Hijo de ladrón; Manuel Rojas

Literatura hispanoamericana contemporánea del siglo XX. Narrativa realista. Personajes: Aniceto Hevia. Ambiente social

  • Enviado por: Pablo Corvalán
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Doctorado en Literatura y Teatros Españoles e Hispanoamericanos en el Contexto Europeo
UNED
PRESENTACIÓNUna vez terminado el Máster, los alumnos quequieran realizar su tesisdoctoral deberán atenerse a la...
Solicita InformaciÓn

Las Relaciones Culturales entre Gibraltar y la Comarca
UNED
El fin de este curso es profundizar en la peculiar estructura de un territorio marcado por la frontera como es el Campo...
Solicita InformaciÓn

publicidad

Hijo de ladrón; Manuel Rojas

Colegio San Ignacio A.O

Literatura I

“LA identidad marginal

EN ANICETO HEVIA ”

  • Nombre :

  • Curso : 3° Medio “A”

  • Fecha : 28 de Junio de 2001

  • Profesor :

“HIJO DE LADRÓN”

Ed. Zig-Zag, 1997

INTRODUCCIÓN

RESUMEN DE LA OBRA

La historia comienza con la salida de Aniceto Hevia desde la cárcel de Valparaíso, tras ser procesado por un supuesto robo a una joyería junto con otros asaltantes, posteriormente a ser liberado, Aniceto comienza a narrar como y por qué llegó hasta ahí, insistiendo en que no es mucho lo que recuerda. Sin un orden cronológico, va narrando su vida desde pequeño, desde el momento en que se enteró de que su papá era ladrón y era conocido en el mundo delictual con el apodo de “El Gallego”, el impacto de la primera vez que lo arrestaron junto a su madre y la posterior muerte de ella, tras un breve tiempo su padre es sentenciado a una gran condena de años en la cárcel, a raíz de esto se ve en la obligación de tomar su propio rumbo y abandonar su hogar, independiente de lo hiciesen sus hermanos. Luego, de sufrir el mal trato de un antiguo amigo de su padre que lo acogió inicialmente para ayudarlo decide partir y entre sus peripecias logra partir en un tren hacia la cordillera en donde se efectuaban faenas, es ahí precisamente en donde conoce a su amigo que menciona en más de una oportunidad . Logra atravesar la frontera en difíciles condiciones dentro de un tren con animales, ya en Valparaíso sufre la partida de su amigo, ya que él no pudo acompañarlo debido a sus problemas de documentación y nacionalidad. Ahí, en un violento y sangriento motín, acompañado de saqueos, Aniceto es detenido además de otro gran número de hombres acusados de daños a la propiedad y agresión a Carabineros, entre otros cargos. Con la esperanza de salir prontamente, se ve sorprendido ante la acusación falsa de haber robado una joyería, ante esto el juez decide procesarlo. Producto de su estadía en la cárcel sufre una herida en uno de sus pulmones, pero para Aniceto era más que una herida física, era una herida psicológica que el sufría por todo lo que había tenido que vivir. Ya liberado, en una caleta de Valparaíso, conoce a Alfonso Echeverría y a Cristián, dos recolectores de metales, con ellos vive crudamente la realidad de la pobreza y el de no tener mucha comodidades. Ante el ofrecimiento de Alfonso, “El Filósofo” como era llamado, de ir a trabajar como contratista a otro lugar, decide partir dejando atrás su larga y amarga historia.

