Gustavo Adolfo Bécquer

Literatura española. Romanticismo. El caudillo de las manos rojas. La cruz del diablo. El monte de las ánimas. Los ojos verdes. Maese Pérez el organista. Rayo de luna. El Miserere. La corza blanca. El beso. La promesa. Argumentos. Personajes

  • Enviado por: Lobo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

EL CAUDILLO DE LAS MANOS ROJAS

PERSONAJES

El caudillo es un guerreo, llamado Pulo o también señor de Orisa, que tiene un hermano

Siannah es la enamorada de Pulo.

El anciano que tiene remedio para los males desesperados, se guarece en la ruta de Vichenú. Es temido y respetado por el pueblo a pesar de que no saben ni quién es, ni cuál es su origen. Es un hombre solitario Vichenú, es el dios que salva al caudillo de morir, vestido con un manto de pieles sobre sus hombros, el arco hendido y las flechas de diamante en un carcaj sobre su hombro.

ARGUMENTO:

El primer capítulo sirve para introducirnos elementos de la religión Hindú además de una descripción de dónde se encuentra el caudillo y quién es. La leyenda explica que Pulo no teme a nada, y que prometió muerte a su hermano porque él era el único que le arrebataba su único amor, Siannah. Ella ve a los dos rivales, que empiezan a luchar con las miradas y se lanzan uno sobre otro. Finalmente sólo queda un hombre vivo, que corre a lavarse las manos teñidas de sangre a las orillas del río, pero cuando las retira, la sangre roja vuelve a teñirlas apareciendo de nuevo la mancha roja sobre ellas. Entonces, exclamando hacia Siannah, le dice que la maldición del cielo había caído sobre ellos.

A partir del segundo capítulo, Pulo siente remordimientos hacia lo que ha hecho. El señor de Orisa, sale una mañana vestido como un cazador, hacia la montaña y el nacimiento del río. Cuando Pulo llega a los límites de la ciudad, manda retirar a todos los que le siguen, y piensas que él no busca la soledad, sino que va ahí con otro propósito. El verdadero propósito es ir a consultar al solitario anciano, y llega atravesando unas zarzas y entrando en la gruta. Se lo encuentra y e explica al anciano que hacia tiempo había cometido un crimen, y que el remordimiento le perseguía. Él viejo parecía conocer al caudillo, y conocía la historia del asesinato cometido a su hermano. Él caudillo le pide un remedio para eliminar esas manchas de sus manos, y tras una interrogación del viajo al caudillo sobre unas cosas que se tenían que realizar antes de entrar a la gruta sagrada, se adentraron en la misteriosa gruta. El hombre le dice al señor de Orisa que la sangre de las manos, sólo se le podrá ir cuando llegue a las orillas del Ganges y allí, vaya al Tibet, que es el término de su viaje, allí

se habrá de lavar las manos en el más escondido de los manantiales y a la hora que mató a su hermano, y en su discurso de peregrinación no deberá conocer a su esposa Siannah, pero ésta le deberá acompañar.

Parten los peregrinos, y tras cuarenta días, llegan cerca ya de su destino. Pulo entonces, atraviesa las rocas llevando a Siannah en las espaldas y los viajeros, cansado, reposan junto a la orilla a cuya fuente se aproximan, dónde allí Pulo y Siannah apagan su sed e intentan hablar y sólo aparecen algunas frases precedidas del silencio. Pulo finalmente, interrumpe el silencio diciéndole a su mujer, cosas muy bellas que ella recoge en su corazón. Siannah pregunta dos veces a Pulo que si existe algún árbol cuya sombra enciende el amor, y él responde que sí, y por ello, Siannah no se siente a gusto debajo de dónde se encontraban y pide a Pulo que se alejen, y ella acepta pero le dice que no clave sus ojos en su alma. Entonces él se propone a dormir y le pide a Siannah que le cante una canción de amor, y ella canta un diálogo entre la virgen y el caudillo.

La caravana llega a las orillas del Ganges, y al lugar dónde el príncipe descansa, y tras uno síntomas de fatigación, el príncipe se duerme permaneciendo inmóvil.

