Habilidades sociales: entrenamientos

Psicosociología. Componentes: motor y cognitivo. Comportamiento: consecuencias. Ventajas. Eficacia. Aplicación. Grupos. Sociedad

  • Enviado por: Ana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad

ASPECTOS CONCEPTUALES IMPLICADOS EN LOS ENTRENAMIENTOS

¿QUÉ COMPONENTES DE LAS HABILIDADES SOCIALES SE DEBEN ENTRENAR?

Los componentes sociales, que son respuestas específicas a las exigencias que se plantean en algunas situaciones, constan de distintos componentes:

  • El componente motor de una habilidad social es su ejecución.

  • El componente cognitivo de un comportamiento social es lo que piensa, ya que los pensamientos condicionan nuestros comportamientos.

  • El componente psicofisiológico se refiere a las respuestas emocionales que acompañan a las condiciones sociales.

Es importante que a la hora de realizar un entrenamiento de HHSS se trabajen todos los componentes, pero en la evaluación hay que centrarse en los componentes motores.

Las HHSS se trabajan con diferentes niveles de análisis. Hay dos conductas; la molar, que es más general. Y la molecular que es más específica.

¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE ENTRENAR LAS HABILIDADES SOCIALES?

Son importantes en la medida en que las conductas manifestadas por una persona en una situación de interacción social se pueden corregir, a través de correcciones en determinados objetivos. Esto permite obtener a las personas las consecuencias deseadas, pero en el caso de no serlo, la persona ha de soportar las consecuencias negativas por no haber logrado los objetivos.

Éste es el criterio para decidir si las conductas son adecuadas o no. Si las consecuencias de las conductas sociales de una persona son positivas, estas son adecuadas. Si por el contrario los comportamientos de una persona traen consecuencias desagradables son conductas sociales inadecuadas.

  • Consecuencias positivas de mostrar las condiciones sociales adecuadas.

  • Las consecuencias de los comportamientos sociales adecuados pueden resultar positivos por:

    • Porqué aumente la probabilidad de que desaparezca algo agradable.

    • Porqué aumente la probabilidad de aparición de algo agradable.

    • Porqué trascenderán a otras situaciones ya que han obtenido consecuencias positivas. Además la probabilidad de que aparezca esta conducta incrementará, y a la vez se reforzara.

    Será positivo si su aparición incrementa los comportamientos sociales, y será negativa si su desaparición incrementa los comportamientos sociales.

    Los reforzadores son situaciones, sesos, o respuestas y estos pueden ser positivos o negativos. Los comportamientos sociales serán reforzados cuando estos incrementen: será reforzamiento positivo si aparece algo agradable, y será reforzamiento negativo si desaparece algo agradable.

    En los EHS, los procesos de reforzamiento de las conductas adecuadas suelen ser prolongados. Estos comienzan en sesiones de entrenamiento y continúan en la vida real.

  • Las consecuencias negativas de mostrar las conductas sociales inadecuadas.

  • Las personas emiten comportamientos socialmente inadecuados, estos producen la aparición de situaciones indeseadas o la desaparición de situaciones deseadas.

    Cuando el comportamiento se debilita o desaparece se dice que ese comportamiento está siendo castigado. Si aparecen consecuencias indeseables se produce un proceso de castigo positivo de esa conducta, y si desaparecen consecuencias agradables se produce un proceso negativo de esa conducta. En ambos casos la conducta emitida ha resultado negativa para el sujeto, por lo que resulta predecible que se debilitará, e incluso tenderá ha desaparecer.

    Los comportamientos sociales inadecuados suelen debilitarse porque traen consecuencias negativas, pero esto con frecuencia no ocurre, porque las personas no disponen de conductas más adecuadas para sustituirlas. Otras veces porque no han analizado adecuadamente la situación y no ven la necesidad de cambiar. Y otras porque, aunque esas conductas les acarrean consecuencias desagradables por un lado, y por otro consecuencias positivas que son más importantes para ellos.

    La utilización de los castigos en los EHS es necesario para reducir determinados comportamientos que alteran, dificultan o impiden el desarrollo de las conductas socialmente hábiles o que interfieren e impiden el desarrollo de las sesiones de grupo de los EHS. En estos casos existen procedimientos basados en el reforzamiento positivo que permiten reducir tales conductas y, si estos no fueran posibles, se utilizaría el castigo negativo, y en último caso el castigo positivo.

