Hermenéutica. Geertz

Análisis antropológico. Schleiermacher. Malentendidos. Ranke. Dilthey. Heidegger. Corriente crítica

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN HISTÓRICA:

La hermenéutica es una disciplina que se ocupa de la interpretación. Así, es resultado del simbolismo, y el simbolismo es un condicionante que no se puede suprimir al conocimiento humano; es por ello que si el mundo humano es simbólico, sólo cabe la interpretación, ya que el procedimiento hermenéutico se produce implícitamente en toda comprensión.

La teoría de la comprensión y de la interpretación se había desarrollado por dos caminos distintos ( antes de la Edad Moderna ): el teológico y el filológico.

La hermenéutica teológica se desarrolló para la autodefensa de la comprensión reformista de la Biblia contra el ataque de los teólogos tridentinos y la apelación de éstos al carácter ineludible de la tradición.

Por otro lado, la hermenéutica filológica apareció como instrumental para los intentos humanísticos de redescubrir la literatura clásica.

Ambos caminos se desarrollaron a partir de un estímulo análogo, ya que en ambos casos se trata de un redescubrimiento, pero no de algo que era totalmente desconocido, sino únicamente de algo cuyo sentido se había vuelto extraño e inasequible.

La hermenéutica está, en ambos casos, orientada a la interpretación de textos escritos, intenta poner al descubierto el sentido original de los textos a través de un procedimiento muy fino de corrección.

Gadamer (Verdad y método) nos dice que la hermenéutica tuvo que empezar a sacudirse todas las restricciones dogmáticas en el siglo XVIII, cuando hombres como Semler y Ernesti reconocieron que para comprender adecuadamente las Escrituras hay que reconocer la diversidad de sus autores y, en consecuencia, abandonar la unidad dogmática del canon. Este acontecimiento es lo que Dilthey llamó “liberación de la interpretación respecto del dogma”, y es a partir de aquí cuando el trabajo de reunión de las Sagradas Escrituras, en su calidad de textos escritos, tiene que someterse no sólo a una interpretación gramatical, sino también histórica.

Así, podría decirse que el desarrollo del método hermenéutico en la Edad Moderna desemboca en la aparición de la conciencia histórica.

SCHLEIERMACHER Y SU PROYECTO PARA UNA HERMENÉUTICA UNIVERSAL:

La formación de una ciencia de la hermenéutica se la debemos en gran parte a Schleiermacher, que la desarrolló en sus confrontaciones con los filólogos F.A.Wolf y F.Ast. Ahora es la comprensión misma la que se convierte en problema. Schleiermacher. Intenta fundamentar teóricamente el procedimiento que comparten teólogos y filólogos.

Los filólogos, que son sus precedentes más inmediatos, tienen una concepción de la hermenéutica según la cual ésta estaba determinada por el contenido de lo que se trataba de comprender. Schleiermacher, sin embargo, lo que busca es la unidad de un procedimiento que no se diferencia ni siquiera por el modo como se han trasmitido las ideas, si por escrito u oralmente, un procedimiento que está al margen de toda especificación de contenido

Este es el contexto desde el que se determina la idea de Schleiermacher de una hermenéutica universal. Su punto de partida es la idea de que la experiencia de lo ajeno y la posibilidad de un malentendido son universales. Llega a definir la hermenéutica como << el arte de evitar malentendidos >> .

El secreto para evitar malentendidos está, según Schleiermacher, en un canon de reglas de interpretación gramaticales y psicológicas que se aparten por completo de cualquier atadura dogmática del contenido, incluso en la conciencia del intérprete. La tarea que se propone es la de automatizar el procedimiento del comprender como una metodología especial. Lo que se trata de comprender no es la literalidad de las palabras, su sentido objetivo, sino también la individualidad del hablante o autor.

Estas reglas de interpretación gramaticales y sobre todo psicológicas influirán en gran medida en Dilthey.

Schleiermacher sigue a Friedrich Ast y a toda la tradición hermenéutico-retórica cuando reconoce como un rasgo básico y esencial del comprender que el sentido de los detalles resulta siempre del contexto, y en última instancia del conjunto. Desde el punto de vista gramatical, este postulado vale para la comprensión de cada frase hasta su integración en el nexo del conjunto de una obra literaria. Ahora bien, aplicando la comprensión psicológica este postulado indica que debemos entender cada construcción del pensamiento como un momento vital en el nexo vital de cada hombre.

Schleiermacher considera la individualidad como un misterio que nunca se abre del todo. Sin embargo, esta barrera sólo afecta a la razón y a los conceptos, cabría la posibilidad de traspasarla con el sentimiento, con una comprensión inmediata.