Era una noche oscura, en la que sólo el caudillo de Orisa tendría el valor para adentrarse en los senderos una noche tan terrible. Pulo avanza con el arco entre las manos, seguida de Siannah que está asustada. Ellos continuaban avanzando, y a medida que lo hacían, la tempestad se hacía más violenta. Pulo siente que un tigre va a asaltar sobre ellos, y protege a su mujer, matando al tigre, con un puñal, y le da 100 puñaladas pero aún se resistía, cuando ocurrió un extraño fenómeno, la lluvia cesó y hubo una claridad, esto sorprende al caudillo, y ve al tigre estremecerse y cómo se va convirtiendo en una serpiente, entonces él piensa que desean su muerte. El reptil crece, y el caudillo, tirando el escudo hacia un lado, coge el puñal pero la serpiente es más rápida y consigue rodear al caudillo, que se le escapa el puñal de la s manos, y cuando está a punto de morir,

una flecha disparada traspasa a la serpiente, salvando de esta manera a Pulo. Éste es advertido por el dios de que ya es inútil que vaya a la fuente y pregunta que debe hacer para lavar su culpa, y Vichenú, le dice que tome su arco, se descalce y vuelva sobre sus pasos al llegar a Cutac, que duerma entre las arenas y que vaya en busca del nido del cuervo de cabeza blanca.. Cuando el dios desaparece, va en busca de Siannah, que para su sorpresa ha desaparecido. Busca durante un tiempo a su mujer, y a causa del desespero, y sin encontrar pistas, se iba a matar cuando el viento le detuvo, y le dijo que si moría, no la volvería a ver. Al fin el príncipe llega a su destino y, después de lavarse los pies y las manos sangrientos, prosigue hasta llegar a una hendidura donde parece haber un ave, y adentrándose, consigue hablar con el ave, que le dice que el templo que él busca se hallaba muy lejos de aquel lugar y que él sólo podría mostrarle el camino. Descendieron, y sin abandonar la

ribera, se internaron tierra adentro, a pesar de que Pulo tenía temor a ser atacado por algún animal, pero el ave le tranquiliza diciendo que teníamos la protección del dios. Mientras el ave le explica el abandonamiento del templo por su padre. Siguiendo posteriormente el cuervo a una llama, y el hombre al cuervo, y éste le dice que tiene seis años par reformar la pagoda, y que representará a Vichenú un grabado, en el tronco del árbol desconocido, hecho por un peregrino que le iba a pedir cobijo, y que no podía ver hasta que estuviese terminado. Tras dos años de construcción, finalmente se consigue levantar sobre sus antiguas ruinas, y acontece lo que predijo el cuervo sobre el peregrino, pero a error de Pulo, intenta mirar antes de que el peregrino finalice, dejando así una cara esculpida del dios del mal, una cara horrible, además de la desaparición del peregrino. Después de esto, el caudillo se declara vencido por todo, y al día siguiente, confiesa a todos los sacerdotes, caudillos y siervos sobre su culpa. Dispuesto ya a morir, Pulo pide como último deseo ver y besar a su amada, y clavándose la espada y antes de morir, aparece Siannah, y corriendo la misma suerte que él, siguió a Pulo siendo así la primera indiana arrojada al fuego de su marido muerto.

LA CRUZ DEL DIABLO

PERSONAJES

El señor feudal de Urgellet o el señor del castillo del Segre, un hombre malvado de la nobleza el cual entrega su alma al diablo a cambio de ganar la guerra contra el pueblo.

Un santo hombre, que vivía en una pequeña ermita dedicada a San Bartolomé, de buenas costumbres y buenos consejos, que ayuda al pueblo a deshacerse de la presencia del espíritu del demonio.

ARGUMENTO

La historia empieza con una excursión a Bellver, una población en la falda de una colina cerca de los pirineos, dónde se encuentra el autor. Cuando ve una cruz por su camino, impulsado por sus creencias religiosas, empezó a murmurar una oración pero el guía le detiene y le advierte de que aquella cruz a la cual estaba rezando, estaba maldecida, y esa misma noche les explicó, a él y a los acompañantes que iban en el viaje, la historia de aquélla cruz.

La historia explicaba que, años atrás, había un noble que era odiado por su pueblo. Sabiendo que los cristianos partían hacia una guerra para recuperar un sepulcro ocupado por los musulmanes, decidió partir con ellos, ya que sabía que allí sus hazañas no se conocerían. Al cabo de tres años, el caballero volvió aún más malvado. Los pueblos se resistieron a pagar los tributos que él pedía, rechazando así, el hombre, cualquier reclamación del pueblo. De esta manera, el pueblo se reveló y cogiendo sus armas se prepararon para luchar, viendo esto, el señor reunió a todos aquellos que estaban en su mando, en invocando al diablo, empezaron una lucha terrible, que finalizó con justicia de ésta manera: Una noche mientras los guardias bajaban la vigilancia, algunos aldeanos se acercaron y prendieron fuego al lugar dónde habitaba aquel hombre malvado, matándole

de esa manera y pereciendo así también todos los habitantes que habitaban en aquel lugar.