    Durante todo el proceso de EHS se deben tener en cuenta las consecuencias de las conductas sociales, ya que las conductas más adecuadas se consolidarán en la medida en que le sirvan para obtener consecuencias positivas y liberarle de consecuencias negativas. Por ello en la planificación del EHS, se deben seleccionar los reforzadores que se van a administrar y se deben seleccionar los objetivos del entrenamiento que garanticen la obtención de consecuencias positivas.

    En el caso de la conducta de resaltar los aspectos positivos de las contribuciones de los demás, se sabe que las personas que más refuerzan son también las más reforzadas, lo que nos permite pronosticar que si conseguimos que el sujeto tenga esta habilidad y la practique, la propia naturaleza de las situaciones sociales se encargará de reforzarla, mantenerla y garantizarla.

    ¿SE PUEDEN MEJORAR LAS HABILIDADES SOCIALES?

    Las HHSS son comportamientos aprendidos que pueden mejorarse a través de experiencias de aprendizaje adecuadas, estas son la base de los EHS, y por tanto se analizarán. Estos consisten en observar a quienes ejecutan adecuadamente las conductas, practicarlas, corregirlas, ir perfeccionando las propias ejecuciones, recibir reforzamiento por las ejecuciones adecuadas, y practicar lo más posible en situaciones reales y variadas. Este proceso de aprendizaje se desarrolla en la vida cotidiana, y en muchas ocasiones, no consiguen que el individuo adquiera las habilidades necesarias para su adecuada adaptación social.

    CARACTERÍSTICAS, VENTAJAS Y EFICACIA DE LOS ENTRENAMIENTOS EN HABILIDADES SOCIALES.

    Un EHS es un procedimiento de intervención que integra un conjunto de técnicas derivadas de las teorías de aprendizaje social, de la psicología social, de la terapia de conducta y de la modificación de conducta, y que se aplica para que las personas adquieran habilidades que les permitan mantener interacciones más satisfactorias en las diferentes áreas sociales de su vida.

    CARACTERÍSTICAS DE LOS EHS

    • Están orientados hacia la ampliación de los repertorios de conducta, esto conlleva el desarrollo de habilidades nuevas y conductas alternativas.

    • Se basan en la colaboración activa (intención de cambiar, aceptación y comprensión del procedimiento) de las personas que participan en los entrenamientos.

    • Se considera procedimientos psicoeducativos de formación.

    • Sus ventajas son: su eficacia y la posibilidad de realizarse en grupo.

    PRINCIPALES VENTAJAS DE LOS EHS

    • La simplicidad de sus técnicas.

    • Su duración considerablemente más breve.

    • Su flexibilidad a la hora de adaptarse a las necesidades de las diferentes personas y grupos, sin excluir a nadie.

    • La formación de los entrenadores es relativamente breve y sencilla.

    • Sus resultados son más positivos.

    • Su estructura es clara, con pasos sistematizados y delimitados a priori, lo que facilita enormemente su aplicación.

    • La terminología empleada es sencilla y asequible para las personas no especializadas.

    • El procedimiento de aprendizaje que se emplea en los EHS para la adquisición de otras competencias (observar, practicar, corregir y mejorar).

    ¿POR QUÉ SON EFICACE LOS EHS?

    Los EHS son un método efectivo para adquirir habilidades concretas que les permiten a las personas mantener relaciones sociales más satisfactorias. Estas se han conseguido a través de una serie de elementos clave, como los fundamentos teóricos y metodológicos de los EHS, y las condiciones en que se aplican los entrenamientos.

  • Eficacia debida a la existencia de sólidos fundamentos teóricos y metodológicos.

  • Los EHS cuentan con un método (análisis funcional) para analizar el comportamiento social: incorporan un conjunto de técnicas y mantienen un exhaustivo rigor metodológico basado en la descripción operativa de los tratamientos, en la evaluación empírica de las técnicas y en la valoración de los efectos que los entrenamientos tienen sobre los comportamientos de los sujetos entrenados.

  • Eficacia debida a la selección adecuada de las condiciones de aplicación.

  • Los resultados obtenidos con cada entrenamiento dependen también de las condiciones de aplicación, estas son específicas tanto en la planificación como en la ejecución.

