Hamlet; William Shakespeare

Teatro barroco isabelino. Literatura inglesa. Tragedia. Venganza. Estructura. Argumento. Personajes. Interpretaciones. Ofelia

  • Enviado por: Anuda
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad

1ª CONTEXTO SOCIO-HISTORICO-CULTURAL

Es 1558 y sube al trono Isabel I, hija de Enrique VIII y de Ana Bolena. Durante su reinado, Inglaterra pasará de ser una nación pobre, escasa y oscurecida a convertirse en una gran potencia, con una moneda fuerte y confiable.

El Renacimiento se hizo esperar en tierras tan remotas y de tan bárbaras tradiciones y, pese a que su idioma era desconocido casi por completo en el resto de Europa, la Inglaterra del siglo XVI brilló en el área de las letras. El gran cambio se produce cuando La Biblia se traduce al idioma del pueblo, motivando un notable crecimiento del interés por la lectura: artesanos, comerciantes y hasta campesinos compran libros y los estudian. La educación ha dejado de ser un beneficio exclusivo de la Corte.

Ardientes y atrevidos, los ingleses de la época son también brutales y sanguinarios. La ebriedad es frecuente en todas las clases sociales y genera querellas sangrientas; las peleas terminan a menudo en asesinato y los espectáculos de mayor éxito son las luchas a muerte entre animales y las ejecuciones capitales. Sin duda, el rasgo más dominante de la Inglaterra de la época es la coexistencia de la brutalidad de las costumbres con el refinamiento de la cultura.

Tras los años gloriosos que le regaló a Inglaterra durante el esplendor de su reinado, la popularidad de Isabel fue disminuyendo a medida que su reinado llegaba a su fin debido a la mala gestión de sus últimos ministros. Murió sola en marzo de 1603 y, al no haber contraído matrimonio y no tener descendencia, fue sucedida en el trono por Jacobo I.

2º EL TEATRO ISABELINO

El teatro Isabelino resumía las vivencias históricas del pueblo. Este humanismo agregó temas, formas y estructuras nuevas que enriquecieron la tradición popular medieval al igual que la evolución de la lengua. El teatro Isabelino lograba una síntesis de valores populares y renacentistas. Dramaturgos como Thomas Kyd y Christopher Marlowe dieron lugar a un teatro dinámico, épico y sin prohibiciones que dio como resultado el trabajo de William Shakespeare.

La época de Shakespeare fue una época de marcada individualización emanada de las reflexiones filosóficas sobre el hombre, nacida del estudio empírico de las pasiones y de la teoría de los caracteres, surgida de un estilo de vida caballeresco y cortesano.

En cuanto a los actos y a las escenas, las obras seguían la estructura clásica:

  • Se empleaba el verso, a menudo intercalado con la prosa.

  • Se mezclaba la tragedia con la comedia.

  • Se combinaban tramas distintas en una misma obra.

  • Las obras se sucedían en varios lugares y transcurría tiempo entre las escenas.

  • Se incorporaba música, danza y espectáculo.

  • Se mostraba escenas de violencia, batallas y sangre.

Los temas de la tragedia solían ser históricos más que míticos y se utilizaba la historia para comentar cuestiones del momento.

Las obras se presentaban durante los meses más cálidos del año en teatros circulares y al aire libre. Durante los meses más fríos las obras se montaban en teatros privados y dirigidos a un público más de élite.

El escenario consistía en una plataforma que ocupaba parte del equivalente al actual patio de butacas. El decorado era mínimo y constaba simplemente de algunos accesorios o paneles.

Al estallar la Guerra Civil, en 1642, el Parlamento, controlado por los Puritanos, clausuró todos los teatros provocando la destrucción de la gran mayoría y, con ellos, todos los testimonios del teatro inglés renacentista. Cuando se restauró la monarquía, las obras de teatro sólo eran representadas para las clases más altas.

Los teatros franceses e italianos pasaron a ser los modelos para la construcción de los nuevos teatros ingleses. La plataforma isabelina fue conservada pero se combinó con los decorados y los juegos de perspectiva italianos.