Desde aquella tragedia, se fueron contando historias por el pueblo, hasta que el diablo, no satisfecho de su obra, fue el que hizo que las fábulas tomaran consistencia y se hicieran más creíbles. Durante tres o cuatro terrible, que finalizó con justicia de ésta manera: Una noche mientras los guardias bajaban la vigilancia, algunos aldeanos se acercaron y prendieron fuego al lugar dónde habitaba aquel hombre malvado, matándole de esa manera y pereciendo así también todos los habitantes que habitaban en aquel lugar. Desde aquella tragedia, se fueron contando historias por el pueblo, hasta que el diablo, no satisfecho de su obra, fue el que hizo que las fábulas tomaran consistencia y se hicieran más creíbles. Durante tres o cuatro noches, los habitantes del pueblo, vieron en el peñón, unas extrañas luces que nadie sabía de dónde procedían, y pronto se supo que eran unos bandidos que se albergaban en el castillo. Nadie sabía la procedencia de éstos, y pronto supieron que la armadura que llevaba el señor malvado, había desaparecido y que era él el que ocupaba el castillo ya que el diablo se había metido hasta en su armadura. Sin saber que hacer, un santo hombre ayudó al pueblo, rezó una oración y aquélla misma noche, los habitantes del pueblo vieron al capitán

atado a una mula, pero nadie supo cómo aconteció, y entonces le metieron en la cárcel. Cuando salió, sus armas fueron reconocidas por todos, pero nadie sabía quien llevaba la armadura, hasta que cuando le pidieron que se descubriera, vieron que la armadura estaba vacía, y se descompuso en piezas, y la volvieron al calabozo. Por orden de un arzobispo pidieron que se colgara la armadura y jadeando llegó un alcaide que decía que las armas había vuelto a desaparecer. Explicó que cada noche vigilaba, y que una vez penetró en el calabozo y una mano le derribó, hasta que le encontraron al día siguiente y lo explicó. Volvieron a repartirse las armaduras y de nuevo el hombre santo pidió que se fundieran las armas, y que en el castillo se levantase una cruz con el hierro fundido de aquella armadura, que tras ponerle fe, rezar oraciones y bendiciéndola con agua bendita, dieron fin al espíritu diabólico que habitaba en la armadura y ahí, de esa forma, hicieron la llamada Cruz del diablo, de esta manera el pueblo hace frente al diablo, no con las armas, sino con las oraciones de San Bartolomé.

EL MONTE DE LAS ÁNIMAS

PERSONAJES

Beatriz y Alonso, los dos primos, los condes de Borges y de Alcudiel, que son los padres de Beatriz y Alonso.

ARGUMENTO

Alonso narraba mientras duraba el camino, que en el Monte de las Ánimas, pertenecía a los Templarios. El rey los hizo venir, tras conquistar Soria a los árabes. Entre los caballeros de la nueva orden y los hidalgos estalló un odio profundo. La afición por la caza de los caballeros, fue estorbada por los hidalgos que, acabó en una batalla dejando en el campo numerosos cadáveres. La historia acabó cuando los jóvenes llegaron al extremo del puente, y se adentraron en las calles de Soria. Dos personas parecían ajenas a la conversación entre los demás, finalmente salió el tema de la despedida. El noble joven, quiso entonces obsequiar a su prima con una preciosa joya, y por miedo a que significara un compromiso, ella se dispuso a darle un regalo, pero al buscarlo le dijo, con un aire irónico, que la cinta azul que llevaba aquélla mañana en la cacería, era el regalo que quería dejarle de recuerdo, pero que se le había perdido en el Monte de las ánimas, y que si lo quería,

habría de volver a buscarlos. Tras discutir si ir en busca de la cinta o no valía la pena, al final el joven decidió ir, pero fue con un cierto miedo, miedo ha hacer el ridículo y también miedo ante la aparición de algún espíritu.

Ya amanecía, y tras una noche de intranquilidad, Aurora decidió mirar por la ventana, y vio entonces, la banda azul manchada de sangre, que Alonso fue a buscar la noche anterior al Monte. Los servidores llegaron, y dijeron que el primogénito había sido devorado por los lobos aquélla noche, y encontraron a la prima muerta, muerta de horror.

