Hijo de Ladrón; Manuel Rojas

Literatura hispanoamericana contemporánea. Narrativa y novela del siglo XX. Personajes: Aniceto Hevia. Argumento

  • Enviado por: Javiera
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad

  • Aspectos con respecto al punto de vista del narrador:

  • Perspectiva o Punto de Vista:

  • En esta obra, el grado de conocimiento que predomina en el narrador con respecto a lo que narra, es protagonista, ya que desarrolla la obra siempre como una vivencia propia, donde el personaje protagonista (Aniceto) ya viejo, va recordando su infancia, su juventud, y los hechos que lo lleven a ser quien es en el momento que narra.

  • Relación Narrador - Historia:

  • El narrador se relaciona directamente con la historia narrada, pues realiza a lo largo de la obra un paseo por sus propios recuerdos, los cuales relata con un grado de incertidumbre, pues son sólo recuerdos. Esto lo lleva a la abundancia de: “Tal vez”, “quizás”, etc. como muestra de la inseguridad en relación con los datos que maneja.

  • Posición del narrador:

  • En ésta obra se presentan dos narradores:

    El primero (Aniceto maduro) se sitúa en el presente, narrando acontecimientos ocurridos en el pasado (su infancia y su adolescencia). Por lo tanto son sucesos ocurridos varios años atrás.

    El segundo narrador aparece cuando el relato se sitúa en el presente juvenil de Aniceto (segunda parte), quien narra los sucesos en el mismo momento en el que los sufre, por lo cual se estaría usando la técnica de contemporaneidad.

  • Elaboración del tiempo:

  • Es esta obra, el tiempo no es distribuido ni como condensación ni como distensión temporal. Aniceto (personaje principal pero en su etapa madura), relata su infancia y juventud a lo largo de todo el libro, es decir, un amplio período ampliamente desarrollado.

  • Actitud Narrativa

  • Según mi percepción, el narrador se dirige a un grupo específico, pues pareciera que contara los acontecimientos a un amigo, a alguien parecido a él o a quien se interese por conocer su mundo, el de los marginados, nos da a conocer que por más que más feo sea todo, sigue habiendo algo de belleza. Se podría decir que el relato va dirigido a los marginales como él, a quienes cuenta las anécdotas de su particular existencia: “Imagínate que tienes una herida...”, etc.

  • Modo Narrativo:

  • En esta obra se usa el estilo indirecto libre, pues el narrador, Aniceto maduro, está presente en la obra, pues es su pasado el que narra, pero habla desde el interior de él mismo en las épocas que recuerda, en su infancia, y en juventud.

    También hay una variación en los tiempos verbales:

    “No podía quedarme en el puerto, tenía que buscar alojamiento...”, “Hacia el sur termina de pronto la ciudad, y aparecen unas barracas...” “Fue primero como un latigazo dado con un trozo de lienzo pesado, un latigazo que envolvió a todo y a todos.” “Los tranvías van y vienen, llenos de gente, pero la calle se ve desierta...”

  • Tipo de Narración:

  • A lo largo de la obra se presentan los relatos de la recapitulación que realiza Aniceto de su infancia y adolescencia, donde narra la vida con sus padres y lo que implicaba ser hijo de un ladrón, sus experiencias en la cárcel, y su camino fuera de ésta, donde se intercalan historias que amigos le contaban, etc. Por lo tanto se está constantemente recurriendo al pasado, varios años atrás, razón por la que se estaría frente a una narración de tipo retrospectiva, específicamente un racconto.

  • Disposición de los acontecimientos:

  • Esta obra por su orden cronológico no lineal, producto de ser una mezcla de recuerdos desordenados, es de difícil clasificación, pero dado que comienza cuando Aniceto sale de la cárcel cuando comienza la obra, se determina que la disposición de los acontecimientos es In Medias Res, pues éste suceso se encuentra en el medio de la vida de Aniceto.

  • Acciones o acontecimientos

        • Aniceto se entera de que su padre es ladrón.

        • Es encarcelado por primera vez junto a su madre.

        • Su madre muere.