Fueron tres las novedades que introdujo el drama humanístico en el teatro:

  • Transformó el teatro medieval, que era esencialmente representación y pantomima, en obra de arte literaria.

  • Aisló la escena del público para realizar y realzar la ilusión

  • Concentró la acción tanto en el espacio como en el tiempo, sustituyendo la desmesura épica de la Edad Media por la concentración dramática del Renacimiento.

3º WILLIAM SHAKESPEARE Y EL TEATRO

William Shakespeare vivió 52 años (de 1554 a 1616), de los que 25 (de 1588 a 1613) los pasó trabajando como dramaturgo y actor en Londres. Era accionista de la compañía, al mismo tiempo que autor y actor, e invirtió sus considerables ganancias teatrales en comprar tierras en Stratford, donde era considerado más por un respetable vecino y padre de familia que por alguien de la chusma farandulera. El vocabulario que utilizó a lo largo de toda su obra es considerado el más rico de la literatura inglesa, plagado de metáforas y juegos de palabras.

En los primeros años de su carrera, tal vez pasara en Londres los meses de verano, en los que estaban abiertos los teatros, para regresar a Stratford durante el invierno y en las frecuentes ocasiones en que la peste suspendía las representaciones.

Shakespeare se ganaba los garbanzos en los teatros públicos. En los locales al aire libre, como el Globe, que su compañía edificó en 1599, la temporada iba de mayo a septiembre. En los teatros cerrados, como el Blackfriars (que también utilizaron de 1608 en adelante), se representaban obras a lo largo de todo el año. En los teatros públicos había más tolerancia que en la Corte. Las autoridades municipales tachaban de centros de sedición a los teatros y los Puritanos farfullaban contra la impiedad, pero la farándula y su público no se daban por enterados.

Los teatros públicos tenían una audiencia amplia y variopinta. Los precios del Globe oscilaban entre un penique (sentados en el suelo o de pie) y seis (en localidades de platea, en los reservados señoriales). En el teatro lleno cabría aproximadamente tres mil espectadores aunque, sin duda, la asistencia era frecuentemente menor. El teatro de Blackfriars era más pequeño y más selecto y sus precios eran casi cinco veces más altos.

En el Globe, las representaciones tenían lugar en un gran escenario con dos puertas y sin decorado. En el teatro de Blackfriars, el escenario estaba en uno de los extremos de una sala alargada e iluminada con velas, pero la distribución era muy parecida. El atrezzo y la sastrería eran complicados y los trajes eran, con frecuencia, regalos de ricos mecenas. No había directores ni figurinistas y los actores no trabajaban con libretos definitivos sino según sus propios apuntes.

4º LA LEYENDA DE HAMLET

Para escribir la tragedia de Hamlet, William Shakespeare se basó en una leyenda. La historia de Hamlet aparece por vez primera en la Historia de Dinamarca de Saxo Grammaticus, a finales del siglo XII. Se cree que Shakespeare nunca tuvo acceso a los escritos de Grammaticus y que debió haber leído alguna traducción libre de sus textos del francés Francoise de Bellefores, titulados Histories Tráguiques, y editados por primera ves en 1559. Se sabe que la historia fue utilizada y representada por Kid unos treinta años después, aunque no se conserva el texto. Pero es Shakespeare quien abre el siglo XVII y cierra el anterior, creando con su obra la figura teatral más representada, estudiada y valorada del teatro mundial. La única variación que existe entre la obra de Shakespeare y la de Grammaticus es el carácter dramático del Hamlet Shakesperiano, mientras que en el cuento del historiador danés el final es feliz y el príncipe termina con glorias y honores.

La presencia del príncipe danés, impulsada por el drama Shakesperiano, recorre el inconsciente de la literatura dramática como ejemplo de pieza perdurable. No importa el momento en el que se lea, ya que siempre se pueden encontrar vínculos con ella, ya sea de carácter político, moral, familiar, filosófico, metafísico o humanístico. Todo esto, combinado con los innegables valores teatrales de la pieza, como son apariciones, duelos, conspiraciones, relaciones amorosas extremas, teatro dentro del teatro, suspense, sangre, política, etc, nos sitúa ante una de las principales obras de la cultura occidental.