Posteriormente contaban que una vez sucedido esto, un cazador tuvo que pasar la noche de Difuntos en ese monte y al día siguiente antes de morir contó cosas horribles que había visto, como los esqueletos de los guerreros que perseguían a una mujer que daba vueltas sobre la tumba de Alonso.

LOS OJOS VERDES

PERSONAJES

Fernando es un hombre e idealista, valiente y romántico, y Iñigo es un personaje miedoso y fiel a su señor don Fernando, viejo, que advierte a Fernando de los peligros de la fuente de los Álamos.

Una mujer misteriosa de la cual Fernando queda enamorado, surgida de las aguas, con cabellos de oro y rizados, pestañas brillantes doradas, rostro pálido, y unos increíbles ojos verdes.

ARGUMENTO

El señor Fernando de Argensola, dispara a un ciervo y éste, malherido, se dirige hacia la fuente de los Álamos, dónde ni los cazadores ni los perros accedían porque decían que quien se atreviese a entrar, se enfrentaría al espíritu que habitaba en aquella zona. Pero a pesar de las advertencias, Fernando se adentra en el bosque y consigue capturar la pieza que tanto se le había resistido.

Pasado un tiempo desde que Fernando se adentrara en el bosque, Iñigo le pregunta el porqué de su cambio de actitud y de color, ya que veía en él un aire sombrío. Sin poder acallar, Fernando le explica al montero que aquel día que se acercó a la fuente, había visto una joven bellísima con unos ojos verdes hechizadores, y que quería volver a verla y averiguar quien era aquella mujer tan bella.

Se volvió a encontrar Fernando a aquella extraña mujer en la fuente, y sabiendo que aquella oportunidad no se le iba a volver a presentar, se le declaró, pero la mujer no contestaba, y entonces ella le insinuó que si fuese un demonio si le seguiría amando, la respuesta de la cual Fernando respondió afirmativamente y sin dudarlo. La hermosa mujer llamó a Fernando, y él, atraído por un susurro del viento que le decía que fuese junto a la chica, se acercó y notó una sensación fría sobre sus labios, y de esta manera Fernando desapareció en el agua con un rumor sordo.

MAESE PÉREZ EL ORGANISTA

PERSONAJES

El protagonista principal es Maese Pérez, un hombre ciego que se dedicaba a tocar el órgano, viejo, muy introvertido, humilde y honrado, con una sonrisa animada siempre en sus labios.

Además también está la vieja que es quién informa al autor de la ruptura del órgano de maese Pérez, la hija quién acompaña a su padre maese Pérez y el hombre que pretende tocar el órgano del difunto la noche en que quieren que el órgano permanezca en silencio en memoria del maese.

ARGUMENTO

En la ciudad de Sevilla, la leyenda gira en torno a un pobre ciego, que es un organista que toca en la pequeña Iglesia de Santa Inés. Era un hombre que apenas tenia amigos, pero era muy apreciado por la manera de tocar el órgano, y tan bien lo hacía que hasta el arzobispo de Sevilla le pedía que cantara en las misas del gallo. Pero cierto día, por la catedral corre un rumor de que Maese Pérez estaba muy enfermo y no podría tocar en la misa, y tendrían que encontrar un sustituto. Pero aún viendo la muerte muy próxima quiso que lo llevaran a la iglesia de Santa Inés, para poder tocar y morir en paz. Los escuchantes quedaron maravillados ante la melodía que tocaba, pero de repente, mientras el cura elevaba la sagrada forma, un fuerte ruido interrumpió la canción, y yació de esta manera Maese Pérez muerto. EL órgano seguía sonando, y finalmente quedó mudo. Nadie

sabía lo que había ocurrido, y preguntando, supieron que maese Pérez acababa de morir, y su hija permanecía arrodillada a sus pies.

Por la noche, deciden que el órgano permaneciera callado por respeto a la memoria del difunto, pero se presentó un hombre, que tocaba pésimamente. En el momento en que iban a interrumpir la melodía que empezaba a sonar, pararon de golpe quedándose maravillados por la melodía que se estaba tocando. Al salir, al nuevo organista se le pidió que tocaran la Nochebuena en la misa de la catedral, pero él dijo que quizás el año que viene porque aquel órgano era viejo.

Una mujer afirmaba que ella había oído tocar a aquél organista y que no sonaba igual que cuando tocaba en San Bartolomé, y que era igual a las canciones de maese Pérez.