    PASOS PARA DESARROLLAR UN EHS: PLANIFICACIÓN Y APLICACIÓN

    La planificación esta muy próxima a la evaluación. El objetivo fundamental de esta fase es establecer los objetivos específicos del entrenamiento, y delimitar las condiciones de aplicación del entrenamiento. Los objetivos se refieren tanto a las HHSS que se prenden desarrollar como a las situaciones concretas en que se llevará a cabo el entrenamiento, así como a cuáles serán los criterios y técnicas de evaluación que se utilizarán para valorar el grado de consecución de dichos objetivos. Otro aspecto es cómo conseguir esos objetivos, y para responder a esto hay que definir cuáles serán las condiciones más adecuadas para aplicar el entrenamiento. Por ello, las decisiones sobre las condiciones de aplicación deben tomarse desde el principio, cuando se comienza a planificar el entrenamiento, y permanecer en continua revisión durante su posterior puesta en práctica. Hay que tener en cuenta toda la información relativa al déficit que muestra cada sujeto, o los problemas que tiene asociados o no.

    En la segunda fase de aplicación es donde se entrenan a los sujetos. Esta se desarrolla a su vez a través de tres fases: fase de preparación de los sujetos que van a participar en los EHS, fase de adquisición de habilidades o entrenamiento, y fase se generalización de las conductas en la vida real.

    PLANIFICACIÓN: DELIMITACIÓN DE LOS OBJETIVOS Y DE LAS CONDICIONES INICIALES DE APLICACIÓN.

    Planificar un EHS es definir los objetivos de dicho entrenamiento y cuáles serán las condiciones de aplicación más adecuadas. Sin olvidar que uno de esos objetivos es que las habilidades entrenadas se generalicen a otras situaciones.

    ¿CÓMO ESPECIFICAR LOS OBJETIVOS?

    El objetivo general de los EHS es la adquisición de aquellas habilidades que permitan a los sujetos mantener interacciones sociales satisfactorias. Este objetivo general puede concretarse en objetivos más específicos:

  • Ser capaces de analizar las diferentes situaciones sociales, sus demandas y la adecuación del propio comportamiento a la situación.

  • Adquirir y practicar los componentes de la habilidad social en adecuado orden sin ayuda ni supervisión.

  • Reproducir las conductas hábiles adquiridaas de forma espontánea en otros momentos y ambientes.

  • Un mayor grado de concreción de los objetivos consiste en identificar cada una de las situaciones y habilidades que en cada caso se van a entrenar, empleando niveles de análisis molares, intermedios y moleculares, lo que únicamente podrá hacerse a partir de los resultados de la evaluación. En ocasiones las habilidades que se enseñan están basadas en la intuición, al margen de que los comportamientos aprendidos sean realmente capaces de ejorar las interacciones del sujeto. Aunque conviene valorar su importancia social, su efectividad, y su valor para mejorar las interacciones.

    ¿QUÉ CONDICIONES DE APLICACIÓN DEBEN CONSIDERARSE?

    Las condiciones de aplicación más adecuadas para alcanzar los objetivos son:

    • Los contextos sociales que el sujeto debe afrontar, estos se han de describir detalladamente, también se han de incluir las demandas de la situación, los interlocutores, etc. Una estrategia es que sean los propios sujetos del equipo los que describan las escenas que de desean representar, esto favorece a la generalización.

    • Los criterios de éxito del entrenamiento, tanto de las habilidades a entrenar como de los distintos elementos que se consideran componentes activos dentro de la eficacia del procedimiento. El establecimiento de tales criterios debe tomar como punto de referencia la evaluación inicial.

    • La decisión de si se aplicará un entrenamiento único para unas habilidades concretas o si el EHS formará parte de un programa integrado. Está indicado aplicar un EHS único cuando el déficit del comportamiento social pueda solucionarse ampliando el repertorio conductual del individuo en situaciones de interacción social. En aquellos casos no es la falta de HHSS, sino que existen conductas que interfieren con la emisión de los comportamientos socialmente adecuados, es necesario planificar las intervenciones dirigidas a esos aspectos. La práctica progresiva y continua contribuye a adquirir la habilidad necesaria y a ayudar a que el sujeto comprenda mejor las situaciones y se sienta mejor.

    • La decisión de si se hará de forma individual o en grupo. Hacerlo de forma general presenta más ventajas, con esto no se infravaloran los entrenamientos individuales adaptados a necesidades concretas de los sujetos y como complemento de los entrenamientos grupales.

    • La composición del grupo. A parte de las personas que van a ser entrenadas, pueden incluirse otros miembros, como sujetos veteranos que dan testimonio de sus progresos, o de familiares, amigos o implicados en las situaciones entrenadas.

    • Las normas de funcionamiento del grupo. Antes de comenzar se deben establecer las normas básicas de funcionamiento.