5º ESTRUCTURA DE HAMLET

Hamlet es un príncipe del siglo XVI que vive en su palacio, en Dinamarca. Los lugares en que transcurre la obra son:

  • La casa de Polonio.

  • El palacio.

  • La explanada delante del palacio.

  • El cementerio.

El tiempo es lineal y cronológico.

La estructura interna de la obra consta de:

  • PLANTEO O INTRODUCCIÓN: Presentación de los personajes y de la situación.

  • NUDO: La sombra le revela la verdad a Hamlet y le pide venganza.

  • DESENLACE: A partir de la conversación de Hamlet con su madre Gertrude y la muerte de Polonio.

  • DESENLACE FINAL: Encuentro de esgrima con Laertes y la muerte. Aparición de Fortimbrás como nuevo rey.

Se utiliza tanto el diálogo como el monólogo y el punto de vista es en 1ª persona, ya que ocurre dentro de la narración y se es testigo de los hechos que acontecen.

La estructura externa consta de cinco actos divididos en escenas:

  • ACTO 1º: 13 escenas

  • ACTO 2º: 11 escenas

  • ACTO 3º: 28 escenas

  • ACTO 4º: 24 escenas

  • ACTO 5º: 11 escenas

6º ARGUMENTO DE HAMLET

El rey de Dinamarca muere y su hermano Claudio sube al trono. Se casa de manera repentina con Gertrude, la reina, y el príncipe Hamlet se sume en una profunda depresión.

Se le aparece una noche la sombra de su padre, el rey difunto quien le revela que fue realmente asesinado por Claudio, exigiéndole venganza, cosa que el príncipe no hace hasta más tarde. Mientras tanto, finge estar loco, al parecer, para que el actual monarca no sospeche de sus verdaderas intenciones. La causa por la cual Hamlet adopta esta extraña actitud es objeto de gran debate entre el rey y la reina, que creen que sufre una perturbación por la muerte de su padre, y Polonio, el viejo chambelán, quien considera que Hamlet está sufriendo los efectos del amor que siente por su hija Ofelia.

Para confirmar lo dicho por el espectro, Hamlet dispone de unos cómicos para que se represente en la corte una obra que ilustre el asesinato descrito por el espectro de su padre y, de acuerdo con la reacción del rey, podrá saber si él realmente cometió el crimen. A la mitad de la obra, Claudio se retira muy perturbado, confirmando así las revelaciones de la sombra.

Tras la representación teatral, Hamlet se enfrenta a su madre y, mientras le reprocha el haberse casado con Claudio, escucha a alguien escondido tras una cortina. Creyendo que se trataba del rey, saca su espada y le da muerte, percatándose entonces que no era Claudio a quien había matado, sino al indiscreto Polonio.

El espectro reaparece instando a Hamlet a terminar su tarea. Pero no puede; el rey lo envía a Inglaterra y da la orden de que lo asesinen en dicho país. Sin embargo, el príncipe logra escapar mediante le falsificación de las órdenes de Claudio. Cuando regresa a Dinamarca, se entera de que Ofelia enloqueció y se dio muerte sumergiéndose en las aguas del río. laertes, hermano de Ofelia e hijo de Polonio, sin buscar pruebas ni hacer ningún análisis de la situación antes de actuar, se apresura para vengar la muerte de su padre. Claudio lo persuade para que participe en un combate de esgrima con Hamlet, equipado con un arma envenenada para asegurar así la muerte del príncipe. Durante el enfrentamiento, Laertes consigue su cometido, envenenando a Hamlet, pero recibiendo él también una herida con la espada adulterada debido a un intercambio de armas durante la lucha. Justo antes de morir, el príncipe ve que su madre bebe de una copa envenenada destinada para él, en caso de que saliese victorioso, y acaba matando a Claudio.