PRESENTACIÓN DEL MARCO TEÓRICO

El proceso de la pérdida de su hogar, desencadena en Aniceto Hevia la construcción de su identidad, en la cuál la lucha por sobrevivir y el comer pasan a ser su objetivo primordial. El protagonista de la obra encarna en sí las características propias de la identidad marginal del chileno tradicional, que las demuestra especialmente en su modo de actuar posterior al abandono de su hogar en la historia, es precisamente ahí donde profundizaremos más adelante, analizando las principales peripecias por las que debe pasar Aniceto Hevia y su impacto en el proceso de construcción de la identidad. El joven protagonista de la obra da a entender a través de sus experiencias y crisis que no sólo está en el proceso de la construcción de su identidad, sino que también está en el camino de madurar como persona y adolescente, son esenciales las etapas que lo hacen emerger como persona desde el difícil momento de asumir que su padre era ladrón, el fallecimiento de su madre y finalmente la lucha por sobrevivir diariamente a través de un trabajo miserable, como lo era la recolección de metales. Junto con lo anterior, no deja de ser necesario analizar los diferentes hechos por los que debe pasar el protagonista y relacionarlos con el tema general que abarca el presente trabajo, el proceso de la construcción de su identidad marginal. Para analizar este aspecto utilizaremos el concepto de la identidad, que explicaremos más adelante y lo relacionaremos con el mundo marginal y desposeído que vive el protagonista.

DESARROLLO

El concepto de identidad explica el conocimiento auténtico de sí mismo, esto es el proceso que consiste en el paso de la ignorancia al conocimiento o maduración, para esto Aniceto debe superar pruebas y obstáculos, estas son las dificultades y experiencias que vive a lo largo a la historia y que lo hacen ir alcanzando el camino hacia la construcción de su identidad.

La identidad marginal presente en Aniceto Hevia, abarca un proceso de formación que se inicia con la detención de él y de su madre viviendo su infancia, esta experiencia le forma un concepto de la vida de su padre, ya que este último pasaba muy poco tiempo con él, principalmente por trabajar como delincuente y estar constantemente siendo perseguido por la policía. Esta última experiencia, con la gran condena que sufre su padre en la cárcel y sumado a la muerte de su madre, obliga a Aniceto hijo a discernir sobre lo que sería futuro, escoger entre quedarse en Buenos Aires con sus hermanos, que ni siquiera volvían a la casa, o partir sin rumbo en busca de ayuda. Entre sus peripecias, posterior a la ocasión en que fue expulsado de la casa de una familia conocida de su padre, con algo de suerte, Aniceto parte a la cordillera a unos trabajos agrícolas en primera instancia y como ayudante de carpintería en segunda. En este viaje a la cordillera, mencionado recién, Aniceto conoce a su amigo, que lo recuerda en varias oportunidades en especial en el momento en que está preso, este compañero de una u otra forma juega un rol importante en el proceso de construcción de la identidad del protagonista, ya que con él comparte verbalmente algunas de las experiencias vividas a lo largo de la vida y viene a ser su único y gran amigo en la historia con él cuál siente la compañía física de alguien. Después de la partida de este amigo y los problemas con la documentación que le impedían abandonar al país, Aniceto se encuentra con el alboroto en las calles de Valparaíso, en ese momento de la historia Aniceto siente uno de sus momentos de mayor soledad y confusión previos al período que pasa en la cárcel, el personaje principal no logra captar lo que se vive en el caos de la ciudad y sólo atina a tratar de escapar de ser herido o ser detenido por la policía, más tarde al ver como la gente que lo rodeaba se trenzaba en riñas y golpes decide participar lanzando un proyectil a un par de policías que transportaban a un detenido herido. Inmediatamente, ante su sorpresa es detenido, ya en la cárcel como hemos mencionado reiteradamente, vive una de sus mayores experiencias que lo encaminan a formar su identidad, ahí conoce a algunas personas detenidas en el motín y posteriormente ante el juez es injustamente acusado de robar una joyería, siendo que él no había cometido ese delito precisamente. Ya terminada su odisea en la cárcel sale psicológicamente nuevo a la calle, como si recién hubiera nacido, comenta metafísicamente su dolor producto de una herida al pulmón y decide buscar un sustento, algo que le permite hacer lo mínimo, sobrevivir. En la caleta El Membrillo de Valparaíso conoce a Alfonso Echeverría, El Filósofo, y a Cristián, con ellos comparte la experiencia de vivir y recolectar metales extraños desde la arena que luego cambiaba a un comerciante de la ciudad por dinero suficiente para subsistir. Ante el ofrecimiento de El Filósofo de ir a trabajar como contratistas, Aniceto Hevia inicia una nueva etapa en su vida, ya formado como adolescente decide aceptar el ofrecimiento y parte a trabajar recobrando el ánimo de formar una nueva amistad y pensando que tenía que dejar atrás su pasado.