        • Su padre es encarcelado y condenado a muchos años de cárcel.

        • Experimenta la soledad absoluta y se va de la casa.

        • Es alojado en la casa de Isaías con su esposa y maltratado por él.

        • Se escapa y se va a trabajar en las cosechas de maíz por un par de meses.

        • Se va a trabajar a la cordillera como ayudante de carpintero en una cuadrilla de trabajadores del Ferrocarril Transandino.

        • Conoce a su amigo en el río Aconcagua.

        • No pudo embarcarse con su amigo por no portar documentación.

        • Es arrestado producto de un motín.

        • Conoce a Alfonso Echeverría y a Cristián, con quienes comienza a vivir.

        • Se va con Cristián y con Alfredo a trabajar de pintor con un contratista conocido de Alfonso.

  • Personajes:

  • Protagonista:

  • Aniceto Hevia (hijo): es el último hijo del matrimonio formado por Aniceto Hevia (padre) y Rosalía. Es quien, ya pasados los años, narra su infancia y juventud (hasta los 17 años), lo que le permitiría, al tener una visión más lejana, valorar e interpretar su existencia juvenil, razón por la que, a la vez, se puede considerar como un personaje evolutivo pues va variando su forma de ser a lo largo de sus relatos, siendo más tolerante luego de los malos ratos, y teniendo una visión más sabia de la vida, siempre desde su punto de vista marginal.

    Físicamente tiene ojos oscuros, orejas de regular tamaño, pelo negro, flaco y de frente estrecha. Sicológicamente es algo solitario, quizás por su timidez, pero a la vez un personaje fuerte y profundo. Fuerte porque de alguna forma se va acomodando al desamparo en el que fue dejado desde la muerte de su madre y la larga condena de su padre, y profundo por el punto de vista que presenta, siempre calmado a pesar de la abrumadora realidad, y comparable al pescador silencioso que teje a sí mismo con sus palabras no dichas, sus sentimientos ocultos, sus pensamientos no expresados.

    Desde el punto de vista social, es un personaje que va cambiando de una vida normal, sin dificultades (a pesar de la actividad del padre) a una vida marginal, viviendo y satisfaciendo las necesidades básicas a duras penas. Tuvo una educación normal cuando pequeño, hasta que los sucesos ocurridos (muerte de la madre, condena del padre) le cambian el destino obligándolo a valerse de su trabajo ya a muy temprana edad, abandonado a lo que viniera.

  • Secundarios:

  • Aniceto Hevia (padre): Es el padre de Aniceto Hevia (hijo). Es un famoso ladrón español, apodado “El Gallego”. Era alto, blanco, de grandes cejas, rostro un poco cuadrado, bigotazo de color castaño y canoso, manos blancas, grandes de vello rojizo. Sicológicamente era sobrio, tranquilo, económico y muy serio en sus asuntos.

    Socialmente no tiene un nivel socioeconómico bajo, vive bien, pero siempre bajo el alero de su actividad moralmente “antisocial” e incorrecta, la misma actividad que lo lleva a una larga sentencia que cumplir en la cárcel, obligándolo a abandonar a sus hijos y en consecuencia, aunque no se mencione, se deduce que deja todas sus pertenencias bajando el nivel socioeconómico.

    Rosalía: es la esposa de Aniceto Hevia (padre) y madre de Aniceto Hevia (hijo) De nacionalidad Chilena. Es una mujer de baja estatura y muy abnegada a los quehaceres hogareños. Es atenta y cordial con los conocidos de la familia.

    Joao Hevia: primer hijo de Aniceto Hevia (padre) con Risalía. de tez blanca y pelo castaño.

    Ezequiel Hevia: segundo hijo del matrimonio.

    Daniel Hevia: tercer hijo del matrimonio.

    Amigo de Aniceto (hijo): era un hombre proveniente de una familia culta que decide aburrido de esto vagabundear por el mundo. Usaba lentes, tenía una ropa casi nueva, ojos con poco brillo, oscuros y pequeños, con tiesas y cortas pestañas. Andaba con dos tortugas.

