Hamlet; William Shakespeare

Literatura universal siglo XVII. Teatro barroco isabelino. Literatura inglesa. Tragedia. Argumento

  • Enviado por: Emi
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 3 páginas
publicidad

Hamlet, príncipe de Dinamarca, una de las tragedias más reconocidas del poeta y dramaturgo inglés William Shakespeare (1564-1616), está compuesta en cinco actos, y éstos en escenas. La historia se ubica en Elsinor, en el castillo histórico de Kronborg, en el siglo XVI.

Acto primero

La Sombra entra en escena dejando a Marcelo y a Bernardo, guardias del castillo, estupefactos. Al mismo tiempo, en otro lugar del castillo, charlan Claudio, el rey, Gertrudis, la reina, Hamlet, hijo de ella, Polonio, padre de Ofelia y otros personajes. Ahí nos enteramos de que el rey es el hermano del recién fallecido rey Hamlet, o sea, tío del joven Hamlet, protagonista de la historia, y que el actual rey recién se ha casado con la reina, su madre. Asimismo, nos enteramos que el joven Hamlet está por demás turbado -colérico- por las recientes nupcias de su madre con su tío. Por su parte, Polonio es el padre de Ofelia, joven doncella a quien Hamlet pretende y le habla de amores.

Enseguida Hamlet es enterado de que en las afueras del castillo una Sombra ha estado apareciéndose, que se asemeja a la silueta del recién fallecido rey Hamlet. Ante esto, Hamlet acude por la noche al lugar indicado y se entrevista con el espíritu de su padre, quien le informa que su tío le había vertido un veneno en el oído mientras él tomaba una siesta. Así, el espectro del rey le pide a su hijo Hamlet vengue su muerte.

Acto segundo

A partir de ese momento Hamlet busca la manera de acabar con la vida de Claudio, y la forma que encuentra para buscar esa oportunidad sin que de él sospechen es pasar por turbado, por un loco que desvaría sin que se sepa el motivo de tal estado, mismo que Claudio, su madre, Polonio y Ofelia buscan sin cesar. De esta manera, Polonio se entrevista con Hamlet para tratar de entender su actitud, misma que sólo genera mayor confusión en todos, incluyendo a la misma Ofelia.

Enseguida, Hamlet es presentado con una compañía de cómicos que representarán, en el acto tercero, una farsa compuestas por el mismo Hamlet, que trata el mismo asunto que la corte de Dinamarca está viviendo en ese momento: la muerte de un rey a manos de su hermano, y el desposorio de éste con la reina viuda.

Acto tercero

En este acto, el lector o el espectador asiste a uno de los más importantes e influyentes monólogos de la literatura universal, léase: "¡Ser o no ser: he aquí el problema! ¿Qué es más levantado para el espíritu: sufrir los golpes y dardos de la insultante Fortuna, o tomar las armas contra un piélago de calamidades y, haciéndoles frente, acabar con ellas?". Y continúa. En este estado de las cosas, la amada Ofelia es utilizada por el rey y Polonio para averiguar el porqué de los peligrosos desvaríos del joven Hamlet (recuérdese que el rey, como culpable de la muerte del rey anterior, padre de Hamlet y del apresurado desposamiento de Gertrudis, la reina, estaba en un estado de delirio de persecución fundamentado por la actitud de Hamlet).

En este encuentro Hamlet dice todo lo que quieren oír los caballeros (dispuestos detrás de las paredes), pero de manera confusa, fragmentada, entre palabras mentirosas, verdades a medias, etcétera, y el rey se percata de que la explicación de los desvaríos de su sobrino no va por el asunto amoroso, lo cual le mantiene mayormente preocupado.

Después de la representación de los cómicos del asunto dictado por Hamlet, y luego de la conmoción que esto provoca, la reina reclama a su hijo su atrevimiento (que era el de culpar a su tío de la muerte de su padre y de la liviandad de ella al casarse con el hermano de su marido difunto a los pocos días del entierro). Pero detrás de unas cortinas de la habitación está Polonio, padre de Ofelia, para escuchar las palabras de Hamlet. En un momento, aquél se mueve, y Hamlet, creyendo que era el asesino de su padre, pero diciendo que había ratones, de una estocada atraviesa la cortina y en ella la vida del padre de Ofelia.

Acto cuarto

Tras la locura de Hamlet y la muerte de Polonio a sus manos, el rey advierte la peligrosidad de su sobrino y decide mandarlo a Inglaterra en calidad de exiliado, pero con el firme propósito de que en la aventura que significaba el viaje, Hamlet perdiera la vida.

Ofelia, al saber de la muerte de su padre, enloquece. Mientras tanto, del extranjero, llega Laertes, hijo de Polonio y hermano de Ofelia. El joven le reclama al rey tanto la muerte de su padre como la locura de su hermana y lo responsabiliza.

Acto quinto

Hamlet se escapa del navío que lo conducía al exilio y regresa a Elsinor en la compañía de su amigo Horacio. Ellos reaparecen ante dos clowns que charlan tétricamente mientras exhuman cadáveres y preparan la fosa de Ofelia, quien ante la desesperación de verse sola en el mundo, se ha suicidado ahogándose.

En este acto destaca la escena emblemática de Hamlet tomando la calavera del bufón que en su infancia le había hecho reír y que murió a manos precisamente del sepulturero y mirándolo a los huecos de sus ojos decía: "Esa calavera tenía lengua y podía en otro tiempo cantar […] Y la que está manoseando ahora ese bruto acaso sea la cholla de un político, de un intrigante que pretendía engañar al mismo Dios".

En el entierro de Ofelia, Hamlet oculto, escucha el discurso de Laertes, hermano de ella. Hamlet discute con él bajo la sorpresa de todos al verlo de regreso. Más tarde, en una justa de esgrima aparente amistosa donde se resolverán las cosas entre estos caballeros, ya el mismo Alertes, en contrato con el rey, deciden envenenar a Hamlet con la punta del florete y, de fallar esto, el rey tendría ya lista una copa de vino envenenado para ofrecérsela a Hamlet.

Como corresponde a la tragedia, Laertes envenena con el florete a Hamlet, mientras que la reina en el festejo de la justa amistosa, bebe de la copa envenenada. Enseguida el hijo de Polonio es muerto por una caía, y mientras muere le confiesa que su madre está envenenada y que el florete está envenenado y que el rey fue quien tramó todo. Con el florete, Hamlet alcanza y hiere al rey.

Mientras todo esto sucedía dentro de los muros del castillo, Fortinbrás, príncipe de Noruega, toma el castillo, Elsinor y toda Dinamarca sin que la familia danesa pudiera percatarse del peligro que el reino corría.

La tragedia finaliza con los honores que el bárbaro noruego Fortinbrás ofrece al heroico Hamlet, que de haber reinado, dice el príncipe, "no cabe duda que hubiera sido un gran rey".