Los hechos que mejor ejemplifican que Aniceto Hevia está en el proceso de construcción de su identidad son el deseo de buscar algo mejor para su vida futura, la aventura de abandonar su hogar no es fácil para cualquier menor, pero en este caso Aniceto ya sumergido en la mundo marginal decide aceptar maduramente este desafío y buscar nuevos rumbos. Son varios e interesantes los ejemplos que podemos utilizar para demostrar que el protagonista de la obra se encuentra sumergido en un mundo marginal como el hecho de no tener una buena y completa educación escolar, el poco apoyo familiar, las escasez de recursos económicos, en el sentido psico-social es importante destacar que Aniceto vive una vida con tendencia al aislamiento, en la cuál posee sólo un amigo, no presenta en ningún momento de la historia un sentimiento claro de amor hacia alguna mujer, a excepción de los trabajos en el sector de Mendoza en que tímidamente intenta conocer a una mujer casada. Otro ejemplo importante que tiene que ver con el aislamiento y soledad que siente Aniceto junto con el lugar en el mundo que ocupa en el mundo es el hecho de sentirse socialmente inferior y diferente a los ladrones, esto lo piensa cuando entra a una celda de la cárcel y se ve rodeado de delincuentes, siente que los malhechores no tienen nada que robarle, no se meterían con él, en cierto modo por la violencia, aspecto totalmente contrario a la personalidad de Aniceto. Además, paradójicamente, Aniceto sentía algo similar con los solitarios, siendo que él también lo era. A todo esto se suma la condición de marginal de Aniceto, por el hecho de no poseer grandes recursos, vivir en la miseria, ser un desheredado, ganándose honradamente su comida diaria, pero por sobre todo, como el mismo lo afirmaba, el vivía porque estaba vivo, esta frase refleja junto con el momento en que narra su dolor interior, que nace a raíz de una herida real que tenía en uno de sus pulmones, metafísicamente narra ese dolor interior que sentía principalmente por todo lo duro que había sido su vida hasta ese momento, cada vez que recordaba esos momentos difíciles sentía más y más dolor, esa parte de la historia viene a ser como una reflexión por parte de Aniceto Hevia ante tan injusta vida y el dolor físico que sentían en el momento.

CONCLUSIÓN

La obra en sí, como novela de aprendizaje, presenta el testimonio de vida de Aniceto Hevia hijo, a través de su proceso de formación de su identidad, es una novela conmovedora de con características autobiográficas, de contenido profundo, que inquieta incluso al más ingenuo lector. Da a conocer la vida de Aniceto Hevia, como llegó a ser lo que es, una revisión de su vida. Esto último queda muy claro desde un primer momento en que Aniceto Hevia insiste en que no recuerda mucho y que sólo contará de lo que se acuerda. Pese al desorden cronológico, la obra es interesante de leer, ya que engancha al lector a seguir los pasos del protagonista desde un primer momento.

Sinceramente recomiendo la lectura de este libro a generaciones próximas, independiente del modo de evaluación, ya que representa la realidad similar de muchos chilenos que viven luchando por el pan de cada día, además como señalamos anteriormente representa la típica novela de aprendizaje, aspecto fundamental en nuestros contenidos del ramo. Personalmente, la obra me gustó, en especial por la forma natural en que es narrada, incluso en más de una oportunidad daba la impresión de que uno estaba leyendo una historia real.