Una conversación entre la abadesa y la hija del organista, descubre que la hija tiene miedo porque había visto una visión de un hombre que tocaba el órgano a la luz de una lámpara. Cuando al día siguiente comienza la misa, en el momento de la comunión, la hija llama la atención a los asistentes para que se fijen que evidentemente, el alma de maese Pérez aún permanecía allí.

EL RAYO DE LUNA

PERSONAJES

Manrique, un hombre que apreciaba la soledad, un noble, poeta y soñador, además de ser un hombre sensitivo y quería encontrar a una mujer ideal cómo contaban en las leyendas. La mujer que é inventaba, se la imaginaba de ojos azules, melena negra, alta y esbelta, de voz suave y cree que comparte sus mismos pensamientos.

Un personaje secundario es Alonso de Valdecuellos, montero viejo del rey, que vive solo y está enfermo.

ARGUMENTO

Manrique, un poeta al que le gustaba pasar sus ratos en soledad para escribir poesía, una noche de verano, vagando entre las ruinas de un edificio, queda fascinado ante la aparición de una mujer con un traje blanco, dirigiéndose al monasterio de los Templarios. Siguiéndola velozmente, desaparece. Llegando a dónde creía que ella vivía, tocó la puerta y pregunto que quién vivía allí, y la persona que le atendió le dijo que era la casa de Alonso de Valdecuellos, que era el montero mayor del rey, y que vivía solo. Durante dos meses busca en vano a aquella mujer, pero al regresar una noche al mismo lugar dónde la vio por primera vez, se vio visto de nuevo ante su persecución porque la había visto. Se movía fugazmente, y persiguiéndola, se acercó y se dio cuenta de que todo aquello que había imaginado, era tan solo un rayo de luna que se reflejaba entre los árboles cuándo se movían las ramas.

Manrique, tras algunos años, siguió consumiéndose en la soledad. Todo el mundo creía que estaba loco, excepto el autor que creía que lo único que había recuperado, era el juicio.

EL MISERERE

PERSONAJES

El anciano que cuenta la historia.

El narrador, que es el que pide que se cuente la historia, es el autor del libro.

Dentro de la historia que se cuenta, el músico es el protagonista que es cobijado por los monjes que habitan en el monasterio.

ARGUMENTO

La leyenda comienza con el descubrimiento, de un antiguo libro en una biblioteca perteneciente a un Miserere inacabado. Hojeando las páginas, el autor, se dio cuenta que había una cantidad de palabras que no comprendía, y le pidió a un viejecito que le acompañaba, que qué era aquello, entonces él le relató una historia.

Le explicó que hacía ya mucho tiempo, un hombre entró a la abadía pidiendo un poco de cobijo y un poco de alimento para satisfacer su hambre, cosa que le dieron sin ningún inconveniente ya que a aquello era a lo que se dedicaban los monjes de allí. Empezaron ha hacerle preguntas y finalmente le preguntaron a que se dedicaba. El hombre explicó que era músico y estaba intentando finalizar su Miserere para así obtener el perdón de sus pecados. El romero dijo que no encontraba ningún miserere en que inspirase, y al decir esto uno de los monjes le preguntó si conocía el Miserere de la Montaña, y éste le explicó que hacia muchos siglos, un coro de monjes que se disponía a cantar el Miserere, los mataron prendiendo fuego al monasterio, y que desde entonces se oían unos cantos extraños, que eran los monjes muertos que no se presentaban ante Dios porque aun no estaban limpios de culpa.

Una noche de lluvia, el hombre decidió ascender hasta dónde se encontraba el monasterio para de esa manera coger algunas notas para finalizar el miserere. Tras pensar el músico que toda aquella historia había sido una farsa, percibió el ruido de una campana tocando once veces, y de repente vio que el monasterio se reconstruía sólo y que los monjes se disponían en fila para cantar, y al llegar a la mitad de un versículo, un estruendoso grito, y prosiguió el canto con un gran sentimiento de tristeza. Al día siguiente, el hombre pidió a los monjes que le dieran cobijo por varios meses ya que iba a escribir un Miserere que borrara todas sus culpas. Empezó a escribir el Miserere, pero al llegar al versículo antes de que, en la montaña, percibiera aquel grito, no pudo continuar, todo para seguir era inútil. Fue tal sus ganas de continuarlo, que enloqueció muriendo así y guardando el archivo en la abadía.

LA CORZA BLANCA

PERSONAJES:

Principales: Esteban, Constanza, don Dionís, Garcés. Secundarios: los monteros que acompañan a don Dionís, los sirvientes del castillo,...