    • El número de personas que realizan el entrenamiento. No debe de ser inferior a 4 o 5 personas, ni superior a 10 o 12.

    • Los criterios de selección de los sujetos a entrenar. Los sujetos que participan han de tener una decidida intención de cambio. Además los participantes han de tener capacidades mínimas necesarias para comprender el procedimiento y para ser entrenados. Se excluirán a las personas que no sean capaces de seguir instrucciones, de prestar atención o de comprender al terapeuta y hacerse entender por él. Tampoco conviene personas que se encuentren en la fase aguda de un trastorno, o que ingieren medicamentos fuertes o drogas. Aunque también existen otros criterios habituales de selección.

    • Los criterios de selección de monitores. Han de tener habilidades para conducir a los grupos y hagan de estos un contexto facilitador, promoviendo la participación de todos sus movimientos y resolviendo de forma satisfactoria las situaciones difíciles que puedan surgir. Además el monitor ha de ser capaz de aplicar técnicas grupales, combinar de forma adecuada a los miembros de grupos en subgrupos. Así como aplicar las técnicas de los EHS en grupo.

    • El número de entrenadores o monitores. Un monitor es suficiente para entrenar a grupos pequeños (4-6 personas), pero para grupos mayores (10-12) se necesitan dos monitores. Aunque la actuación de dos monitores en cada grupo permite enriquecer los entrenamientos y una mayor y más rápido control de las situaciones difíciles.

    • La duración de las sesiones de entrenamiento. Si las sesiones son largas provocan cansancio y aburrimiento, y si son cortas no se consiguen todos los objetivos, así que su duración será más o menos de 45 a 90 minutos, en función de las tareas programadas, de las características...

    • El intervalo entre sesiones de entrenamiento. Los intervalos oscilan entre 1 y 4 días, estos hab de ser más cortos al principio e irse alargando progresivamente.

    • Las técnicas que se aplicarás. Durante la fase de planificación deben contemplarse las técnicas que se van a utilizar en las tres fases. Las técnicas que se van a utilizar en los EHS están compuestos por: instrucciones, modelado, ensayo conductual, retroalimentación, reforzamiento y estrategias de generalización. También se pueden emplear otras (cognitivas o cognitivo-conductuales).

    • Material de apoyo. Como cintas grabadas en audio o vídeo, hojas de autorregistro, lecturas de apoyo, etc.

    ¿POR QUÉ LOS EHS SUELEN APLICARSE EN GRUPO?

    La aplicación en grupo conlleva una serie de ventajas como: que son más rentables al aprovechar mejor los recursos humanos y materiales necesarios, y que son más eficaces. Esto sucede por:

    • El grupo es una escenario natural donde aprender practicar, perfeccionar y generalizar las habilidades. El hecho de que las personas que se entrenan en un mismo grupo tengan estilos de actuación diferentes enriquece el aprendizaje por observación de sus miembros, lo que resulta de especial utilidad cuando existen sujetos veteranos. Además los reforzadores son más abu ndantes, intensos, eficaces y naturales. La retroalimentación es más completa, creíble y fácil. Y el grupo es un contexto social donde de forma natural se pueden practicar las habilidades aprendidas.

    • El grupo sirve de contexto de comparación social y validación consensual. Al principio sirve para analizar las situaciones y los comportamientos desarrollados fuera del grupo, comparándolos con los que deberían haberse practicado.

    • El grupo es un contexto de ayuda y apoyo mutuo. Cuando las personas sienten que forman parte de un grupo desarrollan vínculos de cooperación, amplían sus redes sociales y facilitan al sujeto la creación de una nueva identidad social.

    • El grupo es un contexto donde aprender HHSS esenciales. Se aprenden habilidades como saber escuchar, participar, respetrar los turnos de palabra, dar retroalimentación,... Todos estos constituyen recursos básicos para realizar los entrenamientos en grupo.

    Hay que considerar siempre la posibilidad de complementar el entrenamiento grupal con sesiones individuales. Se recomienda tomar medidas a fin de evitar que las sesiones individuales puedan convertirse en reforzadores positivos de comportamientos inadecuados. Como medidas que podrían evitar estos problemas se sugiere que las sesiones individuales se realicen con personas diferentes a los monitores del grupo, o que las sesiones individuales estén separadas en el tiempo de las sesiones grupales.

    APLICACIÓN: PREPARACIÓN, ADQUISICIÓN Y GENERALIZACIÓN.