7º LOS PERSONAJES

  • CLAUDIO: Rey de Dinamarca.

  • HAMLET: Príncipe de Dinamarca, hijo del rey anterior y sobrino de Claudio.

  • POLONIO: Lord Chambelán.

  • HORACIO: Amigo de Hamlet.

  • LAERTES: Hijo de Polonio.

  • VOLTEMAND: Cortesano y embajador en Noruega

  • CORNELIO: Cortesano y embajador en Noruega.

  • ROSENCRANTZ: Compañero de estudios y amigo de Hamlet.

  • GUILDENSTERN: Compañero de estudios y amigo de Hamlet.

  • GERTRUDE: Reina de Dinamarca y madre de Hamlet.

  • OFELIA: Hija de Polonio.

  • EL ESPECTRO DEL PADRE DE HAMLET.

  • FORTIMBRÁS: Príncipe de Noruega.

  • REYNALDO: Sirviente de Polonio.

  • MARCELO: Caballero de la guardia.

  • BERNARDO: Caballero de la guardia.

  • FRANCISCO: Caballero de la guardia

8º INTERPRETACIÓN Y CONSIDERACIONES

Hamlet ahonda temas como la locura, las dudas del protagonista ante la madre adúltera y cómplice en el asesinato del padre, y patentiza la lucha entre la razón y la locura, entre el bien y el mal, indagando en los sentimientos y pasiones humanas.

Va más allá que otras tragedias centradas en la venganza, pues retrata de un modo escalofriante la mezcla de gloria y sordidez que caracteriza a la naturaleza humana. Hamlet siente que vive en un mundo de engaños y corrupción, sentimiento que se le confirma con el asesinato de su padre y por la sensualidad desenfrenada de su madre. Estas revelaciones lo conducen a un estado en el que lo momentos de angustia e indecisión se atropellan con frenéticas actuaciones, cuyas profundas razones siguen siendo hoy motivo de distintas interpretaciones.

Hamlet es el único hijo de un rey en la fuerza de la edad y de una reina muy joven. Ha tenido, por consiguiente, la infancia y la juventud de un príncipe heredero e hijo único. Ha sido niño mimado, acostumbrado a la obediencia de todos. El rasgo dominante de su carácter es un inmenso amor por su madre, un amor exagerado. Víctima de un fuerte complejo de Edipo, ha sido el niñito enamorado de su madre, más dolorosamente celoso que un amante.

En su drama, Hamlet no es dejado a un lado por su padrastro y por su madre. Por el contrario, el rey trata de ganar su confianza y su amistad. Este rey se halla atormentado por los continuos remordimientos. Claudio, perseguido por su conciencia, no tiene ningún deseo de matar al joven Hamlet; no tiene, además, ningún motivo. No ha usurpado el trono. No es Hamlet el que hubiera sucedido a su padre, sino la reina, quien al morir el rey se ha convertido legal y profundamente en soberana. Hamlet no puede quejase de haber sido despojado. Por lo demás, el príncipe no parece tener grandes deseos de reinar. Su inclinación por los grandes sueños filosóficos no deja lugar en su corazón para la ambición. Hamlet no es peligroso para el rey. Además el asesinato no ha sido público; Hamlet lo ignora por completo.

El rey, por medio de sus bondades hacia Hamlet, trata de calmar sus propios remordimientos. Sus declaraciones no carecen de verdadera ternura, son sinceras. Hamlet se comporta sombrío y sarcástico. Simula su locura, sin razón alguna, ya que no corre peligro. Al contrario, el rey hace vigila al loco, aunque solo fuera por amistad hacia él. Por fin, cuando da muerte a Polonio, el rey se decide a matarlo.

Hamlet desprecia a su madre como objeto mismo de su deseo y a su padre como el de sus celos. La encarnación de este doble sentimiento es Claudio. Pese todas las insolencias e insultos con los que lo abruma, Hamlet no puede culpar del todo a su tío por un crimen audaz que él mismo sueña con cometer. Si no cesa de evocar a su madre en los términos más sensuales ni de despreciar al rey por su lujuria, es porque el incesto lo obsesiona. Hasta mezclará las fechas del casamiento con las del funeral para mostrar de esa manera que la muerte de su padre no puede significar para él sino la posesión de su madre. El tío ha cometido, pues, los dos crímenes juntos.