ARGUMENTO:

En esta leyenda aparece un noble aragonés, llamado don Dionís, que tenía una hija, Constanza, y esta tenía un sirviente personal que se llamaba Garcés. Un día tras acabar la caza se reunieron todos bajo unos arboles y vino un zagal del cual le dijeron a don Dionís que no estaba muy bien ya que pensaba que todos los ciervos iban contra él, y también que un día buscando a los ciervos apareció un grupo de corzas lideradas por una corza blanca que al verlo huyeron despavoridas. Todos se rieron de las gracias de Esteban menos Garcés que no paraba de pensar en el relato sobre la corza blanca. Garcés amaba a Constanza, y pensó que si atrapaba a la corza blanca para ella, ésta caería rendida en sus brazos. Salió del castillo armado pensando que atraparía su botín y después de luchar contra todos los elementos consiguió verla junto a su manada, y la corza blanca quedó atrapada en un matorral, pudo acercarse a ella e intentar cogerla, pero cuando iba a hacerlo la corza le habló y él quedó tan sorprendido que se liberó e intentó escapar, pero Garcés le tiró una flecha y acertó en el

blanco, pero en realidad la corza era Constanza que se revolcaba en su propia sangre tras haber sido alcanzada por la flecha de su pretendiente.

EL BESO:

PERSONAJES:

Un capitán, sus soldados

ARGUMENTO:

El momento es cuando el ejército francés se apodera a principios del S. XIX de Toledo.

Los soldados se reparten por ahí para dormir y a un capitán le buscan el alojamiento de una iglesia, muy desmantelada pero aún se veían las estatuas de piedra sobre el mármol de sus tumbas.

Al día siguiente, los oficiales se aburrían allí mucho y se reunían en el Zocodover, estaban esperando al recién llegado. Cuando le preguntan cómo ha pasado la noche, éste comienza la historia. Un ruido lo despertó y antes de dormirse vio una mujer muy hermosa arrodillada junto a altar, se le antojaba un espíritu, pero era de mármol. Parecía una dama castellana que por algún milagro permanece así. Junto a ella hay un guerreo, su marido. Los demás soldados quieren verlas y quedan para esa noche. Se enteran de que son un importante guerrero y Dña. Elvira de Castañeda. Los soldados estaban borrachos, le acercaron a la estatua del guerrero el vino a los labios y le arrojaron la copa entera sobre la cara. El capitán dijo que los labios de la mujer le incitaban a besarlos, cuando iba a besarla el guerrero levantó su brazo y le dio un golpe que lo tiró al suelo echando sangre por la boca, nariz y ojos.

LA PROMESA:

PERSONAJES:

Margarita, Pedro

ARGUMENTO:

Margarita lloraba porque su amado se iba a la guerra para echar a los moros de Sevilla. Él la calma y le promete que volverá, pero el escudero del conde de Gómara no puede faltar.

Al día siguiente los hermanos de Margarita la llevan a ver partir el séquito que va a la guerra del conde de Gómara y cae desmayada al ver que Pedro, su amante, es el propio conde.

El conde tras haber ganado en las luchas estaba muy pensativo y pálido. El escudero le preguntó qué le pasaba. Le dijo que le habían sucedido una serie de cosas extrañas: cuando su caballo desbocado iba a caer contra las lanzas enemigas, una mano lo sujetó. Otra vez la vio, hermosa, pálida descorriendo las cortinas de su habitación; coger una saeta que venía a herirle; escanciar el vino de su copa en los convites... Incluso la veía en ese momento, por lo que el escudero lo tomó por loco. Dijo que salir de la tienda a tomar el aire.

Cerca de la tienda de campaña del rey vieron un personaje extraño medio romero, medio juglar, vendía baratijas y contaba historias, cuando se acercaron empezó a entornar un romance: El romance de la mano muerta. Cantaba su historia: una chica enamorada de uno que se hacía pasar por escudero, todas las estrofas terminaban con un estribillo: ¡Mal haya quien en promesas de hombre fía!. Ella temía que con el conde se le iba su honra. Su hermano la mata por haberlos deshonrado. Pero al enterrarla la mano siempre aparecía. El conde le pregunta que de dónde ha sacado el romance y dice que del pueblo de Gómera

El conde fue a Gómera, arrodillado sobre donde ella estaba enterrada cogió su mano mientras un sacerdote los casaba hundiéndose así la mano para siempre.