Es así como llega a la idea de que se trata de “comprender a un autor mejor de lo que él mismo se habría comprendido”. Para Schleiermacher el acto de la comprensión es la realización reconstructiva de una determinada producción (ya sea ésta oral o escrita, e independientemente de su contenido).

Además de Schleiermacher, otros nombres importantes en la historia de la hermenéutica son:

Ranke, de la escuela histórica alemana, que aplicó la hermenéutica a la historiografía.

Dilthey, que elevó la hermenéutica al nivel de las ciencias humanas. Dilthey mostró como todas las ciencias humanas se diferencian de las ciencias de la naturaleza en que tienen componentes hermenéuticos.

Heidegger, que probó que el proceso hermenéutico sólo puede hacerse desde los prejuicios (pre-juicios, juicios previos). Es decir, que todo juicio necesita un pre-juicio, que sólo se puede hablar desde unas determinadas instalaciones que nos vienen impuestas por el momento y la tradición en que hemos nacido; para Heidegger no se da ninguna comprensión sin una pre-comprensión.

Un autor que ha influido en gran medida en la antropología simbólico-hermenéutica es Paul Ricoeur, que ha reivindicado la hermenéutica como método antropológico.

GEERTZ Y LA ANTROPOLOGÍA HERMENÉUTICO-CRÍTICA:

Para Geertz la explicación interpretativa centra su atención en el significado que las instituciones, acciones, imágenes, etc. tienen para quienes poseen tales instituciones, acciones, imágenes, etc.

Así , el ascenso de lo que Geertz llama “el giro interpretativo” provoca que los instrumentos del razonamiento estén cambiando, y que la sociedad se represente cada vez menos como una máquina elaborada o como un cuasi-organismo, y más como un juego serio, como un drama callejero.

Para que el resultado de este cambio no se reduzca a un complicado parloteo, Geertz propone desarrollar una conciencia crítica, conciencia que deberá proceder de los humanistas y no de los científicos naturales. Sólo cuando los científicos sociales se liberen de sus sueños de física social, podrán comprender la base simbólica de todo lo humano y establecer procedimientos hermenéuticos y críticos.

Concebir las instituciones, acciones, imágenes, etc. como fenómenos “legibles”, interpretables, supone alterar nuestra percepción del mundo humano así como orientar los procedimientos de estudio hacia un campo nuevo.

El significado de los símbolos se establece, para Geertz, en un meta-nivel, así, interpretar un texto convierte al que lo interpreta en una especie de autor secundario, interpretar un texto es reescribirlo.

Así el antropólogo que pretende hacer un estudio sin alma, un trabajo en el que hay una exigencia de neutralidad moral, es decir, la idea de la “verdad de Dios”, está incurriendo en un error tanto metodológico como conceptual, ya que esta pretensión deja de lado el carácter simbólico del propio antropólogo, el papel fundamental e ineludible que juega la hermenéutica en toda comprensión.

CONCLUSIONES:

La hermenéutica es un tema fundamental para cualquier estudio acerca del hombre; fundamental en el sentido de que es una característica del propio fundamento del hombre, y por tanto insuprimible, y fundamental en el sentido de que la consideración hermenéutica debe estar en la base, en el fundamento, de toda teoría acerca del ser humano.

La importancia de Schleiermacher en la historia de la hermenéutica es indiscutible, así como también lo es lo brillante de su teoría, sin embargo, para Schleiermacher, el esfuerzo de la comprensión tiene lugar únicamente cuando, por alguna u otra razón, no existe una comprensión inmediata, es decir, cada vez que hay que contar con la posibilidad de un malentendido; No está teniendo en cuenta, que esa posibilidad de malentendido es una característica inherente el ser humano, una cualidad que le viene dada de su carácter simbólico.

Respecto a Geertz cabe decir que es uno de los antropólogos más importantes de nuestros días, y que su crítica es una parte fundamental de la nueva visión que se tiene de la antropología, así como también es ésta misma crítica un de la causas d la crisis actual de la antropología.

Geertz entiende al ser humano como un ser simbólico y admite la importancia que la hermenéutica tiene no sólo en la metodología de los antropólogos, sino también en sus teorías; Sin embargo, Geertz en ningún monento expone su teoría hermenéutica, en ningún texto aparecen las bases conceptuales del pensamiento de Geertz. Ésta falta de supuestos claramente explicados, afecta no sólo acerca de la hermenéutica, sino también a su concepción de lo que es el simbolismo.

La toma de conciencia del papel que juega la hermenéutica es lo que puede posibilitar que las ciencias humanas abandonen las falacias naturalistas para poder estudiar al hombre tal y como es, pluridimensional.

BIBLIOGRAFÍA:

Gadamer: Verdad y método.

Geertz: La interpretación de las culturas.

El antropólogo como autor.

Conocimiento local.

5