Himno del Ángel Parado en una Pata; Hernán Rivera Letelier

Resumen. Literatura latinoamericana contemporánea. Siglo XX. Narrativa infantil y juvenil. Novela chilena

  • Enviado por: Cukiitha
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas
publicidad

Resumen libro el himno del ángel parado en una pata

Hidelbrando del carmen, es un niño de tan solo trece años, vende pan amasado, empanadas, y el diario (el mercurio), que solo vende 33 y los reparte a distintos lugares, uno de ellos es en la casa de los altos, donde vivían las prostitutas, azuquita con leche es la primera puta que había conocido. Asiste a la iglesia Pentecostal, en el patio de esta se levanta su casa, la cual esta empapelada de diarios, la mayoría historietas.

Su religión evangélica le prohíbe bastantes cosas, como por ejemplo asistir a los bailes, tocar la guitarra oír música que no sea religiosa y asistir al cine, cosas consideradas mundanales que la religión abominaba.

En su pieza, tenia una foto de Rosita quintana, una exuberante actriz mexicana, que había robado una tarde desde una de las carteleras del cine la Torre.

A Hidelbrando le gustaban las rancheras y también dibujar, lo cual hacia muy bien, en el colegio lo llamaban para que dibujara en la pizarra, ya sea en historia los personajes históricos o en biología el cuerpo humano.

Vivía en Algorta y a los 12 días de irse a vivir a Antofagasta fue profetizada la muerte de su madre, tenia dos hermanos, que poco recordaba, su hermano boxeador y su hermana la “reina de la primavera”. Aunque siempre recordaba la Ja nunca se cansaba de admirar el paisaje de Antofagasta, casas de colores, edificios, los jardines ¡las abejas!

Frente a la Iglesia vivía Mireya Sofía, su primer amor, tenía los ojos verdes y el pelo claro, le decían la rubia Mireya, Hidelbrando comenzó a acercarse a los hermanos y primos de Mireya, los cuales lo invitaban a malones, pero Mireya solo le regalaba una que otra mirada, el pensaba que para conquistar a una niña así debía saber baila, nadar y andar en bicicleta, enamorado, dejó de pintar imágenes bíblicas y comenzó a hacer un retrato de la rubia Mireya.

Fue invitado a la playa por los hermanos y primos de Mireya, Irian con María del mar (novia de Robert Tilor) y con Mireya, quien no le quito la mirada en todo el viaje, a la noche hicieron una fiesta y Mireya lo sacó a bailar, bailó con el todas las baladas y boleros, el le dijo que estaba haciendo un retrato de ella, y fueron a verlo a la casa, ella lo besó, arrancó el retrato de sus manos y corrió a su casa. Al día siguiente supo que el loco huiro (primo de Mireya) lo buscaba para pegarle.

Tenorio López, casado con Orlanda Purísima del Rosario, el cantaba rancheras y lo conquisto la gloriosa voz de Orlanda, quería que cantara con él, pero fue él quien abandonó su grupo para quedarse con ella. Tienen 7 hijos, seis hombres y una mujer, bautizó a cada uno de sus hijos con un nombre bíblico.

El mercado, siempre lleno de embusteros, a los cuales hidelbrando ayudaba de vez en cuando como palo blanco les conocía todos los trucos y movimientos, tanto así que podía distinguir entre la multitud espectadora a los cómplices, a los ingenuos y a los que sólo iban a pasar el rato.

En uno de los actos uno de los indiecitos pidió a una persona que hiciera de ayudante, alguien sin miedo a nada, a la persona más valiente del público, el Pellisca la luna empujó a hidelbrando al momento que decía: ¡Aquí hay uno!, hidelbrando cansado del abuso de pellisca la luna lo agarro y de una sancadilla lo dejo en el suelo, botando todo a su alrededor comenzó la pelea, cuando hidelbrando se encontraba bajo su oponente, no daba más y sangraba de narices tomó a Ofidiana Otilia Fidelisa, la culebra del acto y se la puso en el cuello al pellisca la luna, cuando el indiecito dio cuenta de lo que sucedía con su lugar de “trabajo” procedió a echar blasfemias a la multitud, hidelbrando se escabullo entre la gente, huyendo del lugar.

Se dirigió al mercado y pasó el rato en uno de los baños de este, mientras recordaba el baño de su casa, una pequeña letrina de madera adosada a la Capilla, el cual ocupado por tres familias y algunos hermanos de la Iglesia en la semana, ningún mal olor ni dibujo obsceno, como los que estaba presenciando, luego se dirigió a almorzar, donde siempre lo hacia, a la cocinería Rosita, la única cocinería sin manteles de hule, sino con manteles blancos hechos con sacos harineros, iguales a los que cosía su madre, con peras y manzanas bordadas, Hidelbrando recuerda su vida en la pampa y que con el esfuerzo de su padre como minero le dieron una casa en la calle Chacabuco, ahí su madre se las arreglo para conseguir un crédito con el patrón con lo que compro platos tazas y servicios para tener pensionistas en la casa, a lo que entra una pareja a la cocinería y se sientan frente a su mesa, venían con una niña pecosita de mas o menos 14 años, parecía su nieta, el imaginaba que le diría si la niña se encontrase sola, le diría que tenia unos ajos de ángel.