    Bartola: conocida de Aniceto (hijo) que lo ayuda cuando éste queda sólo. Era una mujer delgada, baja, vieja de aspecto y humildemente vestida. Sus especiales ojos, color miel, daban a ella un aire de bondad, dulzura y una curiosa distinción.

    Era pobre.

    Isaías: esposo de Bartola. hombre bajo, robusto, con barba crecida, sucio, de cara hosca y penetrantes ojillos. Era cojo. Sicológicamente mezquino, cruel, bárbaro y cínico. Socialmente pobre: robaba pero siempre era descubierto así es que se dedicaba a comprar cualquier baratija (cliente de Aniceto (padre)) para venderla a un precio más elevado.

    Alfonso Echeverría (“El Filósofo”): hombre que se encuentra Aniceto (hijo) en la playa recogiendo metales pequeños. Era un hombre muy sociable, simpático, agradable. Tenia el bigote negro, alta frente. Era delgado y más bien alto, un poco agachado de espalda. Él invito a Aniceto(hijo), a trabajar, recogiendo metales en la playa y vendiéndolos a Don Pepe. Después lo invita a vivir con él, en el conventillo. Le gustaba Esperanza, la vecina. También era muy pobre.

    Cristián: amigo de Alfonso a quién también Aniceto encuentra en la playa. Tenía la barba bastante crecida, el pelo le cubría casi por completo la cabeza. Era un hombre bien tosco, tímido y huraño, muy poco sociable. Pobre también.

    La señora italiana: mujer anciana y generosa que vivía sola en la parte de atrás de un galpón de una casa que arrendó la familia de Aniceto. Fue quien enseñó los folletines a Aniceto con los cuales empezó a disfrutar de la lectura.

  • Espacio - Tiempo:

  • Espacio Físico:

  • La mayoría de la obra se desarrolla entre Chile y Argentina. Aniceto nace en Argentina, Buenos Aires, donde se desarrolla su infancia, luego joven, se va a Chile, donde se mantendrá hasta el fin de la obra, conoce en el río Aconcagua a su amigo. Luego en Valparaíso es tomado preso por verse involucrado en un motín y una vez libre, de dedica a vagar por la costa hasta llegar a una playa donde se encuentra con dos hombres, Alfonso Echeverría “El Filósofo” y su acompañante llamado Cristián.

  • Espacio Psicológico:

  • El narrador, mediante sus recuerdos, va acercando al lector, luego de rodear la felicidad de su infancia y manifestar las abrumadoras realidades en prisión, a una confrontación entre la libertad y el sometimiento a la cárcel. La cárcel es un espacio dominado por un sistema de orden, disciplinas y trabajos regulados, donde a la vez los sucesos cambian cada día. Sin embargo, el narrador al mostrar su realidad frente a la libertad, no sabe qué hacer con ella y se ve entregado a la abrumadora incerteza del vagabundeo y la marginalidad.

  • Espacio Social:

  • En la obra se muestra fuertemente el lado “b” de la sociedad. Se sitúa casi en su totalidad en un contexto social marginal. mal que mal, se está narrando la vida del hijo de un ladrón. Cabe decir que no por serlo llevará esa misma actividad para mantenerse vivo, sino que elige el camino de la pobreza. Se pasea por un

  • Argumento:

  • La historia trata prácticamente de la recapitulación que hace el personaje principal, Aniceto Hevia, quien relata, pasados varios años, los principales hechos que marcaron su infancia y adolescencia.

    Aniceto describe su niñez como una buena etapa de su vida junto a sus padres y hermanos. Sin embargo al descubrir el oficio de su padre, ladrón, comienza una serie de problemas internos acentuándose con la muerte de su madre. Debido a esto, el protagonista decide dejar su hogar y se dirige hacia el oeste sin destino alguno, pero tiempo después termina viniéndose a Chile, donde irá dirigiendo su destino hasta llegar a la etapa donde verá su pasado desde otro punto de vista, que es desde donde narrará la historia.

  • Bibliografía:

  • Hijo de Ladrón, Manuel Rojas.

    Editorial Zig-Zag

    15ª edición: Octubre de 1974, Santiago de Chile.