Se puede considerar a Hamlet como una conciencia sin acción. Durante toda la obra delibera acerca de los actos que podría cometer. El dilema de Hamlet, la razón de su falta de acción, consistiría en: si no actuar sería convertirse en cómplice de un criminal, actuar no sería más que ser el servidor de un muerto. Matando a su tío, el príncipe no cumpliría más que un destino suyo propio y, lejos de realizarse, sería simplemente el instrumento de un sueño paternal. Es indeciso e impotente para actuar, oponiéndose a Laertes, que sería la acción sin conciencia, quien desencadena el desenlace de la obra por el deseo de vengar a su propio padre, y a Fortimbrás, héroe que reúne todas las virtudes de los otros dos sin llegar a tener ninguno de sus defectos.

9º OFELIA EN HAMLET

Ofelia es una estrella fugaz el en cielo de la tragedia. Apenas aparece, desaparece y brilla para desvanecerse. Sus formas son tan vagas que nos parecen impalpables; su influencia es tan rápida, que nos parece nula. Y, sin embargo, no hay expresión de su rostro, palabra de sus labios, quejido de su corazón o lamento de su alma que se nos quede grabado, que no guarde con cuidado nuestro corazón.

Ofelia en Hamlet es el ideal del sentimiento: dulzura, sencillez, candor, sinceridad, delicadeza en los sentimientos y en los actos, inocencia en todos sus deseos y pensamientos. Tiene capacidad para todos los afectos, desde el razonador con su hermano Laertes hasta el sumiso y humilde con su padre Polonio; desde el que tiembla en presencia del amante hasta el que hace temblar en su delirio. Era un corazón de cristal que, en lugar de someterlo a la dulce temperatura del amor, lo sometieron a la presión de las pasiones, y estalló.

Ofelia es hija de Polonio, que es el principal consejero del nuevo rey, Claudio, y hermana de Laertes. Es una mujer extremadamente leal a su familia, que añora a su madre, aunque este tema no está tratado en la obra. Se dice que Ofelia tiene entre 16 y 19 años. El príncipe de Dinamarca, Hamlet, ha estado detrás de ella. El tema de si Ofelia y Hamlet se amaban ha sido objeto de debate, pero de lo que no hay duda es de que Ofelia si que amaba a Hamlet. El amor de Hamlet solo puede ser cuestionado por la actitud que tiene hacia ella después tratando de fingir su demencia.

Ofelia obedece a su padre en materias de amor y le cuenta todas sus vicisitudes, colaborando con él: una torpeza imperdonable y estúpida por su parte. Polonio prohíbe a su hija que tenga más encuentros con Hamlet, temiendo por la condición virginal de ésta y Ofelia, por amor a su padre, acepta y deja al príncipe a un lado. Entonces es cuando comienza el engaño: Hamlet actúa de manera extraña y, aunque los reyes afirman que tal perturbación es debida a la muerte del antiguo rey, Polonio convence a todos de que el único motivo es el desamor y, para demostrarlo, insta a Ofelia a tenderle una trampa, a la que ella accede sin opción. Ofelia se reúne con Hamlet, mientras los reyes y Polonio observan la escena a escondidas. El príncipe, desconfiado, decide poner a prueba a su amada y le pregunta por el paradero su padre a lo que ella, con gran pesar, le responde con una mentira, sabiendo que estaban siendo escuchados. Es en ese momento cuando Hamlet se da cuenta de que realmente no puede confiar en ella ya que se encuentra doblegada a la voluntad de Polonio y la expone a un trato vejatorio que hunde a la inocente joven en lo más profundo del sufrimiento, dando comienzo a la locura real de Ofelia, frente a la locura fingida de Hamlet, terminando completamente trastornada por la actitud del príncipe hacia ella y por la posterior muerte de Polonio.

12