La niña se va y el se acuerda que su madre decía que las pecas en el rostro de las niñas eran besos de Ángeles.

Luego fue al cine y se le vino a la mente la Rubia Mireya, hace ya un año no sabia nada de ella, La última vez que la había visto fue en un incidente con un ropero. Parece que sus padres la habían enviado a Mejillones.

Cuando las películas en el cine eran malas, jamás se quedaba dormido, pensaba que era tal la falta de respeto como quedarse dormido en la Iglesia, por lo que buscaba a una mujer sentada sola, se sentaba junto a su lado y suavemente deslizaba sus manos por las piernas de la mujer, si esta no decía nada continuaba hasta acabar con las manos bajo la blusa.

Al salir del cine fue a desayunar y llego a su memoria la gran curiosidad que sentía de pequeño, y el querer preguntarle a su madre como eran los Ángeles, pero el sabia que eso no se preguntaba asíque se los imaginaba, ya sea como una polilla un matapiojos o una gallina, una vez en el colegio un compañero le mostró la estampilla del ángel Gabriel, poco a poco el fue asimilando la imagen del ángel y recordó que al morir su hermano pequeño lo vistieron de ángel, con alitas y todo.

Lo mas parecido a un ángel para el eran las gallinas, a algunas les cortaban las plumas, impidiéndoles alzar el vuelo y quedándose solo descansando paradas en una pata.

Tras tomar desayuno fue al cine y se encontró con el pimienta negra (amigo que vendía condimentos en el mercado), el cual le dijo que el Pellisca la luna lo andaba buscando para pegarle, con cortaplumas y todo, asíque que anduviera con cuidado. Terminada la película, ya en la calle, se encontró un bello zapatito taco aguja el cual recogió y decidió llevar a la radio, mientras caminaba imaginaba que le diría al locutor cuando lo fuera a entrevistar para contar la historia del zapato perdido, le diría que no esperaba recompensa mas que conocer al ángel dueño de aquel zapato.

También hacia memoria de un día de Iglesia en el cual todos se pedían perdón por malos pensamientos y quedaban libres de pecado, Hidelbrando se arrepintió de acercarse a la hermana Olimpia Palacios y relatarle que estuvo una tarde entera manipulando sus sostenes negros, aunque nada se comparaba a las aventuras con María Mariola en la cocina mientras su madre no estaba.

Después de una larga caminata llego a la Radio y le mostró el zapato al locutor, el tan solo le dijo que lo dejara y que más tarde veía que hacia con él, después de todo lo que se había imaginado, que se lo devolvería a una bella mujer, la cual lo llevaria en su lujoso auto a conocer su gran mansión, quedo desilusionado y bastante apenado tras la respuesta del locutor.

Cuando llegó a su casa, sin ganas de nada, da cuenta de lo solo que esta en el mundo y rompe en llanto, ora por su padre para que Dios lo cuide porque lo ama mucho, y lentamente, se queda dormido.

Autor: Hernán Rivera Letelier

Contexto histórico, cultural y literario:

*Histórico: Himno del ángel parado en una pata nos ofrece su mirada a las oficinas salitreras y a la ciudad de Antofagasta por allá por los años 60'.

*Cultural: En este libro el autor Hernán Rivera Letelier nos muestra la diversidad tanto cultural, social y económica en ese entonces.

Esto se ve reflejado en la pobreza vivida día a día por Hidelbrando del Carmen y en la sacrificada vida de los obreros.

También podemos distinguir la fuerte influencia de la Iglesia en las familias en esos años, ya que el protagonista constantemente relacionaba sus vivencias con los ángeles, aunque el no estaba completamente de acuerdo con las reglas que la Iglesia Evangélica imponía.

*Contexto Literario: El contexto literario de Himno del ángel parado en una pata se ve marcado por una minuciosa y detallada descripción del entorno y sus alrededores.

Podemos concluir de estas descripciones que pertenece al periodo literario denominado realismo.

*Tipo de mundo literario:

En el Himno de ángel parado en una pata podemos definir fácilmente el tipo de mundo presente en él, ya que los acontecimientos son verídicos y secuenciales a través del relato, y al haber leído con anterioridad la biografía de Hernán Rivera Letelier se dejan a la vista las semejanzas su vida con la vida de Hidelbrando del Carmen.

Por lo tanto estamos ante un tipo de mundo realista.

*Comentarios, críticas, valoraciones.

Macarena Figueroa:

Encontré que el himno del ángel parado en una pata es muy bueno, es un libro que llamo mucho mi atención, al igual que el libro Santa María de las flores negras, también de Hernán rivera Letelier, que anteriormente tuve el agrado de leer, ya que son libros de realidad, uno se imagina fácilmente los alrededores en los cuales la historia es acontecida, me pareció muy extraño el no encontrar información de este libro en la WEB ya que es un libro muy interesante y para mi es un autor conocido, debo decir que me desilusionó bastante al indagar en Internet el sólo encontrar avisos de gente que urgentemente necesitaba el resumen de este libro y ni un comentario ni opinión acerca de este, que como ya mencione es un libro muy divertido el cual vale la pena leer.

Finalmente recomiendo este libro y si tengo la oportunidad de elegir un libro para leer no cabe duda que elegiré un libro de Hernán Rivera Letelier.