Hijo de Ladrón; Manuel Rojas. Lazarillo de Tormes; Anónimo

Literatura. Renacimiento Literario. Siglo de Oro. Literatura Hispanoamericana Contemporánea del Siglo XX. Narrativa. Novela Picaresca. Novela Realista. Marginalidad. Anicato. Lázaro. Estructura

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

..."¡ Cuántos debe haber en el mundo que huyen de otros porque no se ven a sí mismos!"...

La marginalidad del ser humano se puede encontrar en cualquier sociedad, por desarrollada que ésta sea. Como consecuencia de esto, se encuentran también personas que deben luchar para sobrevivir sin recibir ayuda como por ejemplo educación, salud, trabajo, y otros, ni tener un lugar definido dentro de la sociedad. Es esto principalmente lo que encontramos en las novelas "Lazarillo de Tormes" e "Hijo de Ladrón".

Refiriéndonos al estilo de las obras podríamos decir que en realidad son bastante distintos. En la obra "Lazarillo de Tormes" ,podemos encontrar el origen de la llamada novela picaresca caracterizada por su personaje central, Lázaro, un verdadero antihéroe por su carácter marginado y antisocial. En "Hijo de Ladrón" también encontramos a este personaje, el pícaro, pero presentado de una forma más dramática.

Ambas obras están escritas en primera persona y son de un vocabulario bastante sencillo a pesar de que en Lazarillo se encuentran muchas palabras del castellano antiguo. Donde si se marca una clara diferencia entre estas dos obras es en la estructura. La de Lazarillo es bastante sencilla, en la que sus hechos acontecen cronológicamente. Muy por el contrario en "Hijo de Ladrón"

la estructura está basada en flashbacks y es bastante más complicada. El personaje puede estar refiriéndose a su vida como un hombre adulto y de un minuto a otro volver a su infancia y luego retornar a su vida adulta. Otro aspecto que podríamos mencionar es que ambas obras están divididas pero en distintas formas; Lazarillo en cuadros e "Hijo de Ladrón" en cuatro partes que a su vez están divididas en capítulos.

Un punto que tienen muy en común es el de las descripciones. Ambas son de descripciones sencillas pero que permiten al lector hacerse de una clara imagen de lo que se está hablando. En el caso de Manuel Rojas, al ser su obra aparentemente autobiográfica, muestra a través de sus personajes la realidad del bajo mundo, analizándolos interiormente y a la vez su entorno, mientras que en Lazarillo las descripciones hacen más referencia al lugar que refleja cada tipo en la sociedad.

Como dijimos anteriormente, el problema de la marginalidad ha sido algo que ha aquejado a toda sociedad. Generalmente nosotros creemos que vivimos en un mundo que da igualdad de posibilidades a todos sus integrantes, pero no es así. Esa es sólo la "linda" imagen que nosotros mismos creamos para así no sentirnos culpables de los problemas que a otros afectan. Es esta imagen la que ambas novelas quieren borrar. Quieren mostrarnos la cruda realidad que viven individuos que quizás no conocemos y nunca hemos visto pero que en fin, siguen siendo seres humanos que viven junto a nosotros luchando por sobrevivir y sobrellevar su existencia.

En la obra "Lazarillo de Tormes", Lázaro, al no poder su madre cuidarlo, lo deja a cargo de un ciego y así va pasando de amo en amo y por esto debe aprender a auto valerse en un mundo, hasta ese minuto desconocido. Su vida no fue fácil ya que sus amos no se preocuparon de alimentarlo ni de darle un buen trato y además no recibió ningún tipo de educación para luego poder trabajar en algo que pudiera mantener su vida. Es por esto que es marginado de la sociedad, ya que no tiene como desenvolverse dentro de ella y además no recibe ninguna oportunidad para poder aprender algo.

En el caso de Manuel Rojas podemos apreciar una marginalidad partiendo por el título de la obra. Aniceto Hevia (hijo) es, como bien lo sugiere el título, un Hijo de Ladrón. Lo curioso en este caso es que él jamás robó ni cometió crimen alguno para ser tildado de esta manera, sin embargo, la primera vez que estuvo en la cárcel fue cuando niño y sólo por el hecho de ser hijo de El Gallego. Igualmente es marginado y toda oportunidad de desarrollarse se le es arrebatada por ser un "Hijo de Ladrón".

Tanto Aniceto como Lázaro, al verse marginados por la sociedad, deben buscar medios para poder sobrevivir. Lázaro, al ser un personaje pícaro, recurre muchas veces a su ingenio y se las arregla por todos los medios para conseguir un poco de pan. El problema de Aniceto era distinto. Él estaba absolutamente solo y debía valerse por sí mismo. Él nunca robó pero debió ingeniárselas para conseguir lo que necesitaba.

La situación que viven estos dos personajes no es muy distinta a lo que se puede ver hoy en día. Si uno abre un poco los ojos se puede dar cuenta que hay mucha gente que lo único que pueden hacer es andar por las calles como vagabundos y pidiendo limosna para poder comprar algo para comer. Los autores de estas dos grandes obras nos presentan como esa gente marginada logra sobrevivir y se evoca principalmente al hecho de robar o de ser un ladrón.

Al escuchar esta palabra (ladrón), la gente tiende a generalizar y decir que son hombres que por no aprovechar las oportunidades que la vida les dio prefirieron irse por el camino fácil. Absolutamente lo contrario nos exponen los autores. Ellos nos presentan el lado humano de esta gente que, a pesar de tener trabajos no muy honrados, siguen siendo seres humanos con valores, como es el caso de El Gallego, quien roba para poder mantener a su familia, y que tienen una razón clara y de peso para cometer estos actos.

Tampoco se trata de justificar lo que hacen. Robar está mal, pero en vez de llegar e inmediatamente juzgarlos deberíamos darnos el tiempo para mirar a nuestro alrededor y darnos cuenta que no todo es tan lindo como nosotros lo vemos. Esa es un poco la idea de los autores al presentar este conflicto. Es una dura crítica a la sociedad para que se de cuenta de que hay gente que vive indignamente y que son seres humanos que tienen derecho a recibir ciertas garantías para estar seguros que a alguien le interesa su existencia.

Hemos visto dos obras sumamente críticas a la sociedad, tanto antigua como contemporánea. Si bien el anónimo de "Lazarillo de Tormes" toma la

situación de una forma más humorística que en "Hijo de Ladrón" de Manuel Rojas, ambos nos muestran una realidad con la cual deberíamos llorar y darnos

cuenta que no todos tienen las mismas posibilidades, y que esa gente, que aparentemente es diferente, en realidad no lo es. Sólo necesitan un poco de apoyo y comprensión para surgir en una sociedad tan cruda que es incapaz de aceptar esta realidad, que viene con el hombre desde sus comienzos, y esta sociedad, que debería evolucionar con el hombre y ayudarlo, no es en realidad tan evolutiva ni tampoco lo es el ser humano, ya que es él quien crea a la sociedad.

Trabajo comparativo de Castellano

"Hijo de Ladrón" Manuel Rojas

"Lazarillo de Tormes" Anónimo