y viudos. En los fuegos que hay en los escalones o “ghats” del río, hay gran cantidad de cuerpos esperando a que se quemen, día y noche.

Para los occidentales puede parecer asqueroso el ambiente que se respira en ese lugar; pero para los hindúes, es algo especial y singular, ya que la ciudad de Benares supone el final feliz de un penoso camino.

Según las tradiciones hinduistas, los cuerpos muertos de personas normales tienen que ser quemados. La única excepción son los de la casta llamada Sannyasi; puesto que, teóricamente, ya han llegado a ser uno con el Brahmán. Cuando se muere un Sannyasi, los jóvenes lo adornan con guirnaldas y sumergen el cuerpo en el agua mientras lo despiden con gran respeto. Después, golpean conchas y comienzan a cantar cantos fúnebres alegres, pues el alma ha ido a encontrase con Dios.

Pero la muerte de los hindúes no es como la de los cristianos: para los cristianos la muerte supone la redención, pero para los hindúes esa redención consta en volver a nacer.

HINDUISMO